HISTORIA











ANTERIOR


LA GUERRA DEL OPIO

SIGUIENTE

El gobernador egipcio de Arabia apoyaba a Khalid ibn Saud ibn Abd al-Aziz, el único hermano superviviente de Abdullah ibn Saud, el último imán del primer estado Saudí, frente al imán actual, Faisal ibn Turki. Finalmente, éste había tenido que huir de Riad y refugiarse entre sus aliados beduinos. En 1838 trató de negociar con el gobernador de Arabia, pero acabó siendo capturado y enviado a El Cairo por segunda vez. Kahlid se instaló en Riad con el apoyo de un ejército egipcio.

El el monte Behistún, en Persia, el antiguo rey Darío I había ordenado esculpir una inscripción en tres idiomas: persa antiguo, elamita y babilonio. El texto mide 15 metros de alto por 25 de ancho y se halla a 100 metros de altura respecto a un camino por un acantilado. Hacía tres años que la inscripción había interesado a sir Henry Rawlinson, un oficial de la Compañía Británica  de las Indias Orientales que entrenaba al ejército de Mohammad Sha. Rawlinson consiguió escalar el acantilado y copiar la parte persa de la inscripción. El siglo anterior un danés llamado Carsten Niebuhr ya había la copiado y sus notas habían servido al filólogo alemán Georg Friedrich Grotefend para extraer algunas conclusiones sobre la lengua persa. Aunque ya había publicado algunas de ellas a principios de siglo, recientemente acababa de publicar un tratado más extenso en el que identificaba los nombres de Jerjes y Darío, así como la palabra "rey" e interpretaba correctamente una parte del alfabeto persa. Con esta base, Rawlinson pudo descifrar el texto completo y comunicó sus resultados a la Royal Asiatic Society de Londres y a la Societé Asiatique de París.

Mohammad Sha había firmado una alianza con Rusia, y Gran Bretaña, para garantizar la seguridad de sus posesiones en la India, consideró imprescindible obtener una alianza similar con el emir Dost Mohammad de Afganistán. Éste se debatía entre las ofertas rusas y británicas. En principio se había decantado por Gran Bretaña, pero los británicos, a cambio de una protección contra el imperio Sikh que Dost Mohammad consideraba innecesaria, exigieron concesiones exageradas, así que finalmente Dost Mohammad se acercó a Rusia. Entonces Goerge Eden (lord Auckland), el gobernador británico de la India, puso sus ojos en Shuja Sha, el derrocado emir afgano que seguía exiliado en la India y, habiendo comprendido súbitamente que era el gobernante legítimo de Afganistán, le ofreció su apoyo para recuperar su trono. Sin embargo, las negociaciones entre Dost Mohammad y Rusia también fracasaron, hasta el punto de que Persia, aliada con Rusia, atacó la ciudad de Herat, al oeste del país, con la intención de anexionársela. Esto sirvió de excusa a lord Auckland para poner en marcha una invasión de Afganistan que devolviera el trono a Shuja Sha y evitara al mismo tiempo que Afganistán cayera bajo la influencia rusa.

Samuel Morse seguía perfeccionando su telégrafo. Mientras en Europa se ensayaban telégrafos más sofisticados que requerían varios cables para codificar el alfabeto, Morse trabajaba sobre un modelo de un sólo cable con la idea de transmitir números que codificarían letras de acuerdo con un diccionario. Sin embargo, en un momento dado se dio cuenta de que costaba más codificar números que a su vez codificaran letras que codificar directamente las letras. Así inventó el código Morse, un código que asignaba a cada letra una sucesión de "puntos" y "rayas" que podía transmitirse mediante una sucesión de impulsos cortos y largos. Algunos atribuyen la invención del código a su colaborador Alfred Vail, pero éste lo atribuyó a Morse en varias ocasiones. Ese año Morse viajó a Washington en busca de financiación federal para su invento, aunque no consiguió nada. Luego marchó a Gran Bretaña con el fin de patentarlo allí también, pero se encontró con que ya había sido patentado por Cooke y Wheatstone.

Una conversación durante una cena con Matthias Jakob Schleiden llevó al biólogo Theodor Schwann a conjeturar que la teoría celular que aquél había desarrollado para las plantas era igualmente aplicable a los animales. Una serie de experimentos con el microscopio lo llevaron a la conclusión de que todos los tejidos animales estaban formados por células o bien eran secreciones celulares, como es el caso de las uñas, las plumas, etc.

Los astrónomos llevaban casi una década tratando el vano de medir el paralaje de una estrella, hasta que el matemático y astrónimo alemán Friedrich Bessel ganó la carrera al anunciar que la estrella 61 Cygni tenía un paralaje de 0.314 segundos de arco. Esta medida permitía calcular que dicha estrella estaba a la impresionante distancia de unos 92 billones de km (en unidades modernas 9.8 años luz). En realidad, un astrónomo británico llamado Thomas James Henderson había medido el paralaje de Alfa Centauri cinco años atrás, pero había desestimado sus cálculos porque daban lugar a una distancia que juzgó inaceptablemente grande, aunque era mucho menor que la calculada por Bessel: 3.25 años luz (las mediciones modernas aumentan la cifra hasta 4.3 años luz). Henderson publicó sus resultados en cuanto conoció los de Bessel, pero oficialmente quedó como el segundo astrónomo que logró medir un paralaje.

Cauchy regresó a París y se le restituyó su plaza en la Academia, pero no se le permitió impartir clases porque se negó a prestar los juramentos oportunos.

Ese año se inauguró la primera línea ferroviaria austríaca.

Turner presentó El último viaje del Temerario, que representa un barco de guerra (que había participado en la batalla de Trafalgar) siendo remolcado para su desguace. El cuadro está considerado como una de las obras maestras de Turner en el uso del color, pues el cielo rojizo anaranjado que produce el Sol a punto de ponerse resta protagonismo al buque.

Berlioz estrenó en París su ópera Benvenuto Cellini, que fue un fracaso. Unos meses más tarde dirigió en el conservatorio de París su Sinfonía fantástica seguida de Harold en Italia, la sinfonía para viola y orquesta que tanto había decepcionado a Paganini. Sin embargo, el violinista estaba entre el público y fue entonces cuando la escuchó por primera vez. Estaba enfermo y apenas podía hablar. Su hijo Aquiles era el único que podía entenderlo entre el murmullo de la gente, y le explicó a Berlioz que a su padre le había impresionado mucho la obra, y que tenía que contenerse para no arrodillarse ante él. Berlioz hizo un gesto indicando que exageraba, pero Paganini lo empujó hasta el escenario, donde todavía estaban muchos músicos, y allí se arrodilló ante él y le besó la mano.

Chopin dio un concierto ante la corte del rey Luis Felipe I de Francia, otro en los salones del Papa Gregorio XVI y otro, privado, en la casa del duque de Orleans. Desde mediados de año vivía con George Sand, pero unos meses después se trasladaron a la isla de Mallorca por consejo de los médicos. Allí se confirmó que el compositor padecía tuberculosis.

Donizetti estrenó ese año en Venecia su ópera Maria de Rudenz, pero el estreno de otra ópera, Polliuto, fue cancelado en el último minuto por el rey Fernando II de las Dos Sicilias, porque consideró frívolo e irreverente que se representara una obra con contenido religioso. Esto decidió a Donizetti a aceptar unos encargos que había recibido en Francia con la intención de no volver a estrenar nada en Nápoles en el futuro. A finales de año estaba ya en París.

Edgar Allan Poe se trasladó con su esposa a Filadelfia, que era entonces el centro literario de los Estados Unidos. Ese año publicó una novela titulada La narración de Arthur Gordon Pym, que había empezado a publicar por entregas en el Souther Literary Messenger. La novela empieza como una típica novela de aventuras en el mar, pero progresivamente se complica hasta hacerse difícil de clasificar. Recibió muchas críticas desfavorables, especialmente por su abrupto final.

El teólogo David Strauss publicó un libro titulado En defensa de mi Vida de Jesús contra los hegelianos, en el que rebate los argumentos que Bruno Bauer había esgrimido contra su libro, si bien admite que sus tesis no estaban tomadas de la filosofía de Hegel. No obstante, no rechaza el calificarse a sí mismo como "hegeliano". Para ello introdujo una clasificación que se haría popular: La derecha hegeliana es la doctrina de quienes defienden todas las posiciones de la teología cristiana ortodoxa, afirmando que son compatibles con la filosofía, mientras que la izquierda hegeliana antepondría la ciencia y la filosofía a la religión. En estos términos, Strauss se calificó a sí mismo de hegeliano de izquierdas, mientras que Bauer era para él un hegeliano de derechas. A decir verdad, lo único que tenían de hegelianos los hegelianos de izquierdas, que pronto fueron conocidos también como jóvenes hegelianos, era que usaban el lenguaje hegeliano para enunciar con más pompa argumentos que resultarían más claros y convincentes despojados de semejante corsé. La filosofía de Hegel era para los jóvenes hegelianos lo que la escolástica trasnochada era para Descartes o Leibniz.

Hans Christian Andersen publicó su cuento El soldadito de plomo, y ya en 1839 publicó con gran éxito su primera obra de teatro: El amor en la torre de San Nicolás.

El 6 de enero Andrés de Santa Cruz y Agustín Gamarra se enfrentaron en el combate de Buin, del que ambos bandos se declararon vencedores.

Luis Daguerre había logrado finalmente perfeccionar lo suficiente la técnica de sus daguerrotipos como para que fuera viable comercialmente. Entre sus primeras pruebas se encuentra el daguerrotipo del Boulevard du Temple, una vista de una calle de París que debía de estar muy concurrida, pese a que en la imagen sólo aparecen dos personas: un limpiabotas y su cliente, los únicos viandantes que estuvieron parados el tiempo necesario para ser captados, y que se convirtieron así en las primeras personas fotografiadas de la historia. Daguerre trató de financiar su descubrimiento mediante la constitución de una sociedad por suscripción pública, pero fue un fracaso. Su suerte cambió cuando logró interesar en su técnica al físico François Arago, quien el 7 de enero presentó el invento a la Academia de Ciencias Francesa. El éxito fue inmediato y poco después la daguerrotipia empezó a difundirse por Francia, por Europa y por el mundo entero.

El 12 de enero la flota chilena derrotó en la bahía de Casma a una flota de corsarios dirigida por el francés Jean Blanchet que servía de apoyo naval a la Confederación Perú-Boliviana. Blanchet murió en el combate.

El 20 de enero Andrés de Santa Cruz sufrió una derrota decisiva en la batalla de Yungay frente al ejército chileno, dirigido por el general Manuel Bulnes. De sus más de 5.000 hombres, terminó con 1.400 muertos y 1.600 heridos. El 24 de enero Santa Cruz logró llegar a Lima acompañado por dos de sus generales, pero, temiendo por su seguridad abandonó la ciudad al poco tiempo para marchar a Arequipa. Allí se refugió en un consulado británico, y fue recogido por un buque de guerra de dicha nacionalidad, que lo llevó al exilio a Ecuador, pues en Bolivia sus adversarios contrarios a la confederación se habían hecho con el poder.

Las elecciones presidenciales en Venezuela dieron la victoria a José Antonio Páez, que tomó posesión del cargo el 1 de febrero. En Ecuador, Vicente Rocafuerte fue sucedido ese mismo día por Juan José Flores.

El conde de España se había sumado a la causa del pretendiente Carlos V y era la principal autoridad carlista en Cataluña. Sin embargo, algunos carlistas moderados se habían exiliado para alejarse de él y de sus tácticas terroristas. Finalmente fue relevado del mando y huyó a Francia, donde fue capturado y enviado a la cárcel, pero huyó y regresó a Cataluña, donde fue detenido a su vez por los propios carlistas, que lo enviaron escoltado a Andorra. No obstante, la escolta encargada de sacarlo del país decidió asesinarlo durante el trayecto. El 2 de febrero fue estrangulado, desfigurado y lanzado a un río sujeto a una roca.

El 4 de febrero una convención cartista se reunió en Londres para hacer llegar sus peticiones al Parlamento.

El carlista Rafael Maroto reaccionó contra las conspiraciones de que era objeto y el 18 de febrero mandó fusilar en Estella a varios generales navarros, entre ellos Juan Antonio Guergué.

El 20 de febrero José Miguel de Velasco fue elegido presidente de Bolivia. Inmediatamente felicitó al chileno Manuel Bulnes por su victoria en Yungay.

El 21 de febrero el rey Carlos V firmó un decreto en el que declaraba traidor a Maroto. Éste reunió a sus soldados (unos 7.000 hombres), les leyó el decreto y los invitó a obrar según sus conciencias. Sus hombres lo aclamaron y varios de sus oficiales se presentaron ante Carlos V para justificar la actuación de su general. Carlos V comprendió que si Maroto contaba con 7.000 soldados, tenía que tener razón, así que el 25 de febrero firmó un nuevo decreto en el que se retractaba del anterior y desterró a veinticinco personas de su camarilla (militares, clérigos y civiles) acusados de haber conspirado contra Maroto.

El 1 de marzo Fructuoso Rivera fue reconocido como presidente de Uruguay. Inmediatamente declaró la guerra a Juan Manuel de Rosas como pago a Francia por haberle dado la presidencia. Inmediatamente estableció una alianza con el coronel Genaro Berón de Astrada, gobernador de Corrientes, que se acababa de rebelar contra Buenos Aires. Mientras tanto Juan Lavalle se instalaba en la isla de Juan García bajo protección francesa con el propósito de derrocar a Rosas.

A primeros de año Mathieu Molé, el primer ministro francés había presentado su dimisión, al no contar con el suficiente apoyo parlamentario. El rey Luis Felipe I había convocado elecciones para el 2 de marzo, y el resultado fue decepcionante, pues los 221 diputados que habían sostenido al gobierno en la cámara anterior se habían reducido a 199. El 8 de marzo Molé volvió a presentar su dimisión y esta vez el rey no tuvo más remedio que aceptarla. El mariscal Soult aceptó presidir un gobierno provisional mientras los diputados discutían posibles coaliciones de gobierno.

El consumo de opio estaba causando estragos en China y los intentos de frenarlo fracasaban en parte por la corrupción de los funcionarios, entre ellos el virrey de Cantón, que era el único puerto por el que los británicos introducían legalmente la droga en el país. Por ello, el emperador Daoguang nombró un nuevo virrey, Lin Zexu, famoso por su honradez y sabiduría, con instrucciones explícitas de acabar con el comercio del opio. A su llegada, Lin Zexu prohibió la venta de opio, ordenó que todas las existencias fueran entregadas a las autoridades y obligó a los comerciantes extranjeros a firmar un compromiso de no traficar con opio bajo pena de muerte. El superintendente en jefe del comercio británico en China, Charles Elliot, pidió a los comerciantes que aceptaran las condiciones prometiéndoles una compensación por parte del gobierno británico.

El 9 de marzo Francia y México firmaron un tratado de paz con mediación británica por el que México se comprometía a pagar a Francia las indemnizaciones exigidas, pero no los gastos de la guerra, ni aseguraba ninguna garantía en el futuro para los ciudadanos franceses que residieran en su territorio. Santa Anna había conseguido tal popularidad en su actuación durante la guerra y explotó tan bien la pata de palo con que sustituyó a su piedra amputada que el 20 de marzo fue elegido de nuevo presidente de México.

Joseph Smith escapó mientras era trasladado de una prisión a otra, y se dirigió a Illinois, donde se habían asentado los mormones expulsados de Misuri, entre ellos Sidney Rigdon. Smith bautizó la nueva colonia como Nauvoo, que en hebreo significa "la hermosa", nombre irónico para el pantano insalubre que era. El cólera, la malaria y el tifus acabaron con muchos colonos.

El 31 de marzo el gobernador de la provincia argentina de Entre Ríos, Pascual Echagüe, leal a Rosas, derrotó en la batalla de Pago Largo a Genaro Berón. Echagüe contaba con 5.900 hombres y tuvo muy pocas pérdidas, mientras que, de los 5.000 hombres de Berón, 2.000 resultaron muertos y 800 heridos. Berón fue capturado y asesinado poco después de la batalla.

El unitario argentino José María Paz, que llevaba ocho años en prisión, se fugó el 3 de abril durante un traslado y llegó a Montevideo.

El 4 de abril murio Elisabeta Kinau, la primera ministra de Hawai, y su hermanastro, el rey Kamehaneha III, que tenía ya veinticinco años, decidió empezar a gobernar personalmente. Ante la amenaza de una guerra con Francia, legalizó el catolicismo y promulgó el primer código legal escrito, que incluía una declaración de derechos.

El 13 de abril Rafael Carrera entró en la ciudad de Guatemala y nombró presidente a Mariano Rivera Paz. Así Guatemala dejó de reconocer a la federación Centroamericana y ésta se redujo únicamente al Estado de El Salvador o, lo que es lo mismo, dejó de existir definitivamente. Los que fueron sus Estados miembros estaban sumidos en la anarquía. Honduras tuvo ese año siete "presidentes" y Nicaragua seis "directores supremos". Costa Rica se mantenía bajo la dictadura de Braulio Carrillo.

El 19 de abril las grandes potencias europeas firmaron el tratado de Londres por el que se reconocía definitivamente la independencia de Bélgica. El Reino Unido de los Países Bajos pasó a denominarse simplemente Reino de los Países Bajos. El Gran Ducado de Luxemburgo quedó bajo la soberanía del rey Guillermo I de los Países Bajos, si bien las dos terceras partes de su territorio fueron segregados para formar la Provincia de Luxemburgo, que quedó integrada en Bélgica.

El 29 de abril el argentino Juan Manuel de Rosas firmó la paz con Bolivia.

Dos años atrás había llegado a Canadá John Lambton, lord Durham, con la misión de elaborar un informe sobre las causas de las rebeliones canadienses y la mejor política a seguir al respecto. Ahora presentaba su Informe sobre los asuntos de la Norteamérica británica, más conocido como el informe Durham, en el que concluía que, si bien las revueltas habían tenido una base económica y política, el problema principal era la coexistencia de los colonos de ascendencia británica con los de ascendencia francesa. Éstos últimos, a su juicio, no habían mostrado ningún signo de progreso cultural en los últimos doscientos años. Eran un pueblo sin historia, sin literatura y sin cultura, y era necesario inculcarles la cultura británica. Para ello recomendaba unir el Canadá Inferior y el Canadá Superior en una única provincia, de modo que la población británica fuera ligeramente mayoritaria, así como favorecer la emigración desde Gran Bretaña, para aumentar la proporción de británicos en Canadá. También había que rescindir las libertades reconocidas hasta el momento a los canadienses de origen francés. No era necesario obligarlos a abandonar su lengua y su religión, pero tampoco había que protegerlos de forma que se dificultara la difusión de la cultura británica.

Exiliado en Francia, Louis-Joseph Papineau respondió en mayo con la publicación de una Historia de la resistencia de Canadá al gobierno inglés, y un mes más tarde con su Historia de la insurrección de Canadá en refutación del informe de lord Durham. En ellos replicaba que muchos de los líderes de la revuelta del Canadá Inferior eran británicos o descendientes de británicos, mientras que en el Canadá Superior también había habido revueltas y allí había sólo "una raza".

Un ejército británico de 9.500 hombres comandados por sir John Keane entró en Afganistán desde la India acompañado por 6.500 exiliados afganos bajo el mando de Shuja Sha. El 4 de mayo llegó a Kandahar, cuyas autoridades huyeron y permitieron que los británicos tomaran la ciudad sin disparar un solo tiro. Desde allí se dispusieron a tomar la fortaleza de Gazni, como paso previo a la toma de Kabul.

En Argelia, Abd al-Qádir consideró que su reino estaba lo suficientemente organizado para expulsar a los franceses. El 5 de mayo estableció una alianza con Marruecos.

El 12 de mayo terminó la batalla de Ramales, un enfrentamiento que había durado casi un mes entre Espartero y el carlista Maroto en el que cada parte perdió casi un millar de hombres. La actuació de Maroto ha dado lugar a muchas suspicacias, pues mantuvo en reserva a la mitad de sus hombres y ordenó la rendición del fuerte de Guardamino, cuyos defensores estaban dispuestos a luchar hasta el final.

La guerra semínola estaba resultando ya demasiado larga y, sobre todo, cara, lo cual la volvía cada vez más impopular. Por ello, el presidente estadounidense Martin van Buren envió al general Alexander Macomb a negociar un tratado de paz con los semínolas. Éstos desconfiaron, pero el 19 de mayo Macomb anunció que se había llegado a un acuerdo: los semínolas cesarían las hostilidades a cambio de una reserva en el sur de Florida.

Lin Zexu, el gobernador de Cantón, había arrestado a 1.700 comerciantes chinos y requisado 1.200 toneladas de opio que el 3 de junio empezó a destruir. Fueron necesarios 500 trabajadores durante veintidós días para mezclar el opio con barro y sal y arrojarlo al mar. Luego Lin Zexu escribió una carta abierta a la reina Victoria en la que le pedía que pusiera fin al comercio del opio. La carta nunca llegó a la reina oficialmente, pero fue publicada por el Times. La argumentación de Lin Zexu es impecable tanto desde el punto de vista ético como jurídico, pero en ella demuestra a la vez que la ingenuidad de no saber con quién estaba tratando. La carta no tuvo respuesta, y el gobierno acusó a China de destruir mercancías británicas.

Mientras tanto, los cartistas habían hecho llegar una larga petición a la Cámara de los Comunes avalada por más de un millón de firmas, pero ésta, por amplia mayoría, decidió no oírlas siquiera. Hasta el momento los cartistas habían evitado el uso de la violencia, pero a partir de ese momento los disturbios se multiplicaron.

El 20 de junio murió el marajá Ranjit Singh, del Imperio Sikh, y fue sucedido por su hijo Kharak Singh.

El sultán otomano Mahmut II envió un ejército a Siria contra Mehmet Alí, pero Ibrahim Bajá lo derrotó el 24 de junio en la batalla de Nezib. Unos 15.000 turcos fueron hechos prisioneros e Ibrahim se apoderó de toda la artillería otomana.

En Servia, un grupo llamado Defensores de la Constitución, apoyado por el sultán, obligó a abdicar a Milos Obrenovic el 25 de junio. Lo hizo en su hijo Milan Obrenovic, pero éste murió pocas semanas después y fue sucedido por su hermano Miguel III Obrenovic, de dieciséis años.

En Buenos Aires se estaba fraguando una conspiración contra Juan Manuel de Rosas organizada por jóvenes admiradores de la cultura francesa. Como cabecilla eligieron a Ramón Maza. Sin embargo, el 26 de junio se produjo una delación y Maza fue detenido. Su padre, Manuel Vicente Maza, que era amigo de Rosas y no había estado al tanto de los planes de su hijo, trató de interceder por él, pero fue asesinado en su casa la noche del 27 de junio mientras escribía una carta a Rosas. El crimen se atribuye a la Mazorca, el grupo paramilitar al servicio de Rosas. Unas horas después, en la madrugada del 28 de junio, Ramón Maza era fusilado por orden de Rosas y al poco tiempo se suicidó su madre.

El gobierno de Nueva Granada había aprobado una ley por la que los conventos con pocos monjes debían ser clausurados y los beneficios proporcionados por la venta de sus propiedades se destinarían a educación. El 30 de junio se produjo una revuelta en Pasto contra esta medida. Se inició así la guerra de los conventos. Muchos de los monjes de la zona eran ecuatorianos, y la revuelta contó con el apoyo del presidente de Ecuador, el general Juan José Flores.

El 1 de julio murió de tuberculosis el sultán otomano Mahmut II. Fue sucedido por su hijo Abdulmecit I, de quince años, que se dispuso a introducir nuevas reformas en el Imperio siguiendo la tendencia occidentalista de su padre. Mantuvo a su servicio al músico Giuseppe Donizetti, que compuso un nuevo himno nacional en su honor. (Se inició así la tradición de que cada nuevo sultán tuviera su propio "himno nacional".) Mientras tanto, la flota otomana navegaba hasta Alejandría para rendirse a Mehmet Alí.

Aunque todos los países occidentales habían prohibido oficialmente el tráfico de esclavos, éste seguía produciendo de forma ilegal. Recientemente, un barco negrero había llevado a Cuba un grupo de cuarenta y nueve esclavos capturados en África, que ahora eran trasladados desde La Habana hasta Puerto Príncipe (en Haití) a bordo del barco español Amistad. Sin embargo, el 2 de julio uno de los esclavos, llamado Cinqué, logró liberarse de sus cadenas y a continuación liberó a algunos de sus compañeros de viaje. Los negros no sabían muy bien por qué les habían secuestrado, y lo primero que hicieron fue matar al cocinero del barco, que les había dicho que sus raptores pretendían matarlos y comérselos. Después mataron al capitán del barco y usaron a su esclavo Antonio como intérprete. Dos marineros huyeron en un bote, y los esclavos prometieron conservar la vida de otros dos, José Ruiz y Pedro Móntez, a cambio de que pilotaran el barco para devolverlos a África. Sin embargo, los marineros los engañaron y llevaron el barco hacia el norte, bordeando la costa de los Estados Unidos.

El 7 de julio unos marineros británicos y estadounidenses se emborracharon en Kowloon, una ciudad de la región de Hong Kong, donde provocaron destrozos en un templo y apalearon a un ciudadano llamado Lin Wixi, que murió al día siguiente. La ley china hacía responsable de los crímenes a la comunidad y no al individuo, por lo que el gobernador Lin Zexu pidió a los británicos que le entregaran un responsable para que fuera ejecutado por asesinato, sin importar si era culpable o no. El superintendente Elliot ofreció una recompensa para que se denunciara a los responsables e indemnizó a la familia de la víctima.

El 10 de julio Santa Anna volvió a su política de gobernar en la sombra y cedió la presidencia que, tras ocuparla unas semanas Nicolás Bravo de forma provisional, volvió a las manos de Anastasio Bustamante.

El presidente de Texas, Mirabeau B. Lamar, estaba decidido a expulsar a los Cherokees de Texas. Su gobierno elaboró una propuesta de pagarles una indemnización a cambio de que se desplazaran al Territorio Indio estadounidense y, ante la pregunta de qué hacer si los indios no aceptaban, su respuesta fue: "declararles una guerra sin cuartel, perseguirlos hasta sus escondites sin debilidad ni compasión, hasta que comprendan que salir de nuestras fronteras sin esperanza de regresar es preferible a los sufrimientos de la guerra."  El general Klesey Douglass fue el encargado de negociar con los Cherokees. Al frente de un ejército de 500 hombres, acampó cerca del principal campamento indio y el 12 de julio envió una comisión. Los indios aceptaron el traslado a cambio de una indemnización, pero no la condición de ser escoltados hasta la frontera por un ejército armado.

El 13 de julio Francisco Morazán fue elegido Jefe de Estado de El Salvador.

El 15 de julio el general Douglass decidió aligerar las conversaciones con los Cherokees en la negociación pacífica avanzando con sus hombres hasta su campamento. Se produjo un enfrentamiento que terminó cuando los indios huyeron y se reagruparon a cierta distancia. Un segundo ataque el 16 de julio terminó de convencer a los indios de la justicia e idoneidad de las propuestas de los blancos. Los comanches, en cambio, no aceptaron negociación alguna y entraron en guerra abierta contra el Estado de Texas.

El general mexicano José de Urrea se había opuesto al regreso de Santa Anna al país, pero fue derrotado y encarcelado. Después fue liberado para colaborar en la guerra de los Pasteles, y ahora se rebelaba de nuevo contra el presidente bustamante, pero el 18 de julio fue derrotado y encarcelado nuevamente.

El 21 de julio el ejército británico-afgano estaba a las puertas de Gazni. Observaron que la ciudad estaba muy bien fortificada. Al frente de sus defensores estaba Hyder Khan, el hijo de Dost Mohammad. Unos soldados capturados revelaron que todas las puertas habían sido selladas con rocas excepto una, así que el 23 de julio los británicos concentraron su artillería en dicha puerta, dispararon para cubrir a sus zapadores mientras éstos apilaban barriles de pólvora junto a la entrada y poco después una explosión volatilizó, más que abrió, la puerta. A continuación los británicos entraron en la ciudad y resistieron un largo combate cuerpo a cuerpo en el que perdieron unos 200 hombres. Los afganos, que finalmente rindieron la plaza, contaron unos 500 muertos y 1.600 prisioneros.

Ese mismo día unos 150 semínolas atacaron un puesto comercial, donde mataron a varios soldados. Esto supuso la reanudación de la guerra.

El 24 de julio fue proclamada la República Juliana, en la provincia brasileña de Santa Catarina, después de que las tropas riograndenses de Garibaldi conquistaran la región. Inmediatamente se estableción una confederación con la república de Rio Grande do Sul.

Mientras tanto Rafael Carrera y los conservadores guatemaltecos firmaban con Nicaragua una alianza contra Francisco Morazán, ante el recelo de que éste tratara de reconstruir la federación centroamericana.

El 30 de julio el ejército británico salió de Gazni con rumbo a Kabul. Cuando Dost Mohammad se enteró de la caída de Gazni pidió negociar la paz, pero la única oferta que le hicieron los británicos fue el exilio, condición que no estuvo dispuesto a aceptar.

El 6 de agosto Donizetti estrenó en París Lucie de Lammermoor, una versión en francés de su Lucia di Lammermoor.

El 7 de agosto sir John Keane llegó a Kabul con su ejército. El ejército afgano se rindió sin ofrecer resistencia y le comunicó que Dost Mohammad había huido a las montañas. Shuja Sha recuperó su trono con el título de títere británico.

Los presuntos responsables de los incidentes de Kowloon fueron finalmente detenidos, pero, dado que la ley china no contemplaba los juicios por jurado, sino que el propio magistrado era fiscal, juez, jurado y, en su caso, ejecutor de la sentencia, Charles Elliot pidió —o más bien anunció— que los sospechosos serían juzgados de acuerdo con las leyes británicas. Invitó a Lin Zexu a enviar representantes al juicio, pero ninguno compareció. El juicio se celebró el 12 de agosto con el propio Elliot como juez y un grupo de comerciantes como jurado. (No era lo que en Gran Bretaña se consideraría un juicio en toda regla, pero la ley británica lo admitía en circunstancias excepcionales.) Dos de los acusados fueron acusados de causar disturbios y otros tres de asalto y disturbios, se les impuso una pequeña multa y unos meses de trabajos forzados que debían cumplir en Gran Bretaña. No obstante, en cuanto llegaron a su país fueron puestos en libertad porque el juicio se consideró inválido. Nadie fue acusado de asesinato y Lin Zexu no quedó satisfecho. Además, el hecho de que los sospechosos hubieran sido juzgados según las leyes británicas lo interpretó como una violación de la soberanía china. El 15 de agosto emitió un edicto por el que se prohibía vender comida a los británicos.

Ese mismo día Agustín Gamarra fue ratificado por el Congreso como presidente provisional del Perú mientras se establecía una nueva constitución.

El 16 de agosto los trabajadores chinos que asistían a los británicos en Macao fueron retirados. Sobre las fuentes de las que se abastecían los británicos aparecieron carteles que avisaban de que el agua estaba envenenada.

El 24 de agosto el guatemalteco Rafael Carrera incitó una sublevación popular de los salvadoreños contra su presidente Francisco Morazán. Se produjeron algunos levantamientos, pero fueron sofocados fácilmente por el gobierno.

Mientras tanto, el gobernador portugués de Macao recibió la orden del gobierno chino de expulsar a los británicos de la colonia. Éste advirtió a los británicos que los chinos planeaban confiscar sus barcos.

El 25 de agosto Agustín Gamarra declaró disuelta la Confederación Perú-Boliviana.

Ante el embargo chino, unos 2.000 británicos acabaron concentrados en unos sesenta barcos en el puerto de Hong Kong, sin comida ni agua.

El 26 de agosto el Amistad ancló cerca de la costa de Long Island, en Nueva York, y algunos esclavos tomaron tierra para conseguir agua y provisiones. Un barco de la marina estadounidense, bajo el mando de Thomas R. Gedney, localizó al Amistad y arrestó tanto a los esclavos como a los marineros españoles, a la vez que confiscaba el barco con su carga. Entonces decidió llevarlos a Connecticut, porque, aunque tanto Nueva York como Connecticut eran estados libres, las leyes de Connecticut eran menos rigurosas, y Gedney pensó que allí podría ganarse un dinero vendiendo los esclavos.

El 29 de agosto la mediación británica logró finalmente que Espartero firmara con representantes de Maroto (que no contaba con la autorización de su rey Carlos V) el tratado de Oñate, por el que los hombres de Maroto deponían las armas. El 31 de agosto Maroto y Espartero se encontraron en Vergara, donde se dieron un abrazo que hace que el convenio de Oñate fuera más conocido como el abrazo de Vergara (por los isabelinos) o la traición de Vergara (por los carlistas que no lo aprobaron). Maroto fue reconocido como teniente general en el ejército español y fue nombrado ministro del Supremo Tribunal de Guerra y Marina.

El 2 de septiembre, con la ayuda de la flota francesa, Juan Lavalle salió de la isla Martín García e invadió la provincia argentina de Entre Ríos.

El 4 de septiembre Charles Elliot llegó a Kowloon con un pequeño barco armado para conseguir provisiones a los colonos británicos. Se encontró con tres barcos de guerra chinos que les impedían la llegada de suministros. Elliot pidió permiso para aprovisionarse, pero fue remitido de las autoridades civiles a las militares y viceversa una y otra vez sin llegar a ninguna parte. Tras seis horas de negociaciones, Elliot envió un bote a tierra con dinero para comprar provisiones. Las obtuvieron, pero después les fueron requisadas. Como respuesta, ordenó abrir fuego contra los barcos de guerra, fuego que fue respondido desde los barcos y desde tierra. Tras un par de acometidas, los británicos se retiraron, de modo que el enfrentamiento quedó en un empate. Durante la noche estudiaron la posibilidad de continuar el combate al día siguiente, pero Elliot lo desaconsejó.

En Hartford, Connecticut, se celebró un juicio por el caso Amistad. Thomas R. Gedney reclamaba los esclavos, el barco y su carga en calidad de mercancías halladas en alta mar; dos neoyorquinos reclamaban a "los salvajes" aduciendo que habían sido los primeros en descubrirlos en Long Island y que habían participado en su detención; los españoles Ruiz y Móntez pedían que se les devolvieran los esclavos y el cargamento del barco; el vice cónsul español reclamaba que el esclavo Antonio era de su propiedad, otros españoles reclamaban parte del cargamento del barco y, finalmente, los africanos, representados por el Comité del Amistad, organizado por abolicionistas neoyorquinos, negaban ser esclavos o mercancías. El tribunal se declaró carente de jurisdicción, ya que los hechos habían sucedido en un barco español en aguas españolas, y el caso se trasladó a una instancia superior. Mientras tanto, los abolicionistas presentaron cargos por asalto, secuestro y encarcelamiento ilegal contra Ruiz y Móntez, que fueron encarcelados en Nueva York, para indignación de los partidarios de la esclavitud y del gobierno español. Finalmente fueron puestos en libertad bajo fianza y regresaron a Cuba.

El 14 de septiembre el rey Carlos V de España cruzó la frontera francesa junto con aquellos de sus partidarios que no habían aceptado la traición de Vergara. El gobierno francés lo instaló en Bourges con su familia. Quedaba, no obstante, el general Cabrera, que seguía defendiendo la causa carlista desde su base en Morella.

El gobierno coreano contemplaba con preocupación la expansión del cristianismo por su territorio. El rey era a la sazón un niño de doce años llamado Heonjong, bajo la regencia de su abuela materna, la reina Sunwon. Ese año se había publicado un edicto contra el cristianismo, en virtud del cual se había arrestado a tres misioneros católicos franceses: Pierre Maubant, Jacques Chastan y Laurent Imbert. Fueron torturados, expuestos públicamente y, finalmente, el 21 de septiembre, fueron decapitados.

El 22 de septiembre Juan Lavalle, con 450 hombres, derrotó a un ejército federal argentino de 1.300 hombres en la batalla de Yeruá.

El 25 de septiembre un ejército formado por unos 2.000 hondureños y nicaraguentes invadió El Salvador, pero Francisco Morazán pudo repelerlo con 600 salvadoreños.

El marajá Kharank Singh no tenía la capacidad de su padre, que había gobernado el Imperio Sikh durante cuarenta años y en octubre fue obligado a abdicar en su hijo Nau Nijal Sigh, de dieciocho años. Kharank Singh fue encarcelado.

La reina Victoria de Gran Bretaña estaba harta de su madre. La duquesa de Kent había elaborado un complejo sistema de reglas por las cuales su hija tenía que estar en todo momento acompañada por ella, por su tutor o por su institutriz. Nunca se le permitió jugar con otros niños y se vigiló escrupulosamente cuándo y con quién trataba. Estas normas habían sido ideadas por sir John Conroy, el secretario y supuesto amante de la duquesa de Kent, que confiaba así en convertir a Victoria en una niña débil, insegura y dependiente de su madre, de modo que ambas se mantuvieran bajo su influencia. Lo primero que pidió Victoria cuando se convirtió en reina fue disponer de una hora al día en la que pudiera estar sola y dejar de dormir en la habitación de su madre. La joven reina consiguió instalar a su madre en habitaciones alejadas de la suya y desde entonces mantuvo un trato muy distante con ella. Cuando pidió consejo a lord Melbourne sobre cómo deshacerse definitivamente de la influencia de su madre éste le explicó que su mejor opción era casarse. Mientras permaneciera soltera, la opinión pública no aceptaría que apartara a su madre de su lado. Victoria lo consideró una solución muy drástica, pero le pareció aceptable pues, al fin y al cabo, tenía muy claro con quién quería casarse: con su primo Alberto de Sajonia-Coburgo. Pronto organizó una visita y éste se presentó en Londres junto con su hermano Ernesto. Cinco días después, el 15 de octubre, anunciaron su compromiso. Conroy no tardó en marchar a Europa tras haber comprendido que en la corte británica no tenía ningún futuro.

La Asociación Británica para la Protección de los Púgiles publicó ese año una nueva serie de reglas para el boxeo que perfeccionaba las vigentes. Eran 23, y entre las novedades estaba la prohibición de golpear con la cabeza, la prohibición de que los asistentes se dirigieran o agredieran al púgil adversario, el uso de los dedos o las uñas para dañar al contrincante, etc.

Tras dos meses de debate, una comisión nombrada por el presidente de Texas, Mirabeau B. Lamar, eligió el emplazamiento de una nueva capital para el Estado: la pequeña ciudad de Waterloo, que fue rebautizada como Austin. Durante ese año, un ejército texano expulsó a los cherokees de Texas, pero no pudo lograr otro tanto con los comanches. Lamar opinaba que si los comanches no podían ser expulsados, tendrían que ser exterminados. Por otro lado, Lamar envió tres delegaciones a México tratando de normalizar las relaciones entre ambos países, pero las tres fallaron. En cambio, logró que Gran Bretaña, Francia y Bélgica reconocieran a Texas como estado independiente, si bien no logró que ninguno de estos países le hicieran un préstamo. En su lugar, Lamar emitió papel moneda sin respaldo alguno, lo que no tardó en provocar una crisis financiera.

El 12 de octubre los bóers fundaron la república de Natal, y eligieron a Andries Pretorius como primer ministro.

Para prevenir la amenaza de Abd al-Qádir, una expedición francesa dirigida por el Delfín Fernando de Orleans invadió su reino el 28 de octubre, con lo que oficialmente era Francia quien violaba el tratado de Tafna y declaraba la guerra a Abd al-Qádir.

El 29 de octubre estalló otra revuelta contra Rosas al sur de Buenos Aires. Los rebeldes se denominaban Libres del Sur, y llegaron a reunir unos 2.000 hombres. Esperaban contar con el apoyo de Juan Lavalle, pero Lavalle estaba ocupado en el norte.

Un barco comercial británico, el Thomas Coutts, llegó a Cantón procedente de Singapur. Sus propietarios eran cuáqueros que no tenían ninguna relación con el comercio del opio. El barco llevaba algodón procedente de Bombay y su capitán no tuvo ningún inconveniente en firmar el documento exigido por los chinos en el que declaraban no traficar con opio. Con ello desafiaba al superintendente Elliot, que pretendía bloquear el comercio con China hasta que las autoridades se avinieran a negociar. Unos días después, el 3 de noviembre, otro barco británico, el Royal Saxon, firmó el documento y se dispuso a dirigirse a Cantón, pero uno de los dos buques de guerra con los que contaba Elliot, el Volage, lanzó un disparo de advertencia al Royal Saxon. Entonces, los barcos de guerra chinos se movieron para protegerlo. Los barcos chinos mostraban banderas rojas, que en China eran símbolos de paz, mientras que para los occidentales significaban guerra. El capitán chino atribuyó ingenuamente a esta "confusión" que los británicos abrieran fuego contra ellos cuando trataban de mantener el orden en el mar. Un barco chino fue hundido y otro buque de guerra explotó cuando su polvorín fue alcanzado. Finalmente, la flota china (formada por veintinueve barcos, de los cuales perdieron cuatro) se retiró ante la superioridad de los dos buques británicos. El Royal Saxon desembarcó en Cantón y los británicos se retiraron a Macao. Éste fue el primer episodio bélico de la llamada guerra del Opio.

El 4 de noviembre un grupo de entre mil y cinco mil cartistas dirigidos por John Frost entró en la ciudad Newport (Gales del Sur) con la intención de liberar a algunos cartistas presos. Sólo unos pocos soldados defendían la prisión, pero estaban bien armados y lograron imponerse. Los cartistas se retiraron dejando más de una veintena de muertos y medio centenar de heridos. Posteriormente, más de doscientos cartistas fueron arrestados, de los cuales veintiuno fueron condenados por alta traición. Frost y otros dos cabecillas fueron condenados a muerte, pero finalmente su sentencia fue conmutada por la del destierro de por vida a Tasmania. Entre los condenados a prisión estaba Feargus O'Connor, a pesar de que no parece probable que hubiera tenido siquiera conocimiento de lo sucedido en Newport.

Juan Manuel de Rosas envió un ejército contra los Libres del Sur bajo las órdenes de su hermano, Prudencio Rosas, y el 7 de noviembre los derrotó en la batalla de Chascomús y en las semanas siguientes la región fue depurada de enemigos de Rosas. Algunos de los Libres del Sur marcharon al norte a unirse a Juan Lavalle.

El 15 de noviembre las tropas imperiales brasileñas entraron en Santa Catarina y acabaron con la recientemente fundada república Juliana.

El 17 de noviembre se estrenó en la Scala de Milán la ópera Oberto, conte di San Bonifacio. Su autor era un joven italiano de veintiséis años llamado Giuseppe Verdi. Había tardado cuatro años en componerla, que fueron los más duros de su vida, pues tres años atrás se había casado con Margherita Barezzi, y los dos hijos que había tenido con ella habían muerto el año anterior y apenas un mes antes del estreno, respectivamente. Marguerita era hija de Antonio Barezzi, un comerciante de Busetto, el pueblo en el que vivía la familia de Verdi y que había financiado los estudios en Milán del joven que finalmente se convirtió en su yerno. La representación del Oberto fue un éxito, y el empresario, Bartolomeo Merelli, encargó a Verdi dos nuevas óperas.

El 23 de noviembre, pese a las presiones de Francia, el Papa Gregorio XVI recibió al pretendido rey Enrique V de Francia. Por esas fechas el ejército francés se retiraba de Ancona, en los Estados Pontificios, después de que los austríacos se hubieran retirado de Bolonia.

Luis Napoleón Bonaparte imprimió 50.000 ejemplares de un folleto en el que explicaba el programa político que desarrollaría si llegara a gobernar Francia. En él presentaba a Napoleón I como el precursor de la libertad.

El 3 de diciembre murió el rey Federico VI de Dinamarca. Como no dejó descendencia masculina, fue sucedido por su primo Cristián Federico (el que fue por un breve periodo rey de Noruega), que ahora se convertía en el rey Cristián VII de Dinamarca.

El 4 de diciembre se celebró la convención whig para elegir candidato a la presidencia de los Estados Unidos, y el elegido volvió a ser William Henry Harrison, que ya se había enfrentado a Van Buren en las elecciones precedentes. Como candidato a la vicepresidencia fue elegido John Tyler, que en realidad era demócrata, pero un antijacksoniano declarado. Por esas fechas el partido antimasón ya había sido completamente absorbido por el partido whig.

La expedición estadounidense de Charles Wilkes había recorrido la costa oriental de Sudamérica —atravesando sin incidentes el bloqueo francés al Río de la Plata— hasta la Tierra de Fuego, desde donde había ascendido por la costa occidental hasta Perú. Desde allí se había encaminado hacia Australia, y desde Sidney se dirigió hacia el sur, hasta informar del descubrimiento de "un continente antártico". La zona de la Antártida que avistó en su viaje es hoy conocida como Tierra de Wilkes.

El saintsimoniano Barthélemy Prosper Enfantin fue nombrado miembro de la Comisión encargada de las investigaciones y exploraciones en Argelia, y el 24 de diciembre zarpó rumbo a la colonia francesa. Un tiempo después regresaría a Francia enfermo de disentería.

Juan Manuel de Rosas había ordenado a Pascual Echagüe que invadiera Uruguay, pero el 29 de diciembre éste fue derrotado por Fructuoso Rivera en la batalla de Cagancha.

Ese mismo día el guatemalteco Rafael Carrera fue derrotado por el salvadoreño Carlos Salazar Castro en Villa Nueva.

Desde su anterior visita a Gran Bretaña, el sacerdote Nicholas Wisemann había seguido dirigiendo desde Roma las actividades de los católicos británicos y había recibido la vista de varias personalidades religiosas, tanto católicas como protestantes, como la del sacerdote Henry Edward Manning. Ahora, tras haber sido creado obispo, regresó a su patria para instalarse en ella, y pronto fue nombrado presidente del Oscott College, cerca de Birmingham, que se convirtió en el punto de reunión de los católicos británicos.

El químico sueco Carl Gustaf Mosander descubrió un nuevo elemento químico al que dio el nombre de lantano (escondido) porque estaba "escondido" en un mineral de cerio.

Turner presentó su óleo Roma antigua, Campo Vaccino, en el que muestra unas ruinas romanas en primer plano, con la ciudad al fondo y unos cabreros en primer plano.

Richard Wagner tuvo que huir de Riga con su esposa y su perro para zafarse de sus numerosos acreedores. Navegó hasta Londres y luego se instaló en París, donde trabajó para una editorial de música arreglando óperas de otros compositores. Allí pudo asistir entusiasmado al estreno de Roméo et Juliette, una sinfonía dramática para mezzo-soprano, tenor, bajo, coro y orquesta, compuesta por Berlioz.

Schumann se casó con Clara Wieck, que había cumplido ya los diecinueve años, para lo cual tuvo que pasar por los tribunales, pues su padre se negó a consentir el matrimonio. En los últimos años había compuesto sus Escenas de niños y su Álbum para la juventud. Clara lo instó a que no se limitara a componer música para piano, y que abordara también la música sinfónica. Liszt dedicó a Madame Clara Schumann sus Estudios de ejecución trascendente sobre Paganini.  El año anterior Schumann había encontrado la partitura de la novena sinfonía de Schubert, hasta entonces perdida, en la casa de su hermano, Ferdinand Schubert, en Viena. De regreso a Leipzig se la entregó a Mendelssohn, que la estrenó con gran éxito.

Liszt tuvo noticias de que un proyecto para erigir una estatua a Beethoven en Bonn no tenía fondos suficientes, así que inició una nueva gira de conciertos por Europa para recaudar dinero. Los primeros conciertos los dio en Viena, y luego recorrió Hungría. Otros músicos, como Schumann y Mendelssohn también contribuyeron al proyecto.

A Chopin no le había sentado bien el clima de Mallorca y su enfermedad se había agravado. Tras pasar una semana de convalecencia en Barcelona, marchó a Marsella y desde allí volvió a París, siempre acompañado de George Sand. Allí terminó su sonata para piano número 2, cuyo tercer movimiento es su célebre marcha fúnebre, que había compuesto dos años atrás como pieza independiente.

Ese año se tradujo al inglés La democracia en América, de Tocqueville.

Stendhal publicó su novela La cartuja de Parma, con el que obtuvo la celebridad. Ese año viajó a Nápoles acompañado de su amigo Prosper Merimée.

Edgar Allan Poe se convirtió en redactor jefe del Burton's Gentleman's Magazine, donde publicó numerosos relatos, artículos y críticas literarias. Ese año publicó sus Cuentos de lo grotesco y lo arabesco, entre los que destacan La caída de la Casa de los Usher y Manuscrito hallado en una botella.

Schopenhauer presentó una memoria titulada Sobre la libertad de la voluntad a un concurso propuesto por la Sociedad Noruega de las Ciencias, y recibió el primer premio. Después envió otra titulada Sobre el fundamento de la moral a otro concurso propuesto por la Sociedad Danesa de las Ciencias y esta vez no tuvo la misma suerte, porque, ante las lindezas que Schopenhauer gustaba de dedicar a Hegel, el jurado prefirió dejar desierto el premio.

Bruno Bauer publicó su Representación crítica de la religión del antiguo testamento, en el que reafirmaba su alineación con la derecha hegeliana. Sin embargo, en 1840 publicó su Crítica de la historia evangélica de Juan, en la que se aproximaba bastante a las posturas de Strauss (si bien nunca dejó de considerarse su adversario).

Sin embargo, la publicación que más sensación causó ese año fue un ensayo de un pensador francés de treinta y un años llamado Pierre-Joseph Proudhon. Se titulaba ¿Qué es la propiedad? Y su respuesta, que aparece en el segundo párrafo del capítulo primero impresionó a muchos lectores:

Si tuviese que contestar la siguiente pregunta: ¿Qué es la esclavitud? y respondiera en pocas palabras: es el asesinato, mi pensamiento se aceptaría desde luego. No necesitaría de grandes razonamientos para demostrar que el derecho de quitar al hombre el pensamiento, la voluntad, la personalidad, es un derecho de vida y muerte, y que hacer esclavo a un hombre es asesinarlo.

¿Por qué razón, pues, no puedo contestar a la pregunta qué es la propiedad, diciendo concretamente la propiedad es un robo, sin tener la certeza de no ser comprendido, a pesar de que esta segunda afirmación no es más que una simple transformación primera?

Me decido discutir el principio mismo de nuestro gobierno y de nuestras instituciones, la propiedad; estoy en mi derecho. Puedo equivocarme en la conclusión que de mis investigaciones resulte; estoy en mi derecho. Me place colocar el último pensamiento de mi libro en su primera página; estoy también en mi derecho.

En el ejercicio de estos derechos, Proudhon termina declarándose anarquista, es decir contrario a toda forma de gobierno. Aunque la idea no era nueva —ya dijo Cicerón que no puede decirse nada tan absurdo que no lo haya dicho ya algún filósofo— Proudhon fue el primero en calificarse a sí mismo como anarquista.

Lobachevsky publicó en Berlín un resumen de su geometría no euclídea del que Gauss hizo en privado unas críticas muy favorables, si bien nunca se manifestó públicamente sobre él.

El año anterior había llegado a París una joven de dieciséis años llamada Rosse-Alphonsine Plessis. Su padre era un buhonero que, después de haberla prostituido durante unos años, la vendió a una compañía de gitanos circenses, que la llevaron a la capital francesa. Allí se separó de ellos y trabajó en una verdulería y luego en una tienda de lencería. Conoció a un restaurador de arte que la instaló en un piso como su "protegida". Luego conoció al conde Antoine Alfred Agénor de Guiche, que, no sólo la instaló en un piso más lujoso, sino que le pagó un tutor que le enseñara a escribir y a hablar en buen francés, y también le dio clases de piano, danza, literatura, historia y protocolo. Por esa época cambió su nombre por el de Marie Duplessis, que sonaba más aristocrático, si bien no era lo suficientemente aristocrática para la familia de su amante, que obligaron a Antoine a alejarse de ella. Esto no afectó mucho a la vida de Marie, que se dejó pagar sus caprichos por media docena de hombres nobles y adinerados.

José de Espronceda publicó una colección de Poesías entre las que figuraba su célebre Canción del pirata.

José Zorrilla publicó sus Cantos del trovador y estrenó tres dramas: Más vale llegar a tiempo, Vivir loco y morir más, y Cada cual con su razón.

Turner pintó El barco de esclavos, en el que plasma la costumbre de los traficantes de esclavos de arrojar por la borda durante la travesía los cuerpos de los negros muertos o moribundos para cobrar el seguro por ahogamiento. Como era habitual en su obra, el cuadro fue aclamado por la iluminación y, en particuar, por el modo en que el cielo y el mar se mezclan en el horizonte.

En su proceso de reformas, el sultán otomano Abdulmecit I introdujo en su imperio el papel moneda.

El rey Carlos XIX de Suecia tuvo que ceder a las presiones de los liberales y modificar la Constitución, lo que moderó el régimen absolutista sueco.

El rey Kamehameha III de Hawai promulgó una constitución.

El jefe zulú Mpande destronó a su hermano Dingaan con la ayuda de 400 bóers bajo el mando de Andries Pretorius. Dingaan murió asesinado en el transcurso de una expedición militar.

Las revueltas canadienses
Índice El Imperio Británico