HISTORIA











ANTERIOR


LA ANEXIÓN DE TEXAS

SIGUIENTE

El 28 de enero de 1844 se alzó en armas en Alicante contra el gobierno moderado de Madrid el comandante de carabineros liberal Pantaleón Boné. El capitán general de Valencia, Federico Roncali, puso a Alicante bajo asedio el 7 de febrero. 

Ese mismo día se publicó en París el primer número del Deutch-Französische Jahrbücher (Anales francoalemanes), editado por Karl Marx y Arnold Ruge. Se trataba de un número doble cuya segunda parte apareció el 10 de febrero. Marx publicó tres trabajos: unas Cartas al Deutch-Französische Jarbücher, Sobre la cuestión judía y una introducción a su Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel. Ésta era un ensayo escrito el año anterior en el que Marx comentaba párrafo a párrafo el libro de Hegel Elementos de la filosofía del derecho. Nunca llegó a publicarla, pero la introducción que presentó en los Anales francoalemanes resume su contenido y contiene una frase que se ha hecho famosa:

El sufrimiento religioso es, al mismo tiempo, la expresión del sufrimiento real y una protesta contra el sufrimiento real. La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón y el alma de quienes viven sin alma. Es el opio del pueblo.

Sobre la cuestión judía era una respuesta a La cuestión judía, un ensayo publicado por Bruno Bauer el año anterior. En ella Marx no contradecía a Bauer, sino más bien cambiaba el enfoque de la cuestión e iba mucho más lejos. La cuestión era el análisis de la situación de los judíos en Alemania, donde estaban privados de numerosos derechos civiles (Marx era nieto de un rabino, pero su padre se había convertido al protestantismo precisamente para poder prosperar en su carrera de abogado). Bauer negaba que los judíos sufrieran ninguna clase de discriminación particular en Alemania. Sostenía que todos los alemanes necesitaban ser emancipados de la tiranía absolutista, y que lo que debían hacer los judíos era colaborar en la lucha común por las libertades en lugar de reclamar privilegios para sí mismos. Si el trabajo de Bauer tenía algo de antisemita, el de Marx es radicalmente antisemita (hay quien pretende negarlo, pero juzgue el lector por sí mismo). Naturalmente, ni Bauer ni Marx inventaron el antisemitismo, que apareció en la historia tan pronto como el cristianismo se hizo con el poder. Hacía ya varias décadas que era especialmente virulento en Alemania, y no sólo entre las clases populares, especialmente entre los sectores nacionalistas, sino también entre los intelectuales, como el recientemente fallecido filósofo Jakob Fries. Sin embargo, si el trabajo de Bauer venía a aportar "fundamentos teológicos" al antisemitismo, Marx presentaba sus conclusiones como consecuencias de sus planteamientos filosóficos generales. Era un "antisemitismo científico", pues una característica que los hegelianos de izquierdas habían heredado de Hegel era su creencia de que sus métodos eran "científicos".

Los Anales francoalemanes no volvieron a publicarse, en parte por la dificultad de llevarlos de contrabando a Alemania, y en parte porque Ruge no compartía las teorías socialistas de Marx y pronto se enemistó con él.

Joseph Smith se presentó como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, con Sidney Rigdon como candidato a vicepresidente. Escribió: Yo propongo enfáticamente, virtuosamente y humanamente, una teodemocracia, en la que Dios y el pueblo dirijan los asuntos de los hombres por el camino recto.

Robert Fitzroy había sido destinado recientemente como gobernador a Nueva Zelanda. Se interesó por la masacre de Wairau sucedida el año anterior y, después de escuchar a los colonos y a los Maoríes, concluyó que la actuación de los colonos había sido ilegal, aunque reprochó a los Maoríes el haber asesinado prisioneros. La inusual decisión de Fitzroy de reconocer los derechos de los indígenas supuso una sacudida para la incipiente colonia. Obviamente Fitzroy no fue muy popular, y no duró dos años en el cargo.

El dictador peruano Manuel Ignacio de Vivanco era especialmente despótico. Había impuesto a civiles y militares un juramento de fidelidad hacia su persona, desterraba a sus adversarios y había creado una tarjeta de plata necesaria para acceder al despacho presidencial. Pronto se alzaron en armas los generales Domingo Nieto y Ramón Castilla, pero Nieto murió el 17 de febrero (corrieron rumores de que había sido envenenado) y entonces Castilla se proclamó Jefe del Estado provisional.

El 27 de febrero estalló una revolución en la parte oriental de la isla de Santo Domingo (la ex colonia Española) contra el gobierno de Haití. El 28 de febrero los rebeldes proclamaron la independencia de la República Dominicana.

Ese mismo día, mientras el presidente estadounidense Tyler visitaba el barco de guerra Princeton, durante el disparo ceremonial de uno de sus cañones se produjo una explosión que provocó varios muertos y heridos. Tyler resultó ileso, pero entre los muertos estuvo su secretario de Estado, Abel parker Upshur. El 6 de marzo John C. Calhoun aceptó el cargo de secretario de Estado, dispuesto a terminar las negociaciones para la anexión de Texas.

El 8 de marzo murió el rey Carlos XIV Juan de Suecia, el que fuera general de Napoleón I. Los encargados de preparar su cadáver para el entierro encontraron en él un tatuaje que decía: "Mort aux rois" (muerte a los reyes), que debió de hacerse durante la época de la revolución francesa. Fue sucedido por su hijo Oscar I, pese a las protestas de Gustavo de Vasa, el hijo del derrocado rey Gustavo IV Adolfo, que ahora tenía cuarenta y cinco años y desde su exilio en Austria se consideraba el heredero legítimo de las coronas sueca y noruega.

Mientras tanto Pantaleón Boné y 23 de sus colaboradores eran fusilados por la espalda en Alicante, lo que puso fin a su rebelión.

El 10 de marzo el presidente haitiano Charles Rivière-Hérard invadía la república Dominicana con un ejército de 25.000 hombres en un intento de devolverla a la soberania haitiana.

El cónsul paraguayo Carlos Antonio López envió al exilio a su colega, Mariano Roque, y el 14 de marzo se hizo proclamar presidente de la nación por un periodo de 10 años. Después el congreso aprobó una constitución que concedía a López (el Excelentísimo) poderes dictatoriales, y no reconocía ninguna clase de derechos civiles a los ciudadanos (la palabra "libertad" ni siquiera aparecía en el texto). La dictadura de López fue algo más suave que la de su tío, y bajo ella el país empezó a abrirse al exterior. En Paraguay la esclavitud seguía siendo legal. Incluso el gobierno era propietario de algunos esclavos que Rodríguez de Francia había confiscado a los terratenientes tras su ascenso al poder. López no abolió la esclavitud de forma inmediata, sino que puso en vigor una ley por la que se prohibía el tráfico de esclavos y decretaba que los hijos de esclavos serían libres a partir de los veinticinco años. (La existencia de esclavitud en Latinoamérica es difícil de precisar porque las distintas constituciones que se sucedían unas a otras en cada país no eran coincidentes al respecto. Entre los países con más tradición abolicionista estaban Argentina, Chile y México; la extinta Confederación Centroamericana había liberado a los esclavos en su territorio; además de en Paraguay, seguía habiendo esclavos en Bolivia, Perú, Ecuador, Uruguay, Brasil y en las colonias francesas y españolas; en Nueva Granada y Venezuela la esclavitud era teóricamente ilegal, pero todavía quedaban esclavos. En los últimos años Gran Bretaña había ejercido mucha presión sobre estos países para que prohibieran la esclavitud o, al menos, prohibieran el tráfico de esclavos.)

El 19 de marzo el ejército haitiano tomó la ciudad dominicana de Azua al retirarse el ejército dominicano, bajo el mando del general Pedro Santana.

William Miller había dado un margen de un año para la segunda venida de Jesucristo a la Tierra, pero la fecha límite era el 21 de marzo, y ese día amaneció sin novedad, por lo que, ya no había duda, ¡ése tenía que ser el día! Los milleristas pasaron la jornada espectantes, tratando de detectar los primeros indicios del inminente fin de los tiempos, pero, por increíble que pudiera parecer... no pasó nada. El día acabó sin que Jesucristo se presentara a su cita con la humanidad.

La invasión napoleónica había dado alas al bandolerismo en las zonas rurales de España, y la restauración monárquica apenas le había puesto freno. Diez años atrás había sido suprimida la Santa Hermandad, la policía rural creada en la edad media y que había alcanzado un alto grado de eficiencia durante el reinado de los Reyes Católicos, pero que en sus últimos años había destacado por su ineficacia. El 28 de marzo se creó una nueva institución denominada Guardia Civil, dependiente del Ministerio de la Guerra en cuanto a organización, pero sujeta al Ministerio de Gobernación en lo tocante a su servicio, de modo que combinaba su naturaleza militar con una función civil de tipo policial.

El 30 de marzo los dominicanos derrotaron al ejército haitiano en Santiago de los Caballeros.

El 12 de abril Calhoun firmó el tratado de anexión que Upsur había negociado con Texas, y no dudó en confesar que su propósito había sido el de aumentar el peso en la Unión de los Estados esclavistas, incorporando uno más (que incluso, por su extensión, mucho mayor que la de cualquier otro Estado, podría dividirse para formar varios estados esclavistas separados). Los abolicionistas se indignaron, y se propusieron frustrar semejante proyecto, que todavía debía recibir la aprobación del Congreso.

El 13 de abril los dominicanos derrotaron a los haitianos en la batalla de El Memizo. La república dominicana contaba con tres goletas, que el 15 de abril derrotaron a otras tres naves haitianas en la batalla de Tortuguero.

Tras el fracaso patente de su predicción sobre la venida de Jesucristo, consternado, William Miller se apresuró a revisar sus cálculos, y encontró que si se consideraba el calendario hebreo según la interpretación de la secta caraísta, entonces sus cálculos contenían un error y la fecha límite era en realidad el 18 de abril. Los milleristas suspiraron aliviados al ser informados del lamentable equívoco, y se dispusieron a aguardar a Jesucristo con ilusión renovada durante unas cuantas semanas más, pero, llegada la nueva  nfecha límite... ¡tampoco pasó nada! ¡Algo incomprensible! Miller, más corrido aún, escribió: "Confieso mi error y reconozco mi decepción, pero aún creo que el día del Señor está cerca, casi a la puerta." De hecho, los milleristas no se amilanaron. Al contrario, el número de publicaciones en las que se presentaban toda clase de argumentos, disquisiciones y teorías varias sobre la Biblia, los judíos y la madre que los parió, creció como la espuma. Algunas fuentes hablan de cinco millones de ejemplares distribuidos entre diversos periódicos, panfletos, etc.

El 24 de abril España reconoció la independencia de Chile.

Ese año había elecciones presidenciales en los Estados Unidos, y la campaña electoral giró en torno a dos temas fundamentales. Uno fue la anexión de Texas: los demócratas eran partidarios y los whigs se oponían. El otro estaba relacionado con la frontera canadiense. El tratado de Webster-Ashburton la había fijado hasta las montañas Rocosas, pero había dejado abierta la soberanía sobre el territorio de Oregón, que se extendía desde los 42° de latitud norte (la frontera con México) hasta los 54° 40', el sur de Alaska, bajo dominio ruso. En principio los Estados Unidos y Gran Bretaña habían acordado que el territorio quedaba bajo la soberanía conjunta de ambos países, pero actualmente estaba ocupado mayoritariamente por colonos estadounidenses, que sumaban ya varios millares y seguían aumentando. Ya eran muchas las voces que exigían que Gran Bretaña reconociera la soberanía estadounidense sobre Oregón. Gran Bretaña aceptaba dividir el territorio de modo que a los Estados Unidos les correspondiera el sur del río Columbia, pero dejando el río en su parte, pues en él abundaban los salmones. Por su parte, los estadounidenses reclamaban "Cincuenta y cuatro cuarenta o lucha". Los esclavistas fomentaron la reclamación de la integridad del territorio de Oregón para inducir a los norteños a que aceptaran a su vez la anexión de Texas. El 27 de abril Henry Clay publicó una carta en la que se oponía a la anexión de Texas. Fue todo lo que necesitó para que el 1 de mayo la convenció whig, reunida en Baltimore, lo eligiera como candidato a presidente. Como candidato a la vicepresidencia fue elegido Theodore Frelinghuysen. La noticia llegó a Washington ese mismo día gracias a la línea telegráfica que Morse estaba tendiendo entre Baltimore y el Capitolio, todavía en pruebas, con la finalidad de hacer una demostración ante los congresistas a finales de mes.

El 3 de mayo Ramón María Narváez logró ser elegido primer ministro de España. El debate político del momento era si se debía reformar la constitución de 1837 o si se debía crear un nuevo texto en forma de carta otorgada por la reina.

Ese mismo día, mientras el presidente Charles Rivière-Hérard estaba combatiendo en la República Dominicana, un militar llamado Philippe Guerrier dio un golpe de estado en Puerto Príncipe y se proclamó presidente de Haití.

En la ciudad de Filadelfia se había formado el Partido Republicano Americano, un partido minoritario nativista anti-católico, que decidió celebrar una reunión en una barrio de Kengsington habitado principalmente por irlandeses católicos. Un grupo de irlandeses atacó la tarima en la que hablaban los oradores y éstos se retiraron.

El rey Luis I de Baviera introdujo un impuesto sobre la cerveza que provocó serios motines en los que multitudes de trabajadores urbanos vapulearon a la policía, mientras el ejército se mostraba reticente a intervenir. Tras cuatro días de disturbios, el 5 de mayo el rey anunció el descenso de un diez por ciento en el precio de la cerveza y las aguas volvieron a su cauce.

El 6 de mayo los nativistas de Filadelfia regresaron en mayor número al lugar de donde habían sido expulsados por los irlandeses tres días antes, pero la lluvia los obligó a retirarse a un mercado cercano. Allí acudieron también algunos irlandeses y se inició una pelea. Algunos salieron al exterior y se produjeron disparos desde algunos edificios vecinos, a consecuencia de los cuales uno o dos nativistas resultaron muertos. Como respuesta, los nativistas asaltaron un Seminario de Hermanas de la Caridad y varias casas particulares, en los altercados hubo varios heridos y otros dos nativistas resultaron muertos. El 7 de mayo los nativistas denunciaron a los católicos y llamaron a los americanos a defenderse de la "maldita mano del Papa". Una muchedumbre acudió de nuevo a Kengsington con armas de fuego y se inició un tiroteo, que fue disuelto por la milicia local. El obispo de la ciudad pidió a los católicos que evitaran todo enfrentamiento.

Entre tanto, en Haití, Charles Rivière-Hérard se enteró del golpe de estado que lo había derrocado e inmediatamente incendió Azua y se dirigió rápidamente hacia la frontera haitiana con su ejército, hostigado por los dominicanos.

El 8 de mayo los nativistas quemaron la iglesia de San Miguel, el seminario de las Hermanas de la Caridad y varias casas particulares. Cuando las fuerzas de orden público contuvieron a los amotinados, otro grupo se formó en otro punto de la ciudad, junto a la iglesia católica de San Agustín. Allí se presentó el propio alcalde al frente de las milicias urbanas y pidió calma. Los nativistas debieron de entender "piedras" en vez de calma, porque eso le dieron, tras lo cual incendiaron la iglesia y vitorearon cuando se derrumbó la torre. El fuego alcanzó una escuela vecina. Durante los días siguientes el alcalde destinó varias tropas a la protección de los católicos, y el obispo ordenó que las iglesias se mantuvieran cerradas e instó a los católicos a que no tomaran represalias, sino que esperaran a que la ley tomara las medidas oportunas contra los nativistas.

El año anterior había muerto en Persia Siyyid Kázim, el líder de la secta chiita de los shajis. Poco antes de morir había aconsejado a sus discípulos que dejaran sus hogares para buscar una especie de mesías de la casa de Mahoma cuya llegada era inminente. El 23 de mayo, Mullá Husayn, uno de sus más prominentes discípulos, se encontró con un joven de 24 años llamado Siyyid Alí-Muhammad, que le impactó por su religiosidad. No tardó en convencerse de que el joven era el Báb, el mesías que su maestro había profetizado. Siyyid ordenó a Mullá que saliera a predicar sobre su persona, pero que no revelara su identidad hasta que otros diecisiete lo reconocieran independientemente, como garantía de que él era realmente el Báb. Pero Mullá debió de dar tantos detalles y Siyyid tenía tal fama de devoto entre sus amistades que no tardaron en aparecer diecisiete de estos amigos que vieron en él al mesías. Estos primeros dieciocho testigos fueron conocidos como las letras del viviente (por unos curiosos argumentos numerológicos relacionados con ciertos valores numéricos asignados a las letras del alfabeto árabe). El babismo no tardó en extenderse por Persia como una nueva religión, surgida del islam, pero distinta de ésta, igual que el cristianismo se diferenció del judaísmo que le dio origen. El Báb enseñaba que todas las religiones del mundo habían sido reveladas por Dios a la humanidad, adaptadas a la época en que surgieron, así como que su misión principal era anunciar la inminente llegada del profeta de Dios que anunciaban todas las religiones, el cual uniría a toda la humanidad.

El 24 de mayo se inauguró oficialmente la línea telegráfica entre Washington y Baltimore. Desde Baltimore, Morse envió la frase ¡Lo que ha hecho Dios! (una cita bíblica, Núm. 23, 23).

El 27 de mayo tuvo lugar en Baltimore la convención demócrata. El presidente Tyler trató de hacerse elegir candidato a la reelección, pero los demócratas no lo consideraron ni por un minuto. Un mes atrás, el candidato con más posibilidades hubiera sido Martin Van Buren, pero había arruinado sus posibilidades al llegar a un acuerdo con Clay, por el que el mismo día que éste publicó su carta contra la anexión de Texas, Van Buren publicó otra con el mismo contenido. En realidad, Van Buren no era partidario de la anexión, pero creyó que aumentaba sus posibilidades de ser elegido presidente si se mostraba partidario, de modo que Clay —el previsible candidato whig,— no pudiera acaparar los votos de los expansionistas. Así, creyendo que tendía una trampa a Clay, en realidad era él quien caía en la suya, pues, ciertamente, eso le habría dado votos para la presidencia, pero le hizo perder demasiados votos para ser elegido candidato por los demócratas, mayoritariamente partidarios de la anexión. En realidad Van Buren contó con una mayoría de partidarios en la convención, pero las normas de los demócratas exigían que el candidato contara con una mayoría de los dos tercios de los delegados, y eso resultó imposible. De hecho, durante un tiempo pareció imposible lograr que nadie lograra dicha mayoría cualificada, hasta que en la novena votación surgió vencedor James Knox Polk, un perfecto desconocido al que muchos se pusieron de acuerdo en votar por no tener nada en su contra. Además contaba con el apoyo de Andrew Jackson. Como candidato a vicepresidente eligieron a George Mifflin Dallas. Así pues, los candidatos a las elecciones de ese año fueron James K. Polk, por los demócratas, Henry Clay por los whigs, y James G. Birney por el Partido de la Libertad. Los whigs consideraron que tenían la victoria en sus manos, puesto que su candidato se enfrentaba a un completo desconocido. Uno de los lemas de su campaña fue precisamente ¿quién es James K. Polk? En junio, el senado, dominado por los whigs rechazó el tratado de anexión de Texas de Upshur y Calhoun.

Incapaz de recuperar el poder en Haití, el 2 de junio Charles Rivière-Hérard marchó al exilio y se instaló en Jamaica.

El 3 de junio murió en Italia el rey Luis XIX de Francia. Los legitimistas franceses, hasta entonces divididos entre los que consideraban a Luis XIX como rey legítimo y los que se decantaban por su sobrino Enrique V, se unieron ahora en reconocer a Enrique V como rey de Francia, ya que Luis XIX no había tenido descendencia. Enrique V se acababa de instalar en un castillo a las afueras de Viena.

El 4 de junio Santa Anna se hizo reconocer una vez más presidente de México.

El 7 de junio se publicó el primer y único número del Nauvoo Expositor, un periódico en el que William Law, un directivo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (el negocio de Joseph Smith) denunció que Smith había propuesto matrimonio a su esposa Jane. Según el testimonio de Jane Law, Smith le había pedido la mitad de su amor, aunque le dejaba libertad para guardar la otra mitad para su marido. Otros mormones presentaron testimonio de proposiciones similares de Smith hacia sus esposas. El periódico afirmaba que Smith podía haber sido en su día un auténtico profeta, pero que después había falsificado profecías en su propio provecho, en especial las concernientes al matrimonio plural, la poligamia, etc., y que estaba corrompiendo a las mujeres jóvenes de la ciudad forzándolas o coaccionándolas para mantener relaciones sexuales con él bajo promesas de recompensas en el más allá para ellas y sus familias. Además denunciaba el excesivo poder político que Smith estaba acumulando en Nauvoo, y lo acusaba de promover una teocracia.

La República Dominicana estaba dirigida por una Junta Central Gubernativa que llegó a la conclusión de que la única forma de defenderse de la vecina Haití era la anexión a Francia. Sin embargo, un sector del ejército no estaba de acuerdo con esta política y el 9 de junio, Juan Pablo Duarte dio un golpe de Estado que le permitió crear una nueva junta dispuesta a luchar por la independencia.

El 10 de junio, el ayuntamiento de Nauvoo encomendó al alcalde (Smith) que se encargara de destruir las prensas del Nauvoo Expositor, encargo que éste cumplió esa misma tarde a través del sheriff de la ciudad.

Los mormones de Nauvoo tenían muchos enemigos en el Estado de Illinois: los whigs y los demócratas tenían un número similar de votantes en el Estado, Nauvoo contaba a la sazón con unos 12.000 habitantes, casi tantos como Chicago, y todos votaban de acuerdo con la voluntad de Dios (que era indistinguible de la de Smith), y eran inmunes a cualquier cosa que cualquier político pudiera decir para tratar de captar sus votos. Esto daba a Smith un gran poder político y, como no se casaba con nadie (políticamente hablando, porque en sentido literal le salían esposas por docenas) ambos partidos estaban de acuerdo en que había que deshacerse de los mormones cuanto antes. Algunos periódicos pedían públicamente la destrucción de la Iglesia mormona. La destrucción del Nauvoo Expositor sirvió de excusa para perseguir a Smith. Se argumentó que era ilegal y se pidió que el profeta fuera detenido y juzgado en Cartago, la capital del condado al que pertenecía Nauvoo. Como respuesta a una orden de arresto contra su persona, el 18 de junio Smith declaró la ley marcial en la ciudad.

Ese mismo día un jurado en Filadelfia estableció exculpó a los nativistas de los disturbios ocurridos el mes anterior, pues consideró que fueron provocados por los ataques de los irlandeses a una reunión pacífica y legal de los nativistas (lo cual era cierto) y que la causa de la violencia habían sido los intentos de los católicos de excluir las biblias de los colegios públicos (lo cual no era cierto). El jurado responsabilizó a las autoridades de los daños causados.

Al haber declarado la ley marcial, Joseph Smith y los miembros del ayuntamiento de Nauvoo estaban desobedeciendo la autoridad estatal, así que Thomas Ford, el gobernador de Illinois, movilizó la milicia. Cuando Smith vio que la mayoría de los miembros del ayuntamiento estaban dispuestos a entregarse a la justicia, ordenó a la milicia que depusiera las armas, pero huyó al oeste, al territorio de Iowa, sin decir nada a nadie. Sin embargo, su esposa Emma le escribió para decirle que en Nauvoo corría la voz de que había huido por cobardía y que los mormones temían represalias por parte de multitudes incontroladas. Smith comprendió que si sucedía algo en Nauvoo con él ausente sus días de profeta se habrían acabado, así que el 23 de junio regresó a Illinois y el 25 de junio se entregó a las autoridades junto con otros dieciséis dirigentes de Nauvoo, que fueron acusados de disturbios. Sin embargo, Joseph y su hermano Hyrum fueron acusados también de traición, de modo que fueron retenidos en prisión, mientras que los demás eran puestos en libertad bajo fianza. El 27 de junio unos doscientos hombres armados, con las caras pintadas de negro con pólvora húmeda, irrumpieron en la cárcel donde estaban retenidos Smith y su hermano. Cuando uno de los carceleros informó a Smith de que la muchedumbre se acercaba, éste le contestó: No se preocupe, vienen a rescatarme. En efecto, Smith había dado orden a la Legión de Nauvoo de rescatarlo de la cárcel por la fuerza en cuanto fuera posible, pero esa orden nunca fue cumplida. Smith debió de darse cuenta de ello cuando vio cómo una bala arrancaba la nariz a su hermano y otros cinco disparos lo remataban. Smith contaba con una pistola "pimentero" que una visita le había proporcionado en secreto, con la que hirió a varios asaltantes. Después se tiró por una ventana, aunque antes recibió varios disparos por la espalda. Cayó a la calle vivo todavía, pero los asaltantes lo empujaron contra un muro, formaron un improvisado pelotón de fusilamiento y dispararon sobre él antes de dispersarse.

Varias personas fueron juzgadas por el linchamiento de los hermanos Smith, pero todas fueron declaradas no culpables. Se especuló sobre si el gobernador Ford estaba al tanto del proyecto de linchamiento. Incluso hubo quien dijo que lo había autorizado, pero él lo negó. Eso sí, dijo que Smith era el impostor de más éxito de los tiempos modernos.

El mismo día que Smith era asesinado, Thomas W. Dorr, el gobernador ilegal de Rhode Island, fue condenado a cadena perpetua con trabajos forzados.

El 3 de julio China firmó el tratado de Whangia, por el que concedía a los Estados Unidos privilegios similares a los que había concedido a los británicos. Se añadía además reconocía a los estadounidenses el derecho a aprender chino, hasta entonces prohibido a todos los extranjeros. Como muestra de buena voluntad, los Estados Unidos declararon ilegal para los estadounidenses el comercio de opio, si bien sólo el consulado estadounidense podía perseguir el contrabando y no lo hizo.

La nueva Junta Central Gubernativa de la República Dominicana había destituido al general Pedro Santana, pero éste dio un nuevo golpe de Estado y se hizo nombrar presidente de la junta.

Los demócratas estadounidenses sacaron partido al hecho de que los senadores whigs hubieran rechazado la anexión de Texas. En su campaña se presentaron como los impulsores del expansionismo americano, frente a los whigs que no dudaban en desperdiciar las posibilidades que se presentaban por sus intereses políticos. Amedrantado, Clay escribió un par de cartas a un periódico de Alabama en las que afirmaba que, en realidad, no estaba en contra de la anexión de Texas, sino únicamente contra el desgarramiento de la Unión, pero que si hubiera una forma consensuada de lograr la anexión él la apoyaría. Esto fue catastrófico: los whigs empezaron a dudar de él, mientras los demócratas le recriminaban carecer de principios y contradecirse a sí mismo por pura desesperación.

John Patrick Dunn, el párroco de la iglesia católica de San Felipe Neri, en Filadelfia, fue advertido de que al día siguiente, el día de la Independencia, un partido nativista llamado Partido Nativo Americano (similar al Partido Republicano Americano) tenía planeado desfilar delante de su iglesia, y que ésta podría ser atacada. El párroco solicitó permiso a las autoridades para reunir armas y una partida de voluntarios para defender la iglesia en caso de un ataque, y no hubo objeción. Sin embargo, el 4 de julio pasó sin incidencias, pero el 5 de julio los nativistas se enteraron de que los católicos habían reunido armas en la iglesia y varios millares de ellos se congregaron allí. Pidieron a las autoridades que sacara las armas de la iglesia, mientras el padre Dunn y sus hombres se prepararon para defenderse. El sheriff y dos concejales entraron en la iglesia, requisaron doce mosquetes y luego pidieron a la multitud que se dispersara, pero un hombre que había sido herido en motines anteriores habló a la multitud y pidió un nuevo registro. Entonces el Sheriff entró acompañado de siete nativistas, y encontraron cincuenta y trés mosquetes, diez pistolas y pólvora abundante. No obstante, el sheriff logró convencer a los nativistas para que salieran y declararan que no habían encontrado arma alguna, y que después de que se dispersara la multitud retirarían las armas. Así se hizo, pero el 6 de julio la multitud volvió a concentrarse ante la iglesia. Para esas fechas había intervenido el ejército, que instaló cañones en las calles dispuesto a emplear cualquier medio para dispersar a los amotinados. Los nativistas apedrearon a los soldados y un cañón disparó una vez contra la multitud, tras lo cual las calles no tardaron en quedar desiertas. El 7 de julio los nativistas volvieron, esta vez equipados con su propio cañón, y exigieron la retirada de los militares. Cuando se les concedió, en lugar de retirarse ellos también dispararon el cañón contra la iglesia. Mientras traían un segundo cañón, los soldados regresaron y dispararon contra los nativistas que entraban en la iglesia, que no tardaron en retirarse. Tras unas negociaciones, ambas partes acordaron retirarse, pero algunos nativistas apedrearon a algunos soldados mientras se retiraban, éstos respondieron con disparos, y la multitud volvió a entrar en la iglesia causando grandes destrozos. Durante la noche llegaron más soldados con órdenes de vaciar las calles, nuevamente hubo intercambio de piedras y disparos, con el resultado de siete nativistas muertos y varios heridos. Poco después llegaron nativistas armados con mosquetes y se inició una batalla entre soldados y amotinados. Cada uno de los bandos empleó dos cañones. Los soldados cargaron a caballo para tomar uno de los cañones, pero fueron derribados por una cuerda tendida de parte a parte de la calle. No obstante, al cabo de unas horas se hicieron con la artillería nativista y el 8 de julio todo había terminado. Durante los días siguientes llegaron más tropas de la milicia del Estado, pero no hubo más disturbios y el 10 de julio empezaron a retirarse. Nuevamente un jurado culpó a los irlandeses de los disturbios, pero aprobó las acciones del ejército para acabar con los motines.

Los sucesos llegaron a la opinión pública nacional y recibieron la condena unánime de la amplia mayoría de la sociedad. Los demócratas, en plena campaña electoral, decidieron acusar a los whigs de estar implicados en el movimiento nativista.

El 27 de julio el químico británico John Dalton fue encontrado muerto en el suelo junto a su cama. Tenía 77 años.

El 8 de agosto se celebró una reunión de las autoridades mormonas para decidir quién sería el sucesor de Joseph Smith. No faltaron candidatos. Sus hijos no fueron tenidos en cuenta, pues el mayor de ellos tenía siete años. Nueve días atrás había muerto otro de sus hermanos, Samuel, y el último de ellos, William, afirmó que era el sucesor natural de Smith, pero no tuvo mucho éxito. Sidney Rigdon informó de que Dios lo había nombrado sucesor en una visión, y tuvo algunos seguidores, pero los más aceptaron a Brigham Young, que se había convertido en el hombre de confianza de Smith tras la expulsión de Bennet. Por esas fechas tenía cinco esposas, y ese mismo año se casaría con otras diez, algunas de ellas "viudas" de Joseph Smith (llegó a casarse con dos mujeres el mismo día). Mientras Rigdon pretendía ejercer de profeta, Young sostuvo que ya no habría más profetas, sino apóstoles que difundirían la doctrina que Dios había transmitido a Smith.

Entre estos aspirantes veteranos, surgió un pretendiente novel, un tal James Strang, que había sido bautizado por Smith ese mismo año. Presentó una carta firmada por Smith, datada unos días antes de su muerte, en la que lo nombraba sucesor. Al parecer, el matasellos era auténtico, pero el texto (y la firma) eran falsos. Además, Strang aseguró que un ángel le había confirmado que era la voluntad de Dios que él sucedira a Smith como su profeta y transmisor de su palabra. Strang logró algunos partidarios, entre ellos la madre de Smith, su hermano William y el primer idiota que le siguió, Martin Harris. Incluso el excomulgado John C. Bennet estuvo dispuesto a regresar al mormonismo para secundar a Strang, cuya sede estaba en Voree (en el territorio de Wisconsin). Strang pronto fue excomulgado en Nauvoo.

El dominicano Pedro Santana envió al exilio a Juan Pablo Duarte y otros adversarios políticos y así se hizo con el control de la Junta Central Gubernativa.

De regreso de su gira por Gran Bretaña y tras pasar el trámite de convertirse al catolicismo, el 14 de agosto Jacques Offenbach se casó con Hérminie d'Alcain. Desde ese momento empezó a compaginar su trabajo como violonchelista con sus primeros pasos como compositor. Componía pequeñas piezas que presentaba principalmente en reuniones privadas de la alta sociedad parisina.

El 16 de agosto el ejército francés derrotó en Isly, en la frontera marroquí, a unos 25.000 soldados de la caballería del sultán marroquí Abd ar-Rahmán, que apoyaba al argelino Abd al-Qádir.

Sindey Rigdon no había aceptado a Brigham Young como sucesor de Joseph Smith y se había dedicado a desacreditarlo entre los habitantes de Nauvoo, a la vez que se ganaba seguidores. Por ello, el 8 de septiembre fue excomulgado. Poco después se marchó de Nauvoo afirmando haber recibido amenazas de sus enemigos. Se instaló en Pittsburg con sus seguidores, que fueron conocidos como rigdonitas. Desde allí excomulgó a quienes lo habían excomulgado.

El 10 de septiembre el sultán marroquí Abd ar-Rhamán firmó con Francia el tratado de Tánger, por el que el sultán reconocía la presencia francesa en Argelia y prometía su colaboración para capturar a Abd al-Qádir, que se convirtió así en proscrito tanto en Argelia como en Marruecos. Además se delimitó la frontera entre ambos países.

La impopularidad de Santa Anna seguía creciendo, hasta el punto de que el 12 de septiembre el general decidió dejar de nuevo el gobierno de México en manos de Valentín Canalizo y continuar gobernando en la sombra. Sin embargo, los diputados eran conscientes de que Canalizo era una marioneta de Santa Anna y la oposición del Congreso contra él fue aumentando paulatinamente.

En octubre se anunció una concentración en Warsaw (Illinois) para organizar una caza de lobos, pero todo el mundo entendía que los "lobos" eran los mormones. El gobernador Ford envió hombres para dispersarlos, pero bandas de antimormones recorrían el Estado, y los mormones, para protegerse, se veían obligados a abandonar sus casas y concentrarse en Nauvoo.

El dictador peruano Manuel Ignacio de Vivanco, derrotado por Ramón Castilla, tuvo que marchar al exilio. El 7 de octubre Castilla nombró presidente provisional a Manuel Menéndez con el encargo de que restaurara el orden constitucional.

María Cristina de Borbón había regresado a España y trataba de controlar a su hija, la reina Isabel II, que tenía entonces doce años. El 12 de octubre se casó públicamente con el que ya era su segundo esposo, Agustín Fernando Muñoz, que había recibido el título de duque de Riansares. Al día siguiente de la boda fue nombrado teniente general y senador vitalicio. Ambos esposos se embarcaron en varios negocios asociados con Narváez, entre otros, la creación una empresa constructora de ferrocarriles con la que amasaron una fortuna.

Un millerita llamado Samuel Seffield Snow había presentado una "convincente" rectificación de los cálculos de Miller según la cual Jesucristo vendría el 22 de octubre... ¡pero tampoco vino! Ese día tuvo lugar la llamada gran decepción, porque la mayoría de los milleritas perdieron la paciencia y desertaron. Más aún, algunos de los que habían aceptado en última instancia las recomendaciones milleritas de prepararse para la venida de Cristo se sintieron humillados y avergonzados por haberse dejado convencer y se mostraron agresivos contra los milleritas. Algunas de sus iglesias fueron incenciadas o atacadas por multitudes furibundas. Otras sectas cristianas se burlaron de ellos con toda la sorna imaginable, pero unos pocos resistieron, y reaccionaron de las formas más insólitas: unos propusieron nuevas fechas, otros no propusieron fechas, pero aguardaban cada día la llegada de Cristo, otros se acordaron de Mc 10:15 (En verdad os digo que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él) y empezaron a comportarse como niños, otros concluyeron que Cristo estaba de camino, pero que se había detenido en una nube blanca y había que rezar para que bajara...  Miller declaró que el año de expectativa había estado de acuerdo con la profecía, pero que debía haber algún error en la cronología de la Biblia, proveniente de algún error humano, que podía haber desplazado alguna fecha y justificaría la discrepancia, y nunca dejó de creer en el inminente regreso de Jesucristo.

El 24 de octubre China firmó el tratado de Huangpu, por el que concedía a Francia los mismos privilegios que había concedido a Gran Bretaña.

La Confederación de Centroamérica fundada por El Salvador, Honduras y Nicaragua no cuajó. Costa Rica había entrado en negociaciones para incorporarse, pero exigió ciertas condiciones que nunca se le garantizaron. El guatemalteco Rafael Carrera recelaba de la Confederación, a la que no estaba dispuesto a incorporarse. Finalmente, El Salvador y Honduras declararon la guerra a Nicaragua. Unos meses atrás, después de varios años de gobierno en la sombra, Francisco Malespín se había hecho elegir presidente de El Salvador y ahora, el 25 de octubre, delegaba provisionalmente el poder en el vicepresidente Joaquín Eufrasio Guzmán para invadir Nicaragua, cuyo director supremo de turno era Emiliano Madriz.

El presidente mexicano, Valentín Canalizo, había puesto la mejor división del ejército mexicano, formada por 6.000 hombres, bajo las órdenes de Mariano Paredes y Arrillaga. Sus instrucciones eran prepararse para una posible ofensiva estadounidense, pero, alegando falta de medios, el 30 de octubre se rebeló en Guadalajara contra el gobierno, con el apoyo de las autoridades locales.

El 6 de noviembre fue proclamada la constitución de la República Dominicana. El 14 de noviembre Pedro Santana se hizo elegir presidente de la República y modificó la constitución para disponer de poderes dictatoriales mientras durara la guerra contra Haití.

El jefe supremo provisional de Costa Rica, José María Alfaro Zamora, había convocado elecciones y en ellas, aunque obtuvo un buen número de votos, fue derrotado por Francisco María Oreamuno Bonilla, que el 15 de noviembre tomó posesión como presidente de la nación. Sin embargo, debieron de acosarle los remordimientos por ocupar la presidencia a pesar de haber ganado las elecciones, así que el 29 de noviembre solicitó abandonar temporalmente el poder y fue sucedido interinamente por el senador Rafael Moya Murillo.

El 3 de diciembre, la perseverancia de John Quincy Adams logró anular la "regla mordaza", que durante los ocho últimos años había hecho que las peticiones abolicionistas al Congreso fueran archivadas sin debate previo.

Santa Anna dio instrucciones a Valentín Canalizo de que disolviera el congreso. Inmediatamente, el 4 de diciembre una estatua de Santa Anna apareció con la cabeza enfundada en una capucha blanca y una soga al cuello.

El presidente guatemalteco, Mariano Rivera, se cansó de las presiones de Rafael Carrera y presentó su dimisión irrevocable. Entonces Carrera proclamó la República de Guatemala, lo que suponía el reconocimiento guatemalteco de la extinción de la Confederación Centroamericana, y se hizo nombrar presidente de la república.

Ese mismo día se celebraron las elecciones presidenciales estadounidenses y James K. Polk se convirtió en el undécimo presidente de la Unión. Ganó a Clay por un estrecho margen. El partido de la Libertad obtuvo un número significativo de votos, pequeño en comparación con los dos grandes partidos, pero lo cierto es que si no se hubiera presentado a las elecciones, sus votantes hubieran votado a Clay y le habrían dado la victoria, y el hecho era que los votantes del partido de la Libertad hubieran preferido a Clay como presidente antes que al demócrata Polk, partidario de la esclavitud.

El 6 de diciembre la revuelta contra Canalizo se había generalizado a todo México, su cuñado, Manuel de Céspedes, se alzó en armas, lo hizo arrestar, reunió al Congreso e hizo que éste nombrara presidente a José Joaquín de Herrera. Canalizo fue exiliado a España.

El 9 de diciembre Anson Jones tomó posesión como presidente de Texas. Durante su campaña electoral Jones no se había pronunciado sobre si favorecería la anexión de Texas a los Estados Unidos o si sería partidario de la independencia. El mes anterior el congreso texano, todavía bajo la presidencia de Houston, se había pronunciado a favor de la anexión, pero Jones había mantenido su silencio.

Tras finalizar su mandato como presidente de Honduras y dado que la constitución no permitía que fuera reelegido, Francisco Ferrera puso como presidente a Coronado Chávez y continuó ejerciendo el poder desde el ministerio de la guerra.

El rey Luis Felipe I de Francia fue recibido por la reina Victoria I de Gran Bretaña en el castillo de Windsor, que la soberana británica había convertido en su residencia habitual.

La reina Pomare IV de Tahití era protestante y, aconsejada por pastores protestantes británicos, había denegado el acceso a sus islas a varios misioneros católicos franceses. Éstos se habían asentado sin problemas en varias islas de la polinesia, y preocupados por las almas de los pobres tahitianos, privados de la religión verdadera por su reina, pidieron ayuda al almirante Abel Aubert du Petit-Thouars, que acababa de tomar el control de las vecinas islas Marquesas. Ante la insistencia de éste por que la reina reconociera el protectorado francés, Pomare IV se refugió en un barco británico, desde donde pasó a la isla de Raiatea. Los franceses insistieron en ocupar Tahití y se inició así la guerra franco-tahitiana.

El sultán Abdulmecit I convirtió en bandera oficial del Imperio Otomano la que ya hacía medio siglo que usaba como distintivo la armada otomana: una media luna blanca y una estrella de ocho puntas, blanca también, sobre fondo rojo. También convirtió en himno oficial del Imperio el himno que Giuseppe Donizetti había compuesto en su honor con ocasión de su ascenso al trono.

Ante el apoyo siamés al pretendiente Ang Duong al trono de Camboya, el emperador vietnamita Thieu Tri se vio obligado a permitir el regreso a Camboya de la reina Ang Mey.

El 1 de enero de 1845 Robert Schuman estrenó en Leipzig su concierto para piano, con su esposa Clara al piano. Fue ella quien le había instado a convertir en un concierto para piano lo que inicialmente había sido una fantasía para piano y orquesta.

El presidente paraguayo Carlos Antonio López había proclamado la independencia del Paraguay, cosa que su tío, Gaspar Rodríguez de Francia, nunca había hecho, y el 8 de enero Manuel de Rosas, que nunca había reconocido dicha independencia, respondió prohibiendo toda comunicación con Paraguay desde territorio argentino.

El descontento contra Santa Anna en México había llegado a tal extremo que el ex presidente había tenido que huir temiendo por su vida, pero finalmente fue capturado por unos indios en las afueras de un pueblo de Veracruz y fue entregado a las autoridades. Poco después tuvo que marchar exiliado a Cuba.

El 17 de enero James J. Strang anunció que Dios le había prometido conducirlo hasta unas placas que contenían la historia de un pueblo americano olvidado desde hacía mucho tiempo, lo cual demostraría que él era el verdadero sucesor de Joseph Smith.

El 29 de enero la legislatura de Illinois anuló la carta que regulaba la ciudad mormona de Nauvoo, con lo que su gobierno local fue oficialmente disuelto, y desde ese momento la Iglesia actuó como un gobierno provisional. Sus dirigentes pactaron una tregua con los vecinos prometiendo que emplearían los próximos meses en prepararse para abandonar masivamente la ciudad y el Estado, y así lo hicieron.

El 15 de febrero el presidente salvadoreño Francisco Malespín regresaba victorioso de una campaña contra Nicaragua cuando se encontró con que el ejército ya no lo apoyaba, el parlamento había declarado nula su elección y hasta había sido excomulgado (todo a iniciativa de los seguidores de Francisco Morazán). El gobierno quedó en manos del vicepresidente, Joaquín Eufrasio Guzmán, y Malespín se exilió a Honduras. Los gobernadores de El Salvador volvieron a sucederse a razón de uno o dos al año.

El 27 de febrero, en el aniversario de la revolución independentista de la República Dominicana, el presidente Pedro Santana decidió fusilar a algunos adversarios políticos, a los que acusaba de conspirar contra él.

El 28 de febrero se firmó la paz de Poncho Verde, por la que se extinguía la República Riograndense, que había resistido al gobierno brasileño durante nueve años.

Ante la victoria demócrata en las elecciones presidenciales, el presidente Tyler, en sus últimos días de mandato, consideró que debía apoyar la anexión de Texas, y de hecho logró que el Congreso aprobara el tratado de anexión. El 3 de marzo, el último día de su mandato, Tyler aprobó la incorporación de Florida como vigesimoséptimo Estado de la Unión (el decimocuarto Estado esclavista). El 4 de marzo Polk fue investido presidente y se encargó de ultimar las negociaciones con Texas para la anexión.

El 6 de marzo estalló una revuelta en Guayaquil contra el presidente ecuatoriano, Juan José Flores. Los militares consiguieron numeroso apoyo popular y, tras una lucha contra los partidarios del gobierno, los rebeldes se hicieron con la ciudad y formaron un gobierno provisional integrado por Vicente Ramón Roca, José Joaquín de Olmedo y Diego Noboa. Durante los días siguientes el conflicto se extendió por el país.

El 13 de marzo se estrenó en Leipzig una de las obras más populares de Mendelssohn: su concierto para violín. El compositor no pudo ponerse al frente de la orquesta por motivos de salud, pero unos meses más tarde se volvió a interpretar bajo la batuta de Mendelssohn.

El 27 de marzo Fructuoso Rivera fue derrotado por el federalista Justo José de Urquiza, el gobernador de Entre Ríos, en la batalla de la India Muerta. Rivera perdió un millar de hombres y otros quinientos fueron hechos prisioneros. Tuvo que huir a Brasil, pero allí fue arrestado y enviado a Rio de Janeiro por su presunta relación con la rebelde república Riograndense.

El 28 de marzo México suspendió las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. El presidente, José Joaquín de Herrera, inició los preparativos para la guerra y llamó a diversas personalidades mexicanas en el exilio, como los ex presidentes Valentín Gómez Farías y Anastasio Bustamante.

El 30 de marzo España reconoció la independencia de Venezuela.

El 1 de abril fue elegido presidente de Nueva Granada Tomás Cipriano de Mosquera.

El 6 de abril Sidney Rigdon presidió en Pittsburg un congreso de la Iglesia de Cristo en la que fue reconocido como el legítimo sucesor de Joseph Smith, tras lo cual organizó su propia jerarquía eclesiástica, con él a la cabeza.

El 15 de abril murió Philippe Guerrier, el presidente de Haití, y el consejo de Estado eligió como sucesor al general Jean-Louis Pierrot.

Ramón Castilla fue "elegido" presidente de la República del Perú y el 20 de abril tomó posesión del cargo.

El presidente costarricense Francisco Oreamuno, pese a que había ganado holgadamente las elecciones, había abandonado el cargo provisionalmente y se negaba a retomarlo. El 25 de abril el parlamento decidió procesarlo por ello. El presidente interino, Rafael Moya, tuvo que dejar el cargo porque expiraba su mandato como senador, y el 30 de abril fue reemplazado por José Rafael Gallegos.

La reina Isabel II de España tenía doce años, y el pretendido rey Carlos V, exiliado en Francia, planeaba casarla con su hijo Carlos Luis, de veintiséis. Para facilitar las cosas, el 18 de mayo abdicó en su hijo, que para los carlistas pasó a ser el rey Carlos VI de España.

Ese año el Parlamento español aprobó una nueva constitución, redactada a medida de la mayoría moderada que controlaba entonces las cámaras. En el nuevo texto no se reconocen expresamente derechos fundamentales, se atribuye más poder a la Corona y al gobierno frente al congreso y al senado, y se declara a la religión católica religión oficial del Estado, aunque no se prohiben otras, pero el Estado asume la responsabilidad de financiar al clero católico. La constitución aumentó la enemistad entre liberales y moderados, y la reina, aconsejada por su madre, entró en negociaciones con Espartero, que seguía en el exilio.

El Estado Mexicano de Texas se había extendido entre los ríos Red y Nueces, pero los texanos consideraban que su república se extendía hasta el que los estadounidenses llamaban río Grande y los mexicanos río Bravo, lo que convertía a Texas en un Estado tres veces mayor. La discrepancia correspondía a un territorio mayoritariamente deshabitado (es decir, habitado casi exclusivamente por indios) de modo que, si se aceptaba la secesión texana de México, nadie podía decir con legitimidad si dicho territorio se había ido con Texas o se había quedado con México. El presidente Polk no dudó de que el punto de vista de los texanos era el correcto y el 28 de mayo, antes de que las negociaciones para la anexión de Texas hubieran acabado, un ejército estadounidense de 3.500 hombres cruzó el río Nueces bajo el mando del general Zachary Taylor. Tenía instrucciones de no emprender ninguna acción hostil contra los mexicanos (en caso de encontrarse con alguno).

A decir verdad, toda la franja septentrional del territorio sobre el que México reclamaba su soberanía estaba deshabitado. Las únicas excepciones eran las zonas costeras: al mismo tiempo que el gobierno mexicano había estimulado la colonización de la costa nororiental de su territorio (es decir, de Texas), había hecho lo propio con la costa noroccidental, es decir, con la Alta California, la franja costera situada inmediatamente al norte de la península de California (la Baja California). Al igual que había sucedido con Texas, también habían acudido estadounidenses a la Alta California, sólo que, al tratarse de un territorio mucho más distante, la población estadounidense era mucho menor, y se reducía a unas 700 personas, que eran aproximadamente el 10% de la población total. Sin embargo, Polk consideró que lo sucedido en Texas podría suceder también en la Alta California, y por ello había enviado a la región al explorador John Charles Frémont, que anteriormente había explorado la costa de Oregón y recientemete había recibido el encargo de Polk de "explorar" la Alta California, si bien tenía instrucciones secretas para el hipotético caso de que estallara una guerra con México.

El 8 de junio murió el ex presidente estadounidense Andrew Jackson.

El 17 de junio el presidente ecuatoriano Juan José Flores se vio obligado a capitular ante los rebeldes, pero pudo firmar con ellos un acuerdo por el que recibiría una pensión durante dos años a cambio de marchar al exilio. Roca, Olmedo y Noboa formaron un triunvirato de gobierno que convocó una asamblea constituyente para revocar la "Carta de la Esclavitud", es decir, la constitución promulgada por Flores dos años atrás.

En julio un abogado demócrata llamado John Luis O'Sullivan publicó en una revista un artículo titulado Anexión, en el que instaba al gobierno estadounidense a concluir el proceso de anexión de Texas. O'Sullivan afirmaba que "es nuestro destino manifiesto extendernos sobre el continente que nos ha otorgado la Providencia para el desarrollo en libertad de nuestros millones de ciudadanos que se multiplican año a año". Una frase similar apareció en un artículo posterior ese mismo año respecto a la anexión de Oregón, y finalmente la expresión "destino manifiesto" pasó a nombrar la doctrina según la cual los Estados Unidos estaban destinados (y legitimados) a ocupar todo el continente de costa a costa. O'Sullivan predijo que California seguiría el mismo camino que Texas en un futuro próximo, y que más tarde también Canadá solicitaría la anexión a los Estados Unidos. Aunque la doctrina del destino manifiesto ha sido defendida (y criticada) desde entonces en muchos sentidos distintos, parece ser que O'Sullivan no propugnaba un expansionismo por la fuerza, sino que su postura era que la colonización estadounidense iría formando paulatinamente gobiernos democráticos en el continente que solicitarían su anexión a los Estados Unidos por propia voluntad, como había sucedido en Texas.

Gran Bretaña y Francia llevaban dos meses presionando a Manuel de Rosas para que cesara las hostilidades contra Montevideo. El 8 de julio sus embajadores en Buenos Aires presentaron una nota en la que explicaban sus razones:

  1. Que la presencia de tropas argentinas a las órdenes de Oribe suponían un ataque por parte de Argentina a la independencia de Uruguay (ciertamente, Rosas había propuesto a Oribe la anexión del Uruguay a la Confederación Argentina, si bien Oribe había eludido la cuestión traspasándola a una comisión parlamentaria que no llegó a pronunciarse al respecto),
  2. Que las crueldades de la guerra habían conmocionado a todo el mundo civilizado,
  3. Que la obstrucción del Río de la Plata estaba perjudicando a los intereses comerciales de Gran Bretaña y Francia.

Huelga aclarar que la razón más importante, si no la única real, era la tercera. Más concretamente, Gran Bretaña y Francia querían que el Río de la Plata y el río Uruguay fueran considerados exteriores a Argentina y Uruguay, de modo que se pudiera navegar libremente por ellos, mientras que Rosas consideraba que ambos ríos estaban bajo la soberanía compartida de Argentina y Uruguay. Esto perjudicaba a Paraguay y a Brasil, que usaban ambos ríos como ruta comercial y, naturalmente, también a las potencias europeas que comerciaban con ellos. Unos días más tarde, los embajadores presentaron un ultimátum en el que daban de plazo a Rosas hasta fin de mes para levantar el bloqueo a Montevideo.

El 22 de julio la flota franco-británica rodeó a dos de los barcos principales de la flota del almirante argentino Guillermo Brown que estaban bloqueando el puerto de Montevideo. Brown trató de negociar durante unos días, pero, cuando finalmente trató de mover sus naves, fue atacado y, viendo que no tenía ninguna posibilidad de éxito, se rindió inmediatamente. Su flota fue confiscada, sus marineros de origen británico cambiaron de bando y los restantes fueron transportados con el propio Brown hasta Buenos Aires, donde llegaron el 7 de agosto.

El 18 de agosto salió a la venta en Nueva York el primer número de la revista Scientific American. Originalmente era una revista semanal de cuatro páginas que informaba principalmente de los inventos que se presentaban en la oficina de patentes de los Estados Unidos. Fue fundada por el inventor y publicista Rufus Porter, pero unos meses después la vendió al inventor Alfred Ely Beach y al publicista orson Desaix Munn.

El apoyo extranjero dio alas a Montevideo y a los unitarios argentinos refugiados en la ciudad. Garibaldi salió al frente de una pequeña flota y el 30 de agosto bombardeó y tomó la ciudad de Colonia, en Argentina.

El exceso de trabajo había provocado una crisis nerviosa a Michael Faraday, que estuvo seis años apartado de la investigación. Ahora, a sus cincuenta y cuatro años, retomó su trabajo influido por un brillante físico de veintiún años llamado William Thomson, quien le había escrito para contarle que, según sus predicciones teóricas, un campo magnético debía afectar a la luz polarizada. Faraday ya había intentado sin éxico comprobar esto experimentalmente unos años atrás, pero, alentado por la carta de Thompson, volvió a intentarlo y el 13 de septiembre obtuvo resultados concluyentes.

Ese mismo día James J. Strang fue con cuatro testigos a un lugar donde, según él, un ángel le había indicado unos días antes que estaban enterradas unas placas antiguas. En efecto, tras cavar un poco, encontraron tres placas de hojalata en un estuche de arcilla cocida. En ellas había grabados unos signos extraños. El hermano de uno de los testigos, que tuvo ocasión de examinar las placas unos años más tarde, observó que la hojalata era idéntica a la hojalata francesa con la que se fabricaban teteras. Al parecer, Strang grabó unos signos en las placas y luego las roció con ácido para hacerlas parecer más viejas. Strang no tardó en "traducirlas" y resultaron ser un breve mensaje de un tal Rajah Manchou de Vorito. Lo más importante era que precedía la llegada de un poderoso profeta que encontraría las placas. De este modo, el negocio de Joseph Smith se había repartido en tres partes: estaban los mormones de Nauvoo, dirigidos por Brigham Young, los rigdonitas en Pittsburg, que habían abandonado Nauvoo siguiendo a Rigdon, y los strangitas de Voree, que Strang estaba reclutando en gran número de entre los mormones que vivían lejos de Nauvoo.

El haitiano Jean-Louis Pierrot inició una nueva campaña para recuperar la República Dominicana, pero el 17 de septiembre su ejército fue derrotado en La Estrelleta por el ejército dominicano dirigido por el general José Joaquín Puello.

El 18 de septiembre la flota franco-británica bloqueó Buenos Aires, mientras Garibaldi tomaba y saqueaba la isla de Martín García y la ciudad de Gualeguaychú.

El 23 de septiembre unos 450 soldados franceses fueron atacados en Sidi-Brahim por unos diez mil argelinos bajo las órdenes de Abd al-Qádir, los pocos supervivientes se refugiaron en una ermita, desde donde resistieron por dos días todos los ataques argelinos, pero finalmente fueron masacrados, y sólo hubo once supervivientes que lograron escapar.

En Gran Bretaña, el obispo Nicholas Wiseman estaba haciendo grandes progresos en la difusión del catolicismo. Dos años atrás, el sacerdote anglicano John Henry Newman, que había estado estudiando la relación entre la Iglesia Anglicana y la Iglesia Católica, había publicado un anuncio anónimo en un diario de Oxford en el que se retractaba de todo cuanto había afirmado previamente en contra de Roma. Ahora, convencido por sus propios argumentos, decidió cambiar de dogma y el 9 de octubre fue recibido oficialmente en la Iglesia Católica. Poco antes se había convertido el teólogo y matemático William George Ward, y un mes más tarde seguiría sus pasos el teólogo y compositor de himnos Frederick William Faber.

El 19 de octubre Wagner estrenaba en Dresde con éxito su Tannhäuser.

Los haitianos habían construido un fuerte en territorio dominicano, al que llamaron El Invencible. El presidente dominicano, Pedro Santana, envió contra él un ejército con instrucciones de combatir hasta la muerte si fuera necesario, y el 27 de octubre, tras la batalla de Beler, los haitianos tuvieron que abandonar sus posiciones y retirarse de territorio dominicano.

El 29 de octubre se promulgó la nueva constitución de Ecuador, que abolía la esclavitud y prohibía todas las religiones distintas de la católica. Al mismo tiempo se anulaba el acuerdo que los triúnviros habían pactado con el derrocado Juan José Flores. Éste se encontraba en España y, al enterarse de dicha rescisión, negoció con María Cristina de Borbón un proyecto por el cual un hijo de ésta, Agustín Muñoz de Borbón, se convertiría en príncipe de Ecuador para restaurar más tarde la soberanía española en Ecuador, Perú y Bolivia. Pero no cuajó.

El 10 de noviembre el presidente Polk envió a México a John Slidell con la misión secreta de ofrecer al gobierno mexicano 25 millones de dólares por el territorio disputado con Texas, así como todo el territorio mexicano situado al oeste, hasta la Alta California (la única zona del mismo que estaba habitada). Slidell tenía autorización para elevar la oferta hasta 30 millones de dólares y ofrecer la condonación de la deuda de 3 millones de dólares que México tenía contraída con los Estados Unidos por los daños causados a ciudadanos estadounidenses durante la guerra de Independencia de México.

El unitario argentino José María Paz había reunido un ejército de 5.000 hombres en Corrientes y, aprovechando que Rosas se negaba a reconocer la independencia del Paraguay, el 11 de noviembre firmó un acuerdo con el presidente Carlos Antonio López por el que éste ponía a su disposición un ejército de 4.000 paraguayos bajo el mando de su hijo de 19 años, el general Francisco Solano López. No obstante, Paz consideró que los paraguayos no estaban preparados para combatir.

El 17 de noviembre salió de Montevideo una flota formada por más de un centenar de barcos comerciales y varias decenas de barcos de guerra que los protegían. La flota empezó a remontar el río Paraná. El 20 de noviembre se toparon en Vuelta de Obligado con una línea de botes unidos por cadenas que bloqueaba el río, en un punto donde Lucio Norberto Mansilla, siguiendo órdenes de Rosas, había instalado algunas baterías de cañones. Tuvo lugar entonces un intercambio de disparos durante el tiempo que la flota necesitó para cortar las cadenas y seguir su camino. Entre los argentinos hubo más de 150 muertos, frente a unos 30 del bando contrario. El 27 de noviembre Rosas declaró pirata a la flota enemiga.

El 4 de diciembre el Paraguay declaró la guerra a Rosas.

El 8 de diciembre la asamblea constituyente ecuatoriana nombró presidente a Vicente Ramón Roca.

Desde el fallecimiento del marajá Ranjit Singh, del imperio Sikh, sus sucesores se habían arrebatado el poder unos a otros. Dalip Singh, el marajá actual, tenía siete años, y sus ministros dependían enteramente del apoyo de los militares, así que fomentaron el conflicto con los británicos para mantenerlos ocupados. Los británicos, por su parte, no necesitaban una excusa muy sólida para tratar de expandir sus posesiones en la India, así que la tensión era cada vez mayor. Ambas potencias tenían ejércitos apostados en la frontera y la chispa saltó el 11 de diciembre cuando un ejército sikh atravesó territorio británico sin autorización. La versión Sikh era que se dirigía a una ciudad Sikh, pero la soberanía sobre esa ciudad estaba disputada. Los británicos consideraron que el incidente bastaba para declarar la guerra. El primer enfrentamiento se produjo el 18 de diciembre en la batalla de Mudki, en la que unos 11.000 británicos derrotaron fácilmente a unos 10.000 sikhs. Más cruenta fue la batalla de Ferozeshah, que empezó el 21 de diciembre y terminó al día siguiente. Esta vez los británicos derrotaron a unos 15.000 sikhs.

Ese año murió el príncipe afgano Akbar Khan, probablemente envenenado por su padre, el emir Dost Mohammad, que recelaba de su ambición, a pesar de que había recuperado su trono gracias a él.

Vietnam y Siam, tras varios años de lucha, llegaron a un acuerdo por el que ambos países tutelarían conjuntamente a Camboya. Se acordó que el pretendiente Ang Duong (que contaba con el apoyo siamés) reinaría conjuntamente con su sobrina, la reina Ang Mey (controlada por Vietnam), si bien lo cierto fue que, por una parte, la coronación de Ang Duog no llegó a celebrarse, pero por otra fue él quien llevó las riendas de su país desde ese momento, nadando entre dos aguas, tratando de conseguir la aprobación de sus dos poderosos vecinos.

El 29 de diciembre Texas se convirtió en el vigesimoctavo Estado de los Estados Unidos de América (el decimoquinto estado esclavista). Ahora había dos Estados esclavistas más que libres, pero no era preocupante, porque los territorios de Iowa y Wisconsin estaban a punto de convertirse en Estados libres.

El 30 de diciembre el general mexicano Mariano Paredes entró en la Ciudad de México, obligó a dimitir al presidente José Joaquín de Herrera y el 31 de diciembre se hizo elegir presidente por una junta de notables elegida por él mismo.

La caída de Espartero
Índice La guerra entre México y los Estados Unidos I