HISTORIA











ANTERIOR


LA GUERRA DE SECESIÓN III

SIGUIENTE

El 1 de enero de 1863 dos "algodonados" confederados acudieron a Galveston (Texas) con la misión de destruir o ahuyentar los seis barcos federales que custodiaban el puerto, mientras John B. Magruder atacaba por tierra la ciudad, ocupada por los federales a finales del año anterior. Uno de ellos no tardó en hundirse, pero el segundo logró capturar un barco federal, mientras otro encallaba en un banco de arena. Los federales que ocupaban Galveston creyeron que su flota se rendía, por lo que, incapaces de resistir sin apoyo, se rindieron, pero lo cierto era que la flota federal no se había rendido. No obstante, cuando los confederados reocuparon la ciudad, los barcos federales se alejaron y el bloqueo al puerto de Galveston fue roto durante cuatro días.

El enfrentamiento entre Rosecrans y Bragg en Tennessee había pasado por un momento de calma porque ambos ejércitos celebraron el año nuevo, pero el 2 de enero Rosecrans dio la vuelta al indeciso resultado inicial y el 3 de enero, después de fracasar en un intento de que Rosecrans no recibiera refuerzos, Bragg se vio obligado a retirarse. Rosecrans había obtenido la victoria, pero a un coste muy alto: 13.000 bajas frente a 12.000 de Bragg. Teniendo en cuenta que en total se enfrentaron unos 76.000 hombres, en términos relativos fue la batalla más sangrienta de la guerra civil. El 5 de enero Rosecrans ocupó Murfreesboro, pero no intentó perseguir a Bragg. Por el contrario, dedicó varios meses a reconstruir su diezmado ejército y fortificar Murfreesboro.

Mientras tanto Sherman enviaba a Halleck un informe sobre el resultado de su ataque a Vicksburg, en el que, imitando a Julio César, decía: "Llegué a Vicksburg en el momento previsto, desembarqué, ataqué y fracasé". Para entonces había llegado el general McClernand, quien, pese a haber asegurado a Lincoln y a Halleck que colaboraría con Grant en la campaña contra Vicksburg, cambió de planes sin informar a nadie y ordenó a Sherman que se le uniera con los hombres a su mando para formar así un Ejército del Mississippi que decidió emplear en un ataque contra una fortificación confederada en Arkansas. El motivo era simplemente que McClernand tenía ambiciones políticas, y su objetivo primordial era obtener prestigio militar rápidamente y, mientras Vicksburg era un objetivo muy complicado, Arkansas prometía una victoria fácil.

El 8 de enero un ejército confederado de casi 2.000 hombres bajo el mando de John S. Marmaduke atacó el principal almacén de suministros federal en el sur de Misuri, en la frontera con Arkansas, situado en la ciudad de Springfield. A cargo del almacén estaba el general de brigada Egbert Benson Brown, quien, al recibir noticias de la llegada de los confederados (que por el camino habían destruido dos fuertes federales), se acobardó, pero sus subordinados lo instaron a defender el almacén y tuvo tiempo de hacer los preparativos oportunos. Tras una jornada de duro combate, los federales lograron repeler varias oleadas de ataques confederados, quienes al caer la noche se retiraron. El 9 de enero Marmaduke expulsó una pequeña guarnición federal de la ciudad de Hartville, pero el 10 de enero llegaron refuerzos federales y se inició un nuevo combate que se prolongó hasta el día siguiente con resultado indeciso.

Ese día se inauguró el Ferrocarril metropolitano de Londres, con seis kilómetros de vías que unían el centro de la ciudad con la periferia a través de túneles subterráneos. Unos meses más tarde se inauguraba una línea similar en Nueva York.

El día anterior McClernand había iniciado el ataque con sus 33.000 hombres (apoyados por varios barcos en el Mississippi) a los apenas 5.500 soldados confederados que defendían Fort Hindman, en Arkansas. Sin gran esfuerzo terminó capturando a todos los que no murieron (unos 4.800).

El 11 de enero el Hatteras, un barco de guerra federal que participaba en el bloqueo del puerto de Galveston divisó un barco no identificado que se acercaba, se aproximó a él y pidió que se identificara. Entonces el barco izó la bandera confederada y sus marineros gritaron: ¡Somos el CSS Alabama! Inmediatamente se inició el fuego de artillería que cogió por sorpresa a los federales. Al cabo de media hora el Hatteras se hundía y el capitán ordenó abandonar el barco. El Alabama lanzó botes salvavidas para que los marineros pudieran salir del agua como prisioneros. Otros barcos federales acudieron y trataron de perseguir al Alabama, pero sin éxito.

El jefe apache Mangas Coloradas se presentó bajo bandera blanca en Fort McLane para negociar la paz. Allí, el general de brigada Joseph Rodman West lo hizo arrestar y sugirió a sus centinelas que prefería no verlo vivo al día siguiente. El 18 de enero los soldados lo apedrearon, lo torturaron y le dispararon "mientras intentaba escapar". Los apaches siguieron en rebeldía bajo la dirección de Cochise.

Ese mismo día murió el walí Saíd de Egipto, que fue sucedido por su sobrino Ismaíl, hijo de Ibrahím.

El 19 de enero Johann Strauss presentó su vals Leitartikel (Artículo de primera plana) en un baile organizado por una asociación de artistas y periodistas vieneses llamada Concordia.

Offenbach estrenó ese año sus operetas Il signor Fagotto y Lischen et Fritzchen.

Tras su desastrosa derrota en Fredericksburg, Burnside había elaborado un nuevo plan de ataque para limpiar su honor, pero Lincoln lo consideró demasiado arriesgado y no lo autorizó. En su lugar, el 20 de enero Burnside puso en marcha su ejército con el propósito de cruzar el Rappahannock lejos de las defensas levantadas por Lee. Sin embargo, por la noche empezó a llover copiosamente y la marcha por el barro resultó penosa para los soldados. Muchos cañones y carretas con suministros quedaron bloqueados por el barro. El retraso que esto ocasionó dio tiempo a Lee para situar convenientemente su ejército al otro lado del río. Dio órdenes de no obstaculizar todo intento de cruzarlo, pues sabía que si Burnside pasaba al otro lado sería una presa fácil. Finalmente, Burnside comprendió que no tenía posibilidades y desistió de cruzar el río. En su lugar, ordenó la retirada hacia Washington.

El 22 de enero se inció una serie de alzamientos en la parte de Polonia bajo soberanía rusa. Uno de los detonantes (además del nacionalismo polaco latente) fue una nueva ley de reclutamiento promulgada el año anterior. Los insurgentes atacaron con éxito a pequeñas guarniciones locales del ejército ruso, que fueron tomadas por sorpresa. Numerosas armerías fueron saqueadas y varios soldados fueron ejecutados.

El 26 de enero Lincoln destituyó a Burnside y puso a Joseph Hooker al frente del ejército del Potomac, el cual se dispuso a ponerlo de nuevo en condiciones de combatir.

El 1 de febrero el alzamiento polaco se extendió a Lituania, donde se formó un gobierno revolucionario. El 2 de febrero se produjo en Čysta Būda el primer enfrentamiento entre revolucionarios (principalmente campesinos) y un ejército ruso, que masacró a los primeros. Bakunin puso grandes esperanzas en la revuelta polaca, confiando en que podría ser una chispa que desencadenara una revuelta en Rusia contra el absolutismo zarista. Rápidamente se dirigió a Estocolmo y allí se unió a una expedición de británicos que pretendía desembarcar en Finlandia y promover una revuelta al estilo de Garibaldi. Sin embargo la expedición fracasó y nunca llegó a pisar suelo ruso. Bakunin regresó a Estocolmo. Al cabo de un tiempo, tras un viaje por Gran Bretaña e Italia, regresó a París.

Terminada la guerra civil, el granadino Tomás Cipriano de Mosquera convocó una Asamblea Nacional en Rionegro que se reunió por primera vez el 4 de febrero. Estaba integrada únicamente por liberales, y aun así había disputas entre moderados y radicales.

Los rebeldes polacos esperaban obtener ayuda exterior, especialmente de Francia y de Prusia, pero el 8 de febrero Bismark firmó con el general ruso Gustav von Alvensleben la conocida como Convención Lavensleben, por la que acordaron medidas comunes para acabar con la insurgencia (en el supuesto de que se extendiera a la parte prusiana de Polonia) y se autorizaron mutuamente a que los ejércitos de ambos países cruzaran la frontera si así lo requería la persecución de de revolucionarios. Gran Bretaña y Francia intervinieron diplomáticamente en favor de los polacos, pero no hicieron nada en la práctica. Napoleón III hizo muchas promesas, que contribuyeron a aumentar el número de adeptos a la rebelión. Numerosos cargos públicos, incluyendo al arzobispo de Varsovia, dimitieron de sus puestos ante el gobierno ruso y se pusieron a disposición del gobierno revolucionario. El Papa Pío IX fue especialmente entusiasta promoviendo la revolución de los católicos polacos frente a los rusos ortodoxos.

El 17 de febrero Henri Dunant se reunió con el jurista Gustave Moyner, el general del ejército suizo Henri Dufour y los médicos Louis Appia y Théodore Maunoir para discutir sobre la posibilidad de crear una organización neutral de asistencia a los heridos en las guerras.

El 21 de febrero un ejército francés tomó la ciudad de Jonuta, en México, tras derrotar a un batallón de voluntarios.

En El Salvador gobernaba el liberal Gerardo Barrios, y muchos conservadores habían emigrado a Guatemala, donde convencieron a Rafael Carrera para que interviniera en el país vecino, en parte por los intentos de Barrios de restablecer la unidad centroamericana. A finales del año anterior se habían roto las relaciones diplomáticas entre ambos países y finalmente Carrera invadió El Salvador. El 22 de febrero se encontraron ambos ejércitos en un combate que duró varios días y en el que los salvadoreños salieron victoriosos.

Poco después de que los Estados Confederados convirtieran en el Territorio de Arizona la mitad meridional del territorio de Nuevo México, el Congreso estadounidense había aprobado una división alternativa, según la cual pasaba a conocerse como territorio de Arizona la mitad occidental del territorio de Nuevo México. De este modo, la Federación reconocía un territorio de Arizona pero, al mismo tiempo, no reconocía al territorio de Arizona confederado. El 24 de febrero Lincoln firmó la ley de constitución del nuevo territorio. Aunque originalmente se había designado a Tucson como capital, finalmente se fijó en Prescott, pues Tucson se hallaba en la zona sur, en la parte del territorio bajo dominio confederado.

En España, el gobierno de O'Donnell había sido el más estable desde hacía muchos años, pues en los últimos cinco años no había habido más de una docena de ministros. Sin embargo, la Unión Liberal que lo respaldaba estaba en crisis, y muchas personalidades habían abandonado sus filas. Este debilitamiento permitió al partido moderado forzar la dimisión de O'Donnell, que se produjo el 2 de marzo. En medio de las polémicas que surgieron de cara a su sucesión, la reina Isabel II confió el cargo al candidato con menos apoyos, Manuel Pando Fernández de Pineda, el conde de Miraflores.

El 3 de marzo tres acorazados federales atacaron Fort McAllister, en Georgia, para probar el alcance de su artillería. Éste demostró no ser suficiente para dañar el fuerte y tuvieron que retirarse.

El 4 de marzo se creó el territorio de Idaho al norte de los Estados Unidos, a partir de tierras que hasta entonces pertenecían a los territorios de Washington y Dakota.

El 10 de marzo se celebró la boda entre el príncipe Eduardo de Gales, el heredero de la reina Victoria I de Gran Bretaña, y la princesa Alejandra, hija del príncipe Cristián de Dinamarca, designado como heredero del rey Federico VII.

Desde principios de febrero, el general Grant había puesto en marcha un nuevo plan para apoderarse de Vicksburg, que suponía desplazarse por el Mississippi corriente arriba para después descender sobre la ciudad por el río Tallahatchie, que a su vez desemboca en el río Yazoo, el cual desemboca a su vez en el Mississippi cerca de Vicksburg. Para ello, un ejército federal apoyado por una flota que recorrería el río, debía internarse en territorio confederado. Grant encargó la misión al lugarteniente Watson Smith (que estaría al mando de la flota) y al general Leonard Fulton Ross (al frente de la infanteria). Dispuesto a frenar este intento estaba el general John Clifford Pemberton, que construyó fortificaciones para cerrarles el paso. El 11 de marzo la flota federal fue atacada por la artillería confederada, en lo que fue el primero de varios encuentros que fueron mermando su capacidad y ralentizando su ya de por sí lento y cauteloso avance. Para liberar a la expedición del acoso al que estaba siendo sometida, Grant decidió iniciar una maniobra paralela que mantuviera ocupado a parte del ejército de Pemberton. El 14 de marzo envió a Sherman y al contralmirante David Dixon Porter contra Steele's Bayou, lo que, según lo previsto, obligó a Pemberton a enviar tropas en cuanto tuvo noticia del ataque.

El 16 de marzo la expedición de Smith y Ross sufrió un nuevo ataque. Smith tuvo que ser reemplazado por razones de salud, y el lugarteniente James P. Foster ocupó su lugar.

Mientras tanto el ejército francés ponía bajo asedio la ciudad mexicana de Puebla, que se había resistido el año anterior.

El 20 de marzo llegó a Steele's Bayou un primer contingente confederado bajo el mando del lugarteniente Samuel Wragg Ferguson. Ese día se produjo un primer enfrentamiento contra los marines de Porter, que se reanudó al día siguiente, lo que llevó a Porter a dar media vuelta y solicitar la ayuda de Sherman para cubrir su retirada.

El 24 de marzo el primer ministro italiano, Luigi Carlo Farini tuvo que dejar el cargo por razones de salud, y fue sustituido por Marco Minghetti, hasta entonces ministro de finanzas.

El 27 de marzo, con la ayuda de Sherman, la expedición enviada contra Steele's Bayou estaba de regreso.

El 30 de marzo una Asamblea Nacional reunida en Atenas terminó consensuando un nuevo rey para Grecia: el príncipe Guillermo de Dinamarca, el segundo hijo del príncipe Cristián de Dinamarca. Su nombre completo era Cristián Guillermo Fernando Adolfo Jorge, tenía diecisiete años y eligió el nombre de Jorge I como rey de Grecia. Durante su coronación en Copenhague se anunció que el gobierno británico cedería a Grecia las islas Jónicas en honor al nuevo monarca.

En abril salió a la venta en Francia el primer número de Le Magasin d'éducation et de récréation, publicado por el escritor y editor Pierre-Jules Hetzel, que pronto se convirtió en la revista más esperada por los niños franceses, especialmente gracias al que se convirtió en su colaborador estrella, un escritor de 35 años, prácticamente desconocido hasta entonces, pues sólo había publicado unas piezas teatrales de escasa difusión. Se llamaba Jules Gabriel Verne, y en la nueva revista empezó a publicar por capítulos una colección de relatos con el título común de Viajes extraordinarios. El primero de ellos llevó por título Cinco semanas en globo, y describía con minucioso detalle un viaje por el interior de África. Cada novela se publicaba por entregas y a final de año se editaba en forma de libro, para que los niños pudieran recibirlo como regalo de navidad.

Mientras tanto, en el interior de África, Samuel Baker encontró finalmente a Speke, quien regresó a Gran Bretaña para relatar triunfalmente cómo había confirmado su teoría de que el Nilo nace en el lago Victoria. Antes le dio información a Baker sobre la posible existencia de un gran lago desconocido hasta entonces al noroeste del Victoria. Baker se dispuso a confirmar este hecho. Por esas fechas regresaba a Francia un joven explorador que había partido con 19 años a explorar el norte del Sahara, y ahora volvía con 22. Se llamaba Henry Duveyrier y recibió la medalla de oro de la Sociedad Geográfica de París.

En la República Sudafricana se celebraron nuevas elecciones, que volvieron a proclamar presidente al presidente provisional, van Rensburg, el cual insistió en que no quería ser presidente y convocó nuevas elecciones.

El presidente peruano Miguel de San Román había enfermado a primeros de año y su enfermedad se agravó hasta que murió el 3 de abril. Fue sucedido por el vicepresidente segundo, Pedro Diez Canseco, pues el vicepresidente primero estaba de viaje por Europa.

El 6 de abril el uruguayo Venancio Flores invadió su país desde Argentina dispuesto a derrocar el gobierno "blanco" de Bernardo Berro.

El 7 de abril una flota federal que incluía dos acorazados atacó Charleston (Carolina del Sur), para lo cual tuvo que enfrentarse a otros dos acorazados confederados y a la guarnición que defendía el puerto, bajo el mando de P.G.T. Beauregard. Sin embargo, el ataque fue un fracaso y uno de los barcos resultó hundido.

El 12 de abril, cuando aún estaba lejos de alcanzar su objetivo, la flota enviada por Grant al río Yazoo, tras haber sufrido graves daños, no tuvo mejor opción que retirarse. Mientras tanto el general Banks iniciaba su campaña desde Nueva Orleans contra Luisiana. Ese día atacaba Fort Bisland, el principal fuerte confederado que podría haber impedido su avance. El ejército confederado, bajo el mando del general Richard Taylor, no pudo evitar la caída del fuerte, que fue abandonado durante la noche, tras una larga jornada de combates.

El 14 de abril Taylor se enfrentó nuevamente a Banks en la batalla de Irish Bend, donde sufrió otra derrota y tuvo que retirarse mientras Banks se adentraba en Luisiana.

El 17 de abril Taylor se retiró por tercera vez tras un nuevo enfrentamiento con el ejército de Banks en la batalla de Vermillion Bayou. Ese mismo día una brigada de caballería federal formada por unos 1.700 jinetes bajo el mando del coronel Benjamin Grierson inició una incursión en territorio confederado desde el sur de Tennessee atravesando el estado de Mississippi. A su paso inutilizaba vías ferroviarias, liberaba esclavos, incendiaba almacenes, hundía puentes, etc.

El 18 de abril el general confederado John S. Marmaduke penetró en Misuri desde Arkansas al frente de unos 5.000 hombres. Su objetivo principal era capturar suministros, pues varios cientos de sus soldados ni siquiera tenían armas (pero Marmaduke no quería dejarlos atrás por si desertaban). Concretamente, Marmaduke planeaba apoderarse de una guarnición federal situada en Bloomfield, bajo el mando del general de brigada John McNeil. Para ello envió a la mitad de sus hombres bajo el mando del coronel George W. Carter mientras él marchaba con la otra mitad a cortar el camino por el que probablemente se retiraría McNeil si decidía huir antes de que llegara Carter.

El líder babista Baháulláh seguía en Bagdad y en los últimos años había escrito los típicos libros sagrados: El libro de la certeza, Las palabras ocultas, las Gemas de los misterios divinos, con los que se había ganado una reputación de profeta entre los babistas. El gobierno y el clero persa veían con inquietud ese renacimiento del babismo fuera de sus fronteras, pues temían que en cualquier momento su país volvería a estar infestado de babistas y se verían obligados a exterminarlos de nuevo. Por ello pidió al Imperio Otomano la extradición de Baháulláh. La petición no fue aceptada, pero Baháulláh recibió una orden de trasladarse a Constantinopla. El 21 de abril salió de la ciudad acompañado de numerosos seguidores. Por el camino confirmó por primera vez a sus allegados que era Aquel a quien Dios pondrá de manifiesto, es decir, el profeta prometido por el Bab.

El lituano Zygmunt Sierakowski había organizado un ejército de unos 2.500 rebeldes, que el 21 de abril logró derrotar a un ejército ruso en Raguva.

Venezuela llevaba ya cuatro años de guerra civil. El año anterior el federalista Juan Crisóstomo Falcón había logrado varias victorias y las filas conservadoras contaban cada vez más deserciones. A primeros de més los federalistas habían puesto sitio a Coro, y finalmente José Antonio Páez aceptó la rendición. El 23 de abril se firmó el tratado de Coche, por el que se puso fin a la guerra y se acordó la constitución de una Asamblea Nacional.

Ese mismo día Carter llegó a Bloomfield, pero se encontró con que McNeil había abandonado la guarnición dejándola en ruinas dos días antes. Informado de la situación de Marmaduke, no huyó por donde éste había previsto, sino que se dirigió a la ciudad de Cape Girardeau, protegida por cuatro fuertes cuya construcción había ordenado Grant tiempo atrás. Contraviniendo sus órdenes, Carter persiguió a McNeil, y Marmaduke no tuvo más opción que dirigirse también a Cape Girardeau para reforzar a Carter.

El 26 de abril Carter y Marmaduke llegaron a Cape Girardeau. El día anterior McNeil había ordenado evacuar mujeres y niños de la ciudad y había hecho llegar varios barcos de guerra por el Mississippi. Se libró un combate de cinco horas tras las cuales Marmaduke ordenó la retirada. Los federales salieron en su persecución, pero no lo alcanzaron hasta después de haber cruzado de nuevo la frontera con Arkansas, donde fueron rechazados de nuevo a Misuri.

Para entonces, el general Hooker ya había elaborado y empezado a poner en práctica un nuevo plan contra Lee. Contaba con más de 130.000 hombres, mientras que Lee sólo tenía algo más de 60.000, y parte de ellos repartidos por Virginia. El plan de Hooker era atacar Fredericksburg (donde estaba Lee) con las dos quintas partes de su ejército, mientras el resto daba un gran rodeo para llegar a la retaguardia de Lee sin ser visto. El grueso de esta parte atacaría a Lee, mientras una brigada de caballería iniciaría una incursión para cortar los suministros de Lee. En palabras de Hooker: "Mis planes son perfectos, que Dios tenga piedad de Lee, porque yo no la tendré". El 29 de abril la primera parte del ejército del Potomac cruzó el Rappahannock y llegó a Chancellorsville, una aldea cerca de Fredericksburg, y Lee mordió el anzuelo y se dispuso a combatir allí mismo, sin conocer la maniobra envolvente que amenazaba su retaguardia.

Mientras tanto Grant lanzaba dos ataques sobre posiciones confederadas cercanas a Vicksburg, una en Grand Gulf y otra en Snyder's Bluff, ambas con el apoyo de barcos de guerra desde el Mississippi. La primera fue rechazada por los confederados, pero el 30 de abril los hombres de Grant lograron su propósito principal: cruzar el Mississippi (un poco más al sur de lo previsto, a causa de la derrota en Grand Gulf) y desde allí adentrarse arriesgadamente por territorio confederado hacia Port Gibson. La segunda tenía el único propósito de evitar que la guarnición confederada de Snyder's Bluff se uniera a la de Grand Gulf. Los soldados resistieron durante dos días y después, cuando ya se había producido el cruce del Mississippi en Grand Gulf, se retiraron. Pemberton no había previsto la posibilidad de que Grant cruzara el Mississippi al sur de Vicksburg, pues eso suponía quedarse sin líneas de comunicaciones, y mucho menos pensó que se adentraría en territorio confederado. Pero el 1 de mayo Grant, con 23.000 hombres, tomó Port Gibson, escasamente defendido por unos 8.000 confederados, y con ello se aseguró el dominio del Mississippi al sur de Vicksburg. Mientras esperaba refuerzos desde Nueva Orleans, se dedicó a destrozar los ferrocarriles y otras líneas de comunicación en la zona.

Una vez su ejército se había desplegado según lo previsto, Hooker atacó a Lee en Chancellorsville y su primer ataque tuvo éxito, pero en el último momento se echó atrás y ordenó a sus tropas que se replegaran en la ciudad. Para entonces Lee ya se había dado cuenta de que tenía cortada la retirada y su situación era comprometida, pero el repliegue de Hooker le hizo entender que una vez más se hallaba ante un general cobarde. Por ello hizo algo contrario a todos los principios de la estrategia: dividió su ejército en dos para tratar de rodear a un ejército mayor. Si Hooker hubiera respondido de acuerdo a los principios de la estrategia el ejército de Lee habría sido destruido, pero Hooker permaneció pasivo y el 2 de mayo tuvo que resistir a Lee y a Stonewall Jackson por dos frentes opuestos. Esa noche Stonewall Jackson fue alcanzado por un disparo de un soldado confederado que lo confundió con un enemigo. Le tuvieron que amputar el brazo, y así la confederación perdió a uno de sus mejores hombres.

Mientras tanto la expedición de caballería de Grierson había llegado a Baton Rouge, en Luisiana (que permanecía en poder de la Unión). Su actuación fue de inestimable ayuda para la incursión que Grant estaba llevando a cabo en dicho Estado.

Sierakowski derrotó a los rusos nuevamente en Birzai.

Lee había tomado la iniciativa contra Hooker:  3 de mayo los federales fueron derrotados en Fredericksburg y el 4 de mayo en Salem Church.

El 5 de mayo los mexicanos asediados en Puebla hicieron una salida con unos mil jinetes que pillaron por sorpresa al ejército francés. Se entabló una batalla que al principio los franceses dieron por perdida, pero finalmente los mexicanos fueron rechazados, gracias en gran parte a la acción del sexto escuadrón del primer regimiento de cazadores de África, comandado por Oswald Bénigne de Montalby, que posteriormente sería condecorado con la Legión de Honor por su acción.

El 6 de mayo, tras cinco días de lucha contra Lee, Hooker ordenó la retirada, con unas pérdidas de unos 17.000 hombres. Las pérdidas de Lee fueron menores (unos 13.000 hombres) aunque proporcionalmente eran mucho mayores, ya que la Confederación no estaba en condiciones de suplir muchas bajas.

El 8 de mayo terminó el mandato del presidente costarricense José María Montealegre, que fue sucedido por Jesús Jiménez Zamora. También había terminado el mandato del general nicaragüense Tomás Martínez, y la constitución prohibía la reelección, pero como era bien sabido que las constituciones al sur del río Bravo se redactaban para poder violadas, Martínez permaneció en el poder, lo que provocó la sublevación del liberal Máximo Jerez Tellería y la del conservador Fernando Chamorro. Ambas fueron sofocadas.

En la hasta entonces Confederación Granadina, la Asamblea Nacional aprobó una nueva constitución federal según la cual el país pasaba a llamarse Estados Unidos de Colombia, con capital en Panamá. Su primer presidente fue, por supuesto, Mosquera.

El ejército de Sierakowski fue derrotado por los rusos en Gudiskis.

El rey Radama II de Madagascar era un modelo de liberalidad en comparación con lo que había sido el despótico gobierno de su madre, la reina Ranavalona I. Sin embargo, su palabra era ley en el país y había sectores disconformes, sobre todo debido a las concesiones arbitrarias que el monarca estaba haciendo al francés Joseph-François Lambert, amigo personal del rey desde antes de que ascendiera al trono, al que le dio derechos exclusivos sobre la realización de obras públicas, acuñación de moneda, etc. En general, se había creado una hostilidad entre los amigos personales del rey y la oposición encabezada por el primer ministro Rainivoninahitriniony. Las tensiones aumentaron cuando el rey anunció su intención de legalizar los duelos. La oposición temía que eso llevara al país a la anarquía. Rainivoninahitriniony impidió que el decreto fuera anunciado en el mercado. Esa misma tarde el hermano del primer ministro, Rainilaiarivony, que era un jefe militar, llevó varios miles de soldados a la capital y rodeó a varios consejeros del rey y miembros de su familia en el palacio real.

El 10 de mayo Stonewall Jackson murió víctima de los médicos que lo atendieron. Sobre su féretro se usó por primera vez un nuevo diseño de bandera confederada, conocida como "El emblema impoluto", que había entrado en vigor desde primero de mes y consistía en un rectángulo blanco que tenía en la parte superior izquierda un cuadrado con la bandera de guerra. Si la bandera anterior tendía a confundirse con la de la Unión, ésta tendía a confundirse con una bandera blanca de rendición.

En Antananarivo, la capital de Madagascar, el primer ministro exigió al rey Radama I que entregara a los consejeros asilados en su palacio, con clara intención de ejecutarlos. El rey se negó hasta que Rainivoninahitriniony le aseguró que respetaría sus vidas. Sin embargo, el 11 de mayo fueron ejecutados. El 12 de mayo un grupo de soldados irrumpió en el palacio real y estranguló al monarca. Los nobles le dijeron a su esposa que tendría su apoyo como reina si aceptaba por escrito ciertas concesiones, que esencialmente venían a decir que toda ley debería contar con la aprobación del rey, de los nobles y de las personalidades del país. La viuda aceptó y se convirtió así en la reina Rasoherina de Madagascar. Naturalmente, el primer ministro fue quien tuvo el realmente poder en lo sucesivo. La apertura del reino a los europeos se mantuvo, pero Lambert perdió sus privilegios.

Un destacamento del ejército de Grant internado en Mississippi derrotó en Raymond a un ejército confederado mucho menor, lo cual permitió a Grant controlar la línea ferroviaria que abastecía a Vicksburg. Habiendo recibido noticias de que el general Joseph E. Johnston se había desplazado a Jackson, la capital de Mississippi, para llevar refuerzos a Pemberton, Grant decidió cambiar sus planes, según los cuales pensaba dirigirse hacia Vicksburg para asediarla, y se dirigió a Jackson para enfrentarse separadamente a las tropas confederadas. Johnston, que apenas contaba con 6.000 hombres en Jackson, las usó el 14 de mayo para frenar el avance de Grant mientras evacuaba la ciudad. Fue una decisión prematura, pues si hubiera esperado un día habría podido contar con otros 11.000 hombres, y 4.000 más al día siguiente. Grant entró en Jackson y ordenó destruir todo cuanto pudiera ser útil al ejército confederado. Luego abandonó la ciudad y camino de Vicksburg, dejando a los confederados reocupar lo que quedaba de Jackson. La caída de la capital del Estado desmoralizó a los confederados.

Ahora Grant tenía que enfrentarse a Pemberton. El encuentro se produjo el 16 de mayo en Champion Hill, con 32.000 hombres bajo el mando de Grant y 22.000 confederados. Grant obtuvo una nueva victoria, aunque se lamentó de la falta de iniciativa de su colega, McClernand, cuyo ejército apenas sufrió bajas, pero permitió escapar a una buena parte del ejército de Pemberton.

El 17 de mayo la ciudad de Puebla, tras dos meses de resistencia, se rindió al ejército francés, que continuó entonces su avance hacia la Ciudad de México.

Ese día McClernand rechazó en Big Black River Bridge al último ejército confederado que trató de impedir el avance federal hacia Vicksburg por el este. El 18 de mayo Pemberton estaba asediado en Vicksburg.

En Argentina, los unitarios controlaban la nación, y estaban "depurándola" de antiguos federales. Se produjeron algunos asesinatos que llevaron a Ángel Vicente Peñaloza a alzarse en armas en La Rioja. El 20 de mayo sus hombres derrotaron a un ejército gubernamental en Lomas Blancas. Teóricamente, Peñaloza se rebeló en nombre de Urquiza, pero éste se mantuvo en su provincia de Entre Ríos sin hacer nada. Incluso condenó públicamente la rebelión.

Ese día España reconoció la independencia de Guatemala.

Algunos de los milleritas que habían esperado en vano la segunda llegada de Jesucristo no habían disgustado por el divino plantón que habían sufrido hacía ya veinte años, sino que se habían dedicado a encontrar teorías varias que explicaban lo no sucedido. Paulatinamente habían ido organizándose, y el 21 de mayo se constituyeron en una Iglesia oficial que recibió el nombre de Iglesia Adventista del Séptimo Día, en alusión a su insistencia en la importancia de respetar el sabat, es decir, el sábado como día de descanso. En efecto, Jesucristo podía regresar al mundo en cualquier momento, y tomaría el respeto al sabat como criterio para distinguir a los buenos cristianos del resto. Tras la segunda venida de Jesucristo se implantará un reino milenario de los santos del Cielo.

El 21 de mayo un destacamento del ejército de Banks derrotó a un contingente confederado en Plains Store, lo que le abrió las puertas para asediar Port Hudson, en Luisiana. El asedio comenzó el 22 de mayo. Banks contaba con unos 35.000 hombres, frente a los 7.500 que defendían la plaza.

Ese día el rey Guillermo I de Prusia recibió una carta en la que el parlamento se quejaba duramente de su primer ministro, Otto von Bismark. Muchos parlamentarios simpatizaban con la causa polaca y habían criticado la política de Bismark al respecto. En un momento en que el presidente del parlamento interrumpió a Bismark éste le replicó que sólo respondía ante el rey y que "no estaba sujeto a la autoridad disciplinaria del presidente del Parlamento". La respuesta del rey a la queja fue la disolución del parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones.

El 23 de mayo Ferdinand Lasalle fundó la Asociación General de Trabajadores de Alemania, la primera organización obrera alemana, que no contó con el apoyo de los marxistas.

El 31 de mayo, ante la inminente llegada de los franceses, Benito Juárez abandonó la capital mexicana para instalarse en San Luis de Potosí.

La incursión de Venancio flores en Uruguay no había encontrado resistencia hasta que el 2 de junio chocó por primera vez con el ejército gubernamental en la batalla de Coquimbo, de la que salió victorioso.

Tres barcos conducidos por el coronel James Montgomery se adentraron en el río Combahee, en Carolina del Sur, guiados por Harriet Tubman. Aprovecharon que no solía haber soldados confederados cerca de los ríos, pues eran un foco de enfermedades, y así pudieron realizar una batida en la que tomaron partidas de arroz, algodón, patatas, maíz y otros alimentos, incendiaron plantaciones y almacenes y liberaron a una gran cantidad de esclavos que acudieron a la orilla del río en cuanto les llegó la noticia de la presencia de federales. Eran tantos que, cuando los barcos estuvieron ya repletos, los remeros tuvieron que golpear en las manos a los que aún intentaban subir. Pudieron hacer varios viajes y en total se rescató a más de 750 esclavos, muchos de los cuales se alistaron en el ejército federal, en gran parte persuadidos por Tubman. En los años siguientes Tubman siguió ejerciendo de guía para las incursiones federales en territorio confederado.

El 3 de junio Lee se consideró en condiciones de empezar a mover su ejército desde Fredericksburg. Tratando de pasar inadvertido, se desplazó hacia el norte.

Tras un breve asedio, el 7 de junio el uruguayo Venancio Fores entró en la ciudad de Florida.

El ejército de Grant frustró dos intentos confederados de cortar su línea de suministros, uno en Milliken's Bend y otro en Young's Point. En realidad estaba previsto un tercer ataque simultáneo que se retrasó al 9 de junio, pero también fue rechazado en la batalla de Lake Providence.

Ese mismo día, después de que los federales hubieran descubierto que Lee se estaba moviendo, el general Alfred Pleasonton atacó por sorpresa al frente de 11.000 jinetes a la caballería de J.E.B. Stuart en la batalla de Brandy Station. El resultado no fue concluyente, pero la caballería federal de Pleasonton demostró estar a la altura de la de Stuart, mientras que hasta ese momento la caballería confederada siempre había sido superior.

En Afganistán murió el emir Dost Mohammad Khan. Había nombrado sucesor a su segundo hijo Sher Alí Khan, decisión con la que no estuvo de acuerdo su hermano mayor, Mohammad Afzal Kkan, que inició una guerra civil, pero Sher Ali terminó haciéndose con el poder.

El 10 de junio Fréderic Forey entraba en la Ciudad de México.

Al mismo tiempo, Rafael Carrera, tras su fracaso en El Salvador, enviaba otro ejército a Honduras, cuyo presidente, José Francisco Montes, era aliado del salvadoreño Gerardo Barrios.

En la ciudad argentina de Córdoba se produjo un alzamiento de los federales.

El 13 de junio la vanguardia del ejército de Lee entró en combate con un contingente menor de soldados federales en Whinchester (Virginia). La batalla se prolongó durante dos días y el resultado fue favorable a los confederados, de modo que Lee tenía el paso libre para prolongar su marcha hacia el norte. Hooker pensó entonces en atacar Richmond aprovechando la ausencia de Lee, pero Lincoln le insistió en que debía perseguir a Lee, que claramente estaba a punto de penetrar nuevamente en Pennsylvania. El 14 de junio el ejército del Potomac empezó a moverse hacia el norte en persecución de Lee, que le llevaba una gran ventaja. Hooker envió a Pleasonton como vanguardia, mientras J.E.B. Stuart protegía la retaguardia de Lee, impidiendo a los federales conocer su posición exacta.

El 15 de junio fueron los hombres de Grant quienes cortaron una línea de suministros confederada en Richmond (Luisiana). Los federales controlaban ahora una buena parte del Estado, y habían liberado a una gran cantidad de esclavos, que ahora se ofrecían a trabajar las tierras para proporcionar suministros al ejército federal.

El ejército guatemalteco tomó Santa Rosa del Copán, en Honduras.

El 17 de junio un acorazado confederado, el Atlanta, acompañado de dos barcos de vapor (de madera), trató de romper el bloqueo federal en Georgia. Para ello se enfrentó a dos acorazados federales bajo el mando del capitán John Rodgers. Al cabo de unos pocos minutos el Atlanta había sufrido tales daños que su capitán decidió rendirse, y su barco se convirtió en el primer acorazado confederado capturado por la Unión. El capitán Rodgers, que fue el héroe del día, recibió una felicitación del Congreso y fue ascendido a comodoro.

La Asamblea Nacional Venezolana nombró presidente de la repúbica a Juan Crisóstomo Falcón. Unos días más tarde el ex presidente Páez marcharía de nuevo al exilio en Nueva York.

El embajador brasileño en Londres había protestado a primeros de año por la captura de los barcos brasileños que la armada británica había realizado en Río de Janeiro, y ahora era Brasil el que exigía una indemnización a Gran Bretaña. Como la situación era cada vez más complicada, ambas partes habían aceptado la mediación del rey Leopoldo I de Bélgica. Teniendo en cuenta que era tío de la reina Victoria I, el emperador Pedro II de Brasil dio por hecho que daría la razón a Gran Bretaña, así que había pagado la indemnización que exigían los británicos antes de que se presentara la resolución. Adujo que la discusión no era por el dinero, sino por el desprecio británico hacia la soberanía brasileña. Sin embargo, el 18 de junio Leopoldo II falló a favor de Brasil. Consecuentemente, Pedro II exigió a Gran Bretaña que devolviera el dinero pagado y que presentara excusas. El gobierno británico se negó a ello.

Ese mismo día un destacamento de la caballería de Pleasonton se enfrentó en Aldie a una sección de la caballería confederada. Aunque el combate fue inconclusivo, los confederados tuvieron que retirarse a Middleton, donde estaba el campamento de Stuart. Allí se produjo otro enfrentamiento el 19 de junio, igualmente inconclusivo, pero el caso es que Hooker seguía sin saber dónde estaba Lee.

Ese día el ejército guatemalteco volvió a penetrar en El Salvador.

Nuevamente se celebraron elecciones en la República Sudafricana y nuevamente salió vencedor van Rensburg, por 1.106 votos frente a 1.065 para Pretorius. Esta vez van Rensburg se resignó a aceptar el cargo, pero fueron los partidarios de Pretorius los que no aceptaron los resultados electorales y desencadenaron una guerra civil al apoyar a Schoeman contra van Rensburg, el cual contó con el apoyo de Paul Kruger. El 20 de junio Pretorius dimitió de su cargo de presidente del Estado Libre de Orange para tratar de mediar en el conflicto. Fue sucedido por Johannes Brand.

Ese mismo día, una vez aprobada su Constitución, el Estado de Virginia Occidental fue admitido en los Estados Unidos.

El 21 de junio Pleasonton se enfrentó nuevamente a Stuart en Upperville en un intento de abrirse paso y localizar a Lee.

En la Ciudad de México se reunió por primera vez una Asamblea de Notables compuesta por 35 personalidades elegidas por el general Forey (todas del partido conservador). Se inició entonces un largo debate encaminado a convertir a México en una monarquía regida por algún miembro de alguna casa real europea. Ahora era ya patente lo que hacía tiempo que estaba claro: Francia no había invadido México para cobrar una deuda, sino que había llegado a un acuerdo con los conservadores Mexicanos para colonizar el país, como estaba haciendo con Argelia o Cochinchina. Los conservadores veían en la intervención francesa una forma de poner fin a las continuas guerras civiles en que caía el país cada vez que un caudillo local decidía que no estaba de acuerdo con el gobierno.

Japón estaba asimilando a marchas forzadas la cultura y la tecnología occidental. Ese año adoptó el calendario gregoriano. Pero el shogunato había hecho muchas concesiones a las potencias extranjeras, política con la que una buena parte de la sociedad japonesa estaba en desacuerdo. Hacía siglos que el emperador japonés no intervenía en política, pero el emperador Komei se puso a la cabeza de los descontentos, y emitió un edicto por el que ordenaba expulsar a todos los extranjeros del país. En dicho edicto recordó un antiguo lema: sonno joi (adorad al emperador y expulsar a los bárbaros). El shogun Tokugawa Iemochi no tenía ninguna intención de ejecutar la orden imperial, pero los descontentos más radicales lo hicieron por su cuenta, rebelándose así contra el shogunato. Su primera acción se produjo el 25 de junio, cuando el Pembroke, un vapor comercial estadounidense que acababa de echar el ancla en el estrecho de Shimonoseki (que separa dos de las cuatro islas japonesas), fue atacado por dos barcos de guerra. (Eran barcos construidos en los Estados Unidos. Ya entonces era habitual que los antioccidentales desprecien todo lo occidental excepto las armas occidentales.) Los marineros japoneses gritaban incansablemente ¡sonno joi!, ¡sonno joi!, y el barco pudo escapar milagrosamente con daños leves en medio del fuego enemigo. En Shanghai envió un informe de lo sucedido al consulado estadounidense en Yokohama. Los barcos agresores pertenecían a un señor feudal llamado Mori Masamitsu.

Mientras tanto Hooker fue informado de que Lee había cruzado el Potomac para pasar a Maryland, entrando por segunda vez en territorio de la Unión. Inmediatamente hizo cruzar el río también a su ejército.

El 26 de junio un barco francés fue atacado por los japoneses cerca del lugar donde el día anterior había sido atacado el Pembroke. En esta ocasión un marinero resultó herido.

Hooker había tenido una discrepancia con Halleck (que seguía siendo la máxima autoridad militar) sobre una cuestión técnica y, ante la falta de acuerdo, escribió una carta arrogante a Washington en la que amenazaba con dimitir si sus consideraciones estratégicas no eran respaldadas. El 27 de junio Lincoln, sin pensárselo dos veces, le escribió una carta en la que le tomaba la palabra y le comunicaba su destitución. Mientras tanto Halleck ordenaba al general John Adams Dix que atacara Richmond con algunos efectivos aprovechando la ausencia de Lee. En realidad las órdenes eran algo ambiguas y sólo hablaban de "amenazar Richmond".

El 28 de junio el general George Meade, que se encontraba en Frederick (Maryland) recibió su nombramiento como sustituto de Hooker. No lo recibió con gran entusiasmo. De hecho, al principio creyó que la carta sería una comunicación de arresto por algo que hubiera hecho. Ese día Lee entró en Pennsylvania. Por primera vez un Estado libre tenía en su suelo un ejército confederado. Previendo esta posibilidad, Lincoln había pedido 100.000 voluntarios para repeler una posible invasión de Pennsylvania. En este Estado se presentaron 7.000 voluntarios y el gobernador pidió ayuda a las milicias de Nueva York y Nueva Jersey.

Lee había propuesto a Jefferson Davis su plan de entrar en Pennsylvania y éste lo había aceptado. Hasta entonces (salvo por la pasada incursión de Lee en Maryland) la guerra se había desarrollado íntegramente en territorio confederado y eran las ciudades de la Confederación las que habían sufrido los bombardeos, incendios y saqueos propios de las guerras, así como la destrucción de puentes, líneas ferroviarias y telegráficas, etc. Eso hacía la guerra más popular en el norte que en el sur. Si el norte pasaba a sufrir los inconvenientes directos de la guerra, tal vez los adversarios políticos de Lincoln, que no eran pocos, podrían imponerse y Washington se vería obligado a reconocer la independencia de la Confederación. Por otro lado, el ejército de Lee andaba escaso de suministros y provisiones, y era mejor arrancárselos a habitantes de la Unión que no a los de la Confederación.

No obstante, Lee estaba en territorio hostil y dio órdenes de molestar lo menos posible a la población civil. En principio trató de comprar lo que necesitaba con dinero confederado, pero como los lugareños eran reacios a aceptarlo, Lee obligó a varias ciudades a pagar un rescate en dólares a cambio de no ser destruidas. También capturó a unos cuarenta negros y los envió al sur como esclavos (algunos eran esclavos evadidos, pero la mayoría eran libres). Pero su mayor problema fue que, ante la insistencia de J.E.B. Stuart, Lee lo había autorizado a realizar una maniobra insensata que ya había realizado con éxito en otras dos ocasiones: rodear al ejército federal con su caballería para apoderarse de sus suministros y destrozar sus líneas de comunicaciones. Parece ser que Stuart estaba deseando hacer algo así para demostrar que su torpeza ante Pleasonton a primeros de mes había sido un mero descuido, y que seguía siendo el mejor oficial de caballería de la Confederación. Pero su larga ausencia dejó a Lee ciego, sin referencias fiables sobre los movimientos de los federales.

Ángel Vicente Peñaloza se había unido a los rebeldes de Córdoba, y contra él se dirigió un ejército de 3.000 hombres dirigido por Wenceslao Paunero. Peñaloza contaba con 2.000 hombres, y el 28 de junio fue derrotado en la batalla de Las Playas. Peñaloza logró escapar.

Después de haber derrotado pequeñas guarniciones confederadas cerca de Richmond y de haber hecho algunos prisioneros (entre ellos al hijo de Lee), el 29 de junio Dix convocó un consejo de guerra y sus suboficiales coincidieron en que, con los hombres disponibles, unos 32.000, no era prudente atacar la capital confederada, así que decidieron hacer algo de teatro, y tuvo su efecto, pues Lee recibió órdenes de devolver una parte de sus hombres, para proteger Richmond.

J.E.B. Stuart había dado ya gran parte de su rodeo a través del norte de Maryland y estaba de nuevo en Pennsylvania. El 30 de junio se tropezó con un contingente de la caballería federal en Hanover, donde mantuvo un enfrentamiento inconclusivo. Mientras tanto, un destacamento confederado se había dirigido a Gettysburg porque habían oído que había un almacén de zapatos y, de entre las numerosas carencias que arrastraban los hambrientos soldados de Lee, la falta de zapatos era una de las más molestas. Allí se tropezaron con una sección de la caballería de Meade y durante ese día evitaron el combate, pero en la mañana del 1 de julio, a pesar de las órdenes de Lee de no entablar combate mientras el ejército no estuviera concentrado, los confederados decidieron que unos zapatos nuevos merecían ahuyentar a unos cuantos federales. El caso fue que a lo largo del día empezaron a afluir unidades de ambos ejércitos y lo que fue una escaramuza inicial no planeada por nadie se acabó convirtiendo en la batalla de Gettysburg. Meade llegó a mediados de la tarde, cuando el combate llevaba ya varias horas en marcha.

Mientras tanto J.E.B. Stuart trataba de reunirse con Lee. Se había dirigido a Carlisle, donde esperaba encontrar al ejército confederado, pero se encontró con unos 3.000 milicianos de Pennsylvania y Nueva York que lo obligaron a retroceder. El 2 de julio llegó Lee a Gettysburg, sin una idea clara de cuáles eran las posiciones ocupadas por el enemigo. Poco después llegó Stuart y Lee pudo empezar a tomar conciencia de la situación. Observó que los federales ocupaban unas colinas que dominaban el campo de batalla. Dio órdenes de ocupar esas colinas si era posible, pero sus subordinados consideraron que no era posible. Pese a ello, el día acabó con una cierta ventaja para Lee. Meade convocó un consejo de guerra para decidir si se retiraba o si continuaban la lucha al día siguiente. Al final se optó por continuar.

El año anterior cuatro súbditos británicos habían sido atacados por unos samurái por no desmontar al paso de la comitiva de un señor feudal. Dos resultaron muertos, otro herido y una mujer que iba con ellos no fue atacada. La ley japonesa autorizaba a los shamurai a castigar a quienes no mostraran el debido respeto a los señores, pero los extranjeros gozaban de extraterrtorialidad. Ahora el gobierno británico exigía una indemnización que equivalía a la tercera parte de los ingresos anuales del gobierno japonés, además de las disculpas del gobierno de Satsuma, la provincia donde se produjo el incidente y, por supuesto, el enjuiciamiento de los agresores. Ese día, a bordo del barco francés Sémiramis, el gobierno japonés presentó sus disculpas y accedió a pagar la indemnización exigida, pero Satsuma se negó a presentar excusas y mucho menos a condenar a los samuráis.

El 3 de julio ambos bandos recibieron tropas de refuerzo y Lee proyectó una carga a la desesperada con el fin de romper las líneas enemigas y tomar sus posiciones ventajosas, pero fue un fracaso. De hecho, la caballería confederada protagonizó hasta tres batallas ese día, pero en los tres casos fue rechazada. Al final del día, su ejército había perdido 23.000 hombres de un total de 71.700, mientras que Meade había perdido otros tantos de un total de 94.000. Siguiendo su costumbre, Lee permaneció durante la noche en el campo de batalla, como para indicar que no había sido derrotado, pero al día siguiente inició su marcha de regreso a Virginia, con su ejército destrozado. Pese a todo, la moral de los confederados permanecía alta y el prestigio de Lee no había disminuido entre sus hombres. El 4 de julio Varios miles de soldados cuyas heridas desaconsejaban el viaje fueron dejados atrás con personal médico para atenderlos, otros formaron una caravana escoltada por un destacamento de caballería y Lee marchó con el grueso de su ejército por un camino más corto, pero más abrupto, pues cruzaba una montaña llamada South Mountain. En lugar de perseguir a Lee, Meade hizo que su ejército rodeara la montaña.

Ese día (irónicamente para los confederados, el día de la independencia), tras seis semanas sin recibir alimentos y sufriendo constantes bombardeos, Vicksburg se rindió ante Grant. Johnston se estaba acercando con refuerzos, pero no pudo llegar a tiempo (en gran parte debido a su excesiva cautela). Grant fue ascendido y recibió una carta de felicitación del propio Lincoln. Ese mismo día los federales ganaron también la batalla de Helena, que aseguró la parte oriental de Arkansas. El 5 de julio Grant envió a Sherman con 40.000 hombres a ocuparse de Johnston. Éste, al enterarse de la caída de Vicksburg, dio media vuelta y Sherman se lanzó en su persecución.

El 7 de julio, ya en Maryland, Lee llegó con su ejército al Potomac y lo encontró tan crecido por las lluvias que era imposible de cruzar. Mientras construía pontones, construyó fortificaciones en Williamsport en previsión de que llegara el ejército de Meade. El 8 de julio Pleasonton y Stuart se enfrentaron en Boonsboro en un intento del segundo de frenar el avance federal hacia Williamsport.

El 9 de julio Port Hudson cayó en manos del general Banks, con lo que el control federal sobre el Mississippi era ya indiscutible. En los ataques a Port Hudson participaron muchos esclavos liberados por los federales. En el norte existía un consenso mayoritario en que no era justo que los negros fueran esclavos, pero eso no singificaba que no tuvieran dudas sobre su capacidad (la teoría de muchos era: aunque sean algo tontos, no por eso merecen ser esclavos). Sin embargo, los informes que llegaron desde Port Hudson revelaron que los negros habían luchado con la misma eficacia que los blancos y en perfecta cooperación con ellos, y así lo difundió la prensa nacional. Con ello, las reservas sobre las posible inferioridad de los negros y su capacidad de desempeñarse satisfactoriamente en la sociedad disminuyeron sensiblemente en el norte.

Tras un intenso debate, la Asamblea de Notables de México decidió ofrecer la corona de un segundo Imperio Mexicano al candidato que casualmente había sugerido Napoleón III, a saber, el archiduque Maximiliano de Austria, hermano del emperador Francisco José I. El título de emperador de México tenía el precedente creado por Agustín Iturbide, y era lo mínimo que podía ofrecerse a un archiduque de Austria. Con esta elección, Napoleón III reconstruía las relaciones franco-austríacas, deterioradas a raíz de la guerra de independencia italiana, y al mismo tiempo se aseguraba el control efectivo del país, pues Austria carecía de una flota, por lo que Maximiliano dependería completamente del apoyo francés. Napoleón III declaró que su intención era convertir a México en una potencia industrializada que rivalizara con los Estados Unidos. Si no hubiera sido por la Guerra Civil, éstos habrían apelado a la doctrina Monroe para oponerse a la intervención francesa, pero, aunque el gobierno de Washington había expresado su protesta y su condena por la intervención, nada podía hacer al respecto, salvo apoyar en la medida de lo posible (que era poco) al gobierno paralelo de Benito Juárez. Napoleón III era consciente de que el triunfo de la Unión en la Guerra Civil haría peligrar la posición francesa en México, así que México se convirtió aliado de la Confederación. Además, Napoleón III aseguró a los diplomáticos confederados que negociaría con Gran Bretaña un reconocimiento conjunto de la Confederación.

El 10 de julio J.E.B. Stuart retuvo a la caballería federal un día entero en Funkstown. Mientras tanto, el general de brigada Quincy Adams Gillmore envió cuatro acorazados federales contra Fort Wagner, en Charleston (Carolina del Sur), que permitió el desembarco de una brigada bajo el mando del general de brigada George Crocket Strong. No obstante, la guarnición confederada, bajo el mando de P.G.T. Beauregard, logró rechazar el ataque, al igual que un segundo intento realizado al amanecer del día siguiente.

Ese mismo día murió a los 83 años un profesor neoyorkino de literatura griega y oriental llamado Clement Clarke Moore. Se le recuerda porque se le considera el autor de un poema publicado anónimamente hacía exactamente cuarenta años, titulado Una visita de San Nicolás. La ciudad de Nueva York había sido fundada como Nueva Amsterdam por colonos holandeses, los cuales se habían llevado consigo sus tradiciones al Nuevo Contiente. Entre ellas estaba la celebración de la fiesta de San Nicolas, que en neerlandés es Sint Nicolaas, pero era popularmente conocido como Sinterklaas, y desde el siglo IV llegaba cada año desde España para llevar regalos a los niños el día de su festividad, el 5 de diciembre. En una sátira sobre la historia de Nueva York, Washington Irving había deformado Sinterklaas en Santa Claus, y por ese nombre era más conocido por los neoyorkinos. En el poema se le llama, no obstante, San Nicolás, y se le presenta como una especie de gnomo enano que se cuela por las chimeneas en nochebuena para llenar de regalos los calcetines que le dejan los niños. Hasta la publicación del poema circulaban diversas tradiciones contradictorias sobre el santo y sus actividades, pero el poema creó una teoría estándar: desde entonces Santa Claus llegaba en un trineo tirado por ocho renos cuyos nombres se especifican para que todo niño pueda presumir de conocerlos (mucho después se añadiría un noveno reno). Sin embargo, fue ese mismo año de la muerte del autor cuando Santa Claus adquirió su imagen definitiva. Se la dio un dibujante de viñetas llamado Thomas Nast, de origen alemán, que trabajaba para el Harper's Weekly, y en sus viñetas dio a Santa Claus una imagen esencialmente igual a la que se le asocia hoy en día. Eso sí, las viñetas eran en blanco y negro, por lo que el color del traje quedó indefinido. Las representaciones más frecuentes oscilaron durante mucho tiempo entre el rojo y el verde. Nast estaba desempeñando un papel mucho más decisivo con sus viñetas como difusor de ideas patrióticas. Sus dibujos estaban sirviendo a Lincoln en su campaña contra los derrotistas y para fomentar los alistamientos.

El ejército guatemalteco entraba ese día en Santa Ana (El Salvador). El presidente Gerardo Barrios se refugió en la capital. Los conservadores eligen presidente a Francisco Dueñas, hasta entonces exiliado en Guatemala.

El 11 de julio un barco de guerra neerlandés, el Medusa se dirigía hacia el estrecho Shimonoseki. Había sido advertido del riesgo que corría, pero su capitán consideró que los japoneses no se atreverían a disparar a un poderoso barco de guerra como el suyo. Recibió 30 bombas y nueve marineros resultaron heridos, algunos de los cuales fallecieron. El Medusa respondió la agresión, pero se marchó rápidamente porque su capitán no quiso arriesgar la vida del cónsul neerlandes, que iba a bordo.

El 12 de julio Meade llegó finalmente a Williamsport y se encontró con las defensas de Lee. El 13 de julio se produjeron algunos enfrentamientos locales, y por la noche Lee empezó a cruzar el río por un puente construido a duras penas. Mientras tanto, unos 500 hombres, principalmente inmigrantes irlandeses iniciaron una revuelta en Nueva York. Cuatro meses atrás el Congreso había aprobado una ley de reclutamiento forzoso de la que todo ciudadano podía eximirse pagando 300 dólares. Esto hacía que sólo los más pobres se vieran forzados a ir a la guerra, precisamente los que más necesitaban su puesto de trabajo, que ahora debían abandonar para dejar que los negros que escapaban del sur lo hicieran por menos dinero. Los amotinados lanzaron piedras por las ventanas de una fábrica, luego tiraron la puerta abajo y la incendiaron. La milicia estatal de Nueva York había sido enviada a Pennsylvania contra Lee, así que la policía tuvo que hacer frente con dificultad a los disturbios. El jefe de policía se acercó vestido de paisano para examinar la situación, pero fue reconocido y apaleado gravemente. Como respuesta, la policía cargó con porras y revólveres, pero la multitud pudo con ella. Después los amotinados incendiaron un hotel, la sede del New York Tribune, y otros edificios. Todos los negros que la multitud halló en su camino fueron apaleados y algunos de ellos ahorcados. Al anochecer atacaron un orfanato para niños negros, aunque la policía logró contener a los atacantes durante el tiempo suficiente para evacuar a los dos centenares de niños que albergaba. Aunque la lluvia devolvió a los amotinados a sus casas durante la noche, el 14 de julio las protestas continuaron. Unos ochocientos soldados llegaron de West Point y se ordenó el regreso de la milicia estatal.

Mientras tanto, el USS Wyoming, bajo el mando del capitán David McDougal, entró en el estrecho de Shimonoseki y lanzó tres disparos de cañón para alertar a los barcos del señor Mori. Despreciando el fuego de artillería que llegaba desde la costa, se dirigió hacia los cuatro barcos enemigos, hundió dos de ellos y pasó entre los otros dos sometiéndolos a un bombardeo constante. El balance final fue de cuatro muertos y un herido, pero los japoneses contaron 40 muertos, además de graves daños en los dos barcos que quedaron a flote y en las baterías de la costa.

El 16 de julio los disturbios en Nueva York estaban sofocados. Mientras tanto Lee había terminado de cruzar el Potomac y continuaba su retirada por Virginia ya sin grandes contratiempos. Cuando llegó la noticia de la victoria de Meade en Gettysburg, la primera reacción fue de euforia. Un periódico llegó a poner en sus titulares: "¡Victoria! ¡Waterloo eclipsado!",  pero cuando se supo que el ejército de Lee había logrado escapar el entusiasmo cesó y  las lluvias contra Meadow arreciaron. Lincoln dijo: "el ejército ha tenido la guerra en la palma de su mano y no la ha cerrado".

Mientras tanto Johnson abandonaba Jackson, que fue ocupada por Sherman en 17 de julio. Ese día tuvo lugar una de las batallas más multirraciales de la Guerra Civil estadounidense: en el Territorio Indio, el general Douglas H. Cooper había formado una brigada integrada por unos 3.000 indios, que se enfrentó en Honey Springs a un número igual de soldados federales bajo el mando del general James G. Blunt, quien contaba también con tropas indias y con el primer regimiento de voluntarios de infantería de Kansas, formado por negros (además de varias compañías de estadounidenses blancos). El resultado fue una victoria para los federales.

El 17 de julio los británicos emprendieron su mayor ofensiva contra los Maoríes de Nueva Zelanda, en una campaña que terminó involucrando a unos 14.000 soldados bajo el mando del general Duncan Cameron durante casi un año. La campaña terminó con una retirada de los Maoríes hacia el interior y la confiscación de unos 12.000 kilómetros cuadrados de territorio, pero no puso fin a las hostilidades.

El 18 de julio Gillmore intentó tomar Fort Wagner, en Carolina del Sur, por segunda vez. Ahora empleó 5.000 soldados. La flota federal bombardeó el fuerte durante ocho horas, aunque no produjo un gran impacto y el desembarco subsiguiente terminó en retirada, con unas 1.500 bajas.

En Honduras, el general José María Medina, aprovechando la invasión guatemalteca, se había proclamado presidente del país y el 19 de julio tomaba la capital. El presidente Montes trataba de contener tanto al general en rebeldía como a los guatemaltecos con el ejército gubernamental.

Aunque los Sioux de Minesota se habían rendido el año anterior, algunas tribus seguían realizando incursiones en el Estado desde el territorio vecino de Dakota, y ya habían matado a una docena de colonos. Por ello, el general de brigada Henry Hastings Sibley salió de Fort Ridgely con más de 3.000 hombres para internarse en Dakota en busca de indios. El 24 de julio encontró un campamento en el que estaban reunidas las tribus de los jefes Búfalo en pie e Inkpaduta. Sibley envió unos emisarios para parlamentar. Los indios de Búfalo en pie eran partidarios de mantener la paz con los blancos, pero los de Inkpaduta eran contrarios. Mientras estaban hablando, un miembro de la tribu de Inkpaduta mató de un disparo a uno de los soldados sin provocación alguna, y ahí se inició la batalla. Sibley calculó que se enfrentaba a más de un millar de indios. Al poco tiempo los indios huyeron tratando de cubrir la retirada de las mujeres y los niños. Un grupo de soldados los persiguió mientras otros destrozaban el campamento.

El 26 de julio murió Sam Houston, retirado de la política desde el estallido de la guerra. Entonces había dirigido a una multitud desde su ventana unas palabras que resultarían proféticas:

Dejadme que os diga lo que va a suceder. Tras el sacrificio de incontables millones del Tesoro y de cientos de miles de vidas, podéis ganar la independencia del Sur si Dios no está en vuestra contra, pero lo dudo. Os digo que, aunque yo creo como vosotros en la doctrina de los derechos de los Estados, el Norte está determinado a conservar la Unión. Ellos no son gente fogosa e impulsiva como vosotros, pues viven en climas más fríos, pero cuando empiezan a moverse en una dirección, lo hacen con el movimiento constante y perseverante de una poderosa avalancha, y lo que temo es que derrotarán al sur.

Ese día fueron los Sioux los que atacaron en Dakota al campamento de Sibley en Dead Buffalo Lake. Al parecer, su propósito era quitarles los caballos para dejarlos inmovilizados, pero no lo consiguieron. Varios hombres de las tribus de Inkpaduta y Toro Sentado fueron rechazados y huyeron tras perder unos quince guerreros.

El 28 de julio Inkpaduta trató de atacar por sorpresa a Sibley en Stony Lake, pero sus movimientos fueron descubiertos por los centinelas de Sibley. Su armamento era pobre y no tardaron en huir. Durante los días siguientes, Sibley persiguió a los Sioux hasta obligarlos a cruzar a la orilla occidental del Misuri, y luego emprendió el camino de regreso a Minesota. Aunque afirmó que su misión había sido un éxito, lo cierto es que el 3 de agosto se produjo un nuevo ataque indio en Minesota en el que murieron 22 civiles. Los ataques continuaron a lo largo del año.

El 4 de agosto se produjo un incidente en una hacienda peruana en Talambo, en la que trabajaba un centenar de colonos españoles. El propietario de la hacienda discutió con uno de los colonos y se amenazaron mutuamente. Luego, el hacendado envió hombres armados con órdenes de apresar al colono. Varios compañeros se opusieron a ello y hubo un tiroteo con dos muertos (un español y un peruano) y varios heridos. El juez local condenó a los colonos, pero una apelación dio la razón a éstos y condenó al hacendado, el cual apeló a su vez y el Tribunal Supremo le dio la razón. Un día después de que se produjera el incidente de Talambo, el 5 de agosto había asumido la presidencia de Perú el hasta entonces vicepresidente Juan Antonio Pezet. La noticia del incidente llegó a España magnificada y dio lugar a una crisis diplomática.

El 13 de agosto murió el pintor frances Eugène Delacroix.

Una flota de siete buques de guerra británicos se presentó ante la ciudad de Satsuma y dio un plazo de tres días para que se satisfacieran las demandas por el ataque a súbditos británicos el año anterior. Transcurrido el plazo, el 15 de agosto capturó tres barcos mercantes (de construcción extranjera) que estaban anclados en el puerto. Entonces la artillería japonesa empezó a disparar sobre la flota británica y ésta respondió a su vez. Finalmente los japoneses se avinieron a pagar una indemnización, aunque nunca entregaron a los samuráis que requerían los británicos.

El 16 de agosto un grupo de dominicanos dirigidos por Gregorio Luperón y Santiago Rodríguez logró entrar en Santo Domingo e izar una bandera dominicana, instando a la rebelión contra el gobierno español. Este hecho se considera el inicio de la Guerra de la Restauración, contra la restauración de la soberanía española. En las semanas siguientes, numerosas ciudades se fueron uniendo a la rebelión. Pedro Santana se puso al frente del ejército gubernamental. Los rebeldes llevaron a cabo una guerra de guerrillas.

El 17 de agosto Gillmore inició una nueva campaña contra el puerto de Charleston. Esta vez intentó una estrategia más lenta, de desgaste, a través de un incesante bombardeo: sólo durante el primer día se lanzó un millar de proyectiles, tanto sobre Fort Wagner como sobre el cercano Fort Sumter, que había dado inicio a la guerra civil.

Mientras tanto, Baháulláh llegaba a Constantinopla. Allí fue tratado como un invitado del gobierno.

Desde mediados del año anterior unos 20 barcos esclavistas salieron de El Callao para llevar a Perú unos 1400 nativos de la isla de Pascua para trabajar como esclavos en las haciendas peruanas y en las explotaciones de guano. El gobierno Chileno había prohibido el uso de su bandera en los barcos esclavistas y ordenó que fueran apresados. La acción de Francia permitió poner fin a este tráfico. El último barco salió el 18 de agosto. Unos pocos nativos fueron devueltos a la isla, pero fue una mala idea, porque llevaron consigo la viruela y la tuberculosis, que causaron estragos entre sus compatriotas.

Finalmente, en Tennessee, Rosecrans se consideró en condiciones de salir de Murfreesboro y se decidió a tomar Chattanooga, tal y como Lincoln y Halleck le llevaban instando a hacer desde hacía ya tiempo. Allí estaba Bragg. La ciudad está a orillas del río Tennessee, y el 21 de agosto Rosecrans estaba al otro lado del río, desde donde inició un bombardeo que hundió dos barcos de vapor.

Aprovechando que Bragg estaba concentrando en Chattanooga los efectivos confederados en Tennessee, Burnside fue enviado a ocupar Knoxville desde Ohio, lo cual logró sin encontrar resistencia el 2 de septiembre.

La expedición de Sibley a Dakota debía haberse encontrado con otra dirigida por el general de brigada Alfred Sully, que ascendía por el Misuri en barcos de vapor. Sin embargo, un retraso hizo que, cuando Sully llegó al punto de encuentro, Sibley ya hubiera emprendido el camino de regreso. El 3 de septiembre la vanguardia de Sully, dirigida por mayor A.E. House, encontró el campamento de Inkpaduta en Whitestone Hill. Unos mensajeros indios con bandera blanca declararon que no querían guerra, pero House sospechó que estaban haciendo tiempo para permitir la retirada de las mujeres y los niños. Él también necesitaba tiempo para que llegara Sibly con el grueso del ejército, así que ambas partes dejaron pasar el tiempo, pero Sully distribuyó a sus hombres para cortar los posibles caminos de huida a los indios, y al atardecer, cuando estuvo listo, lanzó un ataque sobre el campamento, en el que murieron unos 200 indios, incluyendo mujeres y niños. Al acercarse la puesta de sol ordenó el alto el fuego y los indios se escaparon durante la noche. En la mañana del 4 de septiembre Sully encontró el campamento vacío, salvo por los muertos y unas pocas mujeres y niños perdidos. Sully hizo quemar el campamento, incluyendo las reservas de carne que los indios guardaban para el invierno. Unos días más tarde Sully, sin abandonar el territorio de Dakota, levantó un fuerte que fue llamado Fort Sully y se dispuso a pasar el invierno.

El 5 de septiembre una flota multinacional integrada por nueve buques británicos, cuatro neerlandeses, tres franceses y uno estadounidense, que reunían un total de 2.000 hombres, entre soldados y marineros, se presentó en el estrecho de Shimonoseki e iniciaron una batalla que se prolongó hasta el día siguiente, en la que la flota y el armamento de los rebeldes quedaron completamente inutilizados. El embajador estadounidense pidió al gobierno japonés una indemnización de tres millones de dólares, cantidad que Japón simplemente no podía pagar. En su lugar, los extranjeros obtuvieron más concesiones comerciales.

El 7 de septiembre Beauregard ordenó la evacuación de Fort Wagner, que fue ocupado por los federales al día siguiente. No obstante, los confederados lograron retener Fort Sumter, a pesar de que estaba en ruinas, y los federales no pudieron entrar en Charleston.

Mientras tanto, Burnside envió un destacamento que solicitó la rendición de una guarnición confederada de 2.300 hombres bajo el mando de John Wesley Frazer en Cumberland Gap. Frazer no vio suficientes soldados como para tomárselos en serio, así que el propio Burnside salió de Knoxville con el grueso de su ejército para ocuparse del asunto.

En Honduras el presidente José Francisco Montes se rindió al rebelde José María Medina, que se convirtió ya indiscutidamente en el nuevo presidente del país.

Rosecrans seguía bombardeando Chattanooga mientras el grueso de su ejército cruzaba el Tennessee por un lugar alejado, de modo que Bragg no tuvo noticia de ello hasta el último momento. Al enterarse, el 8 de septiembre, escapó con su ejército y lo llevó a LaFayette, en Georgia, con lo que Tennessee quedó casi en su totalidad bajo el control de la Unión. Rosecrans, entendiendo que Bragg no tenía posibilidades, se lanzó en su persecución, para lo cual dividió su ejército en tres columnas que avanzaron muy separadamente.

Mientras tanto Nathaniel Banks había enviado una flota cargada con 5.000 soldados que trató de penetrar en el río Sabine, en Texas, con objeto de evitar un posible establecimiento de una línea de abastecimiento desde México. Sin embargo, la entrada estaba protegida por Fort Griffin, y los confederados habían puesto estacas en el río como marcas para la artillería. Cuando los barcos llegaron a la altura de las estacas, fueron alcanzados por los cañones enemigos con una precisión devastadora. La expedición tuvo que retirarse y perdió dos cañoneras y 200 marineros, que fueron capturados.

El 9 de septiembre Burnside solicitó de nuevo a Frazer la rendición incondicional de su guarnición en Cumberland Gap, y esta vez, dada la poca experiencia de sus hombres, su baja moral, y las noticias que habían llegado sobre Vicksburg y Gettysburg, Frazer aceptó, con lo que un ejército confederado entero fue hecho prisionero.

Cuando Bragg supo que Rosecrans había dividido sus fuerzas, planeó atacar a alguna de las columnas. El 10 de septiembre se produjo un primer intento en Davis's Cross Roads que resultó indeciso, pero que puso sobre aviso a Rosecrans, el cual comprendió que la distribución de sus hombres era muy insegura y trató de reunirlos lo más rápidamente posible. En total disponía de unos 60.000 hombres, mientras que Bragg contaba originalmente con 52.000. Sin embargo, Jefferson Davis había transferido a James Longstreet del ejército de Lee al de Bragg con dos divisiones, de modo que, cuando se encontraron en Chickamauga, Bragg contaba con un total de 65.000 hombres. Excepcionalmente, un ejército confederado iba a enfrentarse a un ejército federal con la superioridad numérica a su favor.

Por su parte, Meade se enteró de que Lee se había desprendido de parte de su ejército, y se apresuró a sacar partido. El 12 de septiembre ordenó avanzar a Pleasonton con 10.000 soldados de caballería, quien se enfrentó una vez más a J.E.B. Stuart, en su campamento cerca de Culpeper Court House (Virginia). Stuart fue forzado a retirarse y Pleasonton ocupó la ciudad.

El 18 de septiembre se produjeron las primeras escaramuzas entre los ejércitos de Rosecrans y Bragg en Chickamauga, pero el grueso del enfrentamiento se produjo al día siguiente, el 19 de septiembre. El combate se prolongó hasta la noche y, aunque Bragg no mostró gran aptitud de mando, los confederados terminaron con ventaja. Rosecrans había descubierto que era superado en número y eso lo acobardó. El 20 de septiembre fue peor aún para los federales. Una orden equívoca de Rosecrans permitió a Longstreet destrozar el ala derecha del frente federal y poco después Rosecrans ordenaba la retirada a Chattanooga. Únicamente cuatro divisiones bajo el mando de George Thomas mantuvo su posición hasta la noche, por lo que desde entonces Thomas fue conocido como la Roca de Chickamauga. Si Rosecrans hubiera agrupado sus efectivos alrededor de Thomas, el resultado podría haber sido distinto. Los federales contaron unas 16.000 bajas, frente a más de 18.000 de los confederados. Fue la segunda batalla más sangrienta de la guerra después de Gettysburg. Bragg se desplazó también a Chattanooga y la puso bajo asedio. En los días siguientes realizó varias operaciones contra las líneas de suministros federales que podían abastecer a Rosecrans.

Ese día murió el escritor y filólogo alemán Jacob Grimm.

El año anterior había quebrado el teatro de Cristianía, lo que había puesto a Ibsen en una situación económica difícil. Finalmente recibió una beca de la Universidad de Cristianía con la cual recorrió Noruega recopilando datos sobre su folklore. Ese año publicó el drama Los pretendientes de la corona.

El 21 de septiembre España reconoció la independencia de Argentina.

El 28 de septiembre el ejército guatemalteco inició el asedio de San Salvador.

Ya de regreso tras su estancia en Italia asociada al premio de Roma, Georges Bizet recibió, a sus 19 años, el encargo de poner música a un libreto titulado Los pescadores de perlas, para el Teatro Lírico. La obra se estrenó el 30 de septiembre y recibió buenas críticas. El ganador del premio de Roma de ese año fue un joven compositor de 21 años llamado Jules Massenet. En Roma tuvo la ocasión de conocer a Franz Liszt, que tras la muerte de sus hijos llevaba una vida de retiro en la que, no obstante, se permitía dar algunos conciertos (principalmente religiosos) y algunas clases a alumnos selectos.

El 3 de octubre llegó al castillo de Miramar, en Trieste, una delegación mexicana que ofreció oficialmente al archiduque Maximiliano el título de emperador de México. Se le aseguró que contaba con el apoyo mayoritario del pueblo mexicano, que así lo había ratificado en un plebiscito. La realidad era que el mencionado plebiscito sólo había tenido lugar en la Ciudad de México, mientras en el resto del país se estaban formando guerrillas por todas partes que recordaban a las que se enfrentaron al ejército napoleónico cuando invadió España.

El 5 de octubre los confederados probaron en Charleston un arma secreta: un diminuto barco de vapor que navegaba casi totalmente sumergido con cuatro tripulantes y cuya única arma era una mina que debía colocar sobre el casco de un barco enemigo tras haberse acercado a él inadvertidamente. Fue bautizado como David (por el mito bíblico de David y Goliath) y su objetivo fue el acorazado federal New Ironsides. El David fue detectado un poco antes de que pudiera colocar el explosivo, pero, aun bajo el fuego enemigo, logró completar su misión. La explosión de la mina causó una grieta en el New Ironsides, pero la brecha de agua fue contenida y el barco permaneció a flote. Por el contrario, el David resultó dañado y su capitán ordenó a los otros tres tripulantes que abandonaran el barco. Dos de ellos fueron capturados por el New Ironsides, que tuvo que pasar un breve periodo de reparación y luego volvió a prestar servicio.

El 6 de octubre un grupo de guerrilleros confederados atacaron Fort Blair, una guarnición federal en Kansas. Primero atacaron por sorpresa a un grupo de soldados (la mayoría negros) que estaban fuera del fuerte, y mataron a varios de ellos antes de que pudieran protegerse en él. Después intentaron asaltar el fuerte, pero fueron rechazados, y finalmente dieron con un destacamento que escoltaba al general James G. Blunt y mataron a un total de 103 hombres. Blunt pudo escapar a la carnicería.

El 10 de octubre Maximiliano de Austria aceptó la corona imperial mexicana.

Lee se enteró de que Meade se había visto obligado a enviar parte de su ejército a Tennessee, para reforzar a Burnside, y decidió a provechar el momento para lanzar su primer ataque desde Gettysburg. Envió a J.E.B. Stuart a reconocer el terreno y el 13 de octubre éste se encontró con un gran tren de suministros en Auburn protegido por Gouverneur Kemble Warren.  Intentó atacarlo, pero fue rechazado. Solicitó refuerzos y el 14 de octubre lo intentó de nuevo, una vez más sin resultados, pero Lee había enviado a Ambrose Powell Hill con 17.000 hombres a Bristoe Station, donde se encontró con Warren y se entabló un nuevo combate. Pese a que Warren contaba con poco más de 8.000 hombres, logró rechazar a los confederados, que contaron más de 1.700 bajas, frente a 450 de los federales. Tras este nuevo fracaso, Lee se vio obligado a retirarse e instaló su campamento al sur del río Rappahannock.

Rosecrans telegrafió a Washington advirtiendo de que no podría resistir el asedio en Chattanooga durante mucho tiempo y, como respuesta, el 16 de octubre Lincoln puso a Grant al frente de todos los ejércitos al oeste de los Apalaches y le encomendó la misión de liberar Chattanooga. La primera orden de Grant fue relevar a Rosecrans y poner al mando a Thomas. Grant le envió un telegrama en el que le decia: "Mantenga Chattanooga pase lo que pase. Estaré ahí lo antes posible." y Thomas le respondió: "Mantendremos la ciudad hasta que muramos de hambre." El 26 de octubre Grant inició la creación de una línea de suministros que llegara a Chattannooga a través del Tennessee. Se apoderó de los territorios cercanos y construyó puentes.

Ese día cayó San Salvador, tras más de un mes de asedio. El presidente Barrios logró escapar y se exilió en Costa Rica.

En Gran Bretaña se constituyó The Football Association, que a lo largo de varias reuniones en la taberna Freemason's, elaboró el primer reglamento unificado para el fútbol, basado principalmente en las normas que los estudiantes de la universidad de Cambridge habían elaborado unos quince años atrás. Hasta entonces cada universidad tenía sus propias reglas, todas las cuales estaban encaminadas a prohibir prácticas violentas que habían sido habituales en los distintos juegos de pelota que se remontan hasta la Edad Media. En las universidades estadounidenses también había habido una tradición de juegos de pelota violentos, pero hacía ya tres años que las principales universidades habían optado por prohibirlos.

Las gestiones iniciadas por Henri Dunant habían llevado a la fundación de un "Comité Internacional de ayuda a los heridos", que con la colaboración del gobierno suizo convocó la Primera Convención de Ginebra, a la que asistieron 36 representantes de diversos países que unos días más tarde aprobaron la creación de sociedades nacionales de voluntarios para la asistencia de los heridos en las guerras. Estos voluntarios se considerarían neutrales y llevarían como distintivo un brazalete con una cruz roja sobre fondo blanco (la bandera suiza con los colores invertidos). Los firmantes fueron: Austria, Baden, Baviera, España, Francia, Gran Bretaña, Hanover, Hesse-Kassel, Italia, los Países Bajos, Prusia, Rusia, Sajonia y Suecia.

El 27 de octubre Grant rechazó en Brown's Ferry un intento confederado de sabotear el proceso. El 28 de octubre Bragg y Longstreet descubrieron que llegaba Hooker con refuerzos y un intento improvisado de cortarle el paso en Wauhatchie quedó en fracaso.

El 30 de octubre llegó a Grecia el rey Jorge I. Deseoso de no cometer los mismos errores que su antecesor, aprendió griego rápidamente, se dejó ver por Atenas en paseos informales, y cuidó de no dar la imagen de estar controlado por consejeros daneses.

El año anterior Dostoyevski había iniciado un viaje por Europa en el que visitó a varios médicos famosos en busca de un remedio para la epilepsia que padecía. Perdió mucho dinero jugando a la ruleta y ahora regresaba a Moscú arruinado. Allí se encontró con que su revista Vremya había sido cerrada por la publicación de un artículo sobre la revuelta polaca.

Tolstoi publicó sus novelas Los cosacos y Policouchka.

El 3 de noviembre, respondiendo a una petición del presidente Davies, Bragg ordenó a Longstreet que marchara al norte a enfrentarse a Burnside. Mientras tanto, Grant planeaba un ataque contra Bragg.

Berlioz había compuesto una ópera en 5 actos titulada Los troyanos, de cuatro horas de duración y gran complejidad escénica. Tanto era así que no consiguió que fuera representada íntegra, sino que el 4 de noviembre se estrenaron los tres últimos actos.

Lee había dejado una cabeza de puente constituida por 2.000 hombres al norte del Rappahannock, en lo que creía era una posición sólida. Sin embargo, el 7 de noviembre Meade atacó con otros 2.000 hombres y en un breve combate causó 1.670 bajas entre muertos, heridos y prisioneros. Para Lee y sus hombres fue la derrota más humillante que jamás habían sufrido. Lee consideró que, en tales circunstancias, su posición no era segura y no tardó en empezar a mover su ejército más hacia el sur.

El federalista argentino Ángel Vicente Peñaloza había logrado reunir otro ejército de unos 2.000 hombres, con los que invadió la provincia de San Juan y estuvo a punto de tomar su capital, pero fue derrotado en Los Gigantes por Pablo Irrizábal. Nuevamente Peñaloza logró escapar, pero fue perseguido y terminó por entregarse. El 12 de noviembre Irrizábal lo atravesó con su lanza e hizo que le cortaran la cabeza y la colgaran en lo alto de un poste en una plaza.

El 15 de noviembre murió el rey Federico VII de Dinamarca, que fue sucedido por su heredero, ahora Cristián IX de Dinamarca (el padre del recién coronado rey Jorge I de Grecia).

Burnside se había alejado de Knoxville para extender su control sobre el área circundante, cuando tuvo noticias de que Longstreet se dirigía hacia él. Entonces ambos emprendieron una carrera por llegar a Knoxville en primer lugar, para aprovechar las fortificaciones que Burnside había construido. Avanzando a marchas forzadas, Burnside llegó en primer lugar a Campbell's Station, donde pudo desplegar sus tropas para recibir a Longstreet. El 16 de noviembre éste intentó atacar por dos frentes, pero Burnside dirigió bien el combate y Longstreet terminó por suspender el ataque. Entonces Burnside pudo continuar su retirada a Knoxville sin contratiempos. Longstreet se dispuso a asediar Knoxville, pero no contaba con los suministros adecuados y tuvo que dejar pasar un tiempo.

Recientemente se había redactado una nueva constitución para el ducado de Schleswig que estaba pendiente de ser firmada por el rey. Su primer artículo vinculaba el ducado a la corona danesa, en contradicción con el protocolo de Londres que había puesto fin a la guerra de los ducados, según el cual los ducados sólo estaban unidos a Dinamarca a través de la persona de su rey, entonces Federico VII, y ahora debían pasar al heredero que correspondieran según las leyes dinásticas, no necesariamente el rey de Dinamarca. El 18 de noviembre Cristián IX firmó la nueva constitución, lo que enfureció a los habitantes de Holstein, que a su vez contagiaron su malestar a los de Schleswig. El duque Federico de Augustenburg, cuyo padre había renunciado a sus derechos sobre los ducados cuando se aprobó el protocolo de Londres, los reclamó ahora aduciendo que él nunca había renunciado a sus derechos. Su reclamación recibió el apoyo de varios príncipes alemanes.

El 19 de noviembre se inauguró en Gettysburg un cementerio donde aún estaban por enterrar miles de soldados muertos. Para la ocasión se encargó un discurso a Edward Everett, considerado el mejor orador de la época. Su discurso duró dos horas, y tenía más de 13.000 palabras. Después hablaron otras personalidades presentes en el acto, entre ellas el propio presidente Lincoln. Su discurso duró tres minutos y contenía menos de 300 palabras, pero, mientras nadie se acuerda del discurso de Everett, el de Lincoln es su discurso más famoso y uno de los discursos más famosos de la historia:

Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada al principio de que todas las personas son creadas iguales.
Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y con tales ideales, puede perdurar en el tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a consagrar una porción de ese campo como último lugar de descanso para aquellos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa.
Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y muertos, que lucharon aquí lo han consagrado ya muy por encima de nuestro pobre poder de añadir o restarle algo. El mundo tomará poco en cuenta, no recordará por mucho tiempo lo que aquí decimos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, los que debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que aquellos que aquí lucharon hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún nos queda por delante: que, por estos muertos a los que honramos, aumente nuestra devoción a la causa a la que ellos dieron toda su devoción. Tomemos aquí la firme resolución de que estos muertos no hayan dado su vida en vano; de que esta nación, Dios mediante, conozca un renacer de la libertad, y de que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparezca de la Tierra.

El 21 de noviembre un ejército ecuatoriano dirigido por el ex presidente Juan José Flores invadió los Estados Unidos de Colombia como resultado del antiguo conflicto que mantenían ambos países sobre la delimitación de su frontera. Flores no tardó en apoderarse de Tumaco y Túquerres.

El 23 de noviembre Sherman llegó a Chattanooga desde Vicksburg con refuerzos. El 24 de noviembre, mientras Sherman cruzaba el Tennesee cerca del ala derecha del frente de Bragg, Grant lanzó a Hooker contra el ala izquierda en Lookout Mountain al frente de unos 10.000 hombres que al llegar la noche habían barrido a los confederados. Al día siguiente, el 25 de noviembre, los confederados estaban replegándose en Missionary Ridge, donde fueron atacados simultáneamente por Hooker por la izquierda, Sherman por la derecha y Tomas por el centro. En total, eran más de 56.000 federales contra unos 44.000 confederados. El resultado fue una estrepitosa derrota para Bragg, que ordenó la retirada, con casi 7.000 bajas, frente a 6.000 de los federales. Grant lanzó a Hooker en persecución de Bragg, que sólo consiguió rechazarlo tras haber entrado en Georgia.

Mientras tanto Meade había avanzado hacia el sur al frente del ejército del Potomac para presentarle batalla a Lee una vez más. Contaba con 81.000 hombres, frente a los 48.000 de Lee. El encuentro se produjo el 27 de noviembre en Mine Run (Virginia). Tras una primera refriega, Lee retiró a sus hombres durante la noche y los parapetó tras sus fortificaciones.

El 28 de noviembre salió a la luz en Dublín el primer número de Irish People, un periódico editado por James Stephens como medio de propaganda para la Hermandad Republicana Irlandesa. Hasta ese momento, la propaganda del republicanismo irlandés se difundía principalmente desde la Hermandad Feniana estadounidense, y había provocado el rechazo de las jerarquías católicas irlandesas, que temían que si los fenianos provocaban la represión británica sus intereses se verían perjudicados. El arzobispo de Dublín había excomulgado a los fenianos, que ese año celebraron una asamblea en Chicago a la que asistió Stephens. En ella afirmó que la hermandad disponía de 85.000 miembros armados con 50.000 fusiles. Se recibieron informes según los cuales había 15.000 fenianos infiltrados en el ejército británico, 7.000 de los cuales estaban en la guarnición británica en Irlanda, compuesta por un total de 25.000 soldados. A partir de ese momento empezaron a planear una rebelión generalizada en Irlanda.

El 29 de noviembre Longstreet se consideró en condiciones de atacar a Burnside por el único punto vulnerable que encontró en sus fortificaciones alrededor de Knoxville: Fort Sanders. Su acción estuvo muy mal planeada y fue un desastre. Al cabo de veinte minutos de exposición al fuego enemigo Longstreet suspendió el ataque.

El 30 de noviembre murió el rey Kamehameha IV de Hawai. Tenía sólo 29 años, y sus súbditos concluyeron que había muerto por haber traicionado a sus dioses adoptando el cristianismo. La otra teoría es que murió de asma. Fue sucedido por su hermano, que adoptó el nombre de Kamehameha V.

El 1 de diciembre Lee obtuvo información sobre las posiciones de Meade que lo llevaron a trazar un plan de ataque para el día siguiente, pero Meade decidió que la posición de Lee era inexpugnable y se retiró durante la noche. Cuando Lee inició su ataque el 2 de diciembre, se encontró con que no había nadie a quien atacar.

El 4 de diciembre fue Longstreet quien se retiró de Knoxville y abandonó Tennessee.

El 6 de diciembre el colombiano Tomás Cipriano de Mosquera obtuvo una victoria decisiva sobre el ecuatoriano Juan José Flores en la batalla de Cuaspud, que llevó a firmar un armisticio que a su vez dio lugar a un tratado de paz por el que se fijó definitivamente la frontera entre ambos países.

Tres años atrás un coreano llamado Choe Je-u había tenido la típica revelación en la que el Señor del Cielo le entrega a uno un talismán místico y le transmite un mensaje para el mundo. Empezó difundiendo su mensaje mediante poemas y canciones, luego pasó a escribir ensayos y a finales del año anterior había empezado a organizar las primeras comunidades de fieles. La nueva doctrina recibió el nombre de donghak, que significa "Sabiduría Oriental", por oposición al "conocimiento occidental" que llevaban a Corea los extranjeros. Pese a su reciente revelación, era una combinación de neoconfucianismo con creencias chamánicas tradicionales de Corea, e incorporaba algunos elementos cristianos. Sus seguidores se implicaron en algunas revueltas campesinas, y así el 10 de diciembre Choe Je-u fue apresado bajo acusación de sedición y herejía.

El 12 de diciembre Baháulláh llegaba a Adrianópolis unos días después de que se le hubiera ordenado abandonar Constantinopla. Al parecer, el gobierno otomano tenía ciertos planes para él y Baháulláh se había negado a colaborar, así que fue poco menos que exiliado.

El 19 de diciembre se celebró en Londres el que se considera como el primer partido de fútbol moderno, siguiendo las normas de la Football Association. El Barnes Rugby Football Club empató a cero contra el Richmond Football Club.

Bismark logró que la Dieta de la Confederación Alemana aprobara la ocupación de los ducados de Schleswig y Holstein hasta que se resolviera satisfactoriamente la cuestión de la sucesión. El 24 de diciembre tropas de Sajonia y de Hanover entraron en los ducados y el duque Federico de Augustenburg asumió el gobierno con el nombre de Federico VIII.

Austria pasaba por un periodo de tensiones políticas, pues las reformas aprobadas por el emperador Francisco José I con la constitución de 1861 no satisfacían a los sectores nacionalistas. Húngaros y checos retiraron a sus representantes del Consejo del Imperio.

El rey Norodom I de Camboya había tenido que refugiarse en Bangkok, la capital siamesa, mientras Siam y Vietnam alentaban la guerra civil en su país. Los franceses, desde Cochinchina, decidieron intervenir, forzaron a Norodom I a regresar a Odong, la capital camboyana, y declararon a Camboya protectorado francés. Aunque así Norodom I pasó a depender de Francia, así consiguió un grado de autonomía mucho mayor que la que había tenido hasta entonces (prácticamente nula).

Dos químicos alemanes llamados Ferdinand Reich y Theodor Richter estaban buscando talio en una mina de zinc con ayuda de un espectrógrafo y se encontraron con un nuevo elemento químico, que por el color índigo de su línea espectral fue bautizado como indio.

El ingeniero Étienne Lenoir probó un nuevo modelo de hipomóvil (el vehículo de su invención impulsado por un motor de explosión) en un viaje de París a Joinville-le-Pont, en el que recorrió unos 9 kilómetros en unas 3 horas.

John Stuart Mill publicó un libro titulado Utilitarismo, en el que recopilaba tres artículos aparecidos dos años atrás en una revista y cuyo objetivo era fundamentar la ética en términos de la utilidad o bien común.

Hacía varios años que los vinos franceses sufrían una enfermedad que los agriaba durante el proceso de envejecimiento, y el emperador Napoleón III pidió a Louis Pasteur que investigara el problema. Pasteur analizó la levadura que provoca la fermentación del vino y sospechó que había de varios tipos, algunos de los cuales terminaban agriando el vino, pero, como esto sucedía después de la fermentación, cuando la levadura ya no era necesaria, propuso que el vino, una vez fermentado y antes de dejarlo envejecer, fuera calentado a 57 grados centígrados para matar la levadura. Los vinicultores se horrorizaron ante semejante propuesta, pues pensaban que eso alteraría completamente las propiedades del vino, pero lo probaron y resultó que no sucedía nada parecido, sino que el vino resultante tenía el mismo aroma y sabor, pero no se agriaba.

Ese año el Salón de París rechazó más de 3.000 obras, muchas más de lo habitual, por lo que los artistas presentaron numerosas quejas. Según una nota oficial publicada por el gobierno, Napoleón III "deseando que el público juzgue la legitimidad de estas quejas", decretó que los artistas rechazados pudieran exponer sus obrar en un anexo al Salón oficial, que fue conocido como el Salón de los rechazados. Tanto la crítica como buena parte del público se cebaron en las obras de "los rechazados". Entre las que más escándalo causaron había dos cuadros de Edouard Manet. Una era Le Déjeuner sur l'herbe, en parte porque representaba a dos hombres y una mujer sentados sobre la hierba en una merienda campestre, con la peculiaridad de que los hombres estaban vestidos y la mujer estaba desnuda sin justificación alguna.  Por otro lado, el cuadro carece de profundidad, la iluminación es muy intensa, sin sombras y los trazos son toscos, con lo que Manet violaba casi todas las normas académicas. Esto era más acusado en su segunda obra La musique aux Tuleries, que representa a una muchedumbre en un concierto al aire libre, pero todo el cuadro está pintado con pinceladas gruesas, mánchas de color, de modo que sólo puede contemplarse desde lejos. La crítica dijo que lo que hacía Monet era "arañar los ojos como la música de las ferias hace sangrar las orejas".

La guerra de Secesión II
Índice La guerra de secesión IV