HISTORIA











ANTERIOR


NAPOLEÓN III

SIGUIENTE

En 1851 el Panteón de París aumentó su número habitual de visitantes gracias a un espectacular experimento diseñado por el físico Léon Foucault. Colgó de su cúpula un enorme péndulo de 67 metros de longitud y con una bola en su extremo de 18 centímetros de diámetro y 28 kilos de peso. El experimento consistía en observar que el plano de oscilación no permanecía fijo, sino que variaba debido a la rotación de la Tierra, con lo que el péndulo de Foucault se convertía en la forma más elegante de ponerla de manifiesto. Foucault había calculado previamente los grados por hora que debía girar en función de la latitud de París, y el experimento concordó totalmente con su predicción.

El físico Hermann von Helholtz revolucionó la oftalmología al inventar el oftalmoscopio, que permitía examinar el interior del ojo.

En España, los adversarios del Ramón María Narváez lograron finalmente organizar su caída, y el 10 de enero el general se vio obligado a presentar su dimisión como primer ministro ante la reina Isabel II. Fue sucedido por Juan Bravo Murillo.

Unos diez mil seguidores de Hong Xiuquan (el hermano chino de Jesucristo) se alzaron en armas y tomaron la ciudad de Jintian. Fue el primer episodio de la llamada Rebelión Taiping (que en chino significa gran paz).

El 15 de enero finalizó el mandato del presidente Mexicano José Joaquín de Herrera, que entregó el mando al general Mariano Arista, vencedor de las elecciones celebradas el año anterior y hasta entonces secretario de guerra. A los comicios se habían presentado más de quince candidatos, entre ellos el incombustible Santa Anna. Bajo el gobierno de Arista se introdujeron en México el ferrocarril y el telégrafo.

Doroteo Vasconcelos, el presidente (liberal) de El Salvador, propuso a Honduras y Nicaragua una declaración conjunta de guerra contra Guatemala para derrocar al gobierno conservador de Mariano Paredes, títere de Rafael Carrera. Nicaragua declinó la oferta, mientras que Juan Lindo, el presidente hondureño (a pesar de ser conservador) decidió unirse a Vasconcelos y ambos países exigieron a Paredes que abandonara el gobierno y a Carrera que abandonara el país. Ante la obvia negativa, un ejército de 4.000 salvadoreños y 2.000 hondureños invadió Guatemala el 29 de enero.

El 1 de febrero murió en Londres a los 53 años la escritora Mary Shelley.

El 2 de febrero el ejército de guatemalteco dirigido por el propio Carrera venció decisivamente a los invasores en la batalla de la Arada. Aunque los aliados empezaron la batalla con ventaja, la situación cambió cuando Carrera ordenó incendiar los cañaverales que flanqueaban el campo de batalla, de modo que los invasores se encontraron atrapados entre el río San José, el fuego y el frente guatemalteco. El 4 de febrero dimitió Juan Lindo y unas elecciones proclamaron vencedor a José Trinidad Cabañas.

El presidente venezolano José Tadeo Monagas dominaba la política nacional y, al llegar el final de su mandato, se las arregló para que su sucesor "democrático" fuera José Gregorio Monagas, es decir, su hermano, que tomó posesión del cargo el 5 de febrero.

En su tercer año de mandato, el dictador boliviano Manuel Isidoro Belzu se creó una constitución a medida y se proclamó presidente constitucional.

El 8 de febrero el mormón Brigham Young fue investido como primer gobernador del territorio de Utah. Entre sus primeras decisiones estuvo la fundación de una nueva ciudad que se convertiría en la capital del territorio, y que fue llamada Fillmore en honor del presidente Millard Fillmore.

El 18 de febrero murió en Berlín el matemático Carl Jacobi. Había contraído una gripe que se complicó después con la viruela.

Tras el fracaso de su iniciativa contra Guatemala, el 1 de marzo Doroteo Vasconcelos dimitió de su cargo de presidente de El Salvador, y fue sucedido por el conservador Francisco Dueñas.

El 9 de marzo murió en Copenhague el físico Hans Cristian Ørsted.

Tras tensas negociaciones con los censores austriacos, con la mediación del secretario del teatro La Fenice, Verdi pudo estrenar su última ópera el 11 de marzo, pero ya no se llamaría Triboletto, sino Rigoletto, y el rey de Francia tuvo que ser sustituido por el duque de Mantua. Fue un éxito rotundo y al día siguiente La donna è mobile se oía constantemente en las calles de Venecia. El éxito de Verdi enfureció a Victor Hugo, pues, como Le roi s'amuse estaba censurada, no podía cobrar derechos de autor por las representaciones de la ópera.

El 2 de abril murió el rey Rama III de Siam, que fue sucedido por su hermanastro Mongkut, que adoptó el nombre de Rama IV. En realidad debía haber sucedido a su padre Rama II, pero su hermanastro estaba mejor situado en la corte y contó con los apoyos necesarios para ocupar el trono. Mongkut se había visto obligado a abandonar la corte y se había hecho monje budista. Durante su exilio estudió inglés, latín y astronomía y se convirtió en un ferviente defensor de la cultura occidental. Presumía de que se había convencido de que la Tierra era redonda unos quince años antes de que llegaran a su país los primeros misioneros occidentales. Por esa época, el pueblo llano, que había oído a los extranjeros afirmar la esfericidad de la Tierra, se negaba a aceptar tal cosa, principalmente porque los libros sagrados del budismo afirmaban explícitamente que la Tierra era plana. No obstante, los teólogos budistas admitían que las escrituras sagradas sólo debían tomarse literalmente en las cuestiones espirituales, mientras que lo tocante a ciencias naturales podía entenderse alegóricamente. Pese a ello, los "intelectuales" siameses seguían debatiendo el asunto. Diez años atrás había logrado implantar la geografía occidental y también había creado su propia secta budista (la verdadera, naturalmente) con las reformas necesarias para reconciliar el budismo con la ciencia occidental. Con su ascenso al trono Siam emprendió un marcado proceso modernizador. Bajo su firma como rey añadía la rúbrica en latín: rex Siamensium (rey de los sieameses).

Justo José de Urquiza, el gobernador de Entrerríos, consideró definitivamente que no necesitaba seguir a la sombra de Manuel de Rosas y el 3 de abril rompió abiertamente con el gobernador de Buenos Aires.

El Movimiento de Oxford obtuvo otro éxito impactante cuando el 6 de abril el reputado clérigo anglicano Edward Manning se convirtió al catolicismo.

El 16 de abril se estrenó en la Ópera de París Sapho, la primera ópera de un compositor de treinta y tres años llamado Charles Gounod. Sólo se representó ocho veces, pero la crítica alabó la obra, especialmente su tercer acto, y Gounod se sintió animado para continuar su carrera como compositor.

En Chile se acercaba la fecha de las elecciones presidenciales, y todo apuntaba a que las ganaría el candidato de Manuel Bulnes, el actual presidente. Se trataba de Manuel Montt, y sus adversarios políticos aceleraron sus proyectos conspiratorios. El 20 de abril el ejército comandado por el propio Bulnes sofocó un motín iniciado la noche anterior por el coronel Pedro Urriola, que murió de un disparo en los enfrentamientos.

Ese mismo día, el presidente peruano José Ramón Castilla traspasó el poder a José Rufino Echenique, que había resultado vencedor en las elecciones celebradas el año anterior debidamente amañadas por Castilla, que se convertía en el primer presidente peruano que agotaba su mandato.

El 1 de mayo Urquiza hizo público un pronunciamiento por el que, entre otras cosas, dejó de reconocer a Rosas como encargado de las relaciones internacionales de la Confederación Argentina.

Ese día la reina Victoria inauguró en Londres la Great Exhibition of the Works of Industry of all Nations. Desde finales del siglo anterior se habían celebrado exposiciones internacionales en diversas capitales europeas, pero la de Londres se cuenta como la primera Exposición Universal. Fue concebida por el príncipe Alberto (el marido de la reina), que se había dedicado a su organización durante más de dos años. Su objetivo era mostrar el progreso de la humanidad y sus logros más recientes. Los interesados en participar acabaron siendo tantos que a mediados del año anterior el comité organizador se dio cuenta de que no existía en Londres un edificio suficientemente grande para albergar la exposición. Rápidamente se convocó un concurso para la construcción de un recinto adecuado. Se presentaron más de dos centenares de proyectos que fueron rechazados por ser demasiado caros o inviables, pero finalmente un constructor de invernaderos llamado Joseph Paxton presentó un proyecto de una estructura de cristal y hierro que, pese a las innumerables críticas y burlas que recibió por parte de la prensa, terminó consumándose y el resultado fue conocido como Crystal Palace. Medía 600 metros de largo, 120 de ancho y 24 de alto, y fue una auténtica revolución arquitectónica. Unos 2000 obreros ensamblaron las piezas prefabricadas que componían el esqueleto de hierro y las planchas de cristal en apenas cuatro meses. La reina quedó tan impresionada que convirtió al arquitecto en sir Joseph Paxton ese mismo año. Se instalaron unos 14.000 expositores, la mitad de los cuales correspondían a Gran Bretaña o sus colonias. En su primer día, la exposición recibió medio millón de visitantes, que entre otras cosas, pudieron admirar:

Sin embargo, los productos más celebrados fueron los de uso doméstico, como bañeras, estufas de gas y refrigeradores. El británico George Jennings diseñó e instaló en el Crystal Palace los primeros aseos públicos, que también tuvieron mucho éxito. El inventor estadounidense Elisha Graves Otis causó sensación con un modelo de ascensor de su invención: se subió en él y ordenó cortar la cuerda que lo sostenía, pero la plataforma cayó sólo unos centímetros gracias a un sistema de seguridad que le había incorporado.

Bakunin seguía encarcelado en Austria. El 15 de mayo se le anunció que había sido condenado a muerte, aunque poco después fue informado de que la pena había sido conmutada por la de trabajos forzados en Rusia, y pocos días después fue trasladado a una cárcel en San Petersburgo. Ese año se inauguró la primera línea ferroviaria rusa, que unía Moscú con San Petersburgo.

A pesar del rotundo éxito que Ignaz Semmelweis había logrado en Viena reduciendo la fiebre puerperal en su clínica de obstetricia, la comunidad médica se negaba a aceptar sus teorías, incluyendo a sus colegas vieneses. Semmelweis se desesperaba porque tal obstinación por aplicar teorías médicas absurdas (según las cuales las enfermedades provenían de desequilibrios humorales, etc.) frente a las evidencias estadísticas se traducía en la muerte de muchas mujeres, y no dudaba en calificar de asesinos a sus colegas más recalcitrantes. Esto no lo hizo muy popular y finalmente se marchó de Viena casi sin despedirse de nadie. El 20 de mayo aceptó un puesto no remunerado en un pequeño hospital de Pest. Cuando llegó, la fiebre puerperal causaba estragos, mientras que durante los cinco años siguientes se mantuvo en una tasa del 0.85%. Pese a ello, ni siquiera los médicos de Pest que podían comprobar por sí mismos los resultados aceptaron la conveniencia de lavarse las manos antes de examinar a sus pacientes, ni se tomaron la molestia de probarlo. Al parecer, la idea de que un médico pudiera ser la causa de una enfermedad les parecía una contradicción en sí misma. El catedrático de obstetricia de la universidad de Pest, Ede Florian Birly, sostenía la teoría de que la fiebre puerperal se debía a falta de limpieza intestinal, y prescribía intensas (e inútiles) purgas como tratamiento.

El 29 de mayo se firmó en Montevideo un tratado entre representantes del "gobierno de la defensa", Urquiza y el Imperio de Brasil en el que las tres partes declaraban su intención de expulsar de Uruguay a Manuel Oribe y el ejército argentino que lo apoyaba.

El 10 de julio murió Louis Daguerre, el inventor de la fotografía. Ese mismo año un escultor llamado Frederick Scott Archer publicó el llamado proceso del colodión húmedo, que resolvía los problemas técnicos que hacían que los calotipos de Talbot tuvieran menor calidad que los daguerrotipos, de modo que la ventaja que ofrecía la calotipia de poder extraer una cantidad indefinida de copias a partir de un negativo original se convirtió en decisiva, y en la década siguiente la daguerrotipia fue abandonada. Su principal inconveniente era ahora de carácter legal, y es que Talbot mantenía la patente de su invento y cobraba cantidades excesivas a cuantos querían utilizarlo y llevaba ante los tribunales a los fotógrafos sin licencia.

El Jefe Supremo de Ecuador, Diego Noboa, también se había hecho una constitución a medida y se había proclamado presidente constitucional, pero el 17 de julio fue derrocado por un nuevo Jefe Supremo, José María Urbina, que lo envió desterrado a Chile y no tardó en diseñarse su propia constitución.

El 19 de julio Urquiza entró en Uruguay al frente de un ejército que se unió al del gobierno de la defensa y que pronto empezó a recibir gran número de desertores del ejército de Oribe, hartos de una guerra que duraba ya más de diez años.

El mandato de Luis Napoleón Bonaparte como presidente de la segunda república francesa terminaba a finales del año siguiente, y la constitución prohibía su reelección. Por ello, desde finales del año anterior Bonaparte había empezado a buscar apoyos para reformar la constitución en este punto. A la sazón contaba con el apoyo de la práctica totalidad de la clase política a excepción de los republicanos. Mediante una serie de viajes por el país, había logrado también un considerable apoyo popular reflejado en una campaña nacional de recogida de firmas que resultó bastante exitosa. Sin embargo, el príncipe presidente abogaba también por el restablecimiento del sufragio universal (abolido el año anterior) y en lo tocante a esta cuestión tenía menos partidarios. Finalmente se presentó en la Asamblea Nacional una propuesta de modificación de la constitución que fue votada el 21 de julio. La propuesta obtuvo la mayoría de los votos: 446 contra 278, pero la constitución exigía una mayoría de las tres cuartas partes para ser reformada, así que la moción no prosperó.

El 12 de agosto Narciso López dirigió a 400 mercenarios en un segundo intento de conquistar Cuba y anexionarla a los Estados Unidos. Sin embargo, por segunda vez no contó con el apoyo local que esperaba y ahora los españoles lograron capturarlo junto con la mayoría de sus hombres.

Ese mismo día un inventor estadoundense llamado Isaac Singer patentó una máquina de coser que mejoraba sustancialmente las existentes hasta la fecha, hasta el punto de que su prototipo fue el primero realmente práctico. Podía dar 900 puntadas por minuto, en comparación con las 40 que podía alcanzar una persona.

Hong Xiuquan proclamó el Reino Celestial de la Gran Paz, cuyo rey era él mismo. Su propósito era ofrecer la paz y la prosperidad a China o, lo que era lo mismo, imponer el cristianismo como única religión del país. Dispuesto a dominar todo el territorio chino, Hong Xiuquan lo repartió entre cinco amigos y parientes a los que concedió también el título de reyes: el rey del Sur, el rey del Este, el rey del Oeste, el rey del Norte y el rey Yi. Sin embargo, de momento el territorio bajo su control era modesto, al sur del país, pero se extendía con rapidez.

Poco después, en el norte del país se desbordó el río Amarillo, que inundó miles de kilómetros cuadrados de tierras, causando graves pérdidas humanas y materiales. El gobierno trató de hacer frente al desastre, pero no fue todo lo eficiente que la población esperaba y se inició otra revuelta, conocida como la rebelión Nian. Los Nian eran un grupo de descontentos con el gobierno Qing que había surgido hacía ya una década, y que contaba con unos 40.000 seguidores, que ahora se alzaban en armas contra el Imperio.

Desde principios de año circulaba el rumor de que Luis Napoleón Bonaparte, o incluso un sector de la Asamblea Nacional, prepararía un golpe de Estado si no se reformaba la constitución que permitiera la reelección del presidente. La maniobra empezó a fraguarse el 20 de agosto, bajo la dirección del duque Carlos Augusto de Morny, hermanastro de Luis Napoleón (hijo ilegítimo de su madre, Hortensia de Beauharnais). Ese día se reunió con Luis Napoleón, con el prefecto de la policía de París y dos generales: Armand de Saint-Arnaud y Bernard Pierre Magnan, entre otras personalidades.

El comodoro John Cox Stevens, miembro del Club de Yates de Nueva York, acudió con su yate América a la Exposición Universal de Londres, y allí desafió al Real Escuadrón de Yates (el que sigue siendo el club náutico más prestigioso del país). Se dispuso una competición que tuvo lugar el 22 de agosto, en la que el América se enfrentó en una carrera a 15 yates del club británico, y obtuvo una victoria incontestable, a ocho minutos de diferencia del segundo en cruzar la meta. El premio era una copa que Stevens donó al Club de Yates de Nueva York estipulando que el club fomentaría una competición náutica entre naciones que tuviera dicha copa como premio, copa que desde entonces fue conocida como Copa América. No obstante, en los años siguientes nadie osó desafiar al club neoyorquino.

El 1 de septiembre Narciso López fue ejecutado por traición en La Habana mediante el garrote vil, la técnica de ejecución que había sustituido oficialmente a la horca en España desde hacía tres décadas. Era una "máquina" consistente en una argolla que sujetaba por delante el cuello del reo, mientras por detras un tornillo taladraba la cervical y destruía el bulbo ocasionando la muerte instantánea, aunque esto era la teoría, pues en la práctica era frecuente que los condenados murieran por estrangulamento en una larga agonía que podía prolongarse durante más de un cuarto de hora. De entre sus seguidores, algunos fueron ejecutados igualmente, mientras que otros fueron condenados a trabajar en las minas. Aunque la invasión de López no había contado con ningún apoyo oficial en los Estados Unidos, la opinión pública censuró la crueldad de la justicia española. En Nueva Orleans, una multitud atacó el consulado español como respuesta.

El 4 de septiembre un ejército brasileño de 13.000 hombres entró en Uruguay. Oribe comprendió que no tenía posibilidades de resistir y entabló negociaciones para poner fin a la guerra.

Según lo previsto, Manuel Montt fue elegido presidente de Chile pero, antes de que pudiera tomar posesión de su cargo, el 7 de septiembre estalló otra revuelta liberal en el norte, en La Serena, que pronto fue puesta bajo asedio por el ejército gubernamental.

El 13 de septiembre el sur de Chile se rebeló también contra el gobierno, y el presidente en funciones, el general Bulnes, marchó al frente de 3300 hombres para sofocar la nueva rebelión.

El 14 de septiembre murió de hidropesía el escritor estadounidense James Fenimore Cooper. Herman Melville escribió su obra maestra: la novela Moby-Dick, que en el momento no obtuvo mucho éxito.

El 18 de septiembre Manuel Montt era investido como nuevo presidente chileno.

El 26 de septiembre se estrenó en Cristianía (la capital noruega) el drama La tumba del guerrero, de un autor de veintidós años desconocido hasta entonces llamado Henrik Ibsen.

El 19 de noviembre se produjo un primer enfrentamiento en Monte de Urrúa entre los liberales chilenos rebeldes y el ejército gubernamental. El 24 de noviembre el teniente de artillería Miguel José Cambiaso se apoderó de Punta Arenas y proclamó como presidente de la república al general José María de la Cruz (primo de Bulnes) a quien correspondía, en efecto, la presidencia según las costumbres del continente, pues había perdido frente a Montt las recientes elecciones. Cuando se halló en dificultades para retener el control de la plaza, recurrió al terror en forma de fusilamientos y saqueos.

El 4 de octubre murió en París Manuel Godoy, aunque la noticia de su muerte no pareció interesar a nadie. Nadie reclamó su cadáver.

El 8 de octubre se firmó el acuerdo que puso fin a la guerra civil uruguaya. Se acordó la convocatoria de elecciones presidenciales y la ausencia de represalias hacia los "blancos" que habían apoyado a Oribe. Las tropas argentinas abandonaron el país, pero pasaron de estar bajo el control de Rosas a estar a las órdenes de Urquiza. Brasil recibió el reconocimiento uruguayo de su soberanía sobre el territorio de las Misiones Orientales, que ya venía ocupando desde hacía tiempo, más una franja adicional de terreno, y también exigió el pago de una pesada indemnización por la ayuda prestada en la guerra, que se tradujo en una fuerte deuda que asumió el gobierno de Suárez, que tenía que sumarse a la ya contraída con Francia y Gran Bretaña. Pese al formal acuerdo de que la guerra terminaba "sin vencedores ni vencidos", las rencillas entre ambos bandos se mantuvieron durante mucho tiempo. El país estaba arruinado, la población había decrecido, el ganado había sido destruido y el índice de analfabetismo llegaba al 80%.

Lajos Kossuth, el cabecilla de la frustrada revuelta de Hungría contra el Imperio Austriaco, obtuvo finalmente permiso para abandonar el Imperio Otomano, y lo hizo a bordo de una fragata estadounidense que lo condujo a Marsella, donde fue recibido con entusiasmo, pero Luis Napoleón Bonaparte no consintió que atravesara el país, así que tuvo que continuar su viaje por mar hasta Gran Bretaña.

Luis Napoleón Bonaparte estaba preparando un nuevo intento de presentar a la Asamblea un proyecto de reforma de la constitución, pero su propio gabinete estaba en desacuerdo y dimitió el 12 de octubre.

El 15 de octubre se clausuró la Exposición Universal de Londres. Tuvo un total de seis millones de visitantes (mientras que la ciudad de Londres contaba con algo más de dos millones de habitantes). El Crystal Palace fue desmontado y trasladado desde Hyde Park hasta Upper Norwood, al sur de Londres, donde siguió albergando otras exposiciones.

El 22 de octubre Mariano Paredes renunció a la presidencia de Guatemala, y la Asamblea Nacional nombró en su lugar a Rafael Carrera, que pasó así de gobernar en la sombra a hacerlo directamente.

El 27 de octubre Bonaparte eligió un nuevo ministerio, en el que Saint-Arnaud figuraba como ministro de la guerra. El 1 de noviembre Saint-Arnaud envió una circular a las autoridades militares en las que les recordaba su deber de "obediencia pasiva" y de velar por la "salvación de la sociedad". El 4 de noviembre fue presentada ante la cámara la propuesta de reforma constitucional y el 12 de noviembre fue rechazada por 355 votos contra 348. Poco después, un grupo de miembros de la Asamblea trató de poner en vigor un antiguo decreto de la Asamblea Constituyente por el que el presidente de la Asamblea tendría la potestad de dirigir al ejército sin pasar por el ministro de la guerra. Luis Napoleón preparó un plan para poner bajo arresto a toda la Asamblea si tal propuesta era finalmente aprobada, pero el 17 de noviembre fue rechazada.

El 18 de noviembre murió el rey Ernesto Augusto I de Hannover, que fue sucedido por su hijo Jorge V.

Durante la madrugada del 2 de diciembre, un ejército de sesenta mil hombres y más de un centenar de piezas de artillería ocupó todos los puntos estratégicos de París. Los cafés y los periódicos hostiles al gobierno fueron cerrados, al igual que los establos. La policía arrestó a los principales jefes de la oposición. Dos panfletos fueron fijados en las principales calles de París: uno dirigido al pueblo y otro al ejército. En ellos, Luis Napoleón Bonaparte proclama el estado de sitio, la disolución de la Asamblea Nacional, el restablecimiento del sufragio universal, la convocatoria de elecciones y la preparación de una nueva constitución. En el "llamamiento al pueblo" anuncia su intención de restaurar el sistema creado por el "Primer Cónsul". La jornada transcurrió sin incidentes. Sólo unos sesenta diputados republicanos organizaron tímidamente un "Comité de resistencia" que el 3 de diciembre levantó unas pocas barricadas en las calles de París. Entre los activistas estaba Victor Hugo. Al anochecer, Saint-Arnaud publica un comunicado según el cual todo aquel que sea capturado construyendo o defendiendo una barricada será fusilado inmediatamente. Tres estudiantes fueron capturados, fusilados y sus cuerpos fueron arrojados al Sena.

El 4 de diciembre los republicanos resistían en ciertos barrios de París. Sin haber recibido orden alguna, tomando como pretexto algunos tiros aislados, los soldados cargaron contra unos manifestantes contra los que dispararon un cañón, para después entrar en las casas a bayoneta calada. El resultado fueron entre cien y trescientos muertos (entre ellos mujeres y niños) y varios centenares de heridos. Al anochecer toda resistencia había cesado.

El 5 de diciembre Lajos Kossuth llegó a los Estados Unidos, donde fue recibido como el Washington húngaro, y fue el segundo extranjero en hablar ante el Congreso (el primero había sido Lafayette). Su intención era obtener ayuda para la causa húngara, pero no pudo obtener nada en concreto. Contó con el apoyo de los abolicionistas, los masones y los protestantes, pero con la oposición de los esclavistas y los católicos. Daniel Webster dijo en un discurso que la república estadounidense era un modelo que tendría que desarrollarse en Hungría, pero el presidente Fillmore presentó un escrito ante el embajador austríaco en el que se disculpaba y aseguraba que la de Webster era una opinión personal no oficial.

El 8 de diciembre los chilenos Manuel Bulnes y José María de la Cruz se enfrentaron en la batalla de Loncomilla, en la que Bulnes obtuvo una rotunda victoria, aunque a costa de muchas bajas en ambos bandos (más de dos mil hombres entre muertos y heridos).

Las noticias del golpe de Estado en París se extendieron lentamente por toda Francia y aparecieron algunos insurgentes en las provincias, pero no llegaron a ser en ningún momento más de 100.000. El ejército se mantuvo leal a Bonaparte en todo el país, de modo que, tras algunos enfrentamientos sangrientos, el 10 de diciembre el príncipe presidente controlaba toda la nación.

Entre los más abiertos oponentes a Bonaparte en los meses anteriores figuraba Victor Hugo, que el 11 de diciembre huyó a Bélgica por lo que pudiera pasar. Allí se convirtió en el cabecilla de un grupo de proscritos franceses.

El 16 de diciembre José María de la Cruz se vio obligado a capitular y su revuelta quedó sofocada. Bulnes inició una política de represión que se tradujo en numerosas detenciones y deportaciones.

Ese mismo día defendió su tesis doctoral, realizada bajo la dirección de Gauss, Bernhard Riemann, un original trabajo sobre lo que hoy se conoce como superficies de Riemann. Liouville publicó un trabajo sobre números trascendentes en el que probó la trascendencia de un número especialmente simple, a saber, el número cuya expresión decimal es 0.110001000000000000000001000... que tiene unos en las posiciones n!

Lord Palmerston, el ministro británico de asuntos exteriores, afirmó ante el embajador francés que su gobierno aprobaba el golpe de estado de Bonaparte, pero lord Russell, el primer ministro, montó en cólera al enterarse, pues consideró que Palmerston no debía haber hecho semejante declaración sin haberle consultado primero. Palmerston dimitió el 19 de diciembre a petición de la reina Victoria.

Ese mismo día murió en Londres el pintor J.M.W. Turner.

Bonaparte convocó un plebiscito para el 20 de diciembre, a la vez que iniciaba una campaña propagandística en la que sólo los periódicos favorables podían publicar, y se iniciaba un proceso de purga en las listas electorales. A la pregunta: "¿Quiere el pueblo de Francia el mantenimiento de la autoridad de Luis Napoleón Bonaparte y le delega los poderes para reformar la constitución?"  7.481.231 franceses votaron que sí frente a 647.292 que votaron "no".

Ese año se fundó la colonia de Victoria en el sureste de Australia. El territorio recibió numerosos colonos porque ese mismo año se descubrió oro en él, y el número de yacimientos se fue multiplicando en los meses siguientes.

Schopenhauer publicó una colección de ensayos y aforismos titulada Parerga y Paralipómena que fue la primera de sus obras que consiguió ganarse la aceptación general.

La esclava evadida Harriet Tubman regresó a Maryland para reunirse con su marido y llevarlo consigo al norte, pero éste (que no era esclavo) se había casado con otra mujer y le comunicó que vivía feliz y no pensaba marcharse. Harriet se marchó llevándose consigo a once esclavos, a los que guió hasta Canadá, ya que los Estados Unidos eran cada vez menos seguros.

Schuman publicó su tercera sinfonía, conocida como renana. Tras su fracaso como director en Dusseldorf se había trasladado a Suiza.

Antón Rubinstein presentaba su Segunda sinfonía "Océano", así como su segundo concierto para piano y orquesta.

En España, Barbieri estrenó dos zarzuelas: Jugar con fuego y Por seguir a una mujer, mientras que Arrieta estrenaba su ópera Pergolesi.

Lola Montez, la que fuera amante del rey Luis I de Baviera, se había casado dos veces en Gran Bretaña, pero ciertos tecnicismos legales de su primer divorcio hacían que su segundo matrimonio no fuera válido, con lo que fue acusada de bigamia y tuvo que abandonar el país con su marido. Tras haber pasado un par de años en Francia y España, se separó de su segundo marido y emigró a California, donde actuó como bailarina y actriz.

En 1852 el gran duque Leopoldo II de Toscana abolió la constitución que se había visto obligado a aceptar por las revueltas de 1848.

Ese año entró en circulación el franco suizo.

El año anterior Maung Ok, el gobernador birmano de la ciudad de Pagu, acusó a los capitanes de dos barcos mercantes británicos de asesinato, apropiación de bienes y evasión de tasas de aduana y los obligó a pagar una multa antes de dejarlos en libertad. Tras recibir quejas por el incidente, Lord Dalhousie, el gobernador británico de la India, envió a comodoro George Lambert al mando de un barco de guerra a pedir explicaciones. El rey Pagan Min respondió inmediatamente con el cese de Maung Ok, pero el nuevo gobernador se negó a recibir una embajada británica, a lo que, el 6 de enero, Lambert (a quien Dalhousie había descrito en una carta como "el comodoro combustible", por su facilidad para montar en cólera) no encontró mejor opción que ordenar la evacuación de los ciudadanos británicos y el bloqueo del puerto de Rangún. Unos días después ordenaba disparar contra la ciudad.

Ese mismo día murió de tuberculosis Louis Braille, el inventor del alfabeto que lleva su nombre.

El 14 de enero fue proclamada una nueva constitución en Francia, que concentraba todo el poder en un presidente elegido por sufragio universal (masculino) para un mandato de diez años. Como jefe de l Estado, el presidente es el que decreta las leyes, y el que toma las decisiones de gobierno, delegando para ello en ministros que sólo responden ante él. El presidente elige todos los altos cargos civiles y militares y la justicia se ejerce en su nombre. Tiene la potestad de declarar la guerra o concluir tratados de paz y de comercio. Todos los funcionarios deben prestar un juramento de fidelidad a su persona y a la constitución.

Gran Bretaña había decidido que el conflicto con los bóers de Andries Pretorius en Sudáfrica no le resultaba rentable, así que entabló negociaciones con él y el 17 de enero reconoció la independencia de los bóers del Transvaal.

En los meses siguientes a la aprobación de la nueva constitución, Luis Napoleón Bonaparte emitió una serie de polémicos decretos-ley, como el del 23 de enero, por el cual el Estado confiscaba todas las propiedades de los antiguos reyes de Francia y las de la casa de Orleans. Los fondos así obtenidos se dedicarían a instituciones de ayuda a obreros, eclesiásticos y otros fines sociales. Otros decreto reguló las asociaciones de obreros para asegurarse de "promover el bienestar del pueblo pero sin tolerar sociedades de resistencia encubiertas como obras sociales". Otro autorizó las asociaciones de mujeres, otro declaró proscritos a algunos diputados prófugos, entre ellos Victor Hugo.

Alejandro Dumas (padre) se exilió en Bélgica, como había hecho Victor Hugo, en parte para protestar por el golpe de estado, en parte para huir de sus muchos acreedores. Hugo publicó ese año un panfleto contra Bonaparte titulado Napoleón el Pequeño que había redactado al día siguiente del golpe de estado.

Un decreto de Bonaparte del 2 de febrero precisaba el régimen electoral reconociendo com electores a todos los varones de 21 años cumplidos con seis meses de residencia en un mismo domicilio. Por otra parte, el presidente empezó a rodearse de una cierta etiqueta "imperial": firmaba como Luis Napoleón, se dejaba llamar "su alteza imperial", restableció las águilas imperiales en las banderas, y su efigie aparecía en las nuevas monedas y sellos postales.

Ese mismo día la reina Isabel II de España fue acuchillada por un sacerdote liberal llamado Martín Merino y Gómez, que consiguió colarse en el palacio real. La puñalada no fue especialmente grave, gracias al recamado de oro del traje y las ballenas del corsé de la reina, la cual no tardó en reponerse. El cura fue capturado inmediatamente por la guardia real.

Manuel de Rosas había declarado la guerra a Brasil por su injerencia en Uruguay, lo cual facilitó las cosas a Justo José de Urquiza para mantener el apoyo de sus aliados brasileños y uruguayos contra el caudillo argentino. El 3 de febrero el ejército de Urquiza, formado por 24.000 hombres, se enfrentó a los 23.000 dirigidos por el propio Rosas en la batalla de Caseros. Urquiza venció en un combate no excesivamente sangriento. Rosas huyó a Buenos Aires herido en la mano. Por el camino redactó su renuncia. En la capital se puso en contacto con el cónsul británico y embarcó rumbo a Gran Bretaña.

Mientras tanto era juzgado en España el cura Martín Merino, que se negó a estar presente en el juicio. Como era de esperar, fue condenado a muerte. La sentencia se ejecutó el 7 de febrero. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas esparcidas en una fosa común. No se halló ningún indicio que vinculara a Merino con ninguna conspiración. Al parecer tenía una personalidad y una forma de pensar muy pintoresca y actuó en solitario.

Ese mismo día el rey Pagan Min de Birmania escribió al gobernador británico lord Dalhousie protestando por la agresión sufrida en Rangún, a lo que Dalhousie respondió con un ultimátum, por el que exigía 100.000 libras como compensación por los gastos de guerra.

A medida que Luis Napoleón Bonaparte vio consolidada su autoridad fue transformando las medidas represivas por medidas de gracia. Así, de muchos de los republicanos encarcelados durante la resistencia al golpe de estado vieron conmutada su pena de muerte por la de deportación a Argelia y, a su vez, de los 9.600 republicanos condenados inicialmente a la deportación, sólo 6.151 fueron realmente trasladados, de los cuales la mitad pudo regresar a Francia al cabo de un año.

Las elecciones presidenciales en Uruguay dieron la victoria a Juan Francisco Giró, que había participado en el gobierno paralelo que había instituído Oribe durante el asedio a Montevideo.

Lord Palmerston, resentido con el primer ministro John Russell por haberse visto forzado a dimitir a finales del año anterior, logró que un proyecto de ley sobre la milicia presentado por el gobierno fuera rechazado en el parlamento, y el conflicto terminó con la caída de Russell, que el 23 de febrero fue sustituido por Edward Smith-Stanley, lord Derby, que era conservador, pero no de la facción mayoritaria conocida como los peelitas (que inicialmente habían sido liderados por sir Robert Peel), por lo que pocos políticos de renombre estuiveron dispuestos a formar parte de su gabinete y que tuvo que recurrir a muchos desconocidos. Se cuenta que cuando se leyó al ya octogenario duque de Wellington la lista de nuevos ministros éste preguntó en varias ocasiones después de cada nombre: ¿quién?, por lo que el gabinete de lord Derby fue conocido como el ministerio quién-quién.

Nueva Zelanda recibió ese año una constitución que la dotaba de gran autonomía. Desde entonces estuvo gobernada por una Asamblea General formada por un Consejo Legislativo y una Cámara de Representantes.

El escritor ruso Nikolai Gogol se había volcado en la religión hasta convencerse de que su creación literaria era pecaminosa. En los últimos años había llevado una vida ascética hasta arruinar su salud física y mental. La noche del 7 de marzo quemó algunos manuscritos, se metió en la cama y se negó a recibir ninguna clase de alimento. Nueve días después moría entre grandes dolores.

Auguste Compte seguía caminos similares: autoproclamado "sumo sacerdote de la humanidad", escribió un Catecismo positivista.

En Chile, viendo que la resistencia contra Montt estaba sofocada, el teniente Cambiaso había huido de Punta Arenas a primeros de año, pero fue capturado por sus propios hombres y llevado a Valparaíso, donde fue fusilado el 4 de abril.

Unos días antes había vencido el plazo que lord Dalhousie había dado al rey de Birmania para satisfacer su ultimátum. Como éste no había dado respuesta, el 5 de abril los británicos tomaron el puerto birmano de Martaban, con lo que se iniciaba la segunda guerra anglo-birmana. Al parecer, la información que llegó sobre lo sucedido al parlamento británico estaba manipulada, pero el parlamento no tuvo inconveniente en manipularla aún más de cara a la opinión pública.

Ese mismo día murió Felix zu Schwarzenberg, el primer ministro austriaco, que fue sucedido por uno de sus hombres de confianza, Karl Buol.

El 12 de abril los británicos tomaron Rangún, la capital birmana.

El emperador Faustino I de Haití se dio cuenta del grave lapsus que había tenido al no haber celebrado una ceremonia de coronación en condiciones, como la de su "homólogo" Napoleón I, pero el 18 de abril subsanó este fallo con una pomposa ceremonia en Puerto Príncipe.

El 8 de mayo, tras complejas negociaciones, Austria, Prusia, Francia, Rusia, Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia firmaron el protocolo de Londres, en virtud del cual se acordaba que los ducados de Schleswig y Holstein continuarían bajo la soberanía del rey de Dinamarca, aunque no formaran parte del estado danés. El rey Federico VII de Dinamarca no tenía descendencia y era previsible que el conflicto estallara tras su muerte, pues en Dinamarca estaba en vigor la ley sálica, pero no en Alemania, a la que pertenecían los ducados. Además, las leyes de sucesión danesas eran muy complicadas, pues tenían muchas cláusulas que podían dar pie a que diversos pretendientes se consideraran herederos legítimos. Por ello el protocolo especificó un heredero para el rey danés, que resultó ser el príncipe Cristián de Schleswig-Holstein-Sonderburg, de treinta y cuatro años, descendiente por vía masculina del rey Cristián III de Dinamarca, que reinó en el siglo XVI.

Un francotirador del ejército imperial chino hirió al rey del Sur (que había sido uno de los primeros miembros de la secta de Hong Xiuquan) y murió de la herida al mes siguiente. Poco después murió el rey del Oeste, durante el asedio a la ciudad de Changsha.

Tras su victoria sobre Rosas, Justo José de Urquiza había asumido el liderazgo de las Provincias Argentinas. Tras las oportunas negociaciones, todas ellas menos la de Buenos Aires firmaron el 31 de mayo el llamado Acuerdo de San Nicolás, que esbozaba una constitución y nombraba a Urquiza director provisorio. Buenos Aires se negaba a aceptar una constitución en la que las provincias no estuvieran supeditadas a la capital.

Tras renunciar a sus pretensiones sobre el Transvaal, Gran Bretaña también había anunciado su intención de retirarse del Transorange, pero los colonos bóers que poblaban la región enviaron representantes a la colonia del Cabo, para pedir el mantenimiento de la soberanía (y la protección) británica. Por otra parte, el rey Zulú Mpande invadió el reino indígena de Suazilandia, pero los británicos lograron presionarle para que se retirara en breve.

Ascendiendo desde Sudáfrica, David Livingstone había llegado al curso superior del río Zambeze, que descendía hacia el este, así que ese año inició un viaje por el que pretendía atravesar África desde el océano Atlántico hasta el océano Índico alcanzando el Zambeze y siguiendo su curso.

Ese año había elecciones presidenciales en los Estados Unidos, y el 1 de junio los demócratas se reunieron en Baltimore para elegir su candidato. Los reglamentos del partido exigían que éste fuera aprobado por una mayoría de dos tercios, y hacía falta esa misma mayoría para anular la regla. Esto complicaba seriamente la elección y, tras cuarenta y ocho votaciones infructuosas, la única solución fue descartar a los candidatos más populares (con más partidarios, pero también con más detractores) y elegir a un desconocido (sin partidarios, pero también sin detractores): el general Franklin Pierce, que había participado en la guerra mexicana y posteriormente había pasado prácticamente inadvertido como congresista. Para la vicepresidencia eligieron al senador William Rufus Devane King.

El 3 de junio los británicos tomaron Pegu, en Birmania.

El rey Rama IV de Siam continuaba con sus reformas: ese año encomendó a misioneros británicos y estadounidenses que enseñaran inglés a sus hijas y empleó mercenarios occidentales para que adiestraran a sus soldados. Hasta ese momento, los nobles siameses tenían prohibido llevar ropa por encima de la cintura en presencia del rey (para evitar que pudieran llevar armas escondidas), pero esta costumbre había sido censurada por los occidentales, así que Rama IV la abolió y obligó a los nobles a cubrirse el torso. También dictó algunas leyes para mejorar la condición de la mujer, como abolir los matrimonios forzados, o la posibilidad de que un hombre vendiera o entregara a su esposa como pago de una deuda.

El partido Whig se reunió también el Baltimore el 16 de junio. Aún sin el requisito de los dos tercios, la elección fue disputada. El presidente Fillmore y el secretario de Estado, Webster, tenían partidarios, pero no eran aceptables para los antiesclavistas por haber aprobado el compromiso de 1850, y en especial la ley del esclavo fugitivo. Tras cincuenta y dos votaciones infructuosas, eligieron a Winfield Scott, héroe de la guerra contra México. Como candidato a vicepresidente eligieron al secretario de marina de Fillmore: William Alexander Graham.

El 18 de junio Johann Strauss estrenó su vals Liebeslieder (canciones de amor), que consiguió muy buenas críticas. Durante los últimos años Strauss se había esforzado por pasar de la aclamación popular al favor de la crítica especializada, y finalmente lo estaba consiguiendo.

El 24 de junio Justo José de Urquiza tomó el control de la ciudad de Buenos Aires dispuesto a integrarla en el proceso constituyente que se había puesto en marcha. Cerró los periódicos opositores y expulsó de la ciudad a los políticos más exaltados.

El 29 de junio murió Henry Clay, el "gran compromisario" que había tratado de conciliar por todos los medios los intereses de los Estados esclavistas y libres en los Estados Unidos.

Un joven ruso de veinticuatro años llamado Lev (León) Nikoláyevich Tolstói había ingresado en el ejército para pagar sus deudas de juego, pero recientemente había conseguido un permiso para un tratamiento contra el reuma. Aburrido de no hacer nada se puso a escribir y el 2 de julio terminó el cuento autobiográfico Infancia, su primera obra literaria.

El 11 de agosto celebró su convención nacional el Partido de la Tierra Libre, que eligió como candidato para la presidencia al senador John Parker Hale. Sin embargo, los dos grandes partidos se habían puesto de acuerdo tácitamente en evitar en la campaña electoral el tema de la esclavitud, y la mayoría de los estadounidenses acogió con alivio que un tema tan espinoso se apartara de la política. Como consecuencia, la popularidad del Partido de la Tierra Libre decayó enormemente, pues hablaba en su campaña de lo que la gente no quería que le hablaran.

Sin embargo, si los estadounidenses no querían oír hablar de esclavitud, no tenían inconveniente en leer sobre ella. Unos meses atrás se había publicado como libro una novela que el año anterior había empezado a aparecer por entregas en un periódico abolicionista. Su autora era una activa abolicionista de cuarenta y un años llamada Harriet Breecher Stowe, y su obra se titulaba La cabaña del tío Tom. Las primeras entregas habían llevado como subtítulo "El hombre que era una cosa", pero pronto fue cambiado por el de "Vida entre los humildes". Durante el primer año desde su publicación se vendieron 300.000 ejemplares sólo en los Estados Unidos, y al poco se convirtió en el segundo libro más vendido en el país, después de la Biblia. Pronto se adaptó al teatro. El carácter de denuncia es constante en toda la obra. Casi en cada página se recuerda la inmoralidad de la esclavitud y se describen escenas de extrema crudeza: desde la esclava Eliza que huye para evitar que la separen de su bebé, hasta la dramática muerte del tío Tom, que reza a Dios para que perdone a su amo, el villano Simon Legree, que lo está matando a latigazos. La semilla germinó lentamente, pero a largo plazo el Tío Tom multiplicó el número de los abolicionistas, muchos de los cuales no tenían más información sobre la realidad de la esclavitud que las imágenes que pintaba la novela. Naturalmente, el libro fue objeto de muchas críticas. Hay que admitir que algo se podría cuestionar sobre su calidad literaria, pero las principales objeciones que se le hicieron no iban por ahí, y es fácil comprender que no eran muy imparciales.

El 15 de agosto tres babíes intentaron asesinar al sha de Persia Naser al-Din, como venganza por la ejecución de el Bab. Su intento fracasó, pero el Sha en represalia hizo ejecutar a varios miles de babíes y encarcelar a muchos otros.

Las intenciones de Luis Napoleón Bonaparte de restaurar el régimen imperial creado por su tío Napoleón I eran ya patentes. El 1 de septiembre inició una gira por el país en la que fue fervorosamente aclamado por partidarios que reclamaban el Imperio. Los altos funcionarios de cada ciudad por la que pasaba recibían dinero y regalos en función del entusiasmo que mostraban sus conciudadanos. En general, Europa había acogido con buenos ojos el golpe de estado, pero la idea de restablecer el Imperio suscitaba comprensibles recelos. Bonaparte se aseguró de calmarlos:

Algunos dicen: El Imperio es la guerra, pero yo digo: El Imperio es la paz. Es la paz porque Francia la desea, y cuando Francia está satisfecha el mundo está tranquilo. La gloria puede heredarse, pero no la guerra. [...] Estoy de acuerdo, no obstante, en que yo, como Emperador, tengo muchas conquistas que alcanzar. Deseo, como él, conquistar la conciliación de los partidos disidentes y devolver a la corriente del gran río popular las desviaciones hostiles que van a perderse sin provecho para nadie. [...] Tenemos inmensos territorios incultos que limpiar, caminos que abrir, puertos que excavar, ríos que volver navegables, canales que terminar, una red de ferrocarriles que completar. Tenemos frente a Marsella un vasto reino que asimilar a Francia. Tenemos todos nuestros grandes puertos del oeste para acercar el continente americano mediante la rapidez de las comunicaciones que todavía nos faltan. Tenemos, en fin, por todas partes ruinas que descubrir, falsos dioses que abatir, verdades que hacer triunfar. Así es como yo entiendo el Imperio, si es que el Imperio debe restablecerse.

El 11 de septiembre, poco después de que Justo José de Urquiza abandonara Buenos Aires para inaugurar la convención constituyente en Santa Fe, un grupo de militares bajo el mando del coronel José María Pirán se rebeló contra la guarnición de soldados de entrerríos que Urquiza había dejado en la ciudad y nombró gobernador provisional al general Manuel Pinto, el cual reunió la legislatura y ésta tomó la decisión de romper relaciones con la Confederación Argentina. Al enterarse, Urquiza se dirigió hacia la capital, pero cuando fue informado de que la insurrección contaba con fuerte apoyo popular decidió retirarse.

El 14 de septiembre murió a los ochenta y tres años Arthur Wellesley, el duque de Wellington.

El 24 de septiembre un ingeniero francés llamado Henri Giffard ensayó un nuevo sistema de transporte de su invención: el globo dirigible, que se diferenciaba del globo areostático en que su movimiento podía ser controlado mediante timones y un motor de vapor. Giffard recorrió los 27 kilómetros que separan París de Tappes a una velocidad media de 9 km/h.

Ese mismo día el contraalmirante Febvrier Despointes declaró colonia francesa la isla de Nueva Caledonia, situada al este de Australia. Bonaparte había dado instrucciones a diversos barcos de guerra para que tomaran posesión de la isla salvo si Gran Bretaña se les adelantaba.

El 25 de septiembre el ex-jefe supremo y ahora presidente constitucional de Ecuador José María Urbina abolió la esclavitud de negros e indios en el país, como condición necesaria para que su gobierno pudiera contar con el apoyo británico.

El 4 de octubre el gobierno prusiano inició un juicio en Colonia contra once miembros de la Liga Comunista acusados de haber promovido revueltas en 1848. Siete de ellos fueron condenados a penas de cárcel de hasta seis años. Tras dicho juicio, la Liga Comunista se disolvió definitivamente.

El 13 de octubre se reunió en Tegucigalpa (Honduras) una Asamblea Constituyente de Centro América con el fin de redactar una constitución que uniera a los estados centroamericanos. En ella participaron representantes de Honduras, El Salvador y Nicaragua, pero los acuerdos a los que llegaron no fueron aceptados por los respectivos países, así que una vez más todo quedó en nada.

El 16 de octubre Luis Napoleón Bonaparte decretó la libertad del argelino Abd al-Qádir. Tras prestar juramento de que no interferiría en Argelia, marchó a Bursa (en el Imperio Otomano) y desde allí pasó a establecerse en Damasco, donde se dedicó a enseñar teología.

El 24 de octubre murió Daniel Webster, con lo que, al fin y al cabo, los Whigs habían acertado al no elegirlo como candidato a la presidencia.

El 23 de octubre se concedió una licencia de librero-editor a dos maestros franceses que se habían desencantado de su trabajo por juzgar que los métodos con que se enseñaba a los niños eran demasiado rígidos y poco pedagógicos y por ello habían decidido cambiar la enseñanza por la edición de libros de texto graduados para las distintas edades, manuales de instrucción para profesores y otros materiales didácticos. Se llamaban Pierre Larousse y Augustin Boyer, y su librería se llamó Librairie Larousse et Boyer.

El 31 de octubre fue elegido gobernador de Buenos Aires Valentín Alsina, que ratificó la secesión de la Provincia de Buenos Aires de la Confederación Argentina.

El 2 de noviembre se celebraron las elecciones presidenciales estadounidenses y el demócrata Pierce ganó con una amplia mayoría. Su adversario, el general Scott, había demostrado ser peor político que militar.

El 7 de noviembre un senadoconsulto restableció la dignidad imperial en Francia, y dos semanas después fue ratificado por un plebiscito: A la pregunta "¿Quiere el pueblo francés la restauración de la dignidad imperial en la persona de Luis Napoleón Bonaparte con derecho a herencia en su sucesión directa o adoptada?", 7.824.129 franceses votaron que sí, 253.149 votaron que no y alrededor de medio millón se abstuvo. Cabe apuntar que las elecciones duraban dos días y por la noche los alcaldes se llevaban las urnas a sus casas.

El 1 de diciembre el general bonaerense Hilario Lagos se rebeló contra el gobernador Alsina dispuesto a reintegrar a Buenos Aires en la Confederación Argentina. Tomó posiciones en varias ciudades de la provincia, pero fue expulsado de la capital.

El 2 de diciembre Luis Napoleón Bonaparte fue coronado como el emperador Napoleón III de Francia.

El 6 de diciembre Hilaro Lagos trató de tomar Buenos Aires por segunda vez y, al fracasar, puso la ciudad bajo asedio. Ese mismo día el gobernador Alsina presentó su renuncia y fue reemplazado por el general Pinto.

Los británicos dominaban toda la provincia birmana de Pegu, y lord Dalhousie comunicó al rey Pagan Min que a partir de ese momento pasaba a formar parte de los dominios británicos.

El primer ministro español, Juan Bravo Murillo, había intentado promulgar una constitución de corte absolutista, para disminuir el poder de los liberales, pero su propuesta resultó muy impopular y fue rechazada. El 15 de diciembre fue cesado de su cargo y sustituido por el general Federico Roncali, protegido de Espartero.

Lord Derby había gobernado en minoría desde el principio de su mandato, así que su gobierno no tardó en caer y el nuevo primer ministro británico pasó a ser el peelita George Hamilton-Gordon, lord Aberdeen, que tomó posesión el 19 de diciembre. Incluyó en su gabinete tanto a lord Russell como a lord Palmerston, que no se avenían muy bien, al menos en cuestiones de política exterior.

El 25 de diciembre se promulgó una nueva constitución francesa que difería en poco de la aprobada a principios de año, salvo que introducía la figura del emperador.

El rey Kamehameha III de Hawai aprobó también una nueva constitución que introducía reformas democráticas y reconocía derechos civiles. La nueva constitución abolió el doble sistema judicial (uno para nativos y otro para extranjeros) y lo sustituyó por un sistema único.

Menen Liben Amede, la emperatriz de Abisinia, había casado a su nieta con un antiguo bandolero llamado Kassa Hailu, que había demostrado una gran capacidad de liderazgo al reunir numerosos seguidores. Desde que se casó se había convertido en general del ejército imperial, pero las relaciones con su suegra pronto se deterioraron, de modo que la emperatriz solía tratarlo de forma bastante despectiva, hasta que Kassa decidió rebelarse y se puso al frente de un ejército que paulatinamente fue tomando una ciudad tras otra.

Aunque William Thompson había empezado a apreciar los resultados de Joule sobre el calor, no le había enviado una copia del trabajo en que así lo ponía de manifiesto, pero finalmente éste llegó a manos de Joule, quien inmediatamente escribió a Thompson con algunos comentarios. Desde ese momento se inició una fructífera correspondencia entre ambos.

Se conservan mosaicos del siglo I a.C. que contienen piezas del llamado cristal de uranio, que presenta un color verdoso especialmente brillante. El descubrimiento del uranio permitió sistematizar su producción y en las últimas décadas un empresario alemán llamado Josef Riedel, propietario de una fábrica de cristalerías de lujo en Bohemia, se había hecho famoso por sus producciones, muchas de las cuales empleaban cristal de uranio. Ese año Stokes publicó un trabajo sobre la luminosidad especial del cristal de uranio, propiedad que compartía con un mineral más abundante conocido como fluorita, del que los químicos sabían que debía ser un compuesto de un elemento desconocido, pero que no habían logrado aislar hasta la fecha. Dicho brillo especial era conocido como fluorescencia, y Stokes lo interpretó como que las sustancias fluorescentes eran capaces de absorber luz ultravioleta y devolverla como luz visible, por lo que podían brillar incluso en la oscuridad. También publicó un estudio sobre la polarización de la luz.

Dedekind, con veintidós años, había terminado sus estudios de matemáticas en Gotinga y ese año defendió sus tesis doctoral. Sin embargo, era consciente de que el nivel de la universidad de Gotinga no era el que había sido en sus buenos tiempos pero, al contrario que su amigo Riemann, él no había tenido ocasión de estudiar en Berlín, donde había investigadores de primera línea. Por ello, tanto él como Riemann se dispusieron a prepararse adecuadamente para superar la prueba de habilitación necesaria para ser admitidos como profesores universitarios.

Ese año el periódico londinense The Times publicó una carta abierta de William Parsons, el presidente de la Royal Society, y Charles Lock Eastlake, presidente de la Royal Academy of Arts, en la que instaban a Henry Talbot a rebajar las tasas que exigía por el uso de la calotipia, pues a su juicio estaban frenando el desarrollo de la fotografía. Como respuesta Talbot accedió a retirar las tasas para fotógrafos aficionados, pero las mantuvo sobre los fotógrafos profesionales.

Hermann Melville publicó su novela Pierre o las ambigüedades, una oscura alegoría sobre la naturaleza del mal. Si Mobby Dick no había tenido mucho éxito, su última obra fue un completo fracaso.

Henrik Ibsen consiguió un empleo de ayudante de dirección en un teatro con el compromiso de estrenar una obra al año.

Liszt dirigió en Weimar una versión de la ópera Benvenuto Cellini, de Berlioz, con algunas modificaciones de su cosecha previamente aprobadas por el compositor francés. Era la segunda vez que se interpretaba la obra desde su fracasado estreno en París. Mientras tanto Berlioz publicaba una recopilación de artículos publicados previamente en revistas. Se titulaba Noches con la orquesta, y era una sátira de la vida musical de provincias.

Ese año se estrenó en San Petersburgo la primera ópera de Antón Rubinstein: Dmitry Donskoy.

Brigham Young envió a Washington a uno de sus hombres de confianza, Orson Pratt, con la misión de publicar un periódico que explicara y defendiera el mormonismo a los no mormones. El periódico se llamo The Seer (el vidente) y fue publicado cada mes desde enero de 1853. En el primer número, 107 páginas de un total de 192 estaban dedicadas a explicar la doctrina del "matrimonio celestial", es decir, de la poligamia. En efecto, el año anterior Brigham Young había comunicado por primera vez la "revelación" que Joseph Smith había tenido diez años atrás para indignación de su santa y/o idiota, (primera) esposa. Emma afirmó que la primera noticia que tuvo de todo ese asunto fue leyendo The Seer, y que toda la historia de Young era falsa, la forma más digna que encontró de esquivar la humillación que debía sentir al recordar los adulterios públicos de su esposo.

México seguía sin recuperarse de la crisis ocasionada por la guerra contra los Estados Unidos. El presidente Arista trataba de modernizar el país, pero una buena parte del presupuesto se gastaba en sofocar insurrecciones. Un intento de sanear el ejército llevó a los militares a apoyar un plan para entregar de nuevo el poder a Santa Anna. Arista solicitó del congreso poderes extraordinarios para restablecer el orden en el país, pero le fueron denegados, así que el 5 de enero presentó su dimisión y poco después embarcaba hacia España con su familia.

Johann Strauss acababa de regresar de una gira por Alemania que lo había dejado exhausto. Los médicos le diagnosticaron una crisis nerviosa y le recomendaron que se tomara unas largas vacaciones. El compositor y director tuvo que cancelar muchos compromisos, pero se sintió con fuerzas para dirigir su orquesta en un concierto benéfico que tuvo lugar el 16 de enero, donde presentó su último vals: Las alas del Fénix. Después convenció a su hermano Josef para que abandonara su carrera de ingeniero y se pusiera al frente de la orquesta, lo que incluía el compromiso de ir aumentando constantemente su repertorio. Esto no lo hizo muy convencido, pues a su primera obra, un vals que presentó ese mismo año, le puso como título "El primero y el último".

El 19 de enero Verdi estrenó en Roma su ópera Il trovatore, basada en la obra de teatro El trovador, de Antonio García Gutiérrez, y fue un gran éxito que pronto se propagó por Europa y los Estados Unidos, pues se cuentan 229 producciones (es decir, representaciones en teatros distintos) durante los tres años siguientes.

El 20 de enero Gran Bretaña proclamó oficialmente la anexión a la India de la provincia birmana de Pegu. Esto puso fin a la segunda guerra anglo-birmana, sin mediación de ningún tratado de paz.

Desde la proclamación de Napoleón III como emperador de los franceses había pasado a primer plano la cuestión de su descendencia y, siendo soltero, la cuestión previa de su matrimonio. El emperador tenía una amante, Harriet Howard, que le había dado respaldo financiero en sus peores momentos y con la que había tenido un hijo. Consciente de que pedir la mano de alguna princesa real podría conducir fácilmente a la humillación de ser rechazado, no apuntó muy alto y sus diplomáticos exploraron la posibilidad de casarlo con Carola de Vasa, hija del príncipe Gustavo de Vasa, el hijo del derrocado rey Gustavo IV Adolfo de Suecia y pretendiente al trono sueco, que a la sazón era oficial del ejército austríaco. Sin embargo, su pretensión fue rechazada. Cuatro años antes había conocido en un baile a una condesa española de 23 años (ahora tenía ya 27) llamada Eugenia de Montijo, cuyo padre, Cipriano Palafox y Portocarrero, conde de Montijo, había luchado en favor del rey José I y se había exiliado en Francia tras la guerra de independencia, donde había sido condecorado por Napoleón I. El conde había fallecido hacía catorce años, y su viuda se hinchó de orgullo cuando le propusieron que su hija se convirtiera en emperatriz (hay quien dice que fue ella quien propició el primer encuentro entre Eugenia y el entonces príncipe-presidente), así que el 22 de enero Napoleón III anunció su voluntad de casarse con Eugenia.

Mientras tanto en Argentina el ejército federal derrotaba en la batalla de San Gregorio a un ejército de la provincia de Buenos Aires, del que más de la mitad de sus hombres cayeron prisioneros y se unieron al bando contrario. La ciudad de Buenos Aires seguía bajo asedio mientras el congreso constituyente redactaba una constitución en Santa Fe.

El 24 de enero se celebró el matrimonio civil del emperador Napoleón III y Eugenia de Montijo. Poco antes, Harriet Howard, que hasta entonces se hospedaba discretamente en una casa adyacente al palacio del Elíseo (la residencia del emperador) fue conducida al puerto tras habérsele sustraído toda carta que pudiera resultar comprometedora para Napoleón III.

El 26 de enero Napoleón III ofreció a su esposa un collar de diamantes valorado en 600.000 francos. Ella se lo agradeció, pero lo rechazó pidiendo que el dinero se empleara en construir una escuela para huérfanas pobres. El 30 de enero se celebró en Notre-Dame el matrimonio religioso entre Napoleón III y Eugenia de Montijo. Para la ocasión, el emperador dictó 3000 órdenes de gracia por las que se liberaba a otros tantos presos políticos. Eugenia de Montijo quedó embarazada pocas semanas más tarde, pero abortó a consecuencia de una caída de caballo.

Entre las amistades de la emperatriz Eugenia estaba el escritor Prosper Mérimée, que no tardó en ser nombrado senador.

El presidente de la República Dominicana, Buenaventura Báez, cedió el poder al general Pedro Santana, que continuó las negociaciones con los Estados Unidos para que éstos se anexionaran el territorio dominicano.

Tras las revueltas del 48, las regiones de Transilvania y Servia, que habían permanecido leales al Imperio frente a los rebeldes húngaros, fueron segregadas de Hungría, y el resto del territorio había sido dividido en cinco provincias férreamente gobernadas desde Viena. El nuevo primer ministro austriaco, Kal Buol, había optado por apretar más los tornillos a los húngaros declarando al alemán como única lengua oficial de Hungría, de modo que el húngaro no podía usarse en ningún acto o documento oficial. Esto enervó aún más a los nacionalistas húngaros, que soñaban con obtener derechos políticos. El 18 de febrero, mientras el emperador Francisco José I paseaba por las afueras de Viena inspeccionando el entrenamiento de unos soldados, un nacionalista húngaro llamado Janos Libenyi se acercó a él por la espalda sacando un cuchillo. El grito de una mujer que se dio cuenta de lo que sucedía alertó al emperador, que se giró a tiempo y pudo desviar la puñalada, que le hirió levemente, aunque la herida sangraba en abundancia. Francisco José I iba acompañado únicamente de un ayudante, que logró sujetar a Libenyi, que no tardó en ser condenado a muerte y fue ahorcado sólo ocho horas después de su intento de regicidio. La popularidad de Francisco José I entre los austriacos aumentó sensiblemente tras el atentado.

Ese mismo día el rey Pagan Min de Birmania abdicó en su hermanastro Mindon Min, que se había opuesto a la guerra contra Gran Bretaña y que se había alzado en rebelión. Mindon permitió a su hermano seguir con vida y liberó a todos los prisioneros británicos, pero se negó a firmar un tratado de paz con Gran Bretaña en el que reconociera la cesión de territorio alguno. Entre las primeras medidas que adoptó estuvo el envío de estudiantes a Francia, Italia, los Estados Unidos y Gran Bretaña.

El 4 de marzo Franklin Pierce fue investido como decimocuarto presidente de los Estados Unidos.

El 6 de marzo Verdi estrenó en Venecia su ópera La traviata, basada en La dama de las Camelias, de Alejandro Dumas. Al contrario que Il Trovatore, el estreno fue un completo fracaso.

El 8 de marzo los seguidores de Hong Xiuquan tomaron la ciudad de Nanking, que éste convirtió en capital de su Reino Celestial. Desde ese momento dejó la dirección de la guerra en manos del "Rey del Este", Yang Xiuqing. Hong estableció las leyes del Reino Celestial, según las cuales la base de los exámenes imperiales ya no sería el confucianismo, sino el cristianismo, se prohibía la propiedad privada y se establecía un calendario solar, que sustituía al calendario lunar chino. Además las mujeres pasaban a tener exactamente los mismos derechos que los hombres. En particular podían acceder a cargos públicos. Se prohibió la poligamia y el concubinato, así como el atrofiamiento de pies, que era una costumbre muy difundida por la que se ponía unas tablillas a las niñas recién nacidas para que no les crecieran los pies (lo que les causaba graves lesiones). Por último, también se prohibía el consumo de opio, los juegos de azar, el tabaco, la esclavitud y la prostitución. Los primeros en incumplir estas leyes fueron el propio Hong Xiuquan y sus altos cargos. Hong llegó a tener 88 concubinas.

El general José María Obando, el que fuera primer presidente de la república de Nueva Granada, fue elegido nuevamente para el cargo y tomó posesion el 1 de abril.

El físico John Snow había estado experimentando pacientemente hasta encontrar las dosis adecuadas en que se podía administrar el éter y el cloroformo para servir como anestésicos. El 7 de abril tuvo ocasión de probar sus técnicas al suministrar cloroformo a la reina Victoria I de Gran Bretaña, con motivo del parto de su octavo hijo, el príncipe Leopoldo. La reina quedó encantada con la experiencia.

William King, el vicepresidente de los Estados Unidos, tenía graves problemas de salud y en la fecha de la ceremonia de toma de posesión se encontraba en Cuba por recomendación médica. Se le autorizó a prestar juramento desde allí por una ley especial del Congreso. Sin embargo murió el 18 de abril, y no fue sustituido, de modo que los Estados Unidos estuvieron sin vicepresidente durante toda la presidencia de Pierce.

Ese mismo día la flota federal argentina derrotó a la de Buenos Aires en el combate de Martín García.

Antonio López de Santa Anna regresó a México de su exilio en Jamaica y el 20 de abril tomó el poder de manos del presidente interino, sin que mediaran elecciones, con el apoyo de los militares. Inmediatamente abolió el estado federal y dictó medidas de protección para el clero.

Los Estados esclavistas estadounidenses estaban interesados en una línea ferroviaria transcontinental que uniera Texas con California. Esperaban que con ella la esclavitud pudiera extenderse fácilmente por el territorio conquistado a México para que finalmente surgieran en él nuevos estados esclavistas. Sin embargo, un sistema montañoso impedía el acceso a California, que sólo podía ser sorteado entrando ligeramente en territorio mexicano. El gobernador del territorio de Nuevo México, William Carr Lane, revisó los términos del tratado de Guadalupe Hidalgo que fijaban la frontera con México, y observó que se habían basado en un mapa antiguo e inexacto, de modo que, considerando la geografía real, los términos del tratado asignaban a los Estados Unidos el valle de La Mesilla, suficiente para el tendido de la vía férrea, así que ocupó el terreno causando un conflicto con México, que sostenía que el tratado de Guadalupe Hidalgo era el que se había acordado, tanto si los datos en los que se había basado eran correctos como si no. Esto había sucedido un poco antes del regreso de Santa Anna. Entre los más fervientes partidarios del ferrocarril estaba Jefferson Davies, a la sazón secretario de guerra de Pierce, quien sugirió a Davies que probablemente Santa Anna estaría dispuesto a vender territorio mexicano a cambio de poder embolsarse personalmente una suma sustanciosa. Por ello, Pierce destituyó a Lane y su sucesor recibió órdenes de permanecer fuera del valle de La Mesilla mientras se entablaban negociaciones con México. Para tal fin, siempre a sugerencia de Davies, Pierce envió en mayo como embajador a México a James Gadsden, presidente de la South Carolina Canal and Rail Road Company, con una autorización para ofrecer hasta cincuenta millones de dólares por la cesión de la Baja California y todo el territorio mexicano situado sobre el paralelo 25, casi la mitad del territorio total de México.

El 1 de mayo la constitución argentina fue aprobada por todas las provincias excepto Buenos Aires, que amenazó con fusilar a cualquier mensajero que llevara el texto constitucional.

La Tierra Santa era para el sultán Abdulmecit I un quebradero de cabeza cada vez mayor. Los británicos habían fundado un obispado anglicano, el Papa había nombrado un Patriarca en Jerusalén, mientras que los rusos sostenían al Patriarca ortodoxo de Constantinopla, y todos ellos le hacían una petición tras otra en defensa de los intereses de cada rama del cristianismo, peticiones que a menudo era imposible satisfacer al mismo tiempo. Por otra parte, Francia y Rusia tenían otros motivos para avivar la polémica. El zar Nicolás I de Rusia soñaba con desmembrar el Imperio Otomano y apoderarse de Constantinopla. En parte porque era una vieja aspiración del nacionalismo ruso, pues los zares de Rusia se consideraban herederos de la caída Constantinopla y, romanticismos aparte, porque para Rusia era un grave inconveniente que sus barcos comerciales y de guerra no pudieran salir al Mediterráneo sin el permiso otomano para cruzar el Bósforo. Por ello, el zar aspiraba a usar los Santos Lugares como una excusa para declarar la guerra a los turcos con el apoyo, o al menos sin la oposición, de las potencias europeas. Teniendo en cuenta el apoyo que había prestado para sofocar las revueltas liberales del 48, Nicolás I consideraba que las potencias le dejarían un ancho margen de maniobra. Por su parte, Napoleón III sabía que un sector de sus partidarios añoraba las glorias militares de su tío, y el nuevo emperador buscaba el modo de ganar una guerra que enorgulleciera a los franceses sin inquietar a las potencias europeas.  La conquista de Argelia estaba bien, pero no era muy significativa. En cambio, proteger la Tierra Santa era harina de otro costal. Por otro lado Gran Bretaña no estaba dispuesta a que el gigante ruso creciera aún más y acabara controlando el Mediterráneo oriental. Dado que el rumbo que iba a tomar el nuevo régimen político de Francia era dudoso, para evitarse sorpresas, el zar Nicolás I se preocupó de llegar a un acuerdo diplomático con Francia en lo tocante a Tierra Santa. Éste fue firmado el 5 de mayo y establecía un nuevo reparto de los santuarios algo más favorable para los peregrinos ortodoxos.

El 9 de mayo el presidente hondureño José Trinidad Cabañas declaró nuevamente la guerra a Guatemala y se puso él mismo al frente del ejército.

El 14 de junio el rey Ang Duong de Camboya escribió una carta a Napoleón III en la que le proponía una alianza. Sin embargo, el gobierno francés estaba más interesado en una alianza con Siam, que podría verse enturbiada en caso de acceder a la propuesta camboyana.

El 18 de junio Carola de Vasa se casó con el príncipe Alberto de Sajonia, heredero del rey Juan I de Sajonia.

El general Urquiza sobornó a algunos comandantes navales de Buenos Aires y logró que cambiaran de bando, con lo que el bloqueo marítimo a la ciudad resultó completo, pero el 20 de junio el comandante de la flota federal aceptó a su vez un soborno y entregó casi toda la flota a los bonaerenses.

El 28 de junio murió Manuel Guillermo Pinto, el gobernador de Buenos Aires, que fue sucedido por Pastor Obligado.

Considerando que tenía a Francia controlada, el zar Nicolás I siguió presionando al sultán Abdulmecit I exigiéndole más concesiones en Tierra Santa, con la esperanza de que éste le declarara la guerra. Por el contrario, Abdulmecit I cedió y declaró a Rusia como protectora única de los cristianos de Tierra Santa, retirándole a Francia el privilegio. Napoleón III reaccionó inmediatamente enviando un barco de guerra, el Carlomagno, al mar Negro, con lo que violó la convención de Londres sobre los estrechos. Abdulmecit I, que no quería una guerra contra ninguna potencia europea, se vio entre la espada y la pared, pero recibió con alivio las declaraciones del embajador británico, que le insinuó que contaría con el apoyo de Gran Bretaña (y, obviamente, con el de Francia) en caso de una guerra contra Rusia. Esto, junto con las presiones diplomáticas francesas, lo llevó a cambiar su decisión y reconocer ahora a Francia y a la Iglesia Católica como autoridades cristianas supremas en Tierra Santa. Además, las llaves de la Iglesia de la Natividad, que hasta entonces custodiaban los ortodoxos, pasarían a manos católicas.

Nicolás I se sintió desconcertado, tenía parte de lo que quería: la excusa perfecta para declarar la guerra al Imperio Otomano, pero, en contra de sus planes, veía que Gran Bretaña se estaba posicionando en su contra. Al tiempo que trataba de atraerse al embajador británico en San Petersburgo, envió un ultimátum al sultán Abdulmecit I, por el que le exigía para Rusia y los cristianos ortodoxos todos los privilegios que acababa de conceder a Francia. El embajador británico en Constantinopla aconsejó al sultán que no aceptara las exigencias rusas y, contanto con el apoyo de Gran Bretaña y Francia (la cual había enviado ya una flota de guerra), rechazó las pretensiones del zar.

Nicolás I, preocupado por ocultar sus propósitos expansionistas y presentar la religión como justa causa de sus acciones, optó por un arranque en falso del conflicto, y ordenó a sus ejércitos que entraran en Valaquia y Moldavia, los principados vasallos del Imperio Otomano pero sobre los cuales éste había admitido el protectorado ruso. La invasión se produjo el 2 de julio. Inmediatamente Gran Bretaña envió una tropa a los Dardanelos en apoyo de los turcos. Paralelamente, Gran Bretaña, Francia, Austria y Prusia se reunieron en Viena con el propósito de resolver el conflicto diplomáticamente. Redactaron una nota que esperaban contentara a ambas partes. El zar la aceptó, pero no el sultán, pues alegaba que era ambigua y podía intepretarse de muchas formas. Cuando se intentó precisar sus términos, fue Rusia la que se opuso.

El presidente Fillmore había enviado una expedición a Japón bajo el mando del comodoro Matthew Perry, que llegó al puerto de Uraga el 8 de julio. Allí unos funcionarios le pidieron que se dirigiera a Nagasaki, el único puerto japonés abierto al comercio con extranjeros (con los neerlandeses, específicamente). Perry se negó a moverse y solicitó que se le enviara a algún funcionario importante al que entregar una carta del presidente Fillmore, y amenazó con abatir todos los barcos japoneses que rodeaban al suyo si no se dispersaban (estaba en condiciones de hacerlo). Los japoneses fueron sensatos y recogieron la carta, y Perry se marchó anunciando que volvería por una respuesta. Esto abrió una polémica en Japón sobre si abrirse a Occidente o mantener el aislamiento.

Napoleón III volvió a mantener relaciones con Harriet Howard, pero la emperatriz se enteró y se lo prohibió. Como el emperador necesitaba un heredero legítimo, tuvo que aceptar.

El anciano sir George Cayley logró un pequeño éxito más en sus intentos de construir una máquina voladora. Construyó un planeador con el que un hombre recorrió volando una distancia de unos 140 metros. No se sabe muy bien quién fue el piloto. La versión más difundida dice que se trataba de su cochero, pero añade que presentó su dimisión poco después.

El 12 de julio Justo José de Urquiza consideró que el asedio a Buenos Aires era un fracaso y ordenó levantarlo. Mientras tanto en Buenos Aires se juzgaba y condenaba a muerte a numerosos integrantes de la Sociedad Popular Restauradora, la organización paramilitar rosista, que quedó definitivamente disuelta.

El 15 de julio el presidente Pierce inauguró en Nueva York la Exhibición de la industria de todas las naciones, para la cual se había construido un Crystal Palace similar al que había albergado la exposición de Londres, que tenía adosada una torre de madera de 96 metros de altura y que se convirtió en la construcción más alta de la ciudad.

El 23 de julio murió el bóer Andries Pretorius, que era la máxima autoridad de Transvaal, aunque de forma extraoficial, pues los bóers no habían dotado de ninguna organización política al Transvaal. Su hijo Marthinus Wessel Pretorius heredó de su padre el papel de líder carismático.

El 27 de julio murió el shogun japonés Tokugawa Ieyoshi, que fue sucedido por su hijo Tokugawa Iesada.

La archiduquesa Sofía de Baviera dispuso que su hijo, el emperador Francisco José I, se casara con su sobrina Elena de Baviera, la hija de diecinueve años del duque Maximiliano de Baviera y de Isabel de Baviera, hermana de Sofía e hija del ya fallecido rey Maximiliano I de Baviera (el abuelo de Maximiliano II, el rey actual). El 18 de agosto era el cumpleaños de Francisco José I (cumplía veintitrés años) y Sofía organizó para la ocasión el que sería el primer encuentro entre los prometidos. Elena llegó acompañada de sus padres y de su hermana Isabel, a punto de cumplir dieciséis años. Elena e Isabel eran familiarmente conocidas como Nené y Sissí, respectivamente. Sin embargo, para sorpresa de madre y tía y humillación de prima, el 19 de agosto Francisco José I anunció su intención de casarse con Sissí.

Los rusos habían sido informados de las intenciones estadounidenses de entablar relaciones comerciales con Japón y habían tratado de tomar la iniciativa, para lo cual enviaron al vicealmirante Yevfimy Vasilevich Putyatin. Éste trató de llegar a un acuerdo con Perry para obrar conjuntamente, pero Perry rechazó la oferta. Putyatin llegó a Japón el 21 de agosto y optó por una vía menos amenazadora y más diplomática que la elegida por el estadounidense: ofreció a los japoneses protección contra los Estados Unidos y otros extranjeros a cambio de un tratado de comercio y amistad. En lugar de la visita relámpago de Perry, Putyatin se quedó casi tres meses en Japón y luego marchó anunciando, como Perry, que volvería para recibir una respuesta a sus ofertas.

La fiebre del oro de California estaba descendiendo, pues cada vez era más difícil obtener el mineral y sólo las grandes compañías mineras lograban resultados efectivos. Relativamente cercanas a la costa californiana, el auge del comercio con California había incrementado también el número de visitantes que llegaban a las islas Hawai. Con ellos llegaron también algunas enfermedades contra las que los nativos estaban peor preparados. Ese año hubo una epidemia de viruela que causó estragos. Los enemigos del misionero Gerrit P. Judd lo acusaron de no haber sido capaz de contener la epidemia y el 3 de septiembre tuvo que dimitir de su cargo de ministro de finanzas.

España atravesaba una crisis gubernamental. Roncali había cedido la presidencia del gobierno a Francisco Lershundi y éste a su vez, dimitió el 19 de septiembre y fue sustituido por Luis José Sartorius.

Un motín militar dirigido por el "colorado" Venancio Flores depuso al presidente uruguayo Juan Francisco Giró y el 25 de septiembre Flores formó un triunvirato de gobierno integrado por él mismo, Juan Antonio Lavalleja y Fructuoso Rivera, ambos en el exilio.

Tras un viaje por Suiza, Bélgica y Leipzig, Robert Schumann estaba de regreso en Dusseldorf cuando el 30 de septiembre un joven de 20 años llamó a su puerta sin previo aviso llevando una carta de recomendación del violinista Joseph Joachim. Schumann no estaba en casa, pero fue recibido por su esposa Clara, que le concertó una cita con su marido para el día siguiente. El joven se llamaba Johannes Brahms, y traía consigo diversas partituras originales, entre las que figuraban dos sonatas para piano. Algunas de ellas ya habían recibido buenas críticas de otros compositores, como Franz Liszt, que al parecer había interpretado al piano su scherzo op. 4 leyendo la partitura al vuelo, sin ensayos previos. Schumann escribió una nota elogiosa sobre Brahms en una revista y se ofreció a ayudarle en los inicios de su carrera como compositor. En los días siguientes, Schumann, Brahms y un alumno de Schumann llamado Albert Dietrich colaboraron en la composición de una sonata para Joachim.

Un médico, periodista y aventurero estadounidense llamado William Walker había solicitado permiso al gobierno Mexicano para instalar una colonia en el Estado mexicano de Sonora que sirviera como defensa contra las incursiones de indios procedentes de los Estados Unidos, que se producían con relativa frecuencia. Los mexicanos recordaban la historia de Texas y el permiso le fue denegado, pero Walker se propuso ocupar el territorio de todos modos. Marchó a San Francisco y reclutó a 48 hombres con el fin de conquistar a México la Baja California y Sonora. Para financiar su empresa vendió títulos canjeables en un futuro por tierras en Sonora. El 15 de octubre zarpó con sus seguidores y no tuvo dificultades en conquistar La Paz, la capital de la despoblada Baja California, donde se le unieron unos 200 habitantes. Allí se proclamó presidente de la República de la Baja California, con una constitución copiada de la de Luisiana.

El 22 de octubre murió Juan Antonio Lavalleja, antes de que pudiera asumir sus funciones en el triunvirato de gobierno uruguayo.

Mientras Austria y Prusia consideraban que había que continuar mediando entre Rusia y el Imperio Otomano, Gran Bretaña y Francia habían descartado las negociaciones por inútiles. Sabían que Rusia quería la guerra. El 23 de octubre Abdulmecit I declaró oficialmente la guerra a Rusia. Ambos bandos dirigieron tropas al Danubio y al Cáucaso.

El 28 de octubre el Teatro de Variedades de París estrenó Pépito, una ópera cómica en un acto de Jacques Offenbach. No era la primera que componía, pero sí la primera puesta en escena en un teatro de audiencia. Poco antes se había estrenado otra opereta suya en versión de concierto. Pépito tuvo una buena acogida entre el público.

El 2 de noviembre un ejército otomano de 10.000 hombres cruzó el Danubio y ocupó la ciudad de Oltenitza, como paso previo a entrar en Bucarest. El 4 de noviembre llegó un ejército ruso de unos 15.000 hombres dispuesto a rechazar a los turcos, pero, tras un combate, tuvo que retirarse con unas 6.000 bajas. Sin embargo, temiendo que llegaran refuerzos rusos y ante la cercanía del invierno, los otomanos consideraron que su posición era insegura y se retiraron. El 15 de noviembre estaban nuevamente al sur del Danubio. La victoria de Oltenitza no tuvo ninguna repercusión práctica, salvo que la prensa europea la jaleó como una victoria turca y Rusia se sintió humillada.

Ese mismo día murió la reina María II de Portugal, al dar a luz a su hijo Eduardo. Fue sucedido por su hijo Pedro V, de dieciséis años, bajo la regencia de su padre, Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Unos meses atrás el gobernador de la ciudad Persa de Nayriz había sido asesinado por unos babíes. El gobierno envió un ejército al que los babistas resistieron por un tiempo, hasta que los hombres sufrieron la típica masacre y sus mujeres fueron esclavizadas.

Otro interesado en el desmembramiento del Imperio Otomano era el rey Otón I de Grecia, que aspiraba a recuperar los territorios del Imperio habitados mayoritariamente por griegos. Por ello, la flota griega atacó a algunos buques otomanos con la esperanza de que Rusia le recompensara más adelante por su colaboración. Sin embargo, en cuanto la Royal Navy bloqueó el puerto de Atenas Otón I declaró la neutralidad de Grecia en el conflicto.

Después de algunas escaramuzas entre las flotas rusa y otomana en el mar Negro, el 30 de noviembre la flota rusa entró en el puerto de Sinope, donde estaban ancladas doce naves turcas y, tras una hora de bombardeo, destruyeron todos los barcos enemigos excepto uno, una corbeta a vapor que logró escapar y llegó a Constantinopla perseguida por los barcos rusos.

El presidente del gobierno español Luis José Sartorius perdió varias votaciones tanto en el congreso como en el senado, pero en lugar de dimitir como habían hecho sus antecesores, disolvió las cortes el 9 de diciembre y se dispuso a gobernar mediante decretos, lo cual era inconstitucional.

Santa Anna modificó la constitución mexicana para incluir, entre otras cosas, su tratamiento oficial de Alteza Serenísima, la prórroga indefinda de sus poderes extraordinarios y su derecho a nombrar sucesor. Las negociaciones con Santa Anna sobre la cesión de territorio a los Estados Unidos habían sido más arduas de lo previsto. Desde el primer momento Santa Anna se había negado a poner sobre la mesa ningún territorio más allá del valle de La Mesilla. Sabía que eso era lo que realmente necesitaban los estadounidenses, por lo que estarían dispuestos a pagar por él una suma sustanciosa, y él no se vería en la necesidad de justificar a sus paisanos la venta de media nación. Finalmente, el 30 de diciembre se firmó un acuerdo provisional por el que Santa Anna vendía el valle de La Mesilla por 15 millones de dólares.

El 31 de diciembre José Trinidad Cabañas estaba de regreso de su campaña contra Guatemala, que no había dado ningún fruto.

Mientras tanto, un ejército de vaios miles de turcos volvió a cruzar el Danubio y atacó a un destacamento ruso en la ciudad de Cetate, pero los rusos repelieron el ataque.

Un militar británico llamado Richard Francis Burton, al que se había encomendado diversas misiones cartográficas en la India, se había acostumbrado a viajar disfrazado de musulmán para evitar problemas durante sus exploraciones. Su habilidad en el disfraz era tal que pasaba inadvertido entre sus compañeros oficiales y entre los propios musulmanes. Ese año quiso llevar al extremo sus habilidades y, tras una meticulosa preparación y estudio, consiguió entrar en la Meca y en Medina junto con otros peregrinos musulmanes. Hasta se había hecho circuncidar, pues sabía que si los musulmanes descubrían a un infiel entrando en sus lugares sagrados lo matarían al instante. No fue el primer europeo en entrar en la Meca, pero sí el más famoso, pues posteriormente publicó un relato muy detallado de su aventura.

Samuel Morse había sido reconocido mundialmente por su invento excepto en su país, donde no había recibido ninguna clase de mención y donde llevaba un tiempo envuelto en pleitos sobre su patente. Ese año todas sus reclamaciones llegaron conjuntamente al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que seguía presidido por Roger Taney. La sentencia reconoció a Morse como el inventor y propietario de los derechos sobre el telégrafo, pero rechazó su pretensión de que tales derechos se extendían a toda aplicación del electromagnetismo al envío de señales. Concretamente: la reclamación número 8 de Morse decía:

No propongo limitarme a la maquinaria concreta o partes de maquinaria descritas en las subsiguientes especificación y reclamaciones. La esencia de mi invento es el uso de la fuerza motriz de la corriente eléctrica o galvánica, que yo llamo electromagnetismo, como quiera que se desarrolle para señalar o imprimir caracteres inteligibles, signos o letras a cualquier distancia, pues siempre serán nuevas aplicaciones de la potencia de la que afirmo ser el primer inventor o descubridor.

Pero a esto, Taney respondió en la sentencia:

Él está reclamando derecho exclusivo sobre toda mejora en la que la fuerza motriz sea la corriente eléctrica o galvánica y el resultado sea el señalar o imprimir caracteres, signos o letras a distancia. Aunque la puesta en práctica y el ajuste del delicado trabajo necesario para poner el telégrafo en funcionamiento requirió una habilidad mecánica de primer orden, Morse no "inventó" lo que reclama. El profesor Morse no ha descubierto que la corriente eléctrica o galvánica siempre imprimirá a distancia, sin que importe cuál sea la maquinaria o inventos mecánicos necesarios. Morse no ha logrado que otros hagan más que fabricar el sistema de repetidores que él describe. Otras personas pueden descubrir y presentar al público otras formas de utilizar la fuerza electromagnética para transmitir mensajes, y esas otras formas pueden ser más baratas o mejores. En conclusión, él reclama un derecho exclusivo sobre un método y proceso que no ha descrito y, por consiguiente, no ha inventado, y por lo tanto no lo describió cuando obtuvo su patente.

De este modo, el Tribunal Supremo sentó el precedente de no admitir patentes sobre ideas, sino únicamente sobre implementaciones concretas de ideas, y esta sentencia influiría más adelante en la legislación sobre patentes de software informático.

Sir William Hamilton publicó su libro "Lecciones sobre cuaterniones", en el que recopilaba la teoría que había ido desarrollando en los últimos años, aunque desde un punto de vista didáctico dejaba un tanto que desear.

La cabaña del tío Tom se había convertido obviamente en blanco de toda clase de críticas por parte de los sectores esclavistas. Algunas de estas críticas señalaban que Stowe nunca había tenido contacto directo con la esclavitud, y que escribía de oídas, basándose en exageraciones que distorsionaban la realidad. Como respuesta, Stowe publicó "A key to uncle Tom's cabin", un ensayo en el que recopilaba las fuentes en las que se había basado y documentaba hechos reales similares a los descritos en su novela. Parece ser que Stowe no leyó muchas de las fuentes que nombra hasta después de haber publicado La cabaña, pero nadie le cuestionó que los hechos y documentos aportados eran auténticos. Los esclavistas alegaban que eran casos extremos elegidos con un criterio parcial y nada objetivos, pero reconocían que eran auténticos. Un libro en el que aparentemente se basó de verdad para escribir la novela fue "La vida de Josiah Henson, antes esclavo, ahora habitante de Canada, narrada por él mismo". Cuando Stowe reconoció que esta le había servido de inspiración, Henson reeditó sus memorias con el título de "Memorias del tío Tom", y viajó por los Estados Unidos y por Europa promocionando su libro con gran éxito.

Victor Hugo publicó Les Châtiments, una colección de poemas en los que ataca virulentamente a Napoleón III.

Un escritor y diplomático francés llamado Joseph Arthur de Gobineau publicó la primera parte de un tratado titulado Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas, en el que  advierte de la decadencia irreversible de las razas humanas a causa de la mezcla de sangres. Diversos estudios comparativos lo llevaron a la conclusión de que, de las distintas razas antiguas, la raza aria (es decir, indoeuropea) era superior a las restantes, así como que la raza actual que mejor conserva la pureza de la raza aria es la raza teutónica, es decir, la de los alemanes, pues, aunque en principio casi todos los pueblos europeos modernos son de origen indoeuropeo, las razas latinas se mezclaron con razas africanas y asiáticas en la época del imperio romano, mientras que los pueblos germánicos permanecieron al margen de dicho mestizaje. El racismo es muy antiguo, pero la obra de Gobineau es el primer ensayo teórico racista, sistemático y argumentado.

Ibsen estrenó su drama La noche de San Juan.

El pintor francés Gustave Courbet seguía dando qué hablar con sus obras innovadoras. Ese año presentó Las bañistas, en la que aparecen dos mujeres, una de las cuales está desnuda. Hasta aquí no había nada de peculiar, pero la mujer desnuda es gorda y celulítica, y no una modelo idealizada según la costumbre. Más aún, las dos mujeres están descalzas sobre la tierra y tienen los pies sucios. Parece ser que para pintar la figura central del cuadro se ayudó de una fotografía. El cuadro lo compró un rico banquero coleccionista llamado Alfred Bruyas.

El segundo premio del Salón de París se lo llevó ese año El descanso de los cosechadores, un cuadro pintado cuatro años atrás por Jean-François Millet, otro pintor realista, de treinta y nueve años, que por primera vez recibía reconocimiento público.

Richard Wagner había finalmente llegado a la estructura final que daría a la historia de Sigfrido, sobre la que había estado trabajando en los últimos tres años. Había escrito él mismo cuatro libretos, para una trilogía precedida por una introducción (aunque finalmente el conjunto pasó a ser considerado como una tetralogía). La introducción llevaba por título "El oro del Rhin", y ese mismo año empezó a componer la música, aunque ya tenía algunos borradores de algunos pasajes más destacados.

Berlioz viajó a Londres para presentar allí la nueva versión de su Benvenuto Cellini, pero la retiró tras la primera representación, pues resultó un fracaso. En París pudo asistir ese año al estreno de la primera sinfonía de un joven de dieciocho años llamado Camille Saint-Saëns, que le causó una gran impresión, al igual que a Liszt. Saint Saëns había sido un niño prodigio, que había dado su primer concierto a los once años, cuando interpretó el tercer concierto para piano de Beethoven y el nº 15 de Mozart, para el cual había escrito su propia cadencia.

Emilio Arrieta decidió cambiar la ópera por la popularidad de la zarzuela y ese año estrenó tres títulos: El dominó azul, El grumete y La estrella de Madrid.

El mundo a mitad del siglo XIX
Índice La guerra de Crimea I