HISTORIA











ANTERIOR


LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL III

SIGUIENTE

El 1 de enero de 1916 un submarino alemán hundió sin previo aviso al transatlántico británico Persia, con 230 pasajeros y más de un centenar de tripulantes, de los cuales murieron 335 personas, entre ellas algunos estadounidenses.

Yaundé, la capital de la colonia alemana de Camerún, se rindió ante el asedio de franceses y británicos. El único foco de resistencia que quedaba en la colonia era Mora, que llevaba ya más de un año bajo asedio.

Los Estados de Oregón, Washington, Idaho, Colorado y Arkansas adoptaron la "ley seca".

Aunque la mayor parte del derrotado ejército servio había pasado a Albania, otra parte había huido de Servia hasta Montenegro, y desde allí estaba siendo evacuada por mar hacia Italia. El 5 de enero unos 30.000 soldados austro-húngaros entraron en Montenegro por el este, y el 6 de enero se enfrentaron a unos 6.500 montenegrinos en Mojkovac. Al anochecer el ataque austro-húngaro había sido rechazado.

Unos días atrás un ejército británico de unos 13.000 hombres (mayoritariamente indios) bajo el mando del general Fenton Aylmer había empezado a avanzar por las dos orillas del Tigris con el objetivo de romper el asedio de Kut y ahora iniciaron un ataque en Sheikh Sa'ad contra las tropas otomanas bajo el mando del general von der Goltz, que les cerraban el paso.

El 7 de enero los otomanos atacaron las posiciones británicas en Galípoli, pero fueron derrotados.

En Mojkovac se produjo una nueva acometida austro-húngara que fue nuevamente rechazada. Mientras tanto otro ejército austro-húngaro había entrado en Montenegro por el oeste y el 8 de enero empezó a bombardear la guarnición del monte Lovćen.

Tras tres días de intensos combates, los británicos lograron tomar a los otomanos las posiciones que defendían en Sheikh Sa'ad, aunque a costa de numerosas bajas (unos 4.400 muertos y heridos). Aylmer esperó a recibir refuerzos para luego proseguir su avance hacia Kut.

A finales del año anterior se había dado la orden de retirada de Galípoli, ese día partieron las últimas tropas británicas situadas en la península. En total, ambos bandos tuvieron un número similar de bajas, unos 56.000 muertos y algo más de 100.000 heridos, a lo largo de la campaña. En general, es considerada como un gran fracaso para los aliados, aunque hay quien sostiene que tuvo un efecto muy destructivo sobre los recursos nacionales otomanos.

En el Este de Montenegro, el 10 de enero los austro-húngaros tomaron Berane.

Mientras tanto los rusos lanzaron un ataque por sorpresa contra los turcos en Ezurum, en el Cáucaso. El general Nicolái Yudénich abandonó secretamente sus cuarteles de invierno y, aprovechando que no era costumbre de la región luchar en invierno debido a las malas condiciones climáticas, pilló a su enemigo completamente por sorpresa.

El 11 de enero el monte Lovćen cayó en manos de los austro-húngaros.

El 13 de enero la vanguardia del ejército austro-húngaro tomaba Cetinje, la capital de Montenegro. El rey Nicolás I huyó a Albania y se iniciaron las negociaciones de paz.

El general Aylmer se enfrentó nuevamente a los otomanos, esta vez con 19.000 hombres cerca de Wadi. Von der Goltz también había recibido refuerzos, y así, mientras en su encuentro anterior había estado en significativa inferioridad numérica, ahora contaba con 22.500 hombres. El ataque fue un fracaso y Aylmer tuvo que retirar a la otra orilla sus tropas en la ribera occidental del Tigris.

Después de haber pasado un tiempo en una prisión militar, las autoridades estadounidenses habían confinado a Victoriano Huerta en arresto domiciliario debido a su mala salud. No obstante, Huerta trató de entrar en México y fue encarcelado de nuevo. Muró el 14 de enero a causa de una cirrosis hepática.

Pancho Villa ideó un plan para contrarrestar el apoyo que el presidente mexicano Venustiano Carranza estaba recibiendo del presidente estadounidense. El 16 de enero algunos de sus hombres detuvieron un ferrocarril en Chihuahua y fusilaron a 16 ingenieros estadounidenses que viajaban en él, empleados de una compañía minera. La idea era forzar a los Estados Unidos a invadir México, con lo que, dado que Wilson apoyaba a Carranza, el pueblo se volcaría en apoyo a Villa.

Ese mismo día un barco de guerra alemán hundió cerca de las islas Madeira un barco mercante británico.

El 19 de enero terminó la ofensiva rusa en Ezurum, con una derrota completa de los otomanos, que perdieron unos 20.000 hombres.

El rey Nicolás I de Montenegro había pasado a Italia, desde donde emitió la orden de que el ejército siguiera combatiendo y que finalmente se retirara a Albania con los servios. Sin embargo, los miembros de su gobierno que habían quedado en el país acordaron la rendición con los austriacos.

El 21 de enero el general Aylmer atacó de nuevo a los otomanos en el desfiladero de Hanna,  pero su ataque fue nuevamente rechazado.

El 23 de enero los británicos frenaron un nuevo ataque de los senussi en Halazin, al Oeste de Egipto.

El sultán otomano Mehmed V no tenía ya poder político alguno, por lo cual el 27 de enero el emperador Guillermo II de Alemania le dio el título honorífico sin valor alguno de mariscal de campo del reino de Prusia. Por si no parecía suficientemente honorífico, unos días más tarde lo extendió a mariscal de campo del Imperio Alemán.

El 28 de enero se estrenó en Nueva York la ópera Goyescas, de Enrique Granados, la primera ópera en español representada en los Estados Unidos. Tuvo un gran éxito.

El 1 de febrero el presidente hodureño Alberto de Jesús Membreño fue sucedido por Francisco Bertrand de Barahona.

El 2 de febrero dimitió el primer ministro ruso Iván Goremykin, después de fracasar en su intento de que la Duma aprobara la decisión del zar Nicolás II de ponerse él mismo al frente del ejército. Fue sucedido por Borís Shtiúrmer, considerado un títere de Rasputín.

El 5 de febrero, tras su victoria en Erzurum, el general ruso Yudénich atacó Trebisonda.

El 6 de febrero murió el poeta nicaragüense Rubén Darío.

El 9 de febrero se reunió la Duma, por primera vez bajo el mandato de Shtiúrmer, y su discurso fue decepcionante. El primer ministro alegó que a causa de la guerra no era buen momento para reformas constitucionales, y la reacción fue tal, que no volvió a convocar la Duma en varios meses.

El 10 de febrero, una flota de 25 torpederos alemanes encontró en el mar del Norte a una flotilla de cuatro dragaminas británicos. Tres de ellos lograron huir, pero el cuarto fue hundido. Murieron 59 de sus tripulantes y otros 24 fueron capturados.

El 12 de febrero unos 6.000 británicos provenientes de Sudáfrica, bajo el mando del general de brigada Wilfrid Malleson, atacaron el puesto fortificado alemán en la colina de Salaita, cerca del monte Kilimanjaro y de la frontera septentrional del África Oriental Alemana. Aunque en un principio lograron pasar la línea defensiva alemana, la artillería los obligó a retroceder, y entonces apareció una columna alemana de refuerzo procedente de la ciudad cercana de Taveta, así que los británicos tuvieron que retirarse.

Ese día murió el matemático alemán Richard Dedekind.

El 18 de febrero Mora se rindió ante el asedio, y así todo el Camerún estaba ya bajo el control aliado.

El 21 de febrero los alemanes lanzaron un ataque masivo contra la fortaleza francesa de Verdún, que estaba defendida por unos 300.000 hombres distribuidos en dos anillos concéntricos de fortalezas. Los atacantes eran unos 150.000. La campaña se inició con diez horas de bombardeo, en las que se lanzaron más de un millón de proyectiles, algunos con gas venenoso, en un frente de 40 km. Después tres cuerpos del ejército avanzaron con lanzallamas sobre las trincheras francesas, seguidos de soldados de infantería que, con el fusil al hombro, lanzaban granadas de mano. De este modo lograron avanzar unos 5 km.

El mando aliado tardó en percatarse de la magnitud del ataque alemán hacia Verdún, y así, el 24 de febrero llegaron hasta Fort Douaumont, la fortaleza principal del anillo exterior, que apenas estaba defendida por 68 hombres, ninguno de los cuales era un oficial de alto rango. El 25 de febrero una decena de alemanes bajo el mando del sargento Kunze llegó hasta las murallas del fuerte sin encontrar resistencia. Encontraron una puerta de servicio que abrieron sin dificultad, pero los hombres de Kunze se negaron a entrar temiendo una emboscada. Kunze entró solo, caminó por los túneles vacíos hasta que encontró un grupo de artilleros a los que logró encerrar. Mientras tanto otra unidadalemana bajo el mando del lugarteniente Radtke había entrado en el fuerte y apresado a otro grupo de soldados franceses. Fort Douaumont fue tomado sin un solo disparo. El capitán Cordt von Brandis (que llegó al lugar cuando el fuerte ya estaba tomado) fue reconocido como el héroe de Douaumont y fue condecorado por su heroica acción. Mientras tanto llegaba a Verdún el general Philippe Pétain al frente del segundo ejército francés, que empezó a reorganizar la línea defensiva en ambas orillas del río Mosa (que pasa por Verdún). El 26 de febrero el frente alemán (de unos 10 km de largo) avanzó 3 km más, pero a partir de ese momento se ralentizó su avance.

El general ruso Baratov seguía avanzando en Persia. Había tomado Hamedan y ahora ocupaba Kermanshah.

Los británicos atacaron las trincheras de los senussi en Agagia y los obligaron a retroceder.

El 28 de febrero murió el escritor estadounidense (nacionalizado británico) Henry James.

El 29 de febrero la flota británica del mar del norte interceptó a un barco mercante alemán. Cuando se disponía a abordarlo para tomar el control, éste mostró sus cinco cañones ocultos y atacó a los sorprendidos británicos. El buque alemán logró hundir a uno de los británicos, pero finalmente resultó hundido. Murieron 187 de sus tripulantes y otros 125 fueron hechos prisioneros.

El 1 de marzo los austriacos establecieron un gobierno militar en Montenegro.

Las grandes bajas sufridas en la campaña de Verdún hicieron plantearse al alto mando alemán si convenía suspenderla o reforzarla. Finalmente se resolvió reforzarla y el 6 de marzo se inició una nueva ofensiva en la orilla occidental del Mosa, contra Mort-Homme y la colina Cota 265.

El 8 de marzo el general Aylmer intentó nuevamente forzar el paso hacia Kut, en Dujalia, pero una vez más von der Goltz logró rechazarlo con menos tropas y menos bajas. Unos días después Aylmer sería relevado del mando.

El 9 de marzo el ataque alemán en Verdún se extendió a la colina Cota 304. La artillería alemana redujo la altura de esta última colina hasta 300 metros, en lugar de los 304 que tenía inicialmente.

Luigi Cadorna intentó cruzar el Isonzo por quinta vez, y por quinta vez, tras una semana de combates, fue rechazado por el ejército austro-húngaro. Hubo casi 2.000 muertos en cada bando.

Alemania estaba atacando las colonias africanas portuguesas desde el inicio de la guerra. Finalmente decidió oficializar esos ataques declarando la guerra a Portugal.

Pancho Villa protagonizó nada menos que una invasión a los Estados Unidos. Con la excusa de capturar a un comerciante que le había vendido munición defectuosa, unos 500 de sus seguidores cruzaron la frontera y, antes de que amaneciera, atacaron el pueblo de Columbus, en Nuevo México. Saquearon e incendiaron numerosas casas, mientras los sorprendidos vecinos se organizaron para defenderse. Finalmente el ataque fue rechazado (si bien los mexicanos se llevaron caballos, mulas, ametralladoras, municiones y otros productos). Habían muerto 8 soldados y 10 civiles estadounidenses, y otros 8 resultaron heridos. Las bajas entre los villistas fueron 73 muertos, unos 11 heridos y 6 prisioneros, cinco de los cuales fueron ahorcados después de la batalla.

El 11 de marzo, en el África Oriental Alemana, el general Malleson derrotó a los alemanes en la batalla de Latema Nek.

El 12 de marzo el ejército ruso bajo el mando del general Baratov capturaba la ciudad persa de Kharind.

El 14 de marzo los británicos capturaron la ciudad de Sollum, en Egipto, cerca de la frontera con Libia, que había caído en poder de los senussi al inicio de su invasión. Con esto los senussi fueron expulsados completamente de Egipto.

Como respuesta a las agresiones recientes por parte de Pancho Villa, el 15 de marzo, siguiendo órdenes del presidente Wilson, unos 4.800 soldados estadounidenses entraron en México bajo el mando del general John Joseph Pershing con el objetivo de capturar a Pancho Villa, vivo o muerto.

La región de Darfur (que significa el hogar de los fur) formaba parte de Sudán, y había quedado sometida a Egipto con la ayuda británica tras la rebelión de los mahdistas. A la sazón estaba gobernada por el sultán Alí Dinar, que estaba obligado a pagar un tributo anual a los británicos. El año anterior, al enterarse de la guerra entre los británicos y los otomanos, Dinar se había declarado pro-turco y se había puesto en contacto con los otomanos a través de los senussi. De momento no había emprendido ninguna acción bélica, pero los británicos consideraron oportuno llevar a cabo una expedición preventiva que les evitara una futura invasión de Egipto desde Darfur. El 16 de marzo una expedición que contaba con unos 2.000 hombres bajo el mando del lugarteniente Philip James Vandeleur Kelly penetró en la región.

Tras casi cuatro meses de gobierno, Alfonso da Costa fue sucedido por António José de Almeida como presidente del consejo de ministros de Portugal.

Desde finales del año anterior, los aliados estaban proyectando tres ofensivas simultáneas contra los Imperios Centrales, pero el ataque alemán a Verdún había alterado los planes, de modo que el ataque en el frente occidental se tuvo que posponer y Francia había pedido a Italia y Rusia que atacaran para aliviar la presión en Verdún. Italia acababa de fracasar en su intento y el 18 de marzo los rusos atacaron a los alemanes junto al lago Naroch, en territorio ruso ocupado por Alemania. Se enfrentaban unos 480.000 rusos contra 50.000 alemanes.

Unos 500 británicos derrotaron a unos 2.000 alemanes en la ladera meridional del monte Kilimanjaro, en el África Oriental Alemana. Los alemanes tuvieron que retirarse hacia el centro de su colonia, abandonando por completo la zona del Kilimanjaro.

Un abogado estadounidense llamado Madison Grant se hizo famoso gracias a la publicación de su libro La caída de la gran raza, en el que analiza la historia de Europa en función de las distintas razas que la han protagonizado. Más allá de la división racial tradicional entre caucásicos (los europeos), negroides (los africanos) y mongoloides (los asiáticos), Grant dividía a la raza caucásica en tres razas: los nórdicos, los alpinos y los mediterráneos, de las cuales la raza nórdica era superior a las otras dos, aunque concedía a los mediterráneos la supremacía en cuestiones artísticas. Según Grant, esta superioridad estaba viéndose amenazada por la proliferación incontrolada de las razas inferiores, y era necesario empezar a actuar cuanto antes para conservar las virtudes raciales nórdicas. Afortunadamente, Grant no consideraba necesario matar a los individuos de razas inferiores. Bastaba con segregarlos en guetos y esterilizarlos, para que la sociedad pudiera librarse de su molesta presencia en apenas un siglo. Naturalmente, también era necesario restringir severamente la inmigración. Diez años atrás, Grant había estado entre los organizadores de la exhibición del pigmeo Ota Benga entre los monos del zoo de Nueva York. A la sazón Ota Benga tenía 32 años y vivía en Virginia, donde se le habían implantado coronas para devolver a sus dientes su aspecto natural (de joven se los habían limado para hacerlos puntiagudos, según era costumbre entre los pigmenos). Había encontrado trabajo en una fábrica de tabaco, pero no se adaptó a la vida en los Estados Unidos. El 20 de marzo encendió un fuego ritual, se arrancó las coronas implantadas en sus dientes, bailó una danza tradicional y se pegó un tiro con una pistola que había robado.

Ese día la expedición de Kelly ocupó la ciudad de Um Shanga, sin encontrar apenas resistencia. Dicha ciudad, junto con Jebel el Hella, eran las únicas con un suministro de agua permanente en el camino que llevaba a la capital sudanesa, pero los británicos encontraron mucha menos agua de la que esperaban, así que el 22 de marzo enviaron una columna a tomar Jebel el Hella. Tras ahuyentar con sus ametralladoras a algunas fuerzas nativas, los británicos no tuvieron dificultades en asegurarse el control de los manantiales de la ciudad.

Ese día Yuan Shikai renunció a su título de emperador de China. La guerra de protección nacional iniciada el año pasado había ido ganando adeptos entre los principales jefes militares de China, y las potencias extranjeras no habían dado apoyo alguno al nuevo emperador, si no se habían mostrado abiertamente hostiles. Incluso Japón negó su apoyo a Yuan, que ahora pretendía mantenerse en su cargo original de presidente de la república. Sin embargo, sus enemigos exigían que abandonara el poder.

Un submarino alemán fue hundido frente a las costas de Irlanda gracias a la primera arma antisubmarina desarrollada por los británicos: las cargas de profundidad, bombas preparadas para sumergirse rápidamente y ser detonadas por la presión del agua al llegar a una profundidad programada de antemano, según las estimaciones sobre la posición del submarino. Otros ataques posteriores fallidos pusieron a los alemanes en conocimiento de la nueva arma.

El 24 de marzo Enrique Granados viajaba de regreso a Europa desde los Estados Unidos cuando el barco en el que viajaba fue torpedeado por un submarino alemán. Se lanzaron algunos botes salvavidas, pero dos de ellos volcaron. En uno iba su mujer, Amparo, y Granados se lanzó al agua para tratar de salvarla, a pesar de que no sabía nadar y le tenía pánico al agua. Ambos murieron. De un total de 325 pasajeros y 53 tripulantes, murieron entre 50 y 100. El barco no se hundió, sino que pudo ser remolcado hasta la costa.

El 28 de marzo Manuel de Falla estrenó en Madrid una versión sinfónica de El amor brujo.

El 29 de marzo se produjo el primer enfrentamiento entre Pancho Villa y la expedición estadounidense enviada para capturarlo. El general Pershing había recibido informes de que Villa se encontraba en la ciudad de Guerrero y había enviado un mensajero al coronel George Allan Dodd para que acudiera lo más rápidamente posible con sus hombres, 370 soldados de caballería, antes de que se perdiera el rastro de Villa. Las fuerzas estadounidenses no eran suficientes para cubrir todas las vías posible de retirada para los mexicanos, así que tras un enfrentamiento en el que los villistas contaron 56 muertos y 35 heridos, frente a 5 estadounidenses heridos, Pancho Villa y sus hombres no tuvieron grandes dificultades para escapar.

En su número de abril, The Crisis, la revista de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color, publicó un reportaje en el que informaba del linchamiento de seis negros en el condado de Lee, en Georgia. Por esa época se había iniciado la llamada gran migración negra, por la que un número cada vez mayor de negros estaban abandonando los Estados del Sur en busca de mejores oportunidades en el Norte y en el Oeste. A lo largo de la década, el número de trabajadores industriales negros casi se llegó a duplicar. En general, los emigrantes mejoraron sus condiciones de vida, pero la afluencia masiva generó una nueva vena racista en los Estados de acogida, generada no tanto por motivos puramente racistas, sino más bien por el recelo de los sindicatos a que la afluencia de nueva mano de obra dispuesta a conformarse con cualquier cosa pudiera perjudicar la capacidad negociadora de los trabajadores.

El otro gran objetivo que se había marcado Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (además de combatir los linchamientos de negros) era acabar con las leyes que indirectamente privaban a los negros del derecho a voto, pero los éxitos en ese terreno eran efímeros, pues siempre existían medios legales de burlar una sentencia adversa a la discriminación. Por ejemplo, el año anterior se había declarado inconstitucional la "cláusula del abuelo" en Ocklahoma, pero ese año se publicó una nueva ley en dicho Estado que excluía del voto para siempre a quienes no se habían registrado a tal efecto en un corto periodo de once días (trámite para el cual los negros se encontraron con toda clase de impensables dificultades).

El mayor Frank Tompkins había convencido al general Pershing para que le permitiera adentrarse en México con unos 100 soldados de caballería en busca de Pancho Villa. Tras una larga y fatigosa marcha por el desierto, el 12 de abril Tompkins llegó a la ciudad de Parral, que estaba bajo el control de los carrancistas. El general de la guarnición gubernamental informó a Tompkins que no era buena idea que permanecieran en la ciudad, y Tompkins aceptó marcharse tras dar a sus hombres un breve descanso, pero los habitantes de Parral empezaron a protestar contra la presencia estadounidense y a lanzar gritos en favor de Pancho Villa. Mientras salían de la ciudad, unos 550 carrancistas les persiguieron e iniciaron un ataque. Tompkins, en inferioridad numérica, logró retirarse hasta la ciudad de Santa Cruz de Villegas, donde organizó la resistencia. Envió una petición de refuerzos y, cuando estos llegaron, los mexicanos se retiraron.

El 13 de abril los británicos lanzaron un ataque preventivo contra Jifjafa, en la península del Sinaí, donde existían varios pozos y los otomanos habían instalado una planta de extracción de agua con la que los otomanos podían mantener una amenaza constante sobre las posiciones británicas en el canal de Suez. Unos 320 soldados (principalmente australianos evacuados de Galípoli) capturaron a la mayor parte de la reducida guarnición otomana y destruyeron las instalaciones y los suministros.

El 14 de abril Bulgaria adoptó el calendario gregoriano (la víspera había sido el 31 de marzo)

La noche del 15 de abril los otomanos abandonaron Trebisonda, que fue ocupada por los rusos al día siguiente.

En la batalla del lago Naroch, los rusos emplearon una estrategia muy suya conocida como las "oleadas humanas", consistente en ataques sucesivos una y otra vez con cantidades ingentes de soldados por el mismo punto del frente, que eran abatidos sistemáticamente por la artillería alemana. Así llegaron a perder unos 122.000 hombres antes de desistir. Las bajas alemanas fueron de unos 20.000 hombres.

En el África Oriental Alemana, los sudafricanos estaban avanzando de norte a sur mientras los alemanes iban cediendo terreno. El 17 de abril tomaron la ciudad de Kondoa Irangi, donde además se hicieron con armamento y ganado.

Tras largas negociaciones con los alemanes, finalmente Roger Casement logró vencer parcialmente su escepticismo y se preparó un barco que, bajo falsa bandera noruega, transportaría armas y municiones a Irlanda, para iniciar una revuelta. Sin embargo, Casement no estaba muy al tanto de lo que se estaba fraguando en Irlanda. La Hermandad Republicana Irlandesa estaba fraguando un alzamiento inminente del que Casement no sabía nada. El caso fue que el 21 de abril el Servicio Británico de Guardacostas interceptó al barco alemán que llevaba las armas, apresó a su tripulación y luego lo hundió. Al mismo tiempo Casement llegaba a Irlanda en un submarino alemán, pero fue descubierto y arrestado por las autoridades británicas, que estaban al tanto de sus intenciones a raíz de la captura del barco alemán. La prensa británica acabó de retratarlo acusándolo de homosexualidad y pederastia.

Bertrand Russell fue despedido del Trinity College tras haber sido condenado por participar en actividades pacifistas. El pacifismo en Gran Bretaña era entonces muy minoritario.

El 23 de abril los otomanos, bajo dirección alemana, atacaron las posiciones británicas en Katia, en el canal de Suez. Contaban con unos 3.600 soldados frente a unos 1.500 británicos, que fueron obligados a retroceder hacia el canal.

El 24 de abril una flota alemana se presentó en las costa británica y bombardeó la ciudad Lowestoft. En nueve minutos destruyó dos baterías costeras y 200 casas. Desde allí pasó a Yarmouth. Los daños que causaron fueron relativamente leves, mientras que la imagen internacional de Alemania y su falta de escrúpulos empeoró aún más.

El mismo tiempo estalló la revuelta planeada por los nacionalistas irlandeses, conocida como el alzamiento de Pascua, porque la Hermandad Republicana Irlandesa había aprovechado la organización de desfiles de la semana de pascua para disimular los preparativos del alzamiento. Unos 1.200 rebeldes ocuparon los edificios clave de Dublín y proclamaron la República Irlandesa, pero tuvieron que enfrentarse a unos 16.000 soldados y 1.000 policías. La mayoría de los dublineses contempló la revuelta con indiferencia.Los británicos intentaron jugar sus últimas cartas para liberar Kut. Thomas Edward Lawrence, un oficial de la inteligencia británica, fue enviado en misión secreta a Kut con una oferta de soborno para el comandante de las fuerzas turcas a cambio de que levantara el sitio, pero la tentación no surtió efecto. El 29 de abril el general Townshend se rindió en Kut y fue hecho prisionero junto con los 13.000 hombres que habían sobrevivido al asedio. Esto fue considerado una gran humillación para los británicos. Todos los oficiales relacionados con el fracaso del rescate de Kut fueron relevados del mando.

Para entonces la revuelta irlandesa estaba completamente sofocada. Unos 3.000 sospechosos fueron arrestados, algunos de los cuales fueron finalmente llevados a juicio.

Los alemanes, que andaban cada vez más escasos de recursos, idearon un sistema para ahorrar energía. En realidad era una idea que ya había sido sugerida hacía más de un siglo por Benjamin Franklin, pero que nunca hasta entonces había sido puesta en práctica: el 30 de abril la hora oficial en Alemania y las regiones ocupadas se adelantó una hora respecto a la hora solar vigente hasta entonces. Gran Bretaña y Francia copiaron la medida poco después.

La ofensiva alemana contra Verdún se había estancado. Los alemanes habían gastado una cantidad ingente de recursos, tanto materiales como humanos, pero no habían obtenido los resultados esperados. Los franceses aprovechaban bien sus posiciones defensivas y los intentos alemanes por silenciar su artillería habían fracasado. Pétain había sido puesto al mando del grupo de ejércitos centrales y en Verdún había sido sustituido por el general Robert Nivelle. El 4 de mayo los alemanes capturaron la ladera norte de la Cota 304.

Ante la presión estadounidense, el Kaiser Guillermo II ordenó que la flota alemana no hundiera barcos de armadores privados, y que tras los ataques a buques enemigos se haga todo lo posible por salvar a los pasajeros.

El 5 de mayo los estadounidenses atacaron cerca de Ojos Azules a unos 100 villistas bajo el mando de Julio Acosta. Sin sufrir una sola baja, mataron a 41 villistas e hirieron a muchos otros. Mientras tanto, el coronel villista Natividad Álvarez cruzaba la frontera estadounidense con unos 80 hombres (tanto villistas como carrancistas, ambos deseosos de contestar a la invasión estadounidense) y entraba en un pequeño pueblo de Texas llamado Glenn Springs. Allí vivían numerosos mexicanos que ese día celebraban el aniversario de la batalla de Puebla, en la que los mexicanos habían derrotado a los franceses hacía más de medio siglo. Esto permitió que los hombres de Álvarez entraran en el pueblo sin llamar la atención, y permanecieron allí hasta el anochecer, cuando iniciaron a disparar gritando unos "¡Viva Villa!" y otros "¡Viva Carranza!" . El pueblo fue saqueado y numerosos edificios fueron incendiados. Luego hicieron lo propio en el pueblo vecino de Boquillas.

El presidente Wilson mantenía su ingenua creencia de que podría poner orden por la fuerza en la corrupta política de las islas caribeñas. A lo largo del año anterior había presionado al presidente dominicano Juan Isidro Jiménez para que dejara las finanzas del país en manos de los Estados Unidos, para así asegurar el pago de la deuda exterior y evitar malversaciones de fondos públicos, que a menudo terminaban en los bolsillos de los dirigentes políticos y militares. Obviamente, los dominicanos consideraron que preferían ser robados y estafados por sus propios políticos que administrados por extranjeros, y finalmente, aunque Jiménez era reticente a aceptar la injerencia estadounidense, su ministro de Guerra y Marina, Desiderio Arias, dio un golpe de Estado respaldado por el sentimiento popular antiestadounidense. El embajador estadounidense presionó entonces a Jiménez para que solicitara formalmente la ayuda de los marines. Jiménez no aceptó, y en su lugar pidió armas para enfrentarse a los golpistas. Finalmente, el 7 de mayo presentó su dimisión.

Ese día, en Verdún, los franceses fueron expulsados de la cima de la Cota 304, pero la artillería francesa impidió a los alemanes ocuparla a su vez.

El general Baratov trató de ocupar Khanaqin, pero fue rechazado por los otomanos, que aprovecharon la retirada rusa para reforzar sus defensas.

Los alemanes trataron de recuperar Kondoa Irangi, pero su ataque fue rechazado. El 9 de mayo lo intentaron de nuevo, y lograron llegar hasta las trincheras británicas antes de ser obligados a retroceder por la artillería. El 10 de mayo suspendieron el ataque.

Durante esos días, 15 cabecillas del alzamiento de Pascua en Irlanda fueron fusilados, siete de los cuales habían firmado una declaración de independencia. Otros rebeldes fueron enviados a cambios de internamiento en Gales. En general, los irlandeses condenaron el alzamiento y no ahorraron burlas e insultos hacia los condenados. La opinión pública acusó al Sinn Féin de haber simpatizado con el alzamiento, lo cual no era cierto. Los rebeldes eran independentistas republicanos, mientras que los miembros del Sinn Féin eran monárquicos partidarios de una monarquía dual, similar a la de Austria-Hungría. Arthur Griffith, el presidente del Sinn Féin, fue encarcelado durante un año, sin motivo alguno.

La expedición británica a Darfur había empleado algo más de un mes en explorar el territorio, localizar y ocupar pozos y establecer líneas de comunicación antes de intentar aproximarse a la capital, El Fasher. Durante todo este tiempo, había habido pequeñas escaramuzas con los fur, que habían sido resueltas sin apenas bajas. El 12 de mayo un avión de reconocimiento inspecionó El Fasher y de paso lanzó octavillas instando a una rebelión contra Alí Dinar. El 14 de mayo los británicos prosiguieron su avance.

La dimisión de Jiménez había dejado a la República Dominicana sin un gobierno definido. El 15 de mayo empezaron a desembarcar marines en Santo Domingo, con la consabida misión de proteger su embajada y a los extranjeros residentes en el país.

Mientras tanto el Imperio Austro-Húngaro lanzaba un ataque contra Asiago, en Italia, en un frente de 50 km.

El 16 de mayo Francia y Gran Bretaña firmaron el Acuerdo Sykes-Picot, que había sido negociado por Sir Mark Sykes y François Georges Picot, por el que se repartían los territorios del Cercano Oriente en caso de que los aliados ganaran la guerra. La zona sombreada en azul correspondería a Francia, la zona en rojo a Gran Bretaña, la zona de Jerusalén quedaría bajo control común y luego habría dos zonas de influencia francesa y británica marcadas en el mapa como A y B, respectivamente.

El emperador vietnamita Duy Tan se había escabullido de su palacio para llamar al pueblo a una rebelión contra los franceses. Sin embargo, éstos descubrieron pronto sus intenciones y lograron capturarlo. Sus colaboradores fueron decapitados y él fue enviado al exilio a la isla Reunión. El 18 de mayo los franceses pusieron en el trono a Khải Định, el hijo del emperador Đồng Khánh, fallecido hacía 27 años, el cual inició una política de colaboración con la autoridad francesa.

Ese día llegó al sur de Mesopotamia una compañía de cosacos enviada por el general Baratov desde Persia para reunirse con los británicos. Cinco oficiales y 110 soldados habían recorrido casi 300 km entre tribus hostiles y cruzando varias montañas de casi 2.500 m de altura.

Desiderio Arias abandonó la República Dominicana, pero los marines estadounidenses continuaron ocupando poco a poco el país.

El general Nivelle intentó recuperar Fort Doaumont. Tras varios días de ataque con la artillería, el 22 de mayo se inició el asalto con la infantería en un frente de 1 km de longitud. Un regimiento logró penetrar en el fuerte, pero los franceses rechazaron las tropas de refuerzo y los que habían entrado acabaron rindiéndose. Los alemanes hicieron cerca de un millar de prisioneros.

La expedición de Kelly a Darfur había continuado su avance sin grandes incidencias, hasta que finalmente se encontró, cerca de la ciudad de Beringia, con un frente de trincheras de casi 2 km de longitud, en forma de media luna. Kelly dispuso a sus hombres formando un cuadrado y éstos cavaron sus propias trincheras. Una patrulla de exploradores regresó perseguida por guerreros fur, los británicos los protegieron con sus ametralladoras, y esto hizo provocó un ataque en masa que fue contenido con facilidad. Los fur huyeron dejando atrás más de 200 muertos, casi 100 heridos graves y cerca de un millar de heridos leves. Las bajas británicas fueron 5 muertos y 21 heridos. Los británicos continuaron su avance y acamparon a poca distancia de El Fasher. A las tres de la mañana del 23 de mayo los Fur atacaron el campamento creyendo que en la oscuridad la artillería enemiga sería inútil, pero los británicos dispararon bombas luminosas (proyectiles dotados de paracaídas que caían lentamente emitiendo luz durante un tiempo, como fuegos de artificio) y así no tuvieron dificultades en rechazar el ataque. A las seis de la mañana, cuando se disponían a dejar el campamento, varios cientos de guerreros fur atacaron de nuevo, pero fueron rechazados por la artillería e incluso un bombardeo aéreo. A las diez de la mañana los británicos entraron en El Fasher, donde sólo quedaban algunas mujeres. Alí Dinar había huido junto con sus 2.000 guerreros al enterarse de la derrota en Beringia.

El 24 de mayo el parlamento británico aprobó una ley que establecía el servicio militar obligatorio para los solteros.

El 31 de mayo el almirante alemán Reinhard Scheer puso en práctica un plan para atraer a la escuadra de Sir David Beatty en el mar del Norte usando como cebo los cinco cruceros del vicealmirante Franz von Hipper y llevarla hasta una posición donde esperaba el resto de la flota alemana, incluyendo submarinos y zeppelines. Sin embargo, los planes alemanes habían sido interceptados por los británicos, así que el almirante Sir John Jellicoe planeó convertir la emboscada a los británicos en una emboscada a los alemanes. Beatty recibió órdenes de fingir que mordía el anzuelo, pero en el último momento cambió de dirección y fue él quien atrajo a la flota alemana hasta el grueso de la flota británica, dando lugar al mayor enfrentamiento naval nunca visto hasta entonces: 151 buques británicos y 99 alemanes combatieron cerca de las costas de Jutlandia. Técnicamente la victoria fue para los alemanes, pues los británicos perdieron 14 buques frente a 11 alemanes y contaron 6000 muertos frente a 2500 alemanes. No obstante, fue la flota alemana la que tuvo que terminar huyendo, y lo más importante es que la flota británica mantuvo su hegemonía en el mar del Norte. A partir de ese momento el grueso de la flota imperial se mantuvo en puerto y Alemania intensificó la guerra submarina.

La ofensiva alemana en Verdún se había desplazado de la vertiente occidental del Mosa a la oriental, donde había llegado a la última línea defensiva previa a la propia fortaleza de Verdún. El 1 de junio unos 10.000 soldados de infantería tomaron Fort Vaux, aunque la guarnición francesa siguió resistiendo en sus sótanos varios días, hasta que se quedó sin agua. Los franceses empezaron a cavar trincheras alrededor de Verdún.

Los marines estadounidenses tomaron Montecristi y Puerto Plata, en la República Dominicana.

El rey Constantino I de Grecia había cedido una fortaleza fronteriza a los alemanes y los búlgaros, lo que había causado indignación en un sector del ejército griego, partidario de Venizélos. Finalmente, el 3 de junio estalló una revuelta militar en el norte del país, que impuso la ley marcial y dejó de acatar las órdenes del rey.

El general Baratov trató de ocupar Khanaqin por segunda vez, pero esta vez los otomanos no sólo rechazaron el ataque, sino que lanzaron una contraofensiva.

El 4 de junio los rusos iniciaron un ataque masivo contra el Imperio Austro-Húngaro en Galitzia, con más de 300 km de frente bajo la dirección del general Alexéi Brusílov. En lugar de un largo bombardeo que daba tiempo al enemigo para traer refuerzos, Brusílov ordenó un ataque con artillería breve, pero preciso, que rompió las líneas austro-húngaras y permitió a cuatro ejércitos rusos avanzar en un amplio frente.

El 5 de junio murió de uremia el presidente chino Yuan Shikai. Fue sucedido por el vicepresidente Li Yuanhong, que inició un esfuerzo por devolver a la República China la estabilidad que había perdido por el intento de Yuan de proclamarse emperador.

Era año de elecciones presidenciales en los Estados Unidos. El 7 de junio se reunió en Chicago la convención republicana, que eligió como candidato a un miembro del Tribunal Supremo, Charles Evans Hughes, y como vicepresidente eligieron a Charles W. Fairbanks, que ya había ocupado el cargo junto a Roosevelt. Ese mismo día se reunía también en Chicago el Partido Progresista, que eligió nuevamente a Roosevelt como candidato, pero éste renunció y anunció que apoyaría a Hughes, lo que en la práctica suponía la reunificación del Partido Republicano.

El 8 de junio los rusos tomaron Lutsk, y el archiduque José Fernando de Austria apenas pudo escapar de la ciudad poco antes de que entraran los rusos.

Desde mediados del año anterior los británicos habían entrado en negociaciones con el jerife Hussein ibn Alí de La Meca, que gozaba de gran prestigio entre la aristocracia árabe. Los otomanos estaban intentando consolidar su dominio sobre Arabia, y proyectaban integrar a los árabes en su Imperio de forma similar a como los austriacos habían integrado a los húngaros. Sin embargo, los árabes habían visto en la guerra una oportunidad para librarse del yugo otomano. Ante las propuestas británicas, Hussein se mostró dispuesto a organizar una revuelta árabe contra los otomanos a cambio del apoyo británico a la constitución de un reino árabe que abarcaría toda la península arábiga hasta Siria, incluyendo la costa mediterránea, y Mesopotamia. Los británicos aceptaron con ciertos recortes territoriales: la costa mediterránea y el sur de Mesopotamia quedaban excluidos. Los británicos no consideraron necesario informar a Hussein del acuerdo Sykes-Picot, que era desconocido incluso para la mayor parte de los militares británicos que estaban tratando con los árabes. Establecido este acuerdo, el 10 de junio Hussein disparó un tiro al aire desde una ventana de su palacio en La Meca, que era la señal convenida para que diera comienzo la revuelta árabe. Inmediatamente, sus 5.000 seguidores empezaron a atacar a los soldados otomanos presentes en la ciudad, que se parapetaron en varias fortalezas. Ese mismo día Hussein fue proclamado rey de los países árabes.

Dos de los hijos de Hussein dirigieron las primeras acciones bélicas: Faisal ibn Hussein ibn Ali al-Hashimi atacó Medina y Abd Allah ibn Hussein ibn Ali al-Hashimi se dirigió a Ta'if. Ninguno de los dos estaba en condiciones de superar sus defensas, así que ambos ataques derivaron en sendos asedios. Al mismo tiempo, unos 3500 árabes atacaron el puerto de Jidda, en el mar Rojo, apoyados por buques de guerra e hidroaviones británicos.

Austria-Hungría tuvo que terminar con la ofensiva italiana para reforzar el frente ruso, así que ese mismo día puso fin a la batalla de Asiago. Los esfuerzos italianos por contener el avance austro-húngaro habían dado resultado.

El 12 de junio se produjeron disturbios en Atenas protagonizados por partidarios del rey y de los Imperios Centrales, que destruyeron varios periódicos partidarios de Venizélos. El 13 de junio la multitud se congregó para protestar ante la embajada británica y se produjeron nuevos disturbios ante la pasividad policial.

El 14 de junio se celebró la convención demócrata en Saint Louis, en la que Wilson y Marshall fueron reelegidos por aclamación. La campaña electoral iba a estar reñida, pues en las elecciones anteriores Wilson se había enfrentado a un Partido Republicano fragmentado, mientras que ahora estaba unido de nuevo. El principal elemento diferenciador entre ambos partidos era a la sazón el dilema sobre si los Estados Unidos debían o no intervenir en la guerra europea. Los intervencionistas, con Roosevelt a la cabeza, eran decididamente republicanos, por lo que Wilson tuvo que esforzarse por ganar los votos de los pacifistas, aunque él mismo no estaba convencido de la conveniencia de permanecer al margen de la guerra y nunca llegó a afirmar abiertamente que ésa era su posición. No obstante, el lema de su campaña fue "Él nos mantuvo fuera de la guerra".

El 16 de junio los otomanos rindieron Jidda a los árabes.

El ataque ruso en Galitzia estaba viéndose comprometido por el retraso del general Alexéi Evert en llevar adelante la parte de la ofensiva que se le había asignado. Finalmente atacó el 18 de junio un tanto improvisadamente.

Las derrotas continuas que el ejército italiano estaba sufriendo en la guerra provocaron la caída del primer ministro Antonio Salandra, que fue sucedido por uno de los miembros de más edad del parlamento, que hasta entonces había pasado prácticamente inadvertido: Paolo Boselli, de centro-derecha.

El 21 de junio Stephanos Skuludis fue sucedido como primer ministro griego por Aléxandros Zaimis.

El general Pershing recibió informes de que Pancho Villa se encontraba en El Carrizal, y envió allí unos 100 hombres bajo el mando del capitán Charles Trumbull Boyd. Sin embargo, al llegar al lugar no encontró rastro de villistas, sino más bien de soldados carrancistas que se negaron a dejar pasar a los estadounidenses. Se inició entonces un combate en el que éstos resultaron derrotados y tuvieron que retirarse dejando 40 muertos, 11 heridos y 24 prisioneros.

El 22 de junio la artillería alemana lanzó en el frente de Verdún 116.000 bombas de gas difosgeno, capaz de destruir los filtros de las máscaras antigás que se usaban entonces. Unos 1.600 soldados sufrieron los efectos, y buena parte de la artillería francesa quedó inutilizada. El 23 de junio los alemanes avanzaron y lograron llegar hasta unos 5 km de la ciudadela de Verdún. Pero los franceses pudieron frenar el avance una vez más. Uno de los puntos más disputados fue Fleury, que cambió de manos dieciséis veces a lo largo de los dos meses siguientes.

Finalmente, el 24 de junio franceses y británicos lanzaron la ofensiva en el frente occidental que el ataque a Verdún había retrasado. El lugar elegido era el valle del Somme, que era donde confluían las líneas británicas con las francesas. La primera fase fue un intenso bombardeo que incluyó el lanzamiento de cilindros de gas.

Tras varios días de bombardeo previo, el 1 de julio los británicos y los franceses iniciaron la campaña del Somme propiamente dicha con la batalla de Albert. El primer día fue una auténtica carnicería en la que los aliados contaron casi 65.000 bajas, frente a unas 12.000 bajas alemanas, contando unos 4.000 prisioneros. Se negociaron varias treguas para recoger por la noche a los heridos en tierra de nadie. Los aliados habían capturado casi todas las posiciones alemanas de vanguardia. Las malas comunicaciones impidieron que las autoridades británicas fueran conscientes en un principio del desastroso número de bajas, así como de las numerosas oportunidades que ofrecían las brechas abiertas en las líneas alemanas. El 2 de julio los británicos tomaron Fricourt, y en los días siguientes fueron expulsando a los alemanes de muchos más enclaves.

El general Evert, al frente de 410.000 rusos, atacó al noveno ejército alemán en Beranovichi, que contaba con 70.000 hombres bajo el mando del príncipe Leopoldo de Baviera. Durante las semanas siguientes los rusos lanzaron una ofensiva tras otra, pero todas fracasaron.

Los turcos habían tratado de retomar Trebisonda, pero su intento fracasó y Yudénich inició un contraataque en Erzincan.

Los otomanos arrebataron a los rusos Kermanshah, en Persia.

El polaco Jósef Piłsudski había organizado unas legiones polacas dentro del ejército austro-húngaro, con la que, a cambio de su apoyo a las Potencias Centrales, quería negociar la creación de un Estado polaco independiente. Durante la gran retirada rusa del año anterior sus legiones habían llegado hasta Kostiuchnówka (Ucrania), y allí sus 7.000 hombres, la mayoría polacos, y también algunas unidades húngaras, fueron atacados el 4 de julio por unos 26.000 rusos. Un primer avance de la infantería rusa fue frenado por la artillería, pero en el flanco derecho los rusos tuvieron más éxito y amenazaron con rodear a los polacos. Varios contraataques polacos acabaron fracasando.

Los combates entre árabes y otomanos en La Meca se habían estancado, hasta que llegaron refuerzos británicos y finalmente terminó toda resistencia otomana.

El 6 de julio los rusos obligaron a retroceder al centro de las líneas polacas en Kostiuchnówka. Sin embargo, el valor con que habían luchado los polacos había impresionado a los mandos alemanes y austro-húngaros, que empezaron a mostrarse receptivos a la idea de crear un reino polaco para favorecer el reclutamiento de tropas de esta nacionalidad.

La ofensiva en el Somme obligó a los alemanes a retirar efectivos de Verdún. El 9 de julio intentaron capturar Fort Souville, que les daría el control de las colinas que dominaban Verdún. Iniciaron así un bombardeo que incluyó el lanzamiento de unas 60.000 bombas de gas, que no sirvieron de mucho, porque los franceses contaban con un modelo mejorado de máscaras antigás. Además se lanzaro unos 300.000 proyectiles convencionales. El ataque con la infantería empezó el 11 de julio. El 12 de julio los alemanes alcanzaron lo alto del fuerte, pero fueron rechazados poco después.

El 13 de julio murió el químico británico William Ramsay.

Tras más de una semana de combates menores, el 14 de julio los aliados estuvieron en condiciones de reanudar su avance en el Somme para tratar de ocupar la segunda línea defensiva alemana. Se inició así la batalla de Bazentin. Unos 22.000 soldados de infantería se acercaron sigilosamente durante la noche a las trincheras alemanas, luego un intenso bombardeo de 5 minutos hizo que los alemanes abandonaran las trincheras para dirigirse a sus refugios, y entonces la infantería pudo avanzar con éxito varios kilómetros. Los británicos decidieron entonces reemplazar a la infantería por la caballería, pero dejaron pasar demasiado tiempo y los alemanes pudieron reorganizarse. Así, muchos jinetes fueron abatidos por las ametralladoras alemanas. El 15 de julio los británicos afianzaron sus nuevas posiciones y en los días siguientes rechazaron los intentos alemanes de recuperar el terreno perdido.

El 16 de julio, tras haber recibido artillería de los británicos, Abd Allah ibn Hussein empezó a bombardear a los otomanos en Ta'if.

En Alemania, la facción del partido socialdemócrata opuesta a la guerra había fundado la Liga Espartaquista. Karl Liebknecht fue expulsado del partido. A causa de la guerra, los obreros alemanes tenían que trabajar jornadas de 12 horas con salarios mínimos.

Ese año tenían que haberse celebrado en Berlín los sextos juegos olímpicos, pero fueron suspendidos.

El 19 de julio los británicos intentaron en la batalla de Fromelles repetir la fórmula que tanto éxito les había dado unos días antes, pero los alemanes habían aprendido y no funcionó. El 20 de julio se suspendió el ataque tras haber sufrido casi 30.000 bajas. Si la operación hubiera tenido éxito, podría haber sido de gran trascendencia a largo plazo, pues parece ser que en la guarnición de Fromelles estaba un joven correo austríaco de 27 años llamado Adolf Hitler.

Muchos estadounidenses convencidos de que su país no podía permanecer impasible mientras los submarinos alemanes hundían buques estadounidenses (o con pasajeros estadounidenses) reconocían que los Estados Unidos no estaban preparados para entrar en la guerra, por lo que, en lugar de por la intervención, abogaban por la "preparación". El 22 de julio se organizó en San Francisco un gigantesco desfile con motivo de "el día de la preparación". Duró tres horas y contó con más de 50.000 participantes. A las dos de la tarde, cuando el desfile llevaba ya hora y media, estalló una bomba oculta en un maletín, que mató a diez participantes e hirió a otros cuarenta. No se sabe a ciencia cierta quién fue el responsable. Al principio la policía sospecho del anarquista Alexander Berkman, pero finalmente arrestó y acusó a dos dirigentes sindicales radicales, Thomas Mooney y Warren K. Billings. Tras un juicio con testigos tan fidedignos como uno que no estuvo presente en el momento del atentado, pero que afirmó que su "cuerpo astral" sí que lo estuvo, Mooney fue condenado a la horca. Sin embargo, el presidente Wilson, viendo que las evidencias contra ambos eran muy débiles, conmutó la pena por la de cadena perpetua.

Tras muchos intentos infructuosos, el 23 de julio los británicos tomaron Pozières, y los alemanes iniciaron una serie de ofensivas para recuperarlo.

El 24 de julio Brusílov se enfrenó en Kowel a un ejército conjunto alemán y austro-húngaro.

El 25 de julio terminó el enfrentamiento en Erzincan. Los otomanos contaron unos 17.000 muertos y otros tantos habían caído prisioneros de los rusos.

El año anterior, un submarino alemán había dado el alto a un buque mercante británico. Su capitán, Charles Algernon Fryatt, siguió las instrucciones recibidas de la armada británica y ordenó embestir al submarino a toda máquina. Éste tuvo que sumergirse en picado y así Fryatt logró eludir el ataque. A raíz de su actuación fue premiado con un reloj de oro en con la inscripción en la que se indicaba que era un obsequio del Almirantazgo "en reconocimiento del ejemplo que había dado al ser atacado por un submarino alemán". Pero ahora su barco había sido capturado frente a las costas neerlandesas y llevado a un campo de concentración cerca de Berlín. Su reloj de oro hizo que los alemanes lo relacionaran con su intento de embestir a un submarino, y un periódico aseguró que de hecho lo había hundido (lo cual era falso y los militares alemanes lo sabían, puesto que el submarino seguía en servicio). Sin embargo, Fryatt fue llevado a Brujas y sometido a un consejo de guerra. Se consideró que, como no era militar, no podía acogerse a los acuerdos sobre prisioneros de guerra, y que el hecho de que siendo un civil hubiera intentado destruir un submarino de guerra alemán lo equiparaba a un francotirador, y en consecuencia fue sentenciado a muerte. El propio emperador Guillermo II confirmó la sentencia y Fryatt fue fusilado el 27 de julio. En el fondo, esto era una respuesta al hecho de que los británicos habían establecido que los tripulantes de los submarinos alemanes serían considerados criminales y no como prisioneros de guerra. La prensa internacional consideró el fusilamiento como un asesinato injustificado.

El 29 de julio, después de haber perdido 80.000 hombres, el general Evert desistió de su campaña en Beranovichi.

Ese día los españoles ocuparon Cabo Juby, en la costa africana, a la altura de las islas Canarias, de acuerdo con lo pactado con los franceses sobre el reparto del Noroeste de África. Mientras tanto, los zayanes habían vuelto a la ofensiva contra la ocupación francesa de Marruecos.

En la bahía de Nueva York se encuentra la pequeña isla de Black Tom, que pertenece al Estado de Nueva Jersey. En ella se almacenaba una gran cantidad de explosivos y municiones que, desde que Gran Bretaña había establecido el bloqueo a Alemania, sólo servía para suministrar a los aliados. En las primeras horas del 30 de julio algunos vigilantes descubrieron pequeñas fogatas alrededor de los almacenes. Unos huyeron temiendo una explosión y avisaron a los bomberos. Otros trataron de apagarlas. Finalmente se produjo una gigantesca explosión. Algunos fragmentos impactaron en la lejana Estatua de la Libertad, que sufrió daños en la falda y en la antorcha, se rompieron los cristales de las ventanas en un radio de 40 km, y se produjo un temblor equivalente al de un terremoto de grado 5 en la escala Richter. En las horas siguientes se produjeron otras explosiones menores. Hubo cientos de heridos, y alrededor de siete muertos. Inmediatamente se sospechó de un sabotaje por parte de agentes alemanes. Investigaciones posteriores confirmaron la autoría alemana.

El parlamento dominicano había elegido presidente a Francisco Henríquez y Carvajal, que se encontraba en misión diplomática en Washington, para protestar por la ocupación estadounidense de su país. Recibió la noticia en Cuba, en su viaje de regreso, y el 31 de julio ocupaba la presidencia que Jiménez había dejado vacante.

En Darfur, Alí Dinar había huido hasta las montañas Jebel Marra, desde donde había enviado mensajeros a Kelly para negociar su rendición. Sin embargo, el 1 de agosto Kelly rompió las negociaciones porque estaba claro que Dinar sólo pretendía ganar tiempo.

Ese día los alemanes lanzaron un ataque por sorpresa a Fort Souville en Verdún y avanzaron sus líneas unos 800 metros, de los cuales los franceses sólo pudieron recuperar una parte en los días siguientes.

La Asamblea Nacional de la República de China volvió a reunirse después de dos años y medio. El presidente Li Yuanhong entró en conflicto con el primer ministro Duan Qirui, pues éste era partidario de romper las relaciones con Alemania y entrar en la guerra con los aliados, mientras que Li se mostraba dubitativo sobre la conveniencia de una política semejante. La situación era muy inestable, pues la cúpula militar estaba dividida entre distintas camarillas que pugnaban por el poder. Duan dirigía una de ellas, la camarilla de Anhui. Otras camarillas rivales igualmente poderosas eran la de Zhili y la de Fengtian. Cada una tenía un control de una parte de China, aunque algunas provincias se negaban a reconocer el gobierno de Pekín y exigían que toda la cúpula militar fuera apartada del poder.

Roger Casement había sido condenado a muerte por traición, sabotaje y espionaje. Fue ahorcado el 3 de agosto.

El diario francés L'Œuvre empezó a publicar por entregas la novela El fuego, de Henri Barbusse, en el que relataba con un crudo realismo su experiencia de 22 meses como voluntario en la primera línea del frente occidental. Recibió fuertes críticas por parte de muchos que no habían estado en el frente, a la vez que calurosas alabanzas de quienes sí que habían estado. Ese mismo año su obra fue galardonada con el premio Goncourt de novela.

El Imperio Otomano había formado un ejército de unos 16.000 hombres, que incluía tropas alemanas y austro-húngaras, y estaba avanzando por la península del Sinaí hacia las posiciones británicas en el canal de Suez. Los británicos habían ido hostigando el avance, hasta que en las primeras horas del 4 de agosto se produjo el primer choque de importancia cerca de la ciudad egipcia de Romani, donde los británicos se habían atrincherado. El ataque fue contenido, y los británicos lograron reunir unos 50.000 hombres en la zona. El 5 de agosto iniciaron un contraataque en el que la caballería y la infantería británicas dominaron claramente la batalla y terminaron poniendo en fuga a sus enemigos, que dejaron 9.200 bajas, entre ellas 4.000 prisioneros.

El 6 de agosto Luigi Cadorna atacó nuevamente las posiciones austro-húngaras en el río Isonzo.

El 7 de agosto los alemanes lanzaron el que sería su último intento de recuperar Pozières. La situación ante el avance alemán era desesperada, cuando el lugarteniente australiano Albert Jacka, que había ganado la Cruz Victoria en Galípoli, salió de una trinchera donde había quedado aislado con unos pocos de sus hombres, y atacó a los alemanes por la retaguardia. Otros australianos le siguieron y, en un combate cuerpo a cuerpo contra los desprevenidos alemanes, lograron capturar a todos los que no habían caído.

El 8 de agosto se dio por terminada la batalla de Kowel. Brusílov había empleado su táctica de oleadas humanas y el resultado final fue que perdió 500.000 hombres. Las bajas totales de la campaña ascendían a 1.400.000 rusos. Pocos generales habían tenido más bajas en una sola campaña. El poder militar ruso quedó completamente agotado. Sin embargo, la batalla fue inquietante para los austriacos, pues habían necesitado la ayuda alemana para detener el avance ruso, de modo que, a la larga, aunque las Potencias Centrales ganaran la guerra, el Imperio Austro-Húngaro quedaría inevitablemente bajo la tutela alemana.

Por otra parte, Cadorna tomó Goritzia y en su sexto intento logró establecer una cabeza de puente en el Isonzo, aunque en la campaña contó 51.000 bajas, entre ellas 21.000 muertos y el valor estratégico de su victoria era cuestionable.

El 9 de agosto un ejército franco-británico de 45.000 hombres inició una ofensiva en Doiran, en Macedonia, contra el ejército búlgaro. Tras un intenso bombardeo, el 10 de agosto lanzaron un ataque que los búlgaros lograron rechazar.

La ciudad turca de Bitlis cayó en poder de rusos y armenios tras una enconada resistencia dirigida por Mustafá Kemal.

En Persia, en cambio, los otomanos expulsaron a los rusos de Hamadan.

Una división del ejército británico que estaba persiguiendo al ejército otomano en retirada por la península del Sinaí localizó una parte de éste y lanzó un ataque sobre él, pero fue rechazado.

El presidente paraguayo Eduardo Schaerer logró algo que no se veía desde hacía décadas al haberse mantenido en el poder hasta el final de su mandato. El 15 de agosto fue sucedido por Manuel Franco.

Los soldados servios que habían huido a Albania pero estaban en condiciones de combatir fueron trasladados a Macedonia. Así, el 17 de agosto, unos 124.000 servios pudieron presentar batalla a los búlgaros cerca de Lerin en un intento de detener su avance.

Ese día Rumanía firmó un acuerdo con los aliados por el que se comprometía a declarar la guerra a los Imperios Centrales. Su ejército era numeroso, pues contaba con unos 650.000 hombres, pero no estaban muy bien entrenados.

Tras cuatro ataques fallidos en Doiran, el 18 de agosto el ejército aliado tuvo que retirarse a sus posiciones iniciales con más de 3.000 bajas. Al mismo tiempo otro ejército búlgaro cruzaba la frontera meridional e invadía Grecia. Durante la semana siguiente fue conquistando una ciudad tras otra ante la pasividad del ejército griego, que tenía órdenes del gobierno, procedentes del rey Constantino I, de no oponer resistencia.

El 19 de agosto Erich von Falkenhayn fue relevado de su cargo de jefe del Estado Mayor y reemplazado por Paul von Hindemburg.

Aunque la batalla de Jutlandia había sido presentada como un éxito ante la opinión pública alemana, el alto mando consideró necesario realizar cuanto antes otro ataque más exitoso que levantara la moral de la marina. Esta vez se puso más cuidado en inspeccionar la zona para evitar la aparición inesperada de más barcos británicos. Así, Jellicoe y Scheer se enfrentaron de nuevo en el mar del Norte, pero esta vez a una escala mucho más reducida. El resultado fue también inconcluyente. Dos cruceros ligeros británicos fueron hundidos, y un acorazado alemán resultó dañado.

El 27 de agosto Rumanía declaró la guerra al Imperio Austro-Húngaro y poco después Alemania declaró la guerra a Rumanía. Esa misma noche, tres ejércitos rumanos, con un total de 440.000 soldados, cruzaron los Cárpatos y entraron en Transilvania, que era parte del Imperio Austro-Húngaro.

Los búlgaros tuvieron que retirarse de Lerin, ante la resistencia servia.

El 28 de agosto Italia declaró la guerra a Alemania, y en los días siguientes hizo otro tanto con los aliados alemanes.

El 29 de agosto los rumanos tomaron Braşov.

La pasividad del gobierno griego ante la invasión búlgara provocó un alzamiento en Salónica dirigido por el coronel Konstantinos Mazarakis-Ainian, que fue sofocada rápidamente por otro coronel leal al gobierno y al rey Constantino I. Sin embargo, el 30 de agosto se produjo un nuevo alzamiento que se extendió por toda la ciudad, en la que el 31 de agosto se formó un Comité de Defensa Nacional.

El presidente ecuatoriano Leónidas Plaza fue sucedido por Alfredo Baquerizo Moreno.

El 1 de septiembre Bulgaria declaró la guerra a Rumanía y el 2 de septiembre un ejército búlgaro cruzó la frontera con Rumanía por toda su longitud. Imediatamente empezó a rodear la fortaleza de Turtucaia. Antes de que terminara el día los rumanos habían abandonado su primera línea defensiva para parapetarse tras la segunda.

El 3 de septiembre los británicos tomaron el bosque Delville y Guillemont, en el valle del Somme.

El 5 de septiembre los búlgaros (con apoyo alemán) iniciaron el asalto a Turtucaia. Al anochecer habían capturado trece de los quince fuertes que la protegían. Finalmente, el 6 de septiembre, entraron en la ciudad y los rumanos la rindieron incondicionalmente. Unos 25.000 soldados fueron hechos prisioneros. Parte de los efectivos que estaban combatiendo en Transilvania fueron llevados de regreso a Rumanía para hacer frente a la invasión búlgara.

Desde mediados de año, los aliados se habían hecho con el control completo del lago Tanganika, lo que había reforzado sus líneas de comunicaciones y la posibilidad de presionar desde el norte en el África Oriental Alemana. Los alemanes se retiraban cada vez más al sur, perseguidos por los sudafricanos. A la sazón se habían parapetado en Kisaki y el 7 de septiembre unos 1.700 británicos atacaron sus posiciones bajo el mando de Jan Smuts, pero los alemanes mantuvieron sus posiciones, así que la batalla se prolongó durante varios días.

El 9 de septiembre, en Francia, Ginchy caía en manos británicas.

Tras cuatro días de infructuosos intentos, el 11 de septiembre Smuts ordenó la retirada de Kisaki, lo que dio un respiro a los alemanes en su huida hacia el sur.

El 12 de septiembre franceses, rusos y servios iniciaron un ataque contra los búlgaros en la montaña de Malka Nidzhe, en Macedonia. La ofensiva se prolongó hasta el 14 de septiembre, cuando los búlgaros decidieron retirarse, aunque el éxito de los aliados había sido bastante moderado.

Ese día se inició la séptima batalla del Isonzo, en la que Cadorna perdió las posiciones que había ganado en la anterior y, ya de paso, perdió también unos 17.000 hombres.

En el África Oriental Alemana los alemanes abandonaron Kisaki para establecer una base más segura en Beho-beho.

Ese día murió el escritor español José de Echegaray.

El 15 de septiembre los británicos lanzaron un nuevo ataque de gran envergadura sobre el frente occidental, con el propósito de capturar las ciudades de Flers, Martinpuich y Courcelette. Fue en esa batalla cuando hizo su aparición una nueva arma que los británicos habían estado desarrollando en secreto: unos vehículos blindados capaces de atravesar alambradas sin ser afectados por el fuego de las ametralladoras. A parte de los trabajadores que se encargaron de construirlos se les hizo creer que eran depósitos de agua móviles destinados al frente de Mesopotamia, y por eso su nombre en clave fue tanques, y así se los conoce hoy en día, además de como carros de combate. En la batalla de Flers-Courcelette se emplearon 49 tanques, de los cuales sólo 21 llegaron a entrar en combate, pues los otros tuvieron problemas mecánicos variados. Si estos primeros prototipos fueron de utilida, fue más por el impacto psicológico sobre los soldados alemanes que por su eficacia real. En pocos días, Flers y Courcelette fueron capturadas, así como el bosque alto de Bazentin.

El 16 de septiembre Aléxandros Zaimis fue sucedido como primer ministro griego por Nikolaos Kalogeropoulos.

Mientras tanto, un ejército formado por búlgaros, turcos y alemanes bajo el mando del general August von Mackensen había entrado en Rumanía, y el 17 de septiembre se enfrentó a rumanos y rusos en Cobadin.

La aviación representaba cada vez un papel más importante en las batallas, de modo que cada vez eran más frecuentes los combates entre escuadrones de aviones en los que los pilotos de cada bando trataban de ganar el control del espacio aéreo. En estos combates la pericia del piloto era el factor determinante. El primer piloto que destacó en los combates aéreos fue el alemán Oswald Boelcke, de 25 años, que había establecido una serie de reglas de combate conocidas como Dicta Boelcke. Ese año había fichado para su equipo a otro joven no menos habilidoso, el barón Manfred von Richthofen, de 23 años. Éste había derribado ya en Francia algunos aviones enemigos, pero sus victorias no habían sido reconocidas oficialmente. Su primera victoria oficial se produjo ese día en Cambrai. Von Richthofen se puso en contacto entonces con un joyero de Berlín al que encargó una copa de plata con la fecha y los datos del avión que había derribado, y así seguiría encargando una copa por cada avión derribado, hasta llegar a 80, y no siguió porque el bloqueo a Alemania hizo que no hubiera más plata disponible.

Erich von Falkenhayn, que había sido puesto a frente del noveno ejército alemán, había entrado en Transilvania y el 18 de septiembre derrotó a los rumanos en Haţeg.

Los británicos con sus tanques capturaron el cuadrilátero, una posición fortificada al este de Ginchy.

El 19 de septiembre los rumanos y rusos pudieron detener el avance de von Mackensen en Cobadin.

El 22 de septiembre la guarnición otomana de Ta'if se rindió a los árabes. Abd Allah ibn Hussein se unió entonces al asedio de Medina.

El 25 de septiembre los británicos tomaron Gueudecourt, Lesboeufs y Morval.

El emperador Iyasu V de Etiopía había cumplido 19 años, pero no gozaba de las simpatías de la aristocracia etíope. Había mantenido a la mayor parte de los ministros de su abuelo, el emperador Menelik II y había dejado que fueran adquiriendo poder, sin interesarse personalmente por la política, pero al mismo tiempo los insultaba y se burlaba de ellos con frecuencia. A menudo se ausentaba de la capital, Adís Abeba. Etiopía estaba recibiendo ofertas tanto de las Potencias Centrales como de los aliados para entrar en la guerra, y mientras el gobierno se estaba dejando atraer por las Potencias Centrales, Iyasu parecía simpatizar con los aliados. Las conjuras contra él no se hicieron esperar y, finalmente, aprovechando una de sus muchas ausencias, mientras se encontraba en Harar, el 27 de septiembre fue acusado de simpatizar con el islam, excomulgado y depuesto en favor de su tía, que pasó a ser la emperatriz Zauditu I, que a la vez fue proclamada regente del heredero Tafari Makonnen, el hijo de 24 años del gobernador de Harar.

Un ejército rumano regresó rápidamente de Transilvania para atacar a von Mackensen por la retaguardia. Cruzó el Danuvio por Flămânda y el 29 de septiembre atacó al ejército combinado austro-húngaro, alemán y búlgaro.

El 30 de septiembre los servios tomaron la ciudad de Kajmakcalan, en Macedonia, que los búlgaros habían defendido desde el principio de la ofensiva aliada, a mediados de mes.

El 1 de octubre franceses y británicos iniciaron una ofensiva contra las alturas que limitaban el valle del Ancre. Si las ocupaban, los alemanes perderían un punto de observación de las posiciones aliadas y los aliados ganarían un punto de observación de las posiciones alemanas.

El presidente panameño Belisario Porras fue sucedido por Ramón Maximiliano Valdés.

El 4 de octubre los rumanos fueron derrotados por los austro-húngaros en Braşov.

El ataque en Flămânda no estaba yendo según lo previsto, así que 5 de octubre el alto mando rumano lo suspendió y las tropas volvieron a Transilvania.

Los servios hicieron un primer intento de cruzar el río Crna, en Macedonia, ante la oposición de los búlgaros.

El Comité de Defensa Nacional de Salónica había recibido cada vez apoyos de militares más relevantes, hasta que finalmente, el 6 de octubre llegó a la ciudad Elefthérios Venizélos.

El 7 de octubre, el ras Mikael de Wollo, padre del emperador Iyasu V de Etiopía, salió de Wollo al frente de unos 80.000 hombres con rumbo a Adís Abeba, para reponer a su hijo en el trono etíope.

El 9 de octubre, tras una larga discusión con el genrō, un grupo de estadistas jubilados que ejercían de consejeros del emperador, Okuma Shigenobu dimitió de su cargo de primer ministro de Japón y fue sucedido por Terauchi Masatake, que hasta entonces había ejercido de gobernador de Corea. Poco después Terauchi fue ascendido al rango de mariscal.

El 10 de octubre Venizélos organizó en Salónica un gobierno provisional presidido por un triunvirato integrado por él mismo, el general Panagiotis Danglis y el almirante Pavlos Koundouriotis. En Atenas, el rey Constantino I nombró primer ministro a Spyrídon Lámpros.

Thomas Edward Lawrence fue enviado junto a los hijos de Hussein ibn Alí para convencerlos de que actuaran coordinadamente con las fuerzas británicas. Congenió más con Faisal que con Abd Allah, y terminó acompañando y asesorando al primero en acciones de guerrilla. Su papel de intermediario con los árabes, que requería un conocimiento de la cultura árabe y su sentido de la diplomacia, hizo que acabara siendo conocido como Lawrence de Arabia.

Ese mismo día Luigi Cadorna atacó una vez más en el valle del Isonzo y una vez más fue derrotado. Sus bajas sumaron 25.000 hombres, a la par que las del enemigo.

El 11 de octubre murió el rey Otón I de Baviera, que había sido depuesto por su incapacidad mental. Su primo Luis III seguía en el trono a sus 71 años.

El 12 de octubre el presidente argentino Victorino de la Plaza fue sucedido por el radical Hipólito Yrigoyen.

El 14 de octubre los aliados habían ocupado todas las posiciones alemanas en las alturas del valle del Ancre y ahora se enfrentaban a la contraofensiva alemana.

Expulsados de la zona costera, los senussi habían iniciado una serie de incursiones en el sur de Egipto, mediante las cuales se apoderaros de varios oasis de gran valor estratégico. El 17 de octubre los británicos contraatacaron y los senussi se replegaron hacia el desierto.

El 18 de octubre los servios, tras dos semanas de intensas acometidas y con el apoyo de Francia, lograron cruzar el Crna por Brod, y fortificaron su posición.

Ese día el ras Mikael de Wollo derrotó en Menz a unos 11.000 soldados etíopes que habían tratado de interceptar su marcha hacia Adís Abeba.

Tras un mes de cuidadosos preparativos, el 19 de octubre von Mackensen lanzó un nuevo ataque contra los rumanos en Cobadin contra rusos y rumanos.

El 21 de octubre el socialista Friedrich Adler disparó tres veces sobre el primer ministro austriaco, el conde Karl von Stürgkh, en un restaurante de Viena. Adler fue sentenciado a muerte, aunque luego se le conmutó la pena por 18 años de cárcel. Von Stürgkh era uno de los más destacados belicistas de Austria, mientras que Adler se oponía a ella.

Los rumanos y rusos tuvieron que retirarse de Cobadin  hasta Constanța, que fue ocupada por von Mackensen el 22 de octubre. 

Finalmente, los franceses iniciaron una ofensiva en Verdún que, tras varios días de combate, el 24 de octubre les permitió recuperar Fort Douaumont, con lo que la amenaza alemana disminuyó sensiblemente.

El 25 de octubre von Falkenhayn había expulsado completamente a los rumanos de Transilvania y von Mackensen obtenía una victoria decisiva en Cobadin.

El 26 de octubre una flota de 23 torpederos alemanes atacó a la flota británica que bloqueaba el paso de Calais, el punto más estrecho del canal de la Mancha. Una serie de confusiones y errores en la flota británica dieron la victoria a los alemanes, que hundieron un destructor enemigo y 6 barcos pesqueros adaptados para uso militar.

El 27 de octubre el ras Mikael de Wollo se enfrentó en Segale al grueso del ejército etíope, unos 120.000 hombres, y allí sufrió una estrepitosa derrota. Fue hecho prisionero y encarcelado hasta su muerte. Iyasu V había reclutado varios miles de seguidores, pero al enterarse de la derrota de su padre huyó con ellos hacia las posesiones italianas en Eritrea.

El 28 de octubre murió en Bapaume el aviador alemán Oswald Boelcke al chocar con un avión de su escuadrón, pilotado por Erwin Böhme, durante un combate con otro escuadrón del Royal Flying Corps (la fuerza aérea británica). En su historial se contaban 40 victorias.

El 31 de octubre Luigi Cadorna inició una nueva ofensiva en el valle del Isonzo. Esta vez perdió 39.000 hombres. Consiguió ganar algo de terreno, pero unos días más tarde perdió gran parte de lo ganado, y el avance fue mínimo. El rendimiento que Cadorna exigía a sus tropas era muy superior al que exigían los demás países de ambos bandos, al igual que el rigor de los castigos por faltas, que ni los alemanes los igualaban.

Ese día murió Charles Taze Russell, el fundador de la Sociedad de Biblias y Tratados La Atalaya, que fue sucedido por Joseph Franklin Rutherford.

El 1 de noviembre el Estado de Virginia adoptó la "ley seca", con lo cual eran ya diecisiete los Estados en los que estaba prohibido el alcohol.

El 2 de noviembre los franceses recuperaron Fort Vaux, en Verdún.

Durante los últimos meses, Kelly había ido poniendo bajo control una región cada vez más amplia de Darfur. Alí Dinar había sido localizado en Kulme, que fue tomada el 3 de noviembre. Allí se rindieron la mayor parte de los familiares y partidarios del sultán, pero éste había huido a Jebel Juba.

Tres años atrás, el gobierno otomano había concedido la autonomía a la península arábiga de Catar, bajo el emir Abdullah bin Jassim Al Thani, que se había sumado a la revuelta árabe y ahora reconocía el protectorado británico, lo que suponía la ruptura definitiva con la soberanía otomana.

El 5 de noviembre las posiciones francesas en Verdún volvían a ser las de febrero. Además, la ofensiva francesa había aliviado la presión alemana en el frente del Somme.

El polaco Jósef Piłsudski había estado presionando al gobierno alemán para que éste reconociera la independencia de Polonia. Había llegado a presentar su dimisión junto con la de muchos de los oficiales de su legión. Como eran buenos soldados y Alemania andaba escasa de ellos, finalmente el Imperio Alemán y el Imperio Austro-Húngaro proclamaron la independencia de Polonia. Se estableció la creación de un Consejo de Regencia formado por nobles polacos que simpatizaban con Austria y Alemania que gobernaría sobre los territorios que habían pertenecido a Polonia y que Alemania había conquistado a Rusia en el curso de la guerra (pero no sobre la parte de Polonia que en su día se habían quedado los dos imperios). Dicho Consejo de Regencia procedería a elegir un rey para el nuevo Estado.

El 6 de noviembre los británicos llegaban al campamento de Alí Dinar, pero apenas abrieron fuego, los fur se pusieron en fuga. Al entrar en el campamento el cadáver de Dinar fue hallado con un tiro en la cabeza. Esto puso fin a la revuelta, y Darfur quedó plenamente integrado en Sudán.

El 7 de noviembre se celebraron las elecciones presidenciales estadounidenses, que resultaron especialmente reñidas. En muchos estados, la victoria de uno u otro candidato se obtuvo por un pequeño número de votos. Los datos iban llegando lentamente y parecía que Hughes iba a ser el ganador, pero finalmente la victoria fue para Wilson. En términos absolutos (que no es lo que decide la elección, pues lo que cuentan son los votos electorales ganados en cada Estado), Wilson logró el 49.1% de los votos, frente al 46.1% de Hughes. Los socialistas obtuvieron el 3.2% de los votos. Los demócratas consiguieron la mayoría en el Senado, pero en la cámara de representantes obtuvieron 216 representantes frente a 214 de los republicanos, 3 de los progresistas, 1 de los socialistas y 1 de los prohibicionistas (que abogaban por la prohibición total de las bebidas alcohólicas).

En general, Hughes había hecho muy mala campaña. Se cuenta que cuando alguien preguntó a Wilson por qué atacaba a Roosevelt en sus discursos y no a Hughes, Wilson le respondió: "nunca mates a quien se está suicidando". Por su parte, Roosevelt dijo que la única diferencia entre Hughes y Wilson era un afeitado, en referencia a que Hughes llevaba una barba que por aquel entonces resultaba anticuada y le restaba popularidad.

La republicana Jeannette Rankin, de Montana, se convirtió en la primera mujer elegida para la Cámara de Representantes estadounidense.

Von Falkenhayn había estado tanteando los distintos pasos de los Cárpatos defendidos por los rumanos, hasta que finalmente el 10 de noviembre lanzó un ataque sobre el paso del Volcán. Los rumanos contuvieron la ofensiva a costa de numerosas bajas.

En el frente del Crna, los búlgaros tuvieron que retroceder a nuevas posiciones defensivas ante el ataque aliado.

El 12 de noviembre murió Percival Lowell, el "descubridor" de los canales de Marte.

Afianzadas las alturas del Ancre, el 13 de noviembre los británicos iniciaron un ataque sobre el valle del Ancre, que se saldó con una nueva victoria a los pocos días.

El 14 de noviembre se reunió la Duma rusa por primera vez desde principios de febrero. El desastre de la "ofensiva Brusílov" fue objeto de agrias críticas contra el gobierno, y contra el primer ministro Shtiúrmer en particular, especialmente dura fue la de Pavel Miliukov, resumidas en su pregunta: ¿es estupidez o traición? Otros parlamentarios denunciaron la manipulación que Rasputín estaba ejerciendo sobre el gobierno.

El 15 de noviembre murió el escritor polaco Henryk Sienkiewicz.

El zar no tuvo mejor opción que destituir a Shtiúrmer, que el 19 de noviembre fue sucedido por Aleksandr Trépov.

Ese día los rusos y los franceses arrebataron a los búlgaros la ciudad de Monastir. Los búlgaros tuvieron que retroceder de nuevo y el frente macedonio se estabilizó.

Cuando se hundió el Titanic, la naviera White Star Line estaba construyendo un transatlántico muy similar a éste. Había sido bautizado como Britannic, y el año anterior había sido requisado por el gobierno británico para emplearlo como buque hospital. Su casco fue pintado de blanco con unas grandes cruces rojas iluminadas con 125 luces. El 21 de noviembre, mientras viajaba por el Egeo, entre las islas Cícladas, sufrió una fuerte explosión cuyas causas nunca llegaron a esclarecerse por completo, pero el análisis posterior de sus restos apunta hacia que impactó contra una mina. Poco después se produjo una segunda explosión interna y el barco empezó a hundirse. En comparación con el caso del Titanic, la evacuación fue un éxito. De las 1.125 personas que viajaban en el buque, sólo murieron 29, debido a que dos botes salvavidas fueron succionados por la hélice de babor. Casualmente, en uno de esos botes viajaba Violeta Jessop, que viajaba como camarera en el Titanic en el viaje del naufragio y ahora colaboraba en el Britannic como enfermera. Esta vez también logró salvarse arrojándose al mar antes de que su bote fuera arrastrado por el remolino provocado por la hélice.

Ese día murió de neumonía a los 67 años el emperador Francisco José I de Austria-Hungría. Su epitafio bien podría haber sido: "El único hombre que hubiera podido evitar la Primera Guerra Mundial si hubiera querido". Su heredero se convirtió entonces en el emperador Carlos I de Austria y rey Carlos IV de Hungría.

El 22 de noviembre murió el escritor estadounidense Jack London.

El 23 de noviembre el aviador alemán Manfred von Richthofen obtuvo una de sus victorias más aclamadas al derribar el avión del mayor Lanoe George Hawker, que era el primer "as de la aviación" británico, es decir, el primer piloto que había logrado derribar cinco aviones enemigos. En total había derribado siete. Von Richthofen se había referido a él como "el Boelcke británico".

Los aliados estaban negociando con el gobierno griego preocupados por su actitud ambigua: oficialmente era neutral, pero estaba favoreciendo en lo posible a los Imperios Centrales. Como no podían forzar a Grecia a unirse a ellos, intentaban que al menos Grecia se desmovilizara, para asegurarse de que el ejército griego no sería un obstáculo para la lucha en Macedonia. El rey Constantino I se resistía, y finalmente el 24 de noviembre los aliados le presentaron un ultimátum: Grecia debía rendir a los aliados una serie de baterías de artillería en un plazo de siete días o se produciría un desembarco en Atenas.

Ese día murió Sir Hiram S. Maxim, el inventor de las ametralladoras que tan de moda estaban en ese momento.

La expedición estadounidense contra Pancho Villa no estaba teniendo ningún éxito. Habían logrado dispersar a sus partidarios, pero no era fácil capturar a Pancho Villa. Sus hombres conocían bien el terreno, y los estadounidenses no, y además contaban con la simpatía y la protección de toda la población, incluso de los carrancistas. Tras el golpe recibido en El Carrizal no se había producido ya ningún enfrentamiento de envergadura y se habían iniciado negociaciones diplomáticas que ahora terminaban con el compromiso estadounidense de retirar su ejército de México, si bien éste tardaría todavía unos meses en producirse.

El 25 de noviembre, tras un rápido avance que tomó por sorpresa a los rumanos, von Mackensen se acercaba a Bucarest, al igual que von Falkenhayn, que el 26 de noviembre lograba pasar los Cárpatos.

Trotsky había huido de Austria hasta Suiza, y finalmente se había instalado en París, pero ahora las autoridades francesas lo deportaron a España, donde fue detenido por unas autoridades recelosas de todo aquel que oliera a socialismo.

El 29 de noviembre el gobierno griego rechazó el ultimátum aliado y organizó un ejército de unos 20.000 reservistas que tomaron posiciones en Atenas frente a un posible ataque aliado. La orden fue de no abrir fuego si no eran atacados primero.

Ante la negativa del presidente dominicano Francisco Henríquez a satisfacer las exigencias de los estadounidenses, el presidente Wilson nombró al capitán Harry Shephard Knapp gobernador militar. Ese día se produjo el último acto de resistencia significativo a la ocupación estadounidense, cuando 13 marines tomaron el fuerte de San Francisco de Macorís, defendido por unos 300 dominicanos, de los cuales 200 se escaparon y otros 100 se rindieron.

El 1 de diciembre Faisal y Abd Allah ibn Hussein, junto con su hermano Alí ibn Hussein y el británico Thomas Edward Lawrence, iniciaron un asalto contra la ciudad de Yanbu, en la costa del mar Rojo. Lawrence consiguió el apoyo de la marina británica.

Al mismo tiempo unos 3.000 soldados aliados desembarcaron en El Pireo y se encaminaron hacia Atenas. Cuando llegaron ante las posiciones ocupadas por los griegos estuvieron más de dos horas sin hacer nada, hasta que alguien disparó un rifle (ambos bandos estuvieron de acuerdo en que fue alguien del bando contrario) y comenzó la batalla de Atenas. Los aliados no habían previsto ninguna clase de resistencia griega y el 2 de diciembre tuvieron que retirarse. Ese día reconocieron el gobierno de Venizélos en Salónica como el gobierno griego legítimo.

Mientras tanto los rumanos hacían un último intento por salvar su capital. Reunieron todas sus reservas, unos 150.000 hombres, y trataron de impedir que los ejércitos de los Imperios Centrales cruzaran el río Argeș, la última barrera natural que los separaba de Bucarest. Al principio tuvieron un cierto éxito y tomaron un gran número de prisioneros, pero la llegada de von Falkenhayn cambió las cosas. Unos 60.000 rumanos acabaron hechos prisioneros, y sólo una violenta tormenta permitió que el resto de su ejército pudiera huir de sus perseguidores.

En Atenas el gobierno aprovechó las circunstancias para iniciar una purga política contra los venizelistas, y pronto se les fue de las manos para convertirse en una oleada de terror. Durante los tres días siguientes las casas y los negocios de los venizelistas fueron saqueados y 35 personas fueron asesinadas. Varios cientos de venizelistas fueron arrestados y encarcelados. La sociedad griega se había dividido en dos sectores radicalmente opuestos: los monárquicos conservadores y los republicanos liberales. Esta división, que se mantendría durante décadas, es conocida como "el cisma nacional".

Las críticas sobre la forma en que llevaba la guerra unidas a la revolución irlandesa forzaron finalmente la dimisión del primer ministro británico Herbert Henry Asquith, que el 5 de diciembre fue sustituido por el también liberal David Lloyd George.

El 6 de diciembre los ejércitos de los Imperios Centrales tomaban Bucarest. El gobierno huyó a Moldavia. Los rusos enviaron tropas para evitar que von Mackensen y von Falkenhayn invadieran Rusia desde allí. El ejército rumano se parapetó en el río Siret, cuyas fortificaciones habían sido pensadas para defenderse de un ataque ruso, así que estaban orientadas en la dirección opuesta a la que ahora hubiera convenido, pero que servían igualmente.

Los británicos destruyeron un submarino alemán en el canal de la Mancha mediante cargas de profundidad.

El 7 de diciembre el gobierno provisional de Salónica declaró la guerra a los Imperios Centrales. Aunque muchos de los partidarios de Venizélos lo instaban a que declarara abolida la monarquía, éste optó por la vía moderada y respondió: "No estamos en contra del rey, sino de los búlgaros". La respuesta del rey Constantino I fue promulgar una orden de arresto contra Venizélos.

Durante todo el año anterior Emiliano Zapata había resistido en el Estado de Morelos, con su cuartel general en Cuernavaca. Allí había tratado de organizar una reforma agraria, pero el debilitamiento de Pancho Villa había permitido a Venustiano Carranza concentrar sus fuerzas contra Zapata, y finalmente el 8 de diciembre Cuernavaca cayó en poder de los carrancistas.

Ese año sólo se concedió el premio Nobel de Literatura, al escritor sueco Verner von Heidenstam. Como en los años precedentes, no hubo ceremonia de entrega.

Albert Einstein fue elegido presidente de la Sociedad de Física Alemana.

El físico y químico estadounidense Gilbrt Newton Lewis publicó una teoría que explicaba la tabla periódica de Mendeleiev basándose en la teoría de que los electrones se disponen en los átomos formando capas con una capacidad limitada: una primera capa con capacidad para dos electrones seguidas de otras capas con capacidad para ocho. Los diagramas de Lewis, que expresan esta teoría, se siguen usando actualmente.

Vicente Blasco Ibáñez publicó una novela que en los años siguientes le daría una gran fama internacional: Los cuatro jinetes del Apocalipsis, cuyos protagonistas son los yernos de un terrateniente argentino, un francés y un alemán, que luchan en bandos opuestos en la Primera Guerra Mundial.

James Joyce publicó su Retrato del artista adolescente, de carácter autobiográfico, al igual que el Diario de un poeta recién casado, de Juan Ramón Jiménez, que, en efecto, acababa de casarse.

A otro nivel, Edgar Rice Burroughs seguía publicando su serie sobre Tarzán (Tarzán y las joyas de Opar, Cuentos de la Selva de Tarzán), así como una curiosa novela de ciencia ficción, El continente perdido, en la que, dos siglos en el futuro, Europa ha descendido hasta la barbarie a causa de las guerras, mientras que el continente americano se ha unido en un único estado próspero y con grandes avances científicos, gracias a no haberse implicado en ninguna guerra absurda. Por su parte, en África ha surgido un Imperio Abisinio, gobernado por el cruel Menelik XIV, que ha colonizado Arabia y gran parte de Europa. Los africanos consideran a los blancos (europeos) una raza inferior de salvajes, y tienen una tecnología equiparable a la tecnología europea del siglo XIX. La trama empieza cuando la nave de un panamericano se avería y termina siendo capturado en Gran Bretaña por los abisinios, que lo convierten en esclavo sin advertir que no es un salvaje europeo, sino un culto panamericano.

El derrocado emperador Iyasu V de Etiopía, tras haber tratado en vano de convencer a algunos gobernadores locales para que lo ayudaran a recuperar su trono, se había refugiado en Maqdala, donde se dispuso a resistir un asedio por parte de tropas leales al nuevo gobierno.

El 11 de diciembre, ante la próxima llegada del invierno, los aliados terminaron la ofensiva en Macedonia. Habían sufrido unas 50.000 bajas, principalmente servias, sin contar con otras 80.000 bajas debidas a enfermedades. A cambio el frente había avanzado unos 50 km, pero el ejército Búlgaro no había sido gravemente dañado.

Los británicos habían decidido no aceptar la rendición en Kut y el 13 de diciembre un nuevo ejército, ahora bajo el mando del general Sir Frederick Stanley Maude, empezó a remontar de nuevo el Tigris expulsando a los otomanos de varias fortificaciones a su paso.

Otro submarino alemán fue destruido mediante cargas de profundidad en el canal de la Mancha.

Al este de Puerto Rico se encuentran unas pequeñas islas, las Indias Occidentales Danesas, que eran colonias danesas desde mediados del siglo XVIII. Hacía mucho tiempo que los Estados Unidos estaban interesadas en ellas, y en numerosas ocasiones se habían entablado negociaciones al respecto, pero ahora el interés era mucho mayor, pues, aunque Dinamarca era neutral en la guerra, en caso de que los Estados Unidos terminaran entrando en ella, Alemania podría coaccionar a Dinamarca para que le permitiera usar las Indias Occidentales Danesas como base militar, y entonces los Estados Unidos tendrían a Alemania a las puertas. Finalmente se llegó a un acuerdo por el que los Estados Unidos las comprarían por 25 millones de dólares. El 14 de diciembre los daneses aceptaron la venta en un referéndum.

El 15 de diciembre los franceses iniciaron un nuevo ataque en el frente de Verdún, tras seis días de intenso bombardeo. Al anochecer del 16 de diciembre habían consolidado un nuevo frente 7.5 km más hacia adelante que el anterior y habían tomado más de 11.000 prisioneros alemanes.

La ciudad de Agadez, en el corazón del desierto del Sahara, era la ciudad más importante de los tuareg, y a la sazón formaba parte de las colonias francesas en África. Sin embargo, hacía unos meses que Ag Mohammed Wau Teguidda Kaocen, el jefe de una confederación de tribus tuareg, se había rebelado contra los franceses influido por los senussi. El 17 de diciembre, al frente de unos 1000 guerreros armados con rifles y con un cañón arrebatado a los italianos en Libia, Kaocen puso bajo asedio Agadez.

El presidente Wilson había estado desarrollando una intensa actividad diplomática para poner fin a la guerra en Europa, aunque no había sido tomado muy en serio. El 18 de diciembre se ofreció una vez más como mediador y preguntó a ambos bandos cuáles serían las mínimas condiciones que exigirían para llegar a un entendimiento. Las Potencias Centrales respondieron que tenían la victoria asegurada, mientras que los aliados exigieron el desmembramiento de los imperios enemigos, a sabiendas de que era una condición inaceptable.

El 19 de diciembre murió en su exilio en la India el que fuera rey de Birmania, Thibau, hasta que los británicos lo depusieron.

Los británicos habían dedicado varios meses a establecer infraestructuras al este del canal de Suez que permitieran desplazar sus líneas defensivas. Finalmente, una patrulla salió en busca del ejército otomano y encontró a unos 2.000 soldados parapetados en Magdhaba, en la península del Sinaí, cerca de la costa mediterránea. El 23 de diciembre lanzaron un ataque que resultó un éxito completo. Los británicos capturaron la ciudad de El Arish e hicieron más de un millar de prisioneros. El Arish se convirtió en la nueva base de operaciones británica en el Sinaí, a la que pronto llegaron nuevas tropas y suministros por mar.

El 24 de diciembre la Universal Studios lanzó la película más taquillera del año, Veinte mil leguas de viaje submarino. El segundo lugar lo había ocupado Intolerancia, dirigida por D.W. Griffith, una superproducción de tres horas y media en la que se relatan simultáneamente cuatro historias paralelas: la matanza de los hugonotes en la noche de San Bartolomé (en la Francia del siglo XVI), la muerte de Jesucristo, una huelga de trabajadores contemporánea y la caída de Babilonia ante el rey Ciro de Persia, en el siglo VI a.C., todas ellas enlazadas por la imagen de una mujer que mece una cuna. Aunque la recaudación fue grande, para Griffith supuso la ruina, pues no pudo compensar los casi 400.000 dólares de presupuesto que había invertido en ella y quedaría endeudado para el resto de su vida. El decorado de Babilonia contaba con unas murallas de cien metros de altura, y en la escena del ataque persa participaron unos 16.000 extras. Si Griffith había sido criticado por el racismo de El nacimiento de una nación, su nueva película fue criticada por su mensaje pacifista en un momento en que un sector de la sociedad estadounidense abogaba por la entrada en la guerra europea.

Otra película que contó con el increíble presupuesto de un millón de dólares (pero que sí que produjo beneficios) fue Una hija de los dioses, producida por la Fox films, fundada el año anterior por William Fox. La protagonista era la nadadora Annette Kellerman, que se hizo especialmente famosa por la primera escena en la que una estrella cinematográfica aparecía totalmente desnuda, si bien la mayor parte de su cuerpo quedaba cubierta por una larguísima cabellera.

La guerra había arruinado las industrias cinematográficas de Francia e Italia, que eran las únicas que hasta el momento habían competido con las productoras estadounidenses. Ese año Richard A. Rowland y Louis B. Mayer fundaron la Metro Pictures Corporation. Por otra parte, Samuel Goldfish se había enemistado con sus socios de la Paramount y había pasado a fundar otra productora cinematográfica, esta vez asociado con dos productores de espectáculos teatrales en Broadway, Edgar y Archibald Selwyn. La nueva compañía pasó a llamarse Goldwyn Pictures, por un amalgama entre los apellidos Goldfish y Selwyn, pero Goldfish vio una oportunidad y pronto se cambió el nombre por el de Samuel Goldwyn, vinculando así el nombre de su empresa al suyo propio. Otro de los actores de moda, Douglas Fairbanks, fundó también su propia productora: the Douglas Fairbanks Film Corporation. Ese año conoció a Mary Pickford en una fiesta y ambos iniciaron un romance. Pickford había renovado ese año su contrato con la compañía de Zukor con un salario nunca visto de 10.000 dólares semanales. Ese año había estrenado Hulda de Holanda.

La Mutual Film Corporation había dotado a Charlie Chaplin de su propio estudio cinematográfico, para que trabajara con total libertad, con el compromiso de producir una película cada cuatro semanas. Ese año produjo Charlot en la tienda, Charlot bombero, El vagabundo, Charlot a la una de la madrugada, El conde, Charlot prestamista, Detrás de la pantalla y Charlot patinador.

Tras varios días de violentos combates, el 27 de diciembre von Falkenhayn tomó a los rumanos la ciudad de Râmnicu Sărat.

El 29 de diciembre Rasputín recibió una invitación para cenar en el palacio del príncipe Félix Félixovich Yusúpov, que estaba casado con Irina Alexándrovna, la única sobrina del zar Nicolás II. Yusúpov se había ofrecido a presentar a Rasputín a su hermosa y rica esposa (que en realidad se encontraba de viaje fuera de Petrogrado) y éste no pudo resistirse a la tentación de incluir a Irina en el círculo de sus "admiradoras". Yusúpov lo llevó a una habitación insonorizada en el sótano del palacio y, mientras esperaban que bajara su esposa, le ofreció vino y unos dulces envenenados con cianuro. Rasputín los probó (o eso creyó Yusúpov, pues no se enontraron restos de veneno en la autopsia), pero una hora después seguía vivo. Yusúpov dijo ir a buscar a su esposa, pero en realidad fue a una habitación cercana en la que esperaban Vladímir Purishkévich, un influyente político que había convencido a Yusúpov para asesinar a Rasputín por el bien de Rusia, el gran duque Demetrio Románov, primo del zar, y otros conspiradores. Yusúpov estaba desesperado y propuso abortar el plan, pero Purishkévich lo convenció para que disparara a Rasputín por la espalda. A partir de aquí lo que sucedió es confuso, porque al parecer cada uno de los conspiradores dio una versión distinta tratando de eludir la responsabilidad última del asesinato. Si se unen todas las versiones, queda que Rasputín, tras mostrarse inmune al veneno, recibió dos disparos de Yusúpov en el estómago y en los riñoles y cayó al suelo, pero cuando Yusúpov se le acercó abrió los ojos, lo cogió por el brazo maldiciéndole y salió corriendo. Purishkévich le disparó también. Sin embargo, ninguno de los testimonios mencionó un tiro en la frente que sin duda le causó la muerte instantánea. Luego arrojaron su cadáver al río Neva.

El 30 de diciembre tuvo lugar la ceremonia de coronación de Carlos I como emperador de Austria y rey de Hungría. Poco después inició negociaciones secretas con Francia para poner fin a la guerra. Su ministro de asuntos exteriores, Ottokar Czernin, era partidario de negociar un acuerdo general de paz que incluyera a Alemania, pero Carlos I insistió en negociar separadamente y a espaldas de su socio.

Cuando la zarina Alejandra fue informada de la desaparición de Rasputín, ordenó una investigación que pronto apuntó hacia Yusúpov y Demetrio Románov. La policía encontró un rastro de sangre en el palacio de Yusúpov y Alejandra ordenó el arresto domiciliario de ambos. Se negó a recibirlos, pero les permitió que se defendieran por escrito de las acusaciones que pesaban sobre ellos. Yusúpov trató de explicar que la sangre era de uno de sus perros, pero los análisis demostraron que era sangre humana. El 31 de diciembre la policía encontró un rastro de sangre en un puente sobre el río Neva.

La Primera Guerra Mundial II
Índice La revolución bolchevique