HISTORIA











ANTERIOR


LA GUERRA DE SECESIÓN I

SIGUIENTE

El 1 de enero de 1861 el general Jesús González Ortega entró triunfalmente en la Ciudad de México al frente de 30.000 soldados, lo que supuso el fin de la guerra civil, aunque todavía se librarían algunos combates aislados en los meses siguientes.

El 2 de enero murió el rey Federico Guillermo IV de Prusia, y fue sucedido por su hijo Guillermo I, que ya estaba al frente del país desde hacía tres años, debido a la enfermedad mental de su padre.

El 3 de enero el Estado esclavista de Delaware se planteó seguir a Carolina del Sur en su secesión de los Estados Unidos, pero la propuesta fue rechazada.

El 9 de enero una convención estatal en Mississippi aprobó la secesión de los Estados Unidos. El 10 de enero sucedía lo mismo en Florida

Tras el asesinato del gobernador José Antonio Virasoro, una asamblea de la que se excluyó a los federales eligió a Antonio Aberastain como gobernador de la provincia argentina de San Juan. El presidente de la Confederación, Santiago Derqui, envió a Juan Saá con un ejército para someter a la provincia rebelde. Por su parte, Aberastain reclutó apresuradamente unos cuantos hombres y se produjo un enfrentamiento el 11 de enero en la Rinconada del Pocito, en la que las fuerzas de Aberastain fueron totalmente derrotadas.

Ese mismo día Alabama aprobó su secesión de los Estados Unidos.

El 12 de enero Antonio Aberastain fue capturado, atado a un caballo y arrastrado durante unos cinco kilómetros, tras lo cual fue fusilado. Esta acción aumentó las tensiones entre Buenos Aires y la Confederación Argentina, y fue rechazada también por muchos dirigentes federales, incluyendo el ex presidente Justó José de Urquiza.

En cuanto el "rey" Carlos VI de España se vio libre en territorio francés, como buen discípulo de su tío, el rey Fernando VI, se retractó de su renuncia a sus derechos dinásticos, pero no le sirvió de mucho, pues murió el 13 de enero. Unas semanas antes había muerto su hermano Fernando, por lo que el pretendiente pasaba a ser el tercero de los hijos del "rey" Carlos V, que ahora adoptaba el título de Juan III de España. En realidad, había adoptado el título tan pronto tuvo noticia de la renuncia de sus hermanos, por lo que cuando éstos se retractaron hubo dos pretendientes carlistas.

El 14 de enero la Cámara de Representantes estadounidense aprobó el compromiso de Crittenden, que pretendía contentar a los Estados esclavistas y frenar el movimiento secesionista. Sin embargo, el Senado lo rechazó por un voto.

Dueño ya del país, el 17 de enero Gabriel García Moreno fue reconocido como presidente interino de Ecuador, y unos meses más tarde sería ratificado como presidente constitucional mediante unas elecciones.

Ese día murió en Nueva York Lola Montez, la que había sido amante del rey Luis I de Baviera. Había abierto un lujoso saloon en San Francisco en el que se daban cita los hombres más influyentes de California. Unas cartas encontradas tras su muerte hablan de un plan secreto por el que planeaba independizar California de los Estados Unidos y llamarla Lolaland. Tras sufrir ataques esquizofrénicos había pasado un par de años mendigando en Nueva York, hasta que murió de neumonía a los 39 años.

Camillo Cavour llegó a un acuerdo secreto con el emperador Napoleón III y el 19 de enero los barcos de guerra franceses que protegían el puerto de Gaeta se marcharon. Inmediatamente la flota sarda se acercó al puerto.

Mientras tanto Gorgia declaraba su secesión de los Estados Unidos.

El 22 de enero la flota sarda completó por mar el bloqueo terrestre a Gaeta. Los cañones de la fortaleza empezaron a disparar a los barcos, que tuvieron que alejarse un poco para no estar a tiro. Aun así, pudieron impedir la entrada de cualquier barco que tratara de introducir alimentos, soldados o armas.

El 26 de enero Luisiana se desvinculó de los Estados Unidos.

El 27 de enero una tribu apache atacó un rancho en el territorio de Nuevo México y se llevó algunos víveres y al hijo de doce años de su propietario, John Ward. Éste denunció lo sucedido y un contingente de soldados fue enviado a bajo las órdenes del lugarteniente George Nicholas Bascom, con órdenes de emplear cualquier medio para recuperar al muchacho y castigar a los secuestradores.

Los representantes y senadores de los Estados esclavistas que habían abandonado la Unión se habían retirado del Congreso estadounidense, y esto levantó todos los obstáculos para que el 29 de enero el territorio de Kansas pudiera ser finalmente admitido como trigésimo cuarto Estado (contando los que, en principio, ya no formaban parte de la Unión) con la constitución de Wyandotte.

El 1 de febrero la legislatura de Texas aprobó la secesión de los Estados Unidos. A ella se opuso vigorosamente el gobernador Sam Houston, quien logró que se convocara un referéndum sobre la cuestión, y así Texas fue el único Estado secesionista en el que se consultó a la población. Esto es significativo, pues en cualquiera de los otros estados cuyas legislaturas habían aprobado la secesión habrían obtenido el refrendo popular si hubieran convocado un plebiscito, pero los políticos no consideraron necesario hacerlo, apartándose así del tradicional, casi genético, respeto a la democracia que siembre habían mostrado los estadounidenses.

Los siete Estados esclavistas que se habían declarado independientes de los Estados Unidos planearon formar otra unión más de su gusto. El 4 de febrero delegados de todos ellos se reunieron en Montgomery, la capital de Alabama, y redactaron una constitución para los Estados Confederados de América. Mientras tanto, Virginia organizó en Washington una convención de representantes de los ocho Estados esclavistas que no se habían separado para elaborar una propuesta de reforma de la constitución que diera suficientes garantías a los propietarios de esclavos. Obviamente, consideraban que el gobierno federal no tendría más remedio que aceptar sus exigencias si no quería perder para siempre a los ocho Estados. La enmienda fundamental era que el gobierno federal nunca podría intervenir en un Estado en lo tocante a la esclavitud, y además se blindaba la cláusula estableciendo que no podría ser modificada por enmiendas posteriores.

El lugarteniente Bascom logró convencer a un jefe apache llamado Cochise para entrevistarse con él. Éste llegó acompañado de su esposa y otros parientes. Cuando fue interrogado sobre el rapto del hijo de John Ward negó que su tribu tuviera nada que ver con el asunto. Bascom no lo creyó e intentó capturar a Cochise, el cual logró huir con una herida en la pierna, pero Bascom retuvo a cinco de sus familiares. Por su parte, Cochise organizó varias emboscadas y capturó a cuatro estadounidenses y el 5 de febrero envió un mensaje a Bascom ofreciéndole sus rehenes a cambio de sus parientes. Sin embargo, Bascom respondió que los liberaría en cuanto el chico fuera liberado. El 6 de febrero Cochise capturó otros tres rehenes y propuso un nuevo intercambio, que Bascom volvió a rechazar.

El 8 de febrero la convención de Montgomery hizo pública la constitución que acababa de elaborar. Era esencialmente la misma que la de los Estados Unidos, salvo que los Estados se reservaban algunos derechos adicionales y el gobierno central era mucho más débil. No había tribunal supremo y el congreso tenía una única cámara. El presidente gobernaba durante seis años y no podía ser reelegido. Curiosamente, la constitución confederada no reconocía a sus Estados el derecho de separarse de ella. Naturalmente, y a diferencia de la constitución de los Estados Unidos, la constitución confederada se refería expresamente a la esclavitud y daba garantías de que nunca podría ser abolida en un Estado sin su propio consentimiento. La convención se convirtió en congreso provisional y eligió como presidente provisional a Jefferson Davis y a Alexander Hamilton Stephens como vicepresidente. Davis fue elegido por su moderación (de hecho, se había pronunciado en contra de la secesión, pero la aceptó como decisión mayoritaria). Hubiera preferido servir a la confederación como general, pero aceptó su cargo de presidente.

El 9 de febrero se celebraron elecciones en el Estado esclavista de Tennesee con respecto a la posible secesión de los Estados Unidos, pero el resultado fue negativo por un estrecho margen.

El 11 de febrero Abraham Lincoln salió de Illinois dispuesto a llegar a Washington para ocupar la presidencia el mes siguiente. Pronunció discursos en varios puntos del recorrido, pero habló en términos generales, sin pronunciarse sobre lo que estaba sucediendo.

El 13 de febrero se reunió una comisión en Virginia para discutir la secesión y la propuesta fue rechazada.

Ese mismo día el rey Francisco II de las Dos Sicilias rindió la fortaleza de Gaeta, atacada por el hambre y el tifus. El 14 de febrero el ejército sardo entró en la fortaleza y el rey Francisco II zarpó hacia Roma en un barco francés. Así terminó la guerra, salvo por que algunos soldados borbónicos organizaron guerrillas de bandoleros.

El emperador Francisco José I de Austria promulgó la conocida como Patente de febrero, que era una carta constitucional, la cual establecía un parlamento imperial bicameral. Los integrantes de la cámara alta eran designados por el emperador e incluían al príncipe heredero, obispos, nobles y ciudadanos destacados. La cámara baja comprendía 120 representantes de Hungría, 20 de Venecia y 203 de las restantes nacionalidades del Imperio. El emperador podía tomar decisiones políticas y militares sin la autorización del parlamento y en caso de "emergencia" podía tomar cualquier decisión cuando el parlamento no estuviera reunido.

El 18 de febrero Davis y Stephens fueron investidos en Montgomery. Durante la ceremonia se interpretó una canción que había compuesto dos años antes Daniel Decatur Emmet, el actor y compositor de música minstrel. Se llamaba Dixie, y en dos años se había hecho popular en todo el país. Incluso había acompañado a Lincoln durante su pasada campaña electoral. Su interpretación en la investidura del presidente Davis (en una versión ligeramente adaptada, más rápida y enfatizando su ritmo a modo de marcha militar) la convertía extraoficialmente en el himno de los Estados Confederados de América, aunque en el Norte se siguió interpretando y en los años siguientes fueron apareciendo nuevas letras. La letra original trata de un esclavo negro huido al norte, que en su lenguaje cómico y torpe, expresa su añoranza por la plantación en la que nació y en la que vivió años felices como esclavo. Se refiere a su tierra natal como Dixie, término de origen discutido: hay quienes consideran que proviene de la línea Mason-Dixon, que marcaba la frontera oriental entre el Estado libre de Pennsylvania y el Estado esclavista de Maryland, aunque un periódico neoyorkino insistió en que Dixie era el nombre de una granja en Long Island que no tenía nada que ver con el sur o la esclavitud.

Tras algunos enfrentamientos entre la tribu de Cochise y los soldados estadounidenses, éste huyó con sus hombres, y en el transcurso de la huida mató a los rehenes estadounidenses y dejó sus restos para que fueran encontrados por los soldados. El 19 de febrero Bascom respondió ahorcando a su vez a sus rehenes y dio por terminada su misión. El momento en que los Apaches descubrieron los cadáveres de los parientes de Cochise se considera el inicio de las guerras Apaches entre éstos y los Estados Unidos. Cochise entabló una alianza con el jefe Mangas Coloradas, que llevaba un tiempo soportando fricciones con una avalancha de buscadores de oro que estaban invadiendo su territorio desde el año anterior, cuando corrió la voz del descubrimiento de un filón.

Lincoln estaba a punto de entrar en la etapa más delicada de su viaje a Washington, pues la capital estaba rodeada por Estados esclavistas: Maryland al norte y Virginia al sur, los cuales afortunadamente no se habían separado, pero la popularidad del presidente electo en tales Estados se encontraba bajo mínimos. El 22 de febrero un detective privado llamado Allan Pinkerton afirmó haber descubierto un complot para asesinarlo a su paso por Baltimore. Actualmente hay serias dudas sobre si la información era cierta o más bien era una estratagema de Pinkerton para ganar prestigio en su profesión. El caso es que el séquito de Lincoln le creyó y convenció al presidente para que cambiara su agenda en secreto y atravesara Baltimore durante la noche, y así llegó a Washington sin incidentes, pero "camuflado", pues consintió incluso en cambiar su chistera característica por un sombrero más discreto. Sus adversarios lo caricaturizaron con viñetas en las que se le veía entrar en Washington disfrazado de escocés, con falda a cuadros.

El 23 de febrero los texanos ratificaron la secesión de su Estado.

El fin de la guerra contra China permitió a Francia concentrar en Vietnam sus fuerzas en el lejano Oriente y el primer objetivo fue romper el asedio a Saigón, donde la pequeña guarnición francoespañola seguía resistiendo un asedio que ya casi duraba un año. Los vietnamitas habían reunido 22.000 soldados regulares más unos 10.000 milicianos, que no pudieron hacer nada cuando varias decenas de barcos de guerra que transportaban a unos 3.000 soldados llegaron a la zona. En dos ataques, que tuvieron lugar los días 24 y 25 de febrero, el ejército vietnamita fue estrepitosamente derrotado y Saigón fue liberada del asedio.

El descubrimiento de un filón de oro había llevado numerosos colonos a la parte oriental del territorio de Utah, y la población de la zona aumentó hasta el punto de que el 28 de febrero fue reconocido como territorio independiente, con el nombre de territorio de Colorado, mientras que el 2 de marzo el presidente Buchanan firmó la constitución del territorio de Nevada, que comprendía la parte más occidental de Utah. Entre ambas cesiones, el territorio de los mormones perdía casi la mitad de su extensión. Unas semanas antes el gobierno de los Estados Unidos había firmado el tratado de Fort Wise con seis jefes Cheyenes y cuatro Arapajoes, que vivían en Colorado, por los que éstos acordaban concentrarse en una reserva de extensión treinta veces menor a la pactada diez años antes en un tratado similar. No obstante, estas diez tribus no representaban a la totalidad de las tribus indias que vivían en el territorio, y fueron muchos los indios que no aceptaron el tratado. Alegaron que los jefes signatarios eran una minoría, que no entendían lo que habían firmado, y que habían sido sobornados con muchos regalos.

El 3 de marzo el zar Alejandro II promulgó el Manifiesto de emancipación, por el que abolió la servidumbre en Rusia (pero sólo la servidumbre respecto a terratenientes privados, pues los siervos que trabajaban tierras estatales no vieron modificada su situación). Los resultados no fueron excesivamente satisfactorios. Muchos siervos pasaron a ser proletarios sin tierras y sus condiciones de vida empeoraron, otros recibieron una cantidad de tierra insuficiente para mantenerse y organizaron disturbios, o bien recibieron de sus amos las peores tierras, por las que tuvieron que pagar una suma considerable, aunque esto sucedió de forma muy irregular en las distintas regiones del vasto imperio ruso. Hubo zonas en las que los siervos se convirtieron en modestos terratenientes. Obviamente, la nobleza rusa estuvo mucho más disconforme con el decreto que las clases bajas.

El 4 de marzo Abraham Lincoln tomó posesión del cargo de presidente de los Estados Unidos. Poco antes, el Estado esclavista de Misuri había convocado una convención que había rechazado la secesión por 89 votos contra 1. En su discurso inaugural Lincoln se mostró conciliador con los Estados esclavistas que permanecían en la Unión, asegurándoles que su gobierno no intervendría en sus asuntos internos relacionados con la esclavitud, pero en cuanto a la secesión afirmó con rotundidad que era ilegal y que el gobierno federal no iba a consentirla, y proponía a los Estados implicados que resolvieran el problema de la forma más sencilla anulando simplemente sus disposiciones secesionistas.

Sin embargo, los Estados Confederados no tenían intención de atender a las sugerencias de Lincoln. Unos días atrás el gobierno confederado había recibido un préstamo de sus Estados miembros por valor de 15 millones de dólares, y había convocado a cien mil voluntarios a prestar servicio militar durante un año. El mismo día de la investitura los Estados Confederados adoptaron una bandera, que constaba de dos franjas rojas separadas por una blanca, y un cuadro azul en la parte superior izquierda consiete estrellas dispuestas en círculo.

Jefferson Davis envió una embajada a Washington con la intención de comprar las posesiones federales situadas en territorio de la Confederación, así como para pagar la parte de la deuda estadounidense correspondiente a los Estados de la Confederación. Lincoln se negó a recibir a los enviados.

El 11 de marzo la constitución confederada fue proclamada oficialmente y en las semanas siguientes fue votada y aprobada en cada uno de los siete Estados de la confederación.

El 13 de marzo se estrenó en París la versión revisada de Tannhäuser. Wagner se había entregado en los preparativos y organizó 164 ensayos previos. El estreno fue un fracaso. Hubo pitidos y abucheos que obligaron a interrumpir varias veces la representación, y lo mismo sucedió los dos días siguientes, así que la obra fue retirada. Wagner se trasladó a Viena, separándose de nuevo de su esposa.

El 16 de marzo Sam Houston se negó a prestar juramento de fidelidad a la Confederación y fue depuesto como gobernador de Texas.

Ese mismo día murió la duquesa Victoria de Kent, la madre de la reina Victoria. Aunque durante mucho tiempo sus relaciones con su hija habían sido muy tensas, en los últimos años se habían reconciliado y su muerte supuso un duro golpe para la reina.

El 17 de marzo el parlamento italiano proclamó el Reino de Italia, y Víctor Manuel II pasó de titularse rey de Cerdeña a titularse rey de Italia.

El general Pedro Santana había arruinado el gobierno dominicano. Tanto él como el presidente anterior, Buenaventura Báez, habían emitido papel moneda secretamente, sin respaldo económico alguno, con lo que éste había terminado perdiendo todo su valor. Tanto Báez como Santana estuvieron de acuerdo en buscar un protectorado extranjero que diera estabilidad a la oligarquía que dominaba la isla, tanto los Estados Unidos como Francia se habían negado, pero España se había mostrado interesada, hasta el punto de que Santana solicitó, no un mero protectorado, sino que el país volviera a convertirse en colonia española. No era el primer país sudamericano que se planteaba algo así, pero sí que fue el primero (y el único) que llevó adelante el proyecto. En palabras del cónsul francés, el país había sido vendido por "un puñado de altos funcionarios que habían convencido a Santana de la inminencia de una revolución [... y que] llamaron a los españoles, no sin antes fijar un alto precio a sus servicios". El 18 de marzo la República Dominicana pasó a ser la Provincia de Santo Domingo y Santana pasó de presidente a gobernador. Obviamente, la medida también tuvo sus oponentes, entre los que destacó Francisco del Rosario Sánchez, que había desempeñado un papel destacado en la lucha por la independencia y desde primeros de año había estado tratando de convencer al presidente haitiano, Fabre Geffrard, para que invadiera la República Dominicana y la librara de la ocupación española. Sin embargo, Geffrard cedió a las presiones españolas y ordenó a Sánchez y otros dominicanos que salieran de su territorio La sumisión de Geffrard a España le supuso cierta impopularidad, y ese año hubo un par de intentos frustrados de derrocarlo.

Ese mismo día los Maoríes firmaron una tregua con los británicos en Nueva Zelanda.

El 27 de marzo, por iniciativa de Cavour, el parlamento italiano expresó su deseo de que Roma se convirtiera en la capital de Italia, pero Roma estaba defendida por soldados franceses y Napoleón III no permitiría que su independencia fuera cuestionada.

El federalista granadino Tomás Cipriano de Mosquera estaba cada vez más cerca de tomar Bogotá. El pánico cundió en la ciudad y el presidente Ospina huyó a Antioquía, pero fue capturado y encarcelado por Mosquera. Su mandato estaba a punto de finalizar, pero el congreso no se reunía y era imposible convocar elecciones, así que, de acuerdo con lo que preveía la constitución para situaciones de emergencia, el 1 de abril ocupó la presidencia el inspector general Bartolomé Calvo.

Tras haber liberado Saigón, el ejército hispanofrances pasó a la ofensiva, y su próximo objetivo fue la cercana My Tho, en el delta del Mekong. Una primera avanzadilla formada por algo más de doscientos hombres bombardeó los fuertes que protegían la entrada de la ramificación del río que conduce hasta ella. Durante los días siguientes fueron llegando gradualmente más refuerzos desde Saigón.

Lincoln dudaba en cómo responder a las acciones de los Estados Confederados. Había un asunto que requería una respuesta urgente: el gobierno federal tenía fuertes distribuidos por todo el país, y los Estados Confederados se habían apropiado sin violencia de todos los que estaban en su territorio excepto uno: Fort Sumter, en Carolina del Sur, que estaba bajo el mando del comandante Robert Anderson y el año anterior, cuando dicho Estado proclamó su secesión, se negó a rendir el fuerte sin la aprobación de Washington. La legislatura de Carolina del Sur había enviado una delegación a Washington para pedirle a Buchanan que ordenara a Anderson entregar el fuerte, pero Buchanan se negó. Entonces el fuerte fue puesto bajo asedio. Buchanan envió entonces un barco mercante para aprovisionarlo, pero unos cañonazos de advertencia le hicieron dar media vuelta, y ahí terminó todo lo que el ex presidente Buchanan había hecho contra la secesión. Anderson seguía resistiendo, pero no tardaría en llegar el día en que tuviera que rendir el fuerte acuciado por el hambre. El problema era que si trataba de aprovisionar fort Sumter se podría desencadenar una escaramuza y el gobierno de Washington podía aparecer como agresor, y esto a su vez podría llevar a los Estados esclavistas que permanecían en la Unión a cambiar de bando y unirse a los confederados. Por otra parte, rendir el fuerte sería dar alas a los secesionistas. El 6 de abril Lincoln resolvió que la inacción no podía prolongarse y ordenó abastecer a Fort Sumter. Previamente informó a Carolina del Sur tratando de que la medida no pudiera ser interpretada como una agresión.

Ese mismo día un mormón llamado Joseph Morris fundó su propia colonia en Kingston, en el territorio de Utah. Cuatro años atrás Morris había recibido las típicas revelaciones que solían recibir los mormones con deseos de notoriedad, las cuales lo nombraban "Séptimo Ángel". Morris comunicó su "nombramiento" a Brigham Young, quien no le dio ningún crédito, y así surgió la secta de los Morrisitas, que se había escindido completamente de la Iglesia oficial a primeros de año, cuando Morris fue excomulgado. Morris anunció a sus seguidores que la Segunda Venida de Cristo estaba próxima, por lo que no debían molestarse en trabajar la tierra.

El 8 de abril murió en Nueva York el inventor estadounidense Elisha Otis. Sus hijos fundaron la empresa Otis Brothers & Co., en la que continuaron la actividad de su padre en el diseño y fabricación de ascensores.

Tras recibir el comunicado de Lincoln según el cual Fort Sumter iba a ser aprovisionado por el ejército, el 11 de abril Carolina del Sur exigió a Anderson la rendición inmediata del fuerte. Anderson respondió comunicando que rendiría el fuerte unos días más tarde, cuando hubiera agotado sus provisiones. Esto era justo lo que Carolina del Sur no podía aceptar, pues no quería verse arrastrada a emplear la violencia contra los Estados Unidos para impedir el abastecimiento.

Mientras tanto, en Vietnam, franceses y españoles estaban dispuestos a lanzar el ataque definitivo contra My Tho, dispuesto para el 12 de abril, pero tuvieron ocasión de hacerlo porque los vietnamitas no opusieron resistencia alguna a la ocupación.

Mientras tanto cañones confederados bajo el mando de Pierre Gustave Toutant Beauregard empezaron a bombardear Fort Sumter. Los hombres de Anderson hicieron lo que pudieron durante treinta y cuatro horas, hasta que el 13 de abril Anderson no tuvo más opción que rendir el fuerte. Beauregard le permitió abandonar el fuerte con todos sus hombres y embarcar hacia Nueva York entre muestras de cortesía y respeto.

El desenlace del asedio a Fort Sumpter benefició enormemente a Lincoln. Los Estados Confederados habían disparado contra la bandera estadounidense sin provocación alguna. Éste era un mensaje capaz de suscitar la indignación de un número suficiente de estadounidenses que no iban a dudar en responder a una provocación que podía considerarse grosso modo como una declaración de guerra. Tras constatar que, en efecto, la opinión pública exigía una respuesta, el 15 de abril Lincoln declaró a los Estados secesionistas en estado de insurrección y pidió voluntarios que se alistaran en el ejército, que en pocas semanas pasó de contar con dieciséis mil hombres a contar con otros setenta mil.

Sin embargo, el Estado de Virginia no veía las cosas de ese modo, sino más bien entendió que el alistamiento era una amenaza contra los Estados secesionados, se negó a proporcionar tropas y el 17 de abril una convención aprobó la secesión y la unión a los Estados Confederados. La máxima autoridad militar en los Estados Unidos era el general Winfield Scott, que tenía entonces 74 años y no estaba en condiciones de entrar en combate, así que ofreció la dirección del ejército federal a Robert Edward Lee, al que consideraba "el mejor soldado que había visto jamás", pero Lee era virginiano, y en cuanto tuvo noticia de la secesión de su Estado consideró su deber renunciar a su puesto en el ejército Federal y ponerse a disposición de la Confederación. De hecho, los mejores oficiales estadounidenses habían nacido en territorio confederado, y muchos adoptaron la misma actitud que Lee (aunque Scott fue una de las excepciones, pues también era virginiano, pero permaneció leal a la Unión). El gobierno federal no hizo nada para impedir que estos oficiales se marcharan con todos los honores, aun sabiendo que se iban a convertir en peligrosos enemigos.

Ahora Washington se encontraba en la misma frontera confederada, y la reacción de Maryland era crucial: si se pasaba también a la Confederación, Washington quedaría completamente rodeada por territorio confederado y debería ser abandonada como capital de los Estados Unidos.  La legislatura de Maryland era favorable a la Confederación, su gobernador era favorable a la Unión y su población estaba dividida. El 19 de abril un regimiento que pasaba por Baltimore (en Maryland) con destino a Washington fue atacado por una muchedumbre de simpatizantes con los confederados. Hubo cuatro soldados muertos y treinta y seis heridos, las primeras víctimas del conflicto. Mientras tanto Lincoln anunciaba que había ordenado a la armada bloquear los puertos confederados. En un principio, la Unión contaba con tres barcos de guerra aptos para cubrir unos 180 puertos distribuidos en más de cinco mil kilómetros de costa, pero se hizo un rápido esfuerzo por adquirir barcos mercantes y equiparlos con cañones. A finales de año había unos 180 barcos colaborando en el bloqueo.

El gobierno federal controlaba todavía Fort Monroe, en Virginia, que tenía un magnífico emplazamiento, prácticamente inexpugnable por tierra, y que proporcionaba un gran dominio sobre la bahía de Chesapeake, por la que se accede al río Potomac y a través de él a Washington. El 20 de abril la pequeña guarnición que había en el fuerte fue reforzada con dos regimientos de Massachusetts.

El 22 de abril el gobernador de Virginia, John Letcher, confió a Robert E. Lee el mando supremo del ejército del Estado.

El 24 de abril la marina estadounidense interceptó dieciséis barcos que trataban de eludir el bloqueo decretado por Lincoln. Fueron muchos más los que lo burlaron con éxito, pero era una primera muestra de que el bloqueo podía ser efectivo si se le dedicaban los medios adecuados.

Los Estados esclavistas más septentrionales: Kentucky, Misuri y Maryland declararon su intención de permanecer neutrales en el conflicto, si bien dicha neutralidad era más bien dudosa, especialmente en el caso de los dos últimos. El gobernador de Misuri, Claiborne Fox Jackson, era abiertamente secesionista, pero después de que la votación popular rechazara la secesión, aseguró que mantendría también a su Estado en una posición neutral. No obstante, había permitido que los secesionistas formaran una Milicia de Voluntarios de Misuri, al tiempo que había prohibido cualquier otra organización de milicianos. No obstante, los unionistas habían formado otra milicia clandestina. Los milicianos secesionistas se habían apoderado de un pequeño arsenal federal en situado en Liberty. Con las armas incautadas planeaban tomar otro mucho mayor situado en St Louis. De hecho, Jackson había escrito al presidente Jefferson Davis pidiendo artillería para tal efecto.

La máxima autoridad militar del ejército federal en Misuri era el general William Selby Harney, que confiando en la declaración de neutralidad de Jackson no había puesto en marcha la orden de reclutamiento de voluntarios que había llegado de Washington, cosa que hizo por su cuenta y de forma clandestina el capitán Nathaniel Lyon. De los hombres que reclutó un 80% eran inmigrantes alemanes, radicalmente opuestos a la esclavitud, así como miembros de una organización política republicana que había actuado como una especie de policía para mantener el orden y proteger a los oradores republicanos durante la pasada campaña electoral. El 26 de abril, siguiendo órdenes del Departamento de Guerra de Washington, los hombres de Lyon y soldados regulares de Illinois cargaron secretamente en un vapor 21.000 de las 39.000 armas que había en el arsenal de St Louis y las llevaron por el Misuri hasta Illinois.

Lincoln decidió aceptar oficialmente la presunta neutralidad de Kentucky y de Misuri, pero no podía permitirse medias tintas en Maryland, asi que declaró la ley marcial en el Estado, y arrestó a unos cuantos políticos. El 27 de abril suspendió la aplicación del habeas corpus en Maryland, de modo que los arrestados pudieron permanecer en prisión sin juicio. El juez Taney del tribunal supremo ordenó que el habeas corpus fuera restituido, pero su orden no fue tenida en cuenta. En unos meses Maryland quedó firmemente bajo el control del gobierno federal. Aunque el gobiernador de Virginia había convocado un referéndum sobre la secesión, Lincoln no quiso esperar a conocer el previsible resultado y ese mismo día ordenó que el bloqueo naval fuera extendido a las costas de Virginia y Carolina del Norte, que también estaba en proceso de secesión.

El 1 de mayo Claiborne F. Jackson, el gobernador de Misuri reunió a sus milicianos en un lugar cercano a St Louis con el propósito teórico de realizar unas maniobras, si bien el plan era tomar el arsenal federal. Allí se instaló un campamento al que los milicianos bautizaron como Camp Jackson.

El 4 de mayo el dictador boliviano José María Linares fue derrocado por su ministro de la guerra, José María Achá, que promulgó una constitución que fijaba un periodo presidencial de tres años sin posibilidad de reelección. Linares huyó a Chile, donde murió ese mismo año.

El 6 de mayo el Estado de Arkansas se unió a la Confederación, seguido por Tennesee el 7 de mayo. Ese mismo día una cañonera federal fue enviada a investigar unas fortificaciones que Virginia estaba construyendo en Gloucester Point, y como consecuencia se produjo un intercambio de disparos de cañón entre el barco y una batería costera. No hubo muertos ni heridos en ninguno de los bandos, pero fue el primer uso de cañones en la guerra civil estadounidense.

El 9 de mayo un barco de vapor transportó secretamente a Misuri el armamento solicitado por el gobernador Jackson a la Confederación, que inmediatamente fue trasladado a camp Jackson. El capitán Lyon tuvo noticia de estos hechos, para lo cual parece ser que se infiltró él mismo en camp Jackson disfrazado de granjera. El 10 de mayo Lyon condujo a unos 6.000 hombres, entre voluntarios y soldados federales con los que capturó a los 669 milicianos de camp Jackson antes de que pudieran llevar a cabo su plan de tomar el arsenal. Como los milicianos se negaron a jurar lealtad a la Unión, Lyon los arrestó y los llevó en una larga marcha hasta el arsenal de St Louis, atravesando la ciudad. Esto fue muy mala idea, pues los secesionistas lo consideraron una humillación, y los ciudadanos lanzaron insultos y piedras contra los soldados a su paso. Al parecer, un borracho obstruyó el paso de la marcha y disparó un tiro con el que hirió a un soldado. Los soldados respondieron primero con disparos al aire y luego con disparos sobre la amenazante muchedumbre, provocando 28 muertos (entre ellos algunas mujeres y niños) y unos 50 heridos. Esa misma noche la legislatura de Misuri, en una reunión urgente, aprobó la creación de la Guardia Estatal de Misuri, bajo al mando del general Sterling Price, que confería un carácter oficial a la milicia secesionista, y otorgaba al gobernador Jackson poderes dictatoriales.

Jackson y Price se reunieron con el general Harney y le aseguraron que mantendrían el orden en todo el Estado y que, en caso de que un ejército confederado entrara en Misuri, la Guardia Estatal lucharía junto al ejército federal para expulsarla del Estado. Sin embargo, al mismo tiempo delegados de Jackson se entrevistaban con autoridades confederadas para pedir que enviaran un ejército a Misuri, con la promesa de que la Guardia Estatal cooperaría para expulsar a los federales y "liberar" el Estado. Harney confió en la palabra de Jackson y Price y aceptó reducir la presencia del ejército federal a la ciudad de St Louis y dejar que la Guardia Estatal mantuviera el control del resto del Estado.

El 13 de mayo Gran Bretaña se declaró neutral en la guerra civil estadounidense. Esto llevaba implícito el reconocimiento de los Estados Confederados de América como parte beligerante y no como una mera agrupación de rebeldes, aunque no suponía su reconocimiento como Estado. No obstante, dicha declaración de neutralidad bastaba para que Gran Bretaña se considerara legitimada para comercias con ambas partes. El primer ministro, Lord Palmerston, era claramente partidario de los confederados. Era totalmente contrario a la esclavitud, pero desde siempre se había mostrado hostil hacia los Estados Unidos, a los que consideraba una amenaza a la hegemonía británica. Por el contrario, la opinión pública británica era mayoritariamente partidaria de los federales. El embajador estadounidense protestó por la declaración de neutralidad, temiendo que fuera un primer paso para el reconocimiento oficial de los Estados Confederados como Estado independiente. La respuesta oficial que recibió fue que eso no estaba en las intenciones del gobierno británico, pero Palmerston apenas disimulaba su impaciencia por encontrar una excusa para hacerlo.

El 18 de mayo dos cañoneras estadounidenses dispararon contra una batería confederada en construcción en Sewell's Point, en Virginia. El 19 de mayo repitieron el ataque, pero para entonces la batería ya estaba operativa y respondió a la agresión. No obstante, ninguna de las dos partes sufrió daños serios.

El 20 de mayo Carolina del Norte se pasó a la Confederación.

Ese mismo día presentó su dimisión el presidente Venezolano Manuel Felipe Tovar, por considerar que no contaba con los apoyos necesarios para hacer frente a la lucha contra los rebeldes federales. Poco después marchó a París.

El 23 de mayo una votación popular ratificó la secesión de Virginia. Lincoln no había querido emprender acciones militares en Virginia para dejar abierta la remota posibilidad de que la secesión fuera rechazada en el referéndum, pero una vez celebrada la votación no podía permitir por más tiempo que los confederados dominaran la orilla meridional del río Potomac, justo enfrente de Washington. Por ello, ese mismo día el general Benjamin Franklin Butler fue puesto al frente de Fort Monroe con órdenes de tomar el control del área circundante. Por otra parte, el 24 de mayo Lincoln ordenó que un regimiento cruzara el Potomac y ocupara la localidad de Arlington, en Virginia. Desde allí avanzó hasta tomar la ciudad de Alejandría. Un oficial federal arrió una bandera confederada en un hotel de la ciudad e inmediatamente fue abatido de un disparo por el dueño del hotel, que a su vez fue abatido por otro soldado. Diversos regimientos federales acamparon en territorio virginiano para proteger Washington.

El 27 de mayo el general Butler envió un destacamento desde Fort Monroe a ocupar la ciudad de Newport News, sin apenas defensas, porque constituía un puerto excelente para la marina federal. Allí se instaló un campamento y una batería de cañones.

Los condados occidentales de Virginia no participaban de la economía esclavista, sino que estaban integrados en el valle del río Ohio, que marcaba la frontera entre Virginia y Ohio y eran más afines al Estado vecino que a su propio Estado. Con tres octavos de la extensión del Estado, el número de esclavos que habitaban en la región no llegaba a la quincuagésima parte. Al frente del ejército federal en Ohio estaba el general George Brinton McClellan, quien el 28 de mayo, como respuesta al incendio de unos puentes, se dispuso a ocupar con 3.000 hombres la parte occidental de Virginia para proteger a la mayoría prounionista que habitaba la zona, así como algunos puentes, líneas de ferrocarril y otros puntos de valor estratégico.

El 29 de mayo la capital de los Estados Confederados de América fue trasladada de Montgomery, en Alabama, a Richmond, la capital de Virginia, a unos 120 kilómetros de Washington. Mientras tanto se iniciaba un combate entre cuatro buques estadounidenses y una batería costera confederada en Aquia Creek, al norte de Virginia, que se prolongó durante cuatro días, sin ningún resultado decisivo, aunque los federales reportaron unos nueve heridos y los barcos sufrieron algunos daños.

Los prounionistas de Misuri consideraban que la confianza que el general Harney había depositado en el gobernador Jackson estaba entre la credulidad y la estupidez, asi que solicitaron a Washington que fuera reemplazado por el capitán Lyon. El gobierno federal aceptó la propuesta, Lyon fue ascendido a general de brigada y el 30 de mayo sustituyó a Harney en el mando.

La relativamente pequeña distancia que separaba la capital federal de la confederada (y, por consiguiente, la proximidad de ambas a la frontera) hizo que tanto el gobierno federal como el confederado concedieran una gran importancia a defender la capital propia y a tratar de ocupar la capital enemiga. El 31 de mayo unos 210 soldados de Virginia ocuparon Fairfax Court House, un pueblo de unos 300 habitantes situado apenas a 22 kilómetros de Washington.  El 1 de junio una pequeña fuerza federal atacó la localidad y se convirtió en el primer combate terrestre de la guerra. El número de combatientes en cada bando no llegó al centenar, y eran tropas mal entrenadas y mal equipadas. Los atacantes fueron finalmente rechazados, y ambos bandos tuvieron un único fallecido y unos pocos heridos. Esa misma noche unos nueve milicianos de Virginia atacaron un puesto de vigilancia federal en Arlington provocando un tiroteo en el que, según algunas crónicas, soldados federales se dispararon entre sí a causa de la confusión. Al final resultaron muertos un soldado y uno de los milicianos.

La invasión de Virginia iniciada por McClellan se estaba produciendo sin encontrar resistencia alguna. El ejército federal estaba ocupando diversos puestos estratégicos, y estaba avanzando hacia la ciudad de Philippi, donde los confederados habían reunido un ejército de unos 800 hombres mal equipados y adiestrados. El 3 de junio la artillería federal despertó a los soldados confederados, que no tardaron en salir corriendo hacia el sur, algunos incluso en pijama.

El general Lee envió un ejército para frenar la expansión que los federales habían iniciado desde Fort Monroe. El 6 de junio los confederados se instalaron en Big Bethel Church, a unos 13 kilometros del campamento federal de Newport News. Allí encontraron pintadas en las paredes que decían "Muerte a los traidores", dejadas poco antes por soldados federales en una expedición de reconocimiento.

El 9 de junio se constituyó un gobierno en el Líbano independiente de Siria (aunque siempre bajo la soberanía otomana) a raíz de lo cual el ejército francés empezó a evacuar la zona, urgido en parte por el gobierno británico, que empezaba a recelar de la presencia francesa en Siria.

Ese mismo día moría en Turín el conde Camillo Cavour. Un amigo suyo franciscano le dio la absolución, la comunión y la extrema unción, a pesar de que Cavour había sido excomulgado por el Papa, razón por la cual el fraile fue suspendido a divinis. Sus últimas palabras fueron "L'Italia è fatta, tutto è salvo".

El 10 de junio Butler envió unos 3.500 soldados bajo el mando de Ebezener Weiber Peirce a un ataque por sorpresa con la intención de hacer retroceder a los confederados, pero fue un completo desastre: la descoordinación hizo que los federales intercambiaran disparos entre ellos, y el ruido alertó a los confederados, con lo que la sorpresa se vino abajo. El combate duró desde el amanecer hasta las cinco de la tarde. Aunque el número de soldados confederados era del orden de 1400, rechazaron el ataque y provocaron unas pocas bajas en el ejército enemigo.

El ejército federal controlaba la parte occidental de Virginia, por lo que el 11 de junio los habitantes de la región convocaron una convención que organizó un gobierno unionista y eligió un gobernador, de modo que desde ese momento hubo dos gobiernos en Virginia: uno unionista en el norte y otro confederado en el sur. Esto terminó la alineación de los Estados. En cuanto a los territorios, la Confederación obtuvo únicamente la adhesión del territorio indio situado entre Kansas y Texas, pues muchos indios eran propietarios de esclavos.

El 12 de junio el rey Víctor Manuel II de Italia nombró primer ministro a Bettino Ricasoli.

Mientras tanto Nathaniel Lyon se entrevistaba con el gobernador Jackson de Misuri y con el general Price en St Louis, y éstos le pidieron que aceptara las condiciones que su antecesor, el general Harney había aceptado. Esencialmente suponían que el ejército federal debía concentrarse exclusivamente en St Louis y que las milicias prounionistas debían ser desarmadas y disueltas. Así no se le daba a Lyon más opción que confiar en la palabra del gobernador. Lyon trató de negociar, pero, ante la inflexibilidad de Jackson, su última palabra fue que, antes de permitir que Jackson diera órdenes al gobierno federal él (Lyon) vería muertos y enterrados a Jackson, Price y a cada hombre, mujer y niño del Estado. Para terminar les anunció que en el plazo de una hora una escolta los llevaría fuera de St Louis. Jackson y Price se trasladaron a Jefferson City, la capital del Estado. Allí ordenaron destruir los puentes por los que pasaban las principales líneas ferroviarias, pero, considerando que no podrían defender la ciudad de un ataque por parte de Lyon, el 13 de junio marcharon con la Guardia Estatal hasta Boonville.

Lyon embarcó a 1.700 hombres en un vapor y el 15 de junio llegó a Jefferson City, donde fue informado de que Jackson se había marchado.

El 17 de junio el ejército federal inició una operación para extender su cabeza de puente en el norte de Virginia desde Alejandría hasta la ciudad de Viena. Para ello, tras comprobar que una línea ferroviaria era segura, unos 275 hombres fueron montados en un tren con vagones descubiertos para presentarse por sorpresa en la ciudad al amanecer. Sin embargo, una patrulla confederada oyó por casualidad el tren a lo lejos, y tuvo el tiempo necesario para instalar cañones apuntando a la vía tras una curva, así como de reunir unos 750 soldados. Un anciano virginiano prounionista corrió junto a la vía y gritó a los federales para advertirles de la emboscada, pero no le hicieron caso. Un cañonazo detuvo el tren y causó varias bajas, pero los soldados federales reaccionaron con rapidez, saltaron de los vagones y se refugiaron en el bosque o se parapetaron tras los vagones. El maquinista huyó con la locomotora. Los oficiales daban órdenes contradictorias. Cuando salió el sol los federales lograron organizar la retirada, y tuvieron suerte de que los confederados no se atrevieron a perseguirlos temiendo que el tren fuera únicamente la vanguardia de un ejército mayor. Se informó de ocho muertos y cuatro heridos, mientras que los confederados no tuvieron ninguna baja.

Mientras tanto en Misuri Lyon había llegado a las afueras de Boonville. El general Price se había retirado más al sur, hasta Lexington por razones de salud, pero con ello cometió el error de dejar a Jackson al mando (que no era militar). Como buen político, consideró que huir por segunda vez le daría mala imagen, así que ordenó al coronel John Sappington Marmaduke que dirigiera el combate contra Lyon. Marmaduke objetó que sus hombres no estaban en condiciones ni tenían armas adecuadas para enfrentarse al ejército federal, pero Jackson insistió. Lyon no tuvo dificultad alguna en barrer a la milicia, que no tardó en salir huyendo. Poco después Price consideró que no podía retener Lexington, con lo que la Guardia Estatal se retiró también de esa ciudad y ello permitió a Lyon controlar todo el centro del Estado y cortar la comunicación entre los secesionistas y la Confederación.

El 19 de junio una brigada de la Guardia Estatal de Misuri atacó Cole Camp, un campamento federal, provocó numerosas bajas al enemigo y, lo que resultó más importante, se apoderó de un gran número de mosquetes y bayonetas.

El 25 de junio murió de tuberculosis el sultán otomano Abdulmecit I y fue sucedido por su hermano Abdulaziz I. Entre las primeras acciones de su gobierno estuvo la reorganización y modernización de la Universidad de Estambul.

El 27 de junio un ejército federal fracasó en un nuevo intento de extender su dominio sobre el norte de Virginia, esta vez en Mathias Point, donde los confederados repelieron un desembarco federal.

El 3 de julio el general Price se reencontró con el gobernador Jackson reuniendo en total unos 6.000 hombres de la Guardia Estatal de Misuri, donde empezaron a reorganizarse.

El dominicano Francisco del Rosario Sánchez había organizado guerrilas para expulsar a los españoles de su país, pero fue herido en una emboscada, capturado y fusilado el 4 de julio.

El 5 de julio la Guardia Estatal de Misuro atacó Cartago, donde se encontraba un ejército federal de unos 1.100 hombres, que salieron a su encuentro a varios kilómetros de la ciudad, pero que acabaron regresando a ella y huyendo durante la noche.

El liberal venezolano Juan Crisóstomo Falcón había salido del país en busca de mercenarios y, tras reunir unos cuantos en las islas caribeñas regresó dispuesto a continuar la lucha.

El general George B. McClellan no estaba teniendo dificultades en expulsar a los confederados del oeste de Virginia. Éstos estaban bajo el mando del general Robert Selden Garnett. McClellan derrotó a parte del ejército de Garnett el 11 de julio en Rich Mountain, y éste, al ser informado de la derrota, se propuso llevar a sus 4.500 hombres hasta Beverly, pero recibió la falsa noticia de que McClellan la había ocupado, y entonces inició una retirada hacia el interior de Virginia, perseguido por el general de brigada Thomas Armstrong Morris, quien el 13 de julio alcanzó la retaguardia de Garnett en Corrick's Ford. Éste trató de dirigir algunas escaramuzas para dar tiempo a huir al grueso de su ejército, cuando fue alcanzado por una andanada que lo mató al instante. Fue el primer general que murió en la guerra civil.

Los éxitos federales en el oeste de Virginia contrastaban con sus fracasos en el norte de dicho Estado. Los confederados habían reunido 20.000 hombres en Manassas, a cuarenta kilómetros al oeste de Washington, bajo el mando del general P.G.T. Beauregard, que era el héroe confederado del momento por haber tomado Fort Sumter. A unos ochenta kilómetros al oeste de Manassas el general Joseph Eggleston Johnston tenía bajo su mando a otros 12.000 hombres. Por su parte, los federales tenían 35.000 hombres en Washington bajo el mando del general Irvin McDowell. La opinión pública en Washington reclamaba una acción enérgica contra la amenaza confederada, y era secundada por los políticos. Por su parte McDowell señalaba que sus hombres no estaban bien entrenados, y que no era momento de combatir. Sin embargo, Lincoln le señaló que el ejército confederado estaba en las mismas condiciones, y el 16 de julio McDowell salió de la capital con órdenes de rechazar a los confederados de las cercanías de Washington.

El 17 de julio Benito Juárez anunció la suspensión del pago de la deuda externa mexicana, por carecer de medios para hacerle frente.

McDowell había trazado un plan para rodear a los confederados, pero la columna que debía situarse al sudeste del ejército de Beauregard fue interceptada el 18 de julio en Blackburn's Ford y no pudo abrirse paso.

Mientras tanto Tomás Cipriano Mosquera entraba en Bogotá y capturaba al presidente Calvo. Allí se proclamó nuevo presidente de la Confederación Granadina. Tanto Calvo como el ex presidente Ospina fueron condenados a prisión, pero lograron escapar y exiliarse. Entre sus primeras disposiciones estuvo una ley que subordinaba el clero al gobierno civil y la expulsión de los jesuitas. No obstante, la entrada en la capital no puso fin a la guerra civil, sino que en gran parte del país siguió habiendo combates.

McDowell improvisó un nuevo plan que en principio era bueno, pero se retrasó mucho en ponerlo en práctica, en parte porque sus espías le suministraban información contradictoria sobre los movimientos enemigos, hasta el punto de que tuvo que recurrir a un globo aerostático para labores de reconocimiento. El caso fue que no pudo impedir que el 20 de julio las tropas de Johnston se unieran a las de Beauregard y, cuando lanzó el ataque, el 21 de julio, era demasiado tarde. Los federales cruzaron el río Bull Run e hicieron retroceder al flanco izquierdo confederado. Poco después, otra brigada dirigida por William Tecumseh Sherman cruzó el río por un vado no vigilado y puso en aprietos al centro de la línea enemiga. El general de brigada Barnard Bee pidió ayuda al general Thomas Johnnatan Jackson, que dirigía una brigada de virginianos. "El enemigo nos está rodeando", le dijo, a lo que Jackson respondió impasible: "Entonces tendremos que darles bayoneta". Entonces Bee regresó junto a sus hombres y les grió: "¡Ahí está Jackson como una muralla de piedra, sitúense detrás de los virginianos!" Bee fue muerto de un disparo unos segundos después, pero desde entonces el general Jackson fue conocido como Stonewall Jackson (muralla de piedra Jackson). Éste logró romper la línea nordista, tras lo cual los federales empezaron a retroceder. Cuando el desorden hizo peligrar la dirección de la batalla, McDowell ordenó la retirada, que en principio fue ordenada, pero un gran número de políticos de Washington habían acudido a presenciar el combate a modo de espectáculo, y ante la orden de retirada cundió el pánico entre ellos y lo contagiaron a los jóvenes soldados, que no lo habían hecho mal pese a su falta de experiencia. Además sus carruajes atascaron los caminos de regreso a Washington con lo que el caos fue aún mayor. Afortunadamente para ellos, Beauregard y Johnston no quisieron perseguir a los federales porque su ejército también estaba bastante desorganizado.

El 24 de julio McDowell fue sustituido por McClellan al frente del que pasó a llamarse Ejército del Potomac, que debía proteger a Washington.

El teniente coronel John Robert Baylor había recibido órdenes del Estado de Texas de ocupar los fuertes que los federales habían abandonado en la frontera con Nuevo México. Sus instrucciones le permitían pasar a Nuevo México si estimaba que las condiciones lo habían posible, y así lo hizo. Temiendo que los federales pudieran atacar desde Fort Fillmore, se dirigió hacia él al frente de unos 300 hombres y se instaló en la ciudad de Mesilla. Fort Fillmore estaba bajo el mando del mayor Isaac Lynde, quien el 25 de julio se presentó en Mesilla con 380 soldados y pidió la rendición de Baylor. Ante su negativa, lanzó un ataque que fue repelido por los confederados y tuvo que retirarse de nuevo a Fort Fillmore con algunas bajas. El 26 de julio, temiendo que el fuerte fuera atacado, Lynde lo abandonó tras destruir el arsenal y se replegó hacia el norte. Al parecer, muchos de sus soldados juzgaron oportuno llenar sus cantimploras para el viaje con whisky en lugar de con agua, lo cual hizo que la marcha fuera muy peculiar. Baylor había salido en persecución de Lynde y fue recogiendo hombres borrachos a lo largo del camino. Finalmente, el 27 de julio encontró a Lynde con sus hombres deshidratados y éste no tuvo más remedio que rendirse.

El 28 de julio un barco de guerra estadounidense hundió un barco confederado, el Petrel, cerca de Charleston, en Carolina del Sur. Los supervivientes fueron arrestados bajo el cargo de piratería.

Un barco de guerra estadounidense bajo el mando del capitán Jamen Findlay Schenck recibió órdenes de buscar un barco comercial estadounidense que se había perdido cerca de la costa vietnamita. El 31 de julio Schenck entró en el puerto de Qui Nhon con la intención de preguntar por el barco perdido, pero fue recibido con un cañonazo. Sorprendidos, los estadounidenses izaron una bandera blanca, pero la respuesta fue otro cañonazo. Consecuentemente, Schenck ordenó responder al ataque y, al cabo de veinte minutos de fuego de cañón por ambas partes, se oyó una explosión en el fuerte vietnamita del que provenían los disparos, tras lo cual cesó el fuego enemigo (debió de explotar un arsenal o uno de los cañones del fuerte). Los estadounidenses continuaron disparando durante una hora hasta que el fuerte vietnamita quedó en ruinas. Luego marcharon hacia Hong Kong sin haber encontrado rastro del barco perdido.

En Nuevo México había numerosos habitantes partidarios de la secesión y la expedición de Baylor permitió que tomaran el control de la mitad meridional del territorio. El 1 de agosto Baylor organizó el territorio de Arizona, que estaba formado por la mitad sur del territorio de Nuevo México y se nombró a sí mismo gobernador militar. Los secesionistas también eran relativamente fuertes en el sur de California, pero el ejército federal logró controlar a tiempo la zona y la secesión no prosperó.

La batalla de Bull Run hizo comprender a los unionistas que había mucho trabajo por hacer. El 5 de agosto entró en vigor un impuesto sobre la renta, que gravaba el 3% de los ingresos que superaran los 800$. Como no estaba graduado, fue mucho menos oneroso para los ricos.

Los indios Apaches no distinguían entre federales y confederados en sus incursiones desde que declararan la guerra a los blancos. Ahora atacaban un pueblo en Arizona llamado Tubac, cuya población se refugió en el presidio, pero logró enviar un aviso a un fuerte confederado cercano, que a su vez envió 25 soldados en su ayuda. A su llegada los apaches se alejaron, pero mantuvieron acorralados a los soldados en el pueblo impidiendo su escape. Finalmente los soldados lograron evacuar a los civiles y dejaron la ciudad a merced de los indios, que la incendiaron.

El general Price había logrado reunir hasta 12.000 hombres entre los milicianos de la Guardia Estatal de Misuri y refuerzos llegados de Arkansas. Ahora el general Lyon se encontraba en desventaja, pues contaba únicamente con 5.400 soldados y trataba de evitar un choque frontal con los confederados. Su plan era retirarse a Rolla, en el noreste, para recibir refuerzos, pero antes planeó un ataque por sorpresa al campamento confederado en Wilson's Creek para retrasar la persecución que estaba sufriendo. Para ello dividió su ejército en dos columnas que atacarían el campamento confederado por dos frentes. Lanzó el ataque al amanecer del 10 de agosto y el factor sorpresa le dio la iniciativa, pero las dos columnas no pudieron comunicarse en ningún momento de la batalla, y cuando una de ellas se retiró, la otra, la comandada por el propio Lyon, se encontró en desventaja. Lyon recibió dos heridas y su caballo murió, por lo que tuvo que salir a pie del campo de batalla, aunque murió poco después. Fue el primer general federal que murió en la guerra civil. La batalla fue sangrienta, pues ambos bandos perdieron más de 250 hombres, y el número total de bajas entre muertos y heridos superó el millar. No obstante, los federales lograron su objetivo y pudieron huir hacia Rolla sin ser perseguidos. Por su parte, Price pudo ocupar Sprinfield, que había sido el último cuartel general de Lyon.

El mando del ejército federal en Misuri pasó a John C. Frémont, quien decretó la ley marcial, la emancipación de los esclavos y confiscó las propiedades de los secesionistas.

Puesto que los Apaches habían destruido Tubac, sus habitantes organizaron una caravana para trasladarse a otra ciudad, pero a su paso por Cookes Canyon fue atacada por unos 100 guerreros de las tribus de Cochise y Mangas Coloradas. La caravana siguió el procedimiento habitual: formó un círculo y se dispuso a resistir un asedio. Al terminar el día los Apaches se retiraron llevándose consigo una gran cantidad de ganado. Éste fue uno de los numerosos ataques que los Apaches perpetraron durante el verano en Cookes Canyon. Se calcula que mataron a unos 100 estadounidenses y mexicanos en la zona, muchos de los cuales fueron torturados y mutilados antes de morir.

El 16 de agosto murió la reina Ranavalona I de Madagascar, que fue sucedida por su hijo Radama II, que dio un giro radical a la política de su madre. Se calcula que unos 150.000 cristianos murieron durante el reinado de ésta, mientras que el nuevo rey decretó la libertad de religión, excarceló a un gran número de presos políticos y se apresuró a firmar tratados de amistad con Gran Bretaña y Francia. También abolió el sistema por el que la culpabilidad o la inocencia de un acusado se decidía haciéndole consumir una nuez venenosa, de modo que si se salvaba era inocente, y si moría era culpable.

El 22 de agosto murió el emperador chino Xianfeng (probablemente por su adicción al opio), y fue sucedido por su hijo Tongzhi, de seis años. Era el único hijo que le había sobrevivido, pero su madre no era su esposa, la emperatriz Cian, sino una de sus concubinas, Cixí, que desde entonces fue conocida como la emperatriz viuda. Ambas mujeres ejercieron la regencia, asesoradas por su cuñado.

El 25 de agosto se produjo un choque de trenes cerca de Brighton, en Gran Bretaña, el más grave sucedido hasta el momento. Hubo 23 muertos y 176 heridos. El accidente se debió a una serie de confusiones por parte de un guardagujas.

El 26 de agosto un ejército confederado bajo el mando del general de brigada John Buchanan Floyd atacó por sorpresa a un ejército federal en Kessler's Cross Lanes, en Virginia Occidental, al que superaba en número. Tras obtener una fácil victoria se parapetó en Carnifex Ferry.

La costa de Carolina del Norte está protegida por una cadena de islas estrechas que servían de protección a barcos que permanecían resguardados hasta que recibían noticias de la proximidad de un barco mercante estadounidense. Entonces salían, lo apresaban y volvían a refugiarse entre las islas y la tierra firme. Sólo había cuatro entradas por las que podía pasar un barco de gran tamaño, las llamadas Beaufort, Ocracoke, Hatteras y Oregón, y la legislatura de Carolina del Norte había instalado fuertes en ellas apenas anunció su secesión. La entrada más importante era Hatteras, por lo que era defendida por dos fuertes, uno a cada lado: Fort Clark y Fort Hatteras. La piratería estaba perjudicando notablemente al comercio estadounidense. El 28 de agosto una flota estadounidense inició una maniobra anfibia: mientras parte de los barcos bombardeaban Fort Clark sin dejar de moverse (para impedir que la artillería enemiga pudiera afinar sus disparos), unos 900 hombres desembarcaron e impidieron que los fuertes recibieran refuerzos. Cuando se quedaron sin municiones, los ocupantes de Fort Clark pasaron al fuerte vecino, que se convirtió en el siguiente blanco de la flota federal. Pronto advirtieron que los cañones de Fort Hatteras tenían menos alcance que los de los barcos, por lo que sus posibilidades eran nulas. No obstante, pronto cayó la noche y la batalla continuó al día siguiente, el 29 de agosto, cuando se produjo la rendición del segundo fuerte. De este modo, la entrada Hatteras quedó en manos de los federales, con lo que terminó la piratería y la costa de Carolina del Norte se encontró amenazada.

Una brigada de unos 600 hombres penestró en Misuri desde Kansas bajo el mando del coronel y senador James Henry Lane, para informarse de lo que estaba sucediendo en el Estado vecino. El 2 de septiembre atacó por sorpresa al ejército de Price en Dry Wood Creek, pero, ampliamente superado en número, tras unas horas de lucha tuvo que regresar a Kansas.

El estado de Kentucky permanecía neutral, pero ejércitos de ambos bandos aguardaban en sus fronteras dispuestos a intervenir si el enemigo violaba la neutralidad o incluso, por qué no, planteándose si convenía anticiparse a una violación por parte del enemigo y tomar la iniciativa. El ejército confederado en la frontera meridional de Kentucky estaba bajo el mando del general y obispo Leonidas Polk, primo del ex presidente Polk, mientras que en la frontera norte estaba Ulysses S. Grant. La inicial "S" en su nombre no significaba nada: su nombre original era Hiram Ulysses Grant, pero un congresista lo había recomendado para ingresar en West Point y en su recomendación escribió por error Ulysses S. Grant, y Grant consideró más fácil aceptar su nuevo nombre que convencer al ejército de que había cometido un error. Durante mucho tiempo él no supo de dónde venía la S, aunque parece ser que el congresista la escribió pensando en el apellido de soltera su madre, "Simpson". En West Point fue "Sam" para los amigos, pues las iniciales "U.S." se asociaban a "Uncle Sam".

El primero en violar la neutralidad de Kentucky fue Polk, que el 3 de septiembre ocupó Columbus, considerada clave para controlar el Bajo Mississippi.

Hasta el año anterior, británicos, franceses y rudos habían permanecido neutrales en la guerra que el gobierno imperial chino estaba librando contra el "hermano de Jesucristo", Hong Xiuquan, y sus miles de seguidores. De hecho, habían mostrado cierta simpatía hacia su causa, en parte porque eran cristianos y en parte porque les convenía para debilitar a China durante las guerras del opio. Sin embargo, tras la convención de Pekin el gobierno chino se había mostrado bastante colaborador y, por otra parte, los europeos estaban constatando que el cristianismo de Hong Xiuquan era bastante sui generis, y lo que era más grave, éste veía a los emisarios occidentales como meros "portadores de tributos" que iban a inclinarse ante "el Señor de todos los reinos". Esta actitud no era la mejor para ganarse las simpatías de los extranjeros, y ello se tradujo en que Gran Bretaña y Francia empezaron a colaborar con el gobierno chino. Por otra parte, el año anterior había llegado al país un aventurero estadounidense llamado Frederick Townsend Ward, que había formado parte de los filibusteros de William Walker, y ahora estaba adiestrando un ejército de chinos en las técnicas occidentales. El 5 de septiembre los rebeldes chinos sufrieron una primera y estrepitosa derrota significativa en Anqing.

En cuanto Grant fue informado de que los confederados habían entrado en Kentucky, sin esperar órdenes, cruzó también la frontera y el 6 de septiembre ocupó Paducah.

El 8 de septiembre unos 20 soldados confederados acudieron en ayuda de los habitantes de Placito (un pueblo de Arizona poblado por mexicanos), que estaba siendo atacado por los Apaches. Tras una larga lucha, los apaches huyeron dejando al menos cinco muertos.

El 9 de septiembre el presidente granadino Tomás Cipriano de Mosquera promulgó una ley de desamortización de bienes eclesiásticos. Un més más tarde decretó la disolución de las órdenes religiosas que no aceptaran la desamortización o el control estatal.

El 10 de septiembre un ejército federal de unos 5.000 hombres dirigidos por el general de brigada William Starke Rosecrans (que había sustituido a McClellan en Virginia Occidental cuando éste fue destinado a Washington) atacó las posiciones de John B. Floyd en Carnifex Ferry, el cual contaba tan sólo con 3.000 hombres. La poderosa artillería de los federales hizo que Floyd no tardara en ordenar la retirada.

En Venezuela, José Antonio Páez, aprovechando la situación crítica que suponía la guerra civil contra los federalistas alzados en armas, se declaró dictador.

El presidente Jefferson había destinado al general Lee a Virginia Occidental, con la misión de recuperar el territorio ocupado por los federales. Después de estudiar el terreno, Lee trazó un plan que incluía un ataque simultáneo por dos frentes: una columna atacaría el campamento del general de brigada Joseph Jones Reynolds mientras otra atacaría Fort Milroy, bajo el mando del coronel Nathan Kimball. Para ello Lee contaba con unos 5.000 hombres que dividió en seis brigadas. Las fuerzas federales sumaban unos 3.000 hombres. El plan se puso en práctica el 12 de septiembre. El ataque a Fort Milroy fue tan caotico y desorganizado (en medio de la lluvia y la niebla) que los oficiales terminaron rindiendo sus 3.000 hombres porque creían que se enfrentaban a un ejército muy superior, cuando en realidad se enfrentaban a unos 300 hombres. Por su parte, Lee no llevó a cabo el ataque al campamento de Reynolds, después de que uno de sus oficiales fuera abatido durante una misión de reconocimiento. Después de algunas maniobras, terminó retirándose.

El 13 de septiembre Boonville fue atacada por 800 hombres de la Guardia Estatal de Misuri bajo el mando del coronel William Brown, que sorprendió a los soldados federales mientras estaban desayunando. No obstante, reaccionaron rápidamente y pudieron rechazar a los atacantes. Brown murió en el combate.

Mientras tanto el general Price lanzaba un ataque a Lexington al frente de sus 12.000 hombres, mientras que la guarnición federal en la ciudad apenas contaba con 3.500. Ante las dificultades de atravesar las defensas enemigas, dispuso un asedio.

Las relaciones entre la Confederación Argentina y la provincia de Buenos Aires, que supuestamente estaba en proceso de integración, se deterioraron aún más cuando Buenos Aires eligió sus diputados para el congreso siguiendo una normativa provincial que había sido sustituida por otra nacional. El gobierno de Derqui declaró nula la elección y convocó nuevas elecciones, pero el gobernador de Buenos Aires, Bartolomé Mitre, se negó a repetir la elección. Entonces Derqui reclutó un ejército y lo puso bajo el mando de Justo José de Urquiza con la orden de someter a Buenos Aires. Pero Urquiza no quería pelear. Insistía en que Buenos Aires debía incorporarse a la Confederación pacíficamente. Por ello, Derqui le quitó el mando supremo del ejército y se lo pasó a Juan Saá. Por su parte Mitre no esperó un ataque e invadió él mismo la Confederación al frente de un ejército de 22.000 hombres. El encuentro con el ejército federal se produjo el 17 de septiembre en la batalla de El Pavón, en la que todo apunta a que Urquiza retiró deliberadamente a sus fuerzas para permitir la victoria de Mitre.

Aunque los intentos de los liberales chilenos de expulsar por la fuerza del gobierno a los conservadores habían fracasado, lo cierto era que los conservadores estaban divididos y el presidente Montt no contaba con los apoyos necesarios. Una parte de los conservadores se alió con los liberales y el congreso buscó un sucesor liberal lo suficientemente moderado como para que la transición no resultara traumática. El elegido fue José Joaquín Pérez, que tomó posesión el 18 de septiembre, dando fin a tres décadas de gobiernos conservadores.

La razón por la que Polk había entrado en Kentucky era que, mientras los proconfederados de dicho Estado habían pasado a Tennessee para alistarse como voluntarios en el ejército, los prounionistas se habían quedado dentro de sus fronteras y se habían concentrado en un campamento llamado Andrew Johnson. Éste era el objetivo de Polk, y el 19 de septiembre se presentó en él, dispersó a los 300 hombres que lo ocupaban, se apoderó de sus armas y destruyó el campamento.

Ese día se casaron en Roma el archiduque Carlos Salvador de Austria, hermano del derrocado gran duque Fernando IV de Toscana y María Inmaculada de Borbón, hermana del también derrocado rey Francisco II de las Dos Sicilias.

El 20 de septiembre el general Price tomaba Lexington.

Los confederados habían situado unas baterías en Evansport, con las que impedían el tránsito marítimo por el río Potomak. El 25 de septiembre dos barco de guerra federales trataron de destruirlas, pero no tuvieron éxito.

El 27 de septiembre unos 300 Apaches atacaron el pueblo minero de Pinos Altos. Pillaron a sus habitantes desprevenidos y realizaron una matanza antes de algunos pudieran organizar la defensa. Casualmente, unos 15 milicianos confederados pasaron por allí y ayudaron a defender el pueblo. Tras una larga batalla que parecía perdida, los soldados lograron disparar un viejo cañón que puso en fuga a los indios.

Virginia Occidental fue azotada por intensas lluvias durante dos semanas, que extendieron enfermedades tanto en el ejército federal como en el confederado. Cuando el tiempo mejoró, el general Reynolds se propuso atacar un campamento confederado junto al río Greenbrier, que estaba bajo el mando del general Henry Rootes Jackson. El ataque se produjo el 3 de octubre cuando el ejército federal entró por sorpresa en el campamento. Se inició así una batalla que duró varias horas, hasta que Reynolds dio la orden de retirada. El resultado fue inconcluyente. Ambos bandos sufrieron pocas bajas y la situación tras la batalla era la misma que antes de que se iniciara.

La isla de Santa Rosa es una larga lengua de tierra situada frente a la costa de Florida, en la que había un fuerte federal con una guarnición de unos 600 hombres (que servía de punto de aprovisionamiento para los barcos que bloqueaban la costa confederada). El 9 de octubre dos pequeños vapores transportaron a unos 1.200 soldados confederados que trataron de tomar el fuerte, pero la misión resultó un fracaso y tuvieron que volver por donde habían venido dejando atrás unas 87 bajas, entre muertos y heridos.

El bloquo naval estaba perjudicando seriamente a la economía confederada. El 12 de octubre una flota confederada trató de expulsar a la flota federal que vigilaba el delta del Mississippi y ciertamente, tras un intenso combate en el que no hubo víctimas, aunque varios barcos resultaron dañados, la flota federal optó por retirarse, si bien la flota confederada era la que mayores daños había sufrido.

La derrota rusa en Crimea había dado alas a los nacionalistas polacos, y las protestas contra la dominación rusa eran cada vez más numerosas. Sólo en Vilnius, la principal ciudad de Lituania, hubo 116 manifestaciones ese año, que terminaron con la intervención del ejército ruso. El 14 de octubre fue decretada la ley marcial en Polonia. Los polacos se dividían en "blancos", que apoyaban el régimen ruso, y "rojos", contrarios a él.

En Misuri, Frémont había reunido un ejército federal de unos 20.000 hombres con los que se proponía expulsar a Price del Estado. Un ejército de unos 1.500 Guardias Estatales de Misuri dirigido por Meriwether Jeff Thompson se dirigió al sudeste del Estado e incendió un puente sobre el que pasaba una vía férrea. Frémont envió dos columnas en su persecución, una de 1.500 hombres bajo el mando del coronel Joseph Bennett Plumer y otra de 3.000 hombres bajo el mando del coronel William Passmore Carlin. Thomson se enteró de que lo buscaban y se retiró a Fredericktown. El 21 de octubre decidió atacar a la vanguardia del ejército federal, pero los federales obtuvieron la victoria y luego algunos soldados escaparon al control de sus oficiales e incendiaron algunas viviendas de Fredericktown, pues consideraron que sus habitantes habían colaborado con los confederados.

Mientras tanto un ejército federal de 7.000 hombres había acampado en las montañas Wildcat a la espera de un ejército confederado de 5.400 hombres que se dirigía hacia el centro de Kentucky. Los confederados fueron derrotados y huyeron al caer la noche.

Ese mismo día se libró otra batalla en Ball's Bluff, en el extremo más septentrional de Virginia, al noroeste de Washington. Debido a una serie de confusiones sobre el movimiento enemigo, un ejército confederado de unos 1.700 hombres cruzó el Potomac lenta desorganizadamente y se enfrentó allí a un ejército confederado de un tamaño similar en un combate que terminó con 223 federales muertos, 226 heridos y 553 prisioneros. Algunos cadáveres flotaron río abajo hasta Washington.

El 24 de octubre llegó a Salt Lake City la línea telegráfica que la Pacific Telegraph Company estaba tendiendo desde Omaha, en la frontera oriental del territorio de Nebraska. Una semana antes había llegado por el oeste a la ciudad la línea que la Overland Tekegraph Company estaba tendiendo desde Carson City, en la frontera occidental de Nevada. El resultado fue la unión telegráfica entre las dos costas estadounidenses, que permitía una comunicación casi instantánea entre ellas. Dos días después el Pony Express anunció su cierre, pues evidentemente no podía competir con el telégrafo. No obstante, su año y medio de funcionamiento bastó para convertirlo en una leyenda entre los estadounidenses.

Frémont se dirigió hacia Springfield, de donde el 25 de octubre expulsó a un ejército de la Guardia Estatal de más de un millar de hombres, tras lo cual instaló un campamento en las afueras de la ciudad.

El 30 de octubre Lee fue llamado a Richmond, con lo que dejó Virginia Occidental sin haber logrado ningún progreso significativo.

El 31 de octubre España, Francia y Gran Bretaña, los principales acreedores de México, firmaron el Tratado de Londres para actuar conjuntamente contra la suspensión de pagos anunciada por Benito Juárez unos meses atrás.

Entre los muertos en Ball's Bluff se encontraba un coronel que también era Senador, y su muerte provocó un gran revuelo político. El oficial al mando de la operación, Charles Pomeroy Stone, fue juzgado por traición (aunque negligencia habría sido más exacto). El general Winfield Scott defendió en todo momento la lealtad de Stone, pero el resultado fue que acabó convertido en el principal chivo expiatorio. El 1 de noviembre fue reemplazado por McClellan como general en jefe del ejército y destinado a West Point.

Temiendo que la emancipación de esclavos decretada por Frémont en Misuri pudiera provocar la secesión de los pocos Estados esclavistas que quedaban en la unión, Lincoln ordenó a Frémont que la revocara. Éste se había negado y había enviado a su esposa a Washington para tratar de convencer al presidente, pero el 2 de noviembre Lincoln revocó él mismo la emancipación y quitó a Frémont el mando en Misuri.

El 3 de noviembre los Estados Unidos iniciaron un ataque anfibio a Port Royal, en Carolina del Sur, con el fin de tener un nuevo punto de apoyo para el bloqueo. Se emplearon 77 barcos y más de 12.000 soldados, que necesitaron cinco días de combates para tomar los dos fuertes que protegían la ciudad, que no contaban con más apoyo que cuatro barcos de guerra. A partir de Port Royal los federales tomaron varias posiciones más al norte. El general Lee llegó al lugar demasiado tarde y consideró que no había nada que hacer. Ordenó que el ejército se retirara hacia el interior y para impedir cualquier intento por parte de los federales de adentrarse en tierra firme.

Tras la batalla de Pavón, advirtiendo la inacción de Urquiza, el bonaerense Bartolomé Mitre había avanzado hasta ocupar Santa Fe y desde allí había ido deponiendo uno a uno a los gobernadores de ocho provincias argentinas. Viéndose indefenso, el 5 de noviembre el presidente Santiago Derqui huyó a Uruguay sin presentar siquiera su dimisión. Para entonces, Urquiza y otros gobernadores ya habían dejado de reconocer al gobierno de Derqui y acataban la autoridad de Mitre.

En Misuri, Frémont tuvo noticias de que los confederados pensaban reunir sus fuerzas en Arkansas, por lo que ordenó a Grant que atacara Columbus en Kentucky para retener allí a los 5.000 hombres que estaban bajo el mando de Polk. Grant envió 3.000 hombres a Misuri bajo el mando del coronel Richard Oglesby para que atacaran Columbus desde el oeste (la ciudad está en la frontera de Kentucky con Misuri), pero se enteró de que otro ejército confederado se disponía a interceptar a Oglesby desde Misuri, así que envió también refuerzos y se dispuso a atacar otro punto, Belmont (en Misuri) para que Polk no enviara a su vez más hombres contra Oglesby. Al enterarse de los movimientos de Grant, Polk pensó que se disponía a atacar Belmont como distracción, pero que su objetivo real era Columbus, así que envió unos 2.700 hombres a Belmont bajo el mando del general de brigada Gideon Johnson Pillow y se quedó en Columbus con el resto de sus hombres. Grant inició su ataque el 7 de noviembre y obtuvo una fácil victoria sobre los confederados. Tomó numerosos prisioneros y luego ordenó quemar el campamento. Al parecer, algunos heridos confederados que estaban en sus tiendas fueron quemados por error, aunque los confederados pensaron que fue un acto deliberado. Luego refuerzos confederados trataron de cortar la retirada a los hombres de Grant, que tuvieron que abrirse paso en un fuego cruzado entre los cañones confederados y los cañones de los barcos que esperaban a Grant en el Mississippi. Los confederados consideraron el encuentro como una victoria, porque Grant salió huyendo, pero fue más bien un empate, pues lo cierto es que Grant destruyó un campamento confederado y aniquiló el primer ejército al que se enfrentó.

Aunque los ejércitos confederados habían obtenido claras victorias en los encuentros más importantes, el bloqueo federal resultaba cada vez más efectivo y oneroso para la Confederación. En realidad, el presidente Davis consideraba que, a la larga, el bloqueo beneficiaría a la Confederación, pues privaría a Gran Bretaña y Francia de sus suministros de algodón, lo que las induciría a reconocer oficialmente a los Estados Confederados de América y a romper el bloqueo por sus propios medios. Pero para que esto pudiera suceder eran necesarios contactos diplomáticos. Oficialmente, ni Gran Bretaña ni Francia reconocían a la Confederación y, por consiguiente, no mantenían con ellos relaciones diplomáticas, si bien Gran Bretaña tenía enviados "no oficiales" en territorio confederado. No obstante, era necesario enviar embajadores a Europa (fueran aceptados como tales o no) y Davis eligió a James Mason (el autor de la Ley del esclavo fugitivo) como embajador en Gran Bretaña y a John Slidell como embajador en Francia. Sus instrucciones eran presentar la causa confederada en analogía con la causa de la independencia italiana, que Gran Bretaña y Francia estaban apoyando, y entre su documentación había pasajes de diplomáticos franceses y británicos sobre la cuestión italiana junto con argumentos que justificaban su extensión al caso confederado. También ofrecían garantías de que la división de los Estados Unidos restringiría las ambiciones expansionistas de la Federación y así una alianza entre Gran Bretaña, Francia y la Confederación resultaría mutuamente beneficiosa.

El paso complicado era burlar el bloqueo, porque los federales recibían información diaria sobre la misión de Mason y Slidell. Sin embargo, el plan para burlar el bloqueo no trascendió y tanto los federales como los británicos creyeron que Mason y Slidell viajaban en el Nashville, un buque bajo bandera confederada que había zarpado de Charleston y que fue perseguido doblemente en vano por un barco de guerra estadounidense (doblemente porque ni pudo darle alcance ni llevaba a bordo a los embajadores). Por el contrario, éstos habían zarpado en otro barco que los había dejado en Cuba, desde donde tenían intención de continuar su viaje en el Trent, un barco británico que transportaba correo. De esto se enteró por casualidad Charles Wilkes, que estaba haciendo escala en Cuba proveniente de África, pues tenía orden de incorporar su buque, el San Jacinto, a la armada federal. Wilkes se planteó la posibilidad de capturar a Mason y Slidell abordando el buque británico, para lo cual consultó algunos libros de leyes y llegó a la conclusión de que el abordaje sería legal a condición de que Mason y Slidell fueran consderados como "contrabando". A pesar de que el argumento tenía algunos puntos débiles, el 8 de noviembre el San Jacinto abordó al Trent, tomó prisioneros a Mason y a Slidell y requisó sus pertenencias.

Ese mismo día un ejército federal persiguió por Kentucky a un ejército confederado de un millar de hombres sin apenas municiones hasta la frontera de Virginia. Los confederados trataron de retrasar la persecución con pequeñas escaramuzas y hundiendo puentes, pero perdieron más de 250 hombres por el camino.

El 11 de noviembre murió de cólera el rey Pedro V de Portugal. No tuvo descendencia, así que el trono pasó a su hermano Luis I.

El 18 de noviembre la prensa difundió en los Estados Unidos la captura de Mason y Slidell, que fueron tachados de traidores, cobardes y muchas otras lindezas, al tiempo que Wilkes era ensalzado como un héroe. En palabras del cónsul británico en Boston, cada estadounidense iba con un libro de leyes bajo el brazo justificando la captura. Periódicos, abogados, jueces, etc. proporcionaban argumentos variados que demostraban la legalidad de la acción.

Entre Texas y Kansas se extendía el territorio indio, cuyas tribus reavivaron toda clase de viejas rencillas y se dividieron entre prounionistas y proconfederados. El 19 de noviembre un ejército de unos 1.400 confederados bajo el mando del coronel Douglas Hancock Cooper dirigió en busca del jefe Opothleyahola, que dirigía a un contingente de Creeks y Semínolas prounionistas y que estaban construyendo un fuerte. Cuando llegó a su campamento lo encontró vacío, pero rastreó sus movimientos hasta un bosque cercano. Allí se produjo un enfrentamiento casi al anochecer, y al día siguiente los indios habían huido.

Un profesor de música llamado Théodore Canillé presentó a Balákirev a uno de sus alumnos, de dieciocho años, al que consideraba especialmente prometedor. Se llamaba Nicolái Rimski-Kórsakov y recientemente había ingresado como cadete en la marina rusa. Rimski-Kórsakov mostró a Balákirev las primeras páginas de una sinfonía que estaba componiendo, y éste le animó a continuar.

El 27 de noviembre llegó a Gran Bretaña la noticia de la captura del Trent, que fue tomada como un insulto intolerable y la posibilidad de declarar la guerra a los Estados Unidos contó con muchos apoyos. Entre ellos estaba, naturalmente, Lord Palmerston, que declaró en un consejo de ministros extraordinario: "No sé si ustedes están dispuestos a tolerar esto, pero que me condene al infierno si yo lo estoy". El embajador estadounidense no había recibido aún ninguna comunicación de su gobierno y no pudo explicar que Wilkes había actuado por su propia cuenta.

El 28 de noviembre los Estados Confederados de América modificaron su bandera de modo que pasó a tener trece estrellas, admitiendo formalmente a Kentucky y Misuri, si bien su control sobre ambos Estados era muy relativo. También se creó una bandera de batalla con un diseño diferente, en la que las trece estrellas se disponían sobre una cruz azul en forma de X con borde blanco y sobre fondo rojo.

El 30 de noviembre la reina Victoria recibió los informes que el gabinete de Palmerston pensaba enviar a los Estados Unidos, pero ella decidió consultar con su marido, el príncipe Alberto, a pesar de que entonces estaba gravemente enfermo. Alberto redactó una versión mucho más suave, en la que decía que Su Majestad la Reina Victoria quería creer que la acción de Wilkes había sido hecha sin el consentimiento de su gobierno y que éste presentaría espontáneamente las debidas excusas.

El 2 de diciembre el Congreso de los Estados Unidos aprobó por unanimidad una resolución por la que agradecía a Wilkes su actuación al capturar a los embajadores confederados y proponía concederle una medalla por ello.

Un ejército de unos 20.000 rebeldes chinos había iniciado el asedio a la ciudad de Shangai, y en su ayuda el gobierno chino envió unos 20.000 soldados de refuerzo. Antes había llegado F.T.Ward con 2.000 hombres, filipinos y chinos, bien armados y bien entrenados. Gradualmente, ambos bandos fueron incrementando el número de efectivos destinados a la zona.

Mijaíl Bakúnin consiguió una licencia para trabajar como viajante de comercio, y gracias a ella logró fugarse de Rusia en un barco que lo llevó a Japón, de donde a su vez marchó a San Francisco y a finales de año estaba en Londres.

El 9 de diciembre el confederado D.H. Cooper volvió a enfrentarse al jefe Opothleyahola en la batalla de Chusto-Talasah, y le provocó unas 500 bajas entre muertos y heridos.

El 13 de diciembre el ejército federal intentó un nuevo ataque contra las posiciones confederadas en Virginia Occidental, esta vez en la montaña Allegheny, pero resultó inconcluyente como los anteriores. Los federales siguieron reteniendo una buena parte de Virginia Occidental y los confederados mantuvieron sus posiciones.

EL 14 de diciembre murió el príncipe Alberto de Gran Bretaña. Unos días antes le habían diagnosticado fiebre tifoidea, pero diagnósticos más modernos sugieren que murió de cáncer, o de alguna otra enfermedad contraída mucho antes. La reina Victoria se sumió en una profunda depresión, dejó de aparecer en público y vistió de negro el resto de su vida. No obstante, nunca dejó de ocuparse de las tareas de gobierno.

El 15 de diciembre 6.000 soldados españoles desembarcaron en México sin hallar resistencia con la misión de forzar el pago de la deuda externa.

Unas semanas atrás, unas guerrillas vietnamitas habían logrado tender una emboscada a un pequeño barco de guerra francés y habían matado a su tripulación. Los franceses consideraron necesario tomar represalias y el 16 de diciembre tomaron la ciudad de Bien Hoa tras un cruento combate. Los vietnamitas acabaron huyendo, pero antes quemaron vivos a varios prisioneros cristianos.

El 17 de diciembre se libró en Kentucky la batalla de Rowlett's Station, en la que federales y confederados se proclamaron vencedores. No obstante, los federales conservaron el dominio del campo de batalla.

El 19 de diciembre un ejército federal bajo el mando del general de brigada John Pope obtuvo una victoria frente a los confederados en Blackwater Creek, en Misuri. Los federales capturaron un regimiento completo de la Guardia Estatal de Misuri, recientemente reclutado.

El 20 de diciembre un ejército de unos 5.000 federales derrotó a unos 4.000 confedrados en Dranesville, Virginia.

El 21 de diciembre el secretario de Estado estadounidense, William Henry Seward, recibió el moderado ultimátum británico sobre el asunto del Trent. Unos días antes se le había informado extraoficialmente de su contenido para favorecer una acogida favorable y evitar malentendidos que pudieran complicar la crisis. Extraoficialmente también, Seward fue informado de que si en un plazo de siete días el gobierno estadounidense no daba una respuesta satisfactoria, Gran Bretaña declararía la guerra a los Estados Unidos. Posteriores conversaciones llevaron a retrasar en dos días la fecha de la entrega oficial del ultimátum con la consiguiente prórroga del plazo. Por su parte, Francia había comunicado su posición: Wilkes había violado el derecho internacional, pero Francia permanecería neutral en caso de una guerra entre Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Por esas fechas muchas personalidades estadounidenses, al igual que la prensa en general, ya habían comprendido que la acción de Wilkes había sido una locura y que la cuestión no era si había actuado dentro de la legalidad o no, sino que en las circunstancias exigían evitar a toda costa una guerra con Gran Bretaña. El propio Lincoln había recibido con entusiasmo la captura de Mason y Slidell, pero después recapacitó y observó que la guerra de 1812 contra Gran Bretaña se había iniciado porque los británicos hacían sistemáticamente lo que Wilkes había hecho: abordar barcos extranjeros (estadounidenses en ese caso) en busca de marineros británicos fugados, o de contrabando, etc.

El 26 de diciembre Mason y Slidell fueron liberados y zarparon hacia Gran Bretaña.

Ese mismo día el coronel Cooper libró una nueva batalla contra los indios de Opothleyahola, si bien ésta fue de mucha mayor envergadura que las anteriores. Cooper contaba con unos 1.400 hombres, mientras que los indios eran unos 1.700. Una vez más, los indios terminaron huyendo, esta vez dispuestos a refugiarse en Kansas, pero se calcula que unos 2.000 murieron por el camino, por el mal tiempo y las enfermedades.

El 27 de diciembre Seward entregó al embajador británico una larga respuesta en la que informaba de que Wilkes había actuado por cuenta propia, si bien insistía en que su actuación estaba dentro del derecho internacional excepto por no haber llevado el Trent a puerto para resolver el conflicto judicialmente. Por otra parte aseguró que los rumores de que los pasajeros del Trent hubieran recibido un trato violento o desconsiderado eran totalmente falsos.

El 28 de diciembre los federales infligieron una nueva derrota a la Guardia Estatal de Misuri en Mount Zion Church, que desde ese momento dejó de luchar en combates directos para emplear técnicas de guerrillas.

Por estas fechas la marina estadounidense contaba con unos 24.000 hombres, unos 15.000 más que antes del inicio de la guerra. Se desplegaron cuatro escuadrones, dos en el Atlántico y dos en el golfo de México que multiplicaron la efectividad del bloqueo, que llegó a interceptar el 95% del tráfico marítimo. Gran Bretaña comprobaba con frecuencia la efectividad del bloqueo, pero nunca trató de burlarlo. Los confederados habían contado con que Gran Bretaña rompería el bloqueo por su necesidad de algodón, pero resultó que Europa tenía superavit de algodón y, por el contrario, escasez de cereales, y era el norte estadounidense el que disponía de grandes reservas para exportar. Además, la Unión acumulaba el 97% de la producción de armas, el 90% de la producción de artículos manufacturados y tenía una población de 21 millones de habitantes, frente los 5.600.000 habitantes libres de la Confederación. Pese a estos datos, en Europa la fracturación de los Estados Unidos se veía como inevitable.

Fiódor Dostoyevski fundó con su hermano Mijaíl la revista Vremya (Tiempo), en cuyo primer número apareció la primera entrega de Humillados y ofendidos, su primera novela larga desde su regreso de Siberia. Fue bien recibida por el público, aunque no por la crítica.

Charles Dickens publicaba ese año en tres volúmenes Grandes esperanzas, una de sus novelas más elaboradas, que había empezado a publicar por entregas el año anterior.

Un joven pintor francés de 29 años llamado Édouard Manet obtuvo buenas críticas en el Salón de París con dos cuadros que presentó: el Retrato de sus padres y, sobre todo, El cantante español.

Offenbach estrenó ese año cinco de sus óperas bufas, entre ellas M. Choufleuri,  que fue estrenada en una sesión privada en presencia del emperador Napoleón III y sus ministros. Su compañía teatral visitó Viena, donde recibió una grata acogida. El propio compositor dio un recital de violonchelo ante el Emperador Francisco José I. En cambio, en Berlín tuvo una acogida mucho más fría. Se dice que Offenbach (que era prusiano) dijo: "Prusia nunca hace nada para hacer felices a los de nuestra nacionalidad".

Robert Bunsen y Gustav Kirchhoff descubrieron un nuevo elemento químico mediante sus técnicas espectrográficas. El color rojo intenso de su espectro de emisión les sugirió el nombre de rubidio (del latín ruber = rojo). Poco después, el químico británico William Crookes a partir del análisis espectrográfico de muestras de selenio, predijo la existencia de un nuevo elemento químico a partir de unas líneas verdes que no correspondían a ningún elemento conocido, y lo denominó talio (que en griego significa "destello verde").

Las teorías evolucionistas de Darwin llevaban inevitablemente a una pregunta: si cada especie animal proviene de otras especies más simples, ¿cómo se orignió la primera forma de vida? Esta pregunta había hecho revivir la antigua teoría aristotélica de la generación espontánea, según la cual el fango, la carne podrida, los lugares húmedos generaban formas de vida (gusanos, moscas, hongos, etc.) que no provenían de otros seres vivos. Ya hacía dos siglos que hombres de ciencia habían realizado experimentos en el laboratorio que mostraban que a partir de materia esterilizada y debidamente aislada no se generaba organismo vivo alguno, sino que los gusanos, moscas, hongos, etc. provenían de larvas y esporas; pero recientemente habían surgido quienes defendían que a partir de la materia inanimada podrían generarse microorganismos que hubieran pasado inadvertidos en dichos experimentos. Entre los defensores modernos de la generación espontánea estaba el naturalista francés Félix Archimède Pouchet, que entró en una famosa disputa científica con Louis Pasteur, cuyo estudio sobre la fermentación le había llevado a la convicción de que todos los "ejemplos" de generación espontánea eran en realidad productos de microorganismos. Ese año Pasteur ganó un premio de la Academia de Ciencias por una serie de experimentos que confirmaban la imposibilidad de la generación espontánea. (En realidad sus experimentos no eran concluyentes, pues Pasteur esterilizaba sus muestras por ebullición, pero hay esporas que resisten las altas temperaturas, pero Pasteur tuvo la suerte de no tratar con ellas, pues de lo contrario sus conclusiones habrían sido puestas en entredicho.)

La unificación de Italia
Índice La guerra de Secesión I