HISTORIA











ANTERIOR


EL DIRECTORIO

SIGUIENTE

Un impuesto sobre el whisky aprobado tres años atrás había causado indignación entre ciertos sectores de los Estados Unidos, especialmente en Pennsylvania, donde muchos granjeros convertían en whisky el excedente de cereales porque era más fácil de transportar, y el impuesto reducía su margen de beneficios. Ahora se empezaban a tomar medidas para hacer efectiva la recaudación del impuesto, y las protestas se intensificaron. Algunos inspectores de hacienda fueron alquitranados y emplumados, por ejemplo, hasta que estalló una auténtica revuelta conocida como la rebelión del whisky. El gobernador de Pennsylvania no hizo nada, y Hamilton urgió a Washington para que tomara cartas en el asunto. El 7 de agosto de 1794 organizó un ejército de 13.000 hombres que marchó a Pennsylvania con Hamilton a su frente, acompañado del propio Washington.

El 10 de agosto tras varios meses de asedio y bombardeos por parte de la flota británica, los franceses abandonaron la ciudad corsa de Calvi.

En cuanto a la lucha contra los indios de Ohio, Washington la puso en manos del general Anthony Wayne, que organizó un nuevo ejército y lo condujo por el mismo camino que tres años atrás había seguido Saint Clair y construyó un fuerte bautizado como Fort Defiance, a unos sesenta kilómetros de Fort Miami, que, pese a estar en territorio estadounidense, todavía estaba en manos británicas, y servía de punto de suministro para los indios. Éstos rechazaron las ofertas de diálogo y se retiraron hacia el fuerte británico, donde construyeron un parapeto con árboles caídos. El 20 de agosto Wayne ordenó el ataque y la caballería estadounidense saltó sobre las barricadas indias, tras lo cual los indios no tardaron en darse a la fuga.

El 28 de agosto el Papa Pío VI promulgó la bula Auctorem fidei, en la que condenaba el jansenismo del obispo de Pistoia, Scipione de'Ricci.

El 1 de septiembre Vancouver estaba de nuevo en la bahía de Nutka, donde se enteró de que unos meses antes había muerto el que había sido su interlocutor en la crisis de Nutka, Juan Francisco Bodega y Quadra.

El 3 de septiembre François Babeuf lanzó un nuevo periódico, inicialmente titulado Journal de la liberté de la presse, aunque poco después cambiaría tu título por el de Le Tribun du Peuple, que adquirió una gran audiencia en su denuncia de los métodos violentos de los termidorianos. Firmaba sus artículos como Gracchus Babeuf, y con ese nombre es más conocido.

El 14 de septiembre Charette derrotó en Fréligné con la ayuda de 3.000 hombres a un ejército republicano de 2.000, de los cuales unos 1.200 resultaron muertos.

El 18 de septiembre la Convención Nacional Francesa estableció una nueva legislación que sancionaba la separación entre Iglesia y Estado. Ese mismo día, los ejércitos franceses derrotaban a los austríacos en Sprimont, en los Países Bajos, los cuales tuvieron que abandonar el territorio y replegarse hacia Alemania.

El 15 de octubre el marqués de Sade fue excarcelado. Durante el Terror estuvo a punto de ser llevado a la guillotina, pero escapó no se sabe muy bien cómo.

El 5 de noviembre Varsovia se rindió a los ejércitos rusos y prusianos que la asediaban, después de que arrasaran un barrio matando a unas 20.000 personas.

El 11 de noviembre se clausuró el club de los jacobinos.

Por otra parte, se fundó una sociedad secreta conocida como la Agencia realista de París, que se puso a las órdenes del conde de Provenza, el heredero de la corona francesa, considerado regente del joven Luis XVII, con el propósito de establecer en Francia una monarquía constitucional. En su seno acogía a algunos miembros de la Convención Nacional. La agencia consideraba que el primer paso para su proyecto era lograr la paz interior, así que envió mensajes a los principales jefes vendeanos y de la Chouanerie pidiendo que detuvieran los ataques.

Las relaciones entre los Estados Unidos y Gran Bretaña eran tensas. Gran Bretaña trataba de evitar que la nueva nación se hiciera poderosa hasta el punto de convertirse una amenaza para el Canadá. Por ello retenía algunos fuertes fronterizos (como Fort Miami) desde los que apoyaba a los indios. Ante las reclamaciones estadounidenses por los fuertes retenidos en contra de lo dispuesto en el tratado de Versalles, Gran Bretaña alegaba que los Estados Unidos tampoco habían respetado todas las cláusulas del tratado, en especial la concerniente al pago de la deuda que los Estados habían contraído con Gran Bretaña antes de que estallara la Guerra de Independencia. Pese a ello, los federalistas estadounidenses eran probritánicos, principalmente porque Gran Bretaña estaba luchando contra la Francia revolucionaria, y era difícil que alguien que hubiera participado en la revolución americana (fuera estadounidense o francés) pudiera estar ahora a favor de la revolución francesa. Hamilton, deseoso de entablar buenas relaciones con Gran Bretaña, había persuadido a Washington para que enviara como embajador a John Jay, el presidente del Tribunal Supremo. El 19 de noviembre firmó el Tratado de Londres con los británicos, aunque en Estados Unidos es más conocido como el Tratado de Jay. En él Gran Bretaña hacía escasas concesiones, mientras que los Estados Unidos se comprometían a pagar su deuda, que finalmente fue fijada en dos millones de dólares. Los republicanos demócratas tacharon el tratado como una traición, pero no pudieron evitar que en las elecciones al Cuarto Congreso, celebradas ese año, los federalistas obtuvieran la mayoría en las dos cámaras.

Por esas fechas, la rebelión del whisky había sido sofocada. No hubo necesidad de ninguna batalla. La mera presencia de Washington desmoronó a los rebeldes. Ningún estadounidense estaba dispuesto a que se dijera de él que había luchado contra Washington. Dos cabecillas fueron capturados y condenados por traición, pero Washington los perdonó.

El 20 de noviembre los franceses derrotaron nuevamente al ejército español en la Batalla de la Sierra Negra. En ella murió el general Dugommier.

El 22 de noviembre el ejército francés inició el asedio de Luxemburgo, el último bastión de los Países Bajos donde resistían los austríacos.

En diciembre empezó a funcionar la École Polytechnique de París, y Lagrange fue su primer profesor de Análisis matemático.

El 23 de diciembre las autoridades republicanas iniciaron negociaciones con el general Charette para poner fin a la guerra de la Vendée y el 26 de diciembre se iniciaron los contactos con los Chouans.

El 28 de diciembre, después de que sus alumnos se hubieran movilizado para pedir su excarcelación, el pintor Jacques-Luis David fue liberado. En prisión había pintado un autorretrato.

En Vietnam, Nguyen Anh atacó a los Tay Son con una flota de 200 barcos en la que había dos navíos franceses. En lugar de retirarse al sur al llegar el invierno, construyó una ciudadela en Duyen Khanh, donde dejó una guarnición bajo el mando de su hijo mayor, el príncipe Canh, siempre asistido por el sacerdote francés Pigneau de Behaine.

Unos años atrás, el rey Rama I de Siam había capturado al rey An Eng de Camboya, cuando era todavía menor de edad, y lo retuvo en Bangkok hasta que alcanzó la mayoría de edad. Entonces lo hizo escoltar hasta la capital camboyana, donde fue coronado como el rey Narairaja III de Camboya. El país quedó así bajo la tutela siamesa.

Tras haber capturado la ciudad de Kerman a Muhammad Kan, el sha de Persia Loft Alí Kan resistió durante seis meses un asedio, hasta que finalmente Muhammad Kan entró de nuevo en la ciudad y observó con disgusto que sus habitantes sentían simpatía por Loft Alí Kan. Por ello, ordenó asesinar o cegar a todos los varones. Se hizo una pila de unos 20.000 globos oculares que fue quemada ante el victorioso Muhammad Kan. Loft Alí logró escapar, pero fue capturado poco después y cegado por el propio Agha Mohammad. Fue encarcelado en Teherán, donde le cortaron los testículos y finalmente le clavaron una lanza en el corazón. Muhammad se proclamó nuevo sha de Persia.

En enero en 1795 se inauguró en París la École Normale, destinada a formar nuevos maestros. En ella dieron clase Lagrange y Laplace. Entre sus alumnos destacaba Joseph Fourier, de veintisiete años, que en los años precedentes había estado dudando si dedicarse a la religión, a las matemáticas o a la revolución. Trató de desvincularse de ésta durante el terror, pero no pudo hacerlo, y estuvo a punto de ser guillotinado por las mismas fechas de Robespierre. Poco después fue reabierta la Academia de Ciencias de París con el nombre de Instituto Nacional de las Ciencias y las Artes, y en su seno se fundó el Departamento de Longitudes, con Lagrange, Laplace y Coulomb entre sus miembros fundadores. A Laplace se le encargó la dirección del Departamento, así como la del Observatorio de París. 

El ejército francés había penetrado en las Provincias Unidas. El 12 de enero huyó a Gran Bretaña el príncipe Guillermo V de Orange-Nassau. El 19 de enero los franceses entraron en Amsterdam. Allí tuvieron noticia de que la flota neerlandesa se encontraba en Helder, unos 80 kilómetros al norte. Se envió un destacamento que llegó a Helder durante la noche del 21 de enero, que encontró a la flota encallada en el hielo. La caballería francesa atacó por sorpresa y fue la única ocasión en la historia en la que una flota ha sido capturada mediante una carga de caballería. La intervención francesa transformó las Provincias Unidas en la República Bátava, que tuvo que pagar a Francia una fuerte indemnización.

El 26 de enero murió johann Christoph Friedrich Bach, el último de los hijos de Johann Sebastian que quedaba con vida.

Hamilton se había ganado tanta enemistad con motivo de la rebelión del whisky (y por sus simpatías hacia Francia) que el 31 de enero presentó su dimisión ante George Washington como secretario del tesoro. Siguió siendo amigo de Washington y su influencia no disminuyó. Al contrario, se convirtió en un eficiente "poder en la sombra". Poco después dimitió Edmund Randolph como secretario de Estado. Se habían encontrado evidencias de que recibía sobornos de Francia. Fue sucedido por Timothy Pickering, partidario incondicional de Hamilton.

El 7 de febrero Gracchus Babeuf fue arrestado bajo la acusación de ultraje contra la Convención Nacional.

El 21 de febrero se restableció en Francia la libertad de culto.

Beethoven había conquistado Viena. En marzo dio tres conciertos en tres días seguidos. En uno interpretó un concierto de Mozart, en otro improvisó en público, y el en tercero estrenó el que hoy se conoce como su Segundo concierto para piano y orquesta, aunque era el tercero que había compuesto y el primero que hizo público. Obtuvo un éxito rotundo, si bien él mismo diría más adelante, no sin algo de razón, que no era una de sus mejores obras. El joven compositor era muy exigente consigo mismo, y se negaba a emprender proyectos ambiciosos antes de sentirse suficientemente preparado para acometerlos. Así, recientemente había rechazado una oferta de componer un cuarteto de cuerda, y, aunque había compuesto una sinfonía, conocida como Sinfonía de Jena, por el lugar donde años más tarde se encontraría su partitura, se había negado a publicarla.

El 14 de marzo se libró una batalla naval frente a las costas de Génova, en la que la flota británico-napolitana derrotó a la francesa.

El 5 de abril Francia y Prusia firmaron el tratado de Basilea, por el que Prusia abandonaba la Coalición y reconocía la soberanía francesa sobre todos los territorios que Francia había ocupado al oeste del Rin, y a cambio Francia abandonaba sus conquistas al este del río.

El 1 de abril un grupo de jacobinos se manifestó en París contra la Convención Nacional, reclamando pan y la aplicación de la constitución del año I, que nunca había llegado a entrar en vigor. Los manifestantes fueron dispersados violentamente.

El 7 de abril la Convención Nacional adoptó el sistema métrico decimal en Francia.

El Congreso de los Estados Unidos decretó que, a partir del 1 de mayo, la bandera estadounidense constaría de quince barras y quince estrellas, para dejar constancia de la incorporación de los dos nuevos Estados: Vermont y Kentucky.

Desde la caída de Robespierre, los monárquicos franceses habían ido cobrando fuerza. Paulatinamente, se fueron organizando grupos de contrarrevolucionarios que asesinaban a antiguos cabecillas sans-culottes. Se publicaron listas de ciudadanos conocidos por su republicanismo, que ahora se convertían en víctimas del llamado "terror blanco" (los "blancos" eran los realistas, mientras que los republicanos eran "azules"). Miembros de tribunales revolucionarios y otros colaboradores de las instituciones republicanas se convirtieron en blanco de sociedades secretas, como la Compañía del Sol, en Marsella, o la Compañía de Jesús, en Lyon. Ahora el terror blanco empezaba a generalizarse. El 4 de mayo varios miles de realistas entraron por la fuerza en la prisión de Lyon y asesinaron a más de un centenar de jacobinos detenidos.

El 20 de mayo algunos jacobinos se amotinaron en París bajo el grito de pan y la constitución del año I, y asaltaron la Convención Nacional. Como en los "viejos tiempos", asesinaron a un diputado, clavaron su cabeza en un extremo de una pica y se la presentaron al presidente de la Convención. A lo largo de los dos días siguientes, el ejército pudo desarmar a los amotinados, muchos de los cuales fueron arrestados. Una decena de diputados jacobinos fue excluida de la Convención.

Tras largas negociaciones, los principales jefes vendeanos y chouans habían firmado sendos tratados de paz con la República, pero el acuerdo duró poco tiempo. El general republicano Lazare Hoche, encargado de las negociaciones, desconfiaba de uno de los jefes chouans, Pierre Dezoteux de Cornatin, otro veterano de la guerra de independencia estadounidense, que se había negado a firmar el tratado. En efecto, Cornatin estaba tratando de ganar tiempo, pues tenía noticias de que el conde de Artois, hermano del derrocado Luis XVI, estaba negociando con los británicos un desembarco en Bretaña. Cuando el 23 de mayo se interceptó a un emisario con unas cartas que probaban el doble juego de Cornatin, Hoche ordenó su arresto y el de todos los jefes chouans que no hubieran firmado el tratado.  Cornatin fue arrestado el 26 de mayo y esto reavivó la chouanerie.

El 29 de mayo el ejército español derrotó al francés en Pontós. Ese mismo día el pintor David fue arrestado de nuevo, a causa de ciertas acusaciones relacionadas con los últimos tumultos en París.

El 5 de junio unos jóvenes armados asesinaron en Marsella a más de un centenar de prisioneros jacobinos. Las autoridades trataron de que la guardia nacional tardara en intervenir todo lo posible.

Luxemburgo capituló ante los franceses y el 7 de junio su ejército abandonó la fortaleza.

El 8 de junio murió en prisión a los nueve años el rey Luis XVII de Francia, probablemente de peritonitis tuberculosa. Charette estaba negociando su liberación, que estaba prevista para unos días después, aunque probablemente nunca habría tenido lugar. Según los criterios dinásticos, su sucesor era su tío el conde de Provenza, que se convirtió en Luis XVIII para los realistas franceses, aunque se encontraba en el exilio.

El patriota irlandés Theobald Wolfe Tone entabló negociaciones con Francia con el objetivo de liberar a Irlanda del dominio británico, pero fue descubierto y el 13 de junio tuvo que exiliarse a los Estados Unidos.

Warren Hastings, el ex-gobernador británico de la India, fue absuelto del proceso que se había abierto contra él, pero estaba arruinado.

Un joven británico de veinte años llamado Matthew Lewis publicó su primera novela, El monje, una novela de terror en la que denuncia a la Santa Inquisición española y que alcanzó gran popularidad.

Los británicos habían transportado numerosos esclavos a la isla de Jamaica, lo que había hecho surgir un gran número de negros cimarrones (esclavos evadidos) que se habían refugiado en el centro de la isla desafiando la autoridad británica. Sólo por estas fechas fueron completamente sometidos y el control británico sobre Jamaica dejó de tener contestación.

El 14 de junio los españoles derrotaron nuevamente a los franceses en El Fluvià.

El 17 de junio una flota formada por sesenta navíos de transporte escoltados por nueve barcos de guerra zarpó de Gran Bretaña rumbo a la península de Quiberón, en la costa de Bretaña. En ella viajaba la primera división emigrada, formada por soldados emigrados franceses que habían luchado en los ejércitos alemanes. Además, llevaban consigo toda clase de suministros para los vendeanos y los chouans en nombre del conde de Artois, hermano del rey Luis XVIII. A la espera de que el conde se uniera a la expedición, el mando estaba en manos del conde Joseph de Puisaye. Sin embargo, Charles Brottier, el jefe de la Agencia Realista de París se oponía a este plan, y recelaba de Puisaye, pues no tenía claro si servía al rey o a los británicos.

El 23 de junio, tras varios días de enfrentamientos, la flota francesa fue derrotada por la británica frente a la isla de Groix en la Bretaña.

El 25 de junio la flota británica entraba en la bahía de Quiberon. Los chouans, prevenidos, habían asegurado el terreno, pero el desembarco se restrasó porque el 26 de junio un oficial recibió una carta de Brottier acusando a Puisaye de ser un agente británico y recomendando prudencia antes de aceptar sus órdenes. Sólo el 27 de junio tocó tierra en Carnac la primera división emigrada. Los chouans afluyeron a la zona y llegaron a sumar 15.000 hombres, que pronto fueron organizados en seis divisiones. El 28 de junio se celebró una misa por el difunto Luis XVII en la playa de Carnac, y después Puisaye y otros generales se pusieron a discutir hasta acabar formando un consejo de guerra. Puisaye hubo de enviar un correo a Londres para que se le confirmara en el mando de la expedición. A la espera de la respuesta, no se le concedió autoridad alguna sobre la división emigrada, sino únicamente sobre los chouans.

El 30 de junio el general Hoche atacó por primera vez las posiciones de los chouans, que habían ocupado las localidades vecinas de Carnac. Lanzó dos ataques simultáneos, uno con un ejército de 1.000 hombres y otro con 2.000.

El 1 de julio los Países Bajos austríacos fueron anexionados a Francia.

El 2 de julio la expedición de Vancouver llegó a la isla de Santa Helena, después de haber doblado el cabo de Hornos. Allí se enteró de que su país estaba en guerra contra Francia. En las islas Cabo Verde se unió a un convoy británico que se dirigía escoltado a Gran Bretaña.

El 3 de julio Hoche atacó con 13.000 hombres en Landévant a los 15.000 de Puisaye. Mientras tanto, tras tres días de asedio, los emigrados y unos 1.500 chouans rindieron el fuerte Sans-culotte, defendido por unos 700 republicanos. Los realistas le devolvieron el nombre que había tenido antes de la revolución: fuerte Penthièvre.

El 6 de julio Hoche lanzó un triple ataque contra los chouans y los emigrados, pillando por medio a unos 30.000 civiles que huyeron como pudieron del cambo de batalla. Ante la potente ofensiva republicana, el 7 de julio los realistas intentaron replegarse en la península de Quiberon, pero los republicanos entorpecieron la maniobra. Los realistas estaban acorralados en Quiberon, pero el 10 de julio usaron sus barcos para transportar dos columnas más allá de las líneas republicanas. Mientras tanto, los republicanos recibían refuerzos, y Hoche contaba ya con unos 23.000 hombres.

El 13 de julio la flota británico-napolitana volvió a derrotar a la francesa, esta vez ante las islas d'Hyères, situadas ante la costa mediterránea francesa.

El 14 de julio la marsellesa fue declarada himno nacional de Francia.

El 15 de julio una nueva flota de barcos de transporte británicos llegó a Quiberon y dejó en tierra a la segunda división emigrada, bajo el mando del marqués Charles Eugène Grabriel de Virot de Sombreuil, junto con la respuesta del gobierno británico que confirmaba a Puisaye en el mando de la expedición, que fue nombrado lugarteniente-general del ejército britanico.

El 20 de julio los republicanos lanzaron el ataque decisivo sobre el fuerte Penthièvre. Unos tránsfugas republicanos decidieron cambiar nuevamente de bando y rindieron el fuerte al general Hoche. Los británicos disparaban desde sus barcos, pero alcanzaban a realistas y republicanos indistintamente. Juzgando que la situación era desesperada, Puisaye ordenó a sus hombres que volvieran a los barcos. El 21 de julio los realistas se rindieron. Los republicanos habían captuardo 6.332 prisioneros. Hoche había prometido verbalmente que serían tratados como prisioneros de guerra, pero no cumplió su promesa. Las mujeres y los niños fueron liberados, pero los hombres fueron juzgados por traición y muchos fueron ejecutados, entre ellos el marqués de Sombreuil. La víspera de su ejecución, escribió una carta en la que acusaba a Puisaye de traición, por haber huido para salvar su vida (aunque lo cierto es que había salvado la suya y la de unos 2.500 hombres más).

Los ejércitos franceses se adentraban cada vez más en España, avanzaban por Cataluña, Navarra y las provincias vascas, y al primer ministro español, Manuel Godoy, le llegaron noticias de un proyecto de anexión. Finalmente, optó por seguir los pasos de Prusia y abandonar la coalición. El 22 de julio firmó con Francia un segundo tratado de Basilea, por el que Francia se comprometía a mantener la frontera francoespañola en sus límites previos a la guerra y, a cambio, recibía la mitad oriental de la isla de La Española (la occidental ya era francesa). A raíz de este tratado, el rey Carlos IV otorgó a Godoy el título de príncipe de la paz. El general Aranda fue liberado de su confinamiento, y se retiró de la política.

El 3 de agosto, los masacrados indios de Ohio cedieron a los Estados Unidos una gran extensión de terrenos.

El 14 de agosto Washington firmó el tratado de Jay, después de que fuera aprobado en el Congreso.

Ese mismo día, miembros de la Compañía del sol asesinaron en Aix-en-Provence a catorce personas relacionadas con el régimen de terror de Robespierre.

El 17 de agosto la Convención Nacional aprobó la nueva constitución francesa, conocida como Constitución del año III. Se inicia con una declaración de derechos del hombre, similar a la de la constitución del año I. La nueva constitución acentuaba la separación de poderes. El poder legislativo quedaba en manos de dos cámaras: El Consejo de los quinientos, que propondría leyes a una segunda cámara, el Consejo de los ancianos, que podría aceptarlas o rechazarlas. El poder ejecutivo queda en manos de un Directorio de cinco magistrados llamados directores, que se irían renovando uno cada año. Para ello, el Consejo de los quinientos elegiría una lista de diez candidatos, de entre los cuales el Consejo de los ancianos tendría que elegir uno.

El 26 de agosto el conde de Artois embarcó rumbo a Francia con sus hijos en la nave almirante Jasón, al frente de unos sesenta barcos.

Después de haber impartido clases en el Collège de France, el 1 de septiembre Fourier obtuvo una plaza de profesor en la École Normale.

El 12 de septiembre el conde de Artois desembarcó en la península de Quiberón, donde se reunión con los supervivientes del desembarco anterior. Desde allí planeó dirigirse hacia el sur para reunirse con Charette, pero el 25 de septimebre Charette sufrió una derrota en Saint-Cyr que lo obligó a alejarse de la costa.

El 26 de septiembre entró en vigor la nueva Constitución francesa, tras haber sido aprobada en plebiscito.

El 2 de octubre el conde de Artois desembarcó en la isla de Yeu, cerca de la costa vendeana, dispuesto a esperar a Charette. No había recibido una carta que le informaba de la derrota de Saint-Cyr.

El joven corso Napoleone di Buonaparte no se recuperaba de su caída en desgracia tras la muerte de Robespierre. Hacía unos meses se había negado a dirigir una brigada de infantería en la Vendée y como consecuencia se le había retirado su rango de general de brigada. Sin embargo, su suerte cambió de la mano de Paul François Jean Nicolas Barras, un político que había votado por la ejecución del rey Luis XVI y que había participado en la caída de Robespierre. Antes de eso se había ocupado de la represión de los realistas de Toulon, donde también había tenido la ocasión de comprobar el talento militar de Buonaparte. Por ello, encomendó al joven corso la seguridad de la Convención Nacional, y el 3 de octubre éste tuvo ocasión de lucirse cuando un grupo de realistas y contrarrevolucionarios organizó una protesta armada contra la Convención, a la que acusaban de tiranía. Buonaparte pudo organizar un improvisado ejército. Con la ayuda de un oficial de caballería llamado Joachim Murat, logró hacerse con unas cuantas piezas de artillería y disolvió la manifestación. Esta acción devolvió a Buonaparte su antiguo prestigio y también impulsó la carrera política de Barras. Buonaparte fue nombrado comandante y se le encomendó combatir a los jacobinos.

La naturaleza exacta de la soberanía británica sobre la isla de Córcega nunca había sido clarificada, y Pasquale Paoli se enfrentó en numerosas ocasiones a los delegados británicos. Finalmente, Paoli fue conminado a exiliarse en Gran Bretaña, donde se le asignó una pensión.

La Convención Nacional aprobó una ley de amnistia por la que, entre otros, el 18 de octubre fue liberado el periodista Gracchus Babeuf, que pronto continuó con la publicación de Le tribun du peuple.

El 20 de octubre Vancouver llegó a Londres, completando así el viaje de cinco años en el que había dado la vuelta al mundo.

El 26 de octubre fue nombrado el primer Directorio, formado por Jean-François Reubell, Paul Barras, Louis-Marie de la Révellière, el general Carnot y Étienne-François Le Tourneur. La reacción termidoriana no sólo dio lugar a cambios políticos, sino que también impregnó las costumbres de las clases mejor situadas, especialmente entre los jóvenes. Frente a la indumentaria vulgar de los sans-culottes, la sociedad elegante de la época del directorio, generalmente de convicciones monárquicas, puso de moda los trajes más estrafalarios: los hombres llevaban toda clase de adornos, bastón, anchas corbatas y se dejaban el pelo largo hasta los hombros; las mujeres llevaban aparatodos trajes que evocaban los tiempos de Luis XIV, con grandes escotes. Se los conocía como incoyables y meveilleuses (inqueíbles y maavillosas) porque consideraban de buen tono suprimir la R al hablar (la R de República).

El Directorio concedió una amnistía política de la que se benefició, entre otros, el pintor David, que fue excarcelado. En su estancia en prisión retrató a algunos presos políticos.

El 27 de octubre España y los Estados Unidos firmaron el tratado de San Lorenzo, por el que fijaban la frontera entre las posesiones españolas en Norteamérica y el territorio estadounidense. Los territorios de asignación dudosa acabaron del lado estadounidense.

El 29 de octubre el ejército francés fracasó en un nuevo intento de conquistar Maguncia a los autríacos.

Después de que Charette y el conde de Artois se estuvieran esperando en vano el uno al otro, éste decidió regresar a Gran Bretaña el 21 de noviembre. Allí apoyó a Puisaye, que había sido arrestado para responder a las acusaciones de traición que pesaban sobre él, y que finalmente fue absuelto de los cargos.

El ejército francés en Italia se encontraba en mala situación, falto de alimento y de municiones. Sin embargo, su suerte cambió cuando el 22 de noviembre derrotó a los austríacos en Loano, en el Piamonte, donde los franceses pudieron proveerse de cuanto necesitaban y así se encontraron en condiciones de adentrarse en Italia.

Los patriotas polacos fueron definitivamente derrotados por la acción conjunta de Austria, Rusia y Prusia, que establecieron un tercer reparto de Polonia por el que borraron definitivamente del mapa al reino polaco. El rey Estanislao II fue escoltado por los rusos hasta Grodno, donde abdicó el 25 de noviembre y fue encarcelado. El rey Federico Guillermo II de Prusia confiscó para sí las tierras de la nobleza y el clero, Rusia obligó a los polacos de su parte a aceptar la religión ortodoxa.

Haydn dio por terminada su segunda gira por Gran Bretaña y se instaló en Viena. En diciembre organizó un concierto en el que Beethoven estrenó su Primer concierto para piano y orquesta.

Kant publicó su Proyecto para una paz perpetua.

Francisco de Goya fue nombrado director de pintura de la Academia de san Fernando.

El sha de Persia, Muhammad Kan, devastó Georgia, que se había sometido a Catalina II de Rusia, y conquistó el Jurasán, donde reinaba un nieto de Nadir Sha, al que torturó hasta la muerte porque creía que conocía el paradero de los legendarios tesoros de su abuelo.

En la India murió —al parecer se suicidó— Madhavrao II, el peshwa del imperio Maratta. No dejó herederos, y fue sucedido por Baji Rao II, hijo del derrocado peshwa Raghunathrao.

Desde su constitución, el Directorio había puesto especial empeño en combatir a los jacobinos y a todos los radicales en general, y Buonaparte era el encargado de esta misión. En enero de 1796 ordenó el arresto de Grachus Babeuf, que pudo escapar y pasó a la clandestinidad. Babeuf era uno de los oradores más aplaudidos en el Club del Panteón, que había sido fundado dos meses atrás y ya contaba con 2.000 miembros. Lo habían fundado personalidades destacadas de la época del terror y que no rechazaban la ideología moderada de la nueva Constitución y reclamaban la aplicación de la Constitución del año I, que nunca había entrado en vigor. El 27 de febrero Buonaparte clausuró el Club del Panteon, y estó hizo comprender a sus socios que nunca conseguirían sus objetivos legalmente. Por ello, Babeuf y otros siete amigos empezaron a urdir una conjuración para derrocar al Directorio. Fue conocida como la Conjuración de los iguales, porque perseguían una completa igualdad entre los ciudadanos. Redactaron un manifiesto en el que se puede leer:

No nos basta la igualdad consignada en la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, la queremos entre nosotros, bajo el techo de nuestras casas. [...] ¡Que acabe el gran escándalo que nuestros hijos no podrán creer! Que desaparezcan, en fin, las insufribles distinciones entre ricos y pobres, grandes y pequeños, señores y criados, gobernantes y gobernados. [...] Ha llegado el momento de fundar la República de los Iguales, un gran refugio abierto a todos los hombres. [...] La organización de la igualdad real, la única que responde a todas las necesidades, sin crear víctimas, sin requerir sacrificios, no complacerá a todo el mundo. El egoísta, el ambicioso, temblará de rabia.

Los esbozos de organización de dicha "República de los Iguales" hablan de una comunidad nacional en la que está abolida la propiedad privada y el dinero, en la que todos los ciudadanos están obligados a trabajar para el Estado y tienen, a cambio, derecho a recibir lo necesario para vivir dignamente.

El irlandés Theobald Wolfe Tone dejó los Estados Unidos para trasladarse a París. Allí se entrevistó con el ministro de relaciones exteriores del Directorio y solicitó una intervención francesa en Irlanda.

Las simpatías de Córcega hacia Gran Bretaña no beneficiaban en nada la carrera militar de Buonaparte, así que su amigo el director Paul Barras lo convenció para que se casara con una francesa. Finalmente, después de haber pedido matrimonio a otras dos mujeres adineradas, se casó el 9 de marzo con la amante del propio Barras, Joséphine de Beauharnais. Su primer esposo había sido guillotinado dos años atrás, al parecer por el delito de haber nacido noble. Se cuenta que el notario que dio testimonio de la ceremonia aconsejó a Joséphine que no se casara, pues su prometido era un general pobre, sin futuro, que no podía aportar al matrimonio más que su equipo militar. Poco después Buonaparte adoptó a los hijos de su esposa: Eugène y Hortense de Beauharnais, de quince y trece años, respectivamente. Por otra parte, Buonaparte decidió afrancesar su nombre convirtiéndolo en Napoléon Bonaparte. La primera referencia de esta nueva ortografía data de un informe oficial fechado el 28 de marzo, justo un día después de su llegada a Niza, en calidad de comandante en jefe del ejército de Italia. El ministro de la guerra le había asegurado que le esperaba un ejército de 100.000 hombres, pero la mayoría de ellos eran muertos, prisioneros o desertores. Se encontró únicamente con unos 28.000 soldados de infantería y unos 3.000 jinetes, mal alimentados, mal vestidos y mal armados. Contaban únicamente con treinta cañones y unas 500 mulas para transportarlos. Con ellos se dispuso a enfrentarse a un ejército aliado formado por 80.000 hombres y 200 cañones.

El 12 de abril Bonaparte atacó con 14.000 de sus hombres en Montenotte a un ejército austro-sardo de 25.000 hombres, pero su habilidad táctica le dio la victoria. Perdió 800 hombres frente a unos 2.500 de pérdidas enemigas. El 13 de abril obtuvo una segunda victoria en Millesimo, aunque esta vez la superioridad numérica estaba de su parte. El 14 de abril derrotó a los austríacos y sardos en Dego. El 15 de abril un ataque por sorpresa de los austríacos le hizo perder Dego, pero después volvió a recuperarla. Como consecuencia de estas victorias, los austríacos abandonaron Lombardía, dejando a su suerte al ejército sardo que, perseguido por los franceses, se refugia en Mondovi. Bonaparte cuenta ya con 17.500 hombres, con los que el 21 de abril atacó a los restos del ejército sardo. El 26 de abril los franceses ocupan la ciudad de Alba y proclaman la República de Alba (que comprendía el territorio del Piamonte), satélite de Francia.

El 28 de abril el rey Víctor Amadeo II de Cerdeña firmó el armisticio de Cherasco, por el que Cerdeña abandonaba la Coalición contra Francia, negaba asilo a los exiliados franceses y se comprometía a dispersar su ejército.

Babeuf y sus amigos empezaron a hacer propaganda de sus ideas y sus objetivos, y lograron muchos adeptos. Su aceptación era tal que el 2 de mayo el Directorio tuvo que ordenar el licenciamiento y el desarme del cuerpo de policía, pues, seducidos por la facción babeuvista estaba cada vez más indisciplinado. Finalmente, el 10 de mayo fue arrestado Babeuf y se emitieron además otras 245 órdenes de arresto.

Ese mismo día Bonaparte derrotaba a los austríacos en la batalla del puente de Lodi, sobre el río Adda, cerca de Milán. Pocos días después entraba triunfante en Milán.

Un médico rural británico llamado Edward Jenner escuchó a una granjera afirmar convencida que nunca enfermaría de viruela porque "estaba vacunada". Con esta expresión, la mujer quería decir únicamente que se dedicaba a ordeñar vacas. Jenner investigó y llegó a convencerse de que la muchacha tenía razón, que quienes se dedicaban a ordeñar vacas no enfermaban de viruela, y concluyó que ello se debía a que pasaban una enfermedad leve llamada viruela vacuna, que se manifestaba mediante pústulas en las ubres de las vacas, pero que en los humanos apenas producía unas pústulas que sanaban fácilmente. Por el contrario, la viruela humana era una enfermedad muy temida, pues a menudo resultaba mortal y, cuando no, dejaba horribles cicatrices. Se sabía que el riesgo de muerte podría disminuirse si se inoculaba a un paciente sano el contenido de una pústula de un enfermo leve. Esta técnica había llegado a Europa desde China, pero esta "viruelación" causaba la muerte en algunos casos. Jenner conjeturó que la exposición a la viruela vacuna inmunizaba también contra la viruela humana. Finalmente se decidió a extraer pus de una pústula de la mano de una granjera que había contraído la viruela vacuna y el 14 de mayo se la inoculó a un joven que nunca había sufrido la enfermedad. El muchacho sufrió algo de fiebre, pero se repuso rápidamente. Después Jenner le inoculó el contenido de una pústula de viruela humana y comprobó que no tenía ningún efecto.

El 15 de mayo el rey Víctor Amadeo II de Cerdeña firmó el Tratado de París, por el que cedía a Francia el condado de Niza, el ducado de Saboya y otros territorios.

Tras derrotar a la última línea de defensa austríaca en Borghetto, el ejército de Bonaparte persique a los supervivientes hasta Mantua, donde el 30 de mayo se dispuso a asediar la ciudad.

El 1 de junio el ejército francés ocupó Verona. Bonaparte contaba ya con 40.000 hombres, aunque una parte de ellos estaba retenida en el asedio de Mantua.

Ese mismo día los Estados Unidos admitieron a Tennessee como decimosexto Estado de la Unión, constituido sobre el territorio que Carolina del Norte había cedido al gobierno federal previamente a la adopción de la Constitución, y que se extendía hacia el oeste hasta el río Mississippi.

Bonaparte recibió órdenes de ocupar Roma, pero las desoyó y, en su lugar, impuso al Papa Pío VI un duro tratado. El 23 de junio firmó el Armisticio de Bolonia, por el que el Papa cedía a Francia Bolonia, Ferrara y Ancona, aceptaba entregar a Francia una fuerte suma de dinero, así como numerosos manuscritos y obras de arte, y se comprometía a liberar a los presos políticos.

En julio, el irlandés Theobald Wolve Tone fue admitido como jefe de brigada en el ejército francés.

En la bula Pastoralis sollicitudo, del 5 de julio, el pontífice reconoció a la República Francesa.

Los austríacos no se rinden y envían a Italia 10.000 tiroleses y 31.000 austríacos que, unidos a los restos del ejército austríaco en Italia, suman un total de 67.000 hombres. Bonaparte evacúa Verona, suspende temporalmente el asedio de Mantua, redistribuye sus tropas en una serie de complejas maniobras y provoca una serie de combates que duran cinco días hasta que obtiene una aplastante victoria el 5 de agosto en Castiglione. El 6 de agosto el ejército austríaco se retira al Tirol. Pocos días después Bonaparte  retoma Verona y reanuda el asedio de Mantua.

El 18 de agosto el primer ministro español, Manuel Godoy, firmó el Tratado de San Ildefonso con el embajador francés, una alianza ofensiva y defensiva contra Gran Bretaña (pero no contra Austria) por la que ambas potencias se comprometían a ayudarse mutuamente en caso de guerra.

El 2 de septiembre Bonaparte se dirige hacia el Tirol. El 4 de septiembre derrota en Rovereto al frente de 30.000 hombres a un ejército de 20.000 austríacos, lo que le abre el camino hacia el Tirol. El 5 de septiembre entra en Trento, la capital del Tirol italiano. Tras fracasar un intento de alianza con Venecia, cruzó sus fronteras y derrotó una vez más a los austríacos en Bassano.

El año siguiente terminaba el segundo mandato presidencial de George Washington, y todos los ojos estaban puestos en él. La cuestión era si se presentaría para un tercer mandado, ya que la Constitución no impedía que un presidente se presentara a la reelección cuantas veces quisiera. Sin embargo, Washington anunció que abandonaba la política. Tenía ya sesenta y cuatro años, y comunicó su decisión en una alocución de despedida que fue publicada en los periódicos el 19 de septiembre. Había sido redactada por Hamilton, quien había procurado que diera el prestigio de Washington a la doctrina federalista. En su alocución, además de anunciar su retiro, Washington defendió su postura de neutralidad en la guerra entre Gran Bretaña y Francia, por la que había sido bastante criticado.

El 6 de octubre se hizo público el tratado de San Ildefonso y Gran Bretaña declaró la guerra a España. La flota británica en el Mediterráneo no podía combatir a España y Francia simultáneamente, así que los británicos evacuaron Córcega. Poco después Bonaparte desembarcó en la isla con su ejército y se adueñó de ella prácticamente sin violencia alguna.

Bonaparte iba organizando como repúblicas los territorios que iba conquistando en el norte de Italia. El 15 de octubre convirtió al Milanesado en la República Transpadana (= al otro lado del Po), que incluía además territorios venecianos, del ducado de Mantua y al obispado de Trento, que pertenecía a los Estados Pontificios. El 16 de octubre varias repúblicas se unieron para formar la República Cispadana (= a este lado del Po), que comprendía el ducado de Módena además de Bolonia y Ferrara.

Ese mismo día murió el rey Víctor Amadeo II de Cerdeña. Fue sucedido por su hijo Carlos Manuel II.

El 5 de noviembre el duque Fernando de Parma firmó un tratado de paz por el que, a cambio de una fuerte contribución, aseguraba la independencia de su ducado.

Del 15 al 17 de noviembre el ejército de Bonaparte se enfrentó nuevamente al austríaco en la batalla del puente de Arcole. Bonaparte estuvo a punto de ser alcanzado por una bala, pero la recibió uno de sus ayudantes, que murió por salvarle la vida.

Quien sí que murió ese día fue la zarina Catalina II de Rusia o Catalina la Grande. Fue sucedida por su hijo Pablo I. Su primera orden fue que le entregaran el testamento de su madre, que a continuación destruyó, porque Catalina II había expresado alguna vez su intención de excluirlo de la sucesión en favor de su nieto Alejandro (el primogénito de Pablo), que ahora tenía diecinueve años. El nuevo zar excarceló al derrocado rey de Polonia, Estanislao II, y lo acogió en San Petersburgo.

Ese año Beaumarchais regresó a Paris de su exilio.

Laplace publicó su Exposition du systeme du monde, un tratado dividido en cinco libros en el que presentó su famosa hipótesis nebular, según la cual el sistema solar se originó a partir de una nube de gas.

Beethoven había pasado el año en una serie de viajes por Nuremberg, Praga, Dresde y Berlín. En Praga fue acogido con cierta frialdad. Un crítico dijo: "Sobrecogió a nuestros oídos, pero no a nuestros corazones". En cambio, en Berlín, el rey Federico Guillermo II de Prusia lo trató como a una gran personalidad, y le regaló una caja de oro llena de monedas. Al regresar a Viena, una tarde de calor, se sentó en una corriente de aire para refrescarse, y contrajo una enfermedad que, durante la convalecencia, le afectó a los oídos, que desde ese momento empezaron a perder paulatinamente su sensibilidad.

Goethe publicó una novela en gran parte autobiográfica, titulada Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister.

Fitche publicó su Fundamento del derecho natural. Por esta época ya había desarrollado el núcleo de su propia teoría del conocimiento, que iba más allá de la de Kant al afirmar que la conciencia no necesita de ningún soporte trascendente y que las "cosas-en-sí" que considera Kant son sinsentidos. Fitche es, pues, el padre del idealismo alemán, una escuela filosófica que, en esencia, viene a afirmar que la realidad no es ni más ni menos que la conciencia de ella misma. Al margen de la mayor o menor solidez de los argumentos que puedan respaldar esta doctrina, el hecho es que los filósofos idealistas alemanes carecían de ellos. Con Fitche se inicia la decadencia de la filosofía moderna. Hasta ese momento, los grandes filósofos habían sido científicos o buenos conocedores de la ciencia de su época, pero a partir de ahora la filosofía caerá en manos de teólogos, historiadores y, en en general, intelectuales sin la formación necesaria para estar en condiciones de decir nada serio sobre teoría del conocimiento. Los argumentos (más o menos acertados, pero sagaces) de Descartes, Hume, Leibniz, Kant, etc. serán reemplazados por palabrería oscura y sin sentido cuya profundidad es meramente superficial, valga la paradoja.

Un joven pintor británico de veintiún años llamado Joseph Mallord William Turner presentó en una exhibición su primer óleo, Pescadores en la mar, en el que muestra dos pequeños barcos de pesca iluminados por una luna que aparece entre nubes espesas. La obra combina una atmósfera romántica con un meticuloso realismo en el tratamiento de la iluminación y, en especial, de los reflejos de la luz en el agua.

El Terror
Índice Napoleón Bonaparte