HISTORIA











ANTERIOR


NAPOLEÓN BONAPARTE

SIGUIENTE

El 7 de diciembre de 1796 se elegió el nuevo presidente de los Estados Unidos. El político más influyente del partido federalista era Hamilton, pero en los últimos años se había vuelto muy impopular en algunos sectores, por lo que los federalistas prefirieron recurrir como candidato al actual vicepresidente: John Adams. Sin embargo, a Hamilton no le gustaba esta elección, pues quería ser el poder en la sombra y sabía que Adams no se lo permitiría. Por ello se encargó de sugerir a los electores de su partido que dieran su segundo voto a Thomas Pinckney, que era popular porque había negociado el beneficioso tratado de San Lorenzo con España. Hamilton esperaba que el carácter seco y antipático de Adams hiciera que algunos electores terminaran cambiando a Adams por Pinckney y que éste acabara obteniendo la presidencia, pero Adams se enteró de esta maquinación y los electores que lo apoyaban terminaron dando su segundo voto a Jefferson. El resultado final fue de 71 votos para Adams, 68 para Jefferson y 59 para Pinckney. Así pues, John Adams se convirtió en el segundo presidente de los Estados Unidos y Thomas Jefferson en el nuevo vicepresidente (aunque no tomarían posesión de sus cargos hasta el año siguiente). Esto reveló un fallo en el sistema electoral estadounidense: la intención era que los electores eligieran a los hombres más capaces para los cargos de presidente y vicepresidente, pero cuando se diseñó el sistema no se pensó en que los electores iban a alinearse en dos partidos mayoritarios, lo que hacía probable que, como en esta ocasión, el presidente y el vicepresidente pertenecieran a partidos opuestos, lo que entorpecía obviamente la labor de gobierno.

Desde la firma del tratado de Jay con Gran Bretaña, la flota francesa no dudaba en capturar cuantos barcos mercantes estadounidenses caían en sus manos, por lo que Charles Pinckney, un hermano de Thomas Pinckney, fue enviado como embajador a Francia para resolver el conflicto por la vía diplomática, pero no fue recibido. Al parecer, Francia había roto unilateralmente sus relaciones diplomáticas con los Estados Unidos.

El 15 de diciembre una flota de cuarenta y cinco barcos zarpó de Francia para transportar trece mil cuatrocientos soldados a Irlanda, pero una tempestad la obligó a regresar a puerto.

Ahora que las Provincias Unidas habían dejado de ser aliadas británicas para convertirse en un satélite de Francia, los británicos expulsaron a los neerlandeses de Ceilán y de las Molucas.

El emperador chino Qianlong abdicó en su hijo Jiaqing.

El rey Naranjaja I de Camboya murió dejando un heredero de cuatro años, Ang Chan, pero el rey Rama I de Siam no consintió que fuera coronado, sino que envió al mandarín Pok para que gobernara el país durante los próximos diez años.

Muhammad Kan convirtió a Teherán en la capital del Imperio Persa, pese a que no era más que una aldea.

El 12 de enero de 1797 un ejército austríaco formado por 28.000 hombres, atacó a un ejército francés de 10.000 hombres, que se replegó hacia la llanura de Rivoli, donde en la madrugada del 14 de enero se unió al ejército de Bonaparte, con lo que los franceses sumaron 23.000 hombres. Al cabo de unas horas, los austríacos se retiraban con la mitad de sus hombres muertos, heridos o tomados prisioneros.

Joseph Haydn había conocido en Gran Bretaña el himno God save the king, y consideró envidiable que los británicos tuvieran tal himno con el que mostrar su respeto y admiración hacia su monarca en las celebraciones. Concibió entonces la idea de componer una pieza similar para el emperador Francisco II y, después de consultar a algunas autoridades, el poeta Lorenz Haschka recibió el encargo de colaborar con Haydn para llevar a cabo el proyecto. Finalmente, el himno Gott erhalte Franz den Kaiser, (Dios salve al emperador Francisco) fue presentado como un regalo al emperador el 12 de febrero, el día de su vigésimo noveno cumpleaños. La primera estrofa decía:

Gott erhalte Franz, den Kaiser,
Unsern guten Kaiser Franz!
Lange lebe Franz, der Kaiser,
In des Glückes hellstern Glanz!
Ihm erblühen Lorbeerreiser,
Wo er geht, zum Ehrenkranz!
Gott erhalte Franz, den Kaiser,
Unser guten Kaiser Franz!
¡Dios salve al emperador Francisco,
Nuestro buen emperador Francisco!
¡Larga vida al emperador Francisco
en el más brillante esplendor de la felicidad!
¡Que las ramas de laurel florezcan para él,
donde quiera que vaya, como guirnalda de honor!
¡Dios salve al emperador Francisco,
Nuestro buen emperador Francisco!

Ese mismo año Haydn incluyó la melodía del himno como un tema con variaciones en el segundo movimiento de su cuarteto de cuerda Op 76 N3, conocido por ello como el cuarteto Emperador.

Una flota española que se dirigía hacia Cádiz fue arrastrada hacia el Atlántico por una tormenta, y poco después se encontró con una flota británica que trataba de impedirle el paso. Al amanecer del 14 de febrero ambas flotas estaban en posición de combate frente al cabo San Vicente, en Portugal, y sólo entonces los británicos se dieron cuenta de que la flota española contaba con el doble de barcos, pero era tarde para huir. El capitán británico, John Jervis, observó que la flota española estaba dividida en dos grupos mal dispuestos para el combate, y ordenó que sus barcos se dispusieran entre ambos. El comodoro de Jervis era a la sazón Horatio Nelson, que recibió órdenes de hacer que la línea británica maniobrara para acorralar al grupo menor de la flota española, pero Nelson desobedeció estas órdenes y, rompiendo la formación, se lanzó en persecución del grupo mayor. Jervis exclamó ¿A dónde va ese loco!, pero le envió algunos barcos de apoyo. La iniciativa de Nelson, combinada con la disciplina de los marinos británicos, hizo que el enfrentamiento terminara en una aplastante victoria británica.

El Directorio se había negado a ratificar el armisticio que Bonaparte había firmado con la Santa Sede, pues quería que, además, el Papa se retractara de los breves que había publicado en los últimos años condenando la Revolución Francesa. Pío VI se negó a ello, y Bonaparte condujo su ejército hasta Roma, y el 19 de febrero firmó el tratado de Tolentino, que ratificaba el Armisticio de Bolonia y además el Papa aceptaba cerrar los puertos de la Santa Sede a los enemigos de Francia, así como negarles toda clase de auxilio.

El 2 de marzo Irlanda fue puesta bajo la ley marcial por las estrechas relaciones que los irlandeses mantenían con Francia. La represión incluyó quema de casas, torturas de prisioneros, ejecuciones, etc.

El 4 de marzo John Adams fue investido como segundo presidente de los Estados Unidos.

El 17 de abril Verona se rebeló contra la ocupación francesa. Una multitud se dedicó a asesinar franceses. Las principales víctimas fueron soldados heridos, que convalecían en los hospitales.

Las últimas elecciones en Francia habían dado la mayoría a los monárquicos. El 20 de mayo se renovó el Directorio y Le Tourneur fue sustituido por François de Barthélemy, de modo que, en el nuefo Directorio, Barthélemy y Carnot eran partidarios de los monárquicos, Raubel y La Reveilliere eran republicanos y Paul Barras no se pronunciaba y procuraba nadar entre dos aguas. Los Consejos se dedicaron a abolir todas las leyes contra los emigrados y los sacerdotes refractarios.

El 27 de mayo Horatio Nelson recibió órdenes de vigilar la flota española en Cádiz y esperar la llegada de barcos cargados de oro procedentes de América.

Ese mismo día fue guillotinado Gracchus Babeuf, tras un juicio que había durado dos meses.

El 14 de junio, ante la amenaza francesa, la república de Génova tuvo que cambiar su constitución para imitar el modelo francés, y se convirtió así en la República Ligurina.

La "casi-guerra" contra Francia había despertado sentimientos xenófobos en los Estados Unidos, que fueron canalizados por el partido federalista. El 18 de junio se aprobó una ley que elevaba de cinco a catorce años el periodo de residencia para obtener la ciudadanía americana. Otra ley permitía al presidente expulsar extranjeros sospechosos de traición.

El 29 de junio las Repúblicas Cispadana y Transpadana se unieron en una única República Cisalpina, con capital en Milán. Su órgano de gobierno era un Directorio de cinco hombres asistido por un Gran Consejo. Su badera era tricolor: verde, blanca y roja.

El 3 de julio Nelson atacó Cádiz por tierra y por mar. Su barco chocó con el del comandante español y se entabló una lucha cuerpo a cuerpo entre las dos tripulaciones.

El 14 de julio fue aprobada una ley en los Estados Unidos que imponía severas penas a cualquiera, extranjero o no, que conspirase contra la ejecución de las leyes, hostigase a cualquier funcionario federal que tratara de aplicar la ley o se reuniese para provocar disturbios. También se castigaba duramente a cualquiera que difundiera escritos falsos, escandalosos o maliciosos con la intención de dañar la reputación del presidente, del Congreso o del gobierno federal. Los federalistas usaron descaradamente estas leyes contra los republicanos demócratas.

Ese mismo día, enterado de que los barcos españoles procedentes de América solían hacer escala en las Canarias, Jervis envió a Nelson con la misión de tomar la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Nelson planeaba un ataque por sorpresa, pero sus barcos fueron avistados la noche del 21 de julio. En la madrugada del 22 de julio Nelson intentó un desembarco, pero fue frustrado en parte por el mal tiempo y en parte porque los españoles estaban prevenidos. Unas horas después tuvo éxito un segundo desembarco, pero los británicos no lograron sus objetivos y la noche del 23 de julio embarcaron de nuevo. Antes del amanecer del 25 de julio intentó un nuevo desembarco, pero también fue descubierto. El propio Nelson recibió el impacto de una bala de cañón que le destrozó el brazo y tuvo que ser evacuado. Unos soldados británicos fueron capturados y rebelaron el plan de ataque, lo que dio a los españoles el dominio de la situación. Ese mismo día los británicos firmaron la rendición y se comprometieron a no volver a atacar las islas Canarias. Nelson, en su informe, dijo que se había enfrentado a 8.000 defensores, cuando en realidad fueron 1.700.

El 31 de julio Mantua se rindió ante el asedio francés.

El 28 de agosto, los territorios que Francia había conquistado al oeste del Rin y que Prusia le había reconocido por el tratado de Basilea fueron organizados como la República Cisrenana, con capital en Maguncia.

En Milán, Bonaparte descubrió una supuesta conspiración monárquica que involucraba al general Jean-Charles Pichegru, el presidente del Consejo de los Quinientos, lo que inclinó a Barras en favor de los republicanos y llevó al Directorio a organizar un golpe de estado que tuvo lugar el 4 de septiembre. El general Charles Pierre François Augereau, que Bonaparte había enviado a Francia recientemente para entregar al Directorio las banderas tomadas al enemigo, tomó París con su ejército, Carnot huyó a Alemania, mientras que Pichegru y Barthélemy fueron arrestados junto con otros jefes monárquicos destacados, diputados y periodistas. Se deportó a numerosos diputados y sacerdotes y se anularon las elecciones de 49 departamentos. El Directorio fue completado con Philippe-Antoine Merlin de Douai y Nicolas-Louis François de Neufchâteau.

El 7 de septiembre fue botado en Baltimore el Constellation, el primer buque de guerra estadounidense que merece tal nombre.

El 10 de septiembre se inauguró el congreso de Rastadt, en el que representantes franceses, austríacos y prusianos iban a negociar la ocupación francesa de los territorios de la orilla derecha del Rin según el tratado de Campoformio.

La flota británica del mar del Norte había estado bloqueando a la neerlandesa desde principios de año, pues se tenían noticias de un plan de desembarco en Irlanda. Cuando se recibieron informes de que los neerlandeses habían abandonado el plan, la flota británica recibió órdenes de regresar a puerto, y los neerlandeses, que vieron cómo se retiraba, aprovecharon para salir al mar del Norte. Los británicos fueron informados y dieron media vuelta. El 11 de octubre ambas flotas se encontraron frente a las costas de Camperduin, en Holanda, y la flota británica destrozó a la neerlandesa.

El 17 de octubre Bonaparte firmó con Austria el Tratado de Campoformio, por el que Austria reconocía la soberanía francesa sobre los Países Bajos Austríacos, así como la independencia de las numerosas Repúblicas Hermanas que Francia había creado a su alrededor. Las posesiones venecianas fueron divididas en dos partes, la que contenía a la propia Venecia quedó bajo la soberanía austríaca y la otra parte se anexionó a Francia. Austria abandonó la coalición, que quedó así disuelta, pues ahora Gran Bretaña se enfrentaba a Francia en solitario.

Se daba la paradoja de que en esas "Repúblicas Hermanas" se formaban clubes jacobinos muy activos, que constituían el principal apoyo para la intervención francesa, mientras que en la propia Francia los jacobinos eran combatidos cada vez con más vehemencia por el Directorio. Incluso los seguidores de Babeuf realizaban fuertes campañas propagandísticas fuera de Francia de sus ideas protocomunistas, confiando en que más adelante llegaran mejores tiempos para implantarlas en su patria.

Cuando Nelson llegó a Gran Bretaña, se enteró de la victoria de Camperduin y exclamó que habría dado su otro brazo por haber estado presente. Por lo visto, no sentía especial apego hacia sus miembros, pues tres años atrás ya había perdido el ojo derecho durante una operación en Córcega.

John Adams envió nuevamente a Francia a Charles Pinckney, que llegó a París el 4 de octubre acompañado de John Marshall y France Gerry. Por segunda vez, se encontraron con que les era imposible ponerse en contacto con el ministro de asuntos exteriores, a la sazón Charles Maurice de Talleyrand-Périgord. Sin embargo, lograron comunicarse con él a través de varios intermediarios franceses, quienes les hicieron saber que Talleyrand estaría dispuesto a recibirlos y a llegar a un acuerdo si se cumplían ciertas condiciones, una de las cuales era que pagaran un sustancioso soborno al ministro. Cuando Talleyrand constató que los americanos no estaban dispuestos a pagarle, los recibió finalmente, pero no llegó a ningún acuerdo con ellos. Por su parte, Suecia y Dinamarca firmaron un tratado de neutralidad armada para protegerse de posibles ataques británicos a sus barcos mercantes.

El primer ministro español Manuel Godoy se casó con María Teresa de Borbón, condesa de Chinchón y sobrina del rey Carlos IV. La boda causó escándalo entre la nobleza española, por el origen humilde del ministro, que además tenía una amante.

El 21 de octubre fue botado en Boston el Constitution, un segundo buque de guerra.

El 22 de octubre un joven francés de 28 años llamado André Jacques Garnerin ascendió con su globo de hidrógeno hasta unos 350 metros de altura y desde allí se arrojó al vacío, y llegó a tierra sano y salvo entre una multitud congregada para presenciar la demostración de un paracaídas de su invención. Al año siguiente, su esposa Genevieve Labrosee se convirtió en la primera mujer en lanzarse en paracaídas.

El 1 de noviembre, Pinckney y Marshall dieron por zanjadas las negociaciones y regresaron a los Estados Unidos, aunque Gerry se quedó un tiempo más en París tratando de evitar una guerra. Adams hizo públicas las negociaciones con Francia, aunque sustituyendo los nombres de los intermediarios de Talleyrand por las letras X, Y, Z, por lo que el caso fue pronto conocido como "el asunto XYZ". La opinión pública estadounidense denunció la corrupción francesa, se mostró partidaria de declarar la guerra a Francia y apoyó calurosamente al presidente Adams, que obtuvo así una popularidad que nunca se habría esperado. Por esta época, un abogado llamado Joseph Hopkinson puso una patriótica letra a una marcha que el violinista Philip Phile había compuesto para la primera ceremonia de investidura de George Washington como presidente de los Estados Unidos. Así, la "President March" se convirtió en "Hail Columbia" (Columbia es un nombre poético para América). En ella, junto a los elogios de rigor hacia Washington, se dice de Adams:

Behold the chief who now commands,
Once more to serve his country stands.
The rock on which the storm will break,
But armed in virtue, firm, and true,
His hopes are fixed on Heaven and you.
When hope was sinking in dismay,
When glooms obscured Columbia's day,
His steady mind, from changes free,
Resolved on death or liberty.
Mirad al jefe que ahora gobierna,
Una vez más está ahí para servir a su país.
La roca en la que se estrellará la tempestad,
pero, armado de virtud firme y verdadera
sus  esperanzas están puestas en el Cielo y en vosotros.
Cuando la esperanza se hundía en el desmayo,
cuando las sombras oscurecían el día de Columbia,
su espíritu constante, ajeno a los cambios,
decidió muerte o libertad.

Hail Columbia se convirtió pronto de manera extraoficial en el himno de los Estados Unidos. A pesar de la predisposición popular, Adams no quiso arrastrar al país a una guerra insensata. Se estaba preparando para ella, pero dejó a Francia la posibilidad de iniciarla. A lo largo del año siguiente, Francia y los Estados Unidos mantuvieron una guerra no declarada, en la que sus barcos luchaban cada vez que se encontraban en alta mar. Aunque los resultados fueron más o menos iguales para ambos bandos, en general los Estados Unidos llevaban cierta ventaja.

Eli Whitney, el inventor de la desmotadora, comprendió que no iba a conseguir nada con los pleitos por la usurpación de su patente y abandonó su causa. Se instaló en Connecticut y se dedicó a la manufactura de armas de fuego. También en esta área realizó una valiosa aportación: logró fabricar piezas intercambiables, es decir, piezas diseñadas con tal precisión que cualquiera podía unirse con cualquier otra para formar un arma completa, lo que abría las puertas de la fabricación en serie.

El 16 de noviembre murió el rey Federico Guillermo II de Prusia. Dejó el estado en bancarrota, y la imagen exterior de Prusia desacreditada por su salida por conveniencia de la coalición contra Francia. Fue sucedido por su hijo Federico Guillermo III, que inmediatamente redujo los gastos de la corona, despidió a los ministros de su padre e inició algunas reformas: restableció la tolerancia religiosa y moderó la censura.

El 19 de noviembre Ancona se convirtió en la capital de una nueva república hermana, la República de Ancona.

El Directorio seguía sin estar satisfecho con el acuerdo firmado con la Santa Sede, así que envió como embajador a José Bonaparte, hermano mayor de Napoleón y que formaba parte del Consejo de los Quinientos. Su misión era la de organizar una revolución en los Estados Pontificios. En diciembre, agentes secretos franceses agitaron a la población y se produjo una revuelta en la que murió accidentalmente el general francés Léonard Duphot, lo que el Directorio aprovechó para reanudar las hostilidades.

Bonaparte regresó a Francia entre aclamaciones. En una recepción que le ofreció el Directorio conoció personalmente al pintor David, al que ya le había ofrecido reunirse con él en Milán brindándole su protección. Ahora David le propuso pintar su retrato, y lo empezó, pero Bonaparte sólo aceptó posar durante una sesión y el cuadro quedó inacabado.

Lagrange publicó su Théorie des fonctions analytiques, el primer tratado sistemático sobre las funciones de una variable real.

Un químico francés llamado Louis Nicolas Vauquelin se dedicaba a estudiar y analizar minerales. En un mineral de plomo procedente de Siberia identificó un nuevo elemento al que llamó cromo, y que después encontró como componente de algunas piedras preciosas, como el rubí y la esmeralda.

Kant publicó su Metafísica de las costumbres.

Schiller fundó una nueva revista: El almanaque de las Musas, en la que publicó una colección de epigramas llamados Xenias en colaboración con su amigo Goethe. Ambos escribieron sendas colecciones de baladas para publicarlas en la nueva revista. Con las suyas, Goethe recobró el éxito popular, que había perdido desde su Werther, una de las más famosas es El aprendiz de brujo. Mientras tanto, Goethe publicó también su epopeya Hermann y Dorotea, y Shiller, por su parte, trabajaba en una trilogía en verso titulada Wallenstein, de la que había publicado ya la primera parte: El campamento de Wallenstein.

Ese año fue asesinado el sha de Persia Muhammad Kan. Fue sucedido por su sobrino Fath Alí Sha Kayar.

Para financiar la guerra contra Gran Bretaña, el primer ministro español Manuel Godoy promulgó en 1798 una ley de desamortización por la que se ponía a la venta ciertas propiedades eclesiásticas. La Iglesia recibía a cambio unos "vales" que teóricamente iban a proporcionar las mismas rentas que las tierras expropiadas.

El 8 de enero el Concreso de los Estados Unidos aprobó la Undécima Enmienda a la Constitución, por la que se prohibía al gobierno federal implicarse en una demanda contra un Estado por un ciudadano de otro Estado o nación.

El 11 de febrero el ejército francés, bajo el mando del general Luis-Alexandre Berthier entró en Roma. El Papa Pío VI fue depuesto y deportado a la Toscana.

El 12 de febrero murió en San Petersburgo el derrocado rey de Polonia Estanislao II.

El 15 de febrero se proclamó la República Romana, que incorporó a la de Ancona.

La fama de Bonaparte hacía recelar al Directorio, que temía que acabara con la república convertido en un nuevo Julio César. Con el propósito de alejarlo de París, le propusieron organizar nada menos que una invasión de Gran Bretaña. Bonaparte inspeccionó las costas y los efectivos franceses y, viendo que el proyecto era inviable y que incluso podría arruinar su hasta entonces brillante carrera, el 23 de febrero logró convencer al Directorio para abandonar el plan y, en su lugar, preparar una expedición a Egipto que interrumpiera el comercio británico con las Indias. Los directores observaron que Egipto estaba aún más lejos que Gran Bretaña y aprobaron la idea.

Por más que Godoy se esforzaba por complacer al Directorio, los franceses desconfiaban de él, y provocaron su caída el 28 de marzo. Fue sucedido por Francisco de Saavedra, al que Godoy había nombrado el año anterior ministro de Hacienda. Era un ilustrado amigo de Jovellanos, que por la misma época había aceptado el cargo de ministro de Justicia y ahora era una de las personas más influyentes en la política española.

El 24 de abril, un oficial británico llamado William Sidney Smith, prisionero en París y condenado a la guillotina fue liberado por orden del ministro de marina. Poco después se descubrió que la orden era falsa, y que la había preparado un oficial realista llamado Antoine Le Picard de Phélippeaux, que había sido compañero de Bonaparte en la Real Escuela Militar de París, y que había sido presentada por cuatro hombres disfrazados de gendarmes. El caso fue que el plan tuvo éxito y ambos pudieron llegar hasta Gran Bretaña.

El 11 de mayo el parlamento francés aprobó una ley por la que 106 diputados izquierdistas fueron privados de sus respectivos escaños en el Consejo de los Quinientos, en lo que constituyó prácticamente un golpe de estado no violento. El 15 de mayo, Neufchâteau fue reemplazado en el Directorio por Jean-Baptiste Treilhard.

Rodeada por los ejércitos franceses, las tensiones internas en Suiza terminaron con el triunfo de los jacobinos, que el 12 de abril convirtieron a la Confederación Helvética en la República Helvética, una más de las repúblicas hermanas de Francia. También el ducado de Saboya se convirtió en la República Piamontesa.

El 19 de mayo Bonaparte zarpó de Toulon con el grueso de la flota francesa rumbo a Egipto.

Irlanda seguía esperando el apoyo francés para rebelarse contra el dominio británico, pero finalmente los Irlandeses Unidos fraguaron una rebelión llegara o no dicho apoyo. Los rebeldes planearon tomar Dublín el 23 de mayo e interceptar todos los correos para retrasar la difusión de la noticia. Sin embargo, las autoridades británicas descubrieron el plan y un ejército llegó a Dublín apenas una hora antes del momento en que los rebeldes pensaban reunirse. Éstos se dispersaron aterrados, pero el 24 de mayo estalló la revolución en los alrededores de Dublín y paulatinamente se fue extendiendo por la isla. Los rebeldes actuaban con tácticas de guerrilla. Lo que en principio era un conflicto político se convirtió en un conflicto religioso, pues los católicos se alinearon con los rebeldes y los protestantes con los leales. Las atrocidades se multiplicaron en ambos bandos. El gobierno británico encomendó el asunto al general Cornwallis, que fue nombrado virrey de Irlanda.

El físico británico Henry Cavendish, con la ayuda de una balanza de torsión, midió la constante de gravitación universal, de la que dedujo la densidad media de la Tierra.

Un barco británico bajo el mando del lugarteniente Matthew Flinders pasó por el estrecho que separa Australia de la isla de Tasmania, demostrando finalmente la insularidad de ésta. Unos años después, el estrecho recibió el nombre de estrecho de Bass, en honor de su amigo George Bass, el médico del barco.

Ese año se publicó anónimamente en Londres un Ensayo sobre el Principio de la población, y sus consecuencias sobre el progreso futuro de la sociedad, con notas sobre las especulaciones de Mr. Godwin, M. Condorcet y otros autores. Pronto se supo que su autor era el reverendo Thomas Robert Malthus. En su obra sostiene que la población crece mucho más rápidamente que los recursos alimenticios, y que si ello no lleva a un colapso es gracias a que el crecimiento de la población está limitado por las enfermedades, el hambre, la pobreza, las guerras etc., que son, pues, necesarias e inevitables para la subsistencia de la sociedad. Por ello, se opone a las llamada "poor laws" que pretendían aliviar las condiciones de vida de las clases desfavorecidas. Malthus consideraba que cualquier intento de mejorar el nivel de vida de los pobres sólo haría aumentar su número, y con ello el número de desempleados, lo que a su vez haría bajar los salarios (por el exceso de oferta laboral), subir los precios (por el exceso de demanda) y arrastraría a la pobreza a gentes que antes no eran pobres. Además, ayudar a los pobres sólo da lugar a situaciones desagradables:

Un hombre, si la sociedad no necesita de su trabajo, no tiene el menor derecho a reclamar su parte de alimento y, en realidad, sobra. No hay lugar para él en el gran banquete de la naturaleza. Ésta le ordena irse y no tardará mucho en ejecutar su orden ella misma a menos que él recurra a la compasión de algunos convidados [...] si éstos se aprietan un poco más para dejarle sitio, otros se presentarán enseguida reclamando los mismos favores. La noticia de que hay alimentos para todos los que lleguen llenará la sala de numerosos postulantes. El orden y la armonía del festín se verán así perturbados [...] y la alegría de los convidados quedará anulada ante el espectáculo de la miseria y la penuria visibles a lo largo y ancho de la sala, así como por los importunos clamores de quienes, con toda razón, montarán en cólera al no encontrar los alimentos que se les habían prometido.

Por ello, tratar de evitar guerras y enfermedades sólo podría ser razonable si, como contrapartida, se toman medidas contra el incremento de la población, entre las que Malthus sugiere el aborto, el control de la natalidad, el restraso del matrimonio, el celibato o, en su defecto, el recurso a la prostitución.

Bonaparte logró esquivar a la flota británica de Nelson y, para asegurar las comunicaciones con Francia, el 10 de junio se apoderó de la isla de Malta.

El 19 de junio, dejando una guarnición de 3000 hombres en Malta, la flota francesa zarpó rumbo a Alejandría. Nelson llegó a Malta, pero no pudo averiguar el destino de Bonaparte. Aun así, conjeturó que era Alejandría, pero llegó el 28 de junio, antes que los franceses. Al no hallar rastro de ellos, se puso a explorar la costa. El 1 de junio, cuando Nelson no estaba, llegó Bonaparte a Alejandría, que fue tomada el 2 de julio. Allí dejó otros 3000 hombres y remontó el Nilo hacia El Cairo. El 13 de julio se produjo el primer enfrentamiento importante entre franceses y otomanos. En Chebreiss, la caballería mameluca no tuvo nada que hacer ante la artillería francesa y se retiró a El Cairo. En la explanada de Giza, en la orilla izquierda del nilo, se reunieron unos 10.000 jinetes mamelucos y unos 30.000 jenízaros y aliados árabes, dispuestos a proteger la capital, situada a la orilla derecha. Allí se hicieron rápidas obras de fortificación y unas 50 piezas de artillería fueron dispuestas en un campo cercano.

Al amanecer del 21 de julio el ejército de Bonaparte se encontraba frente al ejército otomano, y tuvo lugar la batalla de las Pirámides. Se atribuye al general francés esta arenga:

¡Soldados! Habéis venido a estas regiones para arrancárselas a la barbarie, para traer la civilización a Oriente y librar a esta bella parte del mundo del yugo de Inglaterra.Vamos a luchar. Pensad que desde lo alto de estos monumentos cuarenta siglos os contemplan.

Las burdas cargas desorganizadas de la caballería otomana no fueron rival para el ejército francés, hábilmente organizado por Bonaparte, que no tardó en apoderarse de la artillería mameluca y situar al enemigo entre dos fuegos. Los otomanos perdieron unos 17.000 hombres, los franceses, entre muertos y heridos, unos 340. Los restos del ejército otomano huyeron cruzando el Nilo como pudieron y fueron perseguidos por una división francesa.

El 24 de julio Bonaparte entró en El Cairo y allí fundó el Instituto Francés de El Cairo, dedicado a las investigaciones arqueológicas. Entre los asesores científicos de Bonaparte en Egipto se encontraban el matemático Joseph Fourier y el químico Claude Louis Berthollet.

Mientras tanto, Nelson había rastreado el Mediterráneo en busca de la flota francesa y había repostado en Nápoles, luego había probado suerte en Chipre y finalmente decidió buscar de nuevo en Alejandría. Finalmente, el 1 de agosto localizó la flota francesa anclada en el puerto de Abu Qir. Cerca del anochecer se lanzó al ataque, cuando los franceses pensaban que no atacaría hasta el día siguiente. Pilló a la flota francesa desprevenida, mal orientada y con muchos hombres en tierra, en labores de aprovisionamiento. La Batalla del Nilo terminó con una completa victoria británica.

En la India, el sultán Tipu Sahib de Mysore, creyendo que recibiría apoyo francés declaró de nuevo la guerra a los británicos, pero tras la Batalla del Nilo los británicos empezaron a concentrar fuerzas contra él.

En España, Jovellanos cayó en desgracia por obra y gracia de Godoy y de la camarilla de la reina.

Haydn estrenó La creación, uno de sus oratorios más famosos.

David terminó El rapto de las sabinas, un cuadro en el que había estado trabajando los últimos años. En su realización colaboraron con él varios alumnos, entre ellos el joven Jean-Auguste Dominique Ingres, de dieciocho años, que había empezado a estudiar con él el año anterior.

Hacía ya un par de meses que los principales focos de rebelión en Irlanda habían sido sofocados, pero el 22 de agosto un millar de soldados franceses bajo el mando del general Jean Joseph Amable Humbert desembarcaron en el noroeste de la isla, a los que pronto se unieron unos 5.000 rebeldes. El 27 de agosto obtuvieron una victoria en Castlebar.

Aunque los españoles habían cedido a Francia su parte de La Española, los británicos seguían ocupando parte de la isla, aunque finalmente fueron expulsados por Toussaint Louverture, que contaba con un ejército de 51.000 soldados, entre ellos 3.000 blancos. El 31 de octubre los británicos abandonaban la isla.

Tras algunas pequeñas victorias, Humbert fue derrotado y capturado en Ballinamuck el 8 de septiembre.

La victoria en la Batalla del Nilo permitió a Gran Bretaña recuperar el apoyo de Austria contra Francia, y se formó así la Segunda coalición, a la que se incorporó también Rusia. El 9 de septiembre el Imperio Otomano se unió a la Segunda coalición y declaró la guerra a Francia. Poco después se unieron a la Coalición el reino de las Dos Sicilias y Suecia.

Los prisioneros franceses capturados en Irlanda fueron repatriados, mientras el ejército británico inició una brutal campaña de represión que culminó el 28 de septiembre en Killala. Un tribunal militar juzgó y condenó a los principales cabecillas de la rebelión. Unos días antes, desconociendo las últimas derrotas, Francia envió una nueva flota a Irlanda, en la que viajaba el propio Theobald Wolfe Tone. Tras eludir a una flota británica, llegó a ante la costa irlandesa la noche del 10 de octubre, pero no pudo encontrar un lugar donde desembarcar. Pasó la noche cerca de la isla Tory, y al amanecer del 11 de octubre fue avistada de nuevo por la flota británica. Las dos flotas estaban algo dispersas. Se inició una batalla en la que, poco a poco, los barcos franceses se fueron rindiendo, y que se prolongó hasta el 12 de octubre. Esta batalla supuso el fin definitivo de la rebelión irlandesa.

El 21 de octubre se produjo una revuelta popular en El Cairo contra la dominación francesa, más concretamente contra el exceso de impuestos. Al parecer, fue suscitada por un panfleto distribuido por los turcos y contaba con el apoyo de tribus árabes del desierto. Se desencadenó una persecución en la que todos los franceses que encontró la multitud fueron degollados. El ejército respondió con ferocidad. Bonaparte hizo retroceder al desierto a los árabes que apoyaban la revuelta y rodeó la ciudad con su artillería. El cielo se cubrió de nubes y estalló una fuerte tormenta. Era un fenómeno muy poco usual en Egipto, por lo que los egipcios lo interpretaron como una señal divina en su contra. Pidieron clemencia, pero Bonaparte (que ya había intentado en vano negociar anteriormente) les hizo llegar esta respuesta: "Vosotros habéis empezado, a mí me toca terminar". Seguidamente ordenó a su artillería derribar la Gran Mezquita. Sus soldados tomaron las puertas de la ciudad, entraron y saldaron cuentas matando a más de 5.000 hombres. Tras mostrar algunas cabezas cortadas a la multitud, la ciudad fue pacificada.

El 10 de noviembre, el irlandés Theobald Wolfe Tone fue reconocido y apresado.

El 16 de noviembre la legislatura del Estado de Kentucky aprobó una resolución redactada por Jefferson por la que declaraba inconstitucionales las leyes sobre extranjería y sedición. Aunque no se hacía hincapié en ello, la resolución daba a entender que los Estados tenían derecho a prohibir leyes federales cuando éstas se consideraban inconstitucionales.

El 19 de noviembre Theobald Wolfe fue juzgado por traición y condenado a muerte.

Tras la batalla del Nilo, Nelson había sido recibido en Nápoles como un héroe. Cuando ya estaba pensando en regresar a Gran Bretaña, el rey Fernando IV de las Dos Sicilias fue finalmente persuadido para declarar la guerra a Francia, y Nelson participó en un ataque contra Roma. El 27 de noviembre fue tomada, pero el 5 de diciembre los franceses, bajo el mando del general Jean Étienne Vachier Championnet, derrotaron a los napolitanos en Civita Castellana y el 14 de diciembre retomaron Roma. Continuando hacia el sur, llegaron hasta la capital napolitana. El 22 de diciembre Nelson ayudó a evacuar a la familia real, que se retiró a Sicilia. El cardenal Fabrizio Ruffo, actuando en nombre del rey, empezó a organizar un ejército de campesinos, prisioneros y bandidos para oponerse a los franceses. Su principal apoyo fue un forajido llamado Michele Pezza, más conocido como Fra Diavolo, porque vestía hábitos de monje. Su acción fue bastante eficaz, pero no pudo evitar la entrada de los franceses en Nápoles, a la que ayudaron en parte los propios jacobinos napolitanos.

En Bolonia murió el médico Luigi Galvani. Había sido despedido de todos sus cargos al negarse a reconocer la república Cisalpina.

Vauquelin identificó un nuevo elemento químico en la piedra semipreciosa llamada berilo, por lo que le dio el nombre de berilio. Después lo encontró también como componente de las esmeraldas. Ese mismo año Klaproth aisló por primera vez otro elemento químico al que llamó telurio, que había sido descubierto dieciséis años atrás  por un geólogo alemán llamado Franz-Joseph Müller von Reichenstein, mientras tabajaba como supervisor en unas minas en Hungría.

El 24 de diciembre el Estado de Virginia aprobó una resolución similar a la de Kentucky sobre las leyes de extranjería, esta vez redactada por James Madison.

El 10 de enero de 1799 Championnet tomó Capua y el 23 de enero entraba en Nápoles. Ese mismo día fue proclamada la República Partenópea (en referencia a una antigua colonia Griega situada en el lugar de la capital napolitana), que comprendía toda la parte continental del antiguo reino de las Dos Sicilias. Cimarosa, que era un republicano convencido, compuso un himno patriótico para una ceremonia en la que se quemó la bandera borbónica.

El 9 de febrero los Estados Unidos lograron su éxito más notable en su casi-guerra contra Francia cuando el Constellation capturó a la fragata de guerra L'Insurgente.

El 10 de febrero Bonaparte dejó El Cairo dispuesto a enfrentarse en Siria contra el ejército turco. El 18 de febrero puso sitio a la ciudad de El-Arich, cerca de la península del Sinaí, y la tomó el 19 de febrero.

Unos días antes, el general Championnet había caído en desgracia. El 24 de febrero fue arrestado por orden del directorio, acusado de abuso de poder. Fue llevado ante un consejo de guerra y encarcelado.

En la India tres ejércitos invadieron el sultanato de Mysore: dos británicos y uno nativo, procedente de Bombay. Los ejércitos británicos estaban conducidos por el gobernador Richard Colley Wellesley y su hermano Arthur Colley Wellesley. Pronto pusieron bajo asedio la capital.

Las negociaciones del congreso de Rastadt estaban estancadas, pues, estando Bonaparte aislado en Egipto, los austríacos trataban de ganar tiempo mientras esperaban la llegada de refuerzos rusos. El directorio perdió la paciencia y ordenó que el 1 de marzo un ejército francés cruzara el Rin.

El 3 de marzo Bonaparte atacó la ciudad de Jaffa. En la noche del 4 de marzo la artillería francesa abrió una brecha en la muralla, pero los turcos la protegieron con su artillería. El 6 de marzo Bonaparte controlaba ya la muralla exterior. La mañana del 7 de marzo envió un prisionero turco para pedir la rendición, pero el responsable turco lo hizo decapitar y ordenó a sus hombres que salieran al combate. Los franceses atacaron, una torre se derrumbó. Poco después Bonaparte consideró la brecha practicable y ordenó la entrada. Al mismo tiempo, otra división descubrió por casualidad un paso subterráneo que conducía al centro de la ciudad. Así, los franceses entraron y persiguieron por las calles a lo que quedaba de la guarnición otomana. Unos 3.000 soldados se rindieron a cambio de la promesa de salvar sus vidas. La ciudad fue saqueada durante dos días. El 10 de marzo, Bonaparte hizo ejecutar a los 3.000 prisioneros. Empezaron fusilándolos, pero como las municiones eran escasas, la mayoría fue degollada. En el mismo momento que se le había notificado la rendición, Bonaparte había exclamado: "¿Qué quieren que haga con tantos prisioneros? ¿tengo víveres para alimentarlos? ¿tengo cárceles donde encerrarlos? ¿Qué demonios pretenden?"  Por esas fechas su ejército empezó a sufrir una epidemia de peste. Bonaparte se mostró favorable a administrar a los enfermos terminales fuertes dosis de opio para acabar rápidamente con sus vidas, es decir, a practicarles la eutanasia, pero su médico se opuso enérgicamente.

Las islas jónicas que habían pertenecido a Venecia estaban ahora bajo dominio francés, y habían adoptado la Constitución francesa. Sin embargo, el entusiasmo con que sus habitantes habían recibido a los franceses que llegaban para abolir los privilegios aristocráticos se fue enfriando con los excesos de sus soldados y la subida de impuestos. Rusia y el Imperio Otomano se habían puesto de acuerdo para aprovechar este descontento popular y habían enviado un ejército conjunto para expulsar a los franceses. Ahora, tras cuatro meses de asedio, los franceses rindieron Corfú, su último reducto en las islas.

Los embajadores franceses en Rastadt aprovechaban su inmunidad diplomática para obtener información sobre los movimientos de tropas enemigas. Sus actividades fueron descubiertas y se les ordenó regresar a Francia. El 17 de marzo se ordenó abrir toda la correspondencia de los embajadores franceses.

Tras haberse apoderado de diversas ciudades por el camino, donde obtuvo víveres y municiones,  el 19 de marzo Bonaparte puso sitio a San Juan de Acre. Sin embargo, la ciudad pudo recibir aprovisionamiento por mar. De esto se encargó Sidney Smith, que había sido nombrado contraalmirante y había sido puesto al frente de una escuadra que recientemente había bombardeado Alejandría. Además, el emigrado Phélippeaux desembarcó en la ciudad y asesoró a los artilleros otomanos. Unos meses después moriría por la peste.

El 22 de marzo todos los embajadores abandonaron Rastadt excepto los franceses, pues no se les había proporcionado ninguna escolta.

El 25 de marzo el archiduque Carlos de Austria, hermano del emperador, derrotó a los franceses en Stockach. En un momento dado, el archiduque bajó de su caballo y cargó al frente de sus granaderos.

El 28 de marzo los embajadores franceses en Rastadt recibieron el ultimatum de abandonar la ciudad en veinticuatro horas, y nuevamente se les negó una escolta. Salieron de noche, y fueron asaltados por soldados austríacos. Dos de ellos murieron, y otros dos pudieron escapar con vida. Su documentación fue llevada a Viena. Más tarde se investigó lo sucedido y los austríacos prometieron castigar a los culpables, pero no se aclaró nada.

Enterado de que el ejército otomano acudía a San Juan de Acre, Napoleón envió a su encuentro un destacamento de 3.000 hombres que encontraron al enemigo el 16 de abril, al pie del monte Tabor. A pesar de que los turcos contaban con 25.000 jinetes y 10.000 soldados de infantería, la llegada del propio Bonaparte con 3.000 hombres más al cabo de unas horas de combate fue decisiva. Atacado por dos frentes, el ejército turco fue derrotado y tuvo unos 6.000 muertos, frente a los dos muertos y 60 heridos del lado francés.

El 25 de abril el ejército francés se enfrentó en Cassano (al norte de Italia) con un ejército ruso-austríaco bajo el mando del general Alexander Suvórov, que acababa de entrar en la península cruzando los Alpes. Los combates se sucedieron varios días, hasta que el 27 de abril los franceses tuvieron que retirarse a Milán con 2.000 muertos y 3.000 prisioneros. El 29 de abril Suvórov entró en Milán mientras los franceses se retiraban a Génova.

El 4 de mayo el ejército británico abrió una brecha en las defensas de Srirangapattana, la capital de Mysore. El sultán Tipu Sahib se lanzó a defenderla y murió de un disparo. La mayor parte de sus dominios quedaron bajo control británico. Arthur Wellesley fue nombrado por su hermano gobernador de Mysore.

El 7 de mayo una flota turca hizo desembarcar 12.000 hombres en San Juan de Acre, con víveres y municiones, mientras que el ejército francés estaba cada vez en peor estado.

El 16 de mayo se produjo la renovación anual del directorio, por la que Reubell fue sustituido por el abate Sieyès, que empezó a preparar un golpe de estado como único medio para modificar la Constitución, ya que ésta estipulaba que no podía ser revisada en un plazo de nueve años.

Tras haber evacuado a los heridos, el 17 de mayo, Bonaparte anunció a sus hombres su decisión de poner fin al asedio de San Juan de Acre.

El 18 de mayo murió en París el escritor Beaumarchais.

El 21 de mayo los últimos restos del ejército francés en San Juan de Acre marcharon hacia El Cairo. Los heridos habían sido embarcados hacia Jaffa, pero los barcos fueron capturados por la flota de Sidney Smith.

Del 4 al 7 de junio el archiduque Carlos de Austria combatió a los franceses en Zurich y obtuvo una nueva victoria.

El 14 de junio Bonaparte estaba de nuevo en El Cairo.

El abate Sieyès, aliado con Barras, empezó a intrigar para expulsar del Directorio a sus tres colegas. El 17 de junio lograron que el consejo de los Quinientos revocara la elección de Treilhard por una irregularidad, y fue sustituido por Louis Gohier, un antiguo diputado jacobino. El 18 de junio el consejo de los Quinientos vertió acusaciones contra los otros dos directores: La Révellière y Merlin de Douai.  Barras y Sieyès los presionan para que dimitan y finalmente acceden. El 19 de junio fueron elegidos dos nuevos directores: Pierre-Roger Ducos y Jean-François Moulin. La alianza entre Sieyès y Barras había sido circunstancial, y pronto los nuevos directores se alinearon con uno o con otro: Moulin y Gohier, de tendencias jacobinas, simpatizaron con Barras, mientras que Ducos se puso de lado del revisionismo de Sieyès.

Mientras tanto, durante esos tres días, el ejército del general Suvórov se enfrentó junto al río Trebia al ejército francés destacado en Roma, y obtuvo una nueva victoria. Los franceses tuvieron 6.000 muertos y 12.000 prisioneros, frente a los 900 muertos y 4.300 heridos del bando ruso-austríaco. El 20 de junio fue disuelta la república Piamontesa, y el ducado de Saboya quedó de nuevo bajo la soberanía del rey Carlos Manuel II de Cerdeña.

El 22 de junio se presentó en París el sistema métrico decimal elaborado por los científicos franceses. Se habían construido unos patrones de metro y kilogramo en una aleación de platino. El metro se definió como la diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, y el kilogramo como el peso de un decímetro cúbico de agua en determinadas condiciones de presión y temperatura.

Los ejércitos franceses que ocupaban Nápoles fueron llamados al norte, con lo que dejaron el sur prácticamente indefenso. Los realistas, con ayuda británica, no tardaron en reconquistar todo el reino de Nápoles. El cardenal Ruffo logró la rendición de la ciudad garantizando que no se tomaría represalias contra los republicanos, pero el rey Fernando I no cumplió el trato y desencadenó una sangrienta represión. El 24 de junio la república Partenópea dejó de existir. Cimarosa se apresuró a componer un himno al rey Fernando I, lo que no le libró de ser encarcelado por su apoyo a los republicanos.

El 14 de julio Sidney Smith desembarcó en Aboukir un ejército turco de 16.000 hombres, bajo el mando de Mustafá, hijo del sultán Abdulhamid I y primo del sultán actual, Selim III. Mientras tanto, los franceses seguían sus investigaciones arqueológicas en Egipto. El 15 de julio, en un pueblo del delta del Nilo llamado Rashid, pero que los franceses habían deformado a Rosette, se encontró una piedra de granito negro con una inscripción con un decreto del rey Ptolomeo V en griego y traducida al demótico (la variedad más moderna de la lengua egipcia) y a la escritura jeroglífica egipcia. Se la conoce como la piedra de Rosetta.

El 25 de julio Bonaparte se encontraba frente a Aboukir con todos los hombres que había podido reunir. Tras un primer ataque frustrado francés, Mustafá ordenó a sus hombres salir y cortar la cabeza a los (pocos) soldados franceses muertos. El 1 de agosto los franceses lanzaron un furioso ataque. Unos 2.000 turcos murieron en el campo de batalla, mientras otros 4.000 murieron ahogados al lanzarse al mar tratando de llegar a sus barcos. Dentro de Aboukir quedaban otros 3.000 hombres, de los cuales unos 1.000 murieron y el resto fue hecho prisionero. Por su parte, los franceses tuvieron 220 muertos y unos 600 heridos.

El abate Sieyès había confiado la campaña de Italia al general Barthélemy Catherine Joubert. Cuando Suvórov se enteró de la designación dijo "Es un jovencito que viene a la escuela. Vamos a darle una lección". Sus ejércitos se encontraron en Novi el 15 de agosto y Joubert recibió la lección, pero no la recordó mucho tiempo, pues murió en el combate. Sus pérdidas se elevaron a 10.000 muertos o heridos, más 4.600 prisioneros y, a consecuencia de esta derrota, los ejércitos franceses tuvieron que evacuar Italia. Joubert fue sustituido por Championnet, que había sido excarcelado tras los últimos cambios de Directores.

El 29 de agosto murió el Papa Pío VI. Puesto que Roma estaba en poder de los republicanos, los cardenales acordaron reunirse en Venecia, que estaba bajo dominio austríaco.

El Directorio
Índice El Consulado