HISTORIA











ANTERIOR


OCCIDENTE EN GUERRA

SIGUIENTE

El 1 de enero de 1813 los rusos tomaron a los persas la ciudad de Lankaran, tras lo cual, los persas, que ya estaban negociando un tratado de paz, se persuadieron de la necesidad de terminarlo cuanto antes.

El 8 de enero Simón Bolívar tomó a los realistas la ciudad de Ocaña, en Nueva Granada, cerca de la frontera con Venezuela.

El 9 de enero Antonio Nariño derrotó a los federalistas en Bogotá y Las Provincias Unidas de Nueva Granada se sometieron a un gobierno central.

El 11 de enero, un venezolano llamado Santiago Mariño, que se había exiliado a la isla de Trinidad, se reunió en Chacachacare con 44 revolucionarios y planearon liberar el este de Venezuela del dominio español. El 12 de enero desembarcó en su patria con un ejército.

El 16 de enero Murat llegó a Poznan con los restos de la Grande Armée. Allí puso al mando a Eugène de Beauharnais y marchó a Nápoles para organizar la resistencia frente a una posible invasión austríaca.

Después de la rendición de Hull en Detroit, William Henry Harrison fue puesto al mando del ejército en el noroeste estadounidense. Dispuesto a recuperar Detroit, dividió su ejército en dos columnas, una bajo su mando y la otra a las órdenes del general James Winchester. Éste tenía órdenes de no alejarse demasiado de Harrison, pero, disgustado por no haber recibido el mando de la operación, tomó la iniciativa y se encaminó hacia Frenchtown, que había sido tomada recientemente por los británicos. El 18 de enero tomó la ciudad sin esfuerzo, pero el 22 de enero su campamento fue atacado por sorpresa por un ejército de británicos e indios bajo el mando del general Henry Procter y Tecumseh. Casi la mitad de sus hombres murieron y la mayoría de los restantes fueron hechos prisioneros. Sin embargo, los británicos no estaban en condiciones de hacerse cargo de los prisioneros y, cuando los abandonaron el 23 de enero, los indios atacaron y asesinaron a más de medio centenar de ellos, la mayoría heridos que no podían combatir. Esto fue recordado como la masacre del río Raisin. La mayoría de las víctimas eran del Estado de Kentucky, donde nueve ciudades llevan hoy el nombre de oficiales muertos en la masacre. ¡Recordad el Raisin! se convirtió en el grito de guerra de los milicianos de Kentucky.

El 25 de enero, Napoleón logró finalmente que el Papa Pío VII firmara un nuevo concordato por el que abdica en favor de Napoleón de su autoridad temporal y cede incluso parte de su autoridad espiritual a los obispos franceses. Además acepta en fijar en París la residencia papal.

El 28 de enero se publicó Orgullo y prejuicio, firmada por La autora de Sentido y sensibilidad, es decir, Jane Austen. Se trata de una de las primeras comedias románticas de la historia de la novela, cuya primera frase se ha hecho famosa. "Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa". Su éxito fue mucho mayor que el de Sentido y sensibilidad. En seis meses se agotó la primera edición y ese mismo año se publicaron segundas ediciones de las dos novelas.

El 31 de enero el segundo triunvirato rioplatense convocó una Asamblea General Constituyente, encargada de redactar una constitución para las Provincias Unidas del Río de la Plata. La asamblea asumió también un cierto poder legislativo y ejecutivo, restringiendo la autoridad del triunvirato.

Privado de una buena parte de sus fuerzas, Harrison abandonó sus planes de atacar Detroit y se dispuso a defender Ohio. El 1 de febrero empezó a construir Fort Meigs. 

El 3 de febrero José de San Martín derrotó a un pequeño ejército realista que pretendía cruzar el río Paraná. No fue una gran hazaña, pero San Martín se ganó la confianza de sus compatriotas.

Los terremotos del año anterior habían conmocionado a muchas tribus indias norteamericanas. En especial, los creeks estaban convencidos de que los movimientos de tierra tenían que ser alguna clase de mensaje de los espíritus, pero diferían en su interpretación. Algunos consideraban que era una advertencia para que volvieran a su antiguo modo de vida, anterior a la llegada de los hombres blancos. Las tensiones aumentaron cuando una un grupo de siete guerreros mataron a dos familias de colonos estadounidenses junto al río Ohio. Los estadounidenses pidieron a los creeks que entregaran a los siete responsables, pero los jefes indios consideraron oportuno ejecutarlos ellos mismos, y así lo hicieron. Esto hizo estallar una guerra civil entre los creeks.

El 20 de febrero los ejércitos de Manuel Belgrano y Pío Tristán volvieron a enfrentarse, esta vez en Salta, donde los rioplatenses lograron la capitulación de Tristán. Los soldados realistas fueron puestos en libertad bajo juramento de que no volverían a tomar las armas contra las Provincias Unidas. Como consecuencia de esta victoria, las provincias de Chuquisaca, Potosí y, más tarde, Cochabamba, en el Alto Perú, se rebelaron contra los españoles. Goyeneche presentó su dimisión y poco después regresó a España. José Fernando de Abascal, el virrey del Perú, sustituyó a Goyeneche por Joaquín de la Pezuela. Por otra parte nombró capitán general de Chile a Antonio Pareja y lo envió al frente de un ejército para sofocar las insurrecciones independentistas.

El 24 de febrero el barco norteamericano Hornet, bajo el mando del capitán James Lawrence, hundió el buque británico Peacock frente a la Guayana Británica.

El 28 de febrero Simón Bolívar tomó la ciudad de Cúcuta.

Ese mismo día Prusia y Rusia se aliaron contra Napoleón mediante el tratado de Kalisz, con el obvio apoyo de Gran Bretaña. Se formó así la sexta coalición contra Napoleón.

El 4 de marzo fue destituido el virrey de Nueva España, Francisco Javier Venegas, y fue reemplazado por Félix María Calleja, aunque, según la constitución de Cádiz, recibió el título de Jefe Político Superior, en lugar del de virrey.

El luddismo se extendía por Gran Bretaña. Ahora llegaba al condado de Lancashire. En diversos lugares se libraron auténticas batallas entre el ejército y los ludditas, los cuales continuaban con sus atentados contra empresarios y magistrados. Algunos empresarios construyeron cámaras secretas en sus edificios, para que les sirvieran de escondite en caso de un ataque. Ese año fueron ajusticiados dieciocho luditas.

Los rusos habían ocupado el gran ducado de Varsovia. El 14 de marzo el zar Alejandro I constituyó un Consejo Supremo provisional en su capital en el que sólo participaban dos polacos.

El general Yorck, al que en un principio se le había formado un consejo de guerra por el tratado de Tauroggen, se convirtió en un héroe y el 17 de marzo entró en Berlín entre aclamaciones, el mismo día que el rey Federico Guillermo III de Prusia declaraba la guerra a Francia.

Napoleón marchó urgentemente a Alemania para hacer frente a la coalición. Mientras en Francia muchos empezaban a cuestionarse la conveniencia de seguir apoyando al emperador, quien permaneció firmemente de su parte fue su esposa María Luisa de Austria, quien promovió el reclutamiento entre los franceses más jóvenes, hasta formar un cuerpo que fue conocido como los "María Luisa", en parte por la reina y en parte porque eran jóvenes imberbes, como mujeres.

El 24 de marzo el Papa Pío VII se retractó de las concesiones hechas meses antes, y Napoleón volvió a tratarlo como prisionero de Estado.

Bernardo Gutiérrez de Lara, tras haber fracasado en su intento de implicar a los Estados Unidos en la independencia de México, había reclutado un ejército de mercenarios a través de un anuncio en un periódico de Luisiana y con él había pasado a Texas. Tras obtener varias victorias, el 1 de abril consiguió la rendición del gobernador Manuel María de Salcedo. Éste fue juzgado y condenado a muerte junto con otros realistas. La ejecución se llevó a cabo el 5 de abril. El 6 de abril Gutiérrez de Lara declaró la independencia de Texas, proclamó una constitución se nombró a sí mismo presidente de Texas en San Antonio. La ejecución de los realistas fue mal vista por muchos de sus seguidores, que le retiraron su apoyo, entre ellos Jose Álvarez de Toledo y Dubois y también muchos de los mercenarios estadounidenses, que volvieron a su país.

El 10 de abril murió en París el matemático Joseph-Louis de Lagrange.

El 12 de abril José María Morelos puso sitio a Acapulco.

El 13 de abril James Wilkinson arrebató Mobile a los españoles, en Florida. No le supuso un gran esfuerzo, pero le valió cierta reputación como militar.

José María Morelos había difundido entre los insurgentes mexicanos un proyecto de constitución política que el 30 de abril resumió en treinta y ocho puntos que fueron conocidos como Elementos constitucionales. El quinto punto es especialmente sorprendente:

La soberanía dimana inmediatamente del pueblo, reside en la persona del señor don Fernando VII y su ejercicio en el Supremo Congreso Nacional Americano.

Reconoce la soberanía de Fernando VII pero al mismo tiempo le niega el derecho a ejercerla.

Juan José Paso fue reemplazado por José Julián Pérez en el triunvirato rioplatense.

El dictador chileno, José Miguel Carrera, organizó un ejército de 9.000 hombres bajo el mando de Juan de Dios Puga y lo envió contra el ejército de Pareja, que avanzaba desde el norte. La noche del 26 de abril Puga atacó por sorpresa a los realistas cerca de la aldea de Yerbas Buenas, pero en cuanto salió el sol y los españoles pudieron ver a sus atacantes reaccionaron y se hicieron con la victoria. Entre las bajas se encontraba el propio Puga.

Ese mismo día, una flota estadounidense de catorce barcos llegó a través del lago Eire hasta las costas de York, en Canadá. Al mando estaba el general Henry Dearborn. El 27 de abril se libró la batalla de York, en la que los estadounidenses lograron la victoria. No obstante, no pudieron capturar la flota británica y hacerse con el control del lago. Además, mientras se negociaba la capitulación, los estadounidenses se dieron al pillaje, saqueando e incendiando numerosos edificios.

El 28 de abril James Procter y Tecumseh pusieron bajo asedio Fort Meigs y Harrison se dispuso a resistir.

El 2 de mayo el mariscal Wittgenstein, al frente de unos 73.000 soldados rusos y prusianos, atacó una columna del ejército napoleónico cerca de Lützen en un intento de apoderarse de Leipzig. Napoleón agrupó todos sus efectivos hasta sumar 120.000 hombres y, tras una jornada de combates, terminó poniendo en fuga al enemigo.

Ese mismo día Harrison envió un mensajero pidiendo refuerzos, y el 5 de mayo llegó un regimiento a las órdenes del coronel William Dudley. En principio pareció que iba a lograr su propósito de romper el asedio, pero cuando los indios huyeron en desbandada, los hombres de Dudley se lanzaron a perseguirlos abandonando la artillería británica que habían capturado, y que fue recuperada por los milicianos canadienses. Procter reorganizó a los indios de Tecumseh y logró destrozar al ejército de Dudley, cuyos hombres murieron, fueron capturados o huyeron por donde habían llegado. Al terminar la batalla, los indios arrebataron a los británicos a una treintena de prisioneros estadounidenses y los mataron. Procter no hiz nada por impedirlo, y tuvo que ser Tecumseh quien terminara con la matanza. Llamó "mujer" a Procter por no haber actuado. El 7 de mayo se reanudó el asedio a Fort Meigs, pero la mayoría de los indios se había marchado y los milicianos canadienses querían hacer lo mismo. Temiendo quedarse con menos hombres que Harrison, Procter abandonó el asedio el 9 de mayo.

El 11 de mayo la Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata adoptó la Marcha Patriótica como himno nacional. Había sido compuesta por el español Blas Parera para una obra de teatro estrenada el año anterior en Buenos Aires, aunque la letra no era la que se cantó en ella, sino otra compuesta por un espectador, Vicente López. Parera se negó a hacer algunas adaptaciones porque consideraba que la letra era ofensiva para España, pero entonces fue encarcelado y amenazado con el fusilamiento, así que en una noche terminó la partitura que después aprobó la Asamblea. El himno duraba unos 20 minutos. La letra usa el gentilicio culto "argentinos" para referirse a los rioplatenses, gentilico que se convertiría en usual por la difusión del himno. Poco después Parera se marchó a Brasil y luego a España.

El rey camboyano Ang Chan II regresó a su país al frente de un ejército vietnamita. Sus hermanos tuvieron que huir a Bangkok y el 14 de mayo Ang Chan II entraba en la capital camboyana y recuperaba oficialmente su corona. Siam reconoció al monarca a cambio de algunos territorios.

Ese mismo día Simón Bolivar, tras haber recibido la autorización del gobierno de Nueva Granada para penetrar en Venezuela, cruzó la frontera el 14 de mayo.

El 15 de mayo el ejército chileno volvió enfrentarse al español, esta vez en San Carlos. Los chileno estaban dirigidos por el propio José Miguel Carrera, mientras que Antonio Pareja se encontraba enfermo y cedió el mando a Juan Francisco Sánchez, quien obtuvo una nueva victoria. Al caer la noche las tropas chilenas estaban dispersas y desorganizadas.

El 18 de mayo Eugène de Beauharnais se presentó en Milán con órdenes de Napoleón de organizar un ejército.

En su huida, el ejército ruso-prusiano se había detenido en Bautzen, dispuesto a esperar al zar Alejandro I y al rey Federico Guillermo III de Prusia. Napoleón le dio alcance y desarrolló un plan para rodear por completo al enemigo. El ataque empezó el 20 de mayo y el día terminó con todas sus tropas situadas según lo previsto. El 21 de mayo Napoleón controlaba todo el campo de batalla alrededor de Bautzen excepto el flanco norte, del que debía ocuparse el mariscal Michel Ney, separado por hora y media a caballo. Sin embargo, Ney no contó con la totalidad de su ejército hasta que fue demasiado tarde (en parte por negligencia de Napoleón, en parte porque a él no se le ocurrió tomar una iniciativa razonable), y los ruso-prusianos acorralados se abrieron paso por el norte para escapar de la masacre que Napoleón había concebido.

Ese mismo día murio Antonio Pareja, el Capitán General de Chile, y fue sucedido por Juan Francisco Sánchez, que ya lo estaba reemplazando durante su enfermedad.

El 25 de mayo el venezolano Santiago Mariño derrotó al español Domingo de Monteverde en la batalla del Alto de los Godos.

Henry Dearborn se había retirado de York y, tras permitir un descanso a sus tropas en Fort Niagara, se dispuso a atacar Fort George, situado a la otra orilla del Niágara, junto al lago Ontario. Desplegó un ataque anfibio, con unos 2.000 soldados de infantería y una flota de catorce barcos, ante los que los británicos tuvieron que ponerse en fuga. Dearborn, en lugar de consolidar su posición, se lanzó en persecución de los británicos.

EL 28 de mayo una flota británica, bajo el mando del lugarteniente George Prevost, el gobernador de Canadá, atravesó el lago Ontario y se dispuso a atacar Sacket's Harbor, en el Estado de Nueva York. El ataque se inició el 29 de mayo, pero los británicos acabaron reembarcando desordenadamente.

El 1 de junio James Lawrence estaba al mando del Chesapeake, y se encontró con el barco británico Shannon cerca de Boston. Aunque las fuerzas estaban equilibradas, la tripulación estadounidense era inexperta y en quince minutos de bombardeo el Chesapeake estaba destrozado. Lawrence murió en el combate y sus últimas palabras fueron "no entreguéis el barco", pero el barco fue entregado.

El 2 de junio Napoleón firmó un armisticio por siete semanas con Rusia y Prusia.

Suecia se unió a la sexta coalición y el príncipe heredero Carlos Juan, es decir, Bernadotte, el que fuera mariscal de Napoleón, se puso al frente del ejército aliado en Prusia.

Perseguidos por los estadounidenses, los británicos decidieron atacar por sorpresa el 6 de junio en Stoney Creek. A pesar de que eran unos 700, frente a 3.400 enemigos, se las arreglaron para capturar a los oficiales estadounidenses al mando, John Chandler y William Winder, que terminaron rindiéndose. Ese mismo día Dearborn fue relevado del mando y su lugar lo ocupó James Wilkinson. Los estadounidenses renunciaron a adentrarse en Canadá y se retiraron a Fort George.

Simón Bolívar entró en Mérida, donde las fuerzas realistas huyeron antes de su llegada, y entró entre aclamaciones. Allí por primera vez se le dio el sobrenombre de El Libertador. El 14 de junio tomó Trujillo. El 15 de junio Bolívar proclamó su decreto de Guerra a Muerte, por el que decreta la pena de muerte para todo español que no participe activamente en favor de la independencia venezolana.

El 18 de junio la vanguardia de Bolívar, bajo el mando del coronel Atanasio Girardot, derrotó a los realistas en Agua Obispo, despejando así el terreno para el avance de Bolívar.

Con la llegada de la primavera Wellington había vuelto al ataque. Los franceses, con muchos menos efectivos, pues Napoleón había retirado muchas tropas para enviarlas a Rusia, se inquietaron y se replegaron en Burgos. El rey José I abandonó nuevamente Madrid para instalarse en Miranda del Ebro (cerca de Burgos), y Wellinton, escarmentado de su frustrada campaña en Burgos el año anterior, se situó en Vitoria. El 21 de junio José I atacó a Wellington al frente de un ejército de más de 64.000 hombres. Wellington, por su parte, contaba con unos 78.000 hombres, entre británicos y españoles. El monarca tenía previsto huir a Francia si el resultado de la batalla le era desfavorable, y por ello llevaba consigo un bagaje de oro, plata, sedas, joyas, orfebrería y obras de arte que pretendía sacar de España. Cuando Wellington logró romper el centro del frente francés, José I emprendió una huida desesperada abandonando su tesoro, y esto hizo que sus adversarios, en lugar de perseguirle, como se les había ordenado, se detuvieran a recoger las riquezas que abandonaba. Wellington se enfureció, y dicen que exclamó: El soldado británico es la escoria de la tierra, se alista por un trago.

Ese mismo día Manuel Belgrano entraba en Potosí.

La mañana del 22 de junio unos 2.000 soldados británicos desembarcaron en una isla llamada Craney Island, junto a la costa de Virginia. La isla estaba defendida por unos 150 soldados estadounidenses, pero se las arreglaron para poner en fuga a los británicos, que tuvieron que embarcar de nuevo. El 24 de junio desembarcaron en Hamton y la incendiaron hasta dejarla en ruinas, después de haber perpetrado toda suerte de asesinatos, violaciones y pillajes. Parece ser que los responsables fueron hombres de las "compañías independientes de extranjeros", formadas principalmente por prisioneros franceses que habían aceptado incorporarse al ejército británico, y eran famosos por su indisciplina. Al parecer, durante el desembarco, un bote con 17 de estos soldados encalló en un banco de arena y sus ocupantes fueron asesinados por los estadounidenses a pesar de sus intentos de rendición.

Ese mismo día salieron de Fort George unos 600 soldados con la misión de capturar Beaver Dams, el lugar estaba defendido por medio centenar de británicos y unos 400 indios, pero la expedición acabó en un completo desastre, pues terminó con unos 100 estadounidenses muertos y el resto hechos prisioneros.  Los americanos conservaron Fort George, pero ya no intentaron más incursiones en Canadá.

El 2 de julio Simón Bolívar obtuvo la victoria en la batalla de Niquitao.

El 5 de julio el mariscal Suchet abandonó Valencia, aunque dejó guarniciones en diversas ciudades entre Valencia y la frontera francesa con provisiones para más de un año.

Mientras el rey José I se refugiaba en Francia, los ejércitos franceses resistían en San Sebastián y en Pamplona. El 7 de julio Wellington puso la ciudad bajo asedio, y poco después hizo lo propio con Pamplona. El 25 de julio lanzó un ataque contra San Sebastián, que resultó infructuoso. Desde allí tuvo que marchar rápidamente hacia los Pirineos, que estaban siendo cruzados por el mariscal Soult con un ejército de 80.000 hombres, el resultado de reunir todos los restos de lo que había sido el ejército francés en España. Lo había dividido en dos columnas que cruzaron la cordillera simultáneamente por los pasos de Maya y Roncesvalles. Los franceses derrotaron ese día en ambos pasos a la vanguardia de Wellington, y el ejército anglo-portugués tuvo que replegarse hasta Sorauren, en Navarra. Allí acudió el propio Wellington y recibió refuerzos españoles hasta reunir unos 24.000 hombres.

Un numeroso grupo de indios creek, dirigidos por el jefe Peter McQueen, se dirigió a la Florida española a comprar municiones con una carta firmada por un oficial británico. Enterados de esta operación, los estadounidenses enviaron una partida de soldados desde Fort Mims para arrebatarles el cargamento. Los sorprendieron en Burnt Corn Creek mientras dormían la noche del 27 de julio, los dispersaron y los hicieron huir hacia unos pantanos. Entonces los soldados se dedicaron a saquear las posesiones indias y, viendo que habían bajado la guardia, los indios contraatacaron y dispersaron a los estadounidenses. Los creeks entendieron que el ataque estadounidense constituía una declaración de guerra.

Ese mismo día, en Chile,  José Miguel Carrera puso bajo asedio la ciudad de Chillán, donde las tropas realistas se habían concentrado para pasar el invierno.

El 28 de julio Wellington se enfrentó al ejército de Soult, que llegó con 30.000 hombres, pero fue rechazado y decidió retirarse a Francia, aunque envió 3.600 hombres en auxilio de San Sebastián.

El 1 de agosto José Álvarez de Toledo desplazó a Bernardo Gutiérrez de Lara y fue reconocido como presidente de Texas.

Tras su derrota en Fort Meigs, Procter trató de apoderarse de una base de suministros situada en Fort Stephenson. Empezó a desplegar su artillería, pero, considerando que Harrison podría acudir y romper el asedio, decidió lanzar un ataque el 2 de agosto. Contaba con 1.400 hombres entre británicos e indios, mientras que en el fuerte había unos 160 soldados estadounidenses bajo el mando de George Croghan, quien logró rechazar una acometidad tras otra hasta que el enemigo se retiró.

En Chile, el asedio de Chillán se estaba debilitando a causa de las continuas deserciones debidas al mal tiempo. Por ello, José Miguel Carrera decidió lanzar un ataque antes de que fuera demasiado tarde. Las maniobras empezaron esa misma noche y el 3 de agosto los chilenos lograron entrar en la ciudad, pero fueron dispersadas y puestas en fuga por los realistas. Fialmente, una bala de cañón realista dio en una pieza de artillería chilena causando una explosión que se propagó a varios depósitos de pólvora vecinos. Los chilenos tuvieron numerosas bajas y pronto abandonaron la lucha.

Mientras tanto, Santiago Mariño entraba en Cumaná.

El 6 de agosto Simón Bolívar entró triunfalmente en Caracas, donde organizó la Segunda República de Venezuela. Con ello terminó una exitosa campaña militar que recibió el nombre de campaña admirable.

El 8 de agosto Wellington pudo reanudar el asedio de San Sebastián.

Acapulco se rindió a los insurgentes mexicanos.

El 10 de agosto Carrera, con su ejercito reducido por bajas y deserciones, abandonó el sitio de Chillán y se retiró a Concepción.

El tratado de Bucarest entre Rusia y el Imperio Otomano estipulaba la retirada de Rusia del territorio servio, aunque los turcos se comprometían a respetar la independencia de Servia (que seguía siendo una provincia del Imperio). Sin embargo, viendo a Rusia centrada en la política europea, los turcos invadieron el territorio simultáneamente por tres lugares. Karagjorgje huyó a Hungría poco después, y allí fue capturado y encarcelado por los austríacos.

El barco estadounidense Argus se dedicaba a capturar barcos comerciales en aguas territoriales británicas, pero el 14 de agosto fue avistado por el Pelican, quien, tras tres cuartos de hora de bombardeo estuvo en situación de abordarlo, pero entonces el Argus se rindió.

Los realistas de Texas iniciaron un contraataque contra los independentistas, quienes, privados del apoyo de los mercenarios estadounidenses, terminaron siendo estrepitosamente derrotados el 18 de agosto en la batalla de Medina. José Álvarez de Toledo contaba con unos 1.400 hombres, de los que sólo un centenar conservaba la vida al cabo de cuatro horas de lucha. Los realistas, bajo el mando de José Joaquín de Arredondo, contaron 55 bajas. Tras esta rotunda victoria, Arredondo se dedicó a expurgar Texas de independentistas. Álvarez de Toledo huyó a los Estados Unidos. En San Antonio, los españoles ejecutaron a unas 300 personas.

El 19 de agosto Santiago Mariño entraba en la ciudad venezolana de Barcelona.

El 20 de agosto Austria se unió a la sexta coalición. Inmediatamente envió un ejército a Italia bajo el mando del mariscal Johann von Hiller.

Napoleón había decidido tomar Berlín para sacar a Prusia de la Guerra. Con tal misión envió al mariscal Oudinot al frente de unos 60.000 soldados, que avanzaron simultáneamente por tres rutas distintas. Entre estos soldados se encontraban los "María Luisa", que habían sido llevados prematuramente al frente a pesar de no estar aún adecuadamente instruidos. El 23 de agosto se enfrentaron con el ejército prusiano en Blankenfield, Gross Beeren y Sputendorf, y en los tres frentes fueron derrotados. El ejército prusiano estaba bajo el mando de Bernadotte, que había desembarcado en Alemania con 23.000 soldados suecos. Unos 1.500 soldados sajones fueron capturados, y al día siguiente se pasaron al bando prusiano.

El 26 de agosto, en medio de una fuerte tormenta, un ejército francés de 102.000 hombres se encontró accidentalmente cerca de Liegnitz con un ejército ruso-prusiano de 114.000 hombres. Se libró un combate improvisado en el que los aliados se hicieron con la victoria. Los franceses se retiraron dejando numerosos muertos en el campo de batalla.

El emperador Francisco I se reunió con el zar Alejandro I y el rey Federico Guillermo III de Prusia al frente de unos 200.000 soldados. Los tres dirigieron un ataque a Dresde el 26 de agosto, a donde Napoleón había enviado al mariscal Laurent de Gouvion-Saint-Cyr. Los aliados venían aplicando la estrategia de evitar el enfrentamiento con el propio napoleón y atacar a sus mariscales, pero Napoleón se presentó inesperadamente en el campo de batalla el 27 de agosto y, a pesar de su inferioridad numérica, consiguió una brillante victoria. Sin embargo, en un momento dado, Napoleón se puso enfermo repentinamente y hubo de abandonar el campo de batalla. Esto dio a los aliados la oportunidad de retirarse ordenadamente.

El 29 de agosto un ejército francés atacó a otro ruso en Kulm (en Bohemia). Los franceses eran unos 32.000 y los rusos aproximadamente la mitad, pero el 30 de agosto recibieron refuerzos austríacos y prusianos y reunieron caso 60.000 hombres. Los franceses fueron derrotados y contaron unos 5.000 muertos y unos 10.000 prisioneros.

Ese mismo día los indios creek de Peter McQueen atacaron por sorpresa Fort Mims. McQueen se había aliado para el ataque con otro jefe creek llamado William Weatherford. Estos indios tenían nombres tan "poco indios" porque eran de padres británicos. Los creeks habían participado en un proyecto concebido por Washington y continuado por Jefferson de asimilación cultural de los indios.  Algunos de estos medio-indios se habían integrado completamente en la sociedad estadounidense, como era el caso del capitán Dixon Bailey, que era uno de los oficiales de mayor graduación en Fort Mims y enemigo personal de Weatherford. En el fuerte habitaban también algunos indios creeks en calidad de refugiados por la guerra civil que sacudía su tribu. Casi un millar de guerreros logró tomar el fuerte, y después mató y arrancó la cabellera a casi la totalidad de sus habitantes, en lo que se conoce como la masacre de Fort Mims. Sólo 36 personas pudieron escapar, entre ellos Bailey, aunque mortalmente herido. Los indios perdonaron la vida a los esclavos negros que había en el fuerte, a los que conservaron como esclavos. Este suceso hizo cundir el pánido entre los colonos estadounidenses de la zona, que empezaron a movilizarse para librar una guerra contra los indios, la guerra creek.

Wellington había recibido noticias de que el mariscal Soult había logrado reconstruir el ejército francés en Ainhoa, una localidad del suroeste de Francia, y que había entrado de nuevo en España mucho antes de lo esperado. Por ello, dejó el asedio de San Sebastian en manos del general Thomas Graham y se dirigió al encuentro de Soult. El 31 de agosto, mientras Graham tomaba, saqueaba e incendiaba San Sebastián, Wellington derrotaba a los franceses en San Marcial.

El 5 de septiembre, el barco de guerra estadounidense Enterprise avistó cerca de las costas del Estado de Maine al británico Boxer, y ambos se dispusieron para el combate. Al cabo de media hora, el Boxer estaba destrozado. El capitán británico, Samuel Blythe, murió apenas iniciado el combate, y el estadounidense, William Burrows, mortalmente herido, se negó a aceptar la espada de Blythe como signo de rendición, disponiendo que le fuera enviada a la familia del difunto. Sus últimas palabras fueron: Estoy satisfecho, muero contento.

Siguiendo su plan de conquistar Berlín, Napoleón confió ahora las operaciones al mariscal Ney, al frente de unos 58.000 hombres. A diferencia de Oudinot, decidió conducir todos sus efectivos por la misma ruta, para tener comunicaciones rápidas con todos ellos. El 6 de septiembre salió a su encuentro el ejército de Bernadotte, formado por suecos, rusos y prusianos. La batalla tuvo lugar en Dennewitz, cerca de Berlín, y los aliados obtuvieron la victoria. Por una parte, los franceses andaban escasos de caballería desde la campaña de Rusia, lo que había reducido su capacidad de explorar y reconocer el terreno, y por otra parte había tensiones entre Ney y Oudinot, que había sido relegado al segundo puesto. Todo ello, junto con una tormenta de arena que se produjo en el campo de batalla, contribuyó a la derrota francesa.

Un joven comodoro de veintiocho años llamado Oliver Hazard Perry había solicitado la misión de expulsar a los británicos del lago Erie. Su petición le había sido concedida, aunque no disponía de buque alguno para llevarla a cabo. Él mismo se había tenido que construir en unos meses su flota de diez barcos, el principal de los cuales era el Lawrence, en cuya bandera figuraban las palabras "no entreguéis el barco", las últimas palabras del capitán Lawrence. Perry llevaba un mes patrullando el lago en busca de la flota británica, y la encontró el 10 de septiembre. En una encarnizada batalla logró la rendición de la flota británica, lo que puso el lago a merced de los Estados Unidos. Esto tenía una gran importancia táctica, pues ahora podían transportar fácilmente hombres y suministros.

Dado que la Junta de Zitácuaro se había disuelto en la nada, José María Morelos convocó el Congreso de Chilpancingo, que el 13 de septiembre reunió a diez diputados de otras tantas provincias mexicanas, entre ellos Ingnacio López Rayón. El 14 de septiembre Morelos leyó un documento titulado Sentimientos de la nación, que constaba de veintitrés puntos similares a los de los Elementos constitucionales de López Rayón, aunque Morelos excluye todo reconocimiento hacia el rey Fernando VII. En efecto, el primer "sentimiento" afirma:

Que la América es libre, independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione dando al mundo las razones.

Dispuesto a aprovechar la victoria de Perry, el general Harrison cruzó el lago Erie con 4.500 hombres y Procter no tuvo más remedio que replegarse abandonando Detroit. Tecumseh se había opuesto a la retirada, pero no podía permitirse el lujo de perder la protección del Padre de Un Brazo (Procter era manco), y tuvo que acompañarlo. La retirada se hizo de forma precipitada con Harrison pisándoles los talones, hasta que el 27 de septiembre se detuvieron junto al río Támesis, en Canadá, donde Tecumseh logró convencer a Procter de la necesidad de presentar batalla.

Domingo de Monteverde recibió refuerzos desde España y se dispuso a contraatacar a los independentistas venezolanos. Se puso al frente de un ejército de 3.000 hombres, pero el 30 de septiembre fue derrotado en Bárbula por las tropas de Atanasio Girardot, el cual, no obstante, murió de un disparo al final la batalla, cuando se disponía a plantar la bandera venezolana como signo de su victoria.

Ese mismo día la Junta de Asunción nombró un gobierno formado por dos cónsules que gobernarían alternativamente cuatro meses cada uno. Fueron elegidos cónsules el teniente coronel Fulgencio Yegros y Gaspar Rodríguez de Francia. Además se formó un Congreso o cámara legislativa paraguaya.

El 1 de octubre el ejército del norte, bajo el mando de Manuel Belgrano, fue derrotado en Vilcapugio, cerca de Potosí, por el ejército realista de Joaquín de la Pezuela, que lanzó un ataque por sorpresa. Belgramo perdió casi la mitad de sus tropas.

El 3 de octubre Monteverde sufrió una nueva derrota ante los venezolanos en la que perdió la mandíbula inferior, lo que le obligó a regresar a España.

El 5 de octubre tuvo lugar la batalla del río Támesis, en la que los estadounidenses derrotaron estrepitosamente a los británicos y el jefe indio Tecumseh resultó muerto. Desde ese momento los estadounidenses dominaron la frontera del noroeste.

El 7 de octubre Wellington lanzó un ataque por sorpresa contra el mariscal Soult junto al río Bidasoa, cerca de la frontera francesa. Después de una dura lucha, Soult tuvo que retirarse ante el peligro de ser rodeado y volvió a territorio francés.

El 8 de octubre Baviera firmó con Austria el tratado de Ried, por el que abandonaba la Confederación del Rin y se incorporaba a la sexta coalición. A cambio se le garantizaba que, tras una eventual derrota de Francia, continuaría existiendo como estado soberano e independiente.

En principio, la provincia del Paraguay era una de las Provincias Unidas del Río de la Plata, pero el 12 de octubre el Congreso paraguayo proclamó la República del Paraguay. En principio se reconocía federada a las demás provincias unidas, pero el cambio de nombre indicaba que los paraguayos no estaban dispuestos a aceptar un gobierno central en Buenos Aires.

Una posició similar defendían los orientales, dirigidos por José Gervasio Artigas. Éstos habían constituido la Provincia Oriental y habían enviado diputados a la Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, pero los representantes llevaban instrucciones específicas de Artigas por las que exigían autonomía para las provincias, que deberían estar sometidas a un gobierno federal que se ocupara únicamente de los asuntos de naturaleza interprovincial, pero de modo que cada provincia tuviera su propio gobierno local. Además, los orientales exigían que dicho gobierno federal no residiera en Buenos Aires. La Asamblea General respondió negando la legitimidad de los diputados orientales, por haber sido elegidos en el campamento militar de Artigas.

El 14 de octubre el rey Maximiliano I José de Baviera declaró la guerra a Francia. Poco después, el rey Federico I de Würtemberg se pasó también al bando aliado.

Tras el intento fracasado de tomar Berlín, Napoleón organizó sus fuerzas alrededor de Leipzig. Allí se dirigieron las fuerzas aliadas de Rusia, Prusia, Suecia y Austria. Unos 78.000 hombres atacaron desde el sur y otros 54.000 desde el norte. Napoleón contaba con unos 190.000 soldados. El encuentro se produjo el 16 de octubre, y los aliados no tuvieron mucho éxito. El 17 de octubre se produjeron sólo algunas escaramuzas, pues ambas partes esperaban refuerzos.

Mientras tanto, en Chile, José Miguel Carrera preparaba un nuevo ataque contra los realistas en Chillá, pero Juan Francisco Sánchez se enteró de sus planes y decidió atacar por sorpresa a los chilenos. Se libró así la batalla de El Roble, en la que los chilenos resultaron victoriosos. Frente al heroísmo que demostró el coronel Bernardo O'Higgins, verdadero artífice de la victoria, contrastó la actitud de Carrera, que, apenas se vio atacado por los realistas, creyéndose perdido, se dio a la fuga. Esto hizo que la junta de gobierno chilena (trasladada de Santiago a Talca, a causa de un desembarco de fuerzas realistas) depusiera a Carreras y diera a O'Higgins el mando supremo del ejército. Sin embargo, éste no quiso un enfrentamiento con Carreras y se negó a aceptar el cargo mientras Carreras no se retirase voluntariamente.

Finalmente, Napoleón había recibido 14.000 hombres adicionales, mientras que el número de los aliados se incrementó en 145.000. Ante semejante disparidad, el 18 de octubre los aliados atacaron por todas partes. Al anochecer, Napoleón comprendió que la batalla estaba perdida y empezó a retirar sus tropas cruzando el río Elster. El puente fue destruido por error y la retaguardia francesa fue hecha prisionera por los aliados. En la batalla murió el polaco Józef Antoni Poniatowski, que había sido nombrado mariscal de Francia pocos días antes.

Poco después de la batalla de Leipzig fue disuelto el reino de Westfalia, y sus territorios se repartieron entre Hesse y Hannover.

El 24 de octubre Persia firmó con Rusia el tratado de Gulistán, con mediación británica, por el que puso fin a nueve años de guerra. Persia cedió numerosos territorios y aceptó pagar un tributo a Rusia.

Wilkinson había recibido la orden de tomar Montreal, y se había planeado un ataque por dos frentes, uno estaría bajo la dirección de Wilkinson y otro por el general Wade Hampton. Tras el retiro de Dearborn, Wilkinson y Hampton eran los generales más viejos del ejército estadounidense, ninguno de los dos era muy competente y además eran públicamente enemigos desde hacía cinco años. Hampton tuvo que esperar hasta que el ejército de Wilkinson estuvo dispuesto y finalmente pudo avanzar siguiendo el río Châteauguay, en la región de Quebec. Los británicos estaban bien informados de sus movimientos, pero no al revés. El 25 de octubre Hampton localizó al ejército británico. Su plan era enviar 1.000 hombres al otro lado del río por un vado, para que en su momento atacaran a los británicos por la retaguardia, y destinar otros 1.000 hombres a atacar frontalmente al enemigo. Sin embargo, la parte que cruzó el río se desorientó durante la noche y en la mañana del 26 de octubre fue atacada por los británicos y rodeada por los canadienses. Los británicos obtuvieron una victoria completa y Hampton se enfrentó a un consejo de guerra.

Un ejército aliado de bávaros y austríacos trató de interceptar la retirada de Napoleón, que pretendía entrar en Francia. El 30 de octubre encontró a Napoleón junto a Hanau con tan sólo 17.000 hombres disponibles. A pesar de que se enfrentaba a unos 43.000, Napoleón logró poner en fuga al enemigo, aunque no trató de perseguirlo, sino que prosiguió con su retirada hacia Francia.

El 31 de octubre la guarnición francesa de Pamplona se rindió ante Wellington. Poco después éste cruzó la frontera francesa al mando de 80.000 soldados británicos, españoles y portugueses.

Tras la masacre de Fort Mims, el general Andrew Jackson no tardó en reunir en Tennessee una milicia de 2.500 hombres conla que marchó hacia el Mississippi para combatir a los creeks. El 3 de noviembre envió al general John Coffee con unos 900 jinetes a atacar el poblado creek de Tallushatchee. Los estadounidenses rodearon el poblado y aniquilaron a sus habitantes. En palabras de uno de los soldados presentes David Crockett, que tenía entonces veintisiete años: "Los abatimos como a perros". 

El 6 de noviembre el congreso de Chilpacingo proclamó la independencia de la América Septentrional:

El Congreso de Anáhuac, legítimamente instalado en la ciudad de Chilpancingo, de la América Septentrional, por las provincias de ella, declara solemnemente, a presencia del Señor Dios, árbitro moderador de los imperios y autor de la sociedad, que los da y los quita según los designios inescrutables de su providencia, que por las presentes circunstancias de la Europa ha recobrado el ejercicio de su soberanía, usurpado; que, en tal concepto, queda rota para siempre jamás y disuelta la dependencia del trono español; que es árbitro para establecer las leyes que le convengan para el mejor arreglo y felicidad interior, para hacer la guerra y la paz y establecer alianzas con los monarcas y repúblicas del antiguo continente, no menos que para celebrar concordatos con el sumo pontífice romano para el régimen de la Iglesia católica, apostólica, romana, y mandar embajadores y cónsules; que no profesa ni reconoce otra religión más que la católica, ni permitirá ni tolerará el uso público ni secreto de otra alguna; que protegerá con todo su poder y velará sobre la pureza de la fe y de sus dogmas y conservación de los cuerpos regulares; declara por reo de alta traición a todo el que se oponga directa o indirectamente a su independencia, ya sea protegiendo a los europeos opresores, de obra, palabra o por escrito, ya negándose a contribuir con los gastos, subsidios y pensiones para continuar la guerra hasta que su independencia sea reconocida por las naciones extranjeras; reservándose al Congreso presentar a ellas por medio de una nota ministerial, que circulará por todos los gabinetes, el manifiesto de sus quejas y justicia de esta resolución, reconocida ya por la Europa misma

La guerra creek no enfrentaba a los estadounidenses con todos los indios creeks, sino únicamente a una facción de ellos, los llamados palos rojos, que a su vez estaba en guerra con el resto. Andrew Jackson recibió una llamada de auxilio de una tribu de indios creeks que estaban siendo asediados por los palos rojos de Weatherford en el poblado de Talladega. Jacson llegó el 9 de noviembre con unos 1.200 soldados de infantería y 800 de caballería. Weatherford contaba con unos 700 guerreros, de los que unos 330 acabaron muertos y otros 110 heridos. Jackson tuvo unos 15 muertos y menos de un centenar de heridos.

El 10 de noviembre Wellington se enfrentó al mariscal Soult junto al río Nivelle. Tras una mañana de combate, los franceses huyeron perseguidos por los aliados.

James Wilkinson, pocos días después de enterarse de la derrota de Hampton, fue derrotado a su vez el 11 de noviembre en Crysler's Farm por un ejército considerablemente inferior en número (900 hombres frente a 8.000). Tras esta derrota, se retiró a pasar el invierno en sus cuarteles de French Mills, en Nueva York.

Tras su derrota en Vicalpugio, Belgramo se había retirado a Macha, y se dispuso a reorganizar su ejército. Convocó una junta de oficiales en la que todos fueron partidarios de retirarse a Potosí, pero él se mostró partidario de atacar a los realistas en Ayohuma. Afirmó: Yo respondo a la Nación con mi cabeza del éxito de la batalla. La batalla tuvo lugar el 14 de noviembre y, ciertamente, fue un éxito, pero para el realista Joaquín de la Pezuela. Belgramo acabó con 200 muertos, 200 heridos y 500 prisioneros, y además perdió casi toda su artillería. Se dirigió entonces a Potosí, aunque tuvo que abandonarla en cuanto se acercó el enemigo.

El indio peruano José Miguel Lanza dejó entonces el ejército de Belgrano y volvió a su región natal, para unirse de nuevo a la guerrilla de Ayohuma, que él mismo había contribuido a formar. Desde entonces la guerrilla estuvo hostigando continuamente al ejército realista, que se vio alimentada por muchos revolucionarios que huían de la represión realista. Una trayectoria similar había seguido Manuel Ascensio Padilla, el cual también organizó su propia guerrilla, que llegó a contar con casi diez mil hombres, y que actuaba en las cercanías del pueblo de La Laguna, al norte de Chuquisaca.

Un joven alemán de veinticinco años llamado Arthur Schopenhauer se doctoró en filosofía en la universidad de Jena con su tesis Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente. Schopenhauer demuestra un conocimiento profundo y perspicaz de la obra de Kant. Bien es verdad que Kant se habría horrorizado leyento su tesis, pero es de destacar que lo habría hecho por su contenido, y no por su absoluta ausencia de contenido, que era la característica principal de las obras filosóficas de la época. En efecto, Schopenhauer demuestra en todo momento esa honestidad intelectual que a nadie le debería asombrar, sino que más bien tendría que darse por supuesta sin ser considerada un mérito especial, si no fuera porque todos sus contemporáneos carecían de ella. En semejante contexto, dicha buena voluntad, la agudeza de sus reflexiones, su erudición y su buen estilo casi le disculpan que, globalmente, sus conclusiones tengan de sensato poco más que lo que toma de Kant.

Los ejércitos del virrey de Italia Eugène de Beauharnais y del rey Joaquín I de Nápoles (Joaquim Murat) se imponían sobre el ejército que Austria había enviado a Italia, así que Austria trató de conseguir mediante la traición lo que no conseguía con las armas: el 23 de noviembre Beauharnais recibió y rechazó la oferta de unirse a la sexta coalición a cambio de ser reconocido como rey de Italia. Hay que señalar que su ejército contaba con muchos oficiales franceses que habrían podido crearle muchas dificultades si les hubiera ordenado luchar contra Francia.

El ejército francés había abandonado los Países Bajos, tras lo cual se formó un gobierno provisional que organizó el regreso del príncipe Guillermo Federico de Orange. El 30 de noviembre desembarcaba en su patria y el 6 de diciembre el gobierno provisional le ofreció el título de rey, aunque lo rechazó y adoptó el de príncipe soberano de los Países Bajos. Además aceptó que los derechos del pueblo fueran garantizados por una "constitución razonable".

El 8 de diciembre se celebró en Viena un concierto benéfico en favor de los heridos en la batalla de Hanau. Beethoven dirigió la orquesta que estrenó su séptima sinfonía y La victoria de Wellington, una obra espectacular compuesta para celebrar la batalla de Vitoria. En ella recrea el enfrentamiento: presenta ambos ejércitos con tambores, trompetas e himnos: el Rule Britannia para los británicos y la ya pasada de moda Marlbrough s'en va-t-en-guerre para los franceses. Después la música evoca el combate acompañada de salvas de fusiles y cañones, para terminar con una Sinfonía de la Victoria, que incluye el himno británico God Save the King. En el concierto se interpretaron obras de otros autores, entre ellos Antonio Salieri y un joven berlinés de veintitrés años llamado Yaakov Liebmann Beer.

El mariscal Soult se había retirado hasta Bayona, donde estableció una línea defensiva. Wellington le siguió y el 9 de diciembre se produjo un nuevo enfrentamiento junto al río Nive. Wellington obtuvo una nueva victoria. Además, durante la noche, dos batallones neerlandeses de Soult, al enterarse de que los franceses habían evacuado los Países Bajos, se pasaron al bando aliado.

Las tropas danesas que habían participado en la batalla de Leipzig se retiraban hacia Dinamarca, pero el 10 de diciembre fueron interceptadas en Sehested por un ejército aliado, aunque pudieron abrirse paso y continuar su retirada.

Ese mismo día los estadounidenses abandonaron Fort George para concentrarse en Fort Niagara, ante las noticias de que un ejército británico se acercaba a la zona. Al marcharse incendiaron sin previo aviso la ciudad cercana de Newark y también en parte Queenston. La finalidad era dejar a los británicos sin aprovisionamiento, pero lo cierto es que dejaron a sus habitantes sin refugio ni víveres en pleno invierno.

El 11 de diciembre Napoleón firmó con el derrocado rey Fernando VII de España el tratado de Valençay, por el que lo dejaba en libertad y lo reconocía como rey de España.

Wellington estaba cruzando el Nive por un puente provisional, pero la noche del 12 de diciembre éste fue arrastrado por las aguas, lo que dejó en la otra orilla a unos 14.000 hombres. El 13 de diciembre Soult aprovechó para cruzar el río y atacar a la retaguardia aliada cerca de Saint-Pierre-d'Irube, pero cuando Wellington logró cruzar y acudir en auxilio de sus tropas, los soldados franceses, al borde del motín, forzaron a Soult a retirarse a Bayona con muchas bajas. Las malas condiciones meteorológicas obligaron a ambos bandos a suspender los combates durante el invierno.

El 19 de diciembre los británicos atacaron Fort Niagara, lo tomaron y los días siguientes los ocuparon en quemar algunas ciudades estadounidenses en represalia por el incendio de Newak, entre ellas Lewiston y un poblado cercano de indios tuscanora.

El congreso de Chilpancingo había encomendado a Morelos conquistar la ciudad de Valladolid, para instalarse en ella. Félix María Calleja tuvo noticia de los planes de Morelos, y envió refuerzos a Valladolid. Morelos envió a López Rayón contra ellos para evitar que llegaran a tiempo de socorrer la ciudad, pero el 21 de diciembre fue derrotado en Jerécuaro por el coronel Agustín de Iturbide. El 23 de diciembre Morelos inició el ataque a su objetivo, pero llegaron los refuerzos realistas y todos los intentos de tomar la ciudad resultaron infructuosos. Se retiraron entonces a una planicie boscosa cercana conocida como las Lomas de Santa María, dispuestos a intentarlo de nuevo al día siguiente.

Entre tanto, un ejército estadounidense, que contaba con algunos indios en sus filas, atacó a los palos rojos de Weatherford en un campamento que los indios llamaban Econochaca o Tierra Consagrada, porque los hechiceros creek la habían protegido con un escudo espiritual. Ahora bien, esta técnica de protección debía de estar todavía en fase experimetal, porque los indios tuvieron que salir huyendo dejando tras de sí dos o tres decenas de cadáveres, mientras que los atacantes, sin protección espiritual de ninguna clase, tuvieron sólo una baja.

Esa noche Iturbide tuvo noticias del emplazamiento del campamento de Morelos. La madrugada del 24 de diciembre lanzó un ataque y eliminó a la cuarta parte del ejército enemigo. Luego se retiró y dejó a los insurgentes peleando entre sí, confundidos por la oscuridad. Después Morelos decidió retirarse a Puebla.

Desde Fort Niagara, los británicos realizaron varias incursiones río arriba. El 29 de diciembre incenciaron la ciudad de Buffalo.

Desde mediados de año, Antonio Nariño estaba a frente de una campaña contra los realistas en el sur de Nueva Granada. El 30 de diciembre obtuvo la victoria de Alto Palacé.

Un óptico alemán llamado Joseph von Fraunhofer estaba construyendo prismas de precisión para descomponer la luz en colores y los probaba haciendo pasar por ellos un rayo de luz procedente de una ranura muy fina. Esto le permitió comprobar que el espectro solar presentaba rayas negras, es decir, unas franjas muy finas correspondientes a colores muy precisos que estaban ausentes de la luz solar. No supo interpretar este fenómeno, pero pudo comprobar que las hoy llamadas líneas de Fraunhofer eran características de la luz solar (y no aparecen, o no son las mismas, en la luz procedente de otras fuentes). En realidad estas líneas oscuras ya habían sido detectadas unos años atrás por un químico británico, William Hyde Wollaston, pero los prismas de Fraunhofer las mostraban con mucha más nitidez, y él fue el primero en estudiarlas sistemáticamente.

Carl Maria von Weber estrenó su segunda sinfonía.

En la Scala de Milán causó sensación un violinista de treinta y un años llamado Niccolò Paganini, que hasta entonces había pasado relativamente inadvertido, a pesar de que ya desde los dieciocho años destacaba como violinista. También contaba con algunas composiciones, entre ellas sus caprichos para violín solo, unas obras breves pero muy complicadas, pues requerían un gran virtuosismo y el dominio de numerosas técnicas, muchas de ellas innovadoras.

Rossini estrenó cuatro óperas ese año: Il signor Bruschino, Tancredi y L'italiana in Algeri en Venecia y Aureliano in Palmira en Milán. Algunas, como Il signor Bruschino fueron fracasos, mientras que Tancredi fue su mayor éxito hasta el momento. Ya en 1814 estrenó Il turco in Italia y Sigismondo.

Ese año se publicó anónimamente en Gran Bretaña una novela histórica titulada Waverley, que rápidamente alcanzó una inmensa popularidad. El nombre de su autor permaneció desconocido durante algunos años, al menos técnicamente, pues no fueron pocos los que reconocieron el estilo de Walter Scott, un afamado poeta y editor de treinta y tres años que, al verse en apuros económicos, había decidido cambiar de género y dedicarse a la novela.

El filósofo Jakob Friedrich Fries publicó su novela filosófica Julius und Evagoras, ein Philosophischer Roman.

Cuando los franceses capitularon ante los británicos en Egipto, éstos se hicieron con muchos de los hallazgos arqueológicos de aquéllos, entre otros la piedra de Rosetta, que no tardó en acabar en el Museo Británico (y aún sigue allí). Allí la estudió Thomas Young, quien logró traducir totalmente el texto demótico, y a continuación se propuso descifrar el texto en escritura jeroglífica.

Ingres pintó La gran odalisca, un desnudo encargado por la esposa del rey Joaquín I de Nápoles (hermana de Napoleón). Los críticos señalaron algunos defectillos, como que la odalisca tenía un tronco exageradamente largo. De hecho, se le pueden contar tres vértebras de más. Sin embargo, el autor lo hizo de forma intencionada. Utilizó para su obra cinco modelos distintas para conseguir el efecto estético que deseaba.

José Álvarez de Toledo invadió Texas desde Luisiana, pero su proyecto fracasó rápidamente.

En Arabia murió el rey Saud, y fue sucedido por su hijo Abdullah ibn Saud.

El declive de Napoleón
Índice La restauración