HISTORIA











ANTERIOR


LAS INSURRECCIONES SUDAMERICANAS II

SIGUIENTE

El virrey de México, Francisco Javier Venegas,  organizó un ejército de 2.780 hombres con los que enfrentarse a los insurgentes que se dirigían imparables hacia la capital. La mañana del 30 de octubre de 1810 este ejército se encontró en Monte de las Cruces con los insurgentes, que sumaban ya unos 80.000 hombres. Aunque la mayoría eran indios armados con machetes, la desproporción era exagerada y los seguidores del virrey tuvieron que replegarse con muchas bajas. El 1 de noviembre el cura Miguel Hidalgo envió emisarios al virrey Venegas exigiéndole que rindiera Ciudad de México.

El 2 de noviembre el mariscal Bernadotte hizo su entrada solemne en Estocolmo.

Aunque el virrey Venegas se negó a entregar la capital a los insurgentes, Hidalgo reflexionó y — no se sabe muy bien por qué— no intentó el ataque, sino que el 3 de noviembre marchó con sus hombres en dirección al Bajío.

Ese mismo día se estrenó con gran éxito en Venecia una ópera breve titulada La cambiale di matrimonio (El contrato matrimonial). Su autor era un chico de dieciocho años que trabajaba como acompañante clavecinista, y la había compuesto en unos pocos días. Se llamaba Gioachino Rossini.

El 5 de noviembre Bernadotte era adoptado por el rey Carlos XIII con el nombre de Carlos Juan. Enseguida ganó una gran popularidad entre los suecos y se convirtió en el hombre más poderoso del país, pues el rey siguió siendo un mero títere.

El 7 de noviembre Antonio González Balcarce y su Ejército del Norte obtuvo una victoria en Suipacha frente al ejército realista de Vicente Nieto, tras la cual pudo entrar en Potosí.

Ese mismo día los insurgentes mexicanos fueron derrotados en la batalla de Aculco por Félix María Calleja, pero el 10 de noviembre tomaron sin dificultad Guadalajara, que fue también brutalmente saqueada.

El 14 de noviembre el Ejército del Norte derrotó a los realistas a orillas del río Aroma, en el Alto Perú.

La noche del 15 de noviembre Masséna ordenó la retirada hacia España de su ejército. Falto de víveres y hostigado por los británicos, perdió unos 25.000 hombres entre prisioneros y víctimas de enfermedades. Así, Wellington había expulsado una vez más a los franceses de Portugal, quienes sólo retenían la ciudad fronteriza de Almeida.

El 26 de noviembre un ejército leal al virrey de México entró en Guanajuato tras varias horas de combate y ejecutó a algunos insurgentes. El grueso de los rebeldes escapó hacia Guadalajara.

El 5 de diciembre Simón Bolívar estaba de regreso en Venezuela, y el 10 de diciembre llegaba Miranda, que poco después fue nombrado Teniente General por la Junta.

La derrota en Aroma cortó la retirada al mariscal Nieto, que fue capturado por los rioplatenses y ejecutado el 15 de diciembre, pues Juan José Castelli llevaba consigo desde hacía tiempo su sentencia de muerte dictada por la Junta Grande. El virrey del Perú puso en su lugar a José Manuel de Goyeneche (contra quien Castelli también llevaba una sentencia de muerte, para el caso en que fuera capturado).

Ese mismo día la Junta de Gobierno de Santiago de Chile invitó a las distintas localidades de la región a elegir representantes para un Congreso Nacional que debería constituirse el año siguiente.

La Junta de Gobierno de Buenos Aires había pedido que se le enviaran representantes de las distintas provincias del virreinato. Cuando llegaron a la capital, se generó un conflicto, pues los partidarios de Mariano Moreno pretendían que los representantes formaran una cámara legislativa, y que el poder ejecutivo siguiera en manos de la Junta de Gobierno. Por su parte, los partidarios de Cornelio Saavedra querían incorporar a todos los diputados a la Junta de Gobierno. Moreno arguía que una junta tan numerosa no sería operativa como órgano de gobierno, aunque su principal recelo era que los diputados del interior eran moderados, con lo que sus planteamientos radicales quedarían en una absoluta minoría. Finalmente, el 18 de diciembre se constituyó la Junta Grande con dichos representantes, presidida por Saavedra, la cual se constituyó en el órgano de gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Moreno presentó su dimisión, pero no le fue aceptada. Entonces solicitó una misión en Brasil y Gran Bretaña en busca de apoyo exterior.

Mientras tanto los insurgentes mexicanos derrotaban en Real del Rosario a un ejército leal al virrey, capitaneado por el coronel Pedro Villaexcusa. Éste fue puesto en libertad tras firmar una capitulación en la que se comprometía a no tomar de nuevo las armas, pero apenas estuvo libre empezó a prepararse para un nuevo combate.

En la región del Paraguay, el gobernador Bernardo de Velasco no reconocía la autoridad de Buenos Aires, sino que había jurado fidelidad al Consejo de Regencia formado en España. Considerando que en el territorio había muchos partidarios de la independencia sometidos al gobernador, la Junta de Gobierno de Buenos Aires había enviado un ejército bajo el mando de Manuel Belgrano, que el 19 de diciembre derrotó con 800 hombres a unos 500 realistas en Campichuelo.

El 27 de diciembre Joan José Castelli entraba en Chuquisaca entre aclamaciones. Allí se hizo cargo de la presidencia de Charcas.

Miguel Hidalgo tomó como lugarteniente a otro cura llamado José María Morelos, al que encargó que operara en el sur. Morelos reclutó su propio ejército y el 4 de enero de 1811 se enfrentó en la Laguna de Tres Palos, cerca de Acapulco, con el ejército enviado por el virrey Venegas. Los insurgentes obtuvieron una victoria, e incluso los adversarios derrotados se unieron a sus filas, pero no pudieron tomar el puerto de Acapulco. A esta victoria siguió otra en Aguanueva el 7 de enero.

En el territorio de Orleans existía una zona de plantaciones de azúcar conocida como la Costa Alemana, donde el número de esclavos negros quintuplicaba al de la población blanca. El 8 de enero estalló una revuelta en la plantación de un propietario llamado Manuel André. Unos quince esclavos se insubordinaron y asesinaron a su hijo, pero fallaron en su intento de acabar con su amo de un hachazo. Desde allí marcharon a las plantaciones vecinas, y en cada una ganaban unos cuantos adeptos más (se calcula que entre el 10 y el 25% de los esclavos de cada plantación se unía a la revuelta). Marchaban organizadamente, al son de tambores, armados con hachas y otras armas blancas, e incluso unas pocas armas de fuego. A lo largo del día, asesinaron a dos propietarios de esclavos e incendiaron algunas casas. Hacia el mediodía del 9 de enero estaba dispuesta una milicia para enfrentarse a la revuelta. Eran unos 70 hombres, mientras que los esclavos sumaban unos dos centenares. Dieron con ellos al anochecer y, tras media hora de combate, unos 40 resultaron muertos y el resto huyó hacia el bosque. Durante los días siguientes fueron siendo capturados poco a poco. El balance final fue de unos 95 esclavos muertos, ya en combate, ya ejecutados tras ser juzgados. Otros fueron devueltos a sus amos, que los castigaron, pero no los mataron, porque eran caros.

El 14 de enero los insurgentes mexicanos derrotaron una vez más a los realistas en Urepetiro. Sin embargo, se enteraron entonces de que Félix María Calleja se disponía a atacar Guadalajara, donde se encontraba la mayor parte de las fuerzas insurgentes. Hidalgo decidió que la batalla no se librara dentro de la ciudad, así que en los días siguientes avanzaron hasta un campo cercano al Puente de Calderón, donde reunieron más de 100.000 hombres, aunque la mayoría de ellos estaban mal armados y peor preparados. El 17 de enero llegó Calleja con un ejército de 6.000 hombres y obtuvo una victoria aplastante. Los insurgentes tuvieron 13.000 bajas, y los restantes huyeron hacia el norte.

En el Paraguay el gobernador Velasco había tenido que replegarse, pero el 19 de enero se enfrentó al diminuto ejército de Belgrano con 5.500 soldados en Paraguarí, donde no pudo sino obtener una victoria. No obstante, Belgrano logró retirarse con unos 500 hombres todavía dispuestos a combatir.  Ese mismo día Francisco Javier de Elío, al no ser reconocido como virrey por la Junta de Buenos Aires, declaró a Montevideo capital del virreinato del Río de la Plata y se dispuso a intervenir militarmente en Buenos Aires.

El 20 de enero los insurgentes mexicanos lograron una victoria en Puerto del Carnero. El 21 de enero la insurgencia mexicana se extendió hasta la ciudad de San Antonio, en Texas, donde un capitán retirado llamado Juan Bautista de Las Casas depuso al gobernador español Manuel María de Salcedo y rápidamente extendió la revuelta por toda Texas. Las Casas se erigió en gobernador provisional, liberó a los presos políticos y encarceló a los monárquicos, cuyos bienes confiscó.

El rey Jorge III de Gran Bretaña se pasaba horas y horas hablando solo, aunque él decía que hablaba con los ángeles. Una vez saludó a un roble que, según él, era el rey Federico Guillermo III de Prusia. El Parlamento británico decidió que no era conveniente distraer al rey de sus conversaciones angelicales con los asuntos mundanos, así que se aprobó un Acta de Regencia que convertía en regente a su hijo Jorge, el príncipe de Gales. Se consiguió que el rey la firmara el 5 de febrero. Los whigs trataron de convencer al regente de que eliminara las restricciones que pesaban sobre los católicos, que los inhabilitaban para los principales cargos políticos, medida a la que su padre siempre se había opuesto, y a la que se oponían también los tories, en especial el primer ministro Parceval. El príncipe decidió que tal medida no ayudaría en nada a la recuperación de su padre, así que se opuso a ella.

En el noroeste de México, los insurgentes fueron derrotados el 8 de febrero en San Ignacio de Piaxtla.

El 12 de febrero el virrey Elío declaró la guerra a Buenos Aires.

Masséna comprendió que no podía hacer nada en Portugal y decidió emprender camino a Almeida para regresar a España. Las principales comunicaciones entre Portugal y España conducían a Salamanca, pasando por las fortificaciones fronterizas de Almeida y Ciudad Rodrigo, y a Madrid, pasando por Elvas y Badajoz. Wellington quiso asegurar Portugal tomando las cuatro posiciones, para lo cual dividió sus efectivos: destinó 20.000 hombres a Badajoz bajo el mando del general Beresford, y unos 40.000 a Almeida bajo su propio mando, persiguiendo a Masséna. El mariscal Soult, que estaba asediando Cádiz se adelantó y envió un destacamento a Badajoz. Halló al ejército enviado por Wellington acampado sin haber atrincherado sus posiciones y lo derrotó en Gévora el 19 de febrero.

Las medidas dispuestas por el virrey Elío para financiar su campaña contra Buenos Aires perjudicaron los intereses de sus súbditos, y el descontento llevó pronto a la rebeldía. El 27 de febrero un grupo de independentistas dirigidos por el cabo Venancio Benavides se reunió a orillas del arroyo Asencio y decidió emprender acciones contra el virrey. Esa jornada es conocida como el Grito de Asencio. El 28 de febrero, al frente de unos trescientos mil hombres, Benavides tomó las ciudades de Mercedes y Santo Domingo de Soriano.

La Junta Grande de Buenos Aires había enviado una pequeña escuadra que remontara el río Paraná y auxiliara a Belgrano, pero fue derrotada el 2 de marzo en San Nicolás de los Arroyos.

Ese mismo día la Junta Suprema de Caracas se disolvió para dar paso a un Congreso Constituyente integrado por diputados elegidos por votación en las distintas provincias de Venezuela.

En Texas, Juan Bautista de Las Casas fue depuesto por Juan Manuel Zambrano, que había dirigido una contrarrevolución realista alimentada por el gobierno despótico y arbitrario de Las Casas. El gobernador Salcedo fue excarcelado.

En teoría, Napoleón había levantado las restricciones comerciales con los Estados Unidos (aunque en la práctica las mantuvo), pero el presidente Madison aceptó el gesto y, según lo que había prometido, prohibió nuevamente el comercio con Gran Bretaña. El sentimiento antibritánico se hizo más fuerte entre los estadounidenses, y el número de partidarios de declarar la guerra a Gran Bretaña era cada vez mayor.

El 4 de marzo murió el bonaerense Mariano Moreno a bordo de una goleta que lo llevaba a Gran Bretaña, al parecer por una sobredosis de un medicamento.

Unos 5.000 soldados británicos y 15.000 españoles dejaron Cádiz por mar y desembarcaron en Algeciras para tratar de romper el asedio de Badajoz. Un destacamento francés salió a su encuentro bajo las órdenes del mariscal Victor. El 5 de marzo se produjo un enfrentamiento en Chiclana que resultó indeciso: los franceses tuvieron muchas bajas, pero pudieron retirarse a sus posiciones en Badajoz.

El 8 de marzo un ejército paraguayo de más de 2.500 hombres bajo el mando del capitán Fulgencio Yegros derrotó junto al río Tacuarí al ejército de Belgrano, que ya no tuvo más opción que regresar a Buenos Aires. Yegros fue ascendido a teniente coronel.

El 11 de marzo Badajoz se rindió a los franceses.

La noche del 12 de marzo una flota franco-italiana se reunió frente a la isla de Lissa con órdenes de apoderarse de ella, pero el 13 de marzo salió a su encuentro la flota británica que, tras varias horas de combate, obtuvo una victoria rotunda.

El 16 de marzo los insurgentes mexicanos celebraron una junta en Saltillo para elegir un nuevo dirigente, pues Hidalgo estaba desacreditado tras la catástrofe del Puente de Calderón. Finalmente fue elegido Ignacio López Rayón.

El 20 de marzo María Luisa de Austria le dio un heredero a Napoleón, que fue bautizado como Napoléon François Charles Joseph Bonaparte y recibió el título de rey de Roma. Al parecer hubo complicaciones en el parto, y Napoleón, en contra de lo habitual en estos casos, dio orden de dar prioridad a la vida de la madre.

El 21 de marzo los principales cabecillas de la revuelta mexicana fueron capturados cuando se disponían a pasar a los Estados Unidos para comprar armas. Fueron conducidos a Chihuahua, donde se les realizaron juicios sumarísimos y fueron condenados a muerte.

Por estas fechas se constituyó en Bogotá el Colegio Electoral Constituyente del Estado de Cundinamarca, (la región que tenía a Bogotá por capital), con el propósito de redactar una constitución y gobernar provisionalmente el territorio.

Dos años atrás, los británicos habían ocupado la isla de Anholt, situada entre Dinamarca y Suecia, y el 24 de marzo una flota de 18 cañoneras danesas se dispuso a recuperarla, sin saber que dos barcos de guerra británicos, informados de la operación, se dirigían también hacia Anholt.

Al este de Ohio se encontraba el territorio de Indiana, gobernado por el virginiano William Henry Harrison. En la última década, Harrison había ido comprando tierras a los indios mediante la técnica de enfrentar los intereses de unas tribus con las de otras, hasta que llegó el punto en que algunas tribus contrarias a las ventas empezaron a alarmarse de la expansión y continua afluencia de los colonos blancos. Un jefe indio llamado Tecumseh estaba promoviendo una alianza entre las distintas tribus del territorio y exigía al gobernador que rescindiera los tratados de venta. En una ocasión arguyó:

Ninguna tribu tiene derecho a vender [tierra] ni siquiera a otra, y mucho menos a extranjeros... ¿Vender un país? ¿Por qué no vender el aire, el gran mar, o incluso el planeta entero? ¿Acaso el Gran Espíritu no hizo todas estas cosas para el uso de sus criaturas?

Tecumseh contaba con la ayuda de su hermano Tenskwatawa, que era un respetado dirigente religioso, conocido como El Profeta, que abogaba por la vuelta a los antiguos modos de vida, anteriores a la llegada de los blancos. Tenían su capital en la que era conocida como "Ciudad del Profeta". Las tensiones llegaron al punto en que Tecumseh empezó a instar a los guerreros indios a matar a Harrison, mientras otros jefes abogaban por la paz. Por otra parte, Tecumseh sabía que las relaciones entre Gran Bretaña y los Estados Unidos eran cada vez más tensas y amenazó a Harrison con aliarse a los británicos. Por esas fechas apareció un cometa en el cielo (la primera referencia se debe al astrónomo francés Honoré Flaugergues, que lo descubrió el 25 de mayo), y Tecumseh, cuyo nombre significa Estrella Brillante, convenció a algunos jefes indios de que era una señal del Gran Espíritu para que las tribus le dieran su apoyo.

Olbers planteó la hipótesis de que la cola de los cometas está formada por partículas expulsadas del núcleo por alguna clase de fuerza, y que siempre se orienta en dirección opuesta al Sol.

Henri Christophe, que gobernaba el norte de Haití, convirtió su parte del país en reino y el 26 de marzo fue coronado como el rey Enrique I de Haití. Se hizo construir seis castillos, ocho palacios y la ciudadela Laverrière, cuyas piedras fueron unidas con una mezcla que incluía la sangre de vacas y chivos que eran sacrificados para que los espíritus dieran poder a las murallas. Además se creó una nobleza formada por 4 príncipes, 8 duques, 22 condes, 37 barones y 14 caballeros. En Europa, la expresión "nobleza haitiana" se usaba burlescamente, para referirse a una nobleza improvisada, de tres al cuarto.

El 27 de marzo tuvo lugar la batalla de Anholt, en la que los barcos daneses no lograron coordinarse y los británicos pudieron luchar con ellos en pequeños combates. La artillería británica en la isla impidió el desembarco danés. Al anochecer hubo un último intento de desembarco, pero también fue rechazado. Los daneses tuvieron que retirarse con muchas bajas.

En Chile se estaban realizando elecciones de diputados para el Congreso Nacional, aunque la población no entendía muy bien en qué consistía eso, si para mandar ya se encargaba Dios de elegir al rey. El obispo de Santiago instó al clero a que animara a los fieles a participar, pero el clero no colaboró mucho. Hubo pocos electores, y a algunos no se les dejó participar por ser manifiestamente realistas. Las elecciones en Santiago estaban previstas para el 1 de abril, pero no pudieron llevarse a cabo a causa de un motín desencadenado por un grupo de soldados. Cuando llegó su superior, el coronel Tomás de Figueroa, se puso al frente de los amotinados, pero al final fueron sometidos. Figueroa fue juzgado y condenado a muerte.

El 4 de abril se proclamó la Constitución del Estado de Cundinamarca, basada en la de los Estados Unidos. No era la primera de las proclamadas en Nueva Granada, pues el año anterior ya se había proclamado otra en Sacramento. La constitución reconocía la soberanía de Fernando VII, aunque la Constitución limitaba su autoridad y le prohibía, por ejemplo, renunciar a la corona en favor de otro monarca. Al rey le corresponde el poder ejecutivo, pero no el poder legislativo (encargado a un parlamento unicameral elegido por el pueblo) ni el judicial, en manos de los tribunales de la región. La única religión admitida pública o privadamente es la católica, y exige a los ciudadanos el deber de financiarla. El primer presidente de este nuevo Estado fue Jorge Tadeo Lozano.

Mientras tanto, en México, López Rayón obtuvo una victoria en el Puerto de Piñones.

Tras la muerte de Mariano Moreno, sus partidarios habían creado en Buenos Aires una Sociedad Patriótica que reunió al sector revolucionario más radical, enemigo del moderado Cornelio Saavedra, presidente de la Junta Grande. Los miembros de tal sociedad criticaban duramente al gobierno y era notorio que fraguaban descaradamente una conspiración. Sin embargo, los partidarios de Saavedra se organizaron (al parecer sin el conocimiento de éste) y en la noche del 5 de abril reunieron varios millares de personas y transmitieron un petitorio en el que, en nombre del "Pueblo", exigían que se expulsara de Buenos Aires a todos los europeos, que se "depurara" la Junta de morenistas, que se desterrara a ciertas personalidades y, en suma, todas esas cosas que suele pedir "el pueblo" en semejantes circunstancias. Saavedra ordenó que las tropas permanecieran en sus cuarteles y no hizo intento alguno de disolver la concentración, cuyas peticiones fueron finalmente aceptadas.

Después de varios combates, López Rayón pudo tomar la ciudad de Zacatecas el 15 de abril, lo que le proporcionó armamento y otros suministros.

Beethoven sufrió una grave enfermedad y, por consejo médico pasó un tiempo en un balneario en Bohemia. Allí empezó a trabajar en su séptima sinfonía. El emperador Francisco I había hecho construir un teatro en Buda en reconocimiento de la lealtad de Hungría hacia el Imperio Austríaco, y en la inauguración se interpretaron dos obras de August von Kotzebue para las que Beethoven escribió algunas páginas de música incidental: Las ruinas de Atenas y El rey Esteban.

El 18 de abril fue proclamada una Junta en La Paz, que recibió entusiasmada a Juan José Castelli.

La revolución en Texas estaba completamente controlada. Una treintena de dirigentes rebeldes había sido capturada y el 26 de abril un tribunal presidido por el gobernador Salcedo los condenó a muerte.

El 2 de mayo López Rayón fue derrotado en Maguey.

El 3 de mayo Masséna entró en España por Salamanca, y se encontró en Fuentes de Oñoro con un ejército de 35.000 soldados de infantería y 1.500 jinetes españoles, portugueses y británicos dirigidos por Wellington. Se entabló un combate que se prolongó durante tres días, al final del cual los franceses resultaron derrotados y tuvieron que retroceder hasta Almeida, donde permanecieron vigilados por los británicos.

El 4 de mayo, tras tres meses de enfermedad, murió el general ruso Nikolay Kamensky, y su sucesor, Mikhail Kutuzov, adoptó una estrategia menos agresiva en Bulgaria y se retiró hacia el norte.

A falta de las elecciones en la capital, la constitución del Congreso Nacional Chileno se había demorado. Los diputados electos en las provincias se unieron a la Junta de Gobierno y formaron un Directorio provisional de 28 miembros en el que tenían mayoría los independentistas radicales, dirigidos por Juan Martínez de Rozas. Las elecciones en Santiago tuvieron lugar el 6 de mayo. Viendo Rozas que su partido no iba a ganar, pidió que se permitiera votar a los oficiales mulatos, a lo que se accedió a condición de suspender las votaciones por unas horas. En ese tiempo, los moderados tuvieron ocasión de convencer a los mulatos para que les dieran su voto y, al final, ganaron los moderados. Los vencedores de esta parodia de elecciones se incorporaron al directorio hasta la constitución del Congreso.

El 8 de mayo Beresford inició el asedio a Badajoz. La noche del 10 de mayo Masséna se las arregló para evacuar Almeida sin que los británicos dieran la alarma y entró de nuevo en España. El 11 de mayo fue destituido y no volvió a participar en ninguna operación miltar. Su lugar fue ocupado por el mariscal Auguste Marmont.

Aunque la incursión de Belgrano en Paraguay había sido un fracaso desde el punto de vista militar, lo cierto es que movilizó a los partidarios de la independencia en la región. La noche del 14 de mayo hubo una revuelta militar en Asunción dirigida por el capitán Pedro Juan Caballero, quien, después de tomar el control de la ciudad y de apuntar con ocho cañones a la vivienda del gobernador Velasco, logró que, ya en la madrugada del 15 de mayo, éste cediera "pacíficamente" el mando.

Mientras tanto el general Blake salía de Cádiz por mar con 8.000 hombres para unirse a Beresford. Soult trató de impedir que ambos ejércitos se unieran, pero al final se encontraron el 15 de mayo y el 16 de mayo se enfrentaron a los franceses en La Albuera, cerca de Badajoz. El resultado fue indeciso: ambas partes sufrieron muchas bajas, ambas partes se atribuyeron la victoria y ninguna de las partes sacó ningún partido: Beresford no puso sitio a Badajoz y Soult se retiró a Cádiz.

Ese mismo día tuvo lugar un combate naval en la costa estadounidense. Hacía un tiempo que un barco de guerra británico, el Guerrière, rondaba por las costas de Nueva York requisando marineros, supuestamente desertores de la armada británica. Los Estados Unidos enviaron el President para deshacerse del Guerrière, y creyó haberlo encontrado, cuando en realidad se trataba de otro barco mucho menor, el Little Belt, que fue fácilmente derrotado por el President. Este no sufrió ningún daño, mientras que el Little Belt tuvo nueve muertos y veintitrés heridos. La noticia causó indignación en Gran Bretaña, y las voces que pedían guerra a Estados Unidos subieron de tono.

En la región de Montevideo, conocida como la Banda Oriental, muchos oficiales se habían pasado al bando de los independentistas, entre ellos el capitán José Gervasio Artigas, que el 18 de mayo obtuvo una victoria frente a los realistas en Las Piedras y el 21 de mayo puso bajo asedio a Montevideo. Sin embargo, el sitio era incompleto, pues los realistas controlaban los ríos Uruguay y Paraná, desde donde podían abastecer a la capital.

El 4 de junio Carl Maria von Weber estrenó en Munich su ópera Abu Hassan. Ese año compuso muchas otras piezas, como su Concierto para fagot o sus Conciertos para clarinete Nos 1 y 2. En sus obras demostraba un dominio de la orquesta sólo superado por Beethoven.

Ese mismo día llegó a Asuncion Fulgencio Yegros, que se unió a los independentistas. El 17 de junio fue elegido presidente de una Junta Superior Gubernativa, que declaró no reconocer otro soberano que Fernando VII y sostener los derechos, defensa e indemnidad de esta provincia. El 19 de junio Velasco fue oficialmente destituido como gobernador de Paraguay. La Junta decidió confederarse con las demás provincias del Río de la Plata y envió como representante ante la Junta Grande de Buenos Aires al abogado Gaspar Rodríguez de Francia.

El 20 de junio tuvo lugar la batallad de Huaqui, en la que el Ejército del Norte, que contaba con unos 5.000 hombres bajo el mando de González Balcarce, sufrió una severa derrota ante los 6.500 soldados realistas dirigidos por Goyeneche. El ejército rioplatense tuvo que retirarse a Potosí bajo la dirección de Juan Martín de Pueyrredón. Ese mismo día, al anochecer, se producía un levantamiento en Tacna, en Perú, dirigido por Francisco Antonio de Zela.

Ante la retirada rusa, el 22 de junio un ejército otomano de 60.000 dirigido por Ahmet Pachá atacó al ejército ruso cerca de Ruse. Aunque la ofensiva fue rechazada, Kutuzov ordenó a sus tropas que cruzaran el danubio de vuelta a Besarabia.

El 25 de junio llegó a Tacna la noticia de la derrota de Huaqui y los realistas aprovecharon para hacerse con Tacna y detener a los cabecillas revolucionarios, que fueron encarcelados.

El 4 de julio, después de que una misa en la que el cura aseguró que los principios de la religión católica permitían la formación de un congreso que elaborara una constitución, se inauguró el Congreso Nacional Chileno. Los diputados juraron defender la religión católica y obedecer al rey Fernando VII.

El 5 de julio la Junta de Caracas proclamó la independencia de la Confederación Americana de Venezuela, con la firma de una Declaración de Independencia. La provincia de Guayana, al sureste de Venezuela, se declaró leal al rey Fernando VII y se negó a aceptar la autoridad de la Junta. Los realistas alimentaron el odio de los negros y mestizos hacia los criollos, que dirigían la revolución. Prometieron libertad a los esclavos negros e igualdad social a los mulatos que apoyaran su causa.

El Ejército del Norte seguía replegado en Potosí, donde Pueyrredón aprovechó para hacerse con toda la plata que encontró, tanto acuñada como sin acuñar. Desprovistas de su ayuda, las ciudades del Alto Perú que se habían adherido a las Provincias Unidas reconsideraron su oposición ante la amenaza del ejército realista. Goyeneche prometía el perdón para quienes volvieran a reconocer la autoridad del virrey del Perú, y así pudo entrar en muchas ciudades sin resistencia alguna. El 10 de julio fue recibido en La Paz.

El 11 de julio otras dos ciudades venezolanas se declararon realistas. Una de ellas fue sometida inmediatamente, mientras que la de Nuestra Señora de la Anunciación de la Nueva Valencia del Rey (más conocida como Valencia) quedó fuera de control y la Junta de Caracas envió contra ella un ejército de unos tres mil milicianos bajo el mando del marqués Francisco Rodríguez del Toro. Mientras tanto se organizaba un ejército mayor para dirigirlo a Guayana.

El 12 de julio los insurgentes mexicanos fueron derrotados cerca de Colima.

El 14 de julio apareció publicado un trabajo de un químico italiano (nacido en Turín) llamado Amedeo Avogadro. En él exponía una hipótesis según la cual, en las mismas condiciones de presión y temperatura, dos volúmenes iguales de dos gases cualesquiera contienen el mismo número de moléculas. Esto permitía explicar algunos resultados experimentales sobre gases, aunque no era del todo evidente por la confusión que existía en la época entre átomos y moléculas, que Avogadro contribuyó a corregir. No obstante, ésta y otras publicaciones posteriores sobre el mismo tema tuvieron escaso eco fuera de su país.

El 15 de julio, tras sufrir una derrota, el marqués del Todo fue sustituido por Francisco de Miranda.

Ese día, al anochecer, sin previo aviso, una flota enviada desde Montevideo bombardeó Buenos Aires durante varias horas. Los realistas entregaron a la Junta una carta del virrey Elío en la que amenazaba con continuar el bombardeo a menos que la Junta depusiera su rebeldía y acatara la autoridad del virrey. A cambio, prometía no tomar represalias contra nadie. La Junta no aceptó estas condiciones y, a pesar de todo, la flota se marchó.

El 16 de julio los insurgentes mexicanos pudieron entrar en Colima.

El virrey Elío, asediado en Montevideo, había acordado desde hace tiempo la posibilidad de recibir ayuda portuguesa, y los portugueses habían preparado un ejército dispuesto a intervenir ante la primera petición de ayuda realista. Finalmente, el 17 de julio, el conde Diogo de Sousa cruzó la frontera brasileña al frente de un ejército de más de cuatro mil hombres conocido como ejército pacificador de la Banda Oriental. El 19 de julio publicó un manifiesto en que anunciaba a los habitantes de la Banda Oriental: No es con intención de conquistar vuestro país, que me determino a entrar en él. El objetivo de mis operaciones tendrá solamente en vista apaciguar las querellas de una revolución que desgraciadamente os inquieta y os obliga a derramar sangre de vuestros propios compatriotas.

El 20 de julio la Junta Superior Gubernativa de Paraguay envió una nota a la Junta Grande de Buenos Aires en la que informaba de que Paraguay deseaba autogobernarse, sin someterse, pues, a la autoridad de Buenos Aires.

El 22 de julio Goyeneche entró en Oruro y la convirtió en su cuartel general. Desde allí envió un destacamento contra Potosí y, antes de que llegara, Pueyrredón salío con su ejército en retirada hacia Buenos Aires.

El 23 de julio Miranda sometió a los realistas de Valencia.

Los radicales de Rozas en el Congreso Nacional Chileno estaban en minoría y, claro, esto tenía el inconveniente de que no solían prosperar sus propuestas, pero Rozas encontró la forma de cambiar tan molesta situación: preparó un golpe de estado para el 27 de julio, pero el día señalado apenas aparecieron partidarios y el golpe se quedó en un leve altercado.

El 30 de julio fue fusilado en México el cura Miguel Hidalgo y el 3 de agosto el texano Las Casas fue ejecutado de un tiro en la espalda, fue decapitado y su cabeza se envió a San Antonio.

La ciudad de Cochabamba se había negado a aceptar las ofertas de rendición de Goyeneche, así que éste salio de Oruro el 4 de agosto dispuesto a utilizar métodos más persuasivos.

El 9 de agosto, Rozas y sus partidarios abandonaron el Congreso Nacional Chileno indignados de que se rechazaran sus propuestas sólo porque perdieran las votaciones correspondientes.

El 13 de agosto Goyeneche derrotó a los revolucionarios de Cochabamba en la batalla de Sipe Sipe.

El 19 de agosto se constituyó la Suprema Junta Nacional Americana o Junta de Zitácuaro, convocada por el mexicano Ignacio López Rayón, con el fin de convertirse en el órgano de gobierno de la nación mexicana. A ella acudieron los criollos más notables del centro de México.

Ese mismo día la flota realista de Montevideo bombardeó nuevamente Buenos Aires, aunque esta vez lo hizo a gran distancia y no causó daños graves, sino que más bien fue objeto de burla por parte de los vecinos.

Un joven poeta británico de diecinueve años llamado Percy Bysshe Shelley fue expulsado de Oxford por haber publicado un panfleto titulado La necesidad del ateísmo. Podría haber sido readmitido gracias a la influencia de su padre, sir Timothy Shelley, pero se negó a retractarse de su doctrina y su padre le retiró el trato de por vida. Unos meses después Shelley huyó a Escocia con Harriet Westbrook, la hija de dieciséis años de un posadero londinense, con la que se casó el 28 de agosto. 

El 21 de agosto Goyeneche entró en Cochabamba, con lo que dio por concluida la pacificación del Alto Perú. La opinión pública acusó a Juan José Castelli de los desastres de la expedición al Alto Perú, y el 26 de agosto fue reclamado para presentarse en Buenos Aires para rendir cuentas.

El virrey del Río de la Plata, Francisco Javier Elío, asediado en Montevideo, ordenó a su vez que una flota bloqueara el puerto de Buenos Aires, bloqueo que comenzó el 3 de septiembre.

El 4 de septiembre un militar chileno llamado José Miguel Carrera, que había llegado de España dos meses atrás, donde había participado en la guerra de Independencia, dio un golpe de estado, se hizo con el control del cuartel de artillería de Santiago de Chile, se dirigió al Congreso con varias piezas de artillería y obligó a los diputados a que accedieran a una lista de peticiones "del pueblo", consistentes en expulsar del Congreso a determinados diputados, en cesar a determinados cargos políticos, en excluir de la política a ciertas personas, etc. El 8 de septiembre fue elegido como nuevo presidente del Congreso el fraile Joaquín Larraín. Al poco tiempo, la mayoría de los puestos políticos relevantes estaban en manos de parientes suyos, mientras que los parientes de Carrera ocupaban los principales mandos militares.

El 13 de septiembre el mariscal Luis Gabriel Suchet salió de Aragón con órdenes de tomar Valencia. El general Blake estaba en Sagunto, pero al enterarse de que se acercaba el enemigo se retiró a Valencia con sus mejores hombres dejando en Sagunto a unos 3.000 hombres mal entrenados.

En la guerra de la Independencia Española estaba luchando un teniente coronel llamado José de San Martín, que había nacido hacía treinta y tres años en el virreinato del Río de la Plata. Había destacado en diversas batallas, entre ellas la de Bailén y la de la Albuera, pero ahora decidió regresar a América para luchar por la independencia del Río de la Plata. Consiguió un pasaporte para ir a Londres y zarpó el 14 de septiembre. En la capital británica se reunió con un primo suyo y con otros compatriotas.

Tras la expulsión de los morenistas de la Junta Grande de Buenos Aires, éstos habían avivado sus críticas al gobierno. Su principar acusación contra Saavedra y sus seguidores era la de ser carlotistas. Luego llegaron las noticias de la desastrosa campaña del Alto Perú. Hubo disturbios y el 18 de septiembre un grupo de agitadores pegó carteles convocando elecciones a diputados para el día siguiente. El 19 de septiembre hubo piquetes que decidieron quién podía votar y quién no y, ya puestos, a quién se podía votar y a quién no.

En el Estado de Cundinamarca, en Nueva Granada, las disputas entre los centralistas (partidarios de un único gobierno central) y los federalistas (partidarios de varios gobiernos locales federados) iban en aumento. Ese mismo día, un motín popular derrocó al presidente Lozano y en su lugar fue nombrado el centralista Antonio Nariño, y entonces los federalistas, dirigidos por Camilo Torres y Tenorio, se marcharon a Tunja.

El 23 de septiembre en Buenos Aires se decidió formar un triunvirato con los más votados en las últimas elecciones, que resultaron ser Juan José Paso, Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea. El triunvirato ejercería el poder ejecutivo y el resto de diputados formaría una Junta de Observación a modo de cámara legislativa.

Mientras tanto en España Suchet iniciaba el asedio de Sagunto, que fue sometido a un intenso bombardeo.

El 2 de octubre un destacamento ruso atacó por sorpresa al ejército de Ahmet Pachá y obtuvo una gran victoria, en la que más de 9.000 turcos resultaron muertos.

El 12 de octubre se firmó un Tratado Confederal entre las Juntas de Asunción y de Buenos Aires, por el que ésta reconocía la independencia de aquélla y se fijaban las relaciones entre ambas.

El 20 de octubre el triunvirato bonaerense firmó un armisticio con el virrey Elío por el que puso fin al asedio a Montevideo y al bloqueo del puerto de Buenos Aires. Se acordó que tanto las tropas rioplatenses como las portuguesas se retirarían de la Banda Oriental. El acuerdo se produjo gracias a la mediación británica, que estaba interesada en evitar que España enviara ejércitos a América en lugar de emplearlos contra Francia. El 23 de octubre Artigas comunicó a sus soldados y a sus partidarios la orden que había recibido de poner fin al asedio. La noticia causó decepción y generó un gran resentimiento hacia Buenos Aires en la población de la Banda Oriental. Muchos de sus habitantes optaron por seguir a Artigas con sus animales y otras pertenencias fuera de las fronteras del territorio que ahora quedaba bajo la soberanía española. Este exilio se conoce como el éxodo oriental, y en él participaron unas 16.000 personas. Era presumible que los seguidores de Artigas volverían a las armas en cuanto la ocasión lo permitiera, y esto sirvió de excusa a Diogo de Sousa para negarse a abandonar la Banda Oriental. Para ello exigió como garantía que se dispersaran los seguidores de Artigas.

Finalmente, el 25 de octubre llegó Blake desde Valencia para socorrer a Sagunto. Se inició una batalla que acabó con una victoria francesa.  El 26 de octubre Sagunto se rindió y Suchet pudo proseguir hacia Valencia.

En noviembre el ejército británico disolvió una manifestación de desempleados y trabajaodres de Nottingham que pedían trabajo los unos y salarios más justos los otros. Como respuesta, por la noche los manifestantes entraron en una fábrica y destruyeron sesenta máquinas de tejer medias.

El 4 de noviembre se constituyó el Duodécimo Congreso de los Estados Unidos (el Congreso se renovaba parcialmente cada dos años, aunque las elecciones presidenciales eran cada cuatro años). Su principal característica es que en él desapareció la mayor parte de las viejas figuras que habían dominado la política desde el final de la guerra de Independencia, y en su lugar aparecieron muchos jóvenes que para los que la guerra de la Independencia era ya historia. Muchos de ellos veían con buenos ojos una guerra contra Gran Bretaña. Los del norte estaban ansiosos por consquistar Canadá, pues lo consideraban una constante amenaza, además de un lugar donde los indios podían conseguir armas y apoyos contra los estadounidenses; los del sur deseaban arrebatarle Florida a España. Uno de los más destacados belicistas era Henry Clay, que fue elegido presidente de la Cámara de Representantes. El sentimiento antibritánico llevó al Congreso a tomar una decisión desafortunada. Ese año debían renovarse los estatutos del Banco de los Estados Unidos, tras veinte años de su constitución. Sin embargo, teniendo en cuenta que los dos tercios de sus acciones estaban en manos británicas, algunos lo vieron como un instrumento en manos del enemigo, sin contar con los republicanos demócratas que lo veían como un símbolo del federalismo. Así, el Congreso decidió no renovar los estatutos y el banco fue cerrado.

El 5 de noviembre estalló una sublevación en San Salvador, en Guatemala, que pronto se extendió a diversas ciudades vecinas.

Después de que los indios asesinaran a algunos colonos en Indiana, el gobernador Harrison convocó al jefe Tecumseh y, aunque éste aseguró que sus hermanos querían permanecer en paz con el hombre blanco, Harrison dedujo que un ataque indio era poco menos que inminente. Por ello, aprovechando que Tecumseh había marchado hacia el sur para buscar el apoyo de otras tribus más lejanas, Harrison remontó el río Wabash con más de un millar de hombres hasta que el 6 de noviembre llegó al río Tippecanoe, cerca de la Ciudad del Profeta. Su intención era intimidar al Profeta para forzarle a aceptar la paz. El Profeta envió un emisario para acordar una entrevista el día siguiente, pero a primeras horas del 7 de noviembre los indios atacaron por sorpresa en lo que se convirtió en la batalla de Tippecanoe. Al parecer, el Profeta había asegurado a sus guerreros que sus hechizos impedirían que sufrieran daño alguno y confundirían a los estadounidenses impidiéndoles ofrecer resistencia, pero los estadounidenses no sólo no parecieron nada confundidos, sino que al cabo de dos horas de combate habían matado a medio centenar de guerreros y herido a otros tantos. Retirados a la Ciudad del Profeta, los guerreros pidieron cuentas al Profeta sobre los hechizos esos que debían haberlos protegido, y éste les explicó lo que había pasado: la culpa era de su esposa, que había profanado su medicina mágica, pero se ofreció a lanzar un nuevo hechizo insistiendo en que los guerreros debían atacar de nuevo. Los guerreros le hicieron algunas sugerencias sobre lo que podía hacer con sus hechizos y se marcharon de allí. El Profeta tuvo que abandonar también la ciudad ante la llegada de Harrison, que ordenó destruirla.

En Chile, la familia Carrera no veía con buenos ojos la supremacía política del clan de los Larraín, así que el 15 de noviembre Juan José Carrera, hermano de José Miguel y que había colaborado con él en el golpe de estado, dio su propio golpe de estado, que llevó a la constitución de un triunvirato presidido por José Miguel e integrado además por José Gaspar Marín y Bernardo O'Higgins, que pertenecía al grupo de independentistas radicales dirigido por Rozas.

El 18 de noviembre el virrey Francisco Javier Elío marchó a España dejando Montevideo a cargo del gobernador Gaspar de Vigodet.

El 23 de noviembre Ahmet Pachá se rendía ante el general ruso Kutuzov.

El 27 de noviembre los federalistas de Nueva Granada convocaron en Tunja a representantes de las distintas "Juntas Supremas" que florecían en el virreinato y lograron que suscribieran el Acta de Federación de las Provincias Unidas de Nueva Granada, a la que se opusieron los centralistas de Bogotá.

Ese mismo día moría en España Gaspar Melchor de Jovellanos.

El 28 de noviembre se estrenó el Leipzig el quinto concierto para piano y orquesta de Beethoven, conocido como concierto Emperador, aunque probablemente el nombre no es del compositor. En principio Beethoven iba a interpretar la parte del solista, pero su sordera lo hizo imposible. Desde ese momento ya no volvió a tocar nunca más en público.

Aunque José Miguel Carrera había retocado a su gusto el sistema político chileno hasta convertirse en el presidente del gobierno, todavía notaba algunas imperfecciones en el mismo, consistentes principalmente en que existía un Congreso con algo de autoridad. Pero esto lo subsanó el 2 de diciembre con su viejo método de encerrar a los diputados y llevar la artillería ante la sala del Congreso. Ante el peso de las "razones" aportadas, los diputados accedieron a disolver la cámara y Carrera instauró una dictadura. Los otros dos triúnviros protestaron presentando su dimisión.

El triunvirato de Buenos Aires no era exactamente una dictadura, pero andaba en camino de serlo. El 6 de diciembre se amotinó un regimiento descontento por algunas medidas preventivas que el triunvirato había adoptado contra él. Se conoce como el motín de las trenzas porque el detonante fue que un oficial había amenazado a sus hombres con cortarles las trenzas, signo de la clase aristocrática. Tras varios intentos de conciliación, el gobierno ordenó un crudo ataque contra los amotinados, que terminaron rindiéndose.

El 8 de diciembre llegó a San Salvador un ejército guatemalteco acompañado de un grupo de sacerdotes, quienes explicaron a los insurrectos la necesidad de obedecer a la Corona, y así la ciudad fue apaciguada.

El 10 de diciembre José Gervasio Artigas cruzó el río Uruguay con sus seguidores, entrando así en la provincia rioplatense de Entre Ríos, al norte de Buenos Aires y fuera ya de la Banda Oriental.

El 11 de diciembre diez soldados y suboficiales fueron condenados a muerte en Buenos Aires por su participación en el motín de las trenzas. Los triúnviros aprovecharon las circunstancias para acusar a los miembros de la Junta de Observación de haber colaborado con los amotinados. Los diputados que no eran de Buenos Aires fueron expulsados de la capital. El 23 de diciembre suprimió las Juntas Provinciales.

El independentista servio Karagjorgie fue proclamado príncipe soberano por una asamblea popular. Aunque Servia seguía siendo una provincia turca, el apoyo ruso obligó al Imperio Otomano a reconocer a Karagjorgie y conceder cierta autonomía a la región.

El rey camboyano Ang Chan II recelaba de sus hermanos, Ang Em y Ang Snguon, que mantenían muy buenas relaciones con el rey Rama II de Siam, por lo que buscó la protección del emperador vietnamita Gia Long y se declaró vasallo suyo. Rama II reaccionó invadiendo Camboya, Ang Chan II tuvo que huir a Saigón y sus hermanos fueron proclamados regentes.

Un químico francés llamado Bernard Courtois había montado en París una salitrería en la que obtenía salitre para la fabricación de pólvora mediante un proceso de su invención que partía de algas marinas, en lugar de utilizar ceniza de potasa, suministrada fundamentalmente por Suecia. Courtois observó que el tratamiento de las algas dejaba como residuo unos cristales de color violeta, que resultaron ser una sustancia desconocida. Suministró muestras a varios químicos amigos suyos, entre ellos Gay-Lussac, que bautizó la sustancia como yodo (que en griego quiere decir "violeta").

El instituto de París convocó un concurso sobre la transmisión del calor en los cuerpos sólidos y el premio lo ganó Fourier, aunque el jurado puso objeciones al rigor de las técnicas que había empleado, más concretamente, sobre la posibilidad de expresar funciones arbitrarias como sumas infinitas de senos y cosenos.

En Gran Bretaña se publicó una novela titulada Sense and Sensibility, firmado por "A Lady", (una dama). El editor no confiaba mucho en la obra, pues la autora había tenido que pagar los costes de impresión, sin embargo, la obra resultó un éxito de ventas, y aún hoy sigue siendo popular. La autora se llamaba Jane Austen. Tenía entonces treinta y seis años, si bien el primer borrador de la obra lo había escrito a los diecinueve años. Catorce años atrás su padre había intentado publicar otra de sus novelas, Orgullo y prejuicio, pero el editor la rechazó. Hacía ocho años otro editor le compró La abadía de Northanger por diez libras, pero no llegó a publicarla.

En Egipto, Mehmet Alí se deshizo de todos los rivales que podían disputarle el poder. Con motivo de la investidura de su hijo como general de los ejércitos de Arabia, invitó a los príncipes mamelucos a su residencia, pero les tendió una emboscada en la que murieron veinticuatro príncipes y sus cuatrocientos acompañantes. Ese año combatió a los wahhabíes en Arabia, por encargo del gobierno otomano.

El filósofo alemán Jakob Friedrich Fries publicó su System der Logik.

En 1812 Hegel publicó el primer volumen de su Wissenschaft der Logik (Ciencia de la lógica), excelente muestra del grado de descomposición en que se encontraba ya el cadáver de la filosofía. Este fragmento lo ilustra sin necesidad de más comentarios:

DIVISIÓN GENERAL DEL SER

En primer lugar el ser está determinado en general frente a otro; en segundo lugar se determina dentro de sí mismo; en tercer lugar, si se rechaza este carácter previo de la división, el ser es la indeterminación y la inmediación abstractas en las cuales él tiene que constituir el comienzo. Según la primera determinación, el ser se divide en contra de la esencia, en tanto que, en el progreso de su desarrollo, su totalidad se presenta sólo como una única esfera del concepto y se le opone, como momento, otra esfera. De acuerdo con la segunda, el ser es la esfera dentro de la cual caen las determinaciones y el movimiento total de su reflexión. El ser dispondrá en esta esfera de las tres determinaciones siguientes:
  I Como determinación, como tal, cualiddad;
 II Como determinación superada: magnitud, cantidad;
III Como cantidad determinada cualitativamente: medida.

Por otro lado, entre las publicaciones serias de ese año encontramos la Théorie Analytique des Probabilités, de Laplace.

El médico británico James Parkinson examinó el cadáver de un paciente que había muerto con fuertes dolores abdominales e identificó la causa de su muerte como la perforación del apéndice, es decir, diagnosticó por primera vez una apendicitis.

Dos hermanos sajones llamados Jacob y Wilhelm Grimm, de veintisiete y veintiséis años respectivamente, publicaron un libro de cuentos titulado Cuentos de la infancia y del hogar, que incluía diversas reelaboraciones de cuentos populares alemanes, entre ellos algunso tan conocidos como Blancanieves, Cenicienta, La bella durmiente, Caperucita Roja, Hansel y Gretel, Pulgarcito, entre muchos otros. Algunos de estos cuentos ya habían sido recopilados en versiones ligeramente distintas por Charles Perrault. Jacob era director de la biblioteca privada del rey Jerónimo de Westfalia.

Carl Maria von Weber estrenó su primera sinfonía y su segundo concierto para piano.

Rossini estrenó cinco óperas ese año: L'inganno felice en Venecia, Ciro in Babilonia, o sia La caduta di Baldassare en Ferrara, La scala di seta en Venecia, La pietra del paragone en Milán y L'occasione fa il ladro en Venecia.

Turner presentó su óleo Aníbal y su ejército cruzando los Alpes, en la que los cartagineses ocupan un lugar secundario, en la parte baja del cuadro, mientras el centro lo ocupa el paisaje alpino en medio de una tormenta de nieve.

El rey Fernando I de las Dos Sicilias (aunque a la sazón sólo lo era de una) se vio obligado a aprobar una constitución debido a las presiones de los británicos, de los que dependía para mantener su trono en Sicilia.

El derrocado rey Gustavo IV Adolfo de Suecia se divorció de su esposa y comenzó una vida de viajes por Europa, con el título de conde de Gottorp y después el de coronel Gustaffson. Tuvo varias amantes y varios hijos.

El gobernador otomano de Egipto Mehmet Alí conquistó la ciudad santa de Medina a los wahhabíes.

Las autoridades estadounidenses confiscaron un barco por violar las restricciones impuestas al comercio con Gran Bretaña. El barco no provenía de la propia Gran Bretaña, sino de una de sus colonias: Sierra Leona. Se había constituido alrededor de la ciudad de Freetown (ciudad libre), que los británicos habían fundado tras la independencia estadounidense, para enviar allí a muchos de los esclavos negros estadounidenses que habían liberado a cambio de luchar de su parte en la guerra. El capitán del barco era un comerciante cuáquero de Massachusetts, hijo de un negro y una india, llamado Paul Cuffee. Fue llevado a Washington y allí tuvo la ocasión de entrevistarse con el presidente Madison y explicarle sus actividades del último año: había marchado a Freetown para investigar el estado de la colonia británica, como primer paso para llevar adelante un proyecto de repatriación de negros estadounidenses similar al que estaban llevando a cabo los británicos. En principio, las autoridades coloniales británicas se habían mostrado reticentes, pero también había estado en Londres y allí sus ideas habían sido bien acogidas. De regreso a Sierra Leona, con el apoyo de la metrópoli, había fundado una Sociedad de Amigos de Sierra Leona, con el objetivo de potenciar la economía de la colonia, y ahora regresaba a Massachusetts para avanzar con su proyecto.

Madison entendió que Cuffee había violado inintencionadamente las restricciones comerciales y se encargó de exonerarlo de toda responsabilidad. También estudió su propuesta de repatriar negros y decidió no apoyarla, por los problemas que podría traer rivalizar con Gran Bretaña en materia colonial, sobre todo en un momento en el que las relaciones entre ambos países eran tan tensas.

Las insurrecciones sudamericanas I
Índice El declive de Napoleón