HISTORIA











ANTERIOR


LA SEGUNDA REVOLUCIÓN INGLESA

SIGUIENTE

En 1687, Galitzin, el favorito de Sofía, la regente de Rusia, organizó una expedición contra los mongoles de Crimea, que resultó un fracaso. En ella había participado el cosaco Iván Samoilóvich, que fue depuesto y sustituido como atamán de Ucrania por uno de sus hombres, Iván Stepánovich Mazepa. Había estudiado en el colegio de los jesuítas en Varsovia, y luego en Alemania, Francia e Italia.

El 12 de agosto, el duque Carlos IV de Lorena derrotó al ejército otomano en Mohács, en Hungría, donde seis décadas atrás los turcos habían logrado la victoria que les había permitido cruzar el Danubio. Este desastre colmó el vaso y el sultán Mehmet IV fue derrocado por una rebelión de los jenízaros que dio el trono a su hermano Solimán II.

Mientras tanto, el veneciano Francesco Morosini se había adueñado de Morea (el Peloponeso), por lo que desde entonces fue conocido como el Peloponesio. Tras haber ocupado Patrás, Lepanto, Corinto y Esparta, se dispuso a conquistar Atenas, y lo logró, pero al precio de que un cañonazo veneciano acertó en el Partenón, donde los turcos habían almacenado un arsenal de pólvora que estalló y redujo a ruinas un monumento conservado casi intacto durante dos mil años.

El 31 de octubre, Edmund Andros, el gobernador de Nueva Inglaterra, marchó a Hartford para exigir la entrega de la vieja carta de Connecticut, que, de todos modos, ha había sido anulada por el rey Carlos II. Sin embargo, los colonos no reconocían la anulación y se resistieron a entregarla. Hubo una ruidosa disputa durante la noche, hasta que en un momento dado se apagaron las velas y, cuando se volvieron a encender, la carta había desaparecido. Surgió la leyenda de que había sido ocultada en un viejo roble a la espera de que la colonia pudiera convertirse de nuevo en la base del gobierno de la colonia. No obstante, el hecho fue que el 1 de noviembre Andros disolvió el gobierno de Connecticut.

Leibniz inició una serie de viajes por Europa con el fin de recoger documentación para una historia de la familia de los Güelfos, a la que pertenecía su protector, el duque Ernesto Augusto I de Brunswick.

En Roma, el teólogo Miguel de Molinos fue juzgado por la Santa Inquisición. Se retractó públicamente de su doctrina, pero fue condenado igualmente y, el 19 de noviembre, el Papa Inocencio XI ratificó la condena en la bula Caelestis pastor, por lo que Molinos permaneció en prisión. La bula provocó una oleada de antimisticismo y numerosas obras místicas, hasta entonces muy apreciadas, se incluyeron en el índice de libros prohibidos.

El sacerdote francés Fénelon recibió el encargo de supervisar la conversión al catolicismo de los hugonotes de otra región francesa, esta vez Saintonge. Por las mismas fechas escribió La educación de las jóvenes, destinado a las hijas del yerno del ministro Colbert. En 1688 conoció a Mme. Guyón, cuya doctrina había inspirado recelos por si podía considerarse quietista. Fénelon meditó sobre ello y finalmente dio su aprobación.

El ejército imperial se apoderó de Belgrado, liberó Servia y poco después tomó Transilvania. Francesco Morosini fue elegido dux de Venecia. Organizó Morea y preparó una expedición al mar Negro, que fracasó.

Ese año murió el Papa Inocencio XI, que fue sucedido por el cardenal veneciano Pietro Vito Ottoboni, de setenta y ocho años, que adoptó el nombre de Alejandro VIII.

En Jamaica murió el pirata sir Henry Morgan.

También murió el príncipe elector Federico Guillermo de Brandeburgo, que fue sucedido por su hijo Federico III. Federico Guillermo había engrandecido sus estados estableciendo un sólido gobierno central con una administración única, un eficiente sistema de impuestos y un servicio militar obligatorio que le había permitido formar un ejército permanente de veinticuatro mil hombres bien organizados y entrenados. Además, acogió a los perseguidos de todos los países: alemanes, neerlandeses, protestantes franceses y judíos, enriquecieron la agricultura, la industria y la artesanía. Berlín, la capital de Brandeburgo, estaba creciendo y convirtiéndose en una de las principales ciudades alemanas.

Un grupo de hugonotes fundó la ciudad de Nueva Rochela, en la colonia de Nueva York, en homenaje a la ciudad que había sido antaño centro de la resistencia de los protestantes franceses.

Ese año apareció en Francia una obra anónima titulada Los caracteres de Teofrasto, traducidos del griego, con los caracteres o las costumbres de este siglo. Los Caracteres de Teofrasto eran una colección de treinta capítulos que describían personajes típicos: el hipócrita, el adulador, el charlatán, etc. La nueva traducción al francés incorporaba un apéndice con dieciséis nuevos "caracteres" de la época, que tuvieron un gran éxito. El autor resultó ser un tal Jean de La Bruyère, de treinta y trés años.

Charles Perrault empezó a publicar su Comparación entre antiguos y modernos, en la que argumentaba la tesis que había sostenido el año anterior sobre la preeminencia de los modernos sobre los antiguos. Entre sus partidarios destacaba Fontenelle, mientras que Racine y La Bruyère defendían a los antiguos.

El obispo Jacques Bossuet publicó su Historie des variations des églises protestantes, en la que combatía la reforma.

El conde de Oropesa estaba haciendo lo que podía para sanear la economía española. Dictó medidas contra la importación de artículos extranjeros y trató de reducir gastos públicos para poder a su vez disminuir los impuestos. Para ello suprimió diversos cargos civiles y militares, aunque fracasó en el intento de reducir los gastos de la casa real. Expuso al rey las líneas generales de su política en su Memoria o voto presentado al Sr. don Carlos. Estas medidas, unidas a la incompetencia de los consejeros que eligió, le crearon numerosos enemigos, entre ellos el cardenal Luis Manuel Fernández de Portocarrero, arzobispo de Toledo y una de las personas con más influencia sobre el rey Carlos II.

El rey Jacobo II de Inglaterra perdía apoyos día a día: no convocaba al parlamento, favorecía abiertamente a los católicos, mantenía buenas relaciones con el rey Luis XIV de Francia, que ejercía una soberanía absoluta y había expulsado a los protestantes de su país...

La mayoría de los tories que lo habían apoyado para ocupar el trono lo habían hecho a pesar de que era católico, porque comprendían la importancia de mantener la legitimidad dinástica. Jacobo II tenía únicamente dos hijas, ambas protestantes, la mayor de las cuales, María, estaba casada con el príncipe Guillermo III de Orange. El rey tenía ya cincuenta y cinco años, con lo que era de esperar que, tras un reinado más o menos breve, fuera sucedido por María y Guillermo, tras lo cual el paréntesis católico podría ser borrado fácilmente. Sin embargo, estas perspectivas cambiaron de repente porque Jacobo II tuvo un hijo varón con su segunda esposa, católica. El nuevo heredero recibió el nombre de Jacobo Eduardo y, sin duda, sería educado en el catolicismo, con lo que Inglaterra se veía amenazada por una dinastía de reyes papistas.

Cuando el rey promulgó una declaración de indulgencia que debía ser leída en las iglesias en defensa de la libertad de culto, siete obispos se negaron a ello y fueron encarcelados. Poco después estalló una revuelta y el 30 de junio fueron liberados triunfalmente. Ese mismo día, siete personalidades inglesas, entre las que figuraban William Cavendish, el jefe de los whigs, y Thomas Osborne, el conde de Danby y jefe de los tories, firmaron un manifiesto dirigido a Guillermo III de Orange en el que le pedían que salvara a Inglaterra del catolicismo y la arbitrariedad real. También fue liberado Titus Oates.

En África, un guerrero llamado Changamira, el jefe de la tribu de los rozwi, invadió el Imperio de Monomotapa, conquistó su mitad septentrional y expulsó de ella a los portugueses.

El 24 de septiembre Luis XIV decidió llevar a la práctica sus reivindicaciones e invadió el Palatinado.

En noviembre, Guillermo III de Orange desembarcó en Torbay con un pequeño ejército. La reacción del rey fue especialmente torpe y finalmente, cometió el mayor error que podría haber cometido: el 21 de diciembre huyó a Francia llevándose su corona y el cetro. El 29 de diciembre Guillermo III entró en Londres, declaró que la huida del rey equivalía a la abdicación, tomó en sus manos el gobierno del reino y el 2 de enero de 1689 reunió al parlamento (aunque técnicamente se le llamó "convención", pues no había sido convocado por el rey), que le dio su beneplácito.

El 15 de enero, una segunda convención reconoció la abdicación de Jacobo II y el 13 de febrero, una tercera leyó a Guillermo III y a su esposa el Bill of Rights (la declaración de derechos), que limitaba la autoridad real estableciendo las libertades fundamentales de los ingleses. Una vez la firmaron, fueron reconocidos como los reyes Guillermo III y María II de Inglaterra, Escocia e Irlanda. William Cavendish fue nombrado duque de Devonshire. El conde de Danby fue ascendido a duque de Leeds y ejerció de primer ministro. Guillermo III firmó también un Acta de tolerancia que reconocía las variantes del protestantismo distintas de la religión anglicana (como el cuaquerismo, el puritanismo, etc.). El nuevo rey nombró comisario real de comercio y colonias a un médico de cincuenta y siete años llamado John Locke, miembro de la Royal Society, que, tras haber desempeñado varios cargos públicos en Inglaterra, se había marchado a los Países Bajos en parte por razones de salud y en parte por su animadversión a los Estuardo. Luego regresó junto a Guillermo III y tomó parte activa en la revolución.

Otro de los apoyos fundamentales con los que había contado Guillermo III era el de John Churchill, uno de los más brillantes generales ingleses, que recibió el título de duque de Marlborough.

Los acontecimientos habían girado demasiado bruscamente para que el poeta John Dryden pudiera reaccionar. Su conversión al catolicismo era demasiado reciente como para volver a hacerse anglicano de la noche a la mañana. Perdió todos sus cargos y pensiones y tuvo que ponerse a escribir rápidamente alguna pieza teatral que le garantizara el sustento.

La universidad de Cambridge tenía derecho a dos representantes en el parlamento (y, por lo tanto, también en las comisiones que regularon el cambio de monarca), y uno de ellos fue Isaac Newton, que conservaría su puesto durante los años siguientes.

Guillermo III se convirtió en el ídolo de Daniel Defoe, que en los años siguientes publicaría más de treinta obras, entre poemas y opúsculos, en defensa de su política.

Quien no modificó su status fue el organista de Westmister y músico del rey, que a la sazón era Henry Purcell. Tenía treinta años y llevaba diez desempeñando estos cargos bajo el reinado de Carlos II, luego de Jacobo II, a los que había dedicado odas y cantatas, y ahora continuó en ellos con Guillermo III. Ese año estrenó su ópera Dido and Aeneas. Su estilo combinaba las características de Lully con las de los compositores italianos.

María Luisa de Orleans, la esposa del rey Carlos II de España, murió antes de cumplir los veintisiete años. Educada en la corte francesa, nunca llegó a acostumbrarse a la ultracatólica corte española (y particularmente a su comida), en la que, sobre todo para una mujer, "diversión" era una forma exótica de decir "pecado". Se la tenía por frívola y caprichosa. Parece que terminó por querer a su marido, tal vez porque, de entre los que la rodeaban, era el único que parecía tan desgraciado como ella. Tras diez años de matrimonio, no había logrado darle un heredero, (algo inexplicable, ya que los esposos acudían asiduamente a la iglesia a rezar fervorosamente para que Dios les concediera descendencia). Como Carlos II no podía ser impotente (porque era rey de España), se la sometió a las más modernas técnicas de fertilidad conocidas por la medicina española, y hay quien dice que murió envenenada por ellas.

El Gran Mogol Aurangzeb logró capturar al emperador maratta Sambhaji, que hasta entonces le había derrotado batalla tras batalla. Lo torturó hasta que murió el 11 de marzo. Fue sucedido por su hermano Rajaram.

Ese año terminó la pena de destierro en las Filipinas a que se había condenado a Fernando de Valenzuela, el que fuera valido de María Ana de Austria, la madre de Carlos II, durante su regencia. Se le autorizó a marchar a México, donde permaneció hasta su muerte, tres años después.

El sultán de Marruecos Mulay Ismaíl tomó Larache a los españoles.

En abril llegaron a Nueva Inglaterra las noticias de la que se llamó la segunda revolución inglesa y, el 18 de abril, el gobernador Andros fue arrestado y devuelto a Inglaterra. En mayo, el dominio de Nueva Inglaterra fue disuelto y sus seis miembros volvieron a ser colonias independientes. No obstante, Francis Nicholson, el gobernador que Andros había dejado en Nueva York, exigió que Andros fuera restituido y se negó a aceptar a Guillermo III como rey.

Los franceses llevaban tres meses saqueando el Palatinado, y el 12 de mayo Guillermo III hizo que Inglaterra entrara en la liga de Augsburgo junto a las Provincias Unidas. También se incorporó el duque Víctor Amadeo II de Saboya. Guillermo III no tuvo dificultad en convertir las hasta entonces tímidas actuaciones de la liga en una auténtica guerra contra Francia, la guerra de la Liga de Augsburgo. El rey Luis XIV no tardó en reaccionar. El duque de Luxembourg fue enviado contra las Provincias Unidas y el duque de Noailles contra España. Éste entró en Cataluña y tomó Camprodón. El marqués de Louvois no se llevaba bien con la marquesa de Maintenon (la esposa de Luis XIV), y la pérdida de Maguncia fue la excusa que ésta necesitó para hacerlo caer en desgracia ante el rey. Otro logro de Mme. de Maintenon fue convencer a Racine para que compusiera una nueva pieza teatral, Ester, que promovía la devoción católica que el rey llevaba un tiempo tratando de implantar en la corte.

En Madrid se publicó Inundación castálida, la colección de los poemas de una monja mexicana de treinta y nueve años llamada Juana Inés de Asbaje, más conocida como sor Juana Inés de la Cruz. Es la primera figura destacada de la poesía americana. Como ya deja entrever el título de su obra, su estilo se enmarca en la corriente "culterana" de los seguidores de Góngora. Su poema "Primero sueño", de más de un millar de versos, se vio como una imitación de las Soledades, de Góngora. También tiene obras teatrales que imitan a Calderón.

El 1 de junio, un comerciante alemán llamado Jacob Leisler dirigió una sublevación en Nueva York contra el gobernador Nicholson.

En Escocia hubo un levantamiento a favor de Jacobo II dirigido por John Graham of Claverhouse, el vizconde de Dundee, pero murió en julio, en la batalla de Killiecrankie.

La población irlandesa era mayoritariamente católica, por lo que era partidaria de Jacobo II. Cuatro años atrás, el rey había nombrado comandante en jefe del ejército de Irlanda a Richard Talbot, el duque de Tyrconnel, que ahora se rebelaba contra Guillermo III. En la isla había también numerosos colonos ingleses protestantes, por lo que jacobitas y orangistas convirtieron a Irlanda en el escenario de una auténtica guerra civil.

Parte de la guerra entre Francia e Inglaterra se libró en Norteamérica. El 4 de agosto, los indios iroqueses, incitados por los ingleses, penetraron en Canadá y arrasaron la colonia de Lachine, donde mataron a unos doscientos hombres y tomaron unos noventa prisioneros. Para hacer frente a esta crisis, Luis XIV nombró de nuevo gobernador de Canadá al conde de Frontenac, que tenía ya sesenta y ocho años.

Los colonos puritanos de Nueva Inglaterra no entendían por qué Dios los estaba castigando tan duramente en las últimas décadas. Primero les había enviado la cruenta guerra del rey Filipo y luego el herético gobierno de Andros, y ahora la guerra contra los franceses, que en las colonias recibió el nombre de guerra del rey Guillermo. Obviamente, había algo que desagradaba al Señor en Nueva Inglaterra, y no podían ser sus devotos fieles puritanos. Tenía que ser algo diabólico. Los colonos se esforzaban por combatir al diablo con todos sus medios: ya habían ahorcado a numerosas brujas y posesos varios, pero tal vez no se estaban esforzando lo suficiente y el Señor les reprochaba su tolerancia con el maligno. El pastor Cotton Mather publicó su Memorable previsión concerniente a la hechicería y las posesiones, con el que instruyó a la población sobre el modo de detectar la presencia de brujas y ponerse a salvo de sus peligros. El libro cayó en semejante concentración de mentecatos como una chispa en un arsenal.

En Roma murió la reina Cristina de Suecia a los sesenta y siete años. Últimamente había sido la comidilla de todos por sus amores con un joven cardenal. Legó una gran biblioteca y una colección de cuadros y antigüedades. Leibniz estaba en Roma ese año, donde tuvo ocasión de leer los Principia de Newton. Por esta época estaba estudiando un problema ya tratado por Huygens dos años atrás: la existencia y determinación de una curva isócrona, es decir, una curva tal que un cuerpo puntual que cayera deslizándose sobre ella como en un tobogán tardaría el mismo tiempo en llegar abajo independientemente de la altura desde la que iniciara su caída.

Jacob Bernoulli publicó un tratado sobre probabilidad en el que enunciaba la llamada Ley de los grandes números, la interpretación de la probabilidad según la cual, cuando un fenómeno aleatorio se repite muchas veces, la frecuencia relativa de cada resultado se aproxima cada vez más a su probabilidad.

El 28 de agosto ya se le había encontrado nueva esposa al rey Carlos II de España. Se trataba de María Ana de Neoburgo, hija del príncipe elector palatino Felipe Guillermo de Neoburgo. Las razones de la elección eran claras: su madre había tenido veintitrés hijos, y su hermana Leonor Magdalena ya le había dado cuatro hijos al emperador Leopoldo I, en trece años de matrimonio. La boda se celebró por poderes en Alemania, en presencia del emperador.

El zar Pedro I de Rusia cumplió diecisiete años. Tras una segunda campaña fallida contra Crimea, la posición de su hermanastra Sofía se había debilitado, hasta el punto de que Pedro I pudo contar con apoyos suficientes para derrocarla y recluirla en un convento. Su amante Galitzin, cuando estaba a punto de casarse con ella, fue desterrado a Siberia. Ahora fue Natalia, la madre de Pedro I, la que ejerció de regente asesorada por su hermano Lev Kirilovich. El 9 de septiembre Pedro I fue proclamado zar efectivo de Rusia, aunque su hermanastro Iván V conservó formalmente su título de zar correinante.

Por esta época, Rusia dominaba ya toda Siberia, hasta el océano Pacífico. En el sur habían surgido conflictos fronterizos con China, que se solventaron mediante el tratado de Niérchinsk, por el que Rusia cedía el territorio situado al norte del río Amur. El emperador Kangxi había confiado la negociación al jesuita flamenco Ferdinand Verbiest, al que había nombrado presidente del despacho de matemáticas, y que había determinado la posición de los principales puntos geográficos del Imperio. También había mandado fabricar más de cuatrocientos cañones.


El 1 de diciembre, Jacob Leisler era proclamado gobernador de Nueva York y Francis Nicholson se veía obligado a regresar a Inglaterra. Poco después el Bill of Rights pasó a formar parte de la legislación inglesa.

Frontenac había logrado rechazar a los iroqueses en Nueva Francia, y en represalia contra los ingleses, que habían instigado a los indios contra ellos, organizó una expedición contra Nueva York, en la que participó un gran contingente de guerreros indios. (Los franceses se llevaban bien con todos los indios de la zona excepto los iroqueses.) Partieron a mediados de enero de 1690, avanzando con raquetas sobre la nieve, pero el tiempo empeoró y, cuando llegaron a la altura de Schenectady en medio de una ventisca, comprendieron que no podían llegar más lejos. Los habitantes de Schenectady no se esperaban un ataque indio (porque los indios eran estúpidos y nunca atacaban en invierno) y su confianza llegó al extremo de dejar abierta la puerta de la colonia con dos muñecos de nieve como centinelas. Pero los indios dirigidos por franceses no eran tan estúpidos. El 8 de febrero entraron, arrasaron el lugar y luego huyeron perseguidos por los iroqueses.

El 1 de mayo, Jacob Leisler, el gobernador de Nueva York, convocó representantes de todas las colonias inglesas en América para organizar la lucha contra los franceses, pero las únicas que respondieron al llamamiento fueron Massachusetts, Plymouth, Connecticut y Maryland.

El 11 de mayo, una flotilla de catorce barcos, dirigida por sir William Phips, llegó hasta Port Royal, la capital de Acadia. El gobernador francés fue inducido a rendirse por engaño. Los colonos ingleses saquearon un poco el lugar y regresaron a Massachusetts para ser aclamados como héroes por sus conciudadanos.

El 14 de mayo se celebró en Valladolid la boda del rey Carlos II de España y María Ana de Neoburgo. La nueva reina no venía dispuesta a ser aplastada por la corte, como su predecesora. Al contrario, vino acompañada por una camarilla de consejeros: Enrique Wiser, el capuchino fray Gabriel de la Chiusa y su camarera, Gertrudis Bohl, la condesa de Berlelpsch, que la ayudaron a intervenir en la política española mientras ella se ganaba la confianza del rey (y la consiguiente enemistad de su suegra).

Denis Papin publicó el trabajo "Nuevo método para obtener a bajos precios fuerzas muy grandes", en el que describía una máquina de vapor.

Jacob Bernoulli publicó un artículo en Acta eruditorum en el que probaba que el problema de la determinación de la isócrona es equivalente a resolver una ecuación diferencial, ecuación que logró resolver. Su hermano Johann publicó un trabajo sobre la fermentación.

En junio, Leibniz estaba de regreso en Hannover de su viaje por Europa. Aunque publicó nueve grandes volúmenes de material de archivo sobre la familia de los Güelfos, nunca llegó a escribir la historia que el duque le había encomendado y que motivó su viaje.

El derrocado rey Jacobo II de Inglaterra desembarcó en su país con un ejército francés y el 10 de julio derrotó a los ingleses en Beachy Head. Sin embargo, poco después fue rotundamente derrotado junto al río Boyne, en Irlanda, y tuvo que huir nuevamente a Francia.

En el océano Atlántico, a unos quinientos kilómetros de la costa sudamericana, se encuentra un archipiélago descubierto a principios de siglo por el neerlandés Sebald de Weert. Ahora, el inglés John Strong exploraba el estrecho que separa las dos islas mayores, al que denominó Falkland, nombre que actualmente designa a todo el archipiélago.

El 31 de julio, los habitantes de una colonia situada en Maine se rindió a los franceses después de que éstos les hubieran prometido respetar sus vidas. Sin embargo, los indios entraron y no dejaron a nadie vivo. (Los franceses se excusaron explicando que los indios sentían un rencor contra los ingleses que no era fácil de mantener bajo control.)

En Flandes, el duque de Luxembourg obtuvo una victoria en Fleurus. En España, el duque de Noailles tomó la Seo de Urgel. Además, los franceses derrotaron en Staffarde al duque Víctor Amadeo II de Saboya y penetraron en el ducado.

En agosto, sir William Phips recibió el mando de una flota mucho mayor que la que acababa de dirigir contra Port Royal. Ahora contaba con treinta y dos barcos y unos dos mil hombres, y su nuevo objetivo era Quebec. Unos vientos contrarios retrasaron su avance, y no llegó a su destino hasta el 7 de octubre. Para entonces, Frontenac había tenido ocasión de fortificar la ciudad y el ataque inglés fue rechazado. Los ingleses tuvieron que regresar sin ningún botín de guerra, lo cual sumió a Massachusetts en una gran crisis económica, que tuvo que solventar emitiendo papel moneda.

El zar Pedro I de Rusia dirigió una campaña contra Crimea, con la colaboración del atamán de Ucrania, Iván Stepánovich Mazepa.

Los turcos recuperaron Belgrado y la convirtieron en una fortaleza fronteriza. Las represalias turcas provocaron que unas treinta mil familias servias tuvieran que emigrar hacia el norte, a la región dominada por los austríacos, conducidas por el patriarca Arsenio Crnojevic.

John Locke publicó dos importantes obras: Tratados sobre el gobierno civil y Ensayo sobre el entendimiento humano. En la primera expone su filosofía sobre el Estado. Locke parte del principio de que todos los hombres han de ser iguales, en el sentido de que no hay ninguna razón por la que pueda justificarse que la voluntad de un hombre se imponga arbitrariamente sobre la de otro. En ausencia de una sociedad civil, los más fuertes se impondrían sobre los más débiles, y evitar esto es precisamente lo que justifica la existencia de organizaciones sociales. De este modo, para que un gobierno sea legítimo, su finalidad ha de ser la de velar por la igualdad de sus súbditos o, lo que es lo mismo, por sus libertades y derechos. (Aquí cabe apuntar que, en la práctica, Locke sólo extendía la consideración de "ciudadano" a los propietarios.)  Consecuentemente, Locke sostiene que la soberanía procede de los súbditos, que por mutuo acuerdo deciden constituirse en una sociedad civil. El rey está sometido a las leyes, y el pueblo tendrá derecho a rebelarse si lo considera justificado. Por otra parte, Locke aboga por la separación entre el poder legislativo y el judicial. El Estado también ha de ser independiente de la Iglesia, y debe ser tolerante en materia de religión, aunque no debe consentirse el ateísmo. (La ética de Locke era un tanto rudimentaria: pensaba que la única razón para respetar los derechos de los hombres era que Dios premiará a quienes lo hagan y castigará a quienes no lo hagan, de modo que un ateo era un delincuente incorregible en potencia.) Se considera a Locke como uno de los padres del liberalismo moderno, es decir, de la doctrina partidaria de limitar el poder del Estado frente las libertades de los individuos.

En su Ensayo sobre el entendimiento humano, Locke presenta sus puntos de vista sobre la teoría del conocimiento, que difiere de la filosofía cartesiana en dos puntos fundamentales: desde el punto de vista del contenido, su originalidad fundamental es su tesis de que todo el conocimiento humano procede de la experiencia. Esta afirmación convierte a Locke en el padre del empirismo, doctrina filosófica que se opone al racionalismo de Descartes, Spinoza o Leibniz, que creen a la razón capaz de llegar a conocimientos sólidos e importantes sin apoyarse para nada en la experiencia. Desde el punto de vista formal, el mayor mérito de Locke es que es el primer filósofo moderno que erradica de sus argumentaciones los juegos de palabras escolásticos a partir de los cuales los filósofos racionalistas "demostraban" el grueso de sus afirmaciones, como la existencia de Dios, o la existencia del mundo sensible, etc. Bien es verdad que Locke sustituye la palabrería racionalista por argumentos vagos y llenos de lagunas lógicas, pero cambiar falacias elegantes por lagunas evidentes es el primer paso para delimitar los problemas y estar en condiciones de buscarles soluciones honestas. Damos aquí más detalles para el lector interesado.

John Dryden estrenó Don Sebastián y Anfitrión. Henry Purcell estrenó Dioclesian.

Alessandro Scarlatti estrenó su ópera Gli equivoci in amore overo la Rosaura.

Ese año murieron:

También murieron ese año:

El obispo Jacques Benigne Bossuet seguía combatiendo el protestantismo con su Advertissements aux protestants.

La marquesa de Montespan, ex amante de Luis XIV, abandonó definitivamente Versalles para recluirse en un convento de París que ella misma había fundado.

Racine estrenó Atalía.

La Fontaine estrenó una obra de teatro titulada Astrea, que fue un fracaso. Unos años antes había escrito un libreto para Lully titulado Dafne, pero le fue rechazado. El teatro no era su fuerte.

John Dryden estrenó El rey Arturo, con música de Purcell.

Jacob Leisler, el gobernador de Nueva York no era nada popular y se mostró incapaz de dirigir la guerra contra los franceses, así que el rey Guillermo III le comunicó su cese. Leisler trató de oponerse violentamente al desembarco del nuevo gobernador, pero fue capturado y ejecutado el 16 de mayo.

María Ana de Neoburgo tenía ya en sus manos los hilos más importantes de la política española. Aliada con el cardenal Portocarrero, logro en junio que el rey Carlos II retirara su confianza al conde de Oropesa. Cuando fue a despedirse del monarca, éste le explicó con estas palabras las sólidas razones que lo habían llevado a destituirlo: Eso quieren y es preciso que yo me conforme. El rey se hizo cargo personalmente del gobierno, para lo cual nombró varios consejeros y un secretario: Juan Angulo, tan inepto que el propio Carlos II se refería a él como "mi mulo". El príncipe elector Maximiliano II de Baviera fue nombrado gobernador de los Países Bajos españoles (para que los defendiera de Francia).

El 7 de octubre la colonia de Massachusetts recibía una nueva carta que sustituía a la que Jacobo II había derogado. En ella se establecía que Massachusetts absorbía a la colonia de Plymouth, así como a la colonia francesa de Acadia, que volvió a recibir el nombre inglés de Nueva Escocia, pero, por otra parte, se le exigía que respetara la libertad religiosa de todas las sectas protestantes.

Johann Bernoulli dio unas lecciones de cálculo diferencial en Ginebra. Luego marchó a París, donde conoció a los principales matemáticos franceses de la época, especialmente al marqués Guillaume François Antoine de L'Hôpital, que se congratuló de encontrar a alguien que había entendido el trabajo de Leibniz, y lo contrató para que le diera clases de cálculo diferencial. Ese mismo año resolvió el problema de la catenaria, que su hermano Jacob acababa de plantear, consistente en encontrar la forma geométrica exacta que adopta un cable que cuelga sujeto de sus dos extremos.

Los católicos irlandeses fueron derrotados definitivamente en Aughrim. Poco después murió Richard Talbot, que había dirigido la oposición contra Guillermo III. La autoridad de Guillermo III como rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda quedó definitivamente consolidada, al menos en el interior de sus estados. De todos modos, Guillermo III puso al frente de los asuntos escoceses a John Dalrymple, hijo y tocayo del vizconde de Stair (que se había exiliado de Escocia huyendo del entonces duque Jacobo de York, y se había refugiado en las Provincias Unidas, bajo la protección de Guillermo III) y le encargó que obligara a todos los jefes de clanes escoceses a que prestaran un juramento de lealtad. Los jefes fueron convocados a principios de 1692, pero uno de ellos, Macdonald de Glencoe, acudió a jurar con seis días de retraso, y Dalrymple, sin consultar a Londres, consideró que lo más acertado era asesinar a Macdonald con todo su séquito, en lo que se denominó la Matanza de Glencoe. Dalrymple fue destituido inmediatamente, y la matanza no tuvo consecuencias inmediatas, aunque, obviamente, aumentó la hostilidad de los montañeses de Escocia hacia la monarquía inglesa.

Daniel Defoe tuvo que huir a Francia a causa de la quiebra de sus negocios como armador.

Purcell puso música a The fairy queen.

La capital de Virginia se trasladó de Jamestown a la nueva ciudad de Williamsburg (la ciudad de Guillermo), fundada en honor del rey Guillermo III.

En la ciudad de Salem, en Massachusetts, unas adolescentes, al parecer para librarse de un castigo por alguna travesura, decidieron declararse poseídas por el diablo. Acusaron de brujería a una esclava de su familia. Ya hacía tiempo que los puritanos de Salem sospechaban de la presencia del maligno, así que se investigó el asunto. Todas las pruebas señalaban a la esclava como culpable: era medio india y medio negra y, por si esto no fuera suficiente, provenía del Caribe, y en varias ocasiones se le había oído contar a los niños historias de vudú. De todos modos, para asegurar un veredicto justo, la esclava fue interrogada látigo en mano. Al poco tiempo, para evitar el dolor, optó por confesar la verdad: no sólo era bruja, sino que delató a otras brujas amigas suyas. Ese mismo año, sir William Phips había sido nombrado gobernador de Massachusetts, y nombró un tribunal especial para encargarse del caso. Se desencadenó un proceso de histeria colectiva en el que varias damas respetables se declararon posesas. A lo largo de seis meses, cincuenta y cinco personas fueron torturadas, treinta mujeres y seis hombres fueron ahorcados, y un hombre de ochenta años fue ejecutado por negarse a declarar. (Así evitó que sus bienes fueran confiscados y salvó la herencia de sus hijos.) El proceso empezó a amainar cuando los torturados empezaron a cambiar de táctica: en lugar de denunciar a esclavas o gente de baja condición, empezaron a acusar de brujería a personalidades eminentes de la jerarquía eclesiástica y el gobierno. Hasta la mujer de Phips fue acusada, con las mismas evidencias con que se había acusado y condenado a tantos infelices. Sólo entonces empezaron a hacerse oír las voces que denunciaban que aquello era una vergüenza. Los juicios se suspendieron y unas ciento cincuenta personas que estaban en prisión pendientes de juicio fueron liberadas.

En julio, Johann Bernoulli regresó a Basilea, pero siguió dando clases de matemáticas por correspondencia al marqués de L'Hôpital.

En septiembre, tras doce años de lucha, los españoles pudieron recuperar Santa Fe, la capital de Nuevo México, con lo que terminó la rebelión de los indios pueblo.

El duque Felipe de Orleans tenía un hijo de dieciocho años, llamado también Felipe, que se casaba ahora con Francisca de Borbón, una de las hijas ilegítimas (pero legitimadas) del rey Luis XIV de Francia.

El emperador Leopoldo I puso a Transilvania bajo el gobierno de Miguel III Apavi, hijo del príncipe Miguel II, fallecido dos años atrás.

Isaac Newton
Índice La sucesión de Carlos II