HISTORIA











ANTERIOR


LA GUERRA DE SECESIÓN IV

SIGUIENTE

El rey Teodoro II de Etiopía había pasado los últimos años sometiendo a las provincias vecinas para unificar el territorio de lo que había sido Etiopía hasta hacía dos siglos. Para ello había emprendido una serie de reformas en su reino, y entre sus proyectos estaba el de redistribuir la gran cantidad de tierras que estaban en posesión del clero ortodoxo. Esto deterioró las buenas relaciones que había mantenido con la Iglesia al principio de su reinado. El clero, con Abba Selama a la cabeza, empezó a cuestionar ante el pueblo la legitimidad del monarca, y finalmente el rey lo hizo encarcelar.

Dos años atrás, Teodoro II había enviado sendas cartas casi idénticas a la reina Victoria I de Gran Bretaña y al emperador Napoleón III de Francia. En ellas proponía una alianza cristiana contra los turcos musulmanes. En particular, estaba interesado en recibir ayuda para conquistar un territorio que consideraba etíope mientras que los turcos lo consideraban como parte de Egipto. En su carta, el rey recordaba que le habían asegurado que la reina Victoria era "una gran reina que ama a los cristianos", pero no sólo no había recibido respuesta alguna, sino que había podido observar que los británicos cometían el sacrilegio de llevarse bastante bien con los turcos. Por ejemplo, el año anterior, el cónsul británico en Etopía había viajado a Egipto para negociar la creación de plantaciones de algodón (como parte de los esfuerzos británicos para suplir la pérdida de las importaciones desde los Estados Unidos). Irritado por la falta de respuesta, el 4 de enero de 1864 encarceló al cónsul y otros diplomáticos británicos en la fortaleza de Meqdela.

Ese mismo día Stephen Allen Benson fue sucedido como presidente de Liberia por Daniel Bashiel Warner.

El 6 de enero el ejército francés tomó Guadalajara, en México.

Después de que Schoeman fuera derrotado por las fuerzas sudafricanas de Kruger, ambas partes acordaron poner fin a la guerra y convocar nuevas elecciones presidenciales.

En Francia se instauró la "libertad de los teatros", por la que desaparecía el control administrativo sobre éstos, a excepción de la censura.

El 12 de enero Johann Strauss dirigió un concierto para Concordia, la asociación de autores y periodistas de Viena, en la que estrenó uno de sus valses junto con otro compuesto para la ocasión por Jacques Offenbach. La Asociación tituló al de Strauss Diarios matutinos, y al de Offenbach Diarios Verpertinos, y hubo una cierta rivalidad a ver cuál tenía más éxito, aunque ambos fueron igualmente aclamados.

Desde los ataques perpetrados por los indios Navajos cuatro años atrás en Nuevo México, éstos no habían dejado de sufrir represalias, tanto por parte del ejército estadounidense, como de las milicias como de simples civiles. Las operaciones militares contra los Navajos estaban dirigidas por el coronel Cristopher Houston Carson, conocido como Kit Carson, quien estaba empleando una política de tierra arrasada: quemaba cosechas, destruía poblados, comida y enseres, etc. Ese mismo día Carson y unos 400 hombres fueron atacados en Canyon de Chelly por entre mil y ocho mil Navajos de las tribus de los jefes Barboncito y Manuelito. Tras dos días de combates tuvieron que retirarse dejando más de 200 prisioneros.

Las tropas alemanas que habían invadido los ducados de Schleswig y Holstein habían avanzado hasta el río Eider, al norte del cual estaban las tropas danesas, sin que se produjera ningún enfrentamiento. Aunque Prusia había instigado la invasión, Bismark no quiso que su reino interviniera explícitamente antes de tener la garantía de que Austria no apoyaría a Dinamarca. El 16 de enero logró firmar una alianza con Austria e inmediatamente lanzó un ultimátum a Dinamarca en el que daba dos días para abolir la nueva constitución. Ese plazo era inviable, y su ultimátum fue rechazado.

Ese mismo día murió el rey Cheoljong de Corea. No dejó descendencia, y un miembro lejano de la familia real llamado Yi Jaeson logró el apoyo de un clan rival del clan dominante Kim Andong para que su hijo de once años se convirtiera en el nuevo rey Gojong bajo su regencia. Yi Jaeson adoptó entonces el nombre reservado al padre del rey: Heungseon Daewongun. Conocedor del efecto que estaba teniendo en China y Japón el contacto con los occidentales, Daewongun fue un firme defensor del aislacionismo, y reavivó la persecución contra los cristianos, cuyo número estaba aumentando sin control. A la sazón había doce jesuitas franceses viviendo y predicando en Corea, y el número de coreanos católicos era de unos 23.000.

El 22 de enero el ejército francés entró en Campeche.

El 26 de enero un destacamento de la caballería confederada formado por unos 600 jinetes atacó una pequeña guarnición federal en Athens, en el norte de Alabama. A pesar de que los federales eran seis veces menos, tras dos horas de combate los confederados se retiraron.

Un ejército austro-prusiano entró en los ducados de Schleswig y Holstein y el 1 de febrero cruzó el río Eider. El 3 de febrero los daneses fueron derrotados en Königshügel y se retiraron a Dannevirke. La batalla tuvo lugar en medio de una tormenta de nieve, a 10 grados bajo cero. El 5 de febrero los daneses se retiraron de Dannevirke durante la noche para evitar ser rodeados. Se llevaron lo que a duras penas pudieron transportar, dejando mucha artillería. Los prusianos se enteraron unas horas más tarde e iniciaron una persecución. El 6 de febrero les dieron alcance y les infligieron una nueva derrota. Los daneses continuaron retirándose en una penosa marcha sin descanso.

Mientras tanto los franceses ocupaban la ciudad mexicana de Zacatecas.

Sherman había salido de Vicksburg con 27.000 hombres con el objetivo de tomar Meridian, en Mississippi, un importante centro ferroviario donde los confederados tenían un arsenal y un hospital militar. Durante el trayecto envió destacamentos a atacar otros puntos para confundir a los confederados sobre cuál era su objetivo. Incluso dio órdenes a Nathaniel Banks, que estaba al mando en Nueva Orleans, para que hiciera maniobrar algunos barcos, que finalmente hicieron creer a los confederados que su objetivo era Mobile. El 14 de febrero el ejército confederado abandonó Meridian para reforzar otro punto, y poco después llegó Sherman, que tomó la ciudad indefensa sin problemas.

Tanto la Unión como la Confederación habían hecho pruebas con prototipos de submarinos, pero ninguno había llegado a usarse en combate hasta el 17 de febrero, cuando el H.L. Hunley (un submarino impulsado por hélices movidas mediante manivelas, cuyo diseñador, Horace Lawson Hunley, había muerto el año anterior probando su invento) fue enviado contra el Housatonic, uno de los barcos que bloqueaban el puerto de Charleston. El Hunley se le acercó, pegó un explosivo en su casco, se alejó, lo detonó y el Housatonic se hundió. No obstante, el propio submarino se hundió casi una hora después, no se sabe muy bien por qué.

El 18 de febrero unos húsares prusianos, en el curso de un combate, cruzaron la frontera septentrional del ducado de Schleswig y entraron en lo que era indiscutiblemente territorio danés, donde ocuparon la ciudad de Kolding. Ni Austria ni Prusia habían previsto en un principio entrar en Dinamarca, pero Bismark decidió aprovechar los hechos y empezó a instar a Austria para que entrara también en Dinamarca.

El general de brigada Truman Seymour desembarcó en Florida al frente de unos 5.000 soldados federales y realizó varias incursiones en las que encontró poca resistencia, así que pudo capturar pequeños contingentes de soldados, piezas de artillería, liberó esclavos, etc., hasta el 20 de febrero, cuando se encontró en Olustee con un ejército confederado enviado para pararle los pies. Seymour creyó que eran milicianos de Florida a los que ya había derrotado en varias ocasiones, y no se preocupó en exceso, pero al final del día se vio obligado a huir a Jacksonville, tras haber librado una batalla que, proporcionalmente al número de soldados participantes, fue la tercera más sangrienta de la guerra civil. Tuvo la suerte de que los confederados no le persiguieron. Sólo a última hora enviaron un destacamento contra él, pero fue rechazado por dos regimientos de soldados negros. Parece ser que el número de bajas federales se incrementó debido a que los confederados remataban a los heridos, especialmente si eran negros.

Mientras tanto Sherman había estado "borrando Meridian del mapa" mientras esperaba la llegada de un ejército dirigido por el general de brigada William Sooy Smith, que debía reunirse con él allí, pero Sherman ignoraba que Smith estaba huyendo hacia Tennessee perseguido por Nathan B. Forrest. Al no saber por qué no llegaba Smith decidió regresar a Vicksburg. Entre tanto había destruido casi 200 km de vías férreas, 61 puentes, 20 locomotoras, además del arsenal y el hospital confederado. Aunque no infligió ningún daño directamente a los habitantes de Meridian, los dejó sin comida durante varios días.

El 22 de febrero Forrest dio alcance a Smith en Okolona. Los hombres de Smith se habían parapetado y en un principio consiguieron hacer retroceder a Forrest, pero éste recibió refuerzos y Smith ordenó la retirada, pero Forrest le persiguió durante varios kilómetros, hasta que ordenó interrumpir el ataque por andar falto de munición. Smith continuó huyendo hasta entrar en Tennessee.

Después de que Grant hubiera obligado a Bragg a retirarse a Georgia, Bragg fue sustituido por Joseph E. Johnston. Grant tuvo noticias de que a Johnston le habían retirado dos divisiones para detener a Sherman, y quiso probar si esto lo volvía vulnerable. Ordenó a George H. Thomas que atacara a Johnson, cosa que hizo en Dalton. El combate se prolongó varios días. Al principio Thomas tuvo cierto éxito, pero Johnston recibió de nuevo las dos divisiones que había cedido y el 25 de febrero Thomas se retiró para informar a Grant de que Johnston estaba en perfectas condiciones para rechazar un ataque. No obstante, sus bajas fueron escasas.

El 27 de febrero el ejército republicano mexicano dirigido por el general Gregorio Méndez logró expulsar a los franceses de San Juan Bautista, la capital del Estado de Tabasco.

Maximiliano de Austria, todavía en su país, había escrito una carta a Benito Juárez instándolo a participar en su gobierno, pero éste le respondió desde Monterrey con una carta en la que se leía:

Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de los vicios una virtud; pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará.

El 1 de marzo terminó el mandato de Bernardo Prudencio Berro como presidente de Uruguay, y fue sucedido por Atanasio Cruz Aguirre. El país seguía inmerso en la guerra civil que había provocado Venancio Flores el año anterior.

Ese día un ejército de 4.000 soldados federales bajo el mando del general Hugh Judson Kilpatrick realizó una incursión sobre Richmond, pero fue rechazado y perseguido por la caballería confederada. Un pequeño grupo bajo las órdenes del coronel Ulric Dalhgren quedó aislado del resto y el 2 de marzo fue víctima de una emboscada en la que Dalhgren murió y la mayoría de sus hombres fueron capturados. Los confederados encontraron en su cadáver instrucciones según las cuales debía entrar en Richmond y asesinar a Jefferson Davis y a su gabinete. Tanto Kilpatrick, como Meade como Lincoln negaron saber nada de semejantes órdenes, y su autenticidad se ha puesto en duda, pero en la época causaron un gran revuelo.

Ese mismo día el ejército imperial chino, bajo el mando del general Zeng Guoquan, completó el cerco a Nanking, la capital de Hong Xiuquan y sus seguidores, que se había convertido casi en su último reducto después de una brillante campaña del gobierno Qing. A finales del año anterior los generales de Hong Xiuquan le habían recomendado evacuar Nanking, pero éste se negó amenazando con la ejecución de todos los que se negaran a acatar sus órdenes y las de Dios.

El ejército austriaco entró finalmente en Dinamarca, y el 8 de marzo tomó, tras un duro combate casa por casa, la ciudad de Vejle.

Los éxitos de Grant en el oeste terminaron de convencer a Lincoln de que finalmente había encontrado al hombre que necesitaba, y el 9 de marzo lo nombró comandante en jefe de todos los ejércitos de la Unión, en sustitución de Halleck. Grant se sustituyó a sí mismo por Sherman y marchó a Washington a hacer lo que nadie antes había hecho: dirigir simultánea y coordinadamente a todos los ejércitos de la Unión. Alguien le recordó a Lincoln la fama de borracho que había tenido Grant, pero Lincoln respondió: "Quisiera saber la marca de lo que bebe, les enviaría algunas cajas a mis otros generales".

El 10 de marzo murió el rey Maximiliano II de Baviera, que fue sucedido por su hijo Luis II, que tenía entonces 18 años.

El 11 de marzo Austria y Prusia llegaron a un acuerdo para rechazar la vigencia los tratados previos sobre el status de los ducados de Schleswig y Holstein y convertir el asunto en tema de una futura reunión amistosa.

Una de las posiciones confederadas que más dificultaban las comunicaciones federales en Luisiana era Fort De Russy, que bloqueaba la navegación por el Red River, un afluente del Mississippi. El fuerte tenía fama de inexpugnable, pero el 14 de marzo un ejército federal de 10.000 hombres dirigidos por el general de brigada Joseph Mower se presentó ante el fuerte y, aunque la pequeña guarnición confederada que lo defendía abrió fuego, al cabo de veinte minutos los hombres de Mower estaban escalando las murallas del fuerte y los confederados se rindieron.

El ejército imperial chino trató de pasar las murallas de Nanking mediante escaleras, pero el ataque fue rechazado.

El explorador Samuel White Baker, siguiendo las indicaciones que le había dado Speke, descubrió el lago que bautizó como lago Alberto, en honor del difunto esposo de la reina Victoria.

El general confederado Nathan Bedford Forrest salió de Mississippi con 3.000 hombres, atravesó Tennessee y entró en Kentucky en busca de reclutas y de provisiones. El 25 de marzo entró en la ciudad de Paducah. Una guarnición federal que había en ella se replegó a un fuerte situado en la parte occidental. Forrest tomó los suministros que consideró oportunos, destruyó el resto lo que no necesitaba y se marchó después de un intento frustrado de asaltar el fuerte.

El pretendiente carlista al trono de España el "rey Juan III" tenía ideas liberales, por lo que no convencía a muchos carlistas, entre ellos a su propia madre, María Teresa de Braganza, que en una "Carta a los españoles" instó a reconocer como legítimo rey al hijo de Juan, el "rey Carlos VII" de España, que acababa de cumplir los 18 años.

Antes de ser sustituido por Grant, Halleck había diseñado un plan para Luisiana que sería dirigido por Nathaniel P. Banks desde Nueva Orleans, y que contaría con refuerzos de los ejércitos federales situados en Vicksburg y en el Estado vecino de Arkansas. Banks empezó a desplazarse hacia el norte y el 1 de abril tomó sin dificultad Grand Encore y Natchitoches.

El 2 de abril el ejército prusiano empezó a bombardear la ciudad danesa de Sønderborg. Durante las dos semanas siguientes lanzarían unos 65.000 bombas sobre la ciudad.

En Arkansas el oficial al mando era el general Frederick Steele, quien empezó a descender al frente de 8.500 hombres según el plan previsto, para reunirse con Banks en Shreveport, pero el 3 de abril, mientras trataba de cruzar el río Little Missouri, fue atacado por la caballería confederada. Steele rechazó el ataque, pero al día siguiente, el 4 de abril, llegó el grueso del ejército de John S. Marmaduke, con 7.500 hombres. Nuevamente Steele rechazó el ataque sin que ninguna de las dos partes sufriera grandes bajas. Marmaduke se retiró a Prairie D'Ane.

Ese mismo día el Congreso estadounidense aprobó una resolución por la que se oponía a la presencia francesa en México y a la proyectada monarquía de Maximiliano de Austria.

El 8 de abril el liberal Manuel Murillo Toro sucedió a Tomás Cipriano de Mosquera como presidente de los Estados Unidos de Colombia.

Ese mismo día el Senado de los Estados Unidos aprobó la Decimotercera enmienda a la Constitución, por la que se prohibía la esclavitud y el trabajo forzado en todo el territorio estadounidense excepto en el caso de condena por un crimen.

Mientras tanto el confederado Richard Taylor cortó el paso a Banks cerca de Mansfield. Los confederados terminaron imponiéndose y Banks tuvo que retirarse. Taylor salió en su persecución y sólo la dio por concluida casi al anochecer, cuando Banks recibió refuerzos y rechazó varias cargas confederadas. Banks había terminado con 113 hombres muertos, 581 heridos y 1.541 hechos prisioneros. Además había perdido más de mil caballos, 20 cañones y más de un centenar de carros. Durante la noche y la mañana siguiente, el 9 de abril, Banks agrupó a sus tropas en Pleasant Hill. Para entonces Taylor había recibido refuerzos y ahora contaba con 12.000 hombres, aproximadamente los mismos que Banks. Se produjo un nuevo encuentro que resultó indeciso. Los confederados fueron rechazados y Banks pudo recuperar los cañones que había perdido el día anterior, pero se vio obligado a replegarse en Grand Encore y renunciar a llegar a Shreveport, como estaba previsto.

El 10 de abril Maximiliano de Austria aceptó oficialmente la corona imperial mexicana tras firmar con Francia el tratado de Miramar, en el que, entre otras cosas, renunciaba a sus derechos sucesorios al imperio austriaco y se comprometía a pagar a francia los gastos de su intervención militar.

Mientras tanto Forrest había estado haciendo correrías por Kentucky y Tennessee. Ahora volvía a estar falto de suministros y decidió atacar Fort Pillow, en Tennessee, que estaba defendido por unos 600 soldados federales, la mitad blancos y la mitad negros. Forrest llegó la mañana del 12 de abril, y logró capturar unos barracones cercanos al fuerte, desde donde tuvo una buena posición para disparar sobre el fuerte. Al cabo de unas horas Forrest pidió la rendición incondicional. El oficial al mando en el fuerte, el mayor Lionel F. Booth, había muerto en el combate, y había sido reemplazado por William F. Bradford, quien trató de ocultar su identidad a Forrest para que no supiera que Booth había muerto. Tras una pequeña dilación, Bradford se negó a rendirse y Forrest inició un duro asalto al fuerte y poco después los federales huían desesperadamente del fuerte bajo el fuego enemigo. Sobre lo que sucedió después hay controversia. El hecho es que casi la mitad de los soldados federales (y casi la totalidad de los negros) acabó muerta. Los federales sostuvieron que los confederados realizaron una matanza al disparar a soldados que se habían rendido y arrojado sus rifles, mientras que los confederados sostuvieron que los federales nunca dieron muestras de rendición.

En Arkansas, Steele había estado librando pequeños combates contra un ejército confederado dirigido por Sterling Price, lo que, al igual que le había sucedido a Banks, le impidió llegar a Shreveport y en su lugar llegó a Candem, ciudad que ocupó el 13 de abril.

El incidente diplomático que había surgido el año anterior entre España y Perú se agravó en gran parte a causa del mediador español, Eusebio Salazar, que distorsionó las instrucciones recibidas desde españa e indujo al almirante Luis Hernández Pinzón a ocupar las islas Chincha el 14 de abril. Cuando la noticia llegó a España, el gobierno desautorizó a Salazar, pero, ante los hechos consumados, envió una flota de refuerzo en previsión de un posible ataque peruano.

El 15 de abril murió la esposa de Fiódor Dostoyevski, y poco después murió su hermano Mijaíl. Estos y otros sucesos lo sumieron en una depresión que agravaron su ludopatía. Poco antes había fundado con su hermano una nueva revista "Época", en la que publicó sus Memorias del subsuelo. Para huir de sus deudas (que se sumaban a las que había dejado su hermano) huyó al estranjero, donde siguió perdiendo dinero en casinos.

Mientras tanto Choe Je-u era ahorcado en Corea, pero el donghak no murió con él, sino que, como todas las religiones verdaderas, conservó sus seguidores, dirigidos por su discípulo Choe Si-Hyeong, que sistematizó su doctrina.

Steele envió una brigada de 1.000 hombres desde Candem bajo el mando del coronel James M. Williams con órdenes de hacerse con el maíz que los confederados tenían almacenado en un depósito cercano. Cumplida la misión, la brigada marchaba de regreso a Candem cuando el 18 de abril fue atacada por John S. Marmaduke en Poison Spring. Como venía siendo habitual, muchos de los soldados negros no salieron vivos.

Ese mismo día los prusianos lanzaron un ataque sobre Dybbøl, una de las fortificaciones que protegían la ciudad de Sønderborg. Tras seis horas de bombardeo iniciaron un avance arrollador y en media hora se habían hecho con el poder de la primera línea defensiva de Sønderborg. Un ulterior contraataque danés fue neutralizado. En la batalla de Dybbøl participaron por primera vez voluntarios para asistir a los heridos identificados mediante el brazalete de la cruz roja.

El 19 de abril un acorazado confederado, el Albemarle, apareció en el río Roanoke y atacó una guarnición federal en Plymouth (Carolina del Norte), hundió dos barcos de guerra federales y el 20 de abril los federales se rindieron.

Finalmente, Banks había abandonado Grand Encore de regreso a Nueva Orleans perseguido por los confederados. El 23 de abril se encontró con que una división de caballería confederada estaba bien situada para impedirle cruzar el río Cane. Banks encontró un vado cercano y cruzó el río a la vez que atacaba a los confederados por el flanco. Los confederados tuvieron que retirarse. Banks detuvo su retirada en Alexandria. Ese mismo día Steele recibió un mensaje de Banks en el que le daba instrucciones para reunirse con él y retomar el plan de ocupar Shreveport, pero Steele le respondió que no estaba en condiciones de hacerlo, pues apenas tenía suministros y el ejército de Price estaba al acecho.

El 25 de abril los daneses abandonaban Fredericia, incapaces de resistir el asedio austriaco. Gran Bretaña había organizado una conferencia en Londres para tratar sobre la guerra de Schleswig. Austria y Prusia habían aceptado con la condición de que los tratados anteriores no fueran tomados como base, así como que la unión a Dinamarca de los ducados no podía ir más allá de la unión personal en la figura del rey. En la conferencia empezó a verse que Prusia ambicionaba anexionarse los ducados, y ello alarmó a Austria. Por ello, Austria empezó a apoyar las pretensiones del duque de Augustenburg. Sin embargo, Prusia había previsto esta estrategia y también ella la apoyó, pero imponiendo una serie de concesiones que el duque debería aceptarle a Prusia si finalmente se le entregaban los ducados.

Mientras tanto los confederados frustraban un nuevo intento de Steele de hacerse con suministros. Su posición en Candem estaba cada vez más comprometida y el 26 de abril decidió retirarse. Lo hizo por la noche, de modo que los confederados tardaron un tiempo en descubirlo y, cuando salieron en su persecución (dirigidos por Edmund Kirby Smith), ya les llevaba mucha ventaja. Lo alcanzaron finalmente el 30 de abril, cuando Steele estaba cruzando el río Sabine en Jenkins' Ferry. La caballería ya había cruzado, y Steele tuvo que combatir a Smith para proteger a su infantería y al cargamento. Lo hizo con éxito, pues Smith fue rechazado con un millar de bajas, frente a 700 de Steele, el cual pudo continuar tranquilamente su retirada a partir de ese momento. De todos modos, el resultado fue que toda la campaña federal ideada por Haleck quedó en nada, pues los ejércitos implicados habían regresado a sus puntos de partida sin haber logrado ninguno de los objetivos marcados.

El 2 de mayo los británicos abandonaron las islas jónicas, que pasaron a estar bajo la soberanía griega, si bien Gran Bretaña retuvo el uso del puerto de Corfú.

Ese mmismo día murió el compositor Giacomo Meyerbeer. Dejó una ópera póstuma, Vasco da Gama, cuya versión final fue completada por François-Joseph Fétis, que le cambió el título por L'Africaine. Richard Wagner llevaba tres años tratando de que su ópera Tristán e Isolda se estrenara en Viena, pero tras muchos ensayos fue considerada "imposible". Llevaba catorce años sin estrenar ninguna obra y su situación económica era lamentable. El día que se enteró de la muerte de Meyerbeer recibió una segunda alegría: el rey Luis II de Baviera se declaraba admirador suyo y lo invitaba a su corte en Munich.

Grant había pasado más de un mes trazando un plan de guerra global en colaboración con Lincoln y dando instrucciones a sus generales, pero había llegado el momento de pasar a la acción. Mantuvo a Meade al frente del ejército del Potomac, pero él mismo marchó junto a él en estrecha colaboración y el 4 de mayo ambos salieron de Washington hacia Virginia con más de 100.000 hombres. Sus fuerzas cruzaron el río Rapidan por tres puntos distintos para confluir en Wilderness Tavern. Su objetivo no era Richmond, como en las campañas anteriores, sino el ejército de Lee. Pretendía rodearlo e interponerse entre él y Richmond, para forzarlo a combatir donde Grant considerara conveniente. Lee sabía que Grant estaba preparándose para una ofensiva, pero no sabía exactamente el camino que iba a seguir, así que distribuyó sus tropas (unos 60.000 hombres en total) en un área grande pero las mantuvo bien comunicadas para reunirlas donde y cuando fuera preciso. En cuanto los movimientos de Grant fueron patentes, el 5 de mayo Lee se las arregló para sorprender a Grant y forzarlo a combatir donde él quiso, en La Soledad, la región boscosa en la que había ganado la batalla de Chancellorsville el año anterior. La vegetación hacía que la superioridad numérica de los federales fuera menos determinante y, por el contrario, el mejor conocimiento del terreno que tenían los confederados era más decisivo. Al mismo tiempo, siguiendo órdenes de Grant, Benjamin Butler, al frente de otros 33.000 hombres, entró en Virginia por el noroeste en una maniobra de diversión.

El éxito obtenido en Plymouth alentó a los confederados a tratar de tomar otra posición federal en Carolina del Norte, en este caso Nueva Berna. Pero esta vez el acorazado Albemarle, apoyado por otros dos barcos de guerra, tuvo que enfrentarse a ocho barcos de guerra federales, y la batalla resultó inconclusiva. Las naves de ambos bandos sufrieron graves daños.

La batalla de La soledad se prolongó hasta el 7 de mayo, y en ella Lee actuó con su habitual maestría, aprovechando todas las oportunidades que se le presentaban. Finalmente Grant se retiró con casi 18.000 bajas, frente a 11.000 de Lee, pero, al contrario de lo que habían hecho sus predecesores, su propósito no era volver a Washington, sino escoger un campo de batalla más apropiado. Concretamente, Grant ordenó a Meade que llevara su ejército durante la noche a Spotsylvania Court House, 16 kilometros al sureste. Grant era plenamente consciente de que si, en el peor de los casos, los próximos encuentros acababan como éste, el ejército de Lee terminaría destrozado, pues sus bajas eran proporcionalmente mayores y sus posibilidades de cubrirlas mucho menores. Otro factor que distinguía esta campaña de las precedentes es que Grant no estaba acobardado ante Lee. En un momento de la batalla, un oficial se le acercó y le dijo: "Conozco bien los métodos de Lee por mi experiencia pasada; lanzará todo su ejército entre nosotros y el Rapidan, con lo que nos cortará completamente las comunicaciones". Grant parecía estar esperando la ocasión, y le constestó: "Estoy cansado de oír hablar de lo que Lee va a hacer. Algunos de ustedes siempre parecen creer que dará un doble salto mortal y aterrizará en nuestra retaguardia y en nuestros dos flancos simultáneamente. Vuelva a su puesto de mando y trate de pensar en qué vamos a hacer nosotros, en lugar de en qué va a hacer Lee".

Mientras tanto Sherman entraba en Georgia al mando de casi 100.000 hombres con la misión de ocupar Atlanta y Josehph E. Johnston se dispuso a detenerlo.

El 8 de mayo Grant y Meade se enfrentaron de nuevo a Lee y esta vez el combate se prolongaría durante dos semanas.  Grant había nombrado jefe de la caballería federal a Philip Sheridan, quien no estaba satisfecho con el papel que Meade le estaba asignando, así que pasó por encima de Meade y se presentó ante Grant, al que aseguró que si le dejaba actuar como una unidad independiente podría derrotar al temido J.E.B. Stuart. Grant quedó perplejo ante la audacia de Sheridan y convenció a Meade para que le diera una oportunidad.

Otros dos ejércitos federales penetraron en Virginia desde Virginia occidental. Uno estaba formado por unos 6.000 hombres bajo el mando del general de Brigada George Crook, y el otro contaba con 2.500 hombres bajo el mando del general de brigada William Woods Averell. Ambos tenían como misión destruir la línea ferroviaria entre Virginia y Tennessee, una importante línea de comunicación confederada. El 9 de mayo Crook derrotó a un ejército confederado en Cloyd's Mountain.

Las elecciones presidenciales en la República Sudafricana dieron como vencedor a Marthinus Wessel Pretorius, que ese mismo día tomó posesión del cargo

Mientras tanto la flota danesa derrotaba a la austriaca en la batalla de Heligoland, en la que el buque insignia austríaco resultó gravemente dañado tras haber sufrido un incendio.

En Virginia Butler se enfrentaba en Swift Creek a G.P.T. Beauregard. Obtuvo algunos éxitos iniciales, pero no supo aprovecharlos y se retiró sin motivos reales para ello. Algo parecido sucedió el 10 de mayo, cuando un destacamento del ejército de Butler estaba destruyendo una línea ferroviaria en Chester y fue puesto en fuga por una pequeña fuerza confederada.

Una brigada del ejército de Crook, bajo el mando del coronel Rutherford Birchard Hayes, desalojó a un pequeño contingente confederado que protegía un puente. En el enfrentamiento hubo un soldado que se negó a ponerse a cubierto mientras Hayes no lo hiciera, y resultó mortalmente herido. Cuando pudo ser auxiliado, se descubrió que era una mujer. Mientras Crook pudo cumplir con éxito su misión, Averell fue derrotado en Cove Mountain y marchó de regreso a Virginia Occidental.

Sheridan habia salido con sus 12.000 jinetes y rodeó el ejército de Lee como Stuart solía hacer. Su objetivo era triple: romper la línea de suministros de Lee, amenazar Richmond y, sobre todo, derrotar a Stuart. Sus primeros éxitos fueron la destrucción de varios vagones de tren y seis locomotoras, así como líneas de telégrafos. También rescató a 400 prisioneros federales. Finalmente, el 11 de mayo Stuart le salió al paso en Yellow Tavern. Sheridan contaba con 12.000 jinetes, frente a los 5.000 de Stuart. Sheridan no sólo obtuvo la victoria, sino que uno de sus hombres hirió a Stuart de un disparo, que lo obligó a retirarse a Richmond, donde murió al día siguiente.

Finalmente, el 12 de mayo Beauregard atacó frontalmente a Butler en Proctor's Creek con 18.000 hombres, frente a los 30.000 de su oponente. El combate se prolongó varios días.

Ese día la conferencia de Londres acordó un alto el fuego en la guerra de Austria y Prusia contra Dinamarca.

En Georgia, Sherman llevaba una semana enfrentándose exitosamente con Johnston, y finalmente el 13 de mayo se produjo el choque entre el grueso de sus ejércitos en Resaca. Sherman contaba con 99.000 hombres y Johnston con 60.000. El combate permaneció indeciso durante varios días, hasta que el 15 de mayo Sherman logró iniciar un rodeo al ejército enemigo que amenazaba con cortar sus líneas de comunicaciones, así que Johnston ordenó la retirada.

Un nuevo ejército federal había entrado en Virginia, ahora con 10.000 hombres bajo el mando del general Franz Siegel, pero ese mismo día fue derrotado por John C. Breckinridge en New Market. Unos días después Grant relevó del mando a Siegel y lo reemplazó por el mayor David Hunter.

El 16 de mayo Beauregard logró derrotar al flanco derecho de Butler, quien se retiró acobardado. Mientras tanto Sherman perseguía a Johnston, al que dio alcance el 17 de mayo en Adairsville. Tras un día de combate, por la noche Johnston optó por continuar su huida.

Mientras tanto, en Colorado, el gobernador del territorio había decidido emplear al ejército contra los indios Cheyenne y Arapaho, a los que los colonos acusaban de robar ganado. Ese día, una partida de soldados cruzó la frontera de Kansas y encontró a unos Cheyennes cazadores de búfalos en un campamento. Dos jefes se acercaron a los soldados para mostrar sus intenciones pacíficas y fueron abatidos sin previo aviso y sin que hubiera ninguna guerra declarada. Como reacción, durante los meses siguientes los indios tomaron represalias en Kansas.

El 21 de mayo, tras varios intentos de romper las líneas enemigas, Grant volvió a abandonar el campo de batalla ante Lee. Había perdido 18.000 hombres, mientras que Lee contó algo más de 13.000 bajas. Pero Grant no pensaba en rendirse. En un mensaje a Washington afirmó: "Me propongo seguir luchando en esta línea aunque me lleve todo el verano". Se desplazó más hacia el sur, hacia Richmond, pero Lee tomó un atajo para cortarle el paso tras el río Anna. Durante la tarde del 23 de mayo Grant desplegó sus tropas al norte del río. Mientras tanto, Lee preparaba su línea de defensa.

El general de brigada Edward Augustus Wild era un ferviente abolicionista que, a pesar de haber perdido el brazo izquierdo durante la primera invasión de Lee a Maryland, tras recuperarse había vuelto al servicio en labores de reclutamiento. Wild empezó a reclutar antiguos esclavos de Carolina del Sur, con los cuales había realizado incursiones en las que liberaba más esclavos y los transportaba hasta la isla de Roanoke, en la costa de Carolina del Sur, pero bajo dominio de los federales. Actualmente había allí unos 2.200 esclavos liberados (no todos por Wild). La conocida como "brigada africana de Wild" contaba ahora con unos 1.100 hombres y había sido asignada al ejército del Potomac. Actualmente custodiaba un almacén de suministros en Charles City (Virginia), desde donde no dejaba de realizar incursiones que eran el terror de los esclavistas sureños. Presionado por éstos, Bragg (que a la sazón actuaba como consejero militar del presidente Davis), el 24 de mayo envió contra Wild una división de caballería de 2.500 jinetes bajo el mando del mayor Fitzhugh Lee (sobrino de Robert Lee). Lee envió emisarios con bandera blanca para pedir la rendición del fuerte, asegurando que los negros serían llevados a Richmond y serían tratados como prisioneros de guerra, pero que si no se rendían no se hacía responsable de las consecuencias (lo que venía a decir que sus hombres matarían a los soldados negros aunque se hubieran rendido, como era costumbre). Wild devolvió una respuesta escrita que decía "Haremos lo que podamos", mientras que dijo de palabra a los oficiales "Tomad el fuerte si podéis". No pudieron. El ataque confederado fue repelido y por la tarde Wild recibió cuatro compañías de refuerzo (también de soldados negros), de modo que Lee ordenó la retirada, tras haber sufrido 200 bajas, frente a 6 muertos y 40 heridos federales. Los sudistas trataron de disimular que habían sido derrotados por un ejército de negros. Afirmaron que en la batalla habían intervenido varios barcos de guerra y un gran número de soldados blancos, cuando el único blanco que había era Wild. Mientras tanto Grant cruzaba el río Anna para entrar nuevamente en combate contra Lee.

El 25 de mayo se reconoció en Francia el derecho a la huelga.

En la parte oriental del territorio de Idaho se había descubierto oro y estaban afluyendo los mineros. La población de la zona aumentó hasta el punto de que el 26 de mayo la región al oeste de la cordillera Bitterroot fue segregada del territorio de Idaho y organizada como territorio de Montana. Los mineros recibían suministros mediante barcos de vapor que navegaban el río Misuri, atravesando el territorio de Dakota, poblado por los Sioux, por lo que el mayor John Pope había encargado al general de brigada Alfred Sully que construyera una serie de fuertes a lo largo del río.

El 26 de mayo, tras fracasar una vez más todos sus esfuerzos por quebrar las líneas enemigas, Grant tuvo que retirarse nuevamente, pero sólo para preparar otro ataque. Esta vez las bajas habían sido menores, de unos 2.500 hombres en cada bando, ligeramente superiores entre los federales. Al mismo tiempo, mientras Sherman se dirigía hacia Dallas (en Georgia) Johnston le cortó el paso y logró derrotarlo en New Hope Church, pero, como Grant, Sherman no se rindió, sino que el 27 de mayo envió al mayor Oliver Otis Howard con 14.000 hombres a atacar el flanco derecho de Johnston mientras él proseguía su camino hacia Dallas. Howard fue derrotado en Pickett's Mill, pero permitió a Sherman continuar su avance. El 28 de mayo Sherman y Johnston se encontraron de nuevo en Dallas. El primero tenía 80.000 hombres y el segundo la mitad. Los confederados se retiraron con 3.000 bajas, frente a 2.400 de los federales.

Al mismo tiempo Grant estaba listo para enfrentarse nuevamente a Lee. Ese día envió 4.000 soldados de caballería bajo el mando del general de brigada David McMurtrie Gregg contra la caballería confederada, que combatieron sangrientamente durante siete horas y las dos partes se dieron por vencedoras.

Mientras tanto el ya oficialmente emperador Maximiliano I de México desenbarcaba en el puerto de Veracruz acompañado de su esposa Carlota. Desde allí se dirigió a la capital, en la que entró aclamado por los conservadores, y fijó su residencia en el castillo de Chapultepec. En México vivía en la pobreza el escritor español José Zorrilla, al que el emperador nombró poeta de la corte y director del teatro nacional.

El 30 de mayo Grant inició el grueso del ataque en Totopotomoy Creek, que nuevamente resultó inconcluyente, si bien esta vez sus bajas fueron inferiores a las de Lee: 731 frente a 1.159.

Era año de elecciones presidenciales en los Estados Unidos, y Lincoln no lo tenía fácil para la reelección. Por una parte se le oponían los contrarios a la guerra, entre los que se contaban los que por principio eran partidarios de admitir la secesión de los Estados Confederados y los derrotistas, que consideraban que no había posibilidades de ganar y que, por lo tanto, era mejor rendirse y terminar con la guerra. La mayoría de los que pensaban así eran votantes potenciales del partido demócrata. Pero a éstos había que sumar los republicanos radicales que censuraban a Lincoln por no tomar duras medidas de castigo contra los territorios confederados bajo el control de la Unión, que eran bastantes. La percepción que la opinión pública tenía de la guerra (en cuanto a posibilidades de victoria) era ciertamente muy pesimista. Grant era conocido como "Grant el Carnicero", por la facilidad con la que sus tácticas generaban bajas y más bajas, sin ningún resultado aparente Lincoln llegó a plantearse la posibilidad de aplazar las elecciones. La Constitución no contemplaba esta posibilidad, pero podía aducirse que la situación del momento no podía haber sido prevista ni por los autores de la Constitución ni por nadie. Lincoln era un ferviente partidario de preservar la Unión a toda costa, pero una de las muchas razones por las que merece ser considerado el mejor político de la época, si no de la historia, que lo sitúa muy por encima de Simón Bolívar o de cualquier otro con quien pudiera ser comparado, estriba, no en lo que hizo, sino en lo que no hizo: no aplazó las elecciones. Convencido de que iba a perder irremisiblemente, y de que su sucesor, ya fuera demócrata o republicano derrotista, iba a poner fin a la guerra reconociendo a los Estados Confederados de América, a pesar de que eso era justamente lo contradio de lo que él consideraba que debía hacerse, no aplazó las elecciones. Comprendió que aducir una "situación de emergencia" para prolongar un mandato presidencial sería un peligroso precedente que podría dar pie a que futuros presidentes prolongaran sus mandatos por "emergencias" cada vez menores, hasta que la política estadounidense degenerara en lo que eran entonces todas las repúblicas americanas desde México hacia el sur: repúblicas de opereta en las que las constituciones y los gobernantes se cambiaban a fuerza de guerras civiles y elecciones injustas o directamente fraudulentas. El 31 de mayo un grupo de republicanos radicales se reunieron en Cleveland y eligieron a Frémont como candidato a presidente.

En Georgia Sherman temía por su línea de comunicaciones, que corría a través de Tennessee y era presa fácil para las incursiones de Nathan B. Forrest desde Mississippi, por lo que ordenó al general Samuel Davis Sturgis que saliera de Memphis (en Tennessee) y se internara en Mississippi y Alabama para mantener ocupado a Forrest. Sturgis salió el 1 de junio y Forrest pronto advirtió su movimiento y se dispuso a detenerlo.

El próximo encuentro entre Grant y Lee se produjo en Cold Harbor. Ambos bandos recibieron refuerzos. Grant contaba ahora con 108.000 hombres, frente a 59.000 de Lee, pero muchos de los soldados que recibió Grant carecían de experiencia, mientras que los refuerzos de Lee eran veteranos provenientes de frentes inactivos. Lee ordenó construir poderosas defensas y todos los intentos federales por interrumpir la construcción fueron rechazados. El corresponsal de un periódico escribió que las defensas de Lee eran "Un intrincado complejo de líneas en zig-zag dentro de otras líneas, líneas que protegían a otras líneas [...] era un laberinto de construcciones dentro de otras construcciones". El 3 de junio Grant inició una ataque a las posiciones de Lee, que fue su mayor error en toda la guerra: perdió 7.000 hombres en menos de una hora, frente a 2.500 bajas confederadas. Era previsible. El día anterior un ayudante de Grant vio a muchos soldados escribir sus nombres en papeles que luego sujetaban en el interior de sus uniformes, para que sus cuerpos pudieran ser reconocidos. Tras el combate fue hallado cubierto de sangre el diario de un soldado cuya última entrada decía: 3 de junio. Cold Harbor. Morí. Grant envió un informe a Washington en el que hablaba de "pérdidas no excesivas", pero más tarde, en sus memorias, escribió que lamentó toda su vida haber lanzado a sus hombres a aquel ataque.

Mientras tanto los franceses ocupaban Acapulco.

El protectorado francés permitió al rey Norodom de Camboya celebrar una ceremonia de coronación, cosa que Siam no le había permitido hasta entonces.

Sherman seguía tratando de sortear a Johnston para llegar a Atlanta, pero, aunque no lo lograba, el frente de Johnston retrocedía cada vez más. El 5 de junio abandonó Dallas siguiendo una vía férrea y Johnston salió en su persecución. Mientras tanto el ejército que Siegel había introducido en Virginia unas semanas antes había vuelto a entrar, ahora con 8.500 hombres bajo la dirección del mayor Hunter. Ese día derrotó a un ejército confederado en la batalla de Piedmont.

Grant no había intentado un nuevo asalto a las posiciones de Lee después de su último fracaso, pero ambos bandos permanecían atrincherados intercambiando fuego de artillería. Aunque las trincheras no eran muy confortables, los que peor lo estaban pasando eran los miles de soldados federales heridos que permanecían entre los dos frentes sin comida, ni bebida ni asistencia médica. Grant se resistía a pedir una tregua para recoger a los heridos, pues eso podría interpretarse como un signo de debilidad. No obstante, intercambió algunos mensajes con Lee sin llegar a ningún acuerdo. Finalmente, el 7 de junio se decidió a pedir dos horas de alto el fuego, pero para muchas de las víctimas ya era demasiado tarde. Grant fue muy criticado por la prensa del norte por este retraso. Viendo que el combate estaba estancado, ese mismo día envió a Sheridan con la misión de destruir varios puntos clave de la red ferroviaria confederada. El mayor Wade Hampton detectó el movimiento de Sheridan y salió en su persecución acompañado de Fitzhugh Lee.

Ese día los republicanos moderados y la facción demócrata favorable a la guerra se reunieron en Baltimore constituyendo lo que llamaron el Partido de la Unión y eligieron a Lincoln como candidato a presidente. Sin embargo, el vicepresidente Hannibal Hamlin no fue reelegido como candidato, pues era un republicano radical, y el consenso entre republicanos y demócratas de la guerra exigía que fuera uno de éstos últimos. Fue elegido Andrew Johnson, nacido en Carolina del Norte, pero criado en Tennessee. Había sido gobernador de este Estado y luego senador. Estaba radicalmente en contra de la secesión y fue el único senador de un Estado confederado que permaneció en el Senado cuando los demás se retiraron.

Se suponía que Butler debía haber amenazado Richmond desde el sur para prevenir que los confederados emplearan todos sus efectivos de Virginia para hacer frente a Grant. Sin embargo, no había hecho nada de provecho, y Beauregard no había necesitado muchos hombres para tenerlo a raya. Ahora, consciente de que muchas tropas confederadas se habían trasladado al norte, proyectó tomar la ciudad de Petersburg, cerca de la capital confederada. Envió para ello 4.500 hombres divididos en tres columnas, frente a los cuales Beauregard contaba únicamente con 2.500. El ataque se llevó a cabo el 9 de junio y fue todo un fracaso: una columna se perdió, otras dos perdieron el tiempo esperándola, y al final todas se retiraron, cada una por su cuenta.

El 10 de junio Forrest, con poco más de 3.000 hombres derrotó a los más de 8.000 de Sturgis en Brice's Crossroads, en Mississippi, y lo persiguió en una rápida carrera de regreso a Memphis hasta que los confederados dejaron la persecución por el agotamiento de sus caballos.

Ese mismo día, al anochecer, Hampton y Lee alcanzaron a Sheridan en Trevillian Station. El 11 de junio entraron en combate, 9.000 jinetes federales contra casi 7.000 confederados. Sheridan resistió, aunque sufrió muchas bajas. Pero además se enteró de que los confederados habían bloqueado todas las rutas por las que podría avanzar, así que decidió retirarse al día siguiente y regresar a Cold Harbor. El 12 de junio emprendió la marcha tras haber destruido Trevillian Station, aunque no era ése el objetivo que tenía asignado. Luego sostuvo un nuevo enfrentamiento contra Hampton y lo obligó a seguirlo en su regreso a Cold Harbor, con lo que mantuvo a sus perseguidores lejos de Lee durante unos días. En total tuvo un millar de bajas, aunque en todo momento sostuvo que su misión había sido un éxito, lo cual es más que cuestionable.

Ese mismo día Grant se retiró de Cold Harbor con el propósito de unirse a Butler y atacar Petersburg. Mientras tanto en Cynthiana (Kentucky) fue capturada casi la totalidad de los integrantes de una incursión confederada dirigida por John Hunt Morgan. Morgan y sus oficiales lograron huir, pero perdieron un millar de hombres.

Hasta la fecha, el barco pirata confederado Alabama, balo el mando del capitán Raphael Semmes, había abordado casi 450 barcos federales, de los cuales había capturado o incendiado 65 barcos mercantes y tomado más de 2.000 prisioneros. Hay que decir en su honor que no hubo ningún muerto ni en su tripulación ni entre los prisioneros, sino que éstos eran llevados a tierra y liberados. Cuando un barco era hundido, el Alabama recogía a todos los náufragos. Ahora se encontraba en Cherburgo, en Francia, y el 14 de junio, tres días después de su llegada, llegó el Kearsarge, un buque de guerra federal que lo estaba persiguiendo, bajo el mando del capitán John Winslow. Puesto que no podían combatir en aguas francesas, el Kearsarge esperó en alta mar.

Ese día murio el ex presidente dominicano Pedro Santana. Estaba participando en la lucha contra los independentistas, pero desobedeció una orden de concentrar sus tropas alrededor de Santo Domingo, por lo que el gobernador de Cuba, José de la Gándara le ordenó que se presentara para ser juzgado en un consejo de guerra, pero Santana murió repentinamente antes de llegar a Cuba.

El día anterior Hunter había expulsado a un destacamento confederado de Lexington (Virginia) y ahora, mientras esperaba refuerzos, se dedicaba a destruir el Instituto Militar de Virginia. Luego partió con dirección a Lynchburg, y el 15 de junio ocupó Liberty.

El asalto a Petersburg requería rapidez. Grant encomendó a Butler que iniciara las operaciones mientras llegaba el ejército del Potomac. La clave era tomar la ciudad antes de que Lee comprendiera cuáles eran las intenciones de Grant y desplazara su ejército para proteger la ciudad. En principio, Lee creía que el objetivo de Grant era Richmond. Sin embargo, la incompetencia de Bursnide combinada con la eficiencia de Beauregard, que defendía Petersburg, hicieron fracasar el plan de Grant. Él llegó el 16 de junio, cuando Beauregard ya había logrado reunir 14.000 hombres. Había 50.000 federales alrededor de Petersburg, pero caóticamente dirigidos.

Lee comprendió que Hunter amenazaba Lynchburg (donde había un importante almacén de suministros para su ejército) y envió al lugarteniente Jubal Anderson Early para que la defendiera. Early reunió otros efectivos cercanos y el 17 de junio contaba con 14.000 hombres. Tres horas después llegó la vanguardia del ejército de Hunter, que expulsó a los confederados de algunas posiciones en las afueras de la ciudad.

A finales del año anterior Uruguay había roto sus relaciones diplomáticas con Argentina, pues consideraba que el país vecino estaba apoyando a Venancio Flores. Argentina había hecho algunos preparativos militares que a su vez habían alarmado a Paraguay. Por otro lado en la política brasileña destacaban sectores nacionalistas que aspiraban a convertir de nuevo a Uruguay en la antigua provincia Cisplatina. Por ello, había presentado una serie de reclamaciones que el gobierno uruguayo interpretó como un pretexto para entrar en la guerra. El presidente Aguirre solicitó la mediación del presidente paraguayo, Francisco Solano López. Por otra parte, representantes de Brasil, Argentina y Gran Bretaña se presentaron en Montevideo para proponer una mediación entre Aguirre y Flores, que Aguirre aceptó.

El pulso entre el emperador Komei y el shogun Tokugawa Iemochi sobre la política exterior llevó a una rebelión al este del país, en la región de Mito, donde los insurgentes se hicieron eco de la consigna imperial "Adorad al Emperador y expulsad a los bárbaros". Tras un mes de desórdenes, el gobierno envió más de 3.000 soldados a la zona para sofocar la revuelta.

Hunter lanzó su ataque principal contra Early el 18 de junio, pero no tuvo éxito y al anochecer los federales huyeron perseguidos durante un trecho por los confederados. Después Hunter siguió huyendo hasta entrar en Virginia Occidental.

Hasta ese día Lee no había tenido en cuenta las peticiones de refuerzos que Beauregard le hacía llegar desde Petersburg. Sólo empezó a preocuparse cuando su propio hijo, William Henry Fitzhugh Lee (conocido como Rooney Lee) le confirmó los movimientos de Grant. Entonces empezó a desplazar tropas. Con la llegada de los refuerzos de Lee y también de Grant ahora se enfrentaban 20.000 confederados frente a 67.000 federales, pero todos los intentos de asaltar las defensas confederadas fueron rechazados. Lee aún consiguió introducir más hombres en la ciudad, que llegaron hasta 38.000 antes del 19 de junio, cuando Grant se decidió a suspender los ataques directos y en su lugar tratar de poner la ciudad bajo asedio. En los cuatro días anteriores, los federales tuvieron 11.000 bajas, frente a 4.000 confederadas. Lee mantuvo al resto de su ejército defendiendo la capital confederada.

El 19 de junio el Alabama salió del puerto de Cherburgo, escoltado por un buque de guerra francés con la misión de que la previsible batalla tuviera lugar a suficiente distancia del puerto. El Kearsarge se dejó perseguir hasta salir de las aguas territoriales francesas y entonces dio media vuelta para enfrentarse al Alabama. Ambos barcos intercambiaron disparos de artillería hasta que el Alabama empezó a hundirse. En realidad, el capitán Semmes derribó entonces la bandera confederada de su barco, pero el Kearsarge siguió disparando hasta que unos marineros agitaron con sus manos una bandera blanca. Entonces se empezó a recoger a los náufragos. El capitán Winslow pidió a un barco británico que pasaba por allí que ayudara a auxiliar a los supervivientes. Semmes y otros catorce oficiales estuvieron entre los restatados por los británicos, pero, para sorpresa de Winslow y sus hombres, el capitán británico no les entregó a los náufragos, sino que se los llevó consigo hasta Southampton. La tripulación del Kearsarge se puso furiosa y suplicó a su capitán que les permitiera abrir fuego contra el barco británico, pero Winslow no consintió semejante locura, y así Semmes y sus hombres escaparon de la cárcel.

El 21 de junio Grant recibió en su cuartel general en City Point la visita sorpresa del presidente Lincoln. Le dijo: "No espero hacer aquí nada de provecho, y de hecho temo ser un estorbo, pero simplemente me pongo bajo sus órdenes y si cree que estorbo me dice que me vaya".  Lincoln discutió con Grant sus planes estratégicos y luego visitó a las tropas.

El ejército de Grant sólo controlaba el lado oriental de Petersburg, y su primer objetivo fue tratar de asegurar las tres líneas ferroviarias que conectaban la ciudad con Richmond y con varios puntos de suministro. Ese mismo día lanzó a 27.000 soldados de infantería contra la línea más próxima, lo que dio inicio a la batalla de Jerusalem Plank Road, mientras que el 22 de junio 5.000 soldados de caballería bajo el mando de los generales de brigada James Wilson y August Kautz iniciaron una larga incursión que debía ocuparse de las restantes.

Sherman seguía tanteando el frente con que Johnston le impedía acercarse a Atlanta. Ahora el frente de Johnston se situaba alrededor de la ciudad de Marietta, a 25 km de Atlanta. Ese día Sherman envió a Hooker a atacar el ala izquierda confederada y obtuvo una victoria en Kolb's Farm, en la que los confederados tuvieron 1.000 bajas, frente a 350 federales, pero que no bastó para que Sherman pudiera abrirse paso.

Franz von Suppé estrenó su ópera La dama de Picas.

Ibsen abandonó Noruega para establecerse en Roma durante un tiempo.

La batalla de Jerusalem Plank Road terminó el 23 de junio con casi 3.000 bajas federales frente a poco más de 500 confederadas. Los federales lograron destruir un pequeño tramo de la vía férrea, pero los confederados retuvieron el control sobre ella, de modo que podían reparar los daños en relativamente poco tiempo. Al menos, los federales lograron extender un poco más el arco que estaban tendiendo sobre Petersburg.

Venancio Flores añadió condiciones a la propuesta de mediación internacional y el presidente Aguirre las aceptó, aunque por otra parte rechazó una cláusula impuesta por Brasil por la que Aguirre debía disolver su gobierno y nombrar otro que a su vez aceptaría las exigencias brasileñas.

El 24 de junio, viendo que la conferencia de Londres no prosperaba, Austria y Prusia llegaron a un nuevo acuerdo unilateral en virtud del cual el objetivo de la guerra era separar completamente los ducados de Schleswig-Holstein de Dinamarca. Al día siguiente se puso fin a la conferencia de Londres sin llegar a ningún acuerdo y con ella terminó también el alto el fuego.

El 25 de junio Wilson y Kautz trataron de destruir un puente por el que pasaba una de las vías férreas que llegaban a Petersburg, pero fueron repelidos por los confederados y tuvieron que huir perseguidos por Rooney Lee.

Ese día murió el rey Guillermo I de Wurtemberg, que fue sucedido por su hijo Carlos I. Entre sus primeras medidas destacadas estuvo el restablecimiento de las libertades de prensa y asociación, que habían sido limitadas por su padre.

El 27 de junio Sherman lanzó un gran ataque contra el núcleo principal del frente de Johnston en Marietta, en Kennesaw Mountain. Fueron 16.000 federales contra 17.000 confederados, y el resultado fue un fracaso. Sherman fue informado de que llevaban ya 3.000 bajas, pero insistió a George H. Thomas para que iniciara un nuevo ataque. Le dijo: "Nuestras pérdidas son pequeñas en comparación con las del este", pero Thomas le insistió en que un par de ataques más como el efectuado hasta entonces inutilizarían por completo al ejército. Unos días más tarde Sherman escribió con tristeza a su mujer "Empiezo a ver la muerte y destrucción de un par de miles de hombres como un asunto sin importancia".

Rooney Lee seguía persiguiendo a los jinetes de Wilson y Kautz, hasta que el 28 de junio los alcanzó en Sappony Church, donde les infligió una derrota, tras la cual los federales tuvieron que salir huyendo de nuevo y dejaron atrás a un grupo de esclavos negros que habían liberado. El 29 de junio sufrieron una nueva derrota, esta vez ante Fitzhugh Lee en Ream's Station.

A medida que los informes de bajas llegaban de los distintos frentes crecía el rencor de los sectores más radicales contra los confederados. A finales del año anterior, Lincoln había promulgado un decreto por el que las porciones de los Estados confederados bajo dominio Federal se reincorporarían a la Unión como Estados de pleno derecho en cuanto al menos un 10% de su población declarara lealtad a los Estados Unidos y condenara la esclavitud. Los republicanos radicales consideraban que Lincoln era excesivamente indulgente con el sur e interpretaron esta actitud como un intento de ganar votos en el sur "al servicio de sus ambiciones personales". Cada vez exigían con más vehemencia medidas de castigo, pero Lincoln tenía bien claro que el objeto de la guerra era reconstruir el país, no que una mitad (ninguna de ellas) destrozara a la otra. Entre los republicanos radicales más críticos con la actitud de Linconl estaba el secretario del tesoro Salmon Porltland Chase. Estaba haciendo una gral labor en su cargo, pero cada vez disimulaba peor sus ambiciones presidenciales. En dos ocasiones había presentado a Lincoln su dimisión para que éste aceptara sus criterios confiado de que Lincoln no se atrevería a aceptarla, pero ahora hizo un tercer intento (por una cuestión nimia) y, para su sorprsesa y disgusto de los republicanos radicales, esta vez fue aceptada.

Mientras tanto el ejército prusiano cruzaba el estrecho que separa la península de Jutlandia de la isla de Als y logró expulsar a los 9.000 soldados daneses que la ocupaban. El 30 de junio el último regimiento danés abandonó los ducados de Schleswig y Holstein para tratar de repeler la presencia austro-prusiana en Dinamarca.

El 1 de julio la expedición de Wilson y Kautz estaba de regreso en Petersburg, había logrado interrumpir las comunicaciones confederadas durante unas semanas, pero había perdido 1.500 hombres y varias piezas de artillería.

El ejército chino había comenzado a excavar túneles para acercarse a las murallas de Nanking y hacer estallar explosivos bajo ellas. El 3 de julio fue capturado un fuerte conocido como Castillo Dibao o Cuello de Dragón, cuya posición privilegiada permitió bombardear más eficazmente la ciudad y cubrir otras acciones. Mientras los túneles seguían avanzando, los chinos, protegidos desde Dibao, lanzaban tierra, hierba y otros materiales al espacio situado entre la muralla y una colina vecina para llenar el hueco y llegar al nivel de la muralla.

Ante la firmeza de Lincoln en su propósito de facilitar al máximo la reincorporación de los Estados confederados a la política nacional, el Congreso preparó un proyecto de ley por el que la "reconstrucción" de los Estados vencidos dependería directamente del Congreso (dominado por los radicales) y no del presidente. El proyecto fue aprobado por las dos cámaras el 4 de julio, pero Lincoln se negó a firmarlo, lo cual en la práctica suponía vetarlo. Puesto que las elecciones estaban próximas y no era un proyecto urgente, eso significaba que serían las urnas quienes juzgarían el proyecto: quienes quisieran venganza sólo tenían que votar a otro que no fuera Lincoln. Y Lincoln adoptó esta actitud asumiendo que con ella estaba alejando aún más toda posibilidad de ser reelegido. (Eso es un político honesto.) La diferencia fundamental entre los republicanos moderados, liderados por Lincoln, y los radicales, era que éstos consideraban que los Estados rebeldes habían perdido sus derechos como Estados de la Unión, y que deberían cumplir ciertas condiciones (severas) para recuperarlos. Por el contrario, Lincoln consideraba que, puesto que la secesión era ilegal, los Estados rebeldes nunca habían dejado de pertenecer a la Unión. De hecho, nunca había habido Estados rebeldes, sino unos individuos rebeldes en ellos a los que la guerra pretendía someter a la legalidad.

Ese día los franceses tomaron la ciudad de Durango, en México.

Sherman logró una vez más bordear el flanco del ejército de Johnston y el 5 de julio llegó al río Chattahooche, donde los confederados montaron un frente en la otra orilla, en Peace's Ferry. El 8 de julio Sherman recibió unos pontones con los que cruzó el río y obligó a los confederados a retirarse de Peace's Ferry.

Lee era consciente de que Grant no era como los generales a los que se había enfrentado anteriormente: como a los otros, no tenía gran dificultad en derrotarlo, pero Grant perseveraba, y disponía de recursos para seguir perseverando. Dado que Grant no se asustaba, Lee pensó en asustar a los políticos de Washington: envió una expedición de 14.000 hombres bajo el mando de Jubal A. Early para que se acercara todo lo posible a la capital federal, con la esperanza de que Grant recibiera la orden de devolver el ejército del Potomac (o una buena parte de él) a su función original de proteger Washington. Ahora estaba en Frederick, donde pidió (y recibió) un rescate de 200.000 dólares a cambio de no destruir la ciudad. Dos días atrás Grant había enviado algunas tropas para proteger la capital, pero hasta que llegaran la única fuerza federal en la zona eran los 6.300 hombres que dirigía el mayor Lewis Wallace. No estaba claro si el objetivo de Early era Washington o Baltimore, pero Wallace llevó sus tropas a una encrucijada junto al río Monocacy, un afluente del Potomac, que era punto obligado para Early tanto si iba a una u otra ciudad. El 9 de julio Early se encontró con que Wallace había desplegado sus hombres en un frente que cubría todos los puentes y vados del río. Se inició entonces un combate que terminó al final del día, cuando los federales se retiraron hacia Baltimore dejando más de un millar de bajas. Early pudo continuar su avance hacia Washington, pero el día que había perdido para cruzar el Monocacy bastó para que los refuerzos de Grant tuvieran tiempo de llegar a su destino. El 11 de julio llegó a las puertas de Washington y se intercambiaron algunos disparos, pero el 12 de julio Early concluyó que no había nada que pudiera hacer. Lincoln contempló el combate de cerca, y en un momento dado en que estaba de pie, distraído, con su habitual sombrero de copa, que lo hacía reconocible a la vez que lo convertía en un blanco fácil, un teniente lo cogió del brazo y lo empujó diciéndole: "¡Agáchese, idiota!". Pasado el peligro, Lincoln le dijo, "Me place ver que sabe usted cómo hablar con los civiles, teniente". El 13 de julio Early volvió sobre sus pasos hacia Virginia. Si hubiera llegado a Washington un día antes la habría encontrado prácticamente indefensa, así que Wallace y sus hombres fue reconocidos como salvadores de Washington. Early regresó con gran cantidad de suministros arrebatados a los federales de los que Lee estaba muy necesitado, pero había fracasado en su objetivo principal: Lincoln no iba a llamar de vuelta a Grant.

El avance de Sherman en Georgia, aunque lento, estaba resultando un éxito, y precisamente por ello mantener sus líneas de comunicaciones era cada vez más importante. La principal amenaza seguía siendo Nathan B. Forrest, en Mississippi, así que fue enviado un ejército de 14.000 hombres bajo el mando del general Andrew Jackson Smith para mantenerlo ocupado. El 14 de julio Forrest atacó a Smith en Tupelo, pero su frente resistió impasible todos los ataques. Por la noche Smith incendió Harrisburg (una ciudad cercana a Tupelo que había sido abandonada), pero las llamas iluminaron su posición, así que Forrest se atrevió a lanzar un ataque nocturno, que fue igualmente rechazado.

El primer ministro de Madagascar, Rainivolninahitriniony, había forzazo a la reina Rasoherina a casarse con él, pero sus continuas amenazas contra la soberana y su despotismo terminaron por privarlo de sus apoyos y la nobleza, con el apoyo de la reina, propuso sustituirlo por su hermano Rainilaiarivony, así que Rasoherina lo depuso, se divorció, lo desterró, nombró primer ministro a Rainilaiarivony y se casó con él. Ya estaba casado, pero su esposa fue relegada a segunda esposa.

El 15 de julio, cuando Smith había dejado ya Harrisburg, Forrest le atacó nuevamente por la retaguardia, pero nuevamente fue rechazado, y además recibió una herida en un pie. Los confederados perdieron 1.300 hombres, frente a unas 600 bajas de Smith.

Ese día el ejército prusiano llegó hasta el extremo norte de la península de Jutlandia, toda la parte continental de Dinamarca estaba bajo control alemán, y la caída de las islas era cuestión de tiempo. El gobierno danés no tuvo más alternativa que pedir negociaciones de paz.

El 17 de julio el general Johnston recibió un telegrama del presidente Jefferson Davis por el que lo relevaba del mando y nombraba en su lugar al lugarteniente John Bell Hood. Davis no estaba satisfecho con el continuo retroceso de Johnston ante la perseverante presión de Sherman y esperaba que Hood se mostrara más agresivo.

La noche del 18 de julio, viendo que el ejército imperial estaba a punto de lanzar su ataque definitivo contra Nanking, unos mil defensores salieron sigilosamente de la ciudad disfrazados de soldados imperiales para destruir el túnel, ya casi acabado, pero fueron descubiertos y rechazados. El 19 de julio, poco después del mediodía, un potente explosivo fue hecho estallar en el túnel y un buen fragmento de muralla voló a varios kilómetros de distancia. A continuación, 60.000 soldados imperiales se lanzaron sobre la enorme brecha siguiendo una organización en cuatro frentes cuidadosamente planeada. Aunque la resistencia fue mayor de la esperada, finalmente la ciudad fue tomada. Algunos líderes rebeldes lograron huir con algunas tropas.

Hood se enteró de que Sherman había dividido en dos su ejército: una mitad, bajo el mando de George H. Thomas se dirigía directa hacia Atlanta, mientras la otra mitad, bajo la dirección de John McAlieter Schonfield y James Birdseye McPherson, marchaba en otra dirección, probablemente para cortar las líneas de ferrocarril que llegaban a Atlanta. El 20 de julio atacó a Thomas en Peachtree Creek. Hood contaba con 20.000 hombres, frente a los 21.000 de Thomas. El ataque confederado logró doblar el frente federal, pero no pudo romperlo. Finalmente Hood tuvo que retirarse con casi 5.000 bajas, frente a las menos de 2.000 de los federales.

El ejército de McPherson se estaba acercando a Atlanta por el este, y el 22 de julio Hood lo atacó con 40.000 hombres (frente a los 35.000 de McPherson), en lo que constituyó su segundo fracaso: Hood perdió 8.500 hombres y McPherson habría contado 3.641 bajas de no haber sido él una de ellas. Sherman empezó a bombardear Atlanta.

Mientras tanto Grant planeaba un nuevo asalto a las fortificaciones de Petersburg y ahora realizó contra Lee la misma jugada que Lee había realizado contra él unas semanas antes: envió al mayor Winfield Scott Hancock apoyado por Sheridan contra Richmond para que Lee retirara tropas de Petersburg antes del ataque. El 27 de julio Hancock y Sheridan avanzaron con éxito sobrepasando las primeras defensas confederadas, y Lee reaccionó como Grant esperaba, retirando algunas tropas de Petersburg. El 28 de julio los confederados se mostraron incapaces de detener su avance.

Ese día Alfred Sully atacó con algo más de 2.000 soldados un campamento Sioux en el que había unos 1.600 guerreros en Killdeer Mountain. En el campamento había varias tribus que nunca se habían mostrado hostiles con los estadounidenses (pero que cambiaron de actitud ese día). Al anochecer los indios se vieron obligados a huir abandonando sus pertenencias. Los hombres de Sully destruyeron todo lo que encontraron, mataron a los pocos indios que quedaban en el campamento (incluidos niños) así como a unos 3.000 perros. Después salió en persecución de los Sioux.

El ejército de Sherman formaba una U alrededor de Atlanta, cubriendo el norte, el este y el oeste, y ahora Sherman se propuso cortar la línea ferroviaria que conectaba la ciudad por el sur con Macon. Hood previó la jugada y se dispuso a impedirlo. El encuentro se conoce como la batalla de Ezra Church, en la que Hood contaba con más de 18.000 hombres y Sherman con 13.000. Una vez más, Hood fue derrotado con unas pérdidas de 3.000 hombres, frente a menos de 600 por parte de Sherman, pero al menos logró mantener intacto el ferrocarril. El 29 de julio Hancock y Sheridan consideraron que acercarse más a Richmond más sería suicida e iniciaron su retirada dando por concluida su misión de distracción. Así el 30 de julio Grant pudo iniciar el ataque planeado a Petersburg. Éste consistía en hacer estallar una mina bajo las defensas confederadas. La operación fue confiada a Burnside, el cual a su vez la había encomendado a una unidad de soldados negros bajo el mando del general de brigada Edward Ferrero, que habían sido entrenados para dicha misión. Sin embargo, en el último momento Meade obligó a Burnside a asignársela a otra unidad de soldados blancos. La razón que dio fue que la misión se consideraba peligrosa y que, si salía mal, en Washington se vería mal que se hubiera encomendado el trabajo peligroso a los negros, como si sus vidas no se consideraran importantes. (Dicho así quedaba elegante, pero tal vez Meade no creía capaces a los negros de llevar a cabo una misión delicada). Se había cavado un túnel y se situaron cuatro toneladas de pólvora con una larga mecha. La pólvora estalló como estaba previsto, voló una batería de cañones confederados y mató a casi 300 soldados. La explosión creó un cráter de unos 50 metros por 37 y unos 9 metros de profundidad. Los soldados confederados quedaron tan desorientados que no dispararon un tiro durante quince minutos. Era el momento en que los federales debían atravesar rápidamente las defensas, y lo lógico hubiera sido hacerlo por ambos lados del cráter, y así habían sido entrenados los hombres de Ferrero, pero los inexpertos blancos tardaron más de diez minutos en salir de sus trincheras y además se metieron en el cráter. Cuando los confederados lograron recuperarse se encontraron un cráter lleno de soldados enemigos, y empezaron a disparar sobre ellos en lo que fue descrito como un "tiro al pato". Hasta aquí la culpa no sería achacable a Bursnide, pero éste, en lugar de ordenar la retirada, envió a Ferrero con sus hombres y éstos, al encontrarse con fuego enemigo a ambos lados, ¡se metieron en el cráter! El asalto (desde entonces conocido como la batalla del cráter) terminó así en una carnicería en la que murieron de la forma más absurda 504 soldados, a los que hubo que sumar casi 2.000 heridos  y más de 1.000 desaparecidos o hechos prisioneros. Posteriormente Meade llevó a Burnside a un consejo de guerra y éste fue retirado del servicio, aunque hay que añadir que al año siguiente una comisión del congreso exculpó a Burnside y condenó a Meade por haber cambiado a última hora el plan de ataque. Esto no ayudó mucho a Burnside, cuya carrera militar estaba ya acabada.

Ese día un general chino encontró el cadáver de Hong Xiuquan en avanzado estado de descomposición en su palacio de Nanking. Al parecer llevaba muerto dos meses. Se dice que se había suicidado tomando veneno. Ahora el líder de los rebeldes era su hijo (y, por lo tanto, sobrino de Jesucristo) de dieciséis años Hong Tianguifu, que había logrado escapar de Nanking, aunque no tenía ningunas dotes ni militares ni de liderazgo en general.

Desde su intento de ataque a Washington, Early había permanecido en el norte de Virginia manteniendo combates con algunos ejércitos federales en la zona. Ahora había pasado a Maryland y allí incendió la ciudad de Chambersburg, en represalia por algunas acciones de Hunter.

El 1 de agosto el rey Cristián IX de Dinamarca, en un tratado preliminar, renunció a los ducados de Schleswig y Holstein en favor del emperador de Austria y el rey de Prusia.

El negocio de Lourdes prosperaba. Las autoridades eclesiásticas locales habían dado crédito a las visiones de Bernadette Soubirous y la emperatriz Eugenia estaba a la cabeza de los devotos que creían en ellas. El número de peregrinos aumentaba día a día. Ese año se emplazó una estatua en mármol de la virgen en la gruta donde habían tenido lugar las apariciones (sólo que la estatua podía verla todo el que se acercaba). Desde que tuvieron lugar las apariciones Bernadette fue acogida en el hospicio de las Hijas de la Caridad de Nevers, y ahora, tras haber cumplido los veinte años, solicitó ser admitida en la congregación de religiosas.

El único puerto importante al este del Mississippi en el golfo de México que le quedaba a la Confederación era el de Mobile, en Alabama. Estaba en el interior de una bahía protegida por una barrera de islas. El 3 de agosto los federales iniciaron una campaña contra él. La flota estaba bajo el mando del contralmirante Farragut y el ejército de tierra bajo el de mayor Gordon Granger. Sus hombres desembarcaron en Dauphin Island, la primera isla que cierra la bahía y atacaron Fort Gaines. Cuando la flota federal empezó a entrar en la bahía, uno de los acorazados chocó contra una mina y se hundió. Algunos de los oficiales instaron a Farragut a retroceder, pero Farragut gritó "¡Al diablo las minas!" y ordenó un cauto avance que logró sobrepasar el campo de minas sin más incidentes. Los confederados contaban con tres barcos de guerra y un acorazado, el Tennessee. De los tres primeros, uno fue hundido, otro capturado y el tercero se refugió en el puerto de Mobile. Sólo el Tennesse ofreció resistencia, hasta que se rindió el 5 de agosto.

Ese mismo día la acción del espionaje ruso permitió arrestar en Varsovia a los miembros del gobierno revolucionario polaco. En contra de lo esperado, la revolución no había recibido prácticamente ningún apoyo internacional, y sus apoyos internos también habían disminuido sensiblemente cuando el zar Alejandro II prometió abolir la servidumbre y dar la posibilidad a los siervos de adquirir sus tierras. Para esas fechas la revuelta estaba definitivamente aplastada y los rusos empezaron a depurar responsabilidades. Sólo en Lituania hubo unas 700 ejecuciones y unas 40.000 deportaciones a Siberia. Las lenguas nacionales (lituano, ucraniano, bieloruso) fueron prohibidas en textos impresos y el polaco incluso en su uso oral. Por el contrario, en Finlandia Rusia estaba alentando el uso del finlandés, así como el uso de una moneda propia y otros rasgos nacionales, como medio para romper los lazos culturales con Suecia. Alejandro II es recordado en Finlandia como "el zar bueno".

El pianista ruso Anton Rubinstein empezó a ganar fama como compositor con su cuarto concierto para piano.

El 7 de agosto se inició una batalla en el territorio de Dakota entre los indios Sioux y el ejército de Alfred Sully. Los combates se prolongaron durante tres días, en los que el armamento moderno de los soldados se impuso a las viejas armas de los indios. En Nuevo México, la política de tierra arrasada había dado sus frutos y unos 8.000 indios Navajos se rindieron por el hambre.

El 8 de agosto se rindió Fort Gaines, en la bahía de Mobile. Granger se concentró entonces en Fort Morgan.

Hacía un mes que Venancio Flores había reanudado las hostilidades unilateralmente dando por cerrado el intento de negociación internacional. Por su parte, el gobierno brasileño había presentado un ultimátum al gobierno uruguayo exigiendo que se satisfacieran sus reclamaciones por los daños sufridos por los súbditos brasileños residentes en Uruguay. El gobierno uruguayo consideró ultrajantes las exigencias brasileñas y el 10 de agosto el representante brasileño transmitió una declaración de guerra.

Cuando Grant fue informado de que Early había incendiado Chambersburg perdió la paciencia y envió a Sheridan a ocuparse de él. Lee, por su parte, también envió refuerzos al norte el 13 de agosto, y Grant respondió a su vez enviando a Hancock al frente de 28.000 hombres hacia Richmond, para forzar a Lee, o bien a mandar de vuelta al apoyo enviado a Early, o bien a debilitar sus efectivos en Petersburg. El 14 de agosto Hancock inició una serie de ataques que, en sí mismos, no tuvieron éxito, pero convencieron a Lee de que Richmond estaba amenazada y retiró tropas de Petersburg.

El 18 de agosto Grant aprovechó la distracción que estaba consiguiendo Hancock para enviar 20.000 hombres a destruir la línea ferroviaria que ya había dañado parcialmente en la batalla de Jerusalem Plank Road.

El nuevo rey Kamehameha V de Hawai había convocado una asamblea constituyente que promulgó una nueva constitución según sus indicaciones y que el monarca juró el 20 de agosto. El rey Kamehameha V fomentó la cultura tradicional hawaiana, lo que incluía su medicina tradicional, para lo cual mandó traer a Honolulú a varios brujos de prestigio.

En una de las puertas del palacio imperial de Kyoto se produjo una revuelta de protesta contra la presencia de "bárbaros". Los insurgentes trataron de entrar en el palacio, pero fueron sangrientamente rechazados por Tokugawa Keiki.

El 21 de agosto el ejército confederado que había tratado de parar el ataque de Grant fue rechazado en Globe Tavern, la línea ferroviaria fue destruida y el arco que el frente federal trazaba sobre Petersburg se alargó. Era la primera victoria federal significativa en el asedio a Petersburg. No obstante, el bloqueo a la ciudad seguía sin ser completo y, aunque la victoria de Grant era un inconveniente para los confederados, no era alarmante. El día anterior Hancock y sus hombres habían abandonado el ataque a Richmond, que técnicamente fue una derrota (prevista), pero había cumplido su objetivo. Eso sí, las bajas sumaban casi 3.000 hombres.

Mientras tanto Sheridan se enfrentaba por primera vez a Early en Summit Point (Virginia Occidental). La batalla resultó indecisa.

En Tennessee, Nathan B. Forrest hizo una incursión por sorpresa en Memphis al frente de 400 jinetes con una triple misión: capturar a tres generales federales que se alojaban en la ciudad, liberar a los prisioneros confederados de una cárcel y tratar de que la Unión llevara a Tennessee parte de las tropas destinadas en el norte de Mississippi. Forrest se retiró al cabo de dos horas con 500 prisioneros y muchos suministros, tras haber cortado las líneas telegráficas. El asalto a la cárcel fracasó y, en cuanto a la captura de los generales, uno no estaba en su cuartel general y otro, Cadwallader Colder Washburn, huyó en pijama y evitó ser capturado. Forrest le cogió el uniforme, pero luego pensó que no había sido un acto propio de un caballero y lo devolvió bajo bandera blanca. Se dice que un oficial federal dijo unos días más tarde. "¡Me reemplazaron por Washburn porque no pude mantener a Forrest fuera del oeste de Tennessee y Washburn no es capaz de mantenerlo fuera de su dormitorio!" 

El gobierno suizo había invitado a los gobiernos de todos los países europeos, así como los Estados Unidos, Brasil y México a una convención diplomática que el 22 de agosto aprobó la Primera Convención de Ginebra, "para la mejora de las condiciones de los heridos de los ejércitos en el campo de batalla". En ella se estableció que los soldados heridos y enfermos que queden fuera del combate deben ser tratados humanitariamente, y en particular no deben ser asesinados, heridos, torturados o sometidos a experimentación biológica. También estipula que los voluntarios encargados de atender a los heridos deberán ser respetados, así como sus materiales, transportes y asentamientos. Los heridos deberán ser reunidos y atendidos, sin perjuicio de que puedan convertirse en prisioneros de guerra. Además, cada bando deberá identificar a los heridos capturados y comunicar la información al bando opuesto.

El 23 de agosto se rindió Fort Morgan y con ello los federales dominaron toda la bahía de Mobile. Los confederados seguían manteniendo el control de la propia Mobile, pero ya no podía usar su puerto y Granger convino con Farragut en que no estaban en condiciones de atacar la ciudad, así que dieron por concluida la campaña.

El 24 de agosto Grant envió a Hancock con 9.000 hombres a destruir otra de las líneas ferroviarias de Petersburg. El trabajo se hizo durante la noche, y al día siguiente, el 25 de agosto, acudió la caballería confederada y derrotó a los federales, causando más de 2.700 bajas, frente a poco más de 800 en su bando, pero la vía férrea estaba cortada y los problemas de comunicación de Petersburg se agravaron.

Un barco de guerra brasileño trató de capturar a otro uruguayo, el Vila del Salto, que logró escapar hasta Argentina.

El 29 de agosto los demócratas se reunieron en Chicago con la convicción de que iban a ganar las elecciones. La convención fue dominada por derrotistas declarados, y eligieron como candidato nada menos que al general McClelland, el general al que Lincoln había depuesto porque no se prestó a derramar sangre estadounidense a la ligera y convertir la guerra en una carnicería, como estaba haciendo Grant.

Ese día los franceses tomaron Monterrey, que Benito Juárez había tenido que abandonar para instalarse en Chihuahua.

En varias ocasiones, Sherman había logrado cortar temporalmente las líneas de comunicación de Atlanta mediante pequeños destacamentos, mientras mantenía el grueso de su ejército asediando la ciudad, pero los confederados reparaban rápidamente los daños. El 31 de agosto decidió emplear seis de sus siete cuerpos de infantería en destruir definitivamente las comunicaciones confederadas. Hood trató de impedirlo en un combate que se prolongó hasta el 1 de septiembre, pero Sherman logró su objetivo y Hood, considerando que en esas condiciones ya no podía resistir en la ciudad, la abandonó por la noche con los 30.000 hombres que le quedaban.

En Japón, Mori Takachika, el señor de la región de Choshu fue responsabilizado de los disturbios en Kyoto contra el shogunato producidos el mes anterior, así que Tokugawa Iemochi envió una expedición de castigo contra él. Finalmente no hubo batalla, pues Mori aceptó entregar las cabezas de los instigadores de la revuelta.

Sherman entró en la indefensa Atlanta el 2 de septiembre. Entonces ordenó evacuar la ciudad para después incendiarla. Cuando las autoridades le pidieron que anulara la orden, porque dañaría gravemente a ancianos, mujeres y niños, Sherman envió una respuesta por escrito:

Ustedes no pueden calificar la guerra en términos más duros de lo que yo haré. La guerra es crueldad, y ustedes no la pueden civilizar; y aquellos que llevaron la guerra a nuestro país merecen todas las maldiciones y condenas que la gente pueda verter sobre ellos. [...] Si los Estados Unidos permiten una división ahora, esto no parará y seguirá hasta que lleguemos al mismo destino de México, que es la guerra eterna. [...] Quiero la paz, y creo que sólo se puede alcanzar a través de la unión y de la guerra, y conduciré siempre la guerra con el propósito de un éxito temprano y perfecto.

Casi treinta años atrás, un ingeniero e inventor sueco llamado Immanuel Nobel había fundado una fábrica de explosivos en San Petersburgo que había prosperado enormemente durante la guerra de Crimea, pero cuando ésta terminó el negocio fue a la quiebra. Nobel regresó entonces a Estocolmo con su familia, aunque su hijo mayor, Ludwig Nobel, permaneció en San Petersburgo y logró reflotar la empresa familiar. Uno de sus hermanos, Alfred Nobel, que había estudiado química en Francia y en los Estados Unidos, se dedicaba ahora a investigar la producción y uso de la nitroglicerina, especialmente lo tocante a la seguridad, pues el compuesto es extremadamente inestable y estalla con un mero golpe brusco. Había fundado una fábrica en la capital sueca, donde el 3 de septiembre se produjo una explosión que mató a cinco personas, entre ellas Emil Nobel, el hermano menor de Alfred.

Mori Takachica era pariente de Mori Masamitsu, el responsable de los ataques a barcos occidentales en el estrecho de Shimonoseki. El 5 de septiembre fue atacado por una flota formada por nueve barcos británicos, cuatro neerlandeses y tres franceses. La batalla se prolongó hasta el día siguiente y terminó con la aniquilación completa del armamento de Mori.

El 7 de septiembre el Vila del Salto volvió a verse perseguido por una flota brasileña, y esta vez su tripulación no vio mejor opción que quemar el barco, antes de dejar que fuera capturado.

El 8 de septiembre los seguidores de Mori Masamitsu se rindieron ante la flota occidental.

La "costumbre" confederada de matar o esclavizar a los soldados federales negros capturados en combate había llevado al gobierno federal a suspender los intercambios de prisioneros, y esto había supuesto un grave contratiempo logístico para la Confederación. Cinco meses atrás se había levantado en Andersonville, Georgia, un gran campo de prisioneros que llegó a albergar 45.000 soldados, que fueron hacinados en condiciones infrahumanas. Un prisionero lo describió así:

Cuando entramos en el lugar, nuestros ojos se encontraron con un espectáculo que casi nos heló la sangre de horror y paralizó nuestros corazones en nuestro interior. Ante nosotros había formas que en su día fueron seres activos y erguidos, hombres fornidos que ahora no eran más que esqueletos andantes, cubiertos de suciedad y parásitos. Muchos de nuestros hombres, en el calor y la intensidad de sus sensaciones, exclamaron con vehemencia: ¿Será esto el infierno? ¡Dios, protégenos! Y todos pensaron que sólo Él podría sacarlos vivos de un lugar tan terrible. En el centro había un pantano que ocupaba unos tres o cuatro acres de los estrechos límites, y una parte de ese lugar pantanoso era usado por los prisioneros como letrina, y los excrementos cubrían el suelo, de forma que el olor era sofocante. El terreno que nos asignaron estaba cerca de esta fuente de plagas y preguntarnos cómo ibamos a sobrevivir al cálido clima estival en un entorno tan terrible era más de lo que podíamos plantearnos en ese momento.

En Andersonville murieron casi 13.000 personas, de hambre, exposición a la intemperie y enfermedades. Para colmo, un grupo de prisioneros se habían organizado para robar comida y otras pertenencias a sus camaradas, aunque también se formó otro grupo que se dedicó a capturarlos, juzgarlos y ejecutarlos en caso de ser declarados culpables. Los historiadores discuten sobre si las malas condiciones de los prisioneros eran simple consecuencia de la falta de recursos de los confederados, o si, por el contrario, se produjeron deliberadamente crímenes de guerra.

En Richmond empezaba a escasear la comida, así que el 14 de septiembre salió una partida de 3.000 hombres, entre los que figuraban "ladrones de ganado profesionales" de Texas que se hicieron con un gran número de cabezas de ganado que los federales tenían poco custodiadas en un lugar cercano al cuartel general de Grant. Unos días más tarde la partida estaba de vuelta con el ganado. Los confederados tuvieron desde entonces tanta carne que sus centinelas pactaban a menudo con los centinelas federales para cambiarla por otros artículos de lujo de los que ellos carecían y que los federales tenían en abundancia.

El 15 de septiembre Italia y Francia llegaron a un acuerdo por el que las tropas francesas abandonarían Roma en un plazo de dos años.

La política española era cada vez más inestable. Ese año Manuel Pando fue destituido como primer ministro y reemplazado por Lorenzo Arrazola, que a su vez fue sucedido por Alejandro Mon y éste a su vez, el 16 de septiembre, por Ramón María Narváez.

Para esa fecha estaba previsto un debate en Bath entre Burton y Speke sobre la controversia que venían manteniendo sobre si el Nilo nacía o no en el lago Victoria. Sin embargo, cuando Burton se encontraba ya en el salón de debates, llegó la noticia de que Speke se había matado accidentalmente de un disparo el día anterior, durante una cacería en las tierras de un pariente suyo. Las malas lenguas dijeron que se había suicidado porque carecía de argumentos para defender su tesis.

Para entonces David Livingstone estaba de regreso en Gran Bretaña, tras casi cinco años explorando África. El gobierno había suspendido la misión porque sus costes eran cada vez mayores y no había logrado encontrar una ruta navegable hacia el interior del continente. La prensa consideró fracaso su expedición, a lo que se añadieron numerosas críticas por parte de quienes le habían acompañado, que lo calificaron de inepto, despótico, temerario e incapaz de dirigir una empresa de tal envergadura. Estas críticas dificultaron sus esfuerzos para reunir fondos para una nueva expedición.

Hasta el momento, Jubal A. Early había tratado de enfrentarse a los federales en el norte de Virginia en pequeños combates, y lo había hecho con bastante éxito, pero Sherman se enteró de que Early  había dividido sus tropas y el 19 de septiembre cayó sobre él en Opequon Creek con todo su ejército: 40.000 hombres frente a 12.000. Obtuvo así una victoria que inclinó la balanza hacia los federales en el norte de Virginia.

El rey Víctor Manuel II de Italia decidió trasladar la capital de Turín a Florencia. Los florentinos recibieron la noticia con entusiasmo, mientras que el 21 de septiembre se produjeron violentos motines en Turín, que fueron reprimidos al día siguiente, con un total de treinta muertos y más de doscientos heridos.

El 22 de septiembre Early sufrió un nuevo revés en Fisher's Hill, esta vez con 30.000 federales contra 9.500 confederados. Al ver que Early trataba de reconstruir su ejército, Sheridan decidió adoptar una política de tierra arrasada, y envió a sus hombres por el norte de Virginia a destruir todo aquello que pudiera ser útil al ejército confederado, incluyendo fábricas, almacenes, etc.

La sucesión de victorias federales desde la toma de Atlanta había causado una oleada de histeria en los Estados Unidos. La popularidad de Lincoln había subido como la espuma y ese mismo día Frémont renunció a su candidatura. Los republicanos radicales empezaron a pasarse a las filas del Partido de la Unión y el discurso derrotista de los demócratas fue recibido cada vez con más frialdad. McClelland se vio obligado a manifestarse públicamente en contra de las intenciones de su partido de poner fin a la guerra de cualquier forma. La derrota de Lincoln en las próximas elecciones se había convertido poco menos que en la última esperanza para Jefferson Davis, que no había logrado que las grandes potencias europeas reconocieran a la Confederación. La fecha de las elecciones se acercaba y Davis pensó en jugar una última baza: si lograba alguna victoria significativa, llamativa, por poco que pudiera significar a largo plazo, tal vez lograría cambiar la opinión pública federal. Si la toma de Atlanta (la principal ciudad de Georgia) había sido decisiva en el giro del electorado federal, tal vez la toma de St Louis, la principal ciudad de Missuri, donde además la Unión tenía un importante arsenal, podría invertir de nuevo la situación a tan poco tiempo de las elecciones que Lincoln no tuviera la posibilidad de recuperarse.

Por ello envió al general Sterling Price al frente de 12.000 hombres con la misión de tomar St Louis. No eran muchos hombres, en comparación con los efectivos que la Unión tenía en Misuri o podía reunir allí con facilidad. Además, muchos de los hombres de Price carecían de zapatos y de equipamiento básico. Algunos tenían que llevar las balas en los bolsillos de los pantalones, y varios miles carecían de armas. Hacía ya unos pocos días que Price había entrado en Missuri, y había mantenido escaramuzas diarias contra la milicia, pero el 27 de septiembre intentó dar su primer golpe: la toma de Fort Davidson, custodiado por una pequeña guarnición federal. Poco antes había llegado al fuerte el general de brigada Thomas Ewing Jr., cuñado de Sherman, que llevaba consigo tan sólo 200 hombres, que unidos a los ya presentes en el fuerte sumaban unos 1.500. Ewing se planteó la posibilidad de rendir el fuerte, pero uno de los motivos que lo llevaron a no hacerlo fue que entre sus hombres había soldados negros. Los confederados lanzaron varios ataques a lo largo del día desde distintos puntos, pero no lo hicieron simultáneamente, lo que permitió a los federales desplazar la poca artillería del fuerte a los lugares donde iba siendo necesaria. No obstante, al final caer la noche Ewing convocó un consejo de guerra en el que hubo consenso sobre la imposibilidad de retener el fuerte mucho tiempo. Durante la noche, los soldados pusieron todo lo que no podían llevar consigo en el arsenal, encendieron una mecha lenta y se marcharon sigilosamente. Los confederados no se enteraron de nada hasta que no oyeron la explosión. La forma en que Ewing burló a Price fue noticia en todos los periódicos del norte y a raíz de ella recibiría una felicitación del presidente Lincoln.

El 28 de septiembre una delegación de representantes de trabajadores franceses fue recibida en Londres para estudiar la creación de una organización internacional que permitiera, por ejemplo, evitar que trabajadores de un país fueran llevados a otro para romper una huelga y, más en general, intercambiar información sobre asuntos de interés para los trabajadores de todos los países. El acuerdo para llevar adelante el proyecto fue unánime y se acordó que la organización tendría su sede en Londres, que estaría dirigida por un comité de 21 miembros elegidos y se dispuso la redacción de un reglamento y una constitución.

Los disturbios de Turín forzaron la dimisión del primer ministro italiano, Marco Minghetti, que fue sucedido por Alfonso Ferrero La Marmora.

Mientras tanto Grant planeaba una nueva ofensiva contra Petersburg y Richmond, basada en una serie de ataques por sorpresa casi simultáneos en distintos frentes. El 29 de septiembre Benjamin Butler inició un ataque contra Richmond en el que amenazó los fuertes Fort Harrison, Fort Gregg y Fort Gilmer. El primero cayó en manos de los federales y el 30 de septiembre Lee envió tropas para tratar de recuperarlo (cosa que no logró), y entonces Grant envió a Gouverneur K. Warren a atacar el extremo opuesto del frente de Lee, en Peebles' Farm. La operación continuó el 1 de octubre y, aunque los federales contaron el doble de bajas que los confederados, lograron tomar varias estructuras defensivas confederadas y estrechar más el cerco a Richmond y a Petersburg.

Venezuela promulgó una nueva constitución y, de acuerdo con ella, Juan Crisóstomo Falcón fue ratificado como presidente.

Sin atreverse a volver a entrar en combate contra Sherman, Hood se propuso neutralizar indirectamente a Sherman atacando sus líneas de comunicaciones. La primera operación que intentó fue enviar al mayor Samuel Gibbs French al frente de unos 3.000 hombres para tomar un fuerte federal en Allatoona, en Georgia, que protegía una línea de ferrocarril. French atacó el 5 de octubre, pero se retiró cuando recibió un informe equivocado según el cual estaban en camino refuerzos enviados por Sherman.

Ese mismo día se constituyó en Londres el primer comité de la Asociación Internacional de Trabajadores, del que formaba parte Karl Marx, que había redactado los estatutos y el discurso inaugural. La asociación reunía a las ideologías más variadas: socialistas, comunistas, anarquistas, seguidores de Owen, de Proudhon, etc.

El 7 de octubre Lee hizo un intento de recuperar Fort Harrison, pero fue rechazado en la batalla de Darbytown and New Market Roads.

Early había recibido refuerzos e inició una persecución contra las tropas de Sheridan, pero el 9 de octubre el general de brigada Alfred Tolbert se volvió contra sus perseguidores y derrotó a dos divisiones confederadas en la batalla de Tom's Brook.

El ejército japonés no lograba controlar la revuelta de Mito. El 10 de octubre unos 2.000 insurgentes lograron derrotar a un ejército de 6.700 soldados imperiales.

Los independentistas dominicanos habían constituido un gobierno presidido por José Antonio Salcedo, y el gobernador de Cuba, José de la Gándara, trató de negociar con él un alto el fuego, pero ese mismo día Salcedo fue asesinado por otro grupo de revolucionarios descontentos dirigidos por Gaspar Polanco, que se convirtió en el nuevo cabecilla de la rebelión.

Price se había acercado a St Louis, pero la encontró tan protegida que decidió desviarse y cambiar su objetivo por Jefferson City, la capital de Missuri, cuya conquista consideró que causaría un efecto igualmente importante, pero era más asequible. Al acercarse a ella consideró que mejor lo dejaba estar y la sorteó para dirigirse a Kansas City (que no está en Kansas, sino en Missuri en la frontera con Kansas). En el trayecto, el 11 de octubre, obtuvo una victoria en Missuri que le permitió tomar la ciudad de Boonville, aunque la abandonó al día siguiente.

El 12 de octubre murió el juez Roger B. Taney, el presidente del Tribunal Supremo estadounidense. Su sentencia en el caso de Dred Scott lo había enemistado con todos los abolicionistas, y sus intentos de anular las medidas tomadas por Lincoln para mantener el control sobre Maryland lo habían enemistado con los republicanos radicales. Lincoln no hizo ninguna declaración pública a raíz de su fallecimiento,  asistió a su entierro, pero no acompañó el féretro al cementerio. El senador Charles Summer, en una carta a Lincoln, dijo "la Providencia nos ha dado una victoria".

El 13 de octubre Maryland adoptó una nueva constitución que prohibía la esclavitud.

El 14 de octubre el ejército brasileño (que dos días atrás había cruzado la frontea uruguaya y contaba con unos 6.000 hombres) capturó la ciudad de Melo.

El 15 de octubre Price envió un destacamento para tomar la ciudad de Glasgow, en Missuri, que estaba defendida por una pequeña guarnición federal. Ésta acabó rindiéndose y los confederados se hicieron con unos cuantos suministros, de los que andaban muy necesitados. Tras pasar unos días en la ciudad, Price continuó rumbo a Kansas City.

Para evitar que se le acusara de depender de sus consejeros daneses, el rey Jorge I de Grecia envió de regreso a Dinamarca a su tío, el príncipe Julio, y afirmó: "No permitiré ninguna interferencia en la dirección de mi gobierno". Como la asamblea constitucional estaba prolongando excesivamente sus deliberaciones, el 19 de octubre envió una demanda  a la asamblea en la que explicaba que había aceptado la corona bajo el supuesto de que se redactaría una nueva constitución, y que de no ser así se consideraba "libre de tomar las medidas que la decepción en mis esperanzas me pueda sugerir".

Ese día Early lanzó un ataque por sorpresa sobre el ejército de Sheridan en su campamento situado en Cedar Creek. Sheridan estaba en Whinchester, de regreso de una reunión en Washington. Cuando le llegaron las noticias del ataque salió al galope hacia Cedar Creek. Al acercarse al campo de batalla, desde lo alto de una colina pudo ver a sus soldados huyendo desorganizadamente. Sheridan distribuyó a los hombres que le acompañaban para que interceptaran a los soldados, que al enterarse de que su general había regresado gritaron de alegría y se dispusieron a volver al combate. Sheridan los arengó y los reordenó mientras los soldados confederados, que podrían haber completado la batalla persiguiendo a sus enemigos e impidiendo todo intento de reorganización, estaban demasiado ocupados saqueando el campamento federal en busca de comida. Incluso algunos oficiales de Early abandonaron su cometido por buscar algo de comer. Esto permitió la reacción de Sheridan, que al cabo de unas horas había puesto en fuga a los confederados, a los que persiguió hasta el anochecer. La "cabalgada de Sheridan" fue muy celebrada por la opinión pública estadounidense y a la larga fue otro factor decisivo en las elecciones presidenciales.

Mientras tanto Price se había encontrado cerca de Lexington un ejército de unos 2.000 soldados federales bajo el mando de James G. Blunt (Price contaba entonces con unos 8.500 hombres). Tras un enfrentamiento, Blunt salió huyendo perseguido por Price. El 20 de octubre llegó a Little Blue River, donde Price obtuvo una nueva victoria. Blunt se retiró a Independence, donde se encontraba el mayor Samuel R. Curtis con 20.000 hombres.

El oficial al mando de la invasión brasileña a Uruguay era el vicealmirante Joaquim Marques Lisboa, barón de Tamandaré. Ese día firmó una alianza con Venancio Flores.

En un enfrentamiento que se inició el 21 de octubre y se prolongó hasta el día siguiente, el pequeño ejército de Price derrotó al de Blunt en Independence. Sin embargo, la suerte de Price cambió el 23 de octubre en Westport, donde perdió 1.500 hombres. Price olvidó entonces su objetivo de Kansas City (en Missuri) y huyó al Estado de Kansas perseguido por Marmaduke.

El 25 de octubre Marmaduke alcanzó el campamento de Price en Marais des Cygnes y lanzó un ataque contra él. Price huyó como pudo, pero Marmaduke lo atacó de nuevo en Mine Creek, donde perdió otros 1.200 hombres. En su huida volvió a entrar en Missuri, donde por la tarde se encontró unas brigadas del ejército de Pleasonton comandadas por el general de brigada John McNeil. Price puso a sus hombres en formación de batalla, con la esperanza de que McNeil no se diera cuenta de que la mayoría estaban desarmados. Así fue y, tras una breve escaramuza, Price pudo continuar su retirada. Uno de los soldados de Marmaduke relató que, tras haber expulsado a Price de su campamento en Marais des Cygnes, mientras atravesaba un campo cercano acompañado de varios jinetes, se encontró a una niña de seis años asustada y aferrada a su libro de escuela. Se había perdido mientras trataba de evitar a los soldados confederados que habían acampado cerca de su casa la noche anterior. Había permanecido inadvertida entre los dos ejércitos sin sufrir daño alguno.

Cuando Sherman tuvo noticias de las intenciones de Hood de cortar sus líneas de comunicaciones se lanzó en su persecución y lo obligó a salir de Georgia. Cuando llegó a Gaylesville (Alabama) abandonó la persecución y regresó a Atlanta. Hood había marchado hacia Guntersville con la intención de cruzar el río Tennessee y pasar al Estado que lleva su nombre, pero encontró el lugar tan protegido por el ejército federal que cambió de idea y marchó a Decatur, un poco más al oeste. Llegó el 26 de octubre, y encontró unas fortificaciones federales defendidas por unos 4.000 hombres bajo el mando del general de brigada Robert Seaman Granger. Hood contaba con casi 40.000 hombres.

Tras un último enfrentamiento el 27 de octubre que se prolongó hasta el día siguiente y resultó indeciso, tanto Grant como Lee se dispusieron a pasar el invierno y no hubo ningún enfrentamiento relevante el resto del año.

Esa noche un pequeño grupo de soldados federales dirigidos por el lugarteniente William Barker Cushing logró acercarse hasta el acorazado Albemarle, colocar un explosivo en su casco y hacerlo estallar. El barco se hundió rápidamente, y Cushing, escondido en la orilla, burló a las partidas que habían salido en su busca. Luego robó una barca de pesca con la que logró descender por el Roanoke usando sus brazos como remos.

Tras la batalla de Cedar Creek Early había permanecido un tiempo en el norte de Virginia sin tener con qué alimentar a sus soldados, hasta que Lee ordenó volver a la mayor parte de ellos, para unirlos a las tropas que defendían Petersburg, mientras que Early permaneció en el norte con una fuerza mínima, que no le permitió hacer nada relevante. Tras unos intentos infructuosos de tomar los fuertes federales, el 29 de octubre Hood decidió buscar otro paso más al oeste. El 30 de octubre empezó a cruzar el Tennessee en Florence (siempre en Alabama). Allí esperó que le llegaran suministros suficientes para internarse en el Estado de Tennessee.

Ese mismo día se firmó el tratado de Viena que ponía fin definitivamente a la segunda guerra de Schleswig. Según un acuerdo previo entre Austria y Prusia, la primera tomaría el control de Holstein, mientras que Prusia administraría el ducado de Schleswig. Los habitantes de los ducados tenían seis años para decidir si preferían aceptar la nacionalidad alemana o trasladarse a Dinamarca con sus pertenencias.

Tras el hundimiento del Albemarle los federales atacaron Plymouth y tras varios días de bombardeo, el 31 de octubre retomaron la ciudad.

Ese mismo día el territorio de Nevada fue admitido en la Unión, a pesar de que su población no llegaba al mínimo exigido usualmente (pero el Congreso estadounidense estaba dominado por los republicanos, y éstos sabían que ganarían las próximas elecciones en el nuevo Estado).

Sherman envió al mayor George H. Thomas a ocuparse de Hood, pero, al mismo tiempo, decidió despreocuparse de sus líneas de comunicaciones y abandonarlas, como Grant había hecho al atacar Vicksburg. Saldría de Georgia y avanzaría hacia el este para caer sobre la retaguardia de Lee. Durante el trayecto se abastecería saqueando el territorio por el que pasara, destruyendo todo lo que no necesitara. Tanto Grant como Lincoln tuvieron sus reservas, pero el 2 de noviembre Grant envió un telegrama dando su aprobación.

El 8 de noviembre se celebraron las elecciones presidenciales estadounidenses y Lincoln obtuvo una holgada mayoría. Los once Estados de la confederación no votaron, aunque la mayor parte de su territorio estaba ya bajo dominio federal. En realidad Lincoln había organizado ya gobiernos autónomos en Tennessee y Luisiana, donde se celebraron votaciones, pero el Congreso se negó a contar sus votos. De los veinticinco Estados restantes, McClelland ganó únicamente en Delaware, Kentucky y Nueva Jersey. Los republicanos aumentaron su representación en las dos cámaras del Congreso. El partido demócrata, que había sido mayoritario durante más de sesenta años, había quedado tan desprestigiado por su apoyo a la secesión y al derrotismo que iba a tardar mucho tiempo en recuperarse. Un senador hizo notar a Lincoln que, aunque había ganado en Minesota, los resultados podrían haber sido mejores si no hubiera anulado tantas sentencias de muerte de los indios Sioux juzgados por crímenes de guerra el año anterior. Se dice que Lincoln respondió: "No puedo permitirme ahorcar hombres a cambio de votos".

El 9 de noviembre Sherman publicó unas órdenes que para regular la marcha que estaba a punto de emprender:

Sólo a los comandantes de los cuerpos del ejército se les confía el poder de destruir fábricas, casas, desmotadoras, etc. y para ellos se establece este principio general: En distritos y barrios donde el ejército no sea importunado no se permitirá ninguna destrucción de tales propiedades, pero si guerrilleros importunaran nuestra marcha o los habitantes quemaran puerntes, obtruyeran caminos o manifestaran hostilidad de cualquier otro modo, entonces los comandantes del ejército deberán ordenar y ejecutar una devastación más o menos implacable según la medida de tal hostilidad.
En cuanto a caballos, mulas, carros, etc. pertenecientes a los habitantes, la caballería y la artillería podrán apropiarse libremente y sin límite, distinguiendo, no obstante, entre los ricos, que son normalmente hostiles, y los pobres o los trabajadores, normalmente neutrales o amistosos. [...] En todas las operaciones de abastecimiento o de cualquier otra clase, las partidas encargadas deberán abstenerse de emplear un lenguaje abusivo o amenazador y podrán, cuando el oficial al mando lo considere oportuno, dar certificados escritos de los hechos, pero no recibos, y procurarán marcharse dejando a cada familia lo necesario para su sustento.

El 12 de noviembre Paraguay apresó un barco comercial brasileño y a una petición de explicaciones respondió: "con el mismo derecho que Brasil al ocupar territorio oriental".

El 13 de noviembre tres barcos de guerra franceses bombardearon la ciudad mexicana de Mazatlán y a continuación el ejército imperial mexicano, dirigido por el general Manuel Lozada, tomó la ciudad.

El 15 de noviembre Sherman salió de Atlanta mientras sus hombres cantaban Glory, glory, Hallelujah!  La legislatura de Georgia hizo un llamamiento a sus ciudadanos para morir libres en lugar de vivir esclavos, y acto seguido evacuó la capital, Milledgeville. Por el camino Sherman fue sembrando destrucción. La muestra más pintoresca que dejaba a su paso eran las "corbatas de Sherman", consistentes en fragmentos de raíles de ferrocarril que sus soldados calentaban en hogueras para después retorcerlos alrededor de los árboles. Sherman usaba los datos de un censo de 1860 para determinar dónde podía encontrar suministros más fácilmente. A medida que avanzaba, miles de esclavos liberados le siguieron en su marcha.

Durante los últimos meses, los generales seguidores del difunto Hong Xiuquan habían ido siendo capturados, al igual que el sobrino de Jesucristo, Hong Tianguifu, que fue ejecutado el 18 de noviembre. La rebelión estaba finalmente sofocada. No obstante, algunos líderes escaparon y se unieron a los rebeldes Nian del norte, cuya revuelta seguía activa. Si los Nian se hubieran unido a Hong Xiuquan, el imperio Chino se habría visto en dificultades mucho mayores, a pesar del apoyo occidental, pero dicha unión nunca llegó a establecerse y así las tropas imperiales habían podido concentrarse en un objetivo para a continuación pasar al siguiente.

El 22 de noviembre el avance de Shermann encontró la primera resistencia confederada en Griswoldville, pero la milicia de Georgia fue rechazada con escasas bajas.

El 23 de noviembre Sherman entró en Milledgeville y sus oficiales jugaron a las cartas en la sede de la legislatura de Georgia, donde "votaron" la reincorporación de Georgia a la Unión.

Hood se había reunido en Florence con Nathan Bedford Forrest y ahora avanzaba hacia el interior de Tennessee. Thomas se dispuso a detenerlo, aún estaba de camino, pero envió como vanguardia al mayor John McAllister Schofield. El primer encuentro se produjo en Columbia el 24 de noviembre. No obstante, ambos ejércitos se limitaron a maniobrar durante varios días sin apenas contacto mutuo.

Tras el éxito de sus Cinco semanas en globo, Julio Verne había empezado a publicar por entregas en el Magasin d'Éducation et de Récréation otro de sus viajes extraordinarios: Las aventuras del capitán Hatteras, que narra la historia de un capitán obsesionado hasta la locura por llegar al polo Norte (al cual nadie había llegado hasta el momento, y aún pasarían muchos años antes de que se lograra). La novela incluye un estudio etnográfico de los pueblos esquimales, así como del problema de la supervivencia frente al frío, la nieve y los osos polares. Paralelamente, el 25 de septiembre publicó directamente en forma de libro (sin una edición previa en forma de entregas) una de sus novelas más famosas: Viaje al centro de la Tierra, en la que incluye minuciosas referencias a la criptografía, la paleontología y la geología de la época.

Pierre Larousse empezó a publicar en fascículos su Gran Diccionario Universal del siglo XIX, que era una enciclopedia en el sentido moderno del término. He aquí una de sus entradas:

NEGRO- "Algunos filántropos han tratado en vano de demostrar que la especie negra es tan inteligente como la especie blanca. Un hecho indiscutible que se impone sobre todos las demás es que tienen el cerebro más reducido, más ligero y menos voluminoso que la especie blanca. Pero esta superioridad intelectual que desde nuestro punto de vista no puede ser puesta en duda, ¿da a los blancos el derecho de esclavizar a la raza inferior? No, mil veces no. Si los negros se asemejan a algunas especies animales por sus formas anatómicas, por los instintos groseros, se diferencian y se asemejan a los hombres blancos en otros aspectos que debemos tomar muy en cuenta. Tienen el don de la palabra, y por la palabra podemos establecer con ellos relaciones intelectuales y morales, podemos tratar de elevarlos a nuestro nivel, con la seguridad de que tendremos éxito hasta un cierto límite. Por otra parte, un hecho más sociológico que no debemos olvidar nunca es que su raza puede mezclarse con la nuestra, señal evidente y sorprendente de nuestra naturaleza común. Su inferioridad intelectual, lejos de otorgarnos el derecho de abusar de su debilidad, nos impone el deber de ayudarlos y protegerlos".

Tras cuatro dias de bloqueo brasileño, el 28 de noviembre se rindió la ciudad uruguaya de Salto.

Ee mismo día el rey Jorge I de Grecia juró la nueva constitución, que suprimía el Senado y creaba una única cámara cuyos miembros serían elegidos por sufragio universal (masculino, claro) directo y secreto, lo que no tenía precedente en Europa. El rey era un firme partidario de las reformas democráticas, si bien era consciente de que las elecciones en un país mayoritariamente analfabeto eran fácilmente manipulables.

El jefe Caldera Negra, al frente de 800 Cheyennes, se había esforzado por mantener relaciones pacíficas con los colonos estadounidenses de Colorado. Se le dijo que acampara en las cercanías de Fort Lyon y que pusiera una bandera estadounidense sobre su tienda, y así sería reconocido como amigo. Así lo hizo, pero el 29 de noviembre, mientras estaba cazando búfalos con la mayoría de sus hombres, su campamento fue atacado por unos 700 soldados (muchos de ellos borrachos) bajo el mando del coronel John Milton Chivington. Los soldados hicieron una carnicería sin distinción entre hombres, mujeres y niños. Un consejo de guerra condenó duramente la actuación de Chivington, que para entonces había dimitido del ejército, pero no se presentaron cargos contra él ni contra ninguno de los participantes en la matanza.

El  30 de noviembre tuvo lugar la batalla de Franklin, en la que Nathan Bedford Forrest sufrió su primera derrota ante la caballería federal. Al anochecer Thomas ordenó a Schofield que se retirara para reunirse con él en Nashville. Schofield se marchó dejando el ejército de Hood muy dañado. Había sufrido más de 6.000 bajas de un total de 27.000 hombres (y entre ellas seis generales y 55 oficiales de menor rango). Las bajas federales fueron poco más de 2.000. A pesar de todo, Hood optó por perseguir a su enemigo (más que nada porque temía que si se retiraba una buena parte de sus hombres desertarían).

El 1 de diciembre Schofield se reunía con Thomas en Nashville.

El 3 de diciembre la flota brasileña bloqueó el puerto uruguayo de Paysandú, y el 4 de diciembre Flores completaba el cerco por tierra, con la ayuda de medio centenar de soldados brasileños.

El presidente peruano, Juan Antonio Pezet, tras cierta vacilación, había optado por tratar de resolver el conflicto con España por la vía diplomática, lo que le valió algunas críticas por parte de la prensa. El 6 de diciembre llegó de España el general José Manuel Pareja para relevar al almirante Pinzón y se iniciaron negociaciones reconciliadoras. Durante los últimos meses en Chile se habían producido manifestaciones antiespañolas por la ocupación de las islas Chincha, que fueron apoyadas por el gobierno.

Ese mismo día Lincoln nombró a Salmon P. Chase como sucesor de Taney en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, como medida reconciliatoria con el sector radical del partido republicano.

El 10 de diciembre Sherman llegó a las afueras de Savannah, la última ciudad de Georgia que debía pasar para llegar a la costa atlántica, donde le esperaba la flota federal con suministros.  En Savannah había 10.000 soldados bajo el mando del lugarteniente William Joseph Hardee, que había hecho inundar los campos de arroz que rodeaban la ciudad.

El 13 de diciembre el dictador paraguayo Francisco Solano López declaró la guerra a Brasil.

Las fortificaciones confederadas alrededor de la ciudad impedían a Sherman acceder al mar. Tras inspeccionarlas con su caballería, Sherman decidió atacar Fort McAllister. El 15 de diciembre lanzó su ataque y el fuerte cayó sin dificultad. Esto bastó para que Sherman pudiera contactar con la flota federal. Una vez abierta su línea de comunicaciones se dispuso a tomar Savannah.

Ese mismo día Thomas lanzó un ataque contra Hood en Nashville, que resultó ser el definitivo. La batalla se prolongó hasta el día siguiente, el 16 de diciembre, pero el ejército de Hood quedó completamente destrozado. Hood tuvo que retirarse perseguido de cerca por los federales. Las lluvias y la actuación de Forrest favorecieron la huida.

Offenbach estrenó cinco operetas ese año, la más famosa de las cuales es La bella Helena, que se estrenó el 17 de diciembre y que fue inmediatamente aclamada tanto por el público como por la crítica, hasta el punto de que fue representada 700 veces.

Ese día Sherman envió un ultimátum a Hardee conminándole a rendir Savannah. Le prometió condiciones favorables si se rendía y lo amenazó con lo peor si se resistía. En lugar de rendirse, Hardee optó por abandonar Savannah como Hood había abandonado Atlanta. El 20 de diciembre abandonó la ciudad sin ser visto por los federales. Sherman la ocupó el 21 de diciembre y envió un telegrama a Lincoln que decía: "Deseo presentarle como regalo de navidad la ciudad de Savannah, con ciento cincuenta cañones, abundante munición y 25.000 balas de algodón". Lincoln respondió con una carta de felicitación.

Francisco Barbieri venía estrenando zarzuelas con regularidad. El 22 de diciembre estrenó una de sus piezas más famosas: Pan y toros.

Tras su fracaso en Virginia, Grant encargó a Butler que atacara Fort Fisher, en Carolina del Norte. En realidad había encomendado la operación a un subordinado de Butler, pero éste reclamó el mando y Grant no tuvo más remedio que acceder. Sus tropas fueron transportadas por una flota bajo la dirección de David D. Porter, que zarpó el 23 de diciembre y al día siguiente inició el ataque.

El 24 de diciembre un ejército paraguayo de algo más de cuatro mil hombres se embarcó en el río Paraguay dispuesto a invadir Brasil, y el 27 de diciembre atacó el Fuerte de Coimbra. Tras dos días de asedio, la guarnición brasileña se retiró.

Ese mismo día, viendo que los ataques a Fort Fisher no estaban haciendo mella en su objetivo y ante los rumores de que se acercaban refuerzos confederados, Butler ordenó la retirada. Durante la operación, Butler no había transmitido a Porter ciertas órdenes recibidas, y eso le sirvió a Grant como excusa para relevarlo del mando.

El presidente boliviano José María Achá fue derrocado por el general Mariano Melgarejo, que dio un golpe de Estado y asumió el poder el 28 de diciembre.

Alexandru Ioan Cuza estaba emprendiendo drásticas reformas en Rumanía, que incluían el establecimiento del sufragio universal masculino, la promulgación de un código legal basado en el código napoleónico, la abolición de la servidumbre y de la vinculación de los campesinos a las tierras, etc. Ese año fundó además la Universidad de Bucarest.

Tokugawa Keiki, al frente de 10.000 hombres, infligió una decisiva derrota a los insurgentes de Mito, cuyos efectivos se redujeron a poco más de un millar de hombres.

El físico británico James Clerck Maxwell publicó un tratado titulado A Dynamical Theory of the Electromagnetic Field en el que presentaba un total de veinte ecuaciones matemáticas que describían completamente la relación entre las fuerzas eléctricas y las fuerzas magnéticas. Escritas en notación vectorial moderna, dichas ecuaciones se reducen a ocho, de las cuales sólo cuatro se conocern hoy en día como ecuaciones de Maxwell, pues todas las demás pueden deducirse de ellas. Tres de estas cuatro ecuaciones eran ya conocidas antes de Maxwell, y la cuarta era una ligera modificación de otra conocida como Ley de Ampère, si bien dicha modificación resultaba crucial para la consistencia global de la teoría. La consecuencia principal que Maxwell extrajo de su teoría fue que la luz era una onda electromagnética, es decir, una variación periódica de los campos eléctrico y magnético presentes en el espacio. El trabajo de Maxwell hizo que los físicos recuperaran definitivamente la teoría ondulatoria de la luz, es decir, la teoría propuesta por Huygens que supone que la luz es una onda (una vibración) y no un haz de partículas, que había sido la teoría imperante desde que Newton la secundara. Ahora bien, al adoptar la teoría ondulatoria se reabría un antiguo problema: puesto que la luz se transmite por el vacío, era necesario suponer que el vacío estaba "lleno" de una sustancia, lo suficientemente "etérea" como para no frenar a los objetos en movimiento (como los planetas que giran alrededor del Sol), pero capaz de transmitir fuerzas eléctricas y magnéticas. Dicha sustancia recibió el nombre de éter

La guerra de Secesión III
Índice La guerra de secesión V