HISTORIA











ANTERIOR


LA GUERRA DE SECESIÓN V

SIGUIENTE

El ejército paraguayo continuaba con su invasión de Brasil. Tras haber hundido algunos barcos en el río Paraguay, el 1 de enero de 1865 tomó sin lucha el presidio de Albuquerque.

El 2 de enero el ejército brasileño, aliado con los colorados uruguayos, tomó la ciudad de Paysandú tras un mes de asedio. Mientras tanto, la guarnición brasileña en Corumbá decidió abandonar la plaza ante la inminente llegada del ejército paraguayo, que la ocupó y saqueó el 3 de enero.

El 6 de enero el ejército brasileño abordó el vapor Anhambaí y asesinó a su tripulación.

El 13 de enero se inició un nuevo ataque federal contra Fort Fisher, de nuevo con David D. Porter al mando de la flota, pero ahora la ventaja era que Butler no estaba al mando, sino que la infantería estuvo dirigida por el mayor Alfred Howe Terry. El primer día se dedicó al desembarco de las tropas, sin que los confederados opusieran resistencia. El 15 de enero los barcos de Porter empezaron a bombardear el fuerte y a mediodía habían silenciado a toda la artillería confederada excepto cuatro cañones. Luego siguió el ataque por tierra de Terry que, al cabo de unas horas, se hizo con el fuerte.

Un ejército japonés de unos 10.000 soldados dirigidos por Tokugawa Keiki logró reducir a los insurgentes de Mito. Se calcula que murieron unos 1.300 rebeldes, incluidos los 353 que fueron ejecutados tras la rendición.

El 19 de enero murió el filósofo francés Pierre-Joseph Proudhon. Ese año sus seguidores fundaron una oficina en Francia de la Asociación Internacional de Trabajadores, dirigida por Henri Tolain.

La noche del 23 de enero una flota confederada descendió por el río James y atacó Fort Brady, con intención de abrirse paso y atacar City Point, el cuartel general de Grant. La flota logró cruzar el fuerte con pocos daños, aunque cuatro de sus barcos encallaron al día siguiente, cuando bajó la marea.

El líder independentista dominicano Gaspar Polanco, que había asesinado a su antecesor, José Antonio Salcedo, fue depuesto el 24 de enero por los partidarios de Serrano, dirigidos por Benigno Filomeno de Rojas y Gregorio Luperón, el primero de los cuales (que había sido el vicepresidente de Salcedo) pasó a ser el nuevo jefe de los insurgentes.

El 25 de enero una flota federal logró detener el avance de la flota confederada en Trent's reach.

El 31 de enero la Cámara de Representantes estadounidense aprobó la decimotercera enmienda a la constitución (la que prohibía la esclavitud), que ya había sido aprobada por el Senado antes de la reelección de Lincoln. Para entonces la Confederación sólo controlaba partes de Virginia y los Estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur. Sin embargo, el presidente Davis se negaba a aceptar que la guerra estaba perdida. Ese mismo día nombró a Robert E. Lee comandante en jefe del ejército confederado (hasta entonces no había habido comandante en jefe, sino que el propio presidente Davis, que no era militar, había coordinado los distintos ejércitos confederados).

El 1 de febrero el senador Charles Summer propuso que el abogado negro John Rock pasara a formar parte del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Su propuesta fue aceptada por el Congreso. Unos días después Rock fue el primer negro que entró en la Cámara de Representantes, donde fue recibido entre aclamaciones. La intervención de Summer también fue decisiva para rechazar la propuesta de erigir un busto a la memoria del juez Taney:

Nadie puede contradecirme cuando declaro que la sentencia del Tribunal Supremo en el caso de Dred Scott fue absolutamente abominable, por encima de cualquier otra sentencia en la historia de los tribunales. La vileza judicial alcanzó su punto más bajo en esa ocasión. Ustedes no han olvidado esa terrible decisión en la que una sentencia totalmente injusta fue sostenida por una falsificación de la historia. Por supuesto, la Constitución de los Estados Unidos y todo principio de Libertad fueron falsificados, pero también la verdad histórica lo fue...

El 2 de febrero el presidente peruano Juan Antonio Pezet ratificó el tratado Vivanco-Pareja por el que España aceptaba retirarse de las islas Chincha a cambio de recibir una indemnización. El presidente recibió duras críticas por aceptar una salida tan humillante al conflicto. El ex presidente y almirante Ramón Castilla discutió agriamente con el presidente en el Senado y llegó a golpearlo, por lo que fue exiliado.

Grant había ordenado a Sherman que embarcara a sus tropas en Savannah para unirse a la campaña contra Richmond y Petersburg, pero Sherman tenía otros planes de más envergadura, y convenció a Grant para que le permitiera hacer el recorrido por tierra, a través de Carolina del Sur y Carolina del Norte, Estados en los que dejaría su particular "tarjeta de visita", en forma de destrucción de cualquier cosa que tuviera valor militar. Sherman desplegó sus 60.000 hombres e inició su avance. El primer obstáculo se lo encontró al tratar de cruzar el río Salkehatchie, en Carolina del Sur, donde un ejército confederado trató de impedirle el paso, pero el 3 de febrero dos brigadas vadearon el río y pusieron en fuga a los confederados.

Ese mismo día Abraham Lincoln y su secretario de Estado se reunían en el barco River Queen cerca de Fort Monroe, en Virginia, con el vicepresidente confederado A.H. Stephens y otros dos delegados en un intento de negociar el fin de la guerra civil. Los confederados propusieron que se reconociera la independencia de la Confederación y que los dos países, los Estados Unidos y los Estados Confederados, unieran sus ejércitos en un ataque contra el emperador Maximiliano I de México. Por su parte Lincoln planteó lo siguiente:

Sin embargo, los representantes confederados no estaban autorizados a aceptar nada que no fuera la independencia de la Confederación, así que al cabo de cuatro horas la reunión dio por finalizada sin acuerdo alguno.

El 5 de febrero Grant inició una maniobra que, aunque no consiguió su objetivo de cortar una línea ferroviaria confederada, sí que logró estrechar aún más el cerco a Petersburg.

El 7 de febrero Johann Strauss estrenó su vals Espíritu ciudadano. Su hermano Joseph también estaba alcanzando gran fama como compositor. Ese año compuso los valses Poderes misteriosos del magnetismo y Transacciones. Offenbach estrenó ese año sus operetas Coscoletto ou Le lazzarone, Les refrains des bouffes y Les bergers.

El 8 de febrero un monje agustino llamado Gregor Mendel, profesor de física de la abadía de Santo Tomás, en Brno (en Hungría) presentó en las reuniones de la Sociedad de Historia Natural de Brno los resultados y conclusiones que había obtenido tras siete años de experimentación con plantas de guisantes. Mendel había identificado determinadas "razas puras" de plantas de guisante respecto a ciertos rasgos, como el color verde o amarillo de las semillas. Mendel observó que cuando se cruzaban plantas puras de semillas amarillas con plantas puras de semillas verdes, todas las plantas resultantes tenían semillas amarillas, pero, en cierto sentido, el color verde quedaba latente, pues estas plantas de segunda generación no eran ya de raza pura, sino híbrida, pues al cruzarse entre sí parte de los descendientes volvían a mostrar semillas de color verde. El hecho de que un individuo puede heredar características de sus abuelos era algo perfectamente conocido, pero los experimentos de Mendel mostraban que, estadísticamente, se daban relaciones matemáticas simples entre las proporciones de descendientes puros, e híbridos de la segunda generación, lo que ponía de manifiesto que existía un mecanismo de herencia subyacente relativamente sencillo. Más aún, Mendel identificó algunos grupos de rasgos cuya transmisión era independiente desde el punto de vista estadístico. Concretamente, se fijó al mismo tiempo en el color verde o amarillo de las semillas y en su aspecto liso o rugoso, y obtuvo que ambos rasgos seguían las leyes matemáticas sencillas que había descubierto de forma independiente, es decir, que el hecho de que un guisante fuera, por ejemplo, de color verde, no hacía ni más ni menos probable que fuera liso o rugoso. Mendel distinguía entre i (características observables) y "elementos" (características que un individuo poseía internamente y era capaz de transmitir a sus descendientes tanto si los mostraba como caracteres o si permanecían ocultos). De este modo, una raza híbrida poseía elementos opuestos, pero sólo uno de ellos se manifestaba como carácter. A los elementos que se imponían los llamó dominantes, mientras que a los que eran ocultados por los elementos dominantes los llamó recesivos.

Ese mismo año Mendel fundó la Sociedad Meteorológica Austríaca.

El 9 de febrero el ejército francés derrotó al general mexicano Porfirio Díaz y tomó la ciudad de Oaxaca.

La caída de Fort Fisher abría a los federales el camino a través del río Cape Fear, en Carolina del Norte, en lo alto de cuyo curso estaba Wilmington, el último puerto importante que los confederados tenían en el Atlántico, desde donde salían barcos que trataban de burlar el bloqueo para enviar mercancías a Europa. El 11 de febrero Porter inició el ascenso por el río, mientras el mayor John Schofield dirigía a la infantería.

El ejército de Venancio Flores y sus aliados brasileños había puesto bajo asedio la ciudad de Montevideo. El 15 de febrero terminó el mandato del presidente uruguayo Atanasio Cruz Aguirre, que cedió el mando al presidente del senado, Tomás Villalba. Éste era contrario a la guerra e inició inmediatamente negociaciones con Flores para rendir la ciudad.

Sherman avanzó de modo que logró confundir a los confederados sobre cuál era su objetivo más inmediato, y así el 18 de febrero entró en Columbia, la capital de Carolina del Sur, después de que una pequeña guarnición confederada huyera sin presentar combate. La ciudad ardió en llamas, y existe cierta controversia sobre si el fuego lo iniciaron los federales o los confederados. Probablemente fueron los confederados, porque Sherman negó haber dado la orden, pero a la vez dijo que no lamentaba lo ocurrido, y no había razón para que negara haber dado una orden que reconocía que no le hubiera importado dar. En cualquier caso, Sherman se encargó de que en Columbia no quedara nada de valor.

El 20 de febrero Montevideo se rindió ante Venancio Flores, donde estableció un "gobierno provisional", que era una forma fina de decir "dictadura". La presión de Gran Bretaña impidió que Brasil cayera en la tentación de cobrarse su apoyo a Flores anexionándose parte del territorio uruguayo.

Tras haber destruido diversos puntos de resistencia confederados a lo largo del río Cape Fear, el 22 de febrero los federales tomaban Wilmington.

El 23 de febrero Lee ordenó al general Joseph E. Johnston que reuniera en Carolina del Norte todas las tropas disponibles para detener el avance de Sherman. La falta de hombres en el ejército confederado era tan acuciante que Lee y otros generales empezaron a instar al presidente Jefferson Davis para que permitiera alistar esclavos. Hasta entonces los esclavos se usaban para construir trincheras y otras estructuras defensivas, pero la idea de usarlos como soldados era impensable. El mayor Howel Cobb dijo: "Si los esclavos pueden ser buenos soldados, toda nuestra teoría sobre la esclavitud está equivocada", donde no está claro si estaba infravalorando a los esclavos o sobrevalorando a los militares.

El 28 de febrero el coronel Mariano Ignacio Prado se sublevó contra el presidente peruano Juan Antonio Pezet a causa del tratado Vivanco-Pareja.

El 2 de marzo Sheridan se enfrentó una vez más con los restos de la caballería de Early en la batalla de Waynesboro, en la que obtuvo una rotunda victoria: la mayor parte de la caballería confederada se rindió, aunque Early logró escapar con unos pocos hombres.

La guerra contra los dominicanos era cada vez más impopular en España. La economía española llevaba mucho tiempo en crisis y la guerra suponía un coste del que no cabía esperar ninguna contrapartida que lo compensara. Por ello el 3 de marzo la reina Isabel II firmó la anulación de la anexión.

El 4 de marzo Abraham Lincoln fue investido por segunda vez como presidente de los Estados Unidos. En su discurso habló de enemigos que dejarían de serlo en cuanto los cañones callasen, para volver a ser compatriotas estadounidenses. Sus palabras finales fueron:

Sin rencor hacia nadie, con benevolencia para todos, con firmeza en el bien, en la medida en que Dios nos permite ver el bien, tratemos de terminar la labor en la que estamos empeñados, de curar las heridas de la nación, de cuidar del que ha combatido, o de su viuda y de su huérfano, de hacer todo lo que permita lograr una paz justa y perdurable entre nosotros y con todas las naciones.

Tras la toma de Wilmington, Grant ordenó a Schofield que marchara hacia el sur para unirse a Sherman, pero el 7 de marzo Bragg trató de interponerse en su camino en Wyse Fork. Logró retrasar su avance unos días, pero el 10 de marzo se vio obligado a retirarse. Mientras tanto Sherman había entrado en Carolina del Norte.

El 16 de marzo Johnston envió a 5.400 hombres bajo el mando del lugarteniente William Jospeh Hardee contra la columna izquierda de Sherman, dirigida por el mayor Henry Warner Slocum, que contaba con casi 26.000 hombres. Tras un combate indeciso en Averasborough, Hardee ordenó la retirada.

El ejército paraguayo había tomado algunas plazas en la provincia brasileña de Matto Grosso, pero esta región estaba mal comunicada con el resto del imperio, así que el dictador Francisco Solano López pidió permiso al presidente argentino, Bartolomé Mitre, para que le permitiera atravesar a su ejército la provincia de Corrientes para llegar a la provincia de Río Grande del Sur. Mitre se negó aduciendo que su país permanecía neutral en la guerra entre Paraguay y Brasil, pero López alegó que Argentina también se había declarado neutral en la reciente guerra entre Brasil y Uruguay y eso no le había impedido permitir a los rebeldes uruguayos cruzar el territorio y las aguas jurisdiccionales argentinas en su invasión a Uruguay. Ante la negativa de Mitre, el 18 de marzo López declaró la guerra a Argentina.

El 19 de marzo Johnston atacó nuevamente a Slocum cerca de Bentonville, esta vez con todo su ejército, compuesto por unos 21.000 hombres. Al principio, Slocum creyó que sólo se enfrentaba a la caballería de Johnston e informó a Sherman de que no necesitaba ayuda, pero cuando comprendió la situación cambió su informe. Por su parte, Johnston creía que la columna derecha de Sherman estaba mucho más lejos y que tardaría mucho más en llegar, pero el 20 de marzo empezaron a llegar refuerzos para Slocum y el 21 de marzo Johnston tenía ante sí unos 60.000 federales. Por la noche se retiró inadvertidamente.

El 22 de marzo el mayor James Harrison Wilson, cruzó la frontera de Alabama desde Tennessee con la misión de destruir importantes puestos de suministros confederados. Iba al frente de tres divisiones de caballería que sumaban más de 13.000 hombres.

El ex presidente boliviano Manuel Isidoro Belzú se encontraba en Europa en una misión diplomática cuando se enteró del golpe de estado de Mariano Melgarejo. Inmediatamente regresó a Bolivia para disputarle el poder. En ese momento controlaba una parte del ejército y del país, pero el 23 de marzo Melgarejo lo buscó y, según se cuenta, lo mató personalmente.

Ese mismo día Sherman se reunió con Schofield en Goldsboro, con lo que sus efectivos casi llegaban a los 89.000 hombres.

El ejército de Lee se había reducido a unos 50.000 hombres por las deserciones, las enfermedades y la falta de suministros. Grant contaba en cambio con unos 125.000 hombres, y no tardaría en recibir los refuerzos de Sherman desde el sur y los de Sheridan desde el norte. El 25 de marzo Lee ordenó una salida de Petersburg en un intento desesperado de romper el asedio. Aunque el ataque tuvo un éxito inicial, terminó siendo rechazado con unas 4.000 bajas.

Los independentistas dominicanos habían elaborado una constitución y, de acuerdo con ella, el 25 de marzo eligieron como presidente a Pedro Antonio Pimentel.

El puerto de Mobile, en Alabama, aunque había sido neutralizado, había permanecido en manos confederadas, pero el 27 de marzo el ejército federal lanzó una campaña contra él.

Un ejército francés desembarcó cerca de Guaymas y tomó la ciudad el 29 de marzo.

El 31 de marzo Grant inició un ataque a las defensas de Lee por varios frentes: Gouverneur K. Warren obtuvo una victoria en White Oak Road mientras Sheridan derrotaba a Fitzhugh Lee en Dinwiddie Court House. El 1 de abril Sheridan obtuvo una nueva victoria en Five Forks, tras la cual Lee informó al presidente Davis que Petersburg y Richmond debían ser evacuadas. El 2 de abril las tropas confederadas de Richmond y Petersburg salieron abriéndose paso como pudieron entre las líneas federales, mientras el gobierno confederado abandonaba también la capital. En su huida Lee perdió otros 4.000 hombres.

Ese mismo día Wilson alcanzó uno de sus principales objetivos: la ciudad de Selma (Alabama), que la confederación había convertido en uno de sus mayores centros de producción y de destribución de suministros para sus ejércitos. Para defenderla estaba Nathan Bedford Forrest, que apenas contaba con 5.000 hombres, la mayoría de los cuales eran milicianos adolescentes o casi ancianos. Forrest tenía fama de invencible, pero con semejantes recursos no pudo hacer nada para evitar que Wilson tomara y arrasara la ciudad. Los federales apresaron a varios miles de soldados enemigos, entre muertos, heridos y prisioneros, Forrest contó unas 2.700 bajas.

El 3 de abril un ejército federal entraba en la indefensa Richmond.

Durante los días siguientes el ejército federal persiguió a Lee y mantuvo pequeños combates, hasta que el 6 de abril una rápida maniobra de Sherman logró cortar el paso a una cuarta parte del ejército confederado en retirada. Se libró entonces la batalla de Sayler's Creek, en la que los más de 15.000 hombres de Sheridan se enfrentaron a unos 11.000 confederados, que terminaron con unas 7.000 bajas.

Para tratar de paliar la crisis económica que afectaba a España desde hacía varios años, el gobierno de Narváez proyectó "nacionalizar" el 75% de los bienes del Patrimonio Real y, como compensación, convertir el 25% restante en propiedad personal de la reina Isabel II. Esta medida (más concretamente, la segunda perte) había suscitado muchas críticas, y las más destacadas habían provenido de Emilio Castelar, catedrático de historia en la universidad de Madrid, que había publicado un artículo en el periódico "La Democracia"  titulado ¿De quién es el Patrimonio Real? (y la respuesta que daba era que el Patrimonio Real era patrimonio nacional). El artículo fue censurado, pero se distribuyó en forma de octavillas. El ministro de Fomento, Antonio Alcalá Galiano, encarceló a Castelar y pidió al rector, Juan Manuel Montalbán que lo cesara inmediatamente. El rector se negó, y como respuesta el 7 de abril Alcalá Galiano lo destituyó de su cargo, a la vez que se desposeía a Castelar de su cátedra. Estas medidas provocaron varias medidas de protesta y de solidaridad hacia los dos afectados, tanto por parte de profesores como de alumnos. Entre ellas, los alumnos de Montalbán planearon para esa noche una serenata de apoyo hacia su profesor. Inmediatamente, el ministro de la Gobernación, Luis González Bravo, dictó un decreto que permitía al gobierno la suspensión de los derechos constitucionales, la deportación interna de personas, la instauración de la ley marcial y la censura de la prensa. Esa noche la guardia civil disolvió a los asistentes a la serenata convocada y cerró el centro de Madrid durante dos días.

Esa misma noche el general Lee recibió una carta de Grant en la que le invitaba a rendirse. Lee trató de ganar tiempo y respondió preguntando por los términos de la rendición. El 8 de abril el mayor George Armstrong Custer capturó un tren de suministros destinado al ejército de Lee. Grant envió una nueva carta en la que proponía unos términos de rendición bastante generosos. Mientras tanto en Alabama caía Spanish Fort, y la última defensa de Mobile pasó a ser Fort Blakely, que cayó al día siguiente.

El 8 de abril Lee se encontró en Appomattox Station con que los federales le bloqueaban totalmente la retirada, así que sólo podía atacar o rendirse, y optó por atacar. Durante la noche celebró un consejo de guerra. Había perdido los suministros que le esperaban en Appomattox, pero aún tenía la esperanza de alcanzar la vía férrea de Lynchburg, donde tenía más suministros disponibles. Escribió de nuevo a Grant dilatando la rendición y al alba del 9 de abril atacó con sus 28.000 hombres a lo que creía que era la caballería federal en un intento de abrirse paso, pero cuando se dio cuenta de que tenía enfrente dos cuerpos de infantería, no tuvo más remedio que aceptar la rendición. Sus palabras fueron: "No me queda más que ir a ver al general Grant, aunque preferiría morir mil veces antes que esto".

Tras varios intercambios de correspondencia, se acordó un alto el fuego y Grant dejó que Lee fijara el lugar de encuentro. Éste fue una casa particular en Appomatox Court House, donde esperó la llegada de Grant. Mientras Lee vestía un impecable uniforme, Grant llegó con su uniforme machado de barro y sin más distintivo de su rango que los galones de su hombro. Al principio le resultó violento entrar en materia y empezó recordando la primera y única vez que se habían visto, dos décadas atras, cuando la guerra contra México. Finalmente Lee preguntó por los términos de la rendición. Grant fue generoso: los hombres de Lee podrían regresar a sus casas bajo palabra de no volver a luchar contra el gobierno de los Estados Unidos. Deberían entregar sus armas, pero no sus caballos y sus propiedades personales. Además se les suministrarían alimentos. Lee respondió que sus hombres agradecerían semejante trato y que eso contribuiría en gran medida a la reconciliación del país. Cuando Lee abandonó la casa, los hombres de Grant empezaron a dar vítores, pero Grant los hizo callar. Algunos oficiales de Grant compraron al dueño de la casa prácticamente todo lo que había en la habitación en la que Grant y Lee se habían entrevistado, y se lo llevaron a modo de recuerdo.

El territorio de Utah recibió ese nombre por los indios Uta, que lo poblaban desde mucho antes de que llegaran los colonos mormones. Al principio, éstos se habían mostrado muy amistosos y conciliadores con los indios, pero a medida que fueron siendo más numerosos y contaron con más recursos, el trato hacia los indios empeoró. Además, los mormones habían introducido entre los indios enfermedades para las que no estaban tan inmunizados como los blancos y, por ejemplo, la tuberculosis estaba haciendo estragos entre ellos. Por último, los colonos controlaban cada vez más territorio del que los indios estaban siendo desplazados, lo que los privaba de sus fuentes de alimentación tradicionales. Los conflictos iban en ascenso hasta que el 10 de abril se produjo el primer ataque indio deliberado: dieciséis Utas dirigidos por el jefe Antonga espantaron unas reses que estaban en las afueras de Manti, cuando unos jóvenes (blancos) corrieron hacia allí al verlos y los indios abrieron fuego contra ellos. Uno murió en el acto y el resto corrió a refugiarse en Manti. Esto marcó el inicio de la guerra de Halcón Negro, llamada así porque Brigham Young llamaba Halcón Negro a Antonga, en alusión sarcástica al jefe indio que había sido derrotado tres décadas atrás en Illinois, de donde procedían los mormones.

Ese mismo día Lee dirigía a su ejército un discurso de despedida y, tras una ceremonia, 28.000 soldados confederados entregaron sus armas. Grant había sido generoso en los términos de la rendición en gran parte porque sabía que la rendición de Lee era el mayor golpe que podía recibir la Confederación, y que a ella se seguiría rápidamente la rendición de todos los demás generales. Lee había sido el mayor estratega de toda la guerra, sin punto de comparación siquiera con Grant. Él era perfectamente consciente de que no había sido derrotado por Grant, sino por la falta de medios. Si hubiera decidido luchar en el bando federal, la guerra no habría durado más de un año. Un par de días después el general Johnston empezó a negociar su rendición con Sherman. En principio, Sherman le ofreció unos términos similares a los que Grant había ofrecido a Lee, pero Johnston pedía que a las garantías militares se añadieran garantías políticas sobre cuál sería la situación de los Estados Confederados después de la guerra.

Mientras tanto Lincoln daba un discurso ante la Casa Blanca en el que no perdió ocasión de fomentar la reconciliación entre las dos partes del país. A pesar de que Dixie había sido adoptada como himno nacional confederado, se atrevió a pedir que fuera interpretada bromeando de este modo:

Propongo ahora terminar pidiéndoos que cantéis cierta pieza de música o melodía. Creo que Dixie es una de las mejores melodías que jamás he oído [...] había oído que nuestros adversarios habían tratado de apropiársela. Yo insistí ayer en que la habíamos capturado limpiamente.  [...] presenté la cuestión al fiscal general y él dio su opinión de que es nuestra presa legítima. [...] Pido a la banda que nos de una buena muestra de ello.

En España tomaba posesión de su cargo el nuevo rector de la Universidad de Madrid, y el partido progresista convocó actos de protesta en la periferia de Madrid. Por la tarde, estudiantes, obreros y representantes del partido progresista acudieron a la Puerta del Sol (la plaza considerada el centro de Madrid) con el propósito de dar una serenata de protesta. Allí les esperaban unos mil hombres armados, entre guardias civiles, una unidad de infantería y otra de caballería. El ministro González Bravo dio la orden de cargar contra los manifestantes que, perseguidos, trataron de formar barricadas, aunque sin éxito. El balance fue de 14 muertos y 194 heridos. Esa misma noche se reunió el Senado, de donde se expulsó a los periodistas y se cursó la orden de censurar los periódicos al día siguiente, muchos de los cuales, como señal de protesta, salieron con la portada en blanco. El 11 de abril Narváez convocó un consejo de ministros en el que Alcalá Galiano reprochó a González Bravo la dureza de la represión. Se produjo una violenta discusión entre ambos que terminó con la muerte de Alcalá Galiano de un ataque al corazón. A partir de "la noche de san Daniel", tanto el gobierno de España como la propia reina Isabel II contaron con la oposición de diversos sectores de la sociedad española, de ideologías dispares. Entre sus principales oponentes estaba el general Juan Prim, que intentó provocar un levantamiento militar en Valencia, aunque fracasó, y entonces huyó a Francia.

Tras un aviso de que los Utas habían matado a dos hombres en el cañón Salina, el 12 de abril ochenta y cuatro milicianos mormones entraron en el cañón en su búsqueda. Confiados en que los indios huirían ante un grupo tan numeroso, no se preocuparon de evitar una emboscada, y de repente se encontraron con una lluvia de balas y flechas. Los mormones salieron huyendo presas del pánico y dejaron atrás un muerto y un herido. Al día siguiente, después de que un jefe indio llamado Sanpitch enviara exploradores al cañón y volviera para informar de que los Utas se habían marchado, los milicianos regresaron a recuperar los cuerpos de los hombres que habían dejado atrás. Uno de ellos había sido terriblemente mutilado.

El 13 de abril cinco barcos de vapor paraguayos desembarcaron 2.500 soldados cerca de la ciudad argentina de Corrientes, los cuales atacaron a varios barcos de guerra en reparación. Al día siguiente ocuparon la ciudad.

Según sus más allegados, el 14 de abril Abraham Lincoln se despertó de muy buen humor, cosa que hacía mucho tiempo que no sucedía. En los últimos meses se le había visto pálido y ojeroso, pero ese día debió de asimilar por vez primera que todo estaba saliendo bien y no se cansaba de decir a todo el mundo lo feliz que se sentía. Tras su agenda política para ese día, tenía planeado asistir al teatro con sus esposa, por primera vez desde hacía mucho tiempo. Durante el transcurso de la función, alguien entró en su palco y le disparó un tiro en la cabeza. Se trataba de John Wilkes Booth, un actor muy renombrado en la época, nacido en Maryland. Desde principios de año venía fraguando un plan con algunos colaboradores para secuestrar a Lincoln y forzar así a la Unión a intercambiar prisioneros. Sin embargo, tres días antes había escuchado un discurso de Lincoln en el que proponía conceder el derecho de voto a los negros, y eso fue para él la gota que colmó el vaso. Desde ese momento decidió modificar su plan de secuestro y cambiarlo por el de asesinato. Más aún, planeó que, mientras él se ocupaba de Lincoln y Grant en el teatro (la prensa había anunciado que Grant acompañaría al presidente esa noche, pero al final no fue así), George Atzerodt mataría al vicepresidente Johnson en su casa y Lewis Powell haría otro tanto con el secretario de Estado William Henry Seward.

Booth no tuvo dificultad en acceder al teatro, pues conocía perfectamente el edificio, y su presencia en él no extrañaba a nadie. Tras herir mortalmente al presidente, se defendió con un puñal de quienes trataron de capturarlo y, viendo cortada su huida, saltó por el palco al escenario, pero una de sus espuelas se enganchó en la bandera que decoraba el palco presidencial, lo que le hizo romperse el peroné en la caída, pero logró ponerse en pie ante un público que todavía no sabía qué estaba pasando y gritó Sic semper tyrannis! (¡Así siempre a los tiranos!, la divisa de Virginia). Desde allí logró salir del teatro y huir en su caballo.

Seward se encontraba en su casa, convaleciente de una caída de caballo. Powell se presentó afirmando que le llevaba una medicina de parte del médico y que debía entregársela personalmente a Seward para explicarle cómo debía administrársela. La hija de Seward le dejó pasar, pero su hermano Frederick desconfió y lo invitó a marcharse. Sin embargo, Powel pudo deducir dónde se encontraba la habitación de Seward, sacó su revólver y trató de disparar a Frederick, pero el arma se atascó. Entonces golpeó al hijo del Secretario de Estado con la culata causándole graves heridas y corrió hacia la habitación de Seward. Allí pudo apuñalarlo en la cara y en el cuello antes de que otro de sus hijos y un sargento que ejercía de enfermero pudieran apartarlo. Las heridas eran graves, pero no resultaron mortales. Powel huyó a caballo. Por su parte, Atzerodt, que debía asesinar a Johnson, se emborrachó antes de poner en marcha el plan y al final no hizo nada.

Ese mismo día murió el dictador guatemalteco Rafael Carrera.

El 15 de abril Andrew Johnson se convirtió en el decimoséptimo presidente de los Estados Unidos.

 El 16 de abril tuvo lugar la que se considera la última batalla de la guerra civil estadouniense: el mayor Wilson había cruzado la frontera de Alabama con Georgia y ahora amenazaba Columbus. Para ocuparla tuvo que derrotar a unos escasos 3.000 confederados bajo el mando del mayor Cobb. En Columbus había una importante industria bélica. El 17 de abril Wilson ordenó destruir todo aquello que se hallara en Columbus con valor militar. Los confederados habían hundido un acorazado para evitar que cayera en manos enemigas, pero no hicieron sino ahorrar trabajo a los federales, dado que éstos se hicieron con otro acorazado y fueron ellos quienes lo incendiaron y lo hundieron. Al terminar el día la mayor parte de la ciudad había sido reducida a cenizas.

Por esas fechas los federales entraron en el campo de prisioneros de Andersonville y liberaron a los prisioneros. Más que emplear palabras en describir lo que encontraron, es preferible dejar que hable por sí misma la fotografía de uno de los "supervivientes", si es que se puede emplear ese término para describirlo.

El 21 de abril Verdi estrenó en París una versión revisada de su Macbeth. No tuvo mucho éxito, si bien hoy en día se representa más habitualmente esta nueva versión en lugar de la original.

En Perú la rebelión iniciada por Mariano Ignacio Prado estaba ganando terreno, y el 25 de abril Prado se proclamó Jefe Supremo del Perú.

El actor John Wilkes Booth tenía un rostro bien conocido y la policía disponía de fotografías en abundancia. Se ofreció una jugosa recompensa y el 26 de abril un granjero llamado Richard Garrett reconoció a Booth y logró encerrarlo en su granero junto a uno de sus cómplices, David Edgard Herold (que debía haber ayudado a escapar a Powell, pero huyó mientras Powell aún estaba en la casa de Sward al oír gritos). Garrett llamó al ejército y Herold se rindió a la llegada de los soldados, pero Booth se negó a salir y los soldados empezaron a disparar contra el granero. Un soldado se coló por una puerta trasera y disparó a Booth en la garganta. Murió dos horas después. Sus últimas palabras fueron "useless!, useless!" (inútil, inútil).

Ese mismo día Johnston se reunió con Sherman en Bennet Place para presentar su rendición. En un principio, Sherman, siguiendo la voluntad de Lincoln, había ofrecido a Johnston las garantías políticas que exigía, pero tras el asesinato de Lincoln, siguiendo instrucciones de Washington, se retractó y su oferta volvió a ser la inicial. En estas condiciones, Jefferson Davis ordenó a Johnston que disolviera a su infantería y que escapara con su caballería, pero Johnston desobedeció la orden y aceptó las condiciones de Sherman.

En la provincia de Corrientes algunos federales se habían unido al ejército paraguayo invasor. En Buenos Aires se temía que Justo José de Urquiza pudiera aliarse con Francisco Solano López y tratar de dar un golpe de estado, pero los temores se desvanecieron cuando el presidente Mitre recibió una carta de apoyo de Urquiza. Mitre respondió poniendo a Urquiza al frente de la guarcia nacional de Entre Ríos y le ordenó reunir un ejército de 5.000 hombres. Urquiza se propuso reunir 8.000.

Los indios Navajos que se habían rendido el año anterior fueron obligados a trasladarse hasta un lugar al este de Nuevo México llamado Bosque Redondo, para lo cual tuvieron que caminar unos 500 km a pie durante 18 días. Se creó así una nueva reserva india al oeste del Territorio Indio destinado hasta entonces para concentrar a los indios molestos. Unos 9.000 indios tuvieron que acampar en un área de unos 100 km2. Había escasez de agua y leña, y poco antes se había emplazado allí mismo a unos 400 apaches, que constantemente generaron disputas con los Navajos.

El 1 de mayo Argentina, Brasil y Uruguay firmaron el tratado de la Triple Alianza contra Paraguay o, más concretamente, con el fin de acabar con la dictadura de Francisco Solano López. Si el haber declarado la guerra a Brasil ya era una insensatez, haber declarado al mismo tiempo la guerra a Argentina ya era un suicidio. López confiaba en su ejército de 30.000 hombres, pero la totalidad de la población del Paraguay era inferior al número de miembros de la guardia nacional brasileña. Aunque hubiera obligado a alistarse a todos los varones mayores de diez años y hubiera empleado a todas las mujeres paraguayas en labores de apoyo a la guerra, no habría igualado los efectivos de sus rivales, todo ello sin contar con la falta de oficiales bien entrenados y la ausencia de una industria capaz de producir armamento adecuado para reemplazar las pérdidas en las batallas. Además, sus tres rivales podían bloquear conjuntamente la llegada de suministros del exterior.

El 4 de mayo se rindió el general Richard Taylor en Alabama. El 5 de mayo Jefferson Davis se reunió con su gabinete en Washington (Georgia) y se acordó la disolución del gobierno confederado. Tras la muerte de Booth, Davis era ahora el hombre más buscado en los Estados Unidos.

En las dos semanas siguientes al asesinato de Lincoln varias decenas de personas habían sido detenidas como sospechosas de haber participado en el complot, entre ellas varios familiares de Booth, pero al final la policía redujo el número de sospechosos a ocho, siete hombres y una mujer, entre ellos Atzerodt, Powell y Herold. El juicio contra ellos (ante un tribunal militar) se inició el 9 de mayo. Ese mismo día Nathan Bedford Forrest se sumó a la rendición de Taylor, lo que completó la rendición de los ejércitos confederados al este del Mississippi.

El 10 de mayo el general Benjamin Dudley Pritchard, que llevaba un tiempo rastreando pistas sobre el paradero de Jefferson Davis, logró finalmente encontrar el campamento en el que se encontraba, lo atacó por sorpresa y Davis se rindió sin ofrecer resistencia. Diez minutos después oyó unos disparos que resultaron ser debidos a que dos regimientos federales se estaban disparando mutuamente por error. Pritchard dejó a Davis a cargo de un ayudante de 21 años y se dispuso a detener el tiroteo. Entonces la esposa de Davis salió de la tienda donde estaba retenido con su familia y solicitó permiso para que su anciana madre saliera a beber agua. El ayudante se lo concedió y la mujer de Davis hizo salir a la "anciana", pero otro oficial se dio cuenta de que la señora calzaba botas de montar con espuelas. Las "mujeres" fueron detenidas y la anciana madre resultó ser Davis, que estuvo a punto de fugarse.

Aunque la Confederación estaba ya definitivamente disuelta y la guerra civil oficialmente terminada, Texas albergaba todavía algunos focos de resistencia. El mayor Lewis Walace estaba negociando la rendición cuando en Palmito Ranch se produjo el que fue definitivamente el último enfrentamiento armado de la guerra civil, una escaramuza que apenas implicó a un millar de hombres conjuntamente entre ambos bandos.

El 19 de mayo Jefferson Davis fue encarcelado en Fort Monroe, Virginia. Los tres primeros días los pasó encadenado. Desde la cárcel logró gestionar la venta de su plantación en Mississippi a uno de sus esclavos. El Papa Pío IX le envió un retrato suyo con la inscripción "Venite ad me omnes qui laboratis, et ego reficiam vos, dicit Dominus" (Venid a mí todos los que sufrís y yo os aliviaré, dijo el Señor).

En la localidad británica de Christ Church vivía un diácono anglicano y profesor de matemáticas de 33 años llamado Charles Lutwidge Dogson, aficionado a la literatura, la fotografía y la magia (ilusionismo). Hasta entonces había publicado un par de libros sobre geometría algebraica y algunos poemas y cuentos. Dogson solía llevar de paseo a las hijas del deán Henry Liddell, llamadas Lorina, Alice y Edith. Tres años atrás, durante un paseo por el Támesis, improvisó un relato que cautivó a las niñas, especialmente a Alice, que le pidió que escribiese la historia. Ante la insistencia de la niña, Dogson se puso manos a la obra y completó un manuscrito ilustrado por él mismo que tituló Las aventuras subterráneas de Alicia. Animado por varias personas para que lo publicara, se había dedicado a redactar una versión más cuidada, para la que contrató a un ilustrador profesional, y el 24 de mayo salieron de la imprenta los dos mil primeros ejemplares de Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, firmados con el pseudónimo de Lewis Carroll, que era el que usaba habitualmente en sus obras literarias. Sin embargo, el editor no quedó satisfecho con la calidad de la impresión y por ello esos primeros ejemplares se vendieron en los Estados Unidos, mientras que en Gran Bretaña salió a la venta unos meses más tarde. La obra tuvo un gran éxito.

Ese mismo día la asamblea guatemalteca elegía a Vicente Cerna Sandoval como sucesor de Rafael Carrera, un conservador (militar leal a Carrera) que, sin ser tan bruto como su antecesor, continuó en su misma línea.

El 2 de junio se rindió Kirby Smith en Galveston (Texas), lo que completó la rendición del ejército confederado.

Brigham Young negoció un encuentro entre los principales jefes Utas y una representación del gobierno federal para tratar de poner fin a la guerra de Halcón Negro. El 8 de junio los indios firmaron el tratado de Spanish Fork, por el que renunciaban a todas las tierras de Utah salvo una pequeña porción a cambio de recibir una paga anual y suministros por parte del gobierno estadounidense. Entre los firmantes del acuerdo estaba Montaña, el hermano de Halcón Negro, pero no el propio Halcón Negro, que no aceptó el tratado y ese mismo día realizó un ataque en un lugar cercano. El jefe Sanpitch estuvo presente en Spanish Fork, pero se negó a firmar un tratado que obligaba a su gente a abandonar las tierras en las que habían vivido desde siempre.

Ese miso día Henry Edward Manning, el antiguo clérigo anglicano convertido al catolicismo, fue nombrado arzobispo de Westminster.

El 9 de junio se produjo un accidente ferroviario en Staplehurst, en Gran Bretaña, cuando un tren cruzó un puente sobre un río donde las vías habían sido retiradas para su reparación. Varios vagones descarrilaron y cayeron al río (que no era nada profundo y desde una escasa altura) lo que provocó diez muertos y cuarenta heridos. Entre los pasajeros se encontraba el escritor Charles Dickens, que regresaba de un viaje a París. Su vagón fue el único de primera clase que no cayó al río. Dickens ayudó a socorrer a los accidentados y, cuando ya estaba a punto de abandonar el lugar, recordó que se había dejado el manuscrito inacabado de la novela que estaba publicando por entregas "Nuestro común amigo", y regresó por él.

El 10 de junio Wagner estrenó finalmente en Munich su Tristán e Isolda bajo la dirección de Hans von Bülow. La ésposa de éste, Cosima, hija de Franz Lizst, había tenido una hija tres meses atrás que se llamó Isolda en honor a su padre. Las relaciones entre Wagner y Cosima von Bülow fueron objeto de rumores en la corte del rey Luis II, donde también se recelaba de la influencia que el compositor ejercía sobre el soberano en cuestiones políticas.

El 11 de junio la flota brasileña derrotó a la paraguaya en la batalla del Riachuelo, en el río Paraná, en la provincia de Corrientes. Como consecuencia, Paraguay quedó aislado del océano Atlántico.

La impopularidad de Narváez había ido aumentando hasta que el 21 de junio tuvo que dimitir. Fue sucedido por O'Donnell, que no tardó en restituir su cátedra a Emilio Castelar. El general Prim había intentado provocar un nuevo alzamiento en Pamplona y luego otro más en Valencia de nuevo, pero todos habían fracasado. Había una orden de arresto contra él que O'Donnell levantó, pero Prim siguió conjurando.

Ese mismo día Alfred Nobel fundaba en Hamburgo la empresa Alfred Nobel & Company, dedicada a la producción y exportación de una mezcla líquida de nitroglicerina y pólvora a la que llamaba "aceite explosivo".

El 22 de junio murió el escritor y político español Ángel María de Saavedra, el duque de Rivas.

El 24 de junio España reconoció la independencia de El Salvador.

El ex presidente salvadoreño Gerardo Barrios, exiliado en Colombia, vio una oportunidad en la muerte del dictador guatemalteco Rafael Carrera para expulsar del gobierno a Francisco Dueñas. Su cuñado, el general y ex presidente hondureño José Trinidad Cabañas (que vivía exiliado en El Salvador) se puso de acuerdo con él para iniciar una revuelta mientras Barrios regresaba al país, pero cuando puso el pie en tierra recibió la noticia de que la revuelta de Cabañas había fracasado. Trató entonces de marchar de nuevo a Colombia, pero una tormenta obligó a su barco a tomar tierra en Nicaragua, y el 28 de junio fue apresado por las autoridades locales.

El 30 de junio se emitió el veredicto contra los acusados por el asesinato de Lincoln. Los ocho acusados fueron declarados culpables. Atzerodt, Powell, Herold y Mary Surratt fueron condenados a la horca, y los restantes a cadena perpetua.

Ese día Franz von Suppé estrenó en Berlín su opereta La bella Galatea, que constituyó su primer gran éxito.

El 3 de julio las tropas que Urquiza había reclutado para hacer frente a la invasión paraguaya desertaron, instigadas en gran medida por muchos oficiales que simpatizaban más con los paraguayos que con el gobierno de Mitre. Cuando Urquiza recibió la noticia, se desplazó rápidamente al campamento, ordenó algunos fusilamientos y arengó a los hombres para que cumplieran con sus obligaciones. Sin embargo, durante las noches siguientes se produjeron más deserciones.

El 7 de julio se ejecutaron las sentencias por el asesinato de Lincoln. Mary Surratt se convirtió en la primera mujer ejecutada en los Estados Unidos.

Los paraguayos seguían ocupando la ciudad argentina de Corrientes. Desde allí movilizaron a toda la provincia apoyándose en los federales y ordenaron el alistamiento de todos los varones entre 17 y 50 años. Al mismo tiempo se reprimió con dureza cualquier amago de patriotismo argentino. El 11 de julio partidas paraguayas secuestraron a las esposas y los hijos de los líderes más destacados de la resistencia. Cualquier indicio era suficiente para acabar ejecutado tras un juicio sumarísimo. Unos indios que entraron en la ciudad para vender leña como tenían costumbre se negaron a aceptar moneda paraguaya como pago y por ello fueron masacrados. Sin embargo, hacia finales de mes más de la mitad de los soldados paraguayos habían muerto o habían sido capturados.

El 15 de julio los últimos soldados españoles abandonaron la República Dominicana. En su retirada, el ejército español devastó el territorio cuanto pudo: cegó pozos, quemó cosechas, cortó árboles frutales uno a uno, y a ello se sumó que los funcionarios españoles habían abandonado el país llevándose cuantas riquezas pudieron.

Los ataques de Halcón Negro continuaban y los mormones obligaron a su hermano Montaña a guiar a unos cien milicianos durante la noche hasta su campamento para pillarlo por sorpresa, pero Montaña se escabulló y alertó a Halcón Negro. El 18 de julio la partida encontró un pequeño campamento Uta. Tras cuatro horas de combate 10 indios estaban muertos, dos escaparon y otro fue capturado. En el campamento sólo quedaban mujeres, niños y ancianos. Una mujer trató de atacar a un miliciano con un cuchillo y éste le disparó. Entonces las demás mujeres se asustaron y las mataron a todas. Un niño que logró huir del campamento aseguró que tenían un papel firmado por un obispo que certificaba que eran indios buenos.

El gobierno nicaragüense dudó si extraditar a Gerardo Barrios como le exigía el salvadoreño Francisco Dueñas mientras los liberales presionaban para que no lo hiciera. Al final se acordó su extradición con la condición de que el gobierno salvadoreño se comprometiera a no condenarlo a muerte. El 27 de julio Barrios fue recibido en El Salvador y se estableció que sería juzgado en un consejo de guerra.

El capitán James Waddel estaba al mando del barco de guerra confederado Shenandoah y llevaba varios meses atacando a barcos comerciales estadounidenses por el océano Pacífico. Hasta el 2 de agosto no se enteró de que la guerra había terminado y que sus últimas actuaciones ya no eran, por tanto, acciones de guerra, sino actos de piratería. La diferencia era importante, porque la piratería estaba penada con la horca.

Una vez los españoles habían abandonado el territorio, la República Dominicana se vio envuelta en las típicas luchas intestinas por el poder. Desde hacía unos meses se había alzado en armas un caudillo llamado José María Cabral, que el 4 de agosto, con la colaboración de Gregorio Luperón, logró derrocar a Pedro Antonio Pimentel.

El rechazo de la comunidad médica a las teorías de Ignaz Semmelweis sobre las causas de la fiebre puerperal se había convertido en una obsesión para él: todas las conversaciones que entablaba derivaban hacia la fiebre puerperal, escribía cartas abiertas a médicos eminentes con toda clase de insultos, su comportamiento en público era inapropiado prácticamente en todas las ocasiones. Un día fue invitado a visitar unas nuevas instalaciones médicas en Viena. Cuando llegó se dio cuenta de que se trataba de un manicomio. Comprendió lo que estaba pasando y trató de escapar, pero fue golpeado, metido en una camisa de fuerza y recluido en una celda. Un par de semanas más tarde, el 13 de agosto, moría a causa de una herida gangrenada, probablemente consecuencia de una paliza. Su muerte pasó inadvertida en la comunidad científica. Actualmente es reconocido como pionero de la antisepsia.

Mientras tanto, Pasteur recibía el encargo de investigar una enfermedad de los gusanos de seda que estaba arruinando la industria de la seda francesa: la pebrina. Sus primeros pasos fueron bastante desafortunados, pues decidió negar el carácter microbiano de la enfermedad, hecho que estaba considerado como bien establecido por numerosos científicos.

El químico alemán August Kekulé ilustró las posibilidades de su teoría de la estructura química al encontrar una estructura molecular para el benceno, C6H6, que explicaba su comportamiento químico. Según su conjetura, el benceno tenía una estructura en la que los seis átomos de carbono se disponían en forma de anillo. Hasta el momento los químicos habían resuelto la estructura de numerosas moléculas orgánicas que tenían como "esqueleto" una cadena de átomos de carbono, pero nunca se habían encontrado con una molécula cíclica.

El ejército francés había tomado la ciudad de Chihuahua, donde Benito Juárez había establecido su gobierno, pero éste había logrado escapar y el 14 de agosto el gobierno se estableció en Villa de Paso del Norte. Desde finales del año anterior, Austria había empezado a enviar soldados a México, hasta un total de 7.000 hombres, principalmente polacos y húngaros. A ellos se añadió un regimiento de unos 2.000 voluntarios belgas.

El 17 de agosto el ejército conjunto de Argentina, Brasil y Uruguay, bajo el mando de Venancio Flores, derrotó al ejército paraguayo en la batalla de Yatay. Los aliados contaban con más de 10.000 hombres, frente a 3.000 paraguayos. La mitad resultó muerta y casi la otra mitad fue hecha prisionera. Entre los capturados había algunos uruguayos adversarios de Flores, que aspiraban a recuperar el control sobre Uruguay con la ayuda paraguaya. Flores los hizo fusilar. Los prisioneros paraguayos fueron obligados a combatir contra su país, y muchos de los que trataron de huir fueron fusilados como desertores.

El ejército de Flores se sumó al asedio de Uruguayana, que había sido iniciado un mes antes por el ejército brasileño. En la ciudad había unos 7.000 paraguayos bajo el mando de Antonio de la Cruz Estigarribia. El 19 de agosto Flores le instó a rendirse, pero la propuesta fue rechazada.

El 20 de agosto Autria y Prusia firmaron la Convención de Gastein, en la que concretaban el reparto de los ducados de Schleswig y Holstein. Se ratificaba que Autstria controlaría Holstein y Prusia Schleswig, pero además se acordaba fundar una flota alemana que tendría su base en Kiel, en Holstein, pero que quedaría bajo soberanía prusiana.

Ese mismo día el presidente Andrew Johnson proclamó oficialmente el fin de la Guerra Civil. A partir de ese momento, siguiendo el plan trazado por Lincoln, se propuso reincorporar los Estados confederados a la Unión lo más pronto posible (antes de fin de año). Para ello nombró gobernadores provisionales con instrucciones para organizar elecciones tanto para las legislaturas estatales como para el congreso. Sin embargo, los republicanos radicales no estaban dispuestos a secundar ese plan. Desde su punto de vista, con la secesión, los Estados confederados habían dejado de serlo y ahora eran más bien territorios que deberían cumplir ciertos (exigentes) requisitos para ser readmitidos en la Unión. Johnson logró que no hubiera juicios por traición contra las autoridades confederadas políticas o militares. Los únicos juzgados y condenados por crímenes de guerra fueron Henry Wirtz, el responsable del campo de prisioneros de Andersonville, y un guerrillero llamado Champ Ferguson. Ambos fueron ahorcados. Por lo demás, sólo Jefferson Davis permanecía en prisión. El presidente también evitó que se llevara a cabo un proyecto de repartir las tierras de los grandes propietarios sureños entre los esclavos que las habían trabajado. Por el contrario, los antiguos propietarios fueron reconocidos como tales.

Otra de las muchas cuestiones en disputa era si se concedía el derecho de voto a los negros. Lincoln se había mostrado partidario de empezar concediendo el derecho de voto a los negros capaces de leer y escribir, así como a los que habían luchado en el ejército federal, y Johnson apoyó este punto de vista, y recomendó a los gobernadores provisionales que lo pusieran en práctica. Sin embargo, los republicanos radicales vacilaban. Por una parte aceptaban que ser capaz de leer y escribir era un requisito razonable para poder votar, pero no era aceptable exigir la alfabetización a los negros mientras los blancos analfabetos podían votar, y retirar el derecho de voto a algunos blancos era un asunto espinoso. Por esa época, la tasa de analfabetismo en los Estados Unidos era del 9%, pero en el sur era rondaba el 25% (entre los blancos) e incluso llegaba al 33% en algunos Estados, mientras que el 70% de los negros eran analfabetos. Finalmente, los republicanos radicales llegaron a la convicción de que sin el derecho a voto era del todo imposible proteger a los negros. Entre los hechos que los llevaron a esta convicción estaba el hecho de que las nuevas legislaturas estatales estaban aprobando "códigos de negros", que eran leyes que, si bien reconocían la desaparición de la esclavitud, restringían de tal modo los derechos de los negros que en poco se distinguían de los esclavos. Por ejemplo, en el código de Mississippi se establecia que:

Los negros deben firmar contratos de trabajo anuales por escrito. Si abandonan sus tareas, perderán su salario anual. Siempre que se les requiera, deberán presentar sus licencias (expedidas por el alcalde en las ciudades y en otros lugares por la policía) en las que conste su lugar de residencia y su autorización para trabajar. Los que huyan de sus puestos de trabajo podrán ser arrestados y devueltos a sus empleadores. Los cazadores de negros recibirán cinco dólares por cabeza más un suplemento por la distancia recorrida. Se considerará un delito, castigable con una multa o prisión, inducir a un liberto a abandonar a su empleador o alimentar a los fugitivos. Los menores de edad se considerarán aprendices hasta los veintiún años en el caso de los varones y los dieciocho en el de las hembras. Los amos podrán infligir castigos corporales a los aprendices como los que los padres administran a los hijos. A los vagabundos se les impondrá multas onerosas y si no pueden pagarlas podrán ser obligados a trabajar hasta que puedan satisfacerlas. Los negros no pueden llevar cuchillos o armas de fuego salvo que sean autorizados a hacerlo. Se considerará delito punible con una multa de 50$ y treinta días de prisión suministrar o vender bebidas alcohólicas a un negro. Cuando los negros no puedan pagar las multas o los procedimientos legales, serán ofrecidos como trabajadores por el sheriff en subasta pública al mejor postor...

Estos códigos escandalizaron a la opinión pública del norte, pues venían a decir que la guerra civil no había servido para nada. Sin embargo, Johnson les dio el visto bueno. Cada vez era más patente que su concepto de "seguir las directrices de reconciliación marcadas por Lincoln" era de lo más peregrino, y sus concesiones desmesuradas daban cada vez más fuerza a los republicanos radicales, a la vez que le granjeaban el apoyo de los demócratas. No obstante, los códigos negros tuvieron escasa aplicación, pues Lincoln había creado un "Gabinete de libertos" que se encargó de velar por los intereses de los negros. Al principio les suministró ropa y comida, luego se ocupó de resolver cuestiones cotidianas sobre las que los antiguos esclavos carecían de toda experiencia y finalmente (pese a la gran oposición de los blancos) de fundar escuelas para negros similares a las de la enseñanza pública existente en los Estados del norte, pero prácticamente desconocidas en el sur.

Más graves que los códigos negros eran las constantes agresiones que los blancos resentidos les infligían impunemente. Oficiales del norte informaron de docenas de linchamientos extrajudiciales y afirmaron que cientos o miles de negros estaban siendo asesinados, especialmente en las zonas donde la presencia de soldados federales era escasa o nula. Las mujeres negras estaban particularmente indefensas frente a las agresiones sexuales, especialmente por parte de sus empleadores blancos.

En El Salvador, el tribunal militar que estaba juzgando a Gerardo Barrios estaba a punto de absolverlo, pero el presidente Dueñas tuvo noticia de ello y habló personalmente con cada uno de sus miembros para explicarles que no estaban allí para juzgar nada, sino para condenar a Barrios. El fiscal renunció, se arrancó los galones del hombro y los tiró al suelo, pero finalmente la sentencia fue de culpabilidad y se lo condenó a muerte, violando así las condiciones del tratado de extradición. Barrios fue fusilado el 29 de agosto.

El 31 de agosto terminó el mandato del presidente ecuatoriano Gabriel García Moreno, y fue sucedido por Jerónimo Carrión, que siguió las directrices políticas marcadas por su antecesor.

El 2 de septiembre murió el matemático irlandés sir William Rowan Hamilton.

El 3 de septiembre Bismark se entrevistó en Biarritz con el emperador Napoleón III de Francia. Allí pactaron la neutralidad de Francia en una "hipotética" guerra entre Austria y Prusia. A cambio, Prusia no tendría inconveniente en que Francia se anexionara Bélgica y Luxemburgo.

El 11 de septiembre el paraguayo Estigarribia solicitó permiso a Flores para dejar salir a la población civil de Uruguayana, y así se hizo. Ese mismo día llegó al campamento aliado el emperador Pedro II, que se entrevistó con Flores y Mitre. El ejército aliado contaba con más de 17.000 hombres, de los cuales unos 12.000 eran brasileños, casi 4.000 argentinos  y algo más de 1.000 uruguayos. Los efectivos de Estigarribia se habían reducido a algo más de 5.000, y el hambre y las enfermedades estaban reduciendo velozmente esa cifra.

El masivo alzamiento que estaba planeando la Hermandad Republicana Irlandesa se redujo a una revuelta de unos 800 campesinos en Irlanda, que pronto fueron sometidos. La policía británica realizó indagaciones y e 15 de septiembre asaltó la redacción del periódico Irish People en Dublín, donde detuvo a los cabecillas de la revuelta. Stephens y O'Connell trataron de asaltar la prisión donde estaban retenidos, pero fracasaron y fueron detenidos también. Stephens logró escapar y huyó a París.

La opinión pública chilena condenaba la actuación española en Perú y se produjeron incidentes violentos contra los españoles residentes en el país. El gobierno negó la entrada a los barcos españoles en puertos chilenos, mientras enviaba suministros a los peruanos seguidores de Mariano Ignacio Prado. El 17 de septiembre, el almirante español José Manuel Pareja pidió explicaciones al gobierno chileno y exigió que, además de levantar las restricciones impuestas a los barcos españoles, la bandera española fuera saludada con 21 cañonazos.

El 18 de septiembre el ejército aliado se disponía a asaltar la ciudad de Uruguayana, pero antes instó una vez más a Estigarribia a rendirse. Esta vez el paraguayo aceptó, sin más exigencia que la garantía de que sus oficiales pudieran marcharse y que los soldados no fueran entregados a Flores (por temor a que los ejecutara). Estigarribia pasó el resto de sus días en Río de Janeiro. Los soldados rendidos estaban en un estado deplorable de desnutrición. Algunos de ellos se unieron al ejército aliado.

Brasil y Gran Bretaña habían reanudado las negociaciones sobre el conflicto diplomático que mantenían en los últimos años. Gran Bretaña aceptó el fallo del rey Leopoldo I de Bélgica y se mostró dispuesta a presentar excusas, pero no al pago de indemnización alguna. Brasil, por su parte, ante la posibilidad de que Gran Bretaña se aliara con Paraguay, aceptó las condiciones y así, antes de regresar al Brasil, el 23 de septiembre Pedro II recibió en Uruguayana al embajador británico en Argentina, sir Edward Thornton, quien le presentó excusas en nombre de la reina Victoria. Cuando llegó a Río de Janeiro el emperador fue recibido entre aclamaciones, tanto por los éxitos militares ante Paraguay como por el triunfo diplomático ante Gran Bretaña. La realidad fue que Gran Bretaña estaba interesada en acabar con la dictadura de López o, más en general, con el estricto control que el estado paraguayo venía ejerciendo sobre el país en general y su economía en particular desde los tiempos de Rodríguez de Francia, que planteaba fuertes resistencias a la penetración del comercio y las inversiones británicas. Por ello prefirió presentar sus excusas ante Brasil, para aumentar así sus posibilidades de apoyar a la Triple Alianza.

El 24 de septiembre, ante la negativa chilena a satisfacer las condiciones exigidas por España, José Manuel Pareja ordenó el bloqueo de toda la costa chilena. Desde luego, no estaba en condiciones de llevarlo a cabo con eficiencia, pero el 25 de septiembre Chile declaró la guerra a España.

Ese mismo día murió el Francia el ex presidente boliviano Andrés de Santa Cruz.

Mientras tanto el general Philip Sheridan había recibido la orden de desplegar 50.000 soldados sobre la frontera mexicana, desde donde empezó a proporcionar extraoficialmente suministros a los partidarios de Benito Juárez. (Los estadounidenses "dejaban abandonados" los suministros en su lado del Río Grande y "no parecían advertir" que los mexicanos cruzaban el río, los tomaban y regresaban a México con ellos.)

El 3 de octubre el emperador Maximiliano I de México promulgó un decreto por el que los insurgentes mexicanos podían ser ejecutados inmediatamente tras ser capturados. Paradójicamente, aunque Maximiliano I había sido proclamado emperador gracias al apoyo de los conservadores, estableció una política abiertamente liberal. Para exasperación de los conservadores, el emperador se negó a devolver a la Iglesia los bienes que Juárez había desamortizado, promulgó la libertad de culto y prohibió a los sacerdotes católicos cobrar por aplicar los sacramentos. Por otra parte, promulgó la libertad de prensa (cosa que Juárez nunca había hecho), y emitió la primera ley del trabajo en México, que estipulaba jornadas laborales de 12 horas con 2 de descanso y un día de descanso a la semana. Se prohibían los castigos corporales, se establecía el libre acceso de los comerciantes a los centros de trabajo (para evitar que los patrones obligaran a sus trabajadores a comprar productos de sus propias tiendas a precios abusivos) así como la obligación de los patrones a pagar los salarios en efectivo (y no en alimentos o en vales para sus propios negocios, etc.). Sin embargo, nada de esto le sirvió para ganarse el apoyo de los liberales.

El dictador paraguayo Francisco Solano López dio la orden de evacuar el territorio argentino, pero la evacuación se hizo lentamente entre saqueos e incendios.

Samuel Baker regresó a Gran Bretaña tras haber explorado el lago Alberto y haber comprobado que es atravesado por el Nilo. Por su trabajo recibió la medalla de oro de la Royal Geographical Society.

La población negra en Jamaica era 32 veces superior a la blanca, pero muy pocos negros alcanzaban el nivel de riqueza que la ley británica exigía para poder ser elegidos como representantes en la legislatura de la colonia. De hecho, sólo unos 2.000 negros reunían los requisitos, entre una población total de más de 400.000 individuos. Esto hacía que la política local apenas los tuviera en cuenta. Más aún, desde los pasados disturbios en la India, la minoría blanca recelaba de una posible insurrección de los negros y procuraba mantenerlos tan controlados como fuera posible. Algunos misioneros británicos estaban animando a la población negra a que presentara reclamaciones por su situación de marginación. Un grupo de campesinos había enviado una carta a la reina Victoria pidiendo que la Corona pusiera tierras a su disposición para poder trabajarlas, pero la reina respondió aconsejándoles que trabajaran con más ahínco. El gobernador de Jamaica, Edward John Eyre, había interceptado la carta y la había acompañado de otra propia en la que daba a la reina su propia versión de los hechos.

El 8 de octubre un negro fue juzgado y encarcelado por haber entrado en una plantación que llevaba tiempo abandonada. Se produjeron protestas y un hombre fue arrestado. Los demás se enojaron aún más y lo sacaron por la fuerza de la cárcel. El 11 de octubre un grupo de negros se concentró en el tribunal de justicia de Morant Bay, donde un grupo de milicianos blancos se asustó y disparó contra los negros, matando a siete de ellos antes de que se desbandaran. Pero los negros se reorganizaron y contraatacaron matando a 18 personas, entre ellas varios milicianos blancos y oficiales. Durante los días siguientes unos 2.000 negros protagonizaron actos violentos por la zona, y mataron a dos terratenientes blancos, mientras otros muchos huían.

El 18 de octubre murió el primer ministro británico lord Palmerston, dos días antes del que hubiera sido su octagésimo primer cumpleaños. Fue sucedido por John Russell.

El gobernador de Jamaica hizo intervenir al ejército contra los rebeldes negros. En la represión de la revuelta, más de 400 negros murieron a manos de los soldados y unos 350 fueron capturados, juzgados (en algunos casos) y ahorcados. Entre ellos estaba Paul Bogle, uno de los cabecillas de la revuelta. El gobernador Eyre aprovechó para deshacerse de uno de sus mayores críticos, George William Gordon, hijo de un terrateniente escocés y de una esclava mulata (la esclavitud había sido abolida cuando Gordon cumplió los catorce años), miembro de la legislatura jamaicana y que no tenía nada que ver con la revuelta. Gordon fue llevado por la fuerza de Kingston a Morant Bay, donde estaba vigente la ley marcial, y allí fue juzgado por un tribunal militar sin garantía alguna, condenado y ejecutado en breve plazo. Estos hechos hicieron que John Stuart Mill organizara un comité que solicitó el procesamiento del gobernador Eyre. La iniciativa contó con el respaldo de personajes como Charles Darwin y Thomas Huxley, pero también con la oposción de Charles Dickens, entre otros. Aunque Eyre fue relevado de su puesto, no se presentaron cargos contra él.

Durante el último mes, mientras el Magasin d'Éducation et de Récréation seguía publicando Las aventuras del capitán Hatteras, Julio Verne había publicado por entregas otro de sus Viajes extraordinarios, excepcionalmente en el Journal des Débats Politiques et Littérairs. El 25 de octubre se publicó la obra encuadernada en un solo volumen. Si hasta ese momento Verne había llevado a sus lectores al África inexplorada, a las profundidades de la Tierra y al Polo Norte, el nuevo viaje era mucho más ambicioso, pues en su "De la Tierra a la Luna, viaje directo en 98 horas", relataba nada menos que un viaje a la Luna. La novela está ambientada en los Estados Unidos del momento, es decir, justo después de la guerra civil, cuando Impey Barbicane, el presidente de una sociedad de aficionados al diseño de armamento, propone construir un cañon gigantesco capaz de lanzar un proyectil que llegue hasta la Luna. La tarea se complica con la aparición de un personaje francés, un aventurero llamado Michel Ardan, que anuncia su interés en viajar en dicho proyectil. Este personaje inaugura una característica que tendrán muchas de las novelas futuras de Verne: la presencia de un francés entre los protagonistas. Verne realiza cálculos bastante acertados sobre las características que debía reunir el cañón para cumplir el objetivo marcado (si bien lo cierto es que el cañón debería haber sido muchísimo más largo para conferir al proyectil la velocidad necesaria sin que la aceleración resultara mortal para sus tripulantes). La novela termina con el lanzamiento exitoso y la constatación final (desde la Tierra) de que el proyectil no ha alcanzado la Luna, sino que se ha puesto en órbita a su alrededor. El relato del viaje y el final de la aventura lo desarrollará en una novela posterior.

El 29 de octubre los republicanos mexicanos expulsaron a los franceses de la ciudad de Chihuahua y Juárez volvió a establecer su gobierno en ella.

El capitán Waddel pasó dos meses sin tocar tierra, sin saber qué hacer, hasta que el 2 de noviembre se presentó en Liverpool y presentó su rendición a un oficial británico, que fue comunicada por carta al gobierno de los Estados Unidos.

El 3 de noviembre el ejército argentino entraba en la ciudad de Corrientes, al tiempo que las últimas tropas paraguayas salían de territorio argentino.

El 5 de noviembre el ejército de Mariano Ignacio Prado entró en Lima y se enfrentó a la guarnición del palacio de gobierno, que, tras una dura resistencia, terminó rindiéndose y una multitud saqueó el edificio. El presidente Pezet tuvo que huir a El Callao donde el 8 de noviembre se refugió en un barco británico y renunció a su cargo.

Ese mismo día desertó en masa un segundo ejército (de unos 6.000 hombres) que Justo José de Urquiza había reunido para luchar contra la invasión paraguaya. Si la deserción anterior fue tratada con indulgencia, esta vez Urquiza ordenó fusilar a todos los desertores que fueran capturados, así que muchos de ellos huyeron a Uruguay o se presentaron en los campamentos paraguayos.

El 15 de noviembre otro de los guerrilleros que habían participado en la guerra de independencia se hizo con el poder en la República Dominicana. El nuevo presidente se llamaba Pedro Guillermo.

El 18 de noviembre un periódico neoyorquino publicó un cuento humorístico titulado Jim Smiley y su rana saltarina. Estaba firmado por Mark Twain, que era el pseudónimo de Samuel Langhorne Clemens. Nacido en Misuri, hasta la guerra civil había trabajado como piloto de barcos de vapor en el Mississippi, luego (con 26 años) se había unido a un grupo de milicianos confederados voluntarios, pero lo dejó al cabo de unas pocas semanas para viajar a Nevada, donde su hermano Orion había conseguido trabajo como secretario del gobernador del territorio. Allí se había hecho buscador de oro, con la esperanza de enriquecerse rápidamente, cosa que no logró. Ahora trabajaba como periodista en San Francisco. Su relato fue reimpreso por varios periódicos de diversos Estados y gracias a ello Twain logró una gran popularidad.

La flota chilena no era gran cosa, pero, para bloquear la enorme costa del país, el almirante Pareja tuvo que diseminar su flota, y esto dio muchas oportunidades a los chilenos. Así, el 26 de noviembre, frente a las costas de Valparaíso, una corbeta chilena, armada con 18 cañones, se encontró con la goleta española Covadonga, que sólo tenía 3. Se produjo un combate en el que la goleta y su tripulación terminaron apresados. Los españoles contaron un muerto y catorce heridos, mientras que los chilenos no sufrieron bajas.

El 28 de noviembre Mariano Ignacio Prado fue reconocido como presidente de Perú. Inmediatamente organizó un gobierno plural formado tanto por liberales como conservadores.

El 30 de noviembre, tras haber recibido la noticia de la captura de la goleta Covadonga junto con falsos rumores de que una segunda goleta también había sido capturada, el almirante español José Manuel Pareja se suicidó. Fue sucedido por el almirante Casto Méndez Núñez.

El 5 de diciembre Perú firmó una alianza con Chile en la guerra contra España, conocida como Guerra del Pacífico.

Los ex Estados confederados habían realizado elecciones al Congreso, pero los republicanos radicales lograron que sus representantes no pudieran ocupar sus asientos, como respuesta a los infames códigos negros. El Congreso puso en marcha una comisión para elaborar un "plan de reconstrucción" distinto del propuesto por el presidente Johnson. El 6 de diciembre entró en vigor la decimotercera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Para entonces la esclavitud seguía siendo legal en Brasil y en las colonias de España, Portugal y Francia, así como en China y otros países africanos y asiáticos.

El ex presidente dominicano Buenaventura Báez regresó de su exilio en España y, con el apoyo de sus partidarios, logró derrotar a Pedro Guillermo y el 8 de diciembre se convirtió de nuevo en presidente de la república.

El 10 de diciembre murió el rey Leopoldo I de Bélgica. Fue sucedido por su hijo Leopoldo II.

El 11 de diciembre los franceses retomaron Chihuahua, aunque Juárez había logrado huir a tiempo, perseguido por los franceses. Por segunda vez en ese año, Juárez rechazó el consejo de abandonar el país refugiándose en los Estados Unidos.

El 20 de diciembre, apenas una semana después de que terminara la publicación por entregas de Las aventuras del capitán Hatteras, Julio Verne empezó a publicar otro de sus viajes extraordinarios: Los hijos del capitán Grant, en la que los protagonistas buscan a su padre naufragado por Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda, mientras tratan de descifrar un mensaje que había sido lanzado al mar en una botella, pero que resultaba casi ilegible.

Rimski-Kórsakov estaba de regreso en San Petersburgo, aunque había perdido gran parte de su interés por la música. Sin embargo, Balákirev lo animó a terminar su primera sinfonía, de la que revisó toda la orquestación y finalmente fue estrenada bajo la batuta del propio Balákirev.

El rey Luis II de Baviera tuvo que ceder a las presiones y pedir a Wagner que abandonara su corte. En principio se planteó abdicar para poder marcharse con su héroe, pero Wagner prefería tener un rey entre sus partidarios, aunque fuera a cierta distancia, y le quitó la idea de la cabeza. Luis II acomodó a Wagner en una villa cerca del lago de Lucerna, en Suiza.

Manet pintó ese año El combate entre el Kearsage y el Alabama, así como varias pinturas más de temática española, como El hombre muerto, que representa a un torero desangrándose en la arena. Ese año el pintor visitó españa por primera vez, y quedó entusiasmado con el espectáculo de las corridas de toros. A su regreso a Francia empezó a trabajar en La corrida de toros, que muestra a un toro corneando a un caballo derribado. Pero su obra más comentada ese año fue un lienzo que había pintado dos años atrás con la intención de exponerlo en el Salón de los rechazados, pero que finalmente se expuso por primera vez en el Salón (oficial) de París de ese año, y causó un gran escándalo. El cuadro se conoce con el nombre que le dio Baudelaire: Olimpia, y representa un desnudo femenino similar en cuanto a su estructura a la Venus de Urbino de Tiziano, pero una serie de elementos dejan claro que la protagonista es una prostituta a punto de recibir a un cliente, la cual mira al espectador con gesto insolente. El cuadro generó un gran escándalo.

La revista El mensajero ruso empezó a publicar por entregas Guerra y paz, de Leo Tolstói.

El rey Kamehameha V de Hawai sorprendió a su parlamento al negarse a aprobar una ley que permitiría la venta de bebidas alcohólicas a los nativos hawaianos. Sus palabras fueron "nunca firmaré la pena de muerte para mi pueblo".

El 24 de diciembre seis ex oficiales confederados se reunieron en Pukaski (Tennessee) para fundar una sociedad secreta. Su principal objetivo era garantizar la supremacía blanca en los ex Estados Confederados intimidando, agrediendo o incluso matando a aquellos negros que pretendieran hacer uso de cualquier "privilegio" que les concediera cualquier ley impuesta desde el norte. La organización recibió el nombre de Cyclos, que en griego significa "círculo". La mayoría de los fundadores eran de ascendencia escocesa, y para recalcar que "el círculo" era como una familia —lo que en Escocia se llama un clan— en el sentido mafioso del término, se referían a él como el clan Cyclos, en inglés Cyclos Clan, que, de acuerdo con la pronunciación establecida para el griego clásico, debía leerse Kuclos Clan, donde la u se pronuncia como en francés. Sin embargo, el "clan del círculo" reunió rápidamente una gran cantidad de adeptos que no eran eruditos patéticos como sus fundadores, sino meros brutos patéticos cuyo conocimiento del griego clásico estaba al mismo nivel que el resto de su intelecto, y el Cyclos Clan no tardó en degenerar en el Ku Klux Klan. Sus miembros se vestían con túnicas y capuchas blancas, en parte para ocultar su identidad y en parte para asustar a los negros, a los que al principio les decían que eran fantasmas de soldados confederados muertos, aunque los negros no eran tan tontos como ellos pensaban y la historia de los fantasmas no se la tragó nadie.

Por esas fechas la triple alianza contaba con 50.000 hombres desplegados en la frontera paraguaya listos para invadir el país.

Los bóers del Estado Libre de Orange se estaban expandiendo por tierras que los Sotho consideraban suyas. Éstos eran un grupo de tribus que durante las últimas cuatro décadas habían sido unificadas bajo la monarquía del rey Moshoeshoe I. El rey había llegado a acuerdos diplomáticos con los británicos, pero cuando éstos abandonaron la zona sus relaciones con los bóers se volvieron cada vez más tensas. El año anterior habían llegado a un punto crítico y ahora finalmente estallaba la guerra.

Los rebeldes Nian lograron una victoria importante frente al ejército imperial chino en la batalla de Goulawjai, en la que murió el general Senggelinqin, uno de los mejores oficiales chinos del momento.

Ese año murió Faisal ibn Turki, el emir del Segundo Estado Saudí, que fue sucedido por su hijo Abdallah ibn Faisal ibn Turki. Sin embargo, su hermano Saud ibn Faisal ibn Turki no tardó en alzarse en armas contra él y el emirato entró en guerra civil.

Antes de que Baháulláh se hubiera convertido en el principal líder de los babistas, el liderazgo lo había ostentado Mirza Yahya, quien se había casado con la viuda del Bab, pero que carecía del carisma y la capacidad de manipulación imprescindibles en todo dirigente religioso que quiera ganar muchos seguidores. Ese año Mirza Yahya fue acusado de organizar el asesinato de Baháulláh. Al parecer, trató de persuadir al menos a dos personas (una de ellas el barbero de Baháulláh) para que lo asesinaran, pero ambas se negaron y alertaron a los babistas.

La guerra de Secesión IV
Índice La guerra Austro-Prusiana