HISTORIA











ANTERIOR


EL SEGUNDO IMPERIO ALEMÁN

SIGUIENTE

El 1 de enero de 1871 el general Faidherbe reunió a sus oficiales y les comunicó su intención de socorrer la ciudad de Péronne, que resistía desde hacía unos días el asedio prusiano. Éstos le aconsejaron no intentarlo, pero Faidherbe respondió:

Señores, tal vez tengan ustedes razón, pero dejar bombardear Péronne sin tratar de socorrerla cuando tengo bajo mis órdenes más de 30.000 hombres y 90 cañones es caer en el deshonor. Ahora prefiero ser derrotado cumpliendo mi deber que ser deshonrado por una acusación de pusilanimidad. Mañana marcharemos hacia el enemigo. Esta noche recibirán las órdenes de marcha.

El 2 de enero Amadeo de Saboya llegó a Madrid. Después de rezar ante el féretro de Prim se dirigió al palacio de las Cortes donde prestó juramento a la Constitución y fue proclamado como el rey Amadeo I de España. El general Serrano cesó en su cargo de regente y pasó a ocupar el de presidente del consejo de ministros.

El 3 de enero Faidherbe se enfrentó a los prusianos con éxito, éstos se vieron obligados a retirarse de Péronne, escasos de municiones y en inferioridad numérica, pero el 4 de enero Faidherbe se retiró y los prusianos no tardaron en reconstruir el cerco.

El 9 de enero un ejército prusiano de 15.000 hombres bajo el mando del general August von Werder entró en la ciudad de Villersexel, donde la noche anterior había tomado posiciones el general Charles Denis Bourbaki con 20.000 hombres. En un principio, los prusianos barrieron a los franceses y tomaron el castillo que protegía la ciudad, pero los franceses reaccionaron y al final lograron expulsar a los prusianos.

El 10 de enero se estrenó en Viena Indigo y los cuarenta ladrones, la primera incursión de Johann Strauss en el mundo de la opereta (tras dos proyectos que dejó incompletos). Fue bien acogida por el público, si bien la crítica se mostró dividida. Su pieza más conocida es el vals Las mil y una noches, que fue interpretado separadamente en conciertos.

Ese día Péronne se rindió a los prusianos. Mientras tanto, el príncipe Federico de Prusia había marchado con 50.000 desde Orleans hasta Le Mans, donde se encontró con un ejército francés que, si bien contaba con 150.000 hombres, estaban desmoralizados y mal equipados. En estas circunstancias, el 11 de enero Federico no dudó en atacar. La batalla se prolongó hasta el día siguiente, el 12 de enero, cuando el ejército francés se retiró dejando 7.000 muertos y heridos, 22.000 prisioneros y unos 50.000 desertores. Con esta batalla terminaba la resistencia francesa al oeste del país.

El 14 de enero Garibaldi entró en Dijon.

El general Bourbaki había tratado de perseguir a von Werder, pero tenía grandes problemas de avituallamiento y los prusianos tuvieron tiempo de posicionarse para presentar una nueva batalla. Ambos ejércitos se encontraron el 15 de enero en Héricourt. Bourbaki contaba con unos 140.000 sin apenas coordinación ni equipamiento, mientras que los prusianos eran algo más de 50.000.

Ese mismo día un golpe de estado rutinario derrocó al dictador boliviano Mariano Melgarejo, que tuvo que huir a Perú. La insurrección la organizó el comandante del ejército, Agustín Morales, que se convirtió en el nuevo dictador.

Los combates en Héricourt se prolongaron hasta el 17 de enero. Al día siguiente, viendo que estaba sufriendo cada vez más pérdidas sin lograr progreso alguno, Bourbaki ordenó la retirada, y los franceses marcharon perseguidos de cerca por los prusianos.

El rey Guillermo I de Prusia era reacio a aceptar el título de emperador alemán que Bismark le había puesto en bandeja, en parte porque los nacionalistas que tradicionalmente venían promoviendo la unidad alemana eran progresistas liberales, a los que el rey era fuertemente alérgico, y en parte porque no le gustaba la idea de que Prusia dejara de ser la potencia predominante en Alemania para convertirse en un Estado más dentro de un imperio federal. Sin embargo, Bismark otorgó secretamente una sustanciosa renta anual al rey Luis II de Baviera y éste preparó una carta que firmaron los príncipes y reyes de los estados alemanes en la que pedían al monarca que aceptara el título. Finalmente, el 18 de enero fue coronado como emperador alemán en el palacio de Versalles. Desde entonces fue más conocido en el mundo con su título en alemán, es decir, como el kaiser Guillermo I, y el Deutsches Reich es conocido en la historia como el Segundo Imperio Alemán. ("Imperio" en alemán se dice "Kaiserreich", mientras que "Reich" es un término más genérico, pero los alemanes llamaban Heiliges Römisches Reich al Sacro Imperio Romano, que ahora contaban como el "Primer imperio alemán".)

Mientras Bourbaki se retiraba por el este perseguido por los prusianos, el único ejército francés que quedaba en activo era el de los 40.000 hombres del general Faidherbe, no lejos de París. El 19 de enero tuvo que enfrentarse en San Quintín a un ejército prusiano enviado contra él, el cual no tuvo dificultades en lograr la victoria. Mientras tanto el general Trochu intentaba una salida desde París con 90.000 hombres posicionados durante la noche. Los prusianos fueron tomados por sorpresa, pero estaban bien organizados y no tardaron en recibir refuerzos. Finalmente Trochu tuvo que ordenar la retirada.

El 21 de enero von Werder atacó en Dijon a las fuerzas de Garibaldi. El ataque se prolongó dos días más, pero los prusianos no lograron vencer la resistencia del italiano.

La situación en París era desesperada: los ricos habían empezado a matar sus caballos para comérselos. Hasta unos antílopes, camellos y los elefantes Cástor y Póllux del jardín zoológico habían acabado en los menús de navidad de los restaurantes de lujo. Los pobres, que ya habían acabado con sus caballos, habían pasado a una dieta de perros, gatos y ratas. El invierno era duro y había escasez de madera, carbón y gas. El hambre y el frío duplicaron la tasa de mortalidad. El 22 de enero se produjo una manifestación masiva contra el Gobierno de la Defensa Nacional, que fue suprimida con violencia.

El 25 de enero el ejército chileno sofocó una revuelta de unos 3.000 indios mapuches en la Araucania. El "rey" Aurelio I no tardó en abandonar la región pasando a Argentina y de ahí de regreso a Francia.

El ejército del general Bourbaki estaba siendo arrinconado por los prusianos contra la frontera suiza. El 26 de enero cedió el mando al general Justin Clinchant y después se disparó en la cabeza, pero el ángulo fue excesivo y el cráneo detuvo la bala, por lo que no llegó a morir. Clinchant empezó a negociar con los suizos la posibilidad de cruzar la frontera. Así terminaba la resistencia francesa al este del país. Trochu empezó a negociar la rendición y el 28 de enero se firmó un armisticio aplicable a toda Francia excepto a Dijon, donde los prusianos no estaban dispuestos a aceptar la humillación que Garibaldi les estaba procurando. Sin embargo, Garibaldi, al tener noticia del armisticio, depuso las armas y los prusianos no tuvieron más remedio que aceptarlo y perdieron su oportunidad de resarcirse. En cambio, las ciudades de Belfort y Bitche se negaron a aceptar el armisticio cuando fueron informados de su existencia por los prusianos.

Mientras tanto un ejército argentino derrotaba al federalista Ricardo López Jordán en la batalla de Ñaembé. Jordán tuvo que retirarse perdiendo a más de un millar de hombres, de un total de siete mil, entre muertos, heridos y prisioneros.

El 30 de enero Turki bin Said, tío del derrocado sultán de Omán Salim bin Thuwaini, mató al sultán Azzan bin Qais y se hizo con el poder.

El general Clinchant obtuvo permiso para entrar en Suiza a condición de que sus hombres fueran desarmados. El 1 de febrero unos 87.000 hombres empezaron a cruzar la frontera. Allí depusieron sus armas y 11.800 caballos, 285 cañones, 64.000 fusiles, 60.000 sables entre otros materiales fueron vendidos para pagar una compensación a los suizos por los alimentos, el alojamiento y el auxilio a los heridos.

Una vez formado el Imperio Alemán, la guerra contra Francia ya no tenía ninguna utilidad para Bismark. Ya había convencido a los alemanes de que una Alemania unida sería la potencia más poderosa de Europa. El problema era que Francia carecía de un gobierno legitimado para negociar la paz. El derrocamiento de Napoleón III había sido un gran contratiempo. Por ello, en los acuerdos de paz preliminares, una de las condiciones que Bismark había exigido (además de dejar bien claro que se quedaba con Alsacia y Lorena) era la convocatoria de elecciones para formar un gobierno nacional representativo. Los republicanos radicales no estaban dispuestos a aceptar estas condiciones. El 6 de febrero Léon Gambetta, que ya había sido relevado de su cargo de ministro de interior, pero que ejercía el de ministro de la guerra, presentó su dimisión. No obstante, las elecciones tuvieron lugar el 8 de febrero, con cuarenta departamentos ocupados por los prusianos y 400.000 franceses prisioneros, y se efectuaron según las leyes electorales de la segunda república francesa.

El año anterior el Congreso de los Estados Unidos había creado una comisión para estudiar la situación en los Estados del Sur. Ésta entrevistó a un gran número de habitantes de diferente condición social y se encontró con graves denuncias de violencia contra los negros que la mayoría de los blancos negaba o decía desconocer. El Congreso declaró que no toleraría ninguna conspiración sureña para resistir la reconstrucción del sur mediante la violencia.

El 13 de febrero se reunió en Burdeos la recién elegida Asamblea Nacional francesa. De un total de 675 diputados, 400 eran monárquicos (182 legitimistas, es decir, que consideraban como rey de Francia a "Enrique V de Borbón", el nieto del rey Carlos X de Francia, y 214 orleanistas, cuyo rey era "Felipe VII de Orleans",  nieto de Luis Felipe I), 250 eran republicanos y los restantes se dividían entre socialistas, liberales y bonapartistas. No obstante, la situación era engañosa: la mayoría monárquica se debía a que los monárquicos defendían la necesidad de firmar la paz con Prusia, mientras que una parte de los republicanos eran partidarios de continuar la guerra hasta las últimas consecuencias. Entre los diputados elegidos se encontraban Victor Hugo y Garibaldi, que había aparecido entre los votados sin haberse presentarse candidato. No obstante, al no tener la nacionalidad francesa su elección no era válida. Pese a ello, Garibaldi se trasladó a Burdeos. En la Asamblea los monárquicos le eran hostiles y, además de dejar claro que no podía actuar como diputado (antes de que hubiera tenido tiempo de llegar a la ciudad) le reprocharon no haber combatido. Enterado de estas declaraciones, Garibaldi se presentó afirmando de antemano que renunciaba a su condición de diputado, si bien quería defender el honor de los hombres que habían combatido bajo su mando. La derecha se opuso violentamente a que hablara en la Asamblea y Garibaldi se retiró.

El 14 de febrero Ricardo López Jordán sufrió una nueva derrota en el combate de Gená.

El 15 de febrero Nueva Jersey aprobó la decimoquinta enmienda (aunque ya era parte de la constitución estadounidense de todos modos).

El 17 de febrero Adolphe Thiers, antiguo ministro de Luis Felipe I, fue elegido "jefe del poder ejecutivo de la República hasta que las instituciones de Francia sean establecidas".

El 18 de febrero Louis Jules Trochu dejaba en París su cargo de presidente del Gobierno de la Defensa Nacional reconociendo a Thiers y a la Asamblea de Burdeos como el gobierno legítimo de Francia. Los contrarios a firmar la paz con Alemania le reprocharon que hubiera rendido París. Victor Hugo dijo de él: Trochu: participio pasado del verbo "trop choir", es decir, "caer demasiado" (bajo).

Mientras tanto, Pierre Philippe Denfert-Rochereau, que estaba al mando de la guarnición que resistía en Belfort, recibía una orden directa de Adolphe Thiers para que rindiera la ciudad. Los militares franceses la abandonaron llevando consigo sus armas gracias a un salvoconducto. De los 17.700 soldados que había al principio en la ciudad (104 días antes) 4.750 habían muerto. Sólo Bitche seguía sin rendirse, mientras el oficial al mando, el comandante Louis-Casimir Teyssier, trataba de informarse de si era verdad lo que le decían los prusianos.

El 21 de febrero Thiers se entrevistó con Birmark, quien le comunicó que no podía prolongar el armisticio más allá de tres días, y le impuso como condiciones para que la paz fuera posible el pago de una cuantiosa indemnización, la cesión de Alsacia y Lorena (excepto la ciudad de Belfort, que había resistido el asedio prusiano) y además la posibilidad de que el ejército alemán desfilara por los campos elíseos de París.

En Honduras se produjo la típica rebelión contra el gobierno, que a la sazón presidía José María Medina. El capitán (liberal) Domingo Vásquez Toruño tomó la ciudad de Nacaome. El gobierno salvadoreño de Francisco Dueñas apoyó la insurrección y Medina declaró la guerra a El Salvador.

El 24 de febrero apareció en Londres la primera edición de El origen del hombre y la selección en relación al sexo, el ensayo en que Charles Darwin explica cómo se aplica la teoría de la evolución al caso de los seres humanos, y analiza las evidencias que ponen de manifiesto que el hombre desciende de animales inferiores y muestra que las diferencias raciales tienen también un origen adaptativo, si bien enfatiza que todas las razas humanas constituyen una misma especie.

El 26 de febrero Birmark y Thiers firmaron un tratado preliminar en Versalles por el que Francia aceptaba las exigencias alemanas.

El 28 de febrero la guardia nacional de París pegó por las calles el "cartel negro" (llamado así porque estaba rodeado de un marco negro en señal de lugo) en el que se recomendaba a los ciudadanos que, al día siguiente, el 1 de marzo, la fecha señalada para el desfile de los soldados alemanes, permanecieran todos encerrados en sus casas, para que los alemanes desfilaran por una ciudad desierta. Ese mismo día la Asamblea Nacional francesa aceptó las condiciones impuestas por Alemania por 546 votos a favor frente a 107 en contra (entre ellos Victor Hugo). Los diputados de Alsacia y Lorena presentaron su dimisión y fueron seguidos por varios republicanos radicales. Además Asamblea depuso oficialmente a Napoleón III y a su dinastía, al que declararon responsable de la ruina, la invasión y el desmembramiento de Francia.

Ese mismo día, y a pesar de que había ganado las elecciones pertinentes, fue investido como presidente de Nicaragua Vicente Cuadra y Ruy Lugo.

En China fue capturado Ma Hualong, uno de los principales líderes militares de la rebelión Dungan. El 2 de marzo fue condenado a la "muerte por mil cortes", en la que al reo se le iban cortando pequeños trozos de su cuerpo y se depositaban frente a él, mantenido con vida hasta que finalmente se le decapitaba o se le extraía algún órgano vital.

El 6 de marzo un ejército federal argentino sufrió una nueva derrota en el combate de Punta del Monte, tras lo cual los jordanistas se dispersaron y poco después López Jordán huyó al Uruguay, desde donde pasó a Brasil. En su ausencia, se convocaron elecciones en Entre Ríos, en las que no se permitió el concurso de los federalistas. Hubo mucha abstención y salió elegido gobernador Emilio Duportal. Éste expulsó a todos los federalistas de los puestos públicos la policía causó estragos entre la población. Duportal dimitió y fue reemplazado por Leónidas Echagüe.

El 7 de marzo Teyssier se había convencido finalmente de que Francia se había rendido a Alemania y que Bitche había pasado a ser territorio alemán, y así se lo explicó a sus soldados y a los habitantes de la ciudad.

Argelia también tenía participación en la Asamblea Nacional francesa, pero las elecciones se realizaron más tarde y en ellas Garibaldi volvió a ser elegido sin proponérselo. La Asamblea volvió a invalidar la elección. El 8 de marzo Victor Hugo se dirigió así a la Asamblea:

De todas las potencias europeas, ninguna se ha alzado para defender esta Francia que tantas veces ha hecho suya la causa de Europa... ningún rey, ningún estado, ¡nadie! Excepto un hombre. Cuando las potencias, como he dicho, no intervenían, un hombre intervino, y ese hombre es una potencia. Ese hombre, señores, ¿qué tenía? ¡Su espada! [...] No quiero herir a nadie en esta Asamblea, pero diré que es único de los generales que han luchado por Francia, el único que no ha sido vencido. [...] Les voy a satisfacer, señores, y voy a ir más lejos que ustedes. Hace tres semanas ustedes se negaron a escuchar a Garibaldi. Hoy se niegan a escucharme a mí. Ya estoy harto. Presento mi dimisión.

Y dimitió.

El principal foco de descontento con la rendición ante Alemania era París. Los parisinos habían resistido un duro asedio durante cuatro meses y consideraban que no lo habían hecho para aceptar después semejantes condiciones de paz. El desfile del ejército prusiano por la capital francesa, a la vez que había sido la guinda que Bismarck había sabido poner a la euforia nacionalista que le había permitido fundar su Imperio, había supuesto el colmo de la humillación para los parisinos. En París se alzaban muchas voces contra el gobierno de la Asamblea Nacional (o la Asamblea de Pueblerinos, como la llamaban en la capital, donde el mero hecho de que no estuviera alojada en París ya era un motivo de recelo), y éste no estaba siendo muy conciliador: había nombrado a tres bonapartistas para los puestos de prefecto de policía, jefe de la guardia nacional y gobernador (y los bonapartistas en París estaban entonces peor vistos que el gobierno de Burdeos). El 9 de marzo el prefecto de policía prohibió los principales periódicos de extrema izquierda. Ese mismo día se amotinaron tres batallones de la guardia nacional.

Entre tanto un parlamentario alemán hacía llegar un ultimátum a Teyssier para que rindiera Bitche, pero éste le dijo que no aceptaba órdenes alemanas, y que necesitaba instrucciones del gobierno francés.

El 10 de marzo la Asamblea Nacional francesa se trasladó a Versalles (el gobierno no se atrevió a entrar en París). Thiers llegó a un acuerdo tácito con la Asamblea para no entrar de momento en la cuestión sobre si Francia adoptaría un régimen monárquico o republicano y centrarse en la gestión de la guerra contra Alemania. Durante el asedio de París, el gobierno provisional había decretado una moratoria en el pago de deudas y alquileres, y ahora la Asamblea Nacional la suprimía de forma brusca, a la vez que suprimía el salario de la guardia nacional. Todo esto dejó en la ruina a un sector importante de la población parisina.

El 12 de marzo otro parlamentario alemán hizo llegar a Teyssier una carta firmada por el ministro francés de asuntos exteriores que le ordena evacuar Bitche con honores de guerra.

El 13 de marzo Garibaldi regresó a sus posesiones en Caprera.

Emilio Arrieta estrenó en Madrid la reconversión en ópera de su zarzuela Marina.

El año anterior el gobierno francés había iniciado un proceso de regularización de la situación de Argelia, que incluía la sustitución de las autoridades militares por autoridades civiles. Sin embargo, esto chocaba con las concepciones un tanto primitivas de la autoridad que tenían los argelinos: para muchos de ellos, acatar la autoridad de unos oficiales que los habían derrotado en combate era honorable, pero obedecer a unos meros civiles era humillante. A esto se unía que algunos argelinos que se habían alistado en la milicia francesa habían sido requeridos para combatir en Francia contra los alemanes, a lo cual se negaban entendiendo que se habían alistado únicamente para actuar en Argelia. Desde primeros de año se produjeron algunas insurrecciones, las cuales se avivaron el 16 de marzo cuando se adhirió a ellas un noble llamado Cheikh El Mokrani, que tenía gran influencia. El año anterior había sido degradado por haber colaborado con una revuelta organizada por un amigo de su padre, y era de los que no estaban dispuestos a obedecer a civiles. Ese día, Mokarin se apoderó con seis mil hombres de Bordj Bou Arreridj.

Por otra parte, el gobierno francés también había hecho varias tentativas de retirar la artillería de París. Finalmente, Thiers ordenó una operación a gran escala: ese mismo día se presentó él mismo en París, y ordenó que durante la noche del 17 de marzo el general Claude Lecompte entrara en la ciudad al frente de unos 6.000 hombres para apoderarse de unos cañones que los parisinos consideraban suyos, pues habían sido pagados mediante colectas para la guerra contra Prusia. El 18 de marzo los parisinos se despertaron con la ciudad ocupada por soldados armados. Alertados a toque de campana, se dispusieron a proteger los cañones. El general Lecompte ordenó disparar contra una población inerme, pero sus propios soldados lo hicieron bajar del caballo y lo apresaron. Las calles empezaron a llenarse de barricadas. El general Louis d'Aurelle de Paladines, jefe de la guardia nacional, trató de organizar una resistencia apoyándose en los miembros de la guardia provenientes de barrios burgueses (los disturbios se estaban produciendo fundamentalmente en los barrios obreros). El general Joseph Vinoy, el gobernador de París, hizo evacuar los barrios situados a la orilla izquierda del Sena y replegó las fuerzas leales alrededor de la Academia Militar. Hacia las tres de la tarde Thiers sale de París hacia Versalles dando órdenes de evacuar la ciudad a todos los soldados y funcionarios. Mientras tanto Lecompte y otro general son fusilados sumariamente por sus soldados. Al anochecer, un Comité Central de la Guardia Nacional controla la mayor parte de la ciudad. Las órdenes que emite son puramente defensivas: instalar barricadas por todas las calles y no atacar. Se baraja la posibilidad de organizar una marcha contra Versalles, pero es rechazada.

El 19 de marzo el Comité Central de París anuncia elecciones en la ciudad para constituir un Consejo de la Comuna de París. (La Comuna fue el nombre que había recibido el primer gobierno revolucionario organizado tras la toma de la bastilla en 1789).

Mientras tanto Birmarck dejaba en libertad a Napoleón III, que ya no pintaba nada, y que marchó a reunirse con su familia en Gran Bretaña.

El 20 de marzo el Comité Central de París envió unos representantes a Versalles, pero el 21 de marzo terminaron siendo abucheados por la Asamblea Nacional y las conversaciones fracasaron. Entre tanto un ejército versallista ocupó Mont-Valérien, un monte cercano a París desde donde se podía bombardear la ciudad. En la capital, los habitantes de los barrios burgueses, organizados en una asociación de Amigos del Orden, se manifiestan en contra del amotinamiento y promueven el sabotaje de las elecciones, previstas para el día siguiente. El Comité Central aplazó las elecciones un día, y el 22 de marzo una nueva manifestación de los Amigos del Orden desencadenó un intercambio de insultos y de golpes con los partidarios de la Comuna y se disolvió cuando la guardia nacional empezó a disparar contra los manifestantes. (Se contaron quince muertos y unos diez heridos entre los Amigos del Orden y unos dos muertos y 7 heridos entre los comuneros.) Las elecciones volvieron a aplazarse.

El 23 de marzo en Marsella y en Lyon se produjeron revueltas comuneras similares a la de París.

El 24 de marzo se crearon comunas en Narbona y Saint-Étienne, mientras que la Comuna de Lyon fue sofocada. La Comuna de París ofreció a Garibaldi ponerse al frente de la Guardia Nacional, pero éste rechazó entrometerse en un conflicto "franco-francés".

Después de recibir toda clase de amenazas por parte de los alemanes, que estaban a punto de reanudar los bombardeos, y un telegrama del gobierno francés insistiéndole en que debía abandonar Bitche, el 25 de marzo Teyssier se dedició a cumplir las órdenes y sus hombres abandonaron la ciudad. (Los días previos los había pasado destruyendo víveres y todo lo que pudiera ser de utilidad para los alemanes.)

Ese mismo día se proclamó una comuna en Toulouse.

El 26 de marzo se creó una comuna en Creusot. Finalmente en París tuvieron lugar las elecciones al Consejo de la Comuna de París.

El 28 de marzo fueron sofocadas las Comunas de Saint-Étienne, Toulouse y Creusot. En París se reunió por primera vez el Consejo que proclamó oficialmente la Comuna. El Consejo estaba integrado por 25 obreros, 12 artesanos, 4 empleados, 6 comerciantes, 3 abogados, 3 médicos, 1 farmacéutico, 1 veterinario, 1 ingeniero, 1 arquitecto, 2 pintores (artistas) y 12 periodistas. El consejo declaró que la bandera oficial de la Comuna sería una bandera roja, usada durante la revolución francesa de 1789 para advertir de la inminente llegada de un ejército que se disponía a reprimir un motín, y que ahora se reinterpretaba como símbolo de la sangre de los obreros, frente a la bandera tricolor que se identificaba con la represión burguesa. Además puso de nuevo en vigor el calendario republicano francés.

El 31 de marzo fue sofocada la Comuna de Narbona.

El 2 de abril un ejército versallés formado por unos 9.000 hombre se enfrentó a algo más de medio centenar de comuneros parisinos en Courbevoie, cerca de París. Al atardecer los comuneros se retiraron a la capital dejando 12 muertos y 30 prisioneros, cinco de los cuales fueron fusilados poco después. Entre tanto la Comuna decreta la separación entre Iglesia y Estado. El presupuesto para cultos fue suprimido y se puso un límite a los salarios de los funcionarios.

El 3 de abril unos 6.000 comuneros parisinos salieron de Neuilly con la misión de tomar Rueil, mientras que otros 10.000 se dirigieron contra Meudon (pasos previos para atacar Versalles). Sin embargo, por el camino a Rueil fueron sorprendidos por la guarnición versallesa en Mont-Valérien, cuya presencia desconocían, y ante los disparos de la artillería buena parte de los comuneros huyó hacia París. Sólo unos 1.200 llegaron hasta Rueil, aunque poco después llegaron otros 1.000. Allí se enfrentaron a unos 10.000 soldados versalleses mucho mejor equipados y dirigidos. La mayoría terminó huyendo hacia Neuilly, mientras que unos pocos ofrecieron resistencia en Rueil hasta que fue retomada por los versalleses. En Meudon, los comuneros se enfrentaron a apenas 1.000 gendarmes y se las arreglaron para tomar el castillo, pero después llegaron 9.000 soldados versalleses de refuerzo y se invirtieron las tornas.

El 4 de abril una nueva operación de los comuneros de París, esta vez contra Châtillon, acabó en desastre. Unos 1.500 comuneros fueron enviados prisioneros a Versalles. En Limoges se creó una comuna que no tardó en ser sofocada. También ese día cayó la Comuna de Marsella.

El 5 de abril la Comuna de París prohibió dos periódicos considerados proversalleses. El número de periódicos prohibidos se iría incrementando cada pocos días.

El 8 de abril la Comuna de París decretó una pensión para heridos, viudas y huérfanos.

En Argelia, el ejército francés ocupó Medjana, en las afueras de Bordj Bou Arreridj. Al mismo tiempo, en Seddouk se proclamó la guerra santa contra los franceses y unos 150.000 kabiles se sublevaron.

El 11 de abril se inició el bombardeo sobre París.

El presidente hondureño José María Medina había enviado a El Salvador a Juan Antonio Medina, que se alió con el ministro de guerra salvadoreño, Santiago González Portillo, y con su ayuda tomó la capital el 12 de abril. El presidente Francisco Dueñas fue encarcelado y poco después se exilió en los Estados Unidos. Portillo asumió la presidencia.

Ese mismo día la Comuna de París suspendió los procesos por impago de deudas.

El 14 de abril los rebeldes argelinos tomaron Palestro, donde 31 colonos fueron masacrados.

Ese mismo día el parlamento alemán aprobó una constitución alemana, casi idéntica a la de la Confederación de Alemania del Norte, que fue promulgada por el emperador el 16 de abril. La carta magna establecía que el jefe del estado era el rey de Prusia, con el título de emperador, el cual elegía un canciller con la potestad de proponer leyes, las cuales debían ser aprobadas tanto por un Bundesrat (formado por representantes de los 25 Estados que componían el Imperio, donde Prusia tenía 17 representantes, Baviera 6,  Sajonia y Wurtemberg 4 cada uno, Baden y Hesse 3 cada uno, y los restantes estados tenían uno o dos representantes ) y por un Reichstag, elegido por sufragio universal masculino (pero con truco: la población se dividía en tres clases según los impuestos que pagaba, y cada clase elegía el mismo número de representantes, de modo que la clase de los más ricos, con un 4.7% de la población y la segunda clase, con el 12.7%, pesaban juntas el doble que la clase de los más pobres, con el 82.6% de la población). Los decretos y ordenanzas del emperador tenían que ser firmados también por el canciller para ser válidos. Los distintos estados conservaban sus gobiernos y sus reyes o príncipes, aunque con algunas restricciones de soberanía.

Bismark anunció que no habría más expansiones territoriales de Alemania en Europa, que era una forma de decir que no intentaría anexionarse Austria. Desde ese momento, su diplomacia dejó de dedicarse a crear conflictos, como los que habían llevado a Prusia a la guerra contra Dinamarca, luego contra Austria y luego contra Francia, y se encaminó a cimentar la estabilidad de Europa con la misma tenacidad con la que hasta entonces había dedicado a minarla.

El 19 de abril la Comuna de París publicó una declaración al pueblo francés en la que explicaba sus objetivos:

El reconocimiento y la consolidación de la República como única forma de gobierno compatible con los derechos del pueblo y con el libre y constante desarrollo de la sociedad. La autonomía absoluta de la Comuna, que ha de ser válida para todas las localidades de Francia y que garantice a cada municipio la inviolabilidad de sus derechos, así como a todos los franceses el pleno ejercicio de sus facultades y capacidades como seres humanos, ciudadanos y trabajadores. La autonomía de la Comuna no tendrá más límites que el derecho de autonomía igual para todas las demás comunas adheridas al pacto, cuya alianza garantizará la Unidad francesa.

El rey Amadeo I de España había logrado unir en su contra a republicanos, carlistas y alfonsinos (partidarios de que el príncipe Alfonso, hijo de Isabel II, fuera el rey de España). El 20 de abril el dirigente republicano Emilio Castelar llegó a recomendarle en un discurso en las Cortes que abandonara España, no fuera a terminar como Maximiliano I de México.

Ese mismo día el presidente Grant firmó una ley de derechos civiles, más conocida como la ley Ku Klux Klan, pues proporcionaba un marco jurídico para denunciar y perseguir a los miembros de ésta y otras sociedades que trataban de garantizar mediante la violencia la supremacía blanca en los Estados del sur. La ley resultó una herramienta muy efectiva, y en relativamente poco tiempo el Klan fue desmantelado. Dado que Virginia y Virginia Occidental no se ponían de acuerdo sobre cómo debían repartirse la deuda anterior a la escisión del Estado, Virginia decidió unilateralmente asumir las dos terceras partes de la deuda y asignar a Virginia Occidental el tercio restante.

El mexicano Antonio López de Santa Anna, a sus 77 años, vivía exiliado en Nueva York. Allí había tratado de ganar dinero importando desde su país una planta llamada chicle que pretendió usar como sustituto del caucho en la fabricación de neumáticos, pero la empresa fue un fracaso. Sin embargo, uno de sus secretarios, llamado Thomas Adams, observó que Santa Anna tenía la costumbre de mascar pequeñas porciones de chicle, y tuvo la idea de combinarlo con azúcar y fundó la Adams New York Chewing Gum, que fue la primera en comercializar goma de mascar.

El 24 de abril los versalleses dejaron de bombardear París para concentrarse, desde el 25 de abril sobre el fuerte de Issy, que era el principal obstáculo para un ataque contra París. Allí se atrincheró algo más de un millar de comuneros.

La competición entre la Escuela Libre de Música  y la Sociedad Musical Rusa terminó cuando la primera se quedó sin fondos y tuvo que prescindir de los servicios de Balákirev. Por otra parte, la Sociedad Musical Rusa contrató a un nuevo director, Mikhaíl Azanchevski, de ideas más progresistas, que también ocupó el cargo de director del Conservatorio de San Petersburgo, y empezó a difundir la nueva música popular rusa. Azanchevski ofreció a Rimski-Kórsakov un puesto de profesor de orquestación en el Conservatorio, y éste aceptó. Por aquel entonces, Rimski-Kórsakov, a sus 27 años, tenía fama como maestro en la orquestación, pero sus conocimientos eran más bien intuitivos, y carecía de la formación necesaria para dar clase. Pidió consejo a Chaikovski, el cual le hizo una sabia sugerencia para estas situaciones: estudiar. Rimski-Kórsakov le hizo caso y se dedicó a estudiar teoría musical de forma autodidacta a partir de manuales, con la ayuda constante de Chaikovski y al ritmo necesario para mantenerse unos pasos por delante de sus alumnos. Éstos quedaron muy satisfechos con su labor como profesor. Durante tres años, Rimski-Kórsakov no compondría ninguna obra, salvo ejercicios académicos de contrapunto, fuga, etc. Ese año invitó a Músorgski compartir con él habitación. La parte más delicada fue llegar a un acuerdo sobre el reparto de horas para el uso del piano.

Balákirev sufrió por esas fechas una crisis nerviosa que lo sumió en una depresión y que lo llevó a alejarse por varios años de toda actividad musical.

El Mensajero Ruso empezó a publicar la última novela de Dostoyevsky, Los endemoniados, cuyo protagonista, Shátov, está inspirado en el estudiante que Sergéi Necháyev había asesinado dos años atrás, suceso del que el escritor fue informado por su cuñado durante una visita. Necháyev aparece en la novela con el nombre de Chigaliev. Poco después Dostoyévsky regresó a Rusia y se instaló en San Petersburgo, donde empezaron a visitarle antiguos acreedores.

Por estas fechas, tras ser absuelta en un juicio después de dos años de encarcelación sin cargos, Vera Zasúlich fue puesta en libertad. Este periodo de encarcelamiento sirvió para convertirla de mera simpatizante con los revolucionarios a revolucionaria activa. Pocos días después fue arrestada de nuevo y deportada a la provincia de Tver sin nada más que lo que llevaba puesto. Tuvo que vivir varios meses de la caridad hasta que la intercesión de su madre hizo que se le permitiera trasladarse a la capital de la provincia, donde residía una de sus hermanas con su cuñado.

En otro orden de cosas, San Petersburgo se había convertido en un centro de referencia mundial en las investigaciones sobre química, gracias al trabajo de Dimitri Mendeleev. Partiendo de su tabla periódica había predicho la existencia de nuevos elementos químicos todavía no descubiertos, a los que llamó ekasilicio, ekaaluminio, ekaboro y ekamanganeso, y predijo con precisión las propiedades que debían tener según el lugar que debían ocupar en la tabla.

Los apaches del jefe Cochise resistían refugiados en la Sierra de la Peñascosa, en Arizona, pero finalmente fueron persuadidos para rendirse y se creó para ellos una reserva. Desde principios de año, un lugarteniente llamado Royal Emerson Whitman había sido puesto al mando de Camp Grant, en Arizona, y pronto tuvo fama entre los Apaches de tratarlos con amabilidad y generosidad. Cada vez eran más los indios que acudían al campamento para pedir alimentos, y Whitman llegó a construir un asentamiento para ellos cerca de su campamento, el cual albergaba ya unos 500 ocupantes. Éstos empezaron a resultar molestos para los colonos vecinos, que les acusaban de robarles heno y cebada. Las tensiones crecieron y Whitman aconsejó a los indios que se trasladaran algo más lejos, pero éstos se negaron. El 30 de abril, seis estadounidenses, cuarenta y ocho mexicanos y noventa y dos indios aliados atacaron el campamento apache. La mayoría de los hombres estaban ausentes, cazando, por lo que lo que ocurrió fue una pura carnicería. Veintiocho niños fueron capturados y vendidos como esclavos en México, unos 144 hombres fueron muertos y sus cadáveres fueron mutilados (a casi todos se les arrancó la cabellera). Cuando Whitman tuvo noticias de lo sucedido, se ocupó de enterrar los muertos y envió intérpretes en busca de los apaches para explicarles que el ejército no había tenido nada que ver en el asunto. La prensa del este denunció lo ocurrido y el presidente Grant aseguró que si los culpables no eran juzgados pondría a Arizona bajo la ley marcial.

A finales del año anterior Saud ibn Faisal ibn Turki había logrado importantes victorias sobre su hermano Abdallah y había logrado apresar a su otro hermano Muhammad. En mayo Saud se proclamó imán y emir del Estado Saudí. Sin embargo, poco después su tío Abdullah se alió con el gobernador otomano de Bagdad y liberó a Muhammad, que se reunió con Abdallah y le ayudó a recuperar el poder. Saud fue expulsado de la capital, Riad, y continuó su lucha contra sus hermanos.

El 5 de mayo el argelino Cheikh El Mokrani murió en combate contra los franceses, pero su hermano Bou-Mezrag continuó la lucha.

Aunque de momento la cuestión sobre el futuro político de Francia estaba en suspenso, los monárquicos calculaban que su única posibilidad para restaurar la monarquía consistía en hacer un frente común contra los republicanos, lo cual era difícil dada su división entre legitimistas y orleanistas. Sin embargo, la posibilidad de un acuerdo no parecía complicada teniendo en cuenta que el pretendiente legitimista, el conde de Chambord o "Enrique V" no tenía descendencia, por lo que sería plausible que todos los realistas lo reconocieran como rey de Francia a condición de que éste aceptara ser sucedido por el pretendiente orleanista, el conde de París. Sin embargo, la cosa se complicó el 8 de mayo, cuando el conde de Chambord hizo pública una carta en la que, entre otras cosas, afirmaba que su honor le impedía aceptar la bandera tricolor. Si era reconocido como rey de Francia, la bandera francesa volvería a ser la bandera borbónica de las flores de lis sobre fondo blanco. Esto dividió a sus partidarios.

El 9 de mayo los comuneros se vieron obligados a evacuar el fuerte de Issy.

El 10 de mayo se firmó el tratado de Frankfurt, que establecía las condiciones de paz definitivas entre Francia y Alemania. Unos 160.000 habitantes de Alsacia y Lorena abandonaron su lugar de residencia para no quedar en territorio alemán.

El 11 de mayo la Comuna de París ordenó la demolición de la casa que Thiers tenía en París.

El 13 de mayo el parlamento italiano promulgó la ley de garantías, que aseguraba al Papa la inviolabilidad de su persona, su inmunidad ante los tribunales italianos, su protección penal contra injurias públicas, su derecho a honores de soberano, su derecho a enviar y recibir embajadores con inmunidad diplomática, además le otorgaba una renta y le cedía los palacios del Vaticano, de Letrán y de Castel Gandolfo.

El 15 de mayo el Papa Pío IX rechazó la ley de garantías en su encíclica Ubi nos, en la que se declaraba "prisionero del Vaticano".

El 16 de mayo fue derribada la columna Vendôme, que Napoleón I había hecho erigir en la plaza del mismo nombre con el bronce de los cañones capturados en Austerlitz. El derribo había sido decretado un mes antes por la Comuna de París, con el decreto siguiente:

La Comuna de París, considerando que la columna imperial de la plaza Vendôme es un monumento de barbarie, un símbolo de fuerza bruta y de falsa gloria, una afirmación del militarismo, una negación del derecho internacional, un insulto permanente de los vencedores a los vencidos, un atentado perpetuo a uno de los tres grandes principios de la República francesa, la fraternidad, decreta: artículo único— La columna Vendôme será demolida.

El 18 de mayo la Asamblea Nacional Francesa aprobó el tratado firmado en Frankfurt.

El 21 de mayo un ejército versallés bajo el mando del mariscal Mac Mahon logró entrar en París gracias a que alguien desde dentro abrió una de las puertas de la ciudad. El punto de entrada estaba en un barrio partidario de los versalleses, así que los soldados fueron bien recibidos y pudieron tomar posiciones para ir extendiéndose por la ciudad en los días sucesivos. Los comuneros no se organizaron, sino que cada cual se retiró a su barrio para tratar de defenderlo. Esto permitió a los versalleses atacar a los barrios uno a uno. Los versalleses no tuvieron miramientos: fusilaban a todos los prisioneros que no podían controlar. En respuesta, los comuneros empezaron a ejecutar rehenes.

El 28 de mayo cayó la última barricada de los comuneros parisinos. Terminaba así la llamada semana sangrienta. Se inició entonces una represión no menos sangrienta: varios miles de comuneros fueron fusilados de diez en diez frente al que hoy se conoce como el muro de los comuneros, mientras que otros miles fueron llevados a Versalles para ser juzgados. Durante las semanas siguientes hubo más de 10.000 sentencias condenatorias, 93 a muerte, unas 250 a trabajos forzados, unas 4.500 a la deportación y el resto a prisión.

Los pintores Manet y Degas se habían alistado en la guardia nacional para colaborar en la guerra contra los alemanes. Cuando regresaron a París se encontraron sus talleres destruidos. Durante la comuna no compartieron los excesos de ésta, pero se escandalizaron ante los medios con los que fue reprimida. Manet preparó una litografía titulada Guerra civil, en la que se ve a un comunero muerto tras una barricada.

Cinco años atrás el General Sherman, un barco comercial estadounidense había sido incendiado y hundido en Corea, aunque en los Estados Unidos no se tenía información suficiente de lo sucedido. Ahora se presentaba ante las costas coreanas una flota formada por cinco barcos de guerra con 500 marineros y 100 marines. El primer contacto con los coreanos fue pacífico, pero cuando los estadounidenses empezaron a preguntar por el General Sherman los coreanos se mostraron reacios a hablar del asunto. Viendo que no podían sacar nada en claro, los estadounidenses se retiraron haciendo saber a los coreanos que explorarían pacíficamente la región, pero la lay coreana prohibía a los barcos extranjeros navegar por el río Han, pues conducía a la capital, así que el 1 de junio, cuando los barcos se dirigían hacia la desembocadura del río, fueron bombardeados desde varios fuertes. El fuego fue intenso, pero sin nada de puntería, así que los daños causados fueron escasos, pero los estadounidenses dieron a los coreanos un plazo de diez días para disculparse por el ataque.

Victor Hugo se encontraba en Bruselas cuando estalló en París la revuelta comunera, y sus críticas contra la represión de la que había sido objeto fueron tan enérgicas que fue expulsado de Bélgica y ese mismo día se refugió en Luxemburgo.

Ese año Émile Zola publicó su novel La fortuna de los Rougon, la primera de una serie de novelas titulada Los Rougon-Macquart, en la que el escritor pretendía estudiar y describir minuciosamente la Francia del Segundo Imperio desde la perspectiva del naturalismo.

El 8 de junio la Asamblea Nacional Francesa levantó las prohibiciones por las que los miembros de las familias de Borbón y de Orleans no podían entrar en Francia.

Ante la falta de respuesta por parte de Corea, el 10 de junio los estadounidenses iniciaron una operación de castigo atacando un fuerte coreano, que no tardó en caer en sus manos. Desde allí se trasladaron a otro fuerte cercano, que también tomaron sin dificultad (el armamento coreano era anticuado y poco efectivo). Los estadounidenses lo rebautizaron como Fort Monocacy y pasaron allí la noche. El 11 de junio la flota atacó otro fuerte mientras los marines atacaban por tierra. Uno a uno fueron saltando las murallas del fuerte y en el interior se libró un combate de apenas quince minutos, tras el cual los estadounidenses tomaron el control del lugar. Se contaron 243 coreanos muertos, 20 fueron capturados y unos pocos más quedaron heridos.

El 13 de junio Marx publicó en Londres un ensayo de 35 páginas titulado La guerra civil en Francia: Discurso dirigido al Consejo General de la Asociación Internacional de Trabajadores, en el que analiza la Comuna de París. Entre sus principales conclusiones figura que "La Comuna ha demostrado que la clase obrera no puede contentarse con tomar tal cual la máquina del Estado y hacerla funcionar por su cuenta, sino que deberá destruirla por completo".

Lewis Carroll publicó una segunda parte de su Alicia en el país de las maravillas, titulada A través del espejo, y lo que Alicia encontró allí.

El 17 de junio se produjo la batalla de Manantiales, el mayor enfrentamiento hasta el momento entre el ejército revolucionario "blanco" del Uruguay, liderado por Timoteo Aparicio y Anacleto Medina, y el ejército gubernamental "colorado", que obtuvo una completa victoria. Medina fue capturado y muerto a lanzazos. Después su cadáver fue mutilado.

Tras la muerte del emperador Teodoro II de Etiopía a consecuencia de la intervención británica, el estado se había fragmentado y muchos gobernadores locales no acataban la autoridad del nuevo emperador Jorge II, salvo a lo sumo nominalmente. Entre los más independientes estaba Kassa Mercha, gobernador de la provincia de Tegré y cuñado del emperador. Desde el primer momento hubo tensiones entre ambos que estallaron cuando Jorge II entró en Tegré al frente de un ejército de 60.000 hombres que el 21 de junio se enfrentaron a los 12.000 guerreros de Mercha en la batalla de May Zulawu. Los hombres de Mercha estaban mejor armados y eran más disciplinados, hasta el punto de que lograron poner en fuga a su adversario.

El liberal guatemalteco Justo Rufino Barrios logró el apoyo de Benito Juárez contra el presidente Vicente Cerna, y entró en el país junto con Miguel García Granados al frente de tropas mexicanas que el 23 de junio derrotaron al ejército gubernamental guatemalteco en Totonicapán.

El tratado de paz con Alemania exigía a Francia el pago de cinco millones de francos. Una emisión de deuda pública recaudó sólo el 27 de junio la cantidad de 4 millones de francos. Los alemanes iban evacuando Francia a medida que iban cobrando la indemnización.

El 28 de junio el ejército guatemalteco fue nuevamente derrotado en San Lucas Sacatepequez, lo que llevó al presidente Cerna a abandonar el país. El 30 de junio García Granados y Barrios entraron en la Ciudad de Guatemala y el primero fue reconocido como presidente provisional del país.

Los monárquicos franceses seguían negociando entre ellos. Los dos pretendientes habían regresado a Francia. El 1 de julio Felipe de Orleans, el conde de París, se entrevistó con Adolphe Thiers. La entrevista fue cordial, pero Thiers declararía luego en privado: "A diez pasos tiene el aire de un alemán, a tres el de un imbécil".

El 2 de julio el rey Víctor Manuel II de Italia entraba triunfalmente en Roma.

Los estadounidenses trataron en vano de negociar con los coreanos, que se negaron a todo diálogo. De hecho, el regente Daewongun aprovechó los incidentes para reforzar su política de aislamiento. Finalmente el 3 de julio la flota estadounidense dejó Corea y se dirigió hacia China.

Ese año llegó al territorio de Utah George Lemuel Woods, un nuevo gobernador federal dispuesto a arrebatarle a Brigham Young el control del territorio. Entre sus primeras disposiciones estuvo el desarme y desmantelación de la Legión de Nauvoo, es decir, la milicia que habían organizado los mormones. Cientos de soldados fueron llevados a Salt Lake City para llevar a término las disposiciones del gobernador. Brigham Young y otros jefes mormones fueron arrestados por cohabitación, que en su caso era tener vida conyugal con varias (decenas de) mujeres. Especialmente tensa fue la jornada del 4 de julio, en la que la Legión de Nauvoo celebraba tradicionalmente un desfile. Woods logró imperdir la concentración y su próximo paso fue prohibir la formación de grupos armados para recuperar material robado sin permiso escrito.

El año anterior, los Utas que vivían en el territorio habían empezado a convocar a todos los indios que vivían en un vasto radio a una especie de ceremonia religiosa de culto a los antepasados. Tal y como se difundió la noticia, quien no acudiera enfermaría y moriría. Los indios habían empezado a afluir para preocupación de los colonos blancos, pero éstos insistieron en que se trataba de celebrar una pacífica ceremonia religiosa. El número de congregados llegaba ya a más de 4.000 y todavía se esperaba a más. Teóricamente, en la reunión tenía que intervenir un profeta llamado Voz del Oeste, que "revelaría el futuro a los indios de América". Sin embargo, Voz del Oeste no apareció y los indios acamparon para esperarlo. Estas técnicas de "venid o moriéis" y "os voy a decir lo que dicen los espíritus" recuerdan las técnicas manipulatorias típicamente mormonas ideadas por Joseph Smith, mínimamente adaptadas para el público indio, y no faltó quien sospechó que Brigham Young habría pensado que los indios no iban a ser menos idiotas que los mormones, y que había contratado los servicios del tal Voz del Oeste para incorporar a los indios a su juego de marionetas mormonas. Sin embargo, la aparición del gobernador Woods habría desbaratado sus planes. El caso fue que los indios, viéndose reunidos y sin nada mejor que hacer (aparte de comprar whisky y municiones a los comerciantes blancos) debieron de contarse y comprobaron que eran suficientes para poner en aprietos a los colonos blancos. Iniciaron entonces una súbita campaña de robos y asesinatos. Los colonos, viendo que Brigham Young ya no tenía autoridad, pidieron ayuda al ejército, que cooperó en expediciones de venganza indiscriminadas. El ejército no tardó en imponerse y los Utas fueron obligados a retroceder, dejando libres nuevas tierras en las que los colonos blancos podían instalarse sin peligro. Los mormones y el ejército llegaron a una situación de equilibrio: los mormones se acostumbraron a usar al ejército como apoyo en sus conflictos con los indios al tiempo que constataban que éste no interfería en la autonomía territorial. A base de tratados sistemáticamente incumplidos por parte de los blancos, durante los años siguientes los indios fueron arrinconados en la parte menos habitable del territorio de Utah, donde se hicieron dependientes de las ayudas federales y sufrieron las consecuencias de la corrupción de los agentes federales, las enfermedades, el alcoholismo y la pobreza.

El conde de Chambord había rechazado entrevistarse con Felipe de Orleans, aunque el 5 de julio recibió a una delegación de monárquicos que trató de convencerlo de que aceptara la bandera tricolor, pues el pueblo francés nunca aceptaría una restauración monárquica que pretendiera restaurar con ella el antiguo régimen. Sin embargo, ese mismo día el pretendiente redactó un manifiesto que apareció en la prensa unos días más tarde en el que se reafirmaba en su rechazo a la bandera tricolor. Con una Asamblea mayoritariamente monárquica, Enrique de Artois lo habría tenido facilísimo para hacerse reconocer como rey de Francia si hubiera mostrado una cierta flexibilidad, pero no fue así. Su obstinación hizo tanto por la causa republicana que Thiers diría de él mordazmente que era el fundador de la república francesa, y que la posteridad lo llamaría "el Washington francés".

En Prusia vivían unos 16 millones de protestantes y unos 8 millones de católicos, pero los Estados del sur de Alemania, recientemente incorporados al Imperio, eran mayoritariamente católicos, y también lo eran los habitantes de la parte de Polonia anexionada a Prusia, muchos de los cuales eran hostiles al gobierno prusiano. El defecto de los católicos era que en teoría estaban sometidos a la autoridad del Papa, que fácilmente podía exceder los aspectos puramente religiosos para interferir en la política. Aunque la recientemente decretada infalibilidad papal (y la exortación a sus fieles de que se abstuvieran de razonar por sí mismos) sólo afectaba en teoría a cuestiones teológicas, el hecho era que muchos católicos podían preguntarse (muy coherentemente) por qué Dios iba a preocuparse de que el Papa no se equivocara nunca en unos aspectos y, en cambio, iba a dejar que se equivocara en otros. El caso es que Bismark consideró oportuno iniciar una serie de medidas que evitaran que los católicos pudieran tener relevancia política en Alemania. Puesto que el control político de Prusia prácticamente garantizaba el control político de Alemania, de momento el canciller se centró en su propio Estado. Su primera medida fue suprimir la sección católica del ministerio prusiano de asuntos eclesiásticos y educativos. En Prusia, católicos y protestantes asistían a colegios separados, en cada uno de los cuales se les enseñaba la religión correspondiente. A partir de ese momento, los colegios católicos iban a ser gestionados en última instancia por funcionarios protestantes.

El 11 de julio el emperador Jorge II de Etiopía se enfrentó nuevamente a su cuñado Kassa Mercha en la batalla de Assam, y no sólo fue nuevamente derrotado, sino que fue hecho prisionero.

El 13 de julio la batalla de Icheriden logró que la mayor parte de los rebeldes argelinos se rindieran ante el ejército francés, pero Bou-Mezrag siguió resistiendo con unos pocos partidarios. Los franceses iniciaron un proceso de pacificación a base de encarcelar a algunos cabecillas y deportar a Nueva Caledonia a los más ruidosos.

El 20 de julio la Columbia Británica fue anexionada a la Confederación Canadiense, lo que prácticamente ponía fin a las aspiraciones estadounidenses de anexionarse el territorio y conectar Alaska con el resto del país.

El 24 de julio Francisco Serrano fue sucedido por el líder de los progresistas radicales Manuel Ruiz Zorrilla como presidente del consejo de ministros de España.

En agosto el emperador japonés Meiji declaró la abolición de los antiguos feudos. El país fue dividido en tres prefecturas urbanas y 302 prefecturas (aunque poco después se redujo el número a 72). Los señores feudales no se vieron muy afectados, pues los más poderosos pasaron a ser gobernadores de lo que habían sido sus dominios (aunque sus cargos ya no serían hereditarios). Un cambio significativo fue que los gobernadores podían nombrar subordinados, pero sería el gobierno central quien les pagaría sus salarios, con lo que se debilitaban las relaciones de vasallaje. Esto afectó especialmente a los samuráis, a quien el gobierno empezó a reducir paulatinamente sus privilegios, lo que dio lugar a varias revueltas. Se había constituido un parlamento, si bien no tenía ningún poder efectivo, ni tampoco lo tenía el emperador. El poder de los Tokugawa había pasado a una oligarquía formada por los señores feudales que habían dirigido la rebelión contra el shogun. El gobierno inició un proceso de modernización y occidentalización del país (a pesar de que el lema de la rebelión contra los Tokugawa había sido expulsar a los bárbaros). Se construyeron vías de ferrocarril, astilleros, redes telegráficas, plantas textiles, etc. También se estableció un servicio militar obligatorio, a la vez que se enviaban militares a los Estados Unidos y las principales potencias europeas, para aprender técnicas militares y se contrataban asesores militares extranjeros.

Aunque no existía todavía una constitución que precisara la forma de gobierno de Francia y las atribuciones de sus gobernantes, el 31 de agosto la Asamblea Nacional aprobó una petición de Thiers por la que éste cambiaba su título de "jefe del poder ejecutivo" por el de "presidente de la república".

La reunión en Londres de la Asociación Internacional de Trabajadores amplificó las discrepancias que el año anterior se habían producido entre marxistas y Bakunistas en la reunión suiza. Los delegados bakunistas propusieron que hubiera dos delegaciones suizas en la Internacional, cosa que no fue admitida. El 6 de septiembre los bakunistas crearon sus propios estatutos al margen de los de la AIT y calificaron al consejo general de "jerárquico y autoritario".

Ese año los sindicatos fueron oficialmente reconocidos por el gobierno británico, aunque se tomaron medidas contra las huelgas.

La reina Victoria I de Gran Bretaña llevaba un mes enferma a causa de un abceso en un brazo, que fue tratado con éxito por Joseph Lister y su espray desinfectante a base de fenol.

En Munich se celebró un contreso que reunió a unos 300 representantes de grupos católicos disidentes que negaban las últimas novedades introducidas en el catolicismo, no sólo la infalibilidad papal, sino también el dogma de la inmaculada concepción. Entre los asistentes estaban los sacerdotes y teólogos católicos Hyacinthe Loyson e Ignaz von Döllinger, que acababan de ser excomulgados por negar la infalibilidad papal. Pero la estrella del congreso fue el arzobispo de Utrech de la llamada "Iglesia Católica Antigua", una escisión de la Iglesia Católica que se había creado hacía más de un siglo cuando los canónigos de Utrech, descontentos con el arzobispo nombrado desde Roma, decidieron deponerlo y elegir otro de su agrado.

El 18 de septiembre Federico Errázuriz Zañartu fue elegido presidente de Chile. Hacía ya cinco años que había terminado en la práctica la guerra del Pacífico, que había enfrentado a España contra Chile, Bolivia, Perú y Ecuador, pero nunca se había firmado un acuerdo de paz. Ahora, por mediación de los Estados Unidos, se firmó un "alto el fuego" entre los "beligerantes".

El emperador Pedro II de Brasil había organizado un nuevo gobierno presidido por José Paranhos, el vizconde de Rio Branco, con el fin específico de que hiciera aprobar una ley de vientres, es decir, una ley que garantizara la libertad de los hijos de esclavos. El proyecto tuvo que hacer frente a una gran oposición, pero finalmente fue aprobado el 27 de septiembre. No obstante la estabilidad política del país se vio resentida, pues los conservadores se dividieron entre partidarios y detractores de la reforma y, lo que era más significativo, el partido conservador dejó de ser unánimemente monárquico.

Desde que Benito Juárez se hizo con el poder en México tras la caída del régimen imperial de Maximiliano I, diversos militares mexicanos se habían turnado en el cumplimiento de su deber cívico de alzarse en armas contra el gobierno vigente, pero todas las revueltas habían sido sofocadas con mayor o menor facilidad por el ejército federal. La revuelta de ese año había tenido lugar en el Estado de Taumalipas, y había costado sofocarla un mes. Poco después habían tenido lugar elecciones presidenciales, a las que se habían presentado Juárez, Porfirio Díaz y Sebastián Lerdo (el presidente del Tribunal Supremo). El recuento de los votos se estaba retrasando más de un mes, y la oposición a Juárez sostenía que su reelección era inconstitucional. El 1 de octubre un gran número de militares se manifestaron en la Ciudad de México gritando ¡viva Porfirio Díaz!, ¡muera la reelección! 

El 5 de octubre el rey Amadeo I de España nombró presidente del consejo de ministros a José Malcampo.

Ese mismo día se produjo un nuevo ataque de los fenianos estadounidenses contra Canadá, que, como los anteriores, fue rechazado sin dificultad. Los organizadores fueron arrestados dos veces, una en Dakota y otra en Minesota, pero ambas fueron puestos en libertad sin cargos.

Hacía ya un tiempo que había surgido en occidente una importante industria petrolera. El principal uso del petróleo por aquel entonces era la obtención de aceite para lámparas de iluminación, tras un proceso de refinado. De entre los distintos empresarios estadounidenses dedicados al sector, destacaba John Davison Rockefeller. Nueve años atrás había ingresado como socio en una refinería en Cleveland (Ohio) de la que había terminado haciéndose el dueño, a la vez que se había dedicado a hostigar a la competencia para forzarla a venderle sus fábricas o a negociar con él. Una vez dueño de varias pequeñas refinerías el año anterior las había unido todas en una nueva empresa: la Standard Oil. Previamente había llegado a un acuerdo secreto con las tres principales compañías ferroviarias que incluía la formación de una empresa intermediaria, la South Improvement Company, aparentemente no relacionada con Rockefeller, pero de modo que las compañías ferroviarias se ponían de acuerdo en duplicar las tarifas generales de transporte a la vez que ofrecían sustanciales rebajas y bonificaciones a las empresas que cumplieran ciertos requisitos (en la práctica a la Standard Oil). A cambio, las empresas ferroviarias tenían la garantía de un flujo estable y organizado de forma que podían minimizar los costes de transporte. Naturalmente, para esto era esencial que las ferroviarias actuaran al unísono, y que una no estuviera dispuesta a ofrecer tarifas más baratas traicionando a las demás. Los pactos de este tipo se conocen como colusión, y a raíz de casos como este empezó a surgir legislación en su contra. Rockefeller esperaba acabar de este modo con las grandes competidoras con las que no había podido acabar por sus medios usuales. Sin embargo, los empresarios del ramo fueron lo suficientemente influyentes como para desbaratar el proyecto. Amedrantaron a las ferroviarias y el plan no se llevó a cabo. Rockefeller, que hasta entonces tenía fama de empresario modélico, fue agriamente criticado por la prensa. Pero esto no lo detuvo. Aprovechó que su empresa era la de mayor tamaño del mercado para ofrecer precios tan bajos que las demás empresas no pudieron igualar. A finales de la década la Standard Oil refinaba el 90% del petróleo estadounidense y Rockefeller era uno de los hombres más ricos del país.

El 7 de octubre la comisión encargada del escrutinio en las elecciones presidenciales mexicanas dio finalmente la victoria a Juárez. Los otros dos candidatos afirmaron que había habido fraude e impugnaron los resultados. Lerdo volvió a sus funciones en el Tribunal Supremo mientras se dirimía la impugnación, pero Díaz calificó a Juárez de dictador y empezó a cosechar apoyos entre los militares.

El 19 de octubre hubo un intento de golpe de Estado en la Ciudad de México, protagonizado por los generales Miguel Negrete, Jesús Toledo y Aureliano Rivera. No obstante, fue sofocada por el general Sóstenes Rocha, que ya contaba con una amplia experiencia en sofocar rebeliones contra Juárez.

El presidente de Liberia Edward James Roye fue depuesto bajo la acusación de que trataba de cancelar las próximas elecciones para prolongar así su mandato. Le sucedió el vicepresidente James Skivring Smith.

En los últimos seis años no se habían recibido noticias de David Livingstone, al que se daba por perdido en África. Había enviado correspondencia regularmente, pero ésta nunca había llegado a su destino. Ese año, el periódico New York Herald envió en su búsqueda a Henry Morton Stanley, que finalmente lo encontró el 27 de octubre en la orilla del lago Tanganika. Es famosa la frase con la que se dice que lo saludó: El doctor Livingstone, supongo, a la que presuntamente Livingstone respondió: Sí, y doy gracias de estar aquí para darle la bienvenida. Stanley acompañó a Livingstone en su expedición y ambos comprobaron que no había conexión entre el lago Tanganika y el río Nilo.

El 29 de octubre los rebeldes uruguayos obtuvieron una victoria en el combate de Paso de los Loros de Arroyo Grande. No supuso un gran avance para su causa, pero comerciantes, hacendados y banqueros presionaban cada vez más al gobierno para que pusiera fin a una guerra que perjudicaba cada vez más a sus intereses económicos y pronto se entablaron negociaciones de paz bajo mediación argentina.

En Arizona, un centenar de hombres habían sido acusados de 108 cargos de asesinato por la matanza cometida en Camp Grant unos meses antes, y estaban pendientes de juicio. Mientras tanto, algunos apaches decidieron vengarse y el 5 de noviembre atacaron una diligencia y mataron al conductor y los cinco pasajeros.

El 8 de noviembre Porfirio Díaz instó a todos los militares mexicanos a luchar contra Juárez iniciando así la revolución de la Noria (el nombre de la hacienda de su propiedad donde se fraguó). Los Estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas se pusieron de parte de Díaz, y Sóstenes Rocha fue enviado una vez más a sofocar la rebelión de turno. Logró evitar que Díaz entrara en la capital mexicana, pero la revuelta estaba demasiado extendida.

Marthinus Wessel Pretorius había tratado de convencer a los tribus de la región donde se habían descubierto yacimientos de minerales que reconocieran la soberanía de la República Sudafricana para evitar que los británicos ocuparan el territorio, pero fracasó en su intento y aceptó que el litigio con Gran Bretaña lo resolviera el (británico) lugarteniente gobernador de Natal. Éste fallo en favor de Gran Bretaña y Pretorius acató el veredicto, pero los bóers no hicieron lo mismo, el parlamento se negó a ratificar el veredicto y Pretorius fue obligado a dimitir el 20 de noviembre. Fue sucedido por Daniël Jacobus Erasmus. Mientras tanto los británicos se anexionaban el protectorado de Basutolandia.

Ese mismo día el Magasin d'Education et Récréation inició la publicación de una nueva novela de Julio Verne: Aventuras de tres rusos y tres ingleses en el África austral. Trata sobre una expedición científica con la misión de medir el arco de meridiano.

El 23 de noviembre el dictador boliviano recientemente derrocado Mariano Melgarejo fue asesinado en Perú por el hermano de su amante.

En Cuba los españoles seguían reprimiendo la insurrección por todos los medios. El 27 de noviembre fueron ejecutados ocho estudiantes de la universidad de La Habana.

En diciembre se celebró el juicio contra los imputados por la matanza de Camp Grant. La discusión del caso se centró en los robos cometidos por los apaches y el jurado apenas necesitó 19 minutos para consensuar un veredicto de inocencia para todos los acusados.

Siendo de origen alemán, Jacques Offenbach consideró prudente retirarse a España durante la guerra franco-prusiana. A finales de año regresó a París y, a falta de material nuevo, el 14 de diciembre presentó una versión revisada de una opereta anterior, Barkouf, estrenada hacía algo más de una década, ahora con el título de Bola de nieve.

Desde el final de la guerra civil, los Estados Unidos venían pidiendo una indemnización a Gran Bretaña por el apoyo que había prestado a los confederados, especialmente construyendo barcos para ellos, el más notable de los cuales había sido el Alabama. Gran Bretaña, temerosa de una alianza entre Rusia y los Estados Unidos que amenazara sus intereses en Oriente, había accedido a negociar el pago de una indemnización, aunque no la cantidad exorbitante que pretendían los Estados Unidos. Finalmente, ambos países aceptaron el arbitraje internacional, y el 17 de diciembre, una comisión formada por un estadounidense, un británico, un suizo, un italiano y un brasileño, resolvió en Ginebra que procedía el pago de la indemnización, pero pospusieron para una próxima reunión la cuantía que debería tener.

El gobierno paraguayo era altamente inestable. El 18 de diciembre dimitió el presidente Rivarola y fue sucedido por el vicepresidente Salvador Jovellanos.

El 21 de diciembre el rey Amadeo I de España nombró presidente del consejo de ministros a Práxedes Mateo Sagasta, el líder de los progresistas moderados o constitucionalistas.

El 24 de diciembre se entrenó en El Cairo la ópera Aída, de Giuseppe Verdi. Fue su primera incursión en la Grand Opéra, con grandes coros, recursos escénicos y lujosos vestuarios.

Wagner estaba trabajando en la compleción de su tetralogía El anillo de los nibelungos. Pero había decidido que debía construirse un nuevo teatro adecuado para su estreno, y eligió como emplazamiento la pequeña ciudad de Bayreuth. En varias ciudades se organizaron sociedades wagnerianas para recaudar fondos y el propio compositor inició una gira de conciertos con ese fin.

Bruckner realizó otra exitosa gira como organista, esta vez por Gran Bretaña.

La caída de Napoleón III
Índice La república española